P. 1
CONTRATOS ATIPICOS

CONTRATOS ATIPICOS

4.0

|Views: 18.686|Likes:
Publicado porgoetiadark4690

More info:

Published by: goetiadark4690 on Oct 15, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/13/2015

pdf

text

original

CONTRATOS
ATIPICOS
O NO REGULADOS

Capítulo I

DISTRIBUCIÓN

1. Etimología y reseña histórica

Del latín. Distributio – onis.- F. Acción y efecto de distribuir o distribuirse.

En el mundo de los contratos mercantiles se emplea en dos sentidos:

Amplio, de carácter genérico, mediante, las cuales una persona o empresa, coloca en el
mercado bienes o servicios que genera otra empresa (agencia, concesión, franquicia, etc.),
y;

Restringido, referido a un modo particular de vinculación entre la empresa productora y
el sujeto que coloca los productos en el mercado.

Según algunos autores, proviene de las repúblicas italianas y su actuación comercial en el
Mediterráneo a través de la figura de la commenda del año 1200. Entonces para actuar en una
plaza comercial distante se recurría a una persona que era conocida en ese lugar y que vivía del
comercio para que celebrara los contratos en nombre propio, pero por cuenta del comitente.
La otra figura antecedente era el porteador, que era una persona a quien el cargador de
mercaderías en un buque le encomendaba viajar en el mismo a fin de hacer consignaciones o
ventas del producto en los distintos puertos.

Lo cierto es que estas formas incipientes de comercialización profesionalizada por terceros,
poco tenían que ver con los métodos modernos que se desarrollan explosivamente a partir de
los últimos cien años. Hacia fines del siglo diez y nueve (siglo XIX) la empresa estaba
concentrada principalmente en su función de producción; y acudía más o menos a los
intermediarios para vender sus productos. Era la época de los mayoristas, los corredores, los
comisionistas, y de los agentes de comercio.

Podemos afirmar que la estabilidad económica de estos modos de distribución no provoca
ninguna innovación en la naturaleza y el esquema de los contratos clásicos.

El deseo y la necesidad de expansión rápida, más la voluntad de controlar la distribución de los
productos dentro de ciertas directivas más o menos rígidas, han provocado la aparición de
nuevos contratos, los cuales se agrupan a partir de un objeto común de comercializar bienes o
servicios del distribuido, a través de distintas expresiones de dicha variedad contractual
rotulada genéricamente como distribución.

Ella comprende a su vez los contratos de distribución propiamente dicha, concesión,
franquicia, y la agencia comercial.

2. Función económica

Si el empresario o comerciante posee interés en que sus productos, bienes o servicios, lleguen
rápidamente al consumidor final, llámense textiles, licores, calzado, víveres u otros de consumo
masivo, esta figura contractual es el medio más apropiado para lograr su propósito, ya que el
fabricante o productor o importador, se vale de personas organizadas comercialmente,
llamados distribuidor o repartidor, para que coloquen sus bienes en otros comerciantes o
directamente en el consumidor final.

3. Concepto

Nos parece acertada la definición que presenta Juan M.Farina, según el cual el contrato de
distribución es un contrato consensual que otorga al distribuidor el derecho de vender en un
sector determinado, cuya ganancia consiste generalmente, en la diferencia contra el precio de
compra y el de venta, denominada impropiamente comisión y más acertadamente de reventa.
Entendemos que, en verdad, debe hablarse de margen de reventa y no de remuneración pues ésta
significa un pago hecho a otro, en tanto que el beneficio del distribuidor resulta de su propia
actividad, pues él adquiere la mercadería y debe abonar su precio sea cual fuere la suerte
posterior en su reventa; de modo que su ganancia depende exclusivamente de su éxito en el
mercado y de la diferencia que obtenga entre lo que debe pagar al proveedor y lo que cobre a
sus clientes.

“Generalmente los artículos objeto de distribución tienen un precio de mercado establecido
por el productor al cual debe atenerse el distribuidor; pero nada impide que éste haga
bonificaciones a su clientes de acuerdo al modo de pago.

Debe tenerse presente que en caso de no pago por parte del cliente esto afecta sólo al
distribuidor, quien debe soportar todos los riesgos una vez que la mercadería quede a su
disposición, deterioro, pérdida, falta de pago de los clientes, etc.

Cabe destacar que en la mayoría de los casos el distribuidor es un mayorista, cuyos clientes son
comerciantes que venden directamente al público, al por menor, aunque nada impide que se
convenga de otro modo (art. 1197, Código Civil). 1

4. Sujetos

Distribuidor: persona organizada como empresa que adquiere los bienes y actúa en nombre y en
interés propio.

Productor: es el importador o mayorista quien provee los bienes a ser distribuidos (en la práctica
se habla de concedente, comitente o distribuido), para referirse a la parte que vende las
mercaderías al distribuidor.

(1) Farina, Juan M. Contratos Comerciales Modernos, Editorial Astria, 2 Edición actualizada, p. 413, Buenos Aires, 1993.

5. Características

Bilateral: las partes se obligan recíprocamente la una hacia la otra.
• Onerosidad: las ventajas que se procuran a una u otra de las partes les son concedidas
por una contraprestación a su cargo.

Conmutatividad: las ventajas o desventajas para las partes son previsibles.

Consensualidad: los contratos quedan concluidos para producir sus efectos propios
desde que las partes hubiesen recíprocamente manifestado su consentimiento.

