Universidad del Valle

Vicerrectoría Académica
Dirección de Nuevas Tecnologías y Educación Virtual
Los programas y cursos de la Dirección de Nuevas Tecnologías y Educación Vitual están dirigidos a todas las personas que deseen o requieran adquirir y desarrollar conceptos y métodos de estudio independiente y de autoaprendizaje apoyados por las nuevas tecnologías de la información y la comunicación interactiva. Principalmente a las personas que laboran o atienden núcleos familiares o comunitarios y tienen dificultades de tiempo, horario de trabajo o lugar de vivienda para realizar sus estudios universitarios en forma presencial, como también a funcionarios y empleados de entidades oficiales y privadas que requieran capacitación y actualización en su área de desempeño y en su sitio de trabajo.

Guía

ÉTICA
Autores: JOSÉ MARÍA GONZÁLEZ RODRIGO OCAMPO

© 2003 por: Universidad del Valle, © 2003 por: Dirección de Nuevas Tecnologías y Educación Virtual Diagramación Electrónica Área de Medios Educativos (AMED) Melina González O. Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra sin el permiso, por escrito, de la Universidad del Valle.

Santiago de Cali, 2003

ÉTICA

ÉTICA UNIDAD 3
LA ÉTICA COMUNICATIVA

Valle Universidad del Valle - Vicerrectoría Académica
○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

61

DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL

62

Ética

ÉTICA

INTRODUCCIÓN
La síntesis intentada por el utilitarismo contemporáneo frente a la ética deontológica y las éticas de resultado parece complementarse con propuestas procedimentales que buscan superar las críticas formuladas al apriorismo kantiano y a la tesis consistente en la existencia de normas morales absolutas, innatas e incondicionadas. Teorías historicistas y vitalistas se conjugan para poner en duda la validez absoluta de preceptos morales y entender éstos como un producto cultural derivado de situaciones históricas determinadas. Nietzsche es quizá quien resulta más audaz en esta posición de crítica aguda, pues ubicado en un irracionalismo de sello voluntarista desahoga sentimientos anticristianos y contrarios a la moral occidental, hasta el punto de llegar a afirmar que los juicios éticos (también los lógicos), son inventos humanos, producto de la voluntad de dominación de unos sectores sociales frente a otros. Este pensamiento que logra irrigar la concepción filosófico-política de diversos autores entre ellos Weber y Foucault, dejan el fundamento de la moral y los planteamientos éticos en un ámbito de relativismo y de incertidumbre que obligan en los tiempos actuales a volver a la pregunta inicial: ¿qué es lo que hace que un acto humano sea bueno o malo desde el punto de vista moral? ¿Acaso lo bueno o lo malo es aquello que una persona, en concreto, repute bueno o malo? O por el contrario: independiente del juicio de valor que emitan las personas sobre un acto humano, éste, el acto, está dotado en si mismo de bondad o maldad intrínsecas al mismo?. Con respecto y en relación a los problemas que se plantean, esta unidad llega a la teoría comunitarista y consensual de Jurgen Habermas planteada por él en diversos escritos en los que trata el tema de la moralidad y la eticidad y busca introducirse en ella de manera sumaria y aproximativa para, con base en este acercamiento, invitar a los participantes de este curso a poner en práctica el consenso y el diálogo en el cual se compartan juicios de valor y raciocinios argumentativos acerca de la validez ética que posea la actividad cotidiana de los mismos.

OBJETIVO
Usted debe buscar la comprensión de la teoría que se expone y como inferencia práctica propónganse un plan de vida que se oriente a ejercer su profesión y su vida en familia y en sociedad de tal manera que, mediante tal ejercicio, se logre la mejor realización personal posible en la colaboración que se preste a la construcción de una sociedad justa y simultáneamente capaz de proporcionar bienestar a los asociados.

Valle Universidad del Valle - Vicerrectoría Académica
○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

63

pero que también lo será ético en otras ocasiones.J. pag. por lo demás. sin que éstos dejen de tener contacto con Marx. Podría hablarse de que lo que en términos demoliberales es la “Voluntad general” en la expresión de Habermas se denomina “Voluntad racional” pues en un proceso de formación de la voluntad decisoria estaría como antecedente necesario un discurso en el cual los implicados participan como individuos libres e iguales en un diálogo que es político para el caso. Paidós.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL ANTECEDENTES HISTÓRICO-FILOSÓFICOS DE LA TEORÍA DE JURGEN HABERMAS El más remoto antecedente de la teoría habermasiana relativa a la racionalidad y a la acción comunicativa se encuentra en Sócrates. Jurgen: Escritos sobre moralidad y eticidad. En efecto. Marcuse. HABERMAS. Weber. Este “neocontractualismo” emparentado con el planteamiento de John Rawls surge sobre el diálogo de individuos racionales y no es producto de un acuerdo de voluntades como si lo es en la propuesta de Rousseau y acaso también en la de Rawls. Rouseau y Hegel sirven de norte a sus planteamientos. despoja de formalismo a la ética de Kant. 64 Ética ○ ○ ○ ○ . 101. Al respecto afirma el propio Habermas: “sólo pueden pretender validez aquellas normas que pudiesen contar con el asentimiento de todos los afectados como participantes en un discurso práctico”. Esta nueva visión. Barcelona 1991. éste no estará divorciado de fines e intereses particulares. cuando tal máxima ha sido sometida a la consideración de sujetos racionales y razonables concretos. Según la concepción habermasiana. y especialmente con John Rawls. Enmanuel Kant inyecta en la teoría de Habermas su racionalidad trascendental. por otra parte. El pensamiento de la filosofía moderna confluye de muchas maneras en el pensamiento de Habermas hasta el punto que se ha llegado a calificar su teoría como una especie de “rompecabezas ecléctico”. Ed. La ética de Habermas constituye una reelaboración de la ética kantiana en la que el imperativo categórico contenido en ésta como su fundamento sólo se considera universal.1 Se hace notoria. en síntesis se sometería a prueba la universalidad o generalización de las máximas éticas rectoras. J. “la razón” surge del discurso reflexivo que se da en la comunicación de individuos y su universalidad se establece a partir del diálogo racional y razonable. reconvertida en este autor en reflexión racional intersubjetiva que se basa y surge del diálogo. Foucault. pues sometido el “imperativo categórico” a un examen colectivo que busque el consenso. existentes en una determinada comunidad histórica actuante en el tiempo y en el espacio. 1. Kant. filósofo griego de la antigüedad. cierta orientación de Habermas que no abandona del todo la teoría del Contrato Social expuesta por Juan Jacobo Rousseau. el diálogo socrático suponía en la argumentación una singular capacidad de llegar a descubrir la verdad de los juicios y la validez de determinados actos humanos. entre otros contemporáneos. E.

pero siempre planteada la pregunta en el plano colectivo para reconvertir el interrogante en un punto de partida para encontrar una racionalidad universal que se base en el consenso de razones individuales. Habermas no aceptará que las condiciones materiales de la existencia determinen el desenvolvimiento de la racionalidad. de una ética universalista pero fundada en el mundo fáctico.ÉTICA Habermas retoma también el pensamiento de Hegel al ubicar la “razón trascendental” de Kant en categorías históricas y sociales. buscando. tal como lo plantea la citada teoría. ésta se despliega sobre la elaboración de medios encaminada al logro de determinados objetivos a los cuales se orienta la acción humana. al modo de Hegel. Terciando en un debate planteado por H. Su proyecto dirigido a la elaboración de una teoría de la evolución social de alguna manera significa un intento de reelaboración del materialismo histórico. mediante un diálogo que supone sacrificios y luchas colectivas. mientras los actores de que habla Rawls son racionales en un plano ideal. hace descender la moral a la vida social cotidiana. en verdad. Marcuse y también M. Marcuse a la concepción antedicha. se presentó como marxista. sino en el azar de la historia. Weber habló de una racionalidad atada a fines. Habermas intenta salvar el proceso de racionalización. Por lo anterior. aunque sobre la base de una noción de racionalidad más amplia que la formulada por Weber. si bien no ortodoxo. sino en una dominación que nace de fuerzas automáticas actuantes. esto es. Valle Universidad del Valle . sin pensar tampoco en una historia previamente dirigida en sus modificaciones por lo absoluto. partiendo de una racionalidad que pretende hacer universal mediante el consenso. No. los actores a que se refiere Habermas son agentes reales. Pese a lo anterior. fundamenta su teoría social y su teoría ética en el funcionamiento de la razón humana que. según algunos autores este pensamiento avanza en relación con el neo-contractualismo que expone J. ubicados en condiciones ideales que permitan la constitución de un intercambio de expresiones del lenguaje comunicativo. Rawls. no en la lógica. Se trata. pero no al modo de Weber que piensa en una dominación racional que acepta Habermas. para el caso de esta última parte del interrogante “¿qué debo hacer?”. pues al intentar la construcción de una racionalidad universal a partir del discurso concreto de individuos que dialogan. Foucault no ven en el proceso de racionalización nada distinto a la búsqueda de un solo fin que es el de la dominación. aunque.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 65 . rechaza la idea Kantiana de una razón práctica abstracta enfrentada a una realidad empírica y sensible. Ahora bien. sino que surge en virtud de una socialización de aquellos. qué razones tengo para hacer algo. por lo demás. un traslado de una ética del deber ser a una ética del ser. En esto último Habermas colinda con el Marxismo y. Habermas. la racionalidad ética y política se conquista en la argumentación dialéctica no siempre fácil de las luchas sociales. la diferencia clara con el planteamiento hegeliano consiste en que la conexión que propone Habermas entre principios morales y formas de vida concretas no se abandona a lo que Hegel llama la acción de un supuesto “espíritu absoluto”. pues Habermas no habla de contrato sino de un acuerdo cooperativo y solidario. Por otra parte. Como síntesis de lo ordenado con respecto a la base Kantiana-Hegeliana de Habermas parece necesario recalcar que éste. ciertamente. como lo hiciera el citado Hegel. consta que en ocasiones. para situar la razón en circunstancias históricas y culturales determinadas.

en la base o fundamentación de principios morales universales. Habermas es claro en conceder un carácter primario al “lenguaje orientado al entendimiento” de las personas que hablan. Su teoría constituye “un último voto de confianza a la razón descentrada y comunicativa” 4 . la interconexión de razonamientos puede conquistar una razón colectiva que nace de la comunicación y que puede llegar a constituirse con respecto a la ética. Guillermo: Elementos filosóficos para la comprensión de una política de ciencia y tecnología. Habermas propone un cambio de paradigma de la racionalidad. Los acuerdos consensuales sobre la bondad o maldad moral de nuestros actos que surgen de los sujetos racionales que participan en la comunicación. pag. 66 Ética ○ ○ ○ ○ . por lo mismo. Frente a concepciones individuales relativas a la moralidad de nuestros actos humanos surge la posibilidad de intercambiar nuestros puntos de vista mediante la comunicación a que nos impele el lenguaje. El lenguaje. sino con una razón colectiva que surge y se construye con base en la comunicación de individuos. en el caso de la ética. pero no con una razón individual y subjetiva. su raíz en la correlación de la acción comunicativa con el mundo de la vida.desnaturaliza y desdogmatiza nuestros propios puntos de vista en la confrontación con los demás”5 . por el poder argumentativo del lenguaje que se alimenta de las experiencias vitales de los participantes.: Ob cit. pues parte de una razón humana que es por esencia. comunicativa. 4 HOYOS V. y por esta causa. según Habermas. (instrumento éste de nuestra razón) y posterior a tal intercambio o confrontación con los valores de otros. inferida de su pensamiento relacionado con la explicación de los procesos sociales que tiene su origen en la relación de dos términos: el mundo de la vida y la acción comunicativa. pues la acción se deriva de una razón que es por esencia comunicativa y por lo tanto. Colombia el despertar de la modernidad – Seminario de la Universidad Nacional sobre la política de la ciencia y la tecnología. pag. hacia una racionalidad que nace del mutuo entendimiento y de la comprensión. acude a la comunicación como a un medio para llegar a la verdad y. 1989. por su propia esencia. 5 HOYOS V. dentro de esta concepción filosófica. 431. 415. La validez de las afirmaciones que parten del ente humano y la fundamentación moral de nuestros actos parecen tener según Habermas. contiene una finalidad inherente al mismo y claramente orientada. principalmente. para lograr juicios de valor acertados y universales en relación con la moralidad de nuestros actos. “El lenguaje dice Guillermo Hoyos .DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL LA TEORÍA ÉTICA DE JURGEN HABERMAS No se encuentra en forma explícita una teoría ética habermasiana que. En síntesis. debe ser extraída de diversos contextos relativos a su conceptualización general y. G. son posibles. lo cual resuelve un poco cierta decepción frente a la racionalidad occidental y supera el irracionalismo instaurado por Nietzsche. el acto humano podrá ser valorado adecuadamente según una concordancia con los dictados de la razón. podrán presentarse modificaciones de las opiniones individuales iniciales.

