Está en la página 1de 56

Lesiones deportivas

Osteocondritis disecante en rodilla

Ruptura completa del bíceps proximal

Ruptura del tendón del cuadríceps.

Ruptura del tendón del bíceps distal

Lesiones de columna en atletas y deportistas


jovenes.

Lesiones de meniscos en rodilla

Fracturas por stress en atletas.

Golpes en la cabeza.

Lesiones en los ojos

Heridas en la cara.

Hematoma en la oreja.

Lesiones dentales.

Masticar chicle o tabaco durante la práctica.

Cuello.

Fractura de clavícula.

Luxación acromioclavicular.

Luxación de la articulación de la clavícula con


esternón. Luxación esternoclavicular anterior.

Luxación esternoclavicular posterior.

Luxación anterior del hombro.

Fractura del húmero (tercio medio).

Fractura Supracondílea humeral.


Luxación de codo.

Fracturas de antebrazo.

Lesiones en la muñeca.

Lesiones en la mano.

Lesión de extensores de dedos.

Fractura de costillas.

Golpes en el plexo solar.

Hematoma en el muslo.

Fractura expuesta de tibia.

Rodilla.

Luxación aguda de rótula.

Ruptura del tendón de Aquiles.

Esguince del tobillo.


Osteocondritis disecante en rodilla

Envia a un amig@

La osteocondritis disecante (OCD) es la lesión de


una parte del hueso y del cartílago en una
articulación. Su causa, es controversial, pero se
aducen “problemas de irrigación” del hueso que
esta por debajo del cartílago o subcondral.

Tomografia Tridemensional de Jugador de soccer


de 19 años donde se aprecia del lado Izq. Una
“muesca” en el cóndilo femoral que corresponde
a una OCD

El jugador solo se quejaba de una ligera "cojera"


después del entrenamiento.

Se realizó un injerto osteocondral por artroscopia


como tratamiento.

Ruptura completa del bíceps proximal

Envia a un amig@

Es común en atletas que “levantan pesas” y en


aquellos que practican deportes de “tirar”: e.g.-
beisbolistas, tenistas,

Si es un atleta joven y activo, hay que reparar el


bíceps y fijar el muñon al humero.

Masc. de 38 años, “tenista y pesista”, dolor en


brazo al hacer esfuerzo con levantamiento de
pesas.
Ruptura completa del tendón del bíceps proximal
en su porción “larga”.

Reparacion del tendón al humero con tornillo


“biodegradable”.
Ruptura del tendón del cuadríceps.

Envia a un amig@

Es una lesión poco frecuente, y se presenta en


general en atletas mayores de 40 años.

Generalmente hay un antecedente de dolor


previo en la zona de ruptura.

Corredor de 49 años, al bajar un “desnivel”


sufrió dolor, aumento de volumen y caída a la
“altura de su cuerpo”.

Hallazgos durante la cirugía, con ruptura total del


tendón.

Reparacion del tendón a la rotula.

Ruptura del tendón del bíceps distal

Envia a un amig@

Se trata de una lesión poco común. La causa :


Un “stress” repetitivo en el tendón del bíceps
(pesas), agregándose a una fuerza de
contracción aguda(exagerada) súbita del bíceps.

Tiene que operarse si el atleta requiere el mayor


porcentaje de “fuerza “de su brazo.
Boxeador y Pesista de 48 años. Ruptura del
bíceps al golpear al contrario en la “cadera”

Hallazgos en cirugía de la ruptura


Lesiones de columna en atletas y
deportistas jóvenes

Envia a un amig@

Uno de los errores mas comunes y delicados por


parte de las gentes que rodean a un atleta es el
pensar o actuar como si el adolescente o adulto
joven fuera “indestructible” ante una lesión o
dolencia de la “columna” sufrida al realizar algún
deporte.

El dolor de “espalda” o de “cintura” referido por


un adolescente o adulto “joven” se puede deber
únicamente a una lesión de tipo
musculoligamentaria o las lesiones denominadas
“mecánicas”.

Sin embargo hay estudios bien documentados


que han seguido a atletas de “por vida”, en
donde se han detectado un alto índice de
lesiones graves como espóndilo lisis, fracturas de
cuerpos vertebrales, y lesiones de los discos
intervertebrales.

Y Sin ser alarmistas es importante tener en


cuenta es tipo de patologías, que en algunos
deportistas inician en forma temprana, sobretodo
en determinados deportes con un alto riesgo
para la columna de los atletas.

