P. 1
Como Disfrutar Lo Que No Se Tiene - Betty Ortiz Ruiz

Como Disfrutar Lo Que No Se Tiene - Betty Ortiz Ruiz

|Views: 627|Likes:
Publicado porselecian1521

More info:

Published by: selecian1521 on Oct 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

02/09/2015

pdf

COMO DISFRUTAR LO QUE NO SE TIENE

¿CÓMO DISFRUTAR LO QUE NO SE TIENE?

“La verdadera generosidad para con el futuro, consiste en entregarlo todo al presente” (Albert Camus)

“La vida es aquello que sucede mientras planeamos el futuro” (John Lennon) aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada “ (Johnny Welch) “El pasado es historia, el futuro un misterio y este momento es un regalo, por esa razón es que a este momento se le llama: “el presente” (Anónimo)
“He

Paradójicamente, se puede decir que disfrutamos más de lo que “no tenemos” que de lo “que tenemos”. Una muestra clara de ello es que cuando vemos algo que nos gusta, y no lo tenemos, empezamos a trabajar en pro de conseguirlo; hacemos un plan, un proyecto, lo visualizamos como una idea para el futuro, y nos ponemos manos a la obra.

Betty Ortiz Ruiz

COMO DISFRUTAR LO QUE NO SE TIENE Todo eso es una motivación que nos impulsa, pero una vez conseguido el objeto de nuestros deseos, este va perdiendo poco a poco, con el pasar de los días, ese encanto que tuvo alguna vez, el cual disfrutamos por un corto periodo de tiempo que varía, proporcionalmente, según el esfuerzo que nos haya costado conseguirlo. La ilusión dura lo que nos dura la novedad, lo que dura ese indescriptible aroma a nuevo, hasta saciarnos de tanto verlo, que ni parece el mismo con el que soñaste en algún momento. Es entonces cuando ha llegado la hora de buscar otro motivo de novedad. Inconscientemente, nos damos cuenta que nos gusta más el trayecto que la meta y por ello llenamos la vida de muchas y variadas ilusiones por conseguir, para darle un toque de ilusión, creatividad y entusiasmo a nuestras vidas. Esto es el resultado o el efecto del consumismo: a más tener, más querer; un círculo vicioso cuya finalidad es que nos volvamos insaciables, inconformes con lo que tenemos, y anhelantes de lo que no tenemos. Todo lo anterior es la razón por la que postergamos siempre la felicidad a un plan o proyecto futuro que se renueva cada vez. Cuando éramos pequeños creíamos que seríamos felices cuando fuéramos grandes y pudiéramos tener libertad de hacer lo que quisiéramos; cuando fuimos grandes y pudimos hacer lo que queríamos pensamos que seríamos felices cuando termináramos el bachiller o la carrera, y la terminamos; luego pensamos que seríamos felices al encontrar nuestra pareja y casarnos, y la encontramos y nos casamos; más adelante soñábamos que seríamos
Betty Ortiz Ruiz

COMO DISFRUTAR LO QUE NO SE TIENE felices al llegar los hijos, y llegaron, pero aún la felicidad no fue completa; luego intuimos que sería cuando crecieran, y crecieron; luego, cuando se independizaran y lo hicieron, y así sucesivamente. La felicidad siguió siendo esquiva, y duró breves momentos. Ahora, con un poco más de consciencia, nos hemos enterado, aunque tarde, pero más vale tarde que nunca, que ser feliz no es una meta sino un trayecto, y que la felicidad, antes y ahora, es, precisamente, disfrutar de eso que no tenemos. O disfrutar, como dijo Antonio Machado “haciendo camino al andar”. Sentir emoción por lo desconocido es algo lógico , pero la vida tiene ciclos que se repiten constantemente. Desde que sale el sol y nace un nuevo día, muchos de estos fenómenos se nos presentan de la misma forma repetidamente, pero… ¿acaso cada puesta de sol es idéntica a otra ? si fuera así, con ver una nos bastaría para toda la vida, total, si todas son iguales… Pero la realidad es que no son iguales y si eres consciente, y tienes los ojos, la mente y el espíritu abiertos a nuevas emociones, te darás cuenta que esa puesta de sol, aunque similar, es única en nuestra vida; ese mismo instante es único e irrepetible; lograr percatarse de la diferencia nos mostrará una visión distinta de todo lo que nos rodea, y podremos ver con asombro que la belleza, sí, está en los ojos de quien mira, si se es un buen observador con una gran sensibilidad. Si echamos marcha atrás nos daremos cuenta de que a este mundo llegamos sin nada añadido, solos y con nuestra esencia, que en realidad es lo único que verdaderamente nos pertenece; desde ese momento,
Betty Ortiz Ruiz