(hasta el punto de ser calificado por algunas como un “rompecabezas ecléctico). sino en la experiencia de la aceptación de juicios de valor que tienen su fundamento en la comunidad de intereses que se descubre en virtud de la comunicación de individuos racionales. Habermas explica de qué manera. se nutre de tantas concepciones filosóficas. En una comunidad de dialogantes racionales se impondrá siempre sobre múltiples argumentaciones. 1. J. según su opinión. una ética que parte del conocimiento humano. por lo demás. el mejor argumento.ÉTICA La teoría de la acción comunicativa que no traiciona el pensamiento que E. como lo anotábamos en el tema No. de fundamentar los juicios morales y de sobrepasar las “formas de vida concretas” para extenderse a una “comunidad ideal de comunicación. Estas normas validas encontrarían la aceptación universal si todos los hombres participaran en el ejercicio del diálogo comunicativo. J: Ob cit. inferida de la confrontación de discursos. 52. 90 y 91. en cuanto racional.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 67 . Pags. para inferir 6 HABERMAS. capaz éste último. Si se quiere. Esta ética universalista no estaría ya fundamentada en un dictado a priori de la razón. Esta ética universalista es. que abraza a todos los seres capaces de lenguaje y de acción”7 . el discurso ético de Habermas procede al modo inverso del que formulara E. sin reducirse a un ejercicio de la racionalidad orientada instrumentalmente a la consecución de fines. produciría una ciencia de la moralidad humana que no estará de espaldas a la situación particular de diferentes culturas. Pag. pero derivadas de las experiencias prácticas que se dan en el mundo de la vida y que son de alguna manera. 7 HABERMAS. pues el consenso racional llevaría a la producción de principios morales de aceptación universal que nacen de la cooperación social y de la confrontación de puntos de vista racionales de los participantes en el diálogo. se orienta hacia la comprensión inter-subjetiva. afirma el propio Habermas “un potencial de racionalidad inscrito en la acción comunicativa que caracteriza a la propia práctica cotidiana”6 y tal potencial permite superar el paradigma de una razón monológica y autista y llegar al paradigma de la razón comunicativa.: Ob cit (Introducción de Manuel Jiménez Redondo). Kant formulara en sus críticas a la razón pura y a la razón práctica y que. y este hecho servirá a los participantes libres e iguales para lograr una meta final en su búsqueda de la verdad que se constituirá en fórmula universal. Kant. Se da. sin incidir en un relativismo ético. Valle Universidad del Valle . aquel parte de la argumentación ética sobre asuntos de la vida cotidiana. la argumentación humana actúa sobre presupuestos universales en razón a que el discurso público y el diálogo inter-subjetivo se dan con base en la universalidad de intereses. Busca llegar a ideas morales gobernadas por principios universalistas. Esta razón comunicativa. pues mientras éste parte de normas generales abstractas (imperativos categóricos) que se particularizan al ser aplicadas a eventos concretos. racionalizadas en virtud de la comunicación. en el campo de la ética. Lo anterior en el ámbito de la ética supone la fundamentación cognitiva de normas morales generales que satisfacen los intereses de la pluralidad de individuos radicados en diversas comunidades humanas.

la moral sigue siendo universalista pero puede actuar con eficacia en el mundo concreto para el bienestar de seres humanos concretos. pues en la medida en que todo argumento. por convincente que sea. en último término. La concepción de ética que expone Habermas radica juicios morales universales y abstractos en el mundo de los fenómenos particulares y concretos. que excluye un acuerdo formal o compromiso. se define en términos de consenso. El consenso que propone Habermas admite grados de racionalidad. conviene recordar que tales sujetos concretos y reales actúan en circunstancias ideales que permiten el despliegue pleno de la racionalidad y el desprendimiento necesario para la aceptación del mejor argumento. de tal manera que no aparezcan divorciados del acontecer histórico de las comunidades humanas. para el caso de la ética. Este consenso supone el llegar a un entendimiento entre los que dialogan. Con estas formulaciones. en tal forma que el juicio moral aparezca íntimamente relacionado con lo contingente y lo circunstancial y se deje atrás una posible separación entre lo abstracto y lo histórico. las normas morales de validez universal reciben tal validez de la fuerza argumentativa de sujetos concretos que actúan comunicándose en un espacio y en un tiempo plenamente identificable. en tanto que participantes en un discurso. en el caso de la ética. 68. afirma Habermas. J. Ahora bien. aquel se va reforzando y aclarando. La ciencia de la moral que propone Habermas intenta establecer un criterio de validez y. es un logro colectivo sobre la verdad 8 HABERMAS. o lo puedan hacer sin coacción. de universalidad de las normas que. por lo mismo. el consenso habermasiano no es una convención. es susceptible de retroalimentación en la acción comunicativa. Importa adelantar la idea de que el suelo abonado para un ejercicio que produzca un saber ético nacido de la comunicación es la democracia participativa. de “descifrar las huellas de la razón en la historia”8. 68 Ética ○ ○ ○ ○ . avanzándose siempre hacia una verdad cada vez mejor develada. tiene su raíz en las leyes que rigen un lenguaje que siempre es. Se trata. Son validos aquellos principios morales en los que “todos los interesados se pongan de acuerdo. Lo universal. En síntesis. entonces surge amarrado en forma indisoluble con lo particular y en tal forma que. no es un pacto.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL normas morales de validez universal. Este autor concluye en la propuesta tendiente a lograr una cooperación entre la filosofía y el saber histórico para alcanzar la fundamentación de una moral universalista simultáneamente actuante y eficaz en las formas culturales de la vida humana. M Ob cit. esta “ética comunicativa”. racional. por esencia. tras haber entrado en un proceso de formación discursiva de la voluntad”. se trata de un consenso fundado en la convicción de haber llegado a la verdad. sino un logro colectivo sobre la verdad que. Este consenso racional-criterio de validez ético supone que el conocimiento acerca de la moralidad de nuestros actos se haya condicionado socialmente por el interés de los que se comunican mediante el diálogo y entonces. pag. pero no sólo en el sentido de un acuerdo sino también y principalmente bajo el significado del acto de entender o de comprender profundamente una argumentación.

. Por vía de conclusión de este tema. asumida con todas sus consecuencias. pero éstas son ideas básicas que derivan todas ellas de las condiciones de simetría y de las expectativas de reciprocidad que caracterizan a la acción comunicativa. Toda moral gira. Al respecto es relievante la opinión que expresa Guillermo Hoyos Vásquez cuando expresa: “esta situacionalidad de la razón. la propia solidaridad ínsita en el ejercicio de la acción comunicativa es germen de juicios de valor validos relativos a la rectitud de nuestros actos. En otras palabras. como puede ser el de cada pueblo en relación con otras culturas y formas de vida”. Se llega a la posesión de criterios de validez acerca de los comportamientos morales por la vía de la solidaridad. una fraternidad gozosa sobre la base de una forma de vida compartida en el intercambio intersubjetivo. La racionalidad de que trata este autor es de tipo procedimental y busca superar la concepción de una razón absoluta. todo el planteamiento de Habermas denominado acción comunicativa instaura una modificación del paradigma racionalista que privilegia a la razón teórica. pag. 110. se lograra. Las formas de vida que concreten la racionalidad llevarán a la “eudaimonia” de los sujetos que participan en el diálogo propio de la acción comunicativa.esto lo afirma el propio Habermas . Valle Universidad del Valle . Importa. en general. BREVE COMENTARIO A LA TEORÍA ÉTICA DE JURGEN HABERMAS. importa hacer alusión a la conexión que Habermas no evade.“en torno al trato igual a la solidaridad y al bien común.ÉTICA acerca de la rectitud de nuestros actos. es decir. J.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 69 . que cabe encontrarlas inscritas en lo que mutuamente se atribuyen y de consumo mutuamente se suponen los implicados en una práctica cotidiana orientada al entendimiento”9 . Habermas concilia un tanto con la ética propuesta por el utilitarismo ya expuesto en la unidad 3. Ob cit. En esto último. La teoría ética y. Lo anterior permite reconstruir y perseguir la racionalidad en diversos momentos históricos del pensamiento humano y de las condiciones existenciales de la humanidad. obliga a pensar una vez más en las tareas de la filosofía en un contexto histórico y cultural determinado. ofrece un importante avance orientado hacia la articulación de formas culturales y modos de vivir con una racionalidad de tipo universalista y hacia una comprensión de lo racional hecho realidad en contextos pragmáticos de la vida cotidiana. entonces en ésta. así no venga al caso de la ética que es el propósito de esta guía académica. entre las formas de vida fundamentadas en exigencias morales y el logro de la felicidad humana. dejar presente de qué manera este planteamiento habermasiano de una racionalidad comunicativa abre las puertas para la instauración de una verdadera democracia que supere la llamada democracia representativa (en franca 9 HABERMAS. La exposición que realiza Habermas acerca del valor del lenguaje humano como vehículo destinado a la búsqueda del entendimiento entre sujetos racionales. para sustituirla por una razón comunicativa que surge en procesos de la vida cotidiana concreta.

tal como lo expresaba el filósofo Sócrates. permitirá dar a luz la verdad que reside de alguna manera en la razón humana. en un contexto en el cual las personas que participan en el diálogo no estén determinadas por influjos. b. Aquí nuestra reserva es de tipo práctico y se expresa en términos de declarar con toda franqueza que tales condiciones pedidas por Habermas difícilmente se dan en forma plena en la vida real. Las anteriores objeciones no impiden indicar que en diversos ejercicios científicos y filosóficos nada mejor que intentar el diálogo que. a título personal de quien esto escribe. y en el mundo de la ciencia de la moral si bien nos resulta indiscutible que la comunicación racional y desinteresada es el mejor método para llegar a un criterio de validez acerca de la bondad o maldad del acto humano. se impone la obligación de expresar algunas reservas que. siempre será posible el error colectivo. ○ ○ ○ ○ 70 Ética . de las confrontaciones y disensos. llegar a la convicción acerca de la validez o invalidez de un acto humano en cuanto bueno o malo moralmente.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL crisis dentro del mundo occidental donde ha tenido su asentamiento). etc. el consenso nos develará la verdad para el caso de diferentes aspectos científicos. Si bien el procedimiento del diálogo es el mejor camino para. que vendrían a distorsionar la comunicación. intereses. una democracia de participación dialógica tendría su plena realización en el ejercicio de una racionalidad comunicativa que permita la multiplicidad de argumentaciones y que en la práctica de la tolerancia conduzca. si bien. esto es. circunstancias. Nuestra primera reserva es de tipo teórico y consiste en dejar presente de qué manera el consenso de sujetos racionales no puede considerarse criterio de verdad. Sólo dejamos en claro que no siempre y de manera indefectible. él parto de que hablaba el sabio griego no será individual sino colectivo. En dos pensamientos puede formularse nuestra crítica que se suscribirán a continuación: a. no significan un desacuerdo radical con la teoría contienen algunas indicaciones tendientes a prevenir al estudiante frente a dificultades que se ofrecen en el planteamiento del autor. a una síntesis consensual que supere las diferencias. en el caso de la ética. es posible el error colectivo y sobretodo si se tiene en cuenta la dificultad de evitar que en una comunidad de dialogantes surja la manipulación orientada hacia la persuasión de que se deben aceptar unas argumentaciones y preferirlas a otras. Pese a que la teoría de Habermas deviene atractiva en la medida en que sitúa al filósofo y al científico social en un camino de superación de las diferencias aparentemente irreconciliables entre concepciones éticas de tipo absolutista y modelos de índole utilitarista. indicando de paso cómo en la teoría de Habermas. Habermas parece salirle al paso a la anterior objeción cuando introduce la idea de que el consenso sólo develará la verdad de juicios científicos y de valor cuando se produzca en una “situación de ideal de habla” como él la llama.

1987. Yo no soy un productor de concepciones del mundo. Editorial Tecnos. eso que has visto puedes seguir desarrollándolo y argumentándolo. el despertar de la modernidad). 1981. Pero el pensado como forma de vida. Según este autor el acto bueno surge de dictados racionales. LECTURAS 1. pero para poder predicar su bondad moral mediante leyes de carácter universal deben ser sometidos a un test que permita la discusión de tales dictados subjetivos. En cuanto a mí. de hecho. Son. como usted advertirá. «Dialéctica de la racionalización». Discusión con Jürgen Habermas. 2001) Valle Universidad del Valle . Ese concepto elitista de la verdad que nos viene de los antiguos constituye un último elemento de mito. he abandonado en todo caso la pretensión enfática de la verdad filosófica. HOYOS. HABERMAS. Pag. Jurgen: Escritos sobre moralidad y eticidad. Lo cual. Yo quisiera más bien producir unas cuantas pequeñas verdades y no la única y grande verdad. 1991. como expresión de la representación de sí. experimento sin embargo placer cuando tengo la impresión de poder decirme a mí mismo: mira. me tranquiliza. porque pienso que no hay otro camino. (Tomado de Historia de los filósofos . para lograr mediante la comunicación propia del lenguaje humano llegar a la universalización de leyes que se descubren en cada razón individual pero que mediante el diálogo se traducirían en una Razón Colectiva universal que serviría de fundamento a la Moralidad. es algo que ha dejado de funcionar. Jürgen Habermas.ÉTICA RESUMEN Jurgen Habermas deja traslucir en diversos escritos filosóficos una Concepción de Etica general que se encuadra en su teoría de la acción comunicativa. Texto que se anexa Retrato de HABERMAS por sí mismo Nacido en 1929 Aunque yo me vuelco en el trabajo y dejo en él una gran parte de mi vida. « Habermass et l’activité communicationnelle». No.3. algo a lo que yo no quiero volver.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 71 . Cuando yo encuentro una flor o una planta interesante. en Les Cahiers de Philosophie. no hay verdades teóricas más que bajo la forma de«posibilidades de comprensión». Guillermo: Elementos filosóficos para la comprensión de una política de ciencia y tecnología (En Colombia. Conviene apoyarse tanto en unos como en otros porque. es hoy contrario al espíritu del tiempo. 67 a 95. Barcelona. Ediciones Paidos. Es un trabajo de puzle en construcción. Madrid. pequeñas alegrías. lo cual. 2. ciertamente. ¿Qué me apropio de otras teorías? ¿Por qué no? Hay que tomar lo más sólido que tengan los demás y ver entonces lo que se puede elaborar. como visión. trato de ver cómo se deja combinar con las otras y sí puedo hacer con ella un ramillete o un motivo ejemplar (Muster). desde luego.

de estudio. o de su ámbito familiar o social intente un diálogo con no menos de cinco personas sobre cualquier tema ético de actualidad y rinda un informe sobre las conclusiones (consenso) al cual se llegue. Realice una síntesis explicativa de cada uno de los textos sometidos a su lectura (Habermas y Hoyos). 1. ¿Qué significa la afirmación consistente en que Habermas modifica el paradigma de una racionalidad individual absoluta por el de una racionalidad colectiva y consensual?. ¿En qué consiste la teoría de la acción comunicativa aplicada al mundo de la ética?. 1. Temas posibles: aceptación del aborto? Se justifica la acción guerrillera? Despenalización de las drogas estupefacientes? Matrimonio de homosexuales?. Kant?. sirve el consenso como criterio para establecer la bondad o maldad morales del acto humano? 2. 1. ¿Cómo relaciona la teoría ética de J. 1. ¿En su concepto.5. en la cual debe responder a las siguientes preguntas.2. Habermas?. 1. Ejercicio práctico En su lugar de trabajo.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL TAREA 1.1. Habermas con el pensamiento de E. ¿Qué diferencias encuentra entre el diálogo socrático y el diálogo que propone J.3.4. ○ ○ ○ ○ 72 Ética .

Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 73 .ÉTICA LECTURAS OBLIGATORIAS LECTURAS OBLIGATORIAS UNIDAD 3 UNIDAD 3 Valle Universidad del Valle .

DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL ○ ○ ○ ○ 74 Ética .

En la medida en que nos retornan al historicismo y diluyen en términos relativistas el núcleo universalista de la razón. puedan se aceptados sin coacción por todos los afectados. Estos frentes . *Publicado en H. Por otro lado. entendida ésta como un tribunal universal. yo he propuesto la formulación siguiente: (U) Toda norma válida ha satisfacer la condición de que las consecuencias y efectos laterales que de seguimiento general de la norma previsiblemente se sigan para la satisfacción de los intereses de cada uno. a)Toda ética formalista ha de poder señalar un principio que básicamente permita llegar a un acuerdo racionalmente motivado cuando surja la discusión acerca de cuestiones práctico-moales. la ética del discurso podría reducirse a esta fórmula más concisa: (D) Toda norma válida había de poder encontrar el asentimiento de todos los afectos si éstos participasen en un discurso práctico. 1984. Para ello prescindiré de referencias históricas y presupondré con KarlOtto Apel que la posición kantiana puede Reformularse en el marco de una ética del discurso (a) y defenderse contra las posiciones de escepticismo valorativo (b).Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 75 . de ahí que los abogados de la moralidad ya no necesiten oponer abstractamente la razón como algo nouménico al mundo de los fenómenos y de la historia. Si fuera posible deducir U a partir del contenido normativo de los presupuestos pragmáticos de la argumentación. Pero hoy los frentes han cambiado en la medida en que los defensores de una ética formalista. Francfort. como Rawls. ante el intrincado problema que Bubner formula en palabras de Hegel: el de cómo descifrar las huellas de la razón en la historia. Ratinalität. de Jürgen Habermas En el punto de intersección de la hermenéutica filosófica con el neoaristotelismo se sitúa hoy una discusión que vuelve a abrir el proceso entablado por Hegel contra Kant sobre el asunto eticidad versus moralidad. pero permítanme glosar estas dos tesis en la que no puedo extenderme en nuestro contexto. se apoya en el concepto de una racionalidad procedimental que ya no esta sujeta a la hipoteca teológica que representa la doctrina que los dos reinos.). Schnädelbach (comp. ofrecen además la ventaja de que ambas partes discuten sobre el mismo tema.ÉTICA ¿EN QUE CONSISTE LA «RACIONALIDAD» DE UNA FORMA DE VIDA? * Tomado de Escritos sobre moralidad y eticidad. al igual que sus oponentes. Voy a comentar por orden las cuatro secciones de la ponencia de Bubner. se hallan. a haberse tomado más flexibles. los abogados de la eticidad cocreta renuncia al respaldo de un espíritu absoluto que penetrarse por la historia universal. Valle Universidad del Valle . Lorenzen o Apel. Para el principio de universalización. que ha de entenderse como de regla de argumentación.

1984. al igual que cualquier otra. que afectan a la orientación en la acción. Véase también J. Praktische Philosophie un Theorie der Gesellchaft. sólo nos topamos a la luz de experiencias históricas. surgen en situaciones concretas de acción. Las cuestiones practicas. A. con la que. en concreto en la conexión que en términos de derecho natural Kant construye entre libertad. porque Bubner no se ocupa de la refutación de esta o aquella ética formalista. tales cuestiones surgidas en el contexto de un mundo de la vida no tiene más remedio que transformarse. ciertamente. un programa de fundamentación». En cuanto las formas de acción y las normas se juzgan desde el punto de vista de si en caso de una difusión o surgimiento generales. A Wellmer. pág. 22. 76 Ética ○ ○ ○ ○ . igualdad y propiedad privada.-O. encontrarían el asentimiento unánime de todos los potenciales afectados. de 1. para el enjuiciamiento de normas y acciones. sino de la cuestión: ¿ qué es lo que habríamos ganado con tal posición pudiera fundamentarse? Una teoría moral que liga la imparcialidad de juicio a principios abstractos o incluso al procedimiento mediante el que cabe desempeñar argumentativamente pretensiones normativas de validez. quien ha recapitulado últimamente su posición en el Funkolleg «Ethik».1 b) Bubner da por sentado que Hegel dejó convicta a la teoría moral kantiana de una.Doy por supuestos los trabajos de filosofía moral de K. no prescindimos. Apel. ciertamente. «complicidad con la alineada vida del presente». Barcelona. Wellmer ha reducido esa inconsecuencia. Y de hecho la discusión inspirada también por Marx y proseguida durante siglo y medio ha podido rastrear contenidos ideológicos que se infiltraron en la filosofía del derecho de Kant. ¿no ha de permanecer necesariamente externa a la vida ética? ad I: Delimitación del tema En la primera sección trata Bubner los costes de la abstracciones en que toda ética formalista ha de incurrir a limitarse. en ídem . a señalar simplemente un procedimiento.2 No voy a entrar en estos dos puntos. Constanza. ésta sujeta a una «historicidad que sus defensores no llegan a reconocer». 1979. A la luz de criterios estrictamente morales. a la siguiente fórmulas: en Kant el modelo discursivo de la libertad e igualdad que la tradición del derecho natural moderno toma del mercado. Pero esta mancha ciega se explica más bien por un inconsecuente desarrollo de la idea básica del formalismo ético que por la inevitable historicidad de toda idea general. como él dice. y ello incluso contra el intento planteado en términos de critica ideológica de mostrar que tal teoría moral. «Ética del discurso.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL En lo que sigue voy a suponer que cabe defender con éxito una ética formalista en esta versión u otra equivalente. bien controvertidos hoy. porque desde un punto de vista moral las acciones y normas problemáticas no se enjuician ya desde la perspectiva de la contribución que hacen al mantenimiento de una determinada forma de vida o a la prosecución de una biografía individual. 2. Habermas. y éstas están siempre insertas en el contexto históricamente acuñado de una particular mundo de la vida. Conciencia moral y acción comunicativa.

contemporáneas y de sus posibles clientes. pero están hasta tal punto entretejidos con la totalidad de una forma de vida particular. el formalismo ético actúa. a la que los discursos prácticos se refieren en cada caso como antecedente. y no de una particularidad tal que pudiera ser acordada a todos y cada uno de los participantes. determina los objetos y problemas sobre lo que versa la discusión. ¿Es quizás esta selectividad la que convierte al procedimiento en no apto para la solución de las cuestiones prácticas como cuestione relativas a la ‘vida buena’ (o como cuestiones relativas a la ‘realización de si mismo’). La transformación de las cuestiones relativa a la vida buena y correcta en cuestiones relativas a justicia deja un supenso la validez que el contexto que en cada caso representa el mundo de la vida de que se trate debe a la tradición. 3 De igual modo. Los valores culturales. ciertamente. y en los que están situadas las formas que han tomado problemáticas. las cuales se refieren al todo de una forma de vida particular o al todo de buena biografía individual.ÉTICA su contexto. al haberse tomado problemáticas. etc. en efecto. incluso según Kant. entre los enunciados evaluativos y los estrictamente normativos. De la naturaleza contingente de estas máximas difícilmente puede construirse una objeción contra Kant. La formulación de Bubner de que desde un punto de vista moral «cualquiera había de comportarse en todo momento como todos tendrían que poder comportarse» resulta equivocada a este respecto. Para Kant es trivial que los sujetos han de dejarse dar las máximas que se disponen a enjuiciar a la luz del imperativo categórico. 3. sino también de normas de interacción relacionadas con la estratificación de las primeras sociedades burguesas en estamentos profesionales. pero las certezas de fondo que caracterizan a las formas y proyectos de vida en que fácticamente hemos crecido. El juicio moral. a que Bubner se refiere. Esto. a las reglas de ética profesional por referencia al circulo de todos los médicos o profesores o abogados. La literatura moderna de máximas. Valle Universidad del Valle . sin embargo. se abordan en actitud hipotética. una validez estrictamente universal.. no pueden entonces presuponerse ya como un contexto incuestionablemente válido. Pese a lo cual. como las morales. una pretensión de validez intersubjetiva. por ejemplo. Tales problemas advienen siempre a los sujetos afectados como algo objetivo. no sólo suministra ejemplos de normas de teatro cortés. es algo bien distinto de la operación abstractiva que Bubner rechaza. comportan. encarnados en la prácticas de la vida cotidiana. Ciertamente que en el discurso los temas y contenidos que por si mismos se imponen son elaborados de suerte que al fin queda fuera todo lo que en el circulo de los afectados potenciales hubiera de considerarse expresión de un interés particular. no son algo que pueda generarse a voluntad conforme al modelo de la duda cartesiana. Ciertamente. no puede cerrar los ojos ante la contingencia y diversidad de las circunstancias concretas en que una orientación de acción puede eventualmente tomarse problemática. tales normas sociales no pretenden. también se las puede someter a un test de universalización. o los ideales que de terminan la autocomprensión de una persona. Bubner piensa que el sujeto que juzga moralmente «ha de colocarse sin mediación alguna en un estado de coexistencia exenta de conflicto con seres racionales» y prescindir por entero de las circunstancias de la situación concreta de acción. como un corte: el principio de universalización funciona como un cuchillo que establece un corte entre ‘lo bueno’ y ‘lo justo’. La situación concreta de partida que representa un acuerdo normativo perturbado.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 77 . yo entiendo el discurso practico como un procedimiento que no sirve a la producción de normas justificadas sino al examen de validez de normas ya existentes pero que.

a saber: la lucha entre los espíritus de los pueblos en el teatro de la historia universal. 156 y sigs. ¿cómo podría entonces la moralidad tomarse práctica si el sujeto que juzga moralmente. Pero no las corta del contexto que representa el mundo de la vida de que se trate. Nadie puede elegir la forma de vida en que ha sido socializado en la misma actitud reflexiva en que puede elegir una norma de cuya validez uno ha quedado convencido. como el medio en que se realiza el estado como concepto existente. Pero. 78 Ética ○ ○ ○ ○ . Ciertamente. Teorías de la Acción comunicativa.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL sea colectiva o individual. págs. El que en el estado ético de la filosofía del derecho la moralidad cubre de 4. con su punto de vida abstracto. de la evidencia y certeza de que se ve acompañado todo cuanto pertenece al trasfondo que representa ese mundo de la vida. y en algún caso también una totalidad de relaciones interpersonales reguladas de modo supuestamente legítimo. se refieren. sino a algo enteramente distinto. a lo sumo son candidatos para quedar encarnados en normas. que de por si no pueden pretender una validez normativa en sentido estricto. por mejor decir. 1987. II. sino sólo de la validez obvia o. Madrid. puede afirmar con toda razón que «nadie podría nunca dar forma en el más acá a ese reino trascendente de los fines». que tienen por objeto hacer valer un interés general. Con ello las normas convertidas en problema se transforma en estados de cosas que pueden resultar válidos. Bubner rechaza la naturaleza lógica de esa mediación y con ello la propuesta de solución de Hegel. pero que también resultar no validos. La mirada hipotética del sujeto que juzga moralmente pone bajo el foco de la validez deóntica acciones y normas que se han tomado problemáticas. por un lado. y la totalidad del mundo de la vida que no es presente como un trasfondo que no cuestionamos. 4 En la medida en que lo que Bubner tiene a la vista es esta diferencia entre un ámbito de normas de acción moralizables y el conjunto de un mundo de la vida que no es presente de forma prereflexiva. Las abstracciones que una ética formalista exige. J. los ámbitos de la moralidad y de la eticidad pueden distinguirse con facilidad: pues no cabe someter a un mundo de la vida en su totalidad a una consideración moral. Intuitivamente. Surge así una diferencia entre el ámbito de normas de acción abstracta ante las que podemos adoptar una actitud hipotética. se ve impelido fuera del contexto que representan la certezas propias del mundo de la vida? ad II: La mediación histórica de moralidad y eticidad Hegel entendió la historia como la esfera en que moralidad y eticidad se median una a otra. no a las condiciones históricas marco y a los contenidos concretos de los conflictos necesitados de regulación. Pero ello sólo se sigue una precisión del ámbito de aplicación de la moral universalista: ésta no tiene que ver con la preferencia de valores. sino con la validez deóntica de normas y de las acciones a que las normas urgen. pues. aunque sólo sea porque los sujetos socializados no están en disposición de adoptar una actitud puramente hipotética frente a las formas de vida y las biografías individuales en que se ha ido desarrollando su propia identidad. Habermas.