Como ejemplo de estos deportes con riesgo


elevado tenemos a los levantadores de pesas,
jugadores de fútbol americano, y aunque parezca
poco creíble: el soccer.

Por lo anterior ante una molestia que no


desparece, no es suficiente con unas simples
“placas” o radiografías de columna. Lo
recomendable es valorar clínicamente en forma
exhaustiva al atleta que se queja”, y no tratar de
“sacar la lesión con mas ejercicio” o fuerza de
voluntad.

Si es necesario habrá que realizar estudios


“dinámicos” de la columna o pruebas de gabinete
mas sofisticadas como la resonancia magnética,
o centello grafía ósea, para hacer un diagnostico
de precisión, y dar así un pronostico mas
objetivo y realista de la causa de la dolencia del
atleta en su deporte.

Lesiones de meniscos en rodilla

Envia a un amig@

El menisco es un cartílago que se encuentra


entre los dos huesos de la rodilla (fémur y tibia),
y su función es el de transmitir fuerzas, y evitar
el deterioro de la rodilla.

Las lesiones generalmente se producen por un


mecanismo de rotación del cuerpo sobre la
pierna apoyada en el suelo al cambiar de
dirección bruscamente.

El paciente se queja generalmente de hinchazón,


liquido en la rodilla, dolor y bloqueos parciales o
totales del movimiento de la rodilla.

Su diagnostico se lleva a cabo generalmente con


la exploración clínica y a veces auxiliada por
sonografia o resonancia magnética.

Las lesiones de meniscos en pacientes jóvenes,


pueden sanar solo con reposo. Sin embargo la
mayoría de lesiones importantes requiere de
reparación artroscopica (sin abrir la rodilla).

El pronostico es bueno cuando se detecta y se


tratan a tiempo estas lesiones en forma
adecuada.
Fracturas por stress en atletas

Envia a un amig@

Las fracturas por stress se producen por


“microtraumatismos” repetitivos en alguna zona
ósea del deportista. Se dice que el hueso “ no
alcanza” a reparar el daño que se ha hecho en
forma crónica, y no se le da tiempo a
recuperarse.

Las causas son muy variables, pero se comenta


que por ejemplo en damas los trastornos
menstruales, el problema de alimentación
inadecuada, y agregado a anomalías
biomecánicas en los miembros pélvicos pueden
precipitar una fractura por stress en el cuello del
fémur.

Por otra parte el uso de calzado inadecuado, el


aumento excesivo del entrenamiento, ya sea en
su duración o intensidad, o el cambio en la
periodicidad del mismo. Pueden precipitar una
fractura por stress.

O también el desarrollo de alguna competencia


extenuante, para la cual el atleta no esta
completamente preparado, pueden ser causa de
esta patología.

Una de las complicaciones mas graves es que


una fractura por stress, se convierta en una
fractura completa, y que inclusive pueda requerir
una cirugía abierta.

El manejo es primero el hallazgo de la causa (s),


y según el caso corregir los precipitantes de las
mismas.

Por otro lado el reposo es primordial en este tipo


de problemas, y el dejar de realizar el deporte o
entrenamiento que produjo el mismo.
El tiempo de curación varia entre 1 a 3 meses.

Y lo más importante en los atletas es la


detección del problema en sus estadios iniciales,
para la prevención de una catástrofe que pueda
dejar secuelas de importancia en los deportistas.

Golpes en la cabeza

Envia a un amig@

La lesión más común se produce por el


movimiento que el cerebro sufre dentro del
cráneo, al momento de recibir el impacto.
(Comparándose a una gelatina dentro de una
caja)

1. Contusión craneal leve:

DIAGNOSTICO:

Mareo, se recupera en 1-2 minutos

Puede saltar en un pie.

Camina en línea recta.

MANEJO:

Crioterapia en la zona contundida.

Preguntar memoria reciente.

Revisar pupilas (asimetría).

Medir coordinación llevando el dedo a la nariz,


con piernas abiertas y ojos cerrados.

Puede reiniciar actividades en 5 minutos.


2. Contusión craneal moderada

DIAGNOSTICO:

Pérdida de conciencia de 2 a 5 minutos.

Pupilas, puede estar una más grande que la otra.

Palidez.

Respiración superficial.

Se recupera con confusión mental y amnesia.

MANEJO:

Quijada hacia adelante (para que no se ahogue


con la lengua).

No movilizar el cuello (posible lesión de


vértebras cervicales).

Abatelenguas en boca (lengua).

