Está en la página 1de 1

CONOCIENDO TEMA

A DON BOSCO DEL MES

Como Siglo XXI:


un Expectativas y
paquete Proyecciones
bomba
Rolando Echeverría
Rafael Alfaro

A
l iniciar un nuevo siglo, el hombre
¿Saben que a Don Bosco médicos habían llegado a reflexivo se pregunta por el
también le llegaron pa- la determinación de am-
putárselo.
sentido de la historia: ¿Hacia
quetes sospechosos? Un
día recibió el Santo la in- dónde va la humanidad? ¿Podremos
cógnita de un paquete de
correo. Era pequeño, pe-
- No, por favor - les dijo
el pobre cura -, antes dé-
finalmente como hombres civilizados,
ro pesaba mucho. “¿Qué jenme ir a Don Bosco. Le enderezar la historia hacia un futuro que
será esto?”, exclamó. Por diré qué debo hacer en garantice el cumplimiento de las mejores
entonces aún no se ha- honor de María Auxilia-
bían inventado las cartas- dora para curarme. expectativas para cada ser humano?
bomba. Lo abrió con cu-
riosidad y vio que se tra- Y, en efecto, Don Bosco
taba de ... ¡un ladrillo! En le dijo que ofreciera un El hombre aspira ineludiblemente hacia una plenitud,
seguida lo partió para ver ladrillo para su iglesia. Y tanto a nivel individual como a nivel social. La plenitud
si había dentro dinero. el buen cura, apenas se humana resume esa “utopía” que asegura una vida
Nada, no había nada. vio sano, envió el ladrillo vivida con dignidad, a nivel individual y social. ¿Es
por correo. esto posible? Parece que la historia se empeña en
- Esto es una manera de El reverendo celebró la desmentirnos. Como un monstruo de mil cabezas,
tomarle el pelo – rió uno broma con Don Bosco. el mal se abate contra la humanidad adquiriendo,
de sus salesianos. siglo con siglo, formas siempre nuevas. Los fantas-
- No, porque el remi- - A eso se le llama cumplir mas de las guerras, esclavitudes, explotaciones y abu-
tente pone “un pobre al pie de la letra –sonrió
sos de toda clase no parecen disminuir con el paso
cura”. Don Bosco.
- Es que con la Virgen hay del tiempo, sino que están a la orden del día, en el
Estaban en este diálogo que cumplir las promesas pleno umbral del tercer milenio cristiano, como para
cuando se presentó el con puntos y comas. desanimar de una vez por todas a los idealistas y
remitente preguntando si dar la razón a los cínicos. Y sin embargo...el hombre
había recibido un ladrillo. Y el buen cura empezó a no deja de esperar.
dar bendiciones a diestro
- ¿Con que es usted el y siniestro con el brazo Los filósofos nos hablan de “posibilidades”, entendi-
bromista? sano a vista de todos. Y, das como esos asideros que la historia misma va
- Menos bromas. alargando el mismo brazo poniendo a disposición de los hombres, sobre los
antes enfermo, entregó al cuales éstos pueden apoyarse para caminar hacia
Y empezó a contarles su Santo un abundante do-
la plenitud deseada. Claro que todo depende de sus
historia. nativo, con la preocupa-
Don Ghistolfi, que así se ción de que no supiera su decisiones para que no se queden en meras “posibili-
llamaba el pobre cura, mano izquierda lo que dades” y pasen a ser “realidades” que el ser humano
había tenido un brazo hacía su derecha. pueda disfrutar.
muy malo, tanto que los

8 BS Don Bosco en Centroamérica