. por así decir. Bubner salva el motivo central de la critica de Hegel a Kant. desde una retrospectiva artificial.. La eticidad de una forma de vida se acredita. voy a retomar a las operaciones abstractivas que comporta una moral que aísla las cuestiones de justicia de las cuestiones de la vida buena. Sin el punto de referencia que representa una moral. sino que. la unidad de la razón práctica «en el ancho campo de las formas de vida de hecho practicadas. trata de rastrear las huellas de la razón en el «ancho campo de las formas de vida de hecho practicadas». . Los sujetos que juzgan moralmente sólo pueden normalmente actuar conforme a su propio juicio tras haberse convertido en sujetos capaces de actuar moralmente por vía de socialización en contextos de vida ética. Valle Universidad del Valle . de ante mano no puede esta a la altura de la diferenciación social e históricas de las formas de acción. abandona el concepto universalista de moral a favor de un concepto culturista de eticidad. ha de dejarse guiar por un concepto de forma de vida ética cargado de supuestos normativos. pues. no quiere acabar en una critica ideológica o en el historicismo. Por otro lado. pues. pese a la diversidad de sus encarnaciones históricas. en procesos de formación y tipos de relación que hacen que el individuo cobre conciencia de sus deberes concretos y que a la vez lo motivan para actuar de conformidad con ellos. es decir. a cuya luz poder anteponer a las demás algunas figuras de la eticidad. pese a ello. En el discurso percibimos el mundo vivido de la práctica comunicativa cotidiana. y mucho menos a nosotros. la normatividad de las instituciones vigentes le aparece tan refractada como la objetividad de las cosas y sucesos.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 79 . Pero si este asegurarse de las huellas de la razón no quiere acabar en el primer Marx o en el Dilthey. la actualidad del contexto de experiencias que representa su mundo de la vida se le desvanece. que. fue algo que ya no convencía a Marx y a sus contemporáneos. 6. Bubner no entiende las formas de la eticidad como acuñaciones históricas de una y la misma moral. Antes bien.ÉTICA una vez por todas forma objetiva. pues. Al participante en el discurso. no es posible sostener. Por un lado. descubrir una razón en la historia. que adopta la actitud de proceder al examen de hipótesis. 6 para aprehender con más precisión el viejo problema de la relación entre moralidad y eticidad. es algo más que una idiosincrasia de la cultura occidental o incluso de la burguesía europea de fines del siglo XVIII. Y Bubner tiene problemas a la hora de buscar tal hilo conductor.. Tampoco Bubner quiere dejarse distorsionar la mirada por el modelo del Estadio. a la luz de pretensiones de validez consideradas en actitud hipotética.. las formas de vida éticas «se verían privadas de su suelo si la diversidad de formas institucionales fuese víctima de un principio de la subjetividad purificado de referencias prácticas». han de «satisfacer a exigencias que cada cual podría defender ante los demás abstrayendo de la privacidad de sus inclinaciones y de la particularidad de intereses ocasionales». en vez de eso. había valido 5. Bubner no puede tener las dos cosas: no puede eliminar la diferencia entre moralidad y eticidad5 y. pues opina (falsamente) que una ética formalista tiene que abstraer de todos los contenidos y que. el mundo de las relaciones institucionalmente ordenadas queda moralizado de forma similar a como el mundo de los estados existentes queda teoretizado: lo que hasta ese momento. y en general del pluralismo de los mundos de la vida. por ende. sin hacernos cuestión de ello.

que abarca las orientaciones valorativas particulares integradas en forma de vida en forma individuales o colectivas. en el que se entretejen autoevidencias de tipo moral. por un lado. En ellas los deberes están de tal modo entretejidos con hábitos concretos de vida. De ahí que lo más adecuado sea considerar la relación entre moralidad y eticidad como parte de un contexto mas amplio. Simultáneamente. que en principio pueden decidirse racionalmente bajo el aspectos de si los intereses en juego son o no ○ ○ ○ ○ 80 Ética . y en cuestiones de gusto y en cuestiones de justicia. el conjunto de normas transmitidas se divide en aquello que puede justificarse a partir de principios. Ciertamente. en el ámbito de la subjetividad una hornada de problematización que puede considerarse comparable a las mencionadas: el mundo de las vivencias queda estetizado. se condensan formando síndromes históricos o biográficos de orientaciones valorativas. en ese componente de lo práctico que puede ser sometido a las exigencias de una justificación moral en sentido estricto. o como ‘eticidad’ que ha de ponerse a sí misma en relación con la moralidad. a cuya luz los sujetos pueden distinguir la ‘vida buena’ de la reproducción de la ‘simple vida’ . de tipo cognitivo y de tipo expresivo. conforme a los postulados surrealistas. puede ahora ser el caso o no ser el caso.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL como «hecho» o como «norma». y en aquello que sólo puede considerarse fácticamente vigente. que pueden extraer su evidencias de evidencias de fondo. de modo que constituyen parte integrante de la cultura o personalidad de que se trate. Estas culturas se especializan. y en otro componente distinto que no es susceptible de moralización. el derecho y la moral. esa totalidad pierde su validez natural. el arte y la critica de arte. Desde la perspectiva de un participante en argu mentaciones morales. aparece como esfera de la eticidad. la práctica de la vida cotidiana se descompone en normas y valores. forman un síndrome difícilmente disoluble. Bajo esa mirada. es decir. la formación del punto de vista moral va de la mano de una diferenciación en el terreno de lo practico: las cuestiones morales . Y es con la separación de estas esferas de valor como surgen las perspectivas reflexivas desde las que el mundo de la vida aparece como la ‘praxis’ que ha de ser mediada con la teoría. acuñan de tal suerte la identidad de grupos e individuos. este mundo de la vida puesto a distancia. pero las ideas de la vida buena no son representaciones relativas a un deber-ser abstracto. en cada caso en cuestiones de verdad. Max Weber vio caracterizado el racionalismo occidental entre otras cosas por que en Europea se forman «culturas de expertos» que elaboran la tradición cultural en actitud reflexiva aislando unos de otros su componentes estéticos-expresivos y sus componentes practico-morales en sentido estricto. se separan en el plano de las culturas elementos que. es decir. por lo demás. como la ‘vida’ que. Bajo la implacable mirada moralizadora del participante en el discurso. La función que el mundo de la vida efectúa la validez social se disuelve. El arte moderno introdujo. queda emancipado de las rutinas de la percepción cotidiana y de las convenciones de la acción cotidiana. Las cuestiones de justicia sólo se plantean allí dentro del horizonte de cuestiones relativas a la vida buena siempre ya respondidas. Así. habría de quedar reconciliada con el ate. respectivamente. dentro en el mundo de la vida. Con esta diferenciación interna de las llamadas ‘ esferas de valor’ que representan la producción científica. ser válido de no ser no válido. queda paralizada la fuerza normativa de lo fáctico. también los valores culturales trascienden los decursos fácticos de acción.

ÉTICA susceptibles de universalización .Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 81 . En esta etapa el juicio moral se desliga de las convenciones locales y de la coloración histórica de una forma de vida particular. cuya validez nadie pone en duda. Quien abandona este punto de referencia quien mantiene encerradas las morales locales en el circulo mágico de la eticidad concreta. como los problemas relativos a una mediación de moralidad y eticidad a que ello da lugar . las cuales se presentan en su aspecto más general como cuestiones relativas a la vida buena (o a la autorrealización) y sólo resultan accesibles a una discusión racional dentro del horizonte aproblematico de una forma de vida históricamente concreta o de un modo de vida individual. el concepto de autonomía desarrollado por Rousseau y Kant suministro también el criterio con que en las sociedades modernas se distinguió entre las ideas posconvecionales de moral y derecho y la conciencia moral típica de las sociedades tradicionales. Toda moral universalista. esto es lo que precisamente se produce con la operación abstractiva que el punto de vista moral exige. como cuestión de hecho. Sus respuestas desmotivadas a cuestiones descontextualizadas sólo pueden cobrar eficacia práctica si quedan resueltos dos problemas que se siguen de todo ello: ha de neutralizarse tanto las abstracción respecto de los contextos de acción como la separación entre ideas racionalmente motivadoras y actitudes empíricas. De ahí que Kohlberg hable de tránsito a una etapa posconvencioanal de la conciencia moral. Valle Universidad del Valle . pueden distinguirse ahora de las cuestiones evaluativas. y las respuestas morales solo pueden mantener ya la débil fuerza motivadora que caracteriza a las ideas. Cuando se tiene presentes estas operaciones abstractivas que la moralidad comporta quedan claros tanto el aumento de racionalidad que el aislamiento de las cuestiones de justicia implica. Por lo demás. para convertirse en prácticamente eficaz . bajo el aspecto de justicia. es decir. Y sin embargo. no puede apelar ya a la validez del contexto que representa este mundo de la vida. pierden también las fuerza impulsora que poseen los motivos empíricamente eficaces. pues. ha de compensar esta perdida de eticidad concreta que empieza aceptando a cambio de su ventaja cognitiva. En este punto podemos tomar el hilo de la critica de Hegel a Kant y preguntarnos en qué pueden las formas de vida fomentar una práctica que permita a los participantes hacer juicios morales atenidos a principios universalistas y actuar conforme a tales convicciones morales. Con esta pregunta me atengo. En este ámbito ninguna problematización puede calar tan hondo como para poner en peligro el primado de la eticidad existente. Dentro del horizonte de un mundo de la vida. al concepto de moral universalista como un núcleo que puede adoptar formas históricamente diversas bajos la envoltura de formas de vida ética. al verse privadas de las evidencias de fondo que caracterizan a todo lo que es ingrediente del mundo de la vida. se priva de criterio racional para en enjuiciamiento de formas de vida éticas. los juicios prácticos deben tanto su concreción como su fuerza motivadora a la conexión interna que guarda con representaciones de la vida buena.

Se trata. Bubner desarrolla un concepto neoaristotélico de lo ético. según Parco. y también del éxito cooperativo de unas practicas ejercidas en común. el interés que cada cual tiene por su autorrealización ha de estar en concordancia con el interés de todos. la evitación del caos y la destrucción. se repite en el intento de determinar la racionalidad del actuar ético. Esta ambigüedad merma su intento de señalar criterios de racionalidad conforme a los que enjuiciar el ethos de la forma de vida existentes: una veces define la racionalidad inmanente de lo ético en términos funcionalistas.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL ad III: ¿Un concepto pragmático de lo ético? Bubner no parece ni querer ver afectada la eticidad concreta por consideraciones morales que transciendan el horizonte de un mundo de la vida dado en cada caso. Bubner enumera una serie de criterios: la riqueza de alternativas y la diferenciación. pues. La ambigüedad que atraviesa las caracterizaciones que Bubner hace de las formas de vida racionales. del fomento de una praxis que no debería verse detenida. De este fondo de reglas prudenciales habrían de poder surgir después orientaciones normativas de acción que obtienen su racionalidad pragmática de una praxis que resulta ya exitosa por debajo del umbral de la obligatoriedad normativa. pero el propio Bubner husmea insuficiencia en estos criterios de una racionalidad sistémica transferida a los mundos de la vida lo que es funcional para el mantenimiento de la consistencia sistémica no cualifica ya de por si como ético el modo que un colectivo tiene que vivir la vida. las orientaciones morales de acción a orientaciones de acción racionales con arreglo a fines. ahora. de ahí que Bubner recurra al final a puntos de vista normativos para complementar los funcionalistas . del comportamiento gobernado por la frónesis. otras en términos normativos. El punto de ○ ○ ○ ○ 82 Ética . Ciertamente. etc. la capacidad integradora de un todo complejo. En las formas de vida racionales han de imponerse orientaciones de acción que superen la estrechez de mira de los simples intereses privados. Pero «praxis» no se introduce como un concepto dotado de elementos normativos. la estabilidad. Pero de nuevo Parco quedar claro que moralidad no puede seguir sin discontinuidades de la acción racional con arreglos a fines. también la transparencia de los contextos de acción. En el primer caso. no queda claro en que cabria reconocer tal «facilitación o impedimento de la praxis». los puntos de vista normativos quedan asimilados a puntos de vista funcionalista. Pero una máxima que empieza antojándose al individuo «buena y correcta». La necesidad de afrontar y dominar los problemas típicos de la acción de ocasión al individuo para inventar y poner a prueba máximas de acción dignas de imitarse. Pues Bubner desarrolla la Racionalidad de la acción ateniéndose al modelo del comportamiento inteligente y aconsejable. Neoaristotélico es este concepto en la medida en que de la demostración de la racionalidad de un ethos sólo mantiene ya la sugerencia de lo que históricamente formado es ya por eso también lo acreditado ¿Qué es eso de una forma de vida racional? Bubner empieza ofreciendo la fórmula vacía de que las formas de vida pueden calificarse de más o menos racionales “según impidan o posibiliten el movimiento de la acción comunitaria en que la praxis consiste». sólo cobra su cualidad moral por que cualquiera podría asentir a ella como una máxima válida para todos. ni tampoco quiere sacrificar la pretensión de razón a un tradicionalismo renovado en términos hermenéuticos.

que como tal pretensión trasciende todas las barreras locales. a) La versión que la ética que el discurso da del principio moral excluye cualquier estrechamiento del juicio moral en términos de una «ética de la intención». no se toma ineficaz por la mirada reflexiva que sobre ellas Valle Universidad del Valle .Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 83 . que dan a preguntas descontextualizadas respuestas desmotivadas. es decir. Exige que se tengan en las consecuencias y efectos laterales que en los contextos concretos pueden (previsiblemente) seguirse de la observancia general de la norma sobre la que se está discutiendo. Los juicios morales. La racionalidad de una forma de vida se mide entonces atendiendo a si tal forma de vida facilita y asiste a los individuos en la solución de estos problemas. a no ser a costa de regresiones políticas.ÉTICA vista moral. El problema cognitivo de la aplicación de principios universales a situaciones dadas (a) y el problema motivacional del anclaje de un procedimiento de justificación moral en el sistema de la personalidad (b) son problemas cuya solución desborda la capacidad de los sujetos. La pretensión de los principios universalistas. La aplicación de reglas requiere una prudencia práctica que ha de venir en auxilio de esa razón practica interpretada en términos de ética del discurso. y en defensa de. a saber: ese principio no puede regular los problemas de su propia aplicación. frontalmente entendidas. una «ética de la responsabilidad». el escéptico adicto a la hermenéutica no ha menester aducir punto de vista adicional alguno relativo a. al igual que contra todos los principios. Frente a esta versión. Pero esta consecuencia sólo se sigue si uno se atiene a la perspectiva de una tercera persona. La fuerza trascendedora que caracteriza a las pretensiones normativas de validez así entendidas. El permanente mérito de Hegel consiste en haber hecho valer contra Kant esta visión realista de las cosas. es algo que un participante en el discurso no puede eludir mientras en la actitud realizativa de una primera persona tome en serio el sentido de la validez deóntica de las normas y no objetive estas como algo que simplemente aparece en el mundo. tienen un déficit práctico que exige compensación. por una razón distinta. cualquiera que sea la formulación que se dé a éste. Las reservas hermenéuticas se dirigen contra el principio básico de la ética del discurso. Ahora bien. Pero entonces resulta mucho más convincente distinguir con precisión entre moralidad y eticidad y enjuiciar la racionalidad de una forma de vida atendiendo a si constituye un contexto que permite a los participantes desarrollar convicciones morales gobernadas por los mencionados principios universalista y fomenta la traducción de esos principios a la practica. encerrándolos y dejándolos así incursos en la opaca provincialidad del horizonte histórico de que se trate. la susceptibilidad de universalización de todos los intereses a que se refiere (o que se verían afectados por) la máxima que habría que seguirse con carácter general. Hegel presupuso en esa critica a Kant que la comprensión moderna del mundo ya no puede caer por detrás de un concepto kantiano de moralidad. no puede eliminase ni siquiera de un concepto de eticidad planteados en términos tan pragmáticos. el adicto a la hermenéutica infiere de ello que el principio básico de la ética del discurso sólo puede tornarse eficaz recurriendo a una facultad que elige los juicios morales a la convenciones locales de la situación de partida. cuando se deja a éstos solos. Pero por oposición al neoaristotelismo de nuestros días.