Colocarlo de lado (decúbito lateral), evita


broncoaspiración.

Revisar ojos (lentes de contacto)

Debe suspender actividades.

Enviarlo a un hospital para estudios Rayos X y


observación, más manejo medicamentoso.

3. Contusión craneal grave.

DIAGNOSTICO:

Pérdida de conciencia por más de 5 minutos.

Abolición de reflejos.

Relajación de esfínteres.

Convulsiones.
Sangrado por oído.

Diferencias del tamaño de las pupilas, no


responden a la luz.

MANEJO:

Quijada hacia adelante (para que no se ahogue


con la lengua).

No movilizar el cuello (posible lesión de


vértebras cervicales).

Abatelenguas en boca (lengua).

Colocarlo de lado (decúbito lateral), evita


broncoaspiración.

Revisar ojos (lentes de contacto)

Debe suspender actividades.

Tracción cervical y collarín.

No ámpulas de amoniaco (producen movimientos


bruscos en el paciente).

Sostener extremidades en caso de convulsiones.

Envío urgente en ambulancia al hospital para


estudios Rayos X y observación, más manejo
medicamentoso.

JUGADOR INCONSCIENTE:
Al traccionar la quijada se evita que el jugador se
trague la lengua.

Lesiones en los ojos

Envia a un amig@

Generalmente se producen por la introducción de


un dedo en el ojo. Puede llegar a ocasionar
ceguera total sin es manejado inadecuadamente.

1. Hemorragia subconjuntival.

DIAGNOSTICO:

Lesión de color rojo “brillante” localizada.

Recuperación de visión efectiva en minutos.

Pupila reacciona bien a la luz.

MANEJO:

Lavado con agua simple, retirar el sudor.

Si no hay problemas con la visión, puede


reanudar actividades.

2.Abrasión corneal.

DIAGNOSTICO:

Sospechar cuando hay mucho dolor en el ojo


afectado.

Fotofóbico (molesta la luz).

Exudado abundante.

MANEJO:

Antibiótico en el ojo.
Tapar con gasa y microporo.

Envío al Oftalmólogo.

3. Hifema

DIAGNOSTICO:

Visión borrosa inmediata, no ser recupera.

Ojo rojo “difuso”, no localizado.

No se puede ver la pupila.

MANEJO:

Parche.

Envío urgente al hospital por peligro de


glaucoma (aumento de presión en el ojo).

Puede ser necesaria la cirugía.

Hemorragia Subconjuntival

Heridas en la cara
Envia a un amig@

Son frecuentes por “codazos”, sangran


abundantemente. Pueden dejar cicatriz antiestética
si no se manejan adecuadamente. No se debe
rasurar las cejas al suturar.

DIAGNOSTICO:

Son evidentes.

MANEJO:

Compresión con gasa por cinco minutos.

Aplicación de vaselina para detener el sangrado.

“Vendoletes” si es solo piel.

Sutura si la herida es más profunda que la piel.

Puede reanudar actividades.

La compresión de las heridas en la cara durante 5


minutos es importante para detener el sangrado.

Hematoma en la oreja
Envia a un amig@

Es necesario el manejo temprano para evitar deformación permanente.

DIAGNOSTICO:

Aumento del volumen por debajo de la piel.

Incremento rápidamente de su tamaño.

MANEJO:

Drenaje inmediato en medio estéril.

Utilizar aguja 21 o más ancha.

Vendaje compresivo durante 24 horas (evita recidiva)-

Hematoma en la oreja, muy evidente en este deportista.

Lesiones dentales
Envia a un amig@

Permanentes y costosas. Las compañías aseguradoras


cubren todas las lesiones sufridas por el deportista
excepto las dentales. La mayoría de las cuales se
pueden evitar utilizando protectores bucales.

DIAGNOSTICO:

Evidente.

MANEJO:

Diente, no lavarlo, colocarlo debajo de la lengua.

Compresión con gasa para el sangrado.

Hielo.

Envío a dentista o cirujano maxilofacial. (Existe


posibilidad de reimplantar).

Lesión dental por golpe con antebrazo.

Masticar chicle o tabaco durante la


práctica.
Envia a un amig@

El deportista puede “ahogarse” por el paso de


este material a las vías respiratorias. El masticar
produce sobrecarga de trabajo en la mandíbula y
por lo tanto fatiga.

DIAGNOSTICO:

Signos de insuficiencia respiratoria.

“Jadeo”

MANEJO:

Maniobra Heimlich.