COMO DISFRUTAR LO QUE NO SE TIENE todo lo que ha formado parte de nuestras vidas, física, económica y espiritualmente, no es nuestro, aunque el fuerte sentido del apego nos lo quiera hacer creer. Lo realmente importante es sentir que todo lo que tenemos ahora y no trajimos a este mundo, es ganancia, y aunque esa ganancia no nos pertenece, estamos en nuestro legítimo derecho de disfrutar de ella. ¿Qué importancia tiene poseer, tener, pertenecer, ostentar…? estas son tan sólo palabras que llevan implícito el sentido de propiedad, y las deberíamos cambiar por disfrutar, regocijarse, alegrarse, recrearse, o complacerse, que llevan implícita una emoción reconfortante; de esta manera podríamos llegar a disfrutar conscientemente de todo lo que “no tenemos”. No tenemos a nuestros padres, ni familiares, ni a los amigos, ni a nuestra pareja, ni tan siquiera a nuestros hijos… sólo somos compañeros y compartimos el camino en este viaje de la vida, pero, aunque no nos pertenecen, podemos disfrutar de ellos mientras caminamos este trayecto juntos, preferiblemente con toda la intensidad y consciencia posible, de ésta manera cuando por azares del destino no los tengamos en el camino podremos sentir que realmente nos hemos regocijado en su compañía. A mucha gente pregunté: ¿Se puede disfrutar lo que no se tiene? después de mucho pensar, quedando un poco en jaque al rey, nadie tenía una respuesta clara sobre el tema, debe ser porque nuestra única manera de

Betty Ortiz Ruiz

COMO DISFRUTAR LO QUE NO SE TIENE disfrutar está íntimamente ligada al sentido propiedad, esa temible unión entre querer y poseer. de

Para terminar una pequeña historia que me ha gustado mucho:

EL PESCADOR...

Un banquero americano estaba en el muelle de un pueblito caribeño, cuando llegó un botecito con un solo pescador. Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño. El americano elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había tomado pescarlos. El pescador respondió que sólo un rato. El americano le preguntó que por qué no permanecía más tiempo y sacaba más pescado. El pescador dijo que él tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia. El americano le preguntó qué hacía con el resto de su tiempo. El pescador dijo: duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora, caigo todas las noches al pueblo donde tomo vino y toco guitarra con mis amigos. Tengo una vida agradable y ocupada. El americano replicó: "soy de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca y, con los ingresos, comprar un bote más grande y, con los ingresos del bote más grande, podrías comprar varios botes; eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador y, eventualmente, abrir tu propia procesadora. Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este pueblo e irte a la Capital, donde manejarías tu empresa en expansión. El pescador le preguntó: - Pero cuánto tiempo tardaría todo eso.

Betty Ortiz Ruiz

COMO DISFRUTAR LO QUE NO SE TIENE
A lo cual respondió el americano: - Entre 15 y 20 años. - Y luego qué?, preguntó el pescador. El americano se rió y dijo que esa era la mejor parte. - Cuando llegue la hora deberías vender las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico... tendrás millones. - Millones ... y luego qué? - Luego te puedes retirar. Te mudas a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, caer todas las noches al pueblo donde tomas vino y tocar guitarra con tus amigos. Y el pescador respondió: - ¿Y acaso eso no es lo que ya tengo?. MORALEJA: Cuántas vidas desperdiciadas buscando lograr una felicidad que ya se tiene pero que muchas veces no vemos. La verdadera felicidad consiste en amar lo que tenemos y no sentirnos mal por aquello que no tenemos.

LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO, NO UN DESTINO.

Betty Ortiz Ruiz

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->