Pero la historia de los derechos humanos podemos obtener indicios de que la «facultad de juicio» no se suma la razón práctica de forma accidental. el decurso orientado de una relación cada vez más consecuente de su contenido universal. Si bien es verdad que normas básicas. Es. pues. se han tornado ‘idea existente’.. todo podría haber sido de otra manera. a su vez. claro que también en la dimensión de la aplicación inteligente podemos obrar con mayor o menor soltura y decisión. es decir. externa. y recorrer procesos de aprendizaje. a convicciones racionalmente motivadoras. la selectividad de las aplicaciones unilaterales que se habían hecho de ese contenido. Ello no comporta por mi parte ningún supuesto de filosofía de la historia relativo a la dinámica de la evolución. La mudanzas en las constelaciones de intereses se encargan de abrirnos los ojos haciéndonos ver que tales aplicaciones. b) Otro tanto ocurre con el anclaje motivacional de las ideas morales. Aprendemos con tanta mayor facilidad a hacer una aplicación imparcial de principios universales cuanto mayor es el grado en que ideas jurídicas y morales de tipo universalista vienen en carnadas ya en las propias instituciones sociales. y que posibilite la autorregulación del comportamiento. y ello a la luz de experiencias históricas. también lo es que sus aplicaciones en modo alguna oscila de forma arbitraria de situación a situación. es decir. de lo ordenes legítimos en el sentido de fácticamente reconocidos . 84 Ética ○ ○ ○ ○ . 7 Estos .DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL dirige el hermeneuta. es menester es un sistema de controles internos del comportamiento. viene provocados a la que facilitados por ordenamientos institucionales de tipo posconvencional. 7. es decir. son incompatibles con el sentido de esas mismas normas. El desentretejimiento posconvencional de moral y eticidad significa una perdida o merma del respaldo suministrado por las evidencias culturales. al menos cuando se consideran espacios de tiempo suficientemente amplios. con independencia de la presión suave. como son el derecho relativo a la libertad de expresión o el derecho a participar en elecciones generales. Un ejemplo en que esto puede demostrarse lo ofrece la implantación progresiva de los derechos del hombre en los Estados constitucionales modernos. se han convertido en raison d’etre de lo existente. y en general por las certezas constitutivas del mundo de la vida. con ello las ideas morales se desligan de los motivos empíricos inculcados por la cultura. llegado el caso. capaz de responder positivamente a juicios morales dirigidos por principios. sólo empiezan siendo conocida e institucionalmente reconocida como cuestiones de principio. ese sistema tiene que ser capaz funcionar autónomamente. Para compensar el gradiente que así surge entre juicios morales y acciones morales. Pues es el propio contenido de los derechos fundamentales el que retrospectivamente pone ante la conciencia de los afectados. libres y secretas. recortadas por la parcialidad. sino que adoptan. . Pero es obvio que tales estructuras posconvencionales del super-ego sólo pueden surgir en determinados medios . tales condiciones sólo puede satisfacerla la completa internalización de unos cuantos principios sumamente abstractos y generales que la ética del discurso se representa como presupuesto o implicaciones del propio procedimiento de fundamentación de las normas.

más bien. de una identidad atenida a determinados roles sociales. De ahí que esas condiciones objetivas en las que las formas de vida posibilitan abstracciones morales y facilitan la puesta en práctica de ideas morales y facilitan la puesta en practica de ideas morales gobernadas por principios universalistas. Habría que mostrar. de las que nadie puede saber a priori en que grado se desarrollaran. Ciertamente que las referencias a la necesidad de una mediación entre moralidad uy eticidad no puede bastar a dar razón de por que la racionalidad de las formas de vida habría de inferirse precisamente de estas características. Un mundo de la vida que. justo éstas son las tendencias por las que Emile Durkheim y George Hebert Mead ven definida la modernización de las sociedades occidentales. que fácticamente aparecen en las sociedades modernas y que se hallan en trance de difusión. por una identidad del yo sumamente abstracta. se refuerzan las mencionadas tendencias. la sociedad y la personalidad. J Habermas. por la dependencia de los ordenes legítimos de procedimientos formales de creación y justificación de normas. para no quedarse colgada del delgado y enrarecido aire de las buenas intensiones y opiniones. A medida que los tres componentes de un mundo de la vida. loc. Este es el camino que una elaboración frontal de nuestro tema hubiese exigido. teoría de la Acción Comunicativa. conviene recordar que la fluidificación de las imágenes sustanciales del mundo va acompañada de una generalización y universalización de las normas morales y jurídicas y una progresiva individuación de los sujetos socializados. por una revisión permanente de tradiciones fluidificadas y convertidas en reflexivas. Pues bien. tanto en lo tocante a ordenamientos institucionales como a patrones de socialización . y por las que también Max Weber y Talcott Parsons ven determinado el racionalismo occidental.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 85 . Estos complejos procesos podían entenderse como una racionalización de los mundos de la vida. en lo tocante a la personalidad. en lo tocante a la cultura. que en tales diferenciadas estructuras de los mundos de la vida queda en franquía un potencial de racionalidad inscrito en la acción comunicativa que caracteriza a la propia práctica cotidiana. por lo demás u modo reflexivo de tradición que ligue con fuerza la renovación de tradiciones de disponibilidad a la crítica y a la capacidad de innovación de los individuos. capítulos V y VII Valle Universidad del Valle . no sea menester considerarlas solamente como postulados que cabe inferir del déficit práctico de una moral universalista. Caracterizan más bien estructuras de los mundos de la vida.. Por lo demás. Los puntos de fuga a los que parecen dirigirse pueden caracterizarse. 8 8. a saber. cit. Un magnifico ejemplo de ello es la crítica de Hegel a la comprensión prerrevolucionaria del derecho natural de los estados generales del Land de Wurtemberg. esté cortado al talle de estructuras posconvencionales exige.ÉTICA Al igual que en el caso de los problemas de la aplicación de las normas. en lo tocante a la sociedad. Depende de patrones de socialización y procesos de formación que fomenten el desarrollo moral y el desarrollo del yo de los jóvenes e impulsen los procesos de individuación por encima de los limites de una identidad convencional. una moral universalista. la cultura. se diferencian entre sí . dependen del auxilio que la eficacia socializadora del entorno le preste.

ese principio no prejuzga contenido normativo alguno. es decir. de discursos en que el crítico actúa de abogado). aun sin intervención de los filósofos. ansioso de poder. En esta tarea puede servir de hilo conductor esa racionalización de los mundos de la vida que de todos modos. En su intento de rastrear las huellas de la razón en la historia. a la de pertenecer a esa clase de filósofos sabihondos y arrogantes que confunden la practica con la cháchara sobre la práctica. Todos los contenidos. La versión que la ética del discurso da al principio moral deja inequivocadamente claro que sólo el negocio de la fundamentación del principio de universalización es competencia del filosofo. se ha producido y se sigue produciendo en el curso de la modernización de las sociedades occidentales. no se expone tanto a objeciones como a acusaciones provenientes del neoconservadurismo: por ejemplo. la filosofía dependen de una cooperación con las ciencias históricas y las ciencias sociales. de los limites de punto de vista moral y habrá de clarificar las estructuras complementarias de las formas de vida. que. la teoría de la justicia de Rawls. pero. 2) Tampoco es verdad que las operaciones abstractivas que el formalismo ético sugiere hayan de dar alas al pensamiento utópico de una vanguardia de críticos. por fundamentales que puedan ser las normas de acción a que afectan. 1) No es verdad que solo allí donde la eticidad se alza con la victoria sobre la moralidad queda decir que el juicio moral queda entregado a los afectados mismos. El teórico moral puede participar en esos discursos como afectado. De Kant y Marx podemos aprender que Hegel y el historicismo no constituyen alternativas completas. Pero una historización de la razón no puede significar ni una apoteosis de lo existente en nombre de la razón. que el propio Bubner tiene por necesaria. como hemos mostrado. o en todo caso como experto. Una teoría moral. han de hacerse depender del resultado de discurso reales (o de discursos emprendidos sustituriamente. en las que puede cobrar forma ideas morales y jurídicas de tipo posconvencional. En relación con esto voy a entrar en dos breves argumentos. debe ser entendida como una aportación. versa primariamente sobre contenidos. como una intervención. en una discusión efectuada entre ciudadanos. mientras que un tercer argumento nos remite a la importante distinción entre racionalidad y reconciliación.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL ad IV: Sobre las patologías de las formas de vida Quien hoy se atiene al formalismo ético y mide también la racionalidad de las formas de vida atendiendo al grado en que éstas facilitan la relación de una moral universalista. que no tuviese otro titulo que el haberse calificado de tal a sí misma. o a la acusación de ser un critico utópico. pero no puede efectuar esos discursos por su propia cuenta. que trata de dictar e imponer a los infelices sujetos el conocimiento de lo que habrían de considera sus «verdaderos» intereses. pero por ejemplo. ○ ○ ○ ○ 86 Ética . Una ética del discurso consecuentemente desarrollada habrá de asegurarse también. en tanto que regla de argumentación. ni tampoco una liquidación de la razón en nombre de lo vigente y existente.

Emanzipatión und Utopie». que se presentan con la pretensión de validez normativa. 9. tampoco varían con entera independencia de criterios morales. en: Ethik und Dialog. «Über Vernunft. Debo esta distinción a indicaciones de A. una totalidad ética se ha desgarrado. pero la sustancia de un modo de vida no pueden nunca justificarse desde puntos de vista universalista. caracterizan patologías de una forma de vida y no el grado de racionalidad del mundo de la vida. Pues éstos sólo se refieren a una dimensión dentro de un mundo de la vida . Cuando las tradiciones han perdido el contacto vivo con la actualidad. no pueden tener un curso contrario a las exigencias morales que se siguen del grado de racionalidad realizado en cada caso en una forma de vida. a saber : a los órdenes institucionales y a las interacciones legítimamente reguladas. considerada en conjunto es ‘alienada’. Se asemeja a la cuestión clínica de cómo hay que enjuiciar el estado corporal o anímico de una persona. Francfort. es decir. La cuestión de si una vida. de que no preste atención alguna a la autonomía de la practica cotidiana. Pero este peligro sólo surge cuando a totalidades. es una vida no malograda o no frustrada. así había distinguido ya el joven Hegel la vida alienada de la reconciliada. las formas de vida. que siempre aparecen en plural. Wellmer. más que a la cuestión moral de si una norma o una acción son correctas. digámoslo más bien en términos negativos. Estas. cuando las instituciones sólo pueden mantenerse mediante una ciega represión y cuando los individuos no son capaces de reconocerse ya en sus propias acciones. al igual que las biografías individuales. 1986 Valle Universidad del Valle . Mas estas características definen a un modo de vida en conjunto. Lo que así se expresa es el temor de que una ética formalista no pueda por menos de pasar por alto el valor especifico de las formas culturales de vida y de los modos de vida individual a favor de abstracciones morales. 9 También Bubner trae a colación conocidos criterios en lo tocante a alineación: represividad y anquilosamiento. para que la vida se logre.ÉTICA 3) Con toda razón. cristalizan en torno a identidades particulares. Bubner nos advierte finalmente que eso de la razón en la historia no puede ser asunto de «prescripción facultativa». Desde Aristóteles la filosofía viene tratando la conexión de felicidad y justicia bajo el título de ‘el bien’. Esto explica también por que una racionalización del mundo de la vida no necesariamente –y ni siquiera normalmente. es más o menos ‘lograda’.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 87 . como son las formas de vida y las biografías individuales. se las intenta someter en conjunto a puntos de vista morales.hace más felices a los afectados. de si una manera de vida. no es una cuestión a la que quepa dar una respuesta moral. La cuestión de si la forma de vida de un colectivo o la biografía de un individuo. consideradas en conjunto.

DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL ○ ○ ○ ○ 88 Ética .

que reclama para la razón comunicativa. como campo propio de la cooperación partir de este novedoso sentido de interacción social que se origina en la constitución misma del mundo de la vida y de los diversos saberes. se plantea como posible una nueva teoría social con pretensiones explicativas y propositivas basadas en la competencia reconstructiva de la génesis de los diversos saberes y de sus aplicaciones. tiene que fomentar. La acción comunicativa y la cultura moderna La capacidad para descentrar y luego relacionar lo diferenciado se constituye en logro más importante de la modernidad. gracias a los más diversos procesos comunicativos. “educación es el desarrollo pleno y universal de la naturaleza humana. Si está última se considera como una forma de aquella. como última forma de la teoría crítica del conocimiento y de la razón centrada subjetivamente.ÉTICA LA TEORÍA DE LA ACCIÓN COMUNICATIVA Guillermo Hoyos Váquez Tomado de elementos filosóficos para la comprensión de una política de ciencias y tecnología en: Colombia. se habla de un ideal de educación moderno. que supera una idea de “educación” reducida a “un desnudo conocimiento teórico y una moral de la utilidad común no menos descarnada”. entonces la crítica no recae sobre la modernidad misma.) Comprendida así. Para quienes como los románticos utilizaban “educación” justamente como consigna en oposición ala ilustración. Ahora bien.. el despertar de la modernidad. el cambio de paradigma que se insinúa. sino la reflexibilidad originaria presente en la comunicación. la apropiación de las siguientes estructuras y de su correspondiente competencias. Valle Universidad del Valle . Éste le permite resolver las tensiones entre ciencia/tecnología y cultura al poner como punto de referencia no al sujeto de la reflexión. si no precisamente sobre la razón ilustrada como absolutización de aquella. por que precisamente si algo esta implícito en la modernidad es la imposibilidad de absolutizar cualquiera de sus formas. La distinción que aquí se plantea entre modernidad e ilustración fue propuesta hace mucho. La superación de la epistemología. Esto implica que una cultura que pretenda proporcionar a sus miembros un comportamiento racional en todo sentido. esta conciencia de la educación constituye un punto culminante del desarrollo cultural moderno y la verdadera profundización de la cultura moderna en si misma. En la tradición estética que se apoya en Schiller y Goethe..Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 89 . se logra mediante el giro lingüístico de la filosofía. Para continuar el proyecto de la modernidad e ilustración. que nada menoscaba en ella para que cada una de sus actividades y facultades encuentre su desenvolvimiento propio y libre en la armonía del conjunto (. de la razón subjetiva a la razón comunicativa.

el mundo mismo se descentra como mundo objetivo. superados los intentos de absolutizarla histórica y socialmente. de suerte que sea posible de una distinción entre mundos y los diversos discursos sobre ellos. en una interpretación histórica del mundo y en las posibilidades de su transformación material y simbólica. valores y normas es posible discutir y acordar determinadas reglas de comportamiento gracias a proposiciones normativas: finalmente el mundo de la vida se nos da desde la perspectiva subjetiva. Sociedad y persona esto posibilita la crítica la confrontación de ideologías y de grupos en el interior de cada cultura. arte. al estar incorporadas en los participantes en la acción comunicativa. La tradición cultural. conformada por estos saberes. y cuyo manejo es asunto de la acción humana instrumental. derecho. esto permite la confirmación de las comunidades científicas y en su interrelación la de comunidades académicas. algo semejante a lo que la fenomenología conoce como “ontologías regionales”. sociología. economía. Lo que abre a la vez hacia la distinción entre cultura y ciencia. a los cuales corresponden tipos diferentes de validez. que significa el avance del conocimiento en las diversas perspectivas del saber: ciencias naturales. legitimidad y autenticidad. la razón moderna al abrirse comunicativamente se descentra en diferentes actitudes y en diversas relaciones con respecto al mundo. la comunicación permite la cooperación social de los participantes en ella. lo que a su vez implica usos diversos del lenguaje. el avance de la ciencia: esta falibilidad de la razón confirma su naturaleza comunicativa y dialogal. De esta forma. Esta tradición cultural y científica se va consolidando gracias a modo de argumentación especializados. es decir.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL Ante todo se van conformando las categorías para las diversas regiones del mundo. y como mundo subjetivo a partir del sentido escénico de nuestro ser en el mundo. 90 Ética ○ ○ ○ ○ . Las diferencias de los distintos saberes sobre el mundo tienen su origen en esta base mundovital ya descentrada específicamente en diversos plexos de realidad. moral. etc. Pero a la vez precisamente porque las perspectivas del mundo son efectivamente “reales”. En la teoría de la acción comunicativas el mundo de la vida se descentra en un mundo de objetos. En efecto. historia. mundo social y mundo subjetivo. permite en la relación reflexiva sobre sí misma. Cada uno de estos mundos tiene su racionalidad específica. también el mundo de la vida se nos abre en la comunicación como mundo de sujetos o de relaciones sociales. como verdad. filosofía. puesto que se abre de manera diferente a posibilidades de acción diferentes: como mundo cognoscible y manipulable técnicamente como mundo de acción social a partir de la solidaridad y de las instituciones . sobre el cual es posible ponerse de acuerdo gracias a proposiciones constativas. la de nuestras vivencias y experiencias simbólicas: a esta dimensión nos abrimos y desde ella nos comunicamos mediante proporciones expresivas. medicina. sobre cuyas tradiciones.

evitando los peligros de un proceso de modernización ingenuo o parcializado. si se la valora en toda su trascendencia.ÉTICA Esta diferenciación de los saberes. permite por una parte avanzar en cada uno de ellos según sus propios métodos y estilos de racionalidad. sino que pueda apoyarse en modelos de acción racional por finalidad.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 91 . en un realismo y en un sentido de eficacia muy propio de la cultura moderna. Para comprender en toda su importancia el significado de una política de fomento de la ciencia y la tecnología. sino también al sector productivo. Ya hemos visto que es prácticamente imposible desarrollarlas sin un fortalecimiento de aquellos ámbitos culturales masa sensibles. de valores y normas. para relacionarlos de nuevo en búsqueda de aquella síntesis y organización racional que les dé sentido para el desarrollo social. con las que se previenen unilateralidades y ambigüedades que podrían llegar a distorsionar el sentido social de la actividad científica y tecnológica o de la crítica cultural a dicha actividad. En otras palabras: la política de ciencia y tecnología. Este desarrollo compromete a la sociedad en su conjunto: no sólo al Estado. De esta forma se va logrando el desarrollo material y el enriquecimiento simbólico del mundo de la vida. concretamente en los ámbitos de la cultura de la socialización de los individuos y de la generalización. ayudan a diferenciar los discursos de la ciencia y la tecnología y de la cultura en general. nos remite necesariamente a un análisis filosófico sobre el sentido que debe darse al desarrollo material y simbólico de una sociedad que reconoce su vocación moderna. positiva y negativamente. a los intelectuales. a las “perturbaciones” que advienen con la modernización. a las universidades y al sistema educativo en general. ya institucionalizados o por perfeccionarse social. Esta clarificación permite asumir las tareas de las modernidad.99 La acción comunicativa y el fomento de la cultura científica Veamos ahora cómo estas estructuras descentradas de la cultura moderna. Este proceso no es un desarrollo unilineal y simple de la ciencia y la tecnología. Y esto es lo que permite ir realizando históricamente las reformas posibles en una sociedad que se comprende a partir de la complementariedad necesaria entre racionalidad comunicativa y racionalidad. articuladas gracias a la comunicación. y por otra parte reclama cada vez más su interrelación interdisciplinaria y su incidencia en la vida social. Finalmente la tradición cultural debe desarrollarse en la dirección en la cual la acción humana no siempre tenga que depender en cada caso del consenso comunicativo. Esto significa el reconocimiento por parte de la razón comunicativa misma de momentos funcionales de la razón. fruto primeriza de la razón moderna. fue necesario descubrir las relaciones de éstas y la cultura. sistémica y administrativa. a la opinión pública y a los medios de comunicación. Valle Universidad del Valle . jurídica y administrativamente.

DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL Más aun. en sus diversas versiones. así los discursos que dan razón de estas aspectos sean diferentes. científicas. hemos sugerido que precisamente un avance en la cultura moderna no sólo es el mejor clima para un desarrollo de la ciencia y la tecnología. la socialización y el reconocimiento de las diversas culturas y 92 Ética ○ ○ ○ ○ . La modernidad de la razón comunicativa consiste por tanto en un primer momento en su capacidad de descentrar y abrir. pero si es reconocimiento de su tradición. Esto quiere decir poner en “suspenso” las tradiciones y perspectivas propias para estar en capacidad de reconocer las de los demás. lo que se busca es la manera como estos discursos diversas puedan comunicarse. en procesos comunicativos libre de toda otra “coacción” que no sea precisamente las de “las cosas mismas” y las de las mejores razones. sus mundos y sus discursos. Se busca por tanto no la simple tolerancia entre los ámbitos del desarrollo científico y tecnológico y el desarrollo cultural. que nos permitan comprender cada vez mejor nuestra propia cultura y hacer propuestas para su formación gradual. mejor dicho no lo pueden ser. culturales o ideológicas. No es ya la síntesis a priori de una razón apoyada en la identidad del sujeto.40 Las estructuras de la acción comunicativa Analicemos ahora mas en detalle cuáles son las estructuras de la acción comunicativa que le permitan asumir tareas tan complejas. Este optimismo. El espacio en el que se van conformando estas relaciones es lo que hemos entendido por acción comunicativa en correlación con el mundo de la vida. La síntesis que se va logrando es la del desarrollo de la investigación al llegar a acuerdos consensuales (“verdad”) a partir de la experimentación. de llegar a acuerdos y de motivar para la acción. Pero también la modernidad de la razón comunicativa se debe manifestar en la capacidad racional de la “síntesis” . Así la comunicación nos abre en el sentido más radical de la “curiosidad” y de la capacidad de “admirar” y constituir que dio origen a la filosofía y las ciencias. una vez consolidados. El lenguaje desnaturaliza y desdogrmatiza nuestros propios puntos de vista en la confrontación con los de los demás. se basa ea las relaciones maduras que pueden establecerse entre los diversos ámbitos de la racionalidad. propio de la modernidad. Precisamente lo que se quiere evitar es que el desarrollo material y el progreso cultural y simbólico de una sociedad sean pensados como campos aislados. sin repetir los errores de la razón absoluta. que obviamente equivalen a los mejores argumentos. No es una reedición del empirismo. sino para rastrear las diversas formas de comunicación. En dichas relaciones es posible renovar un pensamiento que vincule la ciencia y la tecnología con la responsabilidad del Estado y de los más diversos grupos sociales. sino inclusive su mejor impulso. social y político. Así la competencia comunicativa podrá realizar las tareas de modernidad: la emancipación del individuo. que puedan ser compartidas comunitariamente. es decir de la experiencia. es una síntesis a posteriori sui generis. no para levantar de nuevo un templo a la diosa razón o para constituir un nuevo tribunal de la razón pura.

con base en razones y motivos la racionalidad de lo manifestado. Arte todo se presupone un nivel básico de comprensión de los significados de las proposiciones: en este nivel hermenéutico fundamental es posible adatar gradualmente el sentido de los enunciados. y por otro el poder argumentativo del lenguaje. como lugar en el que con base en el avance del conocimiento y de la investigación científica se produce en el mundo de la vida en sus diversos ámbitos fundamentales: el de la cultura. entendida de sus sentidos mas amplio (verdad. La comprensión de los significados es condición necesaria. Ahora bien. Y por supuesto lo primero que se exige es que quien quiera comprender el significado de una expresión simbólica como el lenguaje. cuyo sentido de nuevo se retroalimenta en la perspectiva mundovital de los participantes. por tanto. el de la sociedad y el de la dimensión personal. mas no suficiente.ÉTICA formas de vida. de racionalidad. Primero que todo hay que destacar cómo la verdad. También las de las teorías se alimenta por un lado de las perspectivas. a partir del mundo de la vida. veracidad). Por tanto. normas e instituciones sociales. una finalidad intrínseca hacia la comprensión y el entendimiento mutuo y por tanto hacia la racionalidad. Por eso en este nivel hermenéutico. pero no basta con esto. corrección y veracidad. la ciencia y la cultura. y asuma la del participante en el mundo de la vida. de quien sólo quiere conocer. El proceso de conocimiento se apoya de argumentos que a su vez demuestra cómo en el lenguaje – no en la conciencia intencional – radica un “telos”. comprender el sentido de una proposición no es ya aceptar su verdad o corrección o autenticidad. se puede preguntar a los participantes por el sentido de lo que quieren decir. para que éste sea aclarado suficientemente.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 93 . Analizar Valle Universidad del Valle . Sólo entonces cambiar de escena para comprometerse comunicativamente en la constitución originaria de las significaciones: este es el estatuto privilegiado que reclama para si una teoría social que se basa en la posibilidad de la reconstrucción genética de las teorías con base en la comunicación. Esto equivale a develar el sentido de pragmática universal y la normatividad intrínseca de la acción comunicativa. Pero sí es necesario un nivel mínimo de comprensión de lo que se expresa para poder examinar. es necesario trascender este nivel hermenéutico de dichas proposiciones hacia las posibilidades de validarlas en su verdad. pero se consolida y valida en la comunicación misma. cambie de la actitud de observador. abre la posibilidad de preguntar por razones y motivos referidos al mundo de la vida. de quienes participan en la comunicación. el desarrollo económico y la generalización de los valores. Este estadio hermenéutico de la comprensión requiere un ejercicio de descontextualización y recontextualitación de parte de quienes participan en la comunicación. A partir de aquí es posible hacer el siguiente análisis formal del lenguaje como medición universal de toda acción humana y. la comprensión de los significados desde las diversas perspectivas participantes en la comunicación. el proceso en el conocimiento. corrección.