Inclinar al deportista hacia adelante (cabeza y


torso).

Abrazar a la víctima con ambos brazos.

Apretón fuerte y rápido con las muñecas en el


diafragma del atleta.(inmediatamente debajo de
las costillas).

Repetir cuantas veces sea necesario.

No golpear en la espalda (puede producir mayor


penetración del objeto).

Maniobra Heimlich.
Lesiones en el cuello

Envia a un amig@

Las lesiones pueden ir desde una simple


“torcedura” o esguince hasta lesión grave de
columna cervical, que puede dejar cuadripléjico
al deportista (paralizado de las cuatro
extremidades). En todo traumatismo de cráneo,
se debe descartar lesión cervical.
LESIONES CERVICALES GRAVES:

DIAGNOSTICO:

Dolor en el cuello.

Espasmo muscular.

Relajación de esfínteres (se orina o se defeca).

Imposibilidad para movilizar una o varias


extremidades.

Pérdida de sensibilidad en manos y pies.

Parestesias (“sensación de calambre, quemadura


u hormigueo”)

MANEJO:

Cuello en posición neutra.

Tracción en sentido longitudinal (gentil).

Colocarlo en una superficie firme (tabla).

Collarín rígido (plástico de preferencia).

Movilizarlo solo personal entrenado (siempre en


bloque).

Urgente envío a evaluación radiológica y


especializada en hospital.
En lesiones de cuello, es muy importante la
inmovilización inmediata con un “collarín”.
Fractura de clavícula

Envia a un amig@

La mayoría consolida sin cirugía.

TERCIO MEDIO

DIAGNOSTICO:

Dolor y deformación a la mitad del hueso.

Crepitación al movimiento.

MANEJO:

Hielo en zona lesionada.

Hombros de atleta hacia “atrás” (juntando las


escápulas o paletas).

Colocación de vendaje en “8”, codos libres.

Debe suspender actividad deportiva.

Envío a rayos X.

Vendaje en ocho
Luxación acromioclavicular

Envia a un amig@

El grado de lesión en los ligamentos determinará


la deformación del hombro.

DIAGNOSTICO:

Deformación en porción distal o externa del


hueso.

Elevación de la clavícula (signo de la charretera).

Aumento de volumen en esta zona.

MANEJO:

Crioterapia (aplicación de hielo)

Vendaje tipo “Velpeau” (codo flexión 90 grados)


o simple cabestrillo (no colocar vendaje en
ocho).

Envío a rayos X.

Signo de la charretera en la luxación


acromioclavicular (Hombro derecho).
Vendaje tipo Velpeau.

Luxación esternoclavicular anterior

Envia a un amig@

La luxación anterior interpone tejido y es difícil


su reducción en el campo de juego sin anestesia.

DIAGNOSTICO:

Dolor inmediato cerca del centro del tórax.

Prominencia en la porción interna de la clavícula.

Aumento del volumen en la zona.

MANEJO:

Intento de reducción en el campo de juego.

Colocación de toalla “enrollada” entre las


escápulas.

Abducción del brazo a 90 grados (alejarlo del


cuerpo).
Codo a 90 grados.

Tracción gentil longitudinal del brazo (miembro


torácico) por un ayudante.

Colocación de las manos del examinador


alrededor de la porción proximal del brazo,
presionando hacia atrás.

Manipulación de la clavícula hacia la parte


posterior del cuerpo.

Colocación del vendaje en ocho.

a) el extremo clavicular está desplazado hacia


adelante.
b) existe hipermovilidad del extremo de la
clavícula.

REDUCCION DE LUXACION
ESTERNOCLAVICULAR ANTERIOR
1. Tracción longitudinal “gentil”.
2. Presión hacia atrás para reducir la clavícula.
Luxación esternoclavicular posterior

Envia a un amig@

La luxación posterior puede poner en peligro la


vida por compresión de traquea y grandes vasos
sanguíneos.

DIAGNOSTICO:

Puede presentarse dificultad en la respiración


tipo “ronquido”.

Disfagia (problemas para pasar líquido o


alimento).

Cambios en la coloración de mano (pálida o


morada).

Parestesias en brazo y/o mano (“calambres”,


sensación de “quemadura” “hormigueos”).

MANEJO:

Reducción inmediata (urgente).

Toallas dobladas entre los hombros


(“enrolladas”).

O el hombro colgando al borde de la mesa.

Codo flexionado a 90 grados, porción proximal


del brazo sujeta.

