Está en la página 1de 2

La música cristiana ah tenido un auge inmenso en los últimos 15 años.

Soy
testigo de los cambios que todos en mi generación deseábamos. En los
noventas exploto una revolución de música fresca, con espíritu, con hambre
de ver cambios y producir cambios en el corazón de personas que no
conocen del amor de Dios.

Nosotros como músicos solo queríamos expresar nuestra entrega y amor a


nuestro Dios por medio de nuestras canciones y poesía, dejando lo antiguo
pero permitiendo fluir lo nuevo que Dios estaba poniendo en nuestros
corazones. No nos preocupaba cuantas personas llegaban a los eventos, si
10 o 10 mil persona. Nosotros cantábamos y tocábamos igual para El
Señor. Tampoco había preocupación de como iba ser la ofrenda. Ni de si
abrían luces, buen equipo de sonido, cámaras, o pantallas en el evento. A
nadie le preocupaba eso, solo queríamos rendir adoración.

Estamos ya en el 2010 y parece que todo lo que importa es tocar en eventos


grandes y buscar las ofrendas mas gordas. Asta eh escuchado la frase "si
no me pagas el total de la ofrenda que requiero no subo al escenario a
ministrar", me da pena y vergüenza ese tipo de comportamiento. Pero de
quien será culpa esto, de la iglesia, adoradores, o de los artistas?

Otros se han convertido en celebridades del movimiento Gospel o música


cristiana. Algunas revistas asta les llaman "iconos de la música cristiana".
Me pregunto, que es uní icono? Y cómo se come eso? Seria el rey David el
primer icono de la música cristiana? Y cada ves se pone peor porque ahora
no puedes decir nada porque estas hablando mal de los siervos. Definamos
que es un siervo. Si son siervos, a quien sirven? Personalmente creo
mientras sigamos en esta carne seguiremos siendo igual o peor que los
músicos seculares, a menos de que rindamos nuestros corazones al Señor en
humildad y dejemos nuestro ego a un lado.
Viene a mi mente ese proverbio que dice que "el principio de la sabiduría es
el temor a Jehová". Pero pareciera que nos entorpecemos precisamente
porque hemos perdido el temor a Dios. Temor no quiere decir miedo pero
respeto y hemos caído seducidos por la popularizad y adulación de los
hermanos pensado que lo merecemos. Eso me recuerda a lo que dice mi
amigo, "Señor te doy toda la gloria pero dejame la vanagloria".

Necesitamos tener el corazón de José que siendo joven de casi 18 años fue
tentado en acostarse con la mujer de su amo. Pero José dijo "yo no puedo
hacerle esto a mi Dios y a mi amo". Note que primero pensó en no ofender a
Dios. El no pensó "que pasara con mi ministerio, a mi llamado, o a mi
relación con mi jefe?". Primero pensó que no quería ofender a Dios como un
hombre sabio. La motivación en su corazón era no pecar porque tenia una
relación especial con Dios y esto a pesar que su familia lo había querido
matar y después lo vendieron como esclavo. José entendía que en todo eso
existía un propósito, que Dios había empezado una buena obra que iba a
terminar en bien algún día. Pero en este ambiente ministerial, por llamarse
así, eh presenciado a personas que pierden en gozo y el espíritu si no se les
trata de la manera que ellos exigen como ministros. Porque según ellos son
dignos de eso y mas.

El clamor seguira, "Dios esta buscando verdaderos adoradores".

Piensalo…

Con cariño

Moncho

También podría gustarte