Mas aún el discutir las razones y motivos subyacentes a la significaciones es ya un momento importante de reconocimiento mutuo una consecuencia inmediata de la “reciprocidad” y solidaridad que se genera en la misma acción comunicativa: es el momento en que no solo se pretende comprender el punto de vista del otro y de otra cultura o tradición. con respeto a la relación y situación en que ellos se encuentren. En efecto. en el sentido de las “ontologías regionales” propuesto antes. para obviar el idealismo “hermenéutico” que amenaza en todo momento con disolver la realidad en una verdadera rapsodia de “historias” o “novelas” sobre ella. Esta pretensión de verdad se refiere a un mundo objetivo. en el que se integra funcional y sistemáticamente ○ ○ ○ ○ 94 Ética . los participantes de la acción comunicativa pretenden que las preposiciones enunciadas sean verdaderas. su orientación es por tanto objetiva. sino que con ellas enuncian tres tipos de “pretensiones de validez” que es necesario explicita y diferenciar en cada caso. Y esta discusión de razones y motivos involucra también las diversas explicaciones teóricas de las que dispone el investigador en su propósito no sólo de comprender el mundo de la vida de los participantes. la racionalidad articulada en dichas manifestaciones culturales. según lo que se busque con dichas expresiones. de suerte que a ella se puede en todo momento responder con si o no. por cuanto que las teorías que se consolidan con base en proposiciones verdaderas se acumulan como acervo o como masa crítica. si no en su interés propositivo de hacer recomendaciones con respecto al cambio de situaciones concretas. tomándolas precisamente como dignas de ser contrastadas con las propias. En el ámbito del mundo objetivo la acción del hombre es teleológica mediante ella se busca obtener determinado fines.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL tales razones y motivos es trascender el mero nivel de la comprensión del sentido. que se va reproduciendo y enriqueciendo gracias a la ciencia. sino que se busca comprender las razones. toda proposición significativa se refiere a un mundo de objetos reales o ideales y de ello enuncia algo. esta acción también puede ser llamada acción instrumental por finalidad. Por ello los participantes en procesos comunicativos no sólo preocuparan que sus expresiones sean comprendidas. En el momento que la racionalidad se restringe a la eficacia de este tipo de acciones teológicas y a la acertada escogencia y disposición de los medios para obtener determinados fines. se corre el peligro de comprender la acción humana en su totalidad como un gran plan estratégico. como “región ontológica”. la tecnología y las técnicas. transformar objetos o situaciones concretas. tanto con respeto ala existencia real de los objetos mencionados. y se va conformando como cultura en general. Es decir. o que los presupuestos de existencia de lo que enuncian en ellas de hecho se cumplen o se pueden cumplir efectivamente en el mundo de la vida.

Los recursos racionales en esta dimensión de la realidad critican falsas valoraciones y van consolidando auténticos valores sobre todo en la dimensión estética. De esta forma se van consolidando las instituciones y se desarrollan las diversas formas de sociedad. Por ello es necesario comprender en su riqueza originaria la acción comunicativa. En efecto. Mediante estas pretensiones de credibilidad y su aceptación por parte del interlocutor. ignora la complejidad de la racionalidad. es legítimo. Esta especie de generalización distorsionadora de la acción instrumental por finalidad. que entonces debe ser coherente con lo expresado. En esta “región ontológica” del mundo social la acción del hombre es normativa por cuanto se orienta por reglas más o menos legitimas. Este análisis diferenciador de las estructuras de la comunicación nos exige ante todo tener en cuenta desde sus orígenes en el mundo de la vida los temas de los diversos saberes. referida a un mundo social.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 95 . tanto del que las expresa como de quien reacciona a ellas. referido ahora no meramente a las razones y motivos que intercambien entre si los interlocutores. ya que tiene a expresar vivencias subjetivas en un contexto de comprensión. o que este mismo contexto normativo de acuerdo con el cual se realiza la acción allí indica.ÉTICA los individuos. Las pretensiones subjetivas expresada en las proposiciones con sentido se orientan a la credibilidad. los grupos sociales y en general la sociedad como todo un orgánico. por que quienes participan en ella también tienen pretensiones relacionadas con contextos normativos. pero de alguna manera racionable con él. y que se validan mediante razones y motivos que se neutren en el mundo social. presente ya en el lenguaje. como se indica a continuación. sincera y autentica. las proposiciones con sentido pretende que la acción que se describe en ellas es correcta desde un punto de vista práctico. que se enriquece en dichos procesos de comprensión. En efecto. La acción comunicativa abre también un mundo personal. se va constituyendo la identidad de la persona en la “región ontológica” del mundo subjetivo. para integrar en ella la acción estratégica. distintos de los objetivos. sino que compromete la acción personal. ya que ello se constituyen a partir de “ontologías regionales” diferentes. los cuales a la vez desarrollan competencias de formación de la persona. razones y teorías en que esta dimensión van constituyendo el sentido de la racionalidad. no se constituye de la misma manera el objeto de las ciencias Valle Universidad del Valle . se trata por tanto de un nuevo tipo de racionalidad. para que la persona pueda ser aceptada como veraz. es que posibilita que los valores y normas se vayan generalizando. distinto al de las acciones teológicas. Esta pretensión de rectitud. Los argumentos. En el ámbito del mudo subjetivo la acción humana es dramatúrgica y su situación mundo vital es escénica. Finalmente la intención subjetiva manifiesta en el lenguaje pretende normalmente ser tal como expresa en él y como puede ser comprendida por los interlocutores.

Por ello podemos decir que la acción comunicativa es en sí misma normativa. en una comprensión moderna de la razón. entonces estaremos orientándonos comunicativamente. organización y síntesis por otro. a partir de los cuales decimos sobre el sentido y las metas de la acción instrumental-teológica. ○ ○ ○ ○ 96 Ética . genética y significativamente constituida a partir de experiencias comunicativas precientíficas. Es en esta retroalimentación en la que se hace cada vez más racionable los consensos que se van logrando son ni definitivos ni totales. si en la acción social nos orientamos por las posibilidades de llegar a comprensión. de la normativa y de la dramaturgia. LA TEORÍA DE LA ACCIÓN COMUNICATIVA COMO TEORÍA SOCIAL La pregunta por las relaciones entre ciencia/ tecnología y cultura nos llevó a plantearnos la necesidad de un progreso especifico de modernización. el de la ciencias sociales y la moral y el de la estética.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL naturales. los más variados aspectos de la ciencia y la tecnología y de la cultura. cuyos resultados son la cosificación y la manipulación. La crisis de la modernidad se debe principalmente a un impulso unilateral de la ciencia y la tecnología. que signifique a la vez apertura tolerancia por un lado. pero ésta es una actitud derivada. y capacidad de consenso. estaremos optando por una racionalidad estratégica. por el contrario. De igual manera. para enriquecerlo. Naturalmente que esto no implique el que los diversos temas sean considerados en algún momento en actitud objetivamente. Pero si. corrección y veracidad. Dicha crisis sólo puede ser superada en el momento en que se puedan complementar en el mundo de la vida. El reto de la modernidad es precisamente poder “reconciliar” estos dos tipos de racionalidad. algunas veces a expensas de los aspectos culturales y simbólicos del mundo de la vida. Siempre quedara algo por “aclarar” y decidir. la psicología y la filosofía misma. nos comportamos con respecto a los demás orientados únicamente por nuestros propios fines e intereses. si el nivel hermenéutico de las preposiciones es condición necesaria para examinarlas desde el punto de vista de sus pretensiones de verdad. Es decir. A partir de este análisis es posible caracterizar la acción social como más o menos determinada comunicativamente o estratégicamente. siempre será posible de nuevo criticar y revisar con base en mejores argumentos. aparentemente opuestos. entendimiento mutuo y acuerdos. también en el avance en el cumplimiento y aceptación de dichas pretensiones ayuda a progresar en la comprensión del significado de las proposiciones. que en lugar de desvirtuar los ideales de la modernidad pudiera proporcionarlos mediante un desarrollo complementario de dichas áreas. fortalecerlo y humanizarlo. por cuanto nos permite dilucidar el sentido profundo de las demás acciones humanas. Con base en ella podemos proponer una teoría social crítica.

con pretensiones de reconocer y trascender el discurso teórico.” en la que inclusive el mundo de la vida queda ’incluido” como un subsistema más en esa especie de megasistema autorregulado funcionalmente. como medio ideal de coordinación de las acciones humanas. nueva versión del absoluto en la historia. sino en su enajenamiento como razón instrumental o como razón “carcelaria” o “sistémica”. para constituirse en auténtica intervención social en el espacio público. tales fundamentos pan la critica y para las propuestas no pueden ser otros que aquellos que develen un análisis reconstructivo de las estructuras de la acción social. Por ello hemos buscado la solución a la crisis en el cambio de paradigma hacia la razón comunicativa. La propuesta medular de la teoría de la acción comunicativa esta en su pretensión de desarrollar la idea del entendimiento mutuo. Se trata por tanto de encontrar el fundamento normativo de una teoría social critica con respecto a la situación moderna. Estas estructuras aparecen como mediadas necesariamente (¿trascendentalmente?) por la comunicación. Se buscan las bases para una critica racional. La comunicación se convierte con esto en mediación y en elemento constitutivo central de la organización social. Por esto. que no pueden ni tienen que ser “iluminados” por la razón. que a la vez haga propuestas de transformación material y cultural. cuyas estructuras fueron explicitadas más arriba. toda critica de la razón que pretenda reconstruirla en su pureza está condenada a repetir sus errores. Pero es posible mostrar que no radica en la razón misma la causa de la crisis. o cualquiera otra de las formas del absoluto. Pues bien. pero para proponer de nuevo figuras absolutas de la razón subjetiva o de la razón científica. los neoconservadores piensan que es posible un desarrollo autónomo de la ciencia y la tecnología. La fenomenología y la epistemología lo han intentado. apuntan a la necesidad de abandonar este proyecto cultural como definitivamente condenado al fracaso. La teoría de la acción comunicativa pretende por tanto ser una teoría explicativa de la crisis contemporánea.ÉTICA La sociedad como mundo de la vida y como sistema Algunas de las interpretaciones de la crisis de la modernidad que hemos examinado. que a la vez permita proponer la manera de continuar el proyecto de la modernidad. Valle Universidad del Valle . ya que en su inflexibilidad termina por “incluir” todo en su proyecto absoluto.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 97 . en la que el hombre está cosificado y el mundo de la vida colonizado. a partir de la comunicación racional. De igual manera el posmodernismo desespera de la razón. Esta crítica queda una vez más confirmada por la “teoría general de sistemas. Esto se logra si dicha teoría puede clarificar los fundamentos normativos de una critica de la sociedad. relegando los aspectos valorativos a tradiciones consideradas como nichos.

Este es más complejo que lo que alcanza la mera acción instrumental. sin negar ninguno de los dos. etc. dando a cada uno su sentido y su función específica en el desarrollo social: la reproducción material y la reproducción simbólica del mundo de la vida. la familia. gracias a la superación de las concepciones objetivas de quienes participan en la comunicación y a la comunidad de convicciones motivadas con razones válidas. el derecho. es decir. es si es posible y tiene sentido conservar el propósito de la racionalidad. La pregunta actual. Pero al mismo tiempo es también propio de la modernidad ir constituyendo mediante procesos de abstracción. como lo hemos mostrado más arriba. inclusive una función que se caracteriza por ser no comunicativa explícitamente. a la colonización del mundo de la vida. se puede detectar la causa de tal crisis en la identificación de un tipo de acción humana.instrumental.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL Si por otro lado se analiza la crisis de la modernidad. La respuesta racional de la crisis de la modernidad comiste en la solución que se dé en la sociedad contemporánea a la oposición real de estos dos movimientos de racionalización. que está llamada a cumplir La comunicación en el mundo de la vida. la moral. por la racionalidad sistémica y administrativa. sino coordinada por “medios” no verbales. tales como el de la economía y la administración. la política. con el sentido mismo de racionalidad de toda acción humana. La racionalidad comunicativa se articula en la experiencia cotidiana y a partir de ella en la fuerza del discurso argumentativo. a partir de la complementariedad necesaria entre racionalidad sistémica-administrativa y racionalidad comunicativa. a nuevos ámbitos. Tal experiencia constituye. la autoridad. y la razón instrumental pase a ser una de las funciones de aquélla. así ésta no deje de fascinar y “encantar” a la razón humana reduciéndola a “pura” razón instrumental. que llevan a remplazar el lenguaje por “códigos” o medios de coordinación de las acciones sociales. 43 El lenguaje en sus diversos usos permite caracterizar la modernidad como un proceso de ilustración y diferenciación gradual de los más diversos y recónditos ámbitos de lo social: la educación. ante las urgencias de la modernización con base en un fomento sustantivo de la ciencia y la tecnología. a la racionalidad unilateral. Esto conduce. de suerte que a partir de una razón comunicativa se amplíe el sentido de racionalidad. la religión. es decir racional. sin identificarla unilateralmente con la razón cognitivo . Cognitivo . la teleológica. la opinión pública. un acuerdo tanto con respecto a la intersubjetividad del mundo objetivo como con respecto a La intersubjetividad de los contextos y compromisos vitales de quienes participan en la comunicación.instrumental y estratégica. que puede ir tejiendo consensos sociales no provocados violentamente. En ellos el dinero y el “poder” cumplen la función coordinadora y mediadora. ○ ○ ○ ○ 98 Ética .