Realizar presión hacia adelante.

Si no hay reducción inmediata, envío urgente al


hospital.
Maniobra para la reducción de la luxación
esternoclavicular posterior:
1. Presión hacia arriba para reducir la clavícula.
2. Tracción longitudinal gentil.

Luxación anterior del hombro.


(glenohumeral)

Envia a un amig@

No permitir intento de reducción al neófito o


empírico, riesgo de la fractura agregada. Lesión
común, la mayoría se puede reducir en el campo
de juego.

DIAGNOSTICO:

El dolor referido es muy importante (no cede con


analgésicos).

Pérdida de la forma “redondeada” (muñón del


hombro).

Brazo, adopta una posición en abducción (codo


alejado del cuerpo).

Depresión visible y palpable en el muñón del


hombro.

Si hay crepitación en el brazo y hombro no se


debe intentar la reducción hasta tener
radiografía.

MANEJO:

Tranquilizar al atleta.

Explicarle el procedimiento de reducción.

Colocarlo en decúbito supino (boca arriba).

Pasar una sábana o chamarra por debajo de la


axila afectada y amarrarla a la altura del hombro
opuesto por contratracción.

Tracción del brazo con codo extendido en sentido


longitudinal al miembro torácico mínimo durante
5 minutos (la mayoría se reduce con esa
maniobra).

Si no cede, flexionar codo a 90 grados, continuar


con la tracción longitudinal, realizar abducción
(codo hacia el cuerpo) y rotación interna del
antebrazo y mano (Mano hacia el tórax).

Cuidado de no ejercer demasiada “palanca” para


evitar una fractura del húmero.
Posición que adopta el brazo derecho en la
luxación Glenohumeral.

Maniobra para reducir la luxación glenohumeral.


La mayoría de las luxaciones glenohumerales se
reducen con esta maniobra.

Fractura del húmero

Envia a un amig@

Puede lesionar el nervio y la arteria radiales.


Estas lesiones son difíciles de estabilizar. La
secuela del nervio radial puede ser permanente.

DIAGNOSTICO:

Dolor, deformación y crepitación en la parte


media del brazo.

Brazo semeja una extremidad de “muñeca de


trapo” por su inestabilidad.

MANEJO:

Tracción del codo con flexión del mismo a 90


grados.

Continuar lo anterior hasta estabilizar la fractura


por algún medio.
Colocar cabestrillo provisional o vendaje tipo
Velpeau.

No permitir angulación de los fragmentos


fracturados.

Poner férulas de material rígido a cada lado del


brazo, (semejando una U) por debajo de la axila,
codo, hombro; otra por la porción posterior del
brazo, codo y mano.

Envío urgente al hospital.

Fractura del húmero

Inmovilización de la fractura del húmero.


Posición a 90 grados con férula que mantiene en
posición.
Colocar una almohadilla de algodón y un
cabestrillo triangular.
Fractura supracondilea humeral

Envia a un amig@

El manejo inadecuado de estas fracturas nos


pueden dar una complicación grave, con necrosis
o muerte de los músculos del antebrazo
(contractura isquémica de Volkmann).

DIAGNOSTICO:

Generalmente se presenta en gente joven.

Gran aumento del volumen del codo.

Puede presentarse palidez o amoratamiento en


dedos de la mano.

Parestesias en mano (“dormida”, “calambres”,


sensación de “quemadura”).

Crepitación al intentar de movilización del codo.

MANEJO:

Crioterapia (hielo, cloruro de etilo en spray,


compresas frías).

Inmovilizar en posición de deformación del codo.

No intentar reducir la fractura en el campo de


juego.

No colocar vendajes compresivos (muy


apretados) que dificulten más la circulación.

Envío a tratamiento quirúrgico en hospital.

Fractura Supracondílea Humeral.


Luxación de codo.

Envia a un amig@

La deformación del área es muy obvia. Nunca se


debe intentar reducción en el campo de juego
(asocia a fracturas). Generalmente es posterior
(hacia atrás del cúbito).

DIAGNOSTICO:

Prominencia “dura” de consistencia ósea en la


porción posterior del codo.

Dolor muy importante que no cede a los


analgésicos.

Puede haber crepitación al intento de movilizarlo


si existe fractura asociada.

Es más la deformación ósea que el edema o la


hinchazón (supracondílea humeral).
Puede aparecer palidez, cianosis (“morado”) en
los dedos de la mano.

MANEJO:

Crioterapia.

Movilización mínima del codo.

Inmovilización temporal en posición de


deformación.

Envío urgente a rayos X en hospital.

Deformación en luxación codo.


Fracturas de antebrazo

Envia a un amig@

Se produce comúnmente por una caída con


apoyo en la mano extendida. La reducción
siempre será en quirófano bajo anestesia local o
general.

DIAGNOSTICO:

Deformación en forma de “dorso de tenedor” en


el antebrazo.

En niños y adolescentes el edema o “hinchazón”


no es muy importante.

Crepitación al intento de movilización.

Parestesias en los dedos de la mano.

MANEJO:

Crioterapia.

Colocación de inmovilización temporal en codo y


muñeca.

Envío a rayos X en hospital.

Si existe problema circulatorio (palidez o cianosis


en los dedos) ejercer tracción longitudinal de la
mano con codo a 90 grados para disminuir la
compresión de vasos sanguíneos y nervios por la
angulación extrema de los fragmentos.
Fractura de cúbito y radio en antebrazo.

Lesiones en la mu&ntidle;eca.

Envia a un amig@

Lesiones graves, frecuentemente diagnosticadas


como “un simple esguince”. La anatomía de esta
región es compleja, difícil de precisar
radiográficamente.

Se acompaña de fracturas en la porción distal del


radio.

DIAGNOSTICO:

Edema inmediato en la muñeca.

Dolor que no cede con analgésicos ni frío.

Puede haber parestesias en dedo medio por


compresión del nervio mediano (“hormigueo”,
”quemaduras”)

MANEJO:
Crioterapia (frío) en zona afectada.

Inmovilización de muñeca en posición neutra de


dorsiflexión.

No intentar reducir en el campo de juego.

El deportista debe suspender su actividad.

Envío urgente a Rayos X.

Luxación del semilunar en muñeca.


Antes de la reducción
El hueso grande se articula con la superficie
articular del radio.
La superficie articular del semilunar esta
inclinada hacia adelante.
Lesiones en la mano.

Envia a un amig@

La lesión de un solo dedo puede incapacitar todo


el miembro torácico (principalmente el pulgar y
dedo índice). El tratamiento adecuado desde el
campo de juego dejará una mano sin secuelas.

LUXACIONES DE DEDOS

DIAGNOSTICO:

Deformación evidente de las coyunturas de los


dedos.

Pueden ser ventrales (hacia adelante) o dorsales


(hacia atrás).

Dolor que no cede hasta la reducción de la


luxación.

Edema importante (“hinchazón”) después de la


reducción

MANEJO:

Intentar reducción en campo de juego.

Tracción longitudinal del dedo con ayuda de gasa


o pañuelo.

Presión de la falange en contra de la


deformación.

No ejercer “brazo de palanca” para evitar


fracturas de las falanges o metacarpianos.

Inmovilización inmediata del pulgar con férula y


los 4 últimos dedos unirlos al adyacente sano
con cinta adhesiva en posición funcional
(flexión).

Crioterapia por 20 minutos.


Enviarlo a Rayos X.

Debe suspender actividades.

Luxación interfalángica proximal índice derecho.

Luxación del índice izquierdo con desviación


radial
Lesión de extensores de dedos en mano

Envia a un amig@

Mecanismos comunes: golpe en la “punta” del


dedo con balón o en contra del cuerpo o la
cabeza de un contrario.

DIAGNOSTICO:

El jugador siente, e inclusive escucha que “algo


se rompió” lo compara al sonido que produce
una “camiseta al desgarrarse”.

El dedo en su tercera falange se coloca


inmediatamente en flexión (“se cae la punta del
dedo”).

Poco dolor.

Mínimo edema.

No es posible extenderlo activamente (no


“estira” la punta del dedo).

Si hay crepitación, pensar en fractura de la


tercera falange.

MANEJO:

Inmovilizarlo en extensión o hiperextensión (con


abatelenguas y cinta adhesiva).

Unicamente inmovilizar la segunda y la tercera


falange.

Crioterapia.

Puede reanudar actividades si no se sospecha


fractura.

En todos los casos enviarlo a rayos X al terminar


la sesión.
No permitir que el dedo se flexione.

Inmovilizar por 8 semanas.

Lesión del tendón extensor del meñique

Fractura de costillas

Envia a un amig@

Las lesiones graves, pueden complicarse por


insuficiencia respiratoria por involucrar pleura
y/o pulmón. El dolor dura varios meses aunque
no haya fractura. Este tipo de lesiones son
difíciles de diagnosticar, inclusive
radiográficamente.

DIAGNOSTICO:

Traumatismo directo en la zona.

Dolor que aumenta con la inspiración.

Puede haber crepitación a la exploración con


digitopresión.

Si existe lesión de pleura y pulmón, se palpa


“crepitación subdérmica” (o enfisema
“subcutáneo”) sensación de aire debajo de la
piel.
Respiración rápida y superficial.

MANEJO:

El deportista debe interrumpir la práctica para


ser diagnosticado por un médico.

Crioterapia en zona lesionada.

Disminuir la movilidad de la costilla mediante


vendaje compresivo (nunca vendar costillas
proximales).

Analgésico intravenoso o intramuscular.

Si no cede el dolor: bloqueo intercostal por los


médicos del equipo.

No debe reanudarse la sesión de ejercicio.

Enviarlo a la toma de rayos X.

Vendaje compresivo costal.


Golpes en el plexo solar

Envia a un amig@

Pueden ser ocasionados por un codazo o un


golpe en la porción superior del abdomen.

DIAGNOSTICO:

Sensación de falta de aire.

Refiere angustia de estar en peligro de muerte.

Respiración superficial y rápida.

Puede haber cianosis (amoratamiento) de cara y


cuello.

MANEJO:

Tranquilizar al paciente.

Asegurarse de que la vía aérea esté libre (retirar


protector bucal, lengua, etc.).

Flexionar las rodillas del deportista en decúbito


lateral (“de lado”) revisión abdominal para
descartar alguna lesión visceral.

Plexo solar.
Posición que debe adoptar el deportista en las
lesiones del plexo solar.

Hematoma en el muslo

Envia a un amig@

Un mal manejo puede provocar el aumento del


sangrado, infección o calcificación.

DIAGNOSTICO:

Aumento del volumen (tumoración) que aparece


como consecuencia del traumatismo directo.

Cambio de la coloración de la piel.

Contenido líquido palpable (principalmente si es


superficial).

Si es tumoración de consistencia “dura”,


descartar la presencia de ruptura muscular.

MANEJO:

Hielo por 20 minutos, mínimo.

Nunca aplicar calor en el estadio agudo de la


lesión.

Colocar un pedazo de “fieltro”, hule espuma, una


toalla doblada más vendaje compresivo en la
zona del hematoma.

No puncionar hematoma en el campo de juego o


en los vestidores.

Si es muy extenso y cercano a una articulación,


inmovilizar la coyuntura correspondiente.

Debe suspender actividades.

Hematoma en el muslo.
Fractura expuesta de tibia

Envia a un amig@

Puede convertirse en infección debido a un


manejo inadecuado.

Es importante considerar que la mayor parte del


hueso sólo esta cubierto por piel. Mecanismo
común: hueso “pica la piel” de adentro hacia
afuera.

DIAGNOSTICO:

Siempre hay sangrado continuo, aunque el


orificio sea puntiforme.

Deformación de la pierna.

Crepitación.

Imposibilidad para ponerse en pie.

Aumento del volumen en las partes blandas.

MANEJO:

Gasas estériles sobre zona sangrante (o algún


material que esté limpio: chamarra, camiseta,
etc.)

vendaje compresivo sobre el material anterior


(no aplicar torniquete).

Tracción gentil y progresiva del pie del jugador


(previa explicación al paciente) para alinear
fragmentos.

Inmovilización de las dos articulaciones y


fractura (rodilla y tobillo) con férulas.

Envío urgente al hospital para lavado quirúrgico.


Fractura expuesta de tibia.

Deformación de la pierna.

Tracción gentil y progresiva.

Colocación del vendaje.


Rodilla

Envia a un amig@

Es una de las coyunturas con mayor número de


lesiones que puede alejar al jugador del deporte
durante muchas semanas. Las secuelas por
lesiones graves siempre son de importancia.

Hinchazón o aumento del volumen durante la


actividad física.

DIAGNOSTICO:

Si tiene de 24 a 48 horas, pensar en hemartrosis


(sangre en rodilla).

Si es crónico sinovitis (líquido sinovial


aumentado en la rodilla).

Siempre se produce por daño importante de


alguna estructura interna de la rodilla.

Tienden a colocar la rodilla en flexión de


aproximadamente 30 grados.

MANEJO:

el deportista debe suspender la actividad.

Crioterapia durante 20 minutos.

Vendaje comprensivo en la articulación.

Inmovilizar la rodilla con 30 grados de flexión.

No puncionar la articulación en el campo de


juego o en los vestidores (peligro de infección).

Envío al hospital para rayos X, de ser necesario


punción.

No apoyar miembro pélvico lesionado.


Maniobra de “témpano de hielo” o “cubo de
hielo” para detección del líquido en la rodilla.

Luxación aguda de rótula

Envia a un amig@

Es más frecuente en mujeres por tipo de pelvis.


La lesión de partes “blandas” siempre es
importante y se puede acompañar de fracturas o
lesiones e cartílago, rótula y/o o fémur.

DIAGNOSTICO:

No hay traumatismo directo.

Dolor muy importante en la articulación que no


cede con analgésicos.

Deformación inmediata de la rodilla.

Prominencia de consistencia “dura” en la porción


lateral (externa) de la coyuntura.

El atleta no permite ningún movimiento en la


rodilla por el dolor tan importante.

Relata haber sentido un golpe.

MANEJO:

Acostar al deportista en el suelo.


Explicarle la maniobra de reducción a realizar.

Flexionar la cadera (muslo acercarlo a pecho o


abdomen).

Extender la rodilla lentamente (siempre realice


maniobras gentiles para evitar fracturas).

Inmovilizarlo en extensión de la rodilla.

Enviarlo a rayos X.

Luxación aguda de rótula derecha.

Reducción de luxación de rótula.


A) flexionar la cadera lentamente.
B) extender la rodilla lentamente.
Ruptura del tendón de aquiles

Envia a un amig@

Es frecuente después de la tercer década de


vida. Si es reparado adecuadamente, la
reincorporación al deporte es de 100%. El
diagnóstico es difícil porque el deportista a veces
continúa caminando. La flexibilidad y elasticidad
del tendón es primordial para los atletas, ya que
evita la ruptura del tendón.

DIAGNOSTICO:

El deportista afirma “haber recibido un golpe,


patada o balonazo”.

No hay traumatismo directo.

El deportista cae de inmediato, pero puede


incorporarse de inmediato e inclusive caminar
(aunque le es imposible caminar de puntas).

Dolor, aumento del volumen en zona del talón


hacia la pierna.

Separación de los dos fragmentos del tendón al


explorarlo (deslizar con la palma de la mano el
músculo tríceps o “chamorro” en dirección
proximal hacia la rodilla).

La flexión plantar no es posible si el tendón está


roto.

MANEJO:

Debe suspender actividades.

Crioterapia en zona lesionada.

Después de hacer el diagnóstico, reposo absoluto


y no apoyar el pie afectado.

Vendaje compresivo desde los dedos hasta la


rodilla.
Envío al hospital para reparación quirúrgica de
urgencia.

El deportista debe ser operado ya que la ruptura


recidivante es frecuente en atletas con
tratamientos no quirúrgicos.

Imagen clínica de Ruptura de Tendón de Aquiles

Hallazgos en cirugía de la ruptura


Tendón de Aquiles roto.
Se realiza tracción proximal de tríceps
“chamorro” haciéndose evidente la lesión, la cual
se señala.

Tendón de Aquiles roto.


Tracción proximal del chamorro (tríceps sural).
Depresión en zona de los dos fragmentos del
tendón.

Esguince del tobillo

Envia a un amig@

Es la lesión más frecuente. Si no se maneja


adecuadamente el deportista sufre “esguinces
repetitivos”. Es importante el diagnóstico
anatómico preciso y una correcta rehabilitación.

DIAGNOSTICO:

El deportista refiere haber “pisado mal”


(mecanismo de inversión, el pie se “enchueca”
hacia adentro).

El aumento del volumen (“hinchazón”) se


presenta en forma progresiva, casi siempre en la
porción lateral o peronea.

Si hay crepitación, sospechar fractura de alguno


de los huesos del tobillo.

Puede haber inestabilidad del tobillo (“flojo”).

Dolor al apoyar.

Si el dolor es hacia el pie, sospechar la fractura


de la base del quinto metatarsiano.

MANEJO:

El deportista debe suspender la práctica.

No apoyar el tobillo lesionado.

Crioterapia durante 20 minutos.


Elevación del pie afectado.

Vendaje compresivo de dedos a rodilla.

No aplicar calor.

En todos los casos se deben tomar radiografías.

Mecanismo más común de la lesión de los


ligamentos laterales (“externos”) del tobillo.

Esguince lateral de tobillo. Aspecto clínico.