Atípicos: no tienen normatividad, es la costumbre, la doctrina y la jurisprudencia los
autores de los principios que le son aplicables.

De colaboración: la función económica que desempeña los encuadra en el género de

condominio empresaria.

6. Aspectos caracterizantes del contrato

Intuitu personae. El concedente toma en cuenta la organización del distribuidor y su
poder de penetración del producto u objeto del mercado.

Duración. Tiene un contenido económico pues incide en el destino y aprovechamiento
de la inversión. Este elemento, condicionará la forma de concluir la relación y
determinará los resarcimientos a reconocer entre las partes en casos de interrupción
intempestiva. La duración en el tiempo permite que la actividad se estabilice para así
cumplir la finalidad económica perseguida por las partes.

Delimitación de zona de distribución. Por conveniencia de mercadeo es
indispensable determinar zona geográfica de cada uno de los distribuidores.

Exclusividad. Lo consideramos como un elemento natural del contrato de distribución
en favor del distribuidor en la zona determinada. Consideramos que el distribuidor está
facultado para distribuir otros bienes y servicios no competitivos, salvo pacto expreso en
contrario.

7. Contratos de distribución propiamente dicha

El profesor Eduardo L. Gregorini Clusellar, dice que en este contrato el distribuidor adquiere
el dominio de los bienes que produce el distribuido para comercializarlos (distribuirlos), a otros
comerciantes o a los consumidores finales. La relación entre el productor fabricante o
importador con el distribuidor, es de sucesivas compraventas o bien la de contratos de
suministro que pierden su individualidad para integrarse como accesorios en la relación de
distribución que es el contrato marco. A su vez se celebrarán compraventas respecto de los
productos a distribuir entre el distribuidor y los terceros destinatarios de los mismos. Marzorati
caracteriza la distribución propiamente dicha como aquel contrato “por el cual el productor o
fabricante conviene el suministro de un bien final – producto determinado–, al distribuidor,
quien adquiere el producto para proceder a su colocación masiva por medio de su propia
organización en una zona determinada. A cambio de ello, el distribuidor recibe del productor
un porcentaje, que puede ser un descuento sobre el precio de venta del producto, sin perjuicio
de las condiciones relativas a pedidos previos y formas de pago”.

En general la distribución tiene por objeto la comercialización de cosas, pero también puede
comprender servicios si constituyen el negocio del distribuido y deseara negociarlos a través de

distribuidores. Sería el caso de una empresa concesionaria de la recolección de residuos
domiciliarios en una determinada ciudad, que tuviera la planta compactadora y procesadora y
que por medio de concesionarios y distribuidores prestara el servicio de recolección y
comercializara el producto de lo que se recupera (cartón, papel reciclado, etc.). Los
subdistribuidores prestarían servicios (la recolección), distribuyendo los bienes provenientes
del reciclado. 2

Este contrato se caracteriza porque el distribuidor actúa a nombre propio, aunque
económicamente queda subordinado al productor o fabricante, en racón a que la ganancia de
aquel consiste generalmente, en la diferencia contra el precio de compra y el de venta,
denominada reventa y así debe hablarse de margen de reventa y no de remuneración, pues esta
significa un pago hecho a otro o recompensa, en tanto que el beneficio del distribuidor
proviene de su propia actividad, porque él adquiere la mercadería y debe abonar su precio sea
cual fuer la suerte posterior en su reventa; de modo que su ganancia depende exclusivamente
de su éxito en el mercado y de la diferencia que obtenga entre lo que debe pagar al productor y
lo que cobre a sus clientes.

Es usual que los artículos objeto de distribución, tienen un precio de mercado establecido por
el productor al cual debe atenerse el distribuidor. Ha de tenerse presente que quien asume el
cobro de cartera es el distribuidor, por lo tnato es quien debe soportar todos los riesgos una
vez que la mercadería quede a su disposición, tales ocmo el deterioro, pérdida, falta de pago de
los clientes.

8. Obligaciones y derechos de las partes

Obligaciones del concedente.

-

Entregar los bienes que el distribuidor habrá de revender en la cantidad, tiempo y forma

previstos.
-

No realizar operaciones en la zona asignada al distribuidor, salvo pacto en contrario y
evitar que terceros realicen tales ventas.
-

Informar al distribuidor el valor de venta del producto o servicio.

-

Responder por la idoneidad del producto.

Obligaciones del distribuidor

-

Efectuar sus ventas con exclusividad en la región que le fuera concedida, con una

cantidad mínima de ventas.
-

Pagar al concedente las facturas de los productos adquiridos.

-

Promover las ventas. Dar a la clientela servicio con posterioridad a las ventas, y
contribuir a los gastos de propaganda de los mismos.

Derechos del distribuido o concedente

-

Fijar el precio de venta del producto o servicio y percibir el precio de la mercadería

remitida al distribuidor.

Derechos del distribuidor

-

Percibir el margen de reventas correspondientes a los productos distribuidos.

-

Exigir el envío del producto en el tiempo y cantidades pactadas.

(2) Gregorini Clusellar, Eduardo L. Contratos Especiales con el siglo XXI, Editorial Abiledo Perrot. Buenos Aires. Argentina. 1999.

De lo estudiado no podemos negar que en este contrato se incorpora el contrato de suministro
pues sólo se realiza en la medida en que aquél (distribuidor) lo suministre de manera continua y
en las condiciones pactadas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->