Por su lado. Se dan por tanto dos tipos de coordinación e integración social mediante la comunicación y los símbolos que integran vivencial y voluntariamente a quienes participan en el mundo de la vida y mediante estrategias funcionales para coordinar sus acciones. es decir. previendo posibles resultados. las interpretaciones fenomenológicas y culturalistas de las crisis pretenden poderla resolver “disolviendo” todo el problema en “comunicación” simbólica. la teoría general de sistemas busca solucionar el asunto descargando de riesgos la comunicación y de contingencias al mundo de la vida. La fenomenología no aprecia lo suficiente la racionalidad sistema como razón funcional y la descalifica como positivismo. Como sistema funcional la sociedad se abre a la interpretación del científico.ÉTICA Ahora bien. ya que no podría ser “modernizado”. Naturalmente que el lugar sensible de las patologías es el mundo de la vida. Para la teoría de la acción comunicativa la patología de la modernidad consiste en que no puedan relacionase “racionalmente” de los dos tipos de racionalidad. Allí se experimenta como pérdida de sentido empobrecimiento cultural un desarrollo unilateral de los medios de regulación sistémicos. Es necesario por tanto concebir la sociedad a la vez como mundo de la vida y como sistema. Como mundo de la vida integrado normativamente la sociedad se da a los participantes en la comunicación como ámbito de la solidaridad y de múltiples relaciones y acciones sociales. son procesos que deben ser mantenidos en estricta distinción analítica.comunicativos. mediante su inclusión en un “sistema funcional total”. como pérdida de libertad. Lo ideológico de una teoría general del sistemas consiste precisamente en declarar la colonización como el estado natural del mundo de la vida moderno. con base en la consideración de múltiples fenómenos. que tales análisis se hagan desde la perspectiva de los participantes y Valle Universidad del Valle . disfuncionales en el ámbito de la comunicación. en los cuales los individuos y los grupos aparecen como determinados por factores ajenos a su voluntad expresa. de suerte que los análisis de la realidad social involucren elementos sistemático-administrativos y momentos simbólicos.44 Precisamente el no distinguir estos dos aspectos del desarrollo social hace simplistas a los dos extremos. sin integrarlo funcionalmente como subsistema. es la violencia que llega a ejercer la racionalidad administrativa en ámbitos mundovitales. si se quiere dar una respuesta racional al problema de la modernidad. La teoría de sistemas no considera como “patología” la colonización gradual del mundo de la vida por estrategias de coordinación. al regular jurídicamente hasta las regiones más sutiles y privadas de la cotidianidad. Hay que saber distinguir estos dos medios de integración y coordinación social: “la racionalización de las relaciones de la acción comunicativa y el surgimiento de subsistemas de acción orientados por fines en el ámbito de la economía y la administración. La solución del problema consiste en reconocer la especificidad de cada uno de estos tipos de racionalidad.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 99 .

ofrece la posibilidad de un discurso moral racional y de una ética discursiva. ya en los nuevos inicios de la ciencia se critica y desestabiliza la moral heterónoma. deben ser abordados desde la racionalidad comunicativa como momento constitutivo de la vida ciudadana contemporánea. Complementariedad no significa ni paralelismo. y racionalidad comunicativa. aquella que se basa en algún tipo de autoridad que no tolere la crítica de su legitimidad. unos de los aspectos más profundos de la crisis de la modernidad es precisamente la aparente incompatibilidad entre moral y modernidad. y cuando la moralidad se ha pensado en términos de la racionalidad. más propia de los procesos culturales. El objetivo primordial de esta ética discursiva tendría que se llevar a la discusión pública la necesidad de una conciencia moral y de la generalización de una serie de valores civiles. al distinguir entre racionalidad comunicativa y racionalidad sistémica y entre acciones humanas concertadas con base en la comunicación y acciones determinadas con base en la posibilidad estratégicas de coordinación social. Se cree fácilmente que la moralidad es o asunto de la religión o asunto totalmente privado. Ética comunicativa y cultura científica Esta distinción fundamental entre dos tipos de concepción de la sociedad. en especial del de la religión. La teoría de la acción comunicativa. dejando fuera de su alcance el aspecto “racional” de las “decisiones personales” que normalmente inciden socialmente.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL desde la perspectiva del científico como observador. Parece como si la emancipación del autoritarismo. todo tipo de normatividad valorativa. está en base de la problemática moral contemporánea. En este estudio hemos querido precisamente mostrar la íntima relación entre el fomento y la ciencia y la tecnología y el desarrollo de la cultura. Esta discusión racional ○ ○ ○ ○ 100 Ética . pero que no tiene nada que ver con la racionalidad propia de la modernidad. unos de los asuntos centrales de la modernidad. dejara definitivamente atrás. Sólo esta consideración de la complementariedad puede plantear las necesidades de modernización del mundo de la vida en su desarrollo material. ni simetría sino una interrelación dinámica que potencia en cada momento la transformación del todo social. se tiende a formalizarla totalmente y casi a funcionalizarla. al fomentarse simultáneamente la cultura como realización histórica del proyecto de la modernidad. excluyentes si se absolutizan. más cercana a la ciencia y la tecnología. aspectos que al resquebrajare la moral tradicional como consecuencia obvia de la modernización. ni siquiera a partir de la experiencia y el conocimiento humano. En efecto. como premoderna a tradicional. pero complementarios si se relacionan racionalmente. sin que se imponga su signo determinista evolutivo. es decir. Por ello. como consecuencia de esta complementariedad necesaria entre racionalidad sistémica.

en actitud eminentemente teológica-instrumental. idealmente habría que aspirar a guiarse por ellas. y proyecta su significado como tarea social y política de consecuencias definitivas para la Valle Universidad del Valle . que el de la manera racionalidad instrumental: este es el sentido de una contextualización y socialización de la ciencia. crítica en el sentido público y ético que acabamos de proponer. con basé en que competencias. base de toda política social justa. sólo aquéllas que puedan ser validas discursivamente en su pretensión de universalidad. En la teoría de la acción comunicativa puede desplegarse con todo rigor la relación entre ciencia y tecnología y entre estas y la cultura. Por cuanto la moralidad presupone la posibilidad de generalización de ciertas normas. desde una perspectiva crítica comunicativa. es necesario que esta reconstrucción genética remita a los procesos comunicativos en los que se fundamenta la tecnología: tales procesos comunicativos se encuentran en un contexto más amplio. Las pretensiones de una teoría de la acción comunicativa trascienden la estrechez de miras de los planteamientos epistemológicos o meramente estratégicos con respecto al desarrollo de la ciencia y la tecnología. Para que la actividad científico-tegnológico no quede reducida ala aplicabilidad de las teorías. como máximas de acción. a partir de qué teorías científicas. la racionalidad de la razón practica consiste en proponer “públicamente”. Los aspectos de la acción “comunicativa analizados aquí nos permiten esperar que ella pueda volver a hablar de la razón sin sonrojarse. aquéllas que son definitivas para la realización de la identidad personal y aquellas que de todas formas implican ala comunidad. en la búsqueda de la dimensión de responsabilidad social con respecto a su desarrollo. Este tipo de acciones. Su racionalidad consiste en la posibilidad de multiplicar dicho saber hacer y perfeccionarlo con base tanto en los resultados obtenidos como en los previsibles. La tecnología es un saber: hacer determinadas cosas. para apostar por ultima vez a ella. Se gana entonces un nuevo saber explícito acerca de cómo se sabe hacer lo que efectivamente se hace. pero en parte también las que se relacionan con la realización personal comprometen la conducta pública de los ciudadanos y en especial la de los dirigentes y de los científicos e intelectuales. bajo que condiciones y en que busca de qué fines. en un esfuerzo por reconstruir las teorías sociales en general y las teorías científicas y su aplicaciones técnicas en particular. Como ya lo hemos expuesto antes. Una política coherente de ciencia y tecnología no puede ni plantearse ni desarrollarse sin una discusión racional y pública sobre el sentido normativo de un impulso sustantivo a la educación y a la cultura y de un desarrollo coherente de aquellas estrategias que llevan al progreso material del mundo de la vida sin deteriorarlo. Pero todo saber hacer es susceptible de ser reconstruido genética y estructuralmente para descubrir el “cómo”.ÉTICA implica poder distinguir entre aquellas acciones que se presentan al sujeto como alternativas dentro de determinadas circunstancias “normales”.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 101 .

es propio de la teoría de la acción comunicativa volver a relacionar procesos naturales o sociales.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL realización de la vida plena. quizá más necesarias desde perspectivas más complejas del mundo de la vida. el mercado.instrumentales con los momentos culturales del desarrollo social. por el contrario. No es necesaria una actitud fundamentalista para constatar que la ciencia y la técnica interesan cada vez más al capital privado internacional y nacional y a los organismos de defensa. que entonces deberían involucrar cada vez más una opinión pública consciente de las consecuencias múltiples. también de las benéficas e impostergables. En la dirección del proceso de investigación científica y de aplicación técnica. Por esto el sentido más importante de la contextualización en la relación de los saberes tiene que confrontarse con cierta pretendida neutralidad de la ciencia y la técnica. etc. Cuando se proponen ciertas acciones definitivas para el destino de los pueblos. La teoría de h acción comunicativa como teoría social permite un análisis de la ciencia y la tecnología en un contexto ético. que obliga a relacionar los aspectos sistémico. otros factores. se debe dejar abierta la discusión racional sobre la convivencia. que lo determinan y le permiten una especie de autolegitimación en nombre de las necesidades de la reproducción material del mundo de la vida. sino acepando que en tales decisiones pueden influir otros motivos que también son susceptibles de discusión racional. el Estado. tales criterios son condiciones necesarias pero no suficientes para decisiones políticas. de las diversas aplicaciones de la ciencia y la técnica. En esta perspectiva puede darse también como un imperativo un impulso determinado a la ciencia y la tecnología. El progreso técnico pierde así su apariencia sugestiva de ser una especie de automatismo necesario. en el momento que se reflexiona sobre el tejido de intereses sociales y políticos. ○ ○ ○ ○ 102 Ética . o si. como necesarias o urgentes desde el punto de vista de la ciencia y la tecnología. influyen además de la competencia de los científicos y del sentido evolutivo de la ciencia. como los medios de comunicación. este automatismo queda todavía más cuestionado cuando se analizan. no sólo por la mera disponibilidad sobre determinados medios y por la rentabilidad de ciertas tecnologías. con el mundo de la vida y con la opinión pública. política. La pregunta es si la política de ciencia y tecnología sólo se define por criterios de factibilidad y rentabilidad. Ahora bien. las consecuencias sociales de determinadas decisiones y se contrastan con otras decisiones posibles. objetivados metodológicamente y reelaborados conceptualmente en nombre de la ciencia. Más aún. 46 ¿Cual es a la hora de la verdad la autonomía de la ciencia y la tecnología? Más arriba se han mostrado las relacionase entre ciencia y tecnología. precisamente a la luz de la aparente neutralidad y uniformidad de alternativas de los procesos técnicos. cultura y moral.

técnico y tecnológico. desautoriza definitivamente toda unilateralidad de la razón. en la clarificación de los conceptos. con lo que se crea un nuevo clima de diálogo y relación de la filosofía con los demás saberes y con el mundo de la vida y su espacio público.ÉTICA Esta es la nota promisoria de la teoría de la acción comunicativa como posibilidad de continuar el proyecto de la modernidad contra la desesperanza de la dialéctica de la ilustración. Pero la filosofía tampoco puede desarrollase únicamente como crítica radical de las ideologías. lo que se te comparte con la crítica radical a la razón de Occidente es precisamente el que las tareas impuestas a la razón subjetiva sólo pueden ser realizadas por ésta en forma de dominación absoluta. cual parásito que se infiltrara en las demás ciencias sociales. de la moral. en la discusión y clarificación del sentido de racionalidad propio de la modernidad. de la cotidianidad y de la praxis vital. Pero la razón comunicativa sí es fundamental con respecto al auténtico desarrollo de la tolerancia y de la solidaridad y en relación con el fortalecimiento de la opinión publica. autodeterminación. En efecto. tanto en el nivel de la teoría y de la crítica como en el de lo precientífico. lo estético y lo simbólico. también al del materialismo histórico o dialéctico. animar el diálogo y participar en él: entre lo cientí6co. se abre ahora para la filosofía la tarea sistemática de ser intérprete y como vigilante de la racionalidad. No es posible una resurrección de la razón en figuras previas al lenguaje y a la comuncación social. pero la razón comunicativa previene este peligro. en una palabra. Esto ha permitido que la respuesta a la crítica de los postmodernos a la metafísica de la subjetividad no necesariamente tenga que ser o una reafirmación sin más de las tesis tradicionales de la metafísica o una negación total de la filosofía y de sus temas. lo moral-práctico. En el medio entre el absolutismo fundamentador y el radicalismo negativo. CONCLUSIÓN: LA RAZÓN CONTEXTUALIZADA Y PRAGMÁTICA La crítica al fundamentalismo idealista lo mismo que a todo tipo de absolutismo. sólo criticar sin asumir ella misma ninguna función “positiva”. lo político.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 103 . Quiero decir que la filosofía ya no puede tomarse como fundamentadora o como garante exclusivo de la racionalidad de las ciencias. Valle Universidad del Valle . de los paradigmas y del lenguaje en general. Porque también es posible un cambio de paradigma. de la política. Por ello no se puede volver a sobrecargar a la razón individual absolutamente con todas las tareas: de autoconocimiento. de la estética o de la crítica literaria. del derecho. o al de la epistemología en cualquiera de sus figuras en nombre de la filosofía de la ciencia o del mismo positivismo. autocomprensión y autoconstitución. en el que se acepta el señalamiento de riesgos del subjetivismo y de toda filosofía con pretensiones fundamentalistas. La razón comunicativa influye en el descubrimiento de los problemas relevantes.

47 Nuestra argumentación ha pretendido ser la reconstrucción del sentido de la cultura científica. de la sociedad. no con el propósito de debilitar la actividad científica y tecnológica. por la multiplicidad de los problemas originados en las diferentes opiniones. en una palabra en el lenguaje. tanto en nivel de las teorías científicas en el de la filosofía misma: se busca por tanto una racionalidad más procedimental que absoluta. sino como portador en las ciencias y en las teorías de pretensiones de racionalidad. su interés por la vida plena. sentido más pleno. Es decir: si al pensamiento postmetafísico. asumida con todas sus consecuencias. Este reconocimiento sólo es posible en la medida en que se da todo su valor a la razón articulada en las ciencias. por sus métodos argumentativos. el reconocimiento de la historicidad de la razón implica relativizar la hegemonía y el privilegio de la razón teórica con respecto a la práctica y abre nuevas posibilidades a comprensiones más contextualizadas y pregmáticas de la vida. No se trata por tanto de radicalizar las contingencias de la razón protegiéndola en cierta ironía particularista. de la historia y.DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL pero a la vez se reconoce la interacción de la filosofía. la moral. como puede ser el de cada pueblo. no sólo conocer sino también del actuar socialmente. en diversas etapas de la historia del pensamiento y de las ciencias. en relación con otras culturas y formas de vida. Se partió de un reconocimiento de las relaciones entre ciencia/tecno1ogía y cultura en su. Más bien se busca. ○ ○ ○ ○ 104 Ética . su sentido crítico. Esta situacionalidad de razón. para caracterizar dicha actividad en el mundo moderno como eminentemente comunicativa: por el origen de sus temas en el mundo de la vida. expresada en los estudios que han motivado estas reflexiones. sino precisamente para hacerla más comprensible. por la naturaleza misma del argumentar con razones y motivos. el arte. un apoyo a 1as contingencias en la cooperación solidaria. Esto lleva a reconocer la perspectividad de la razón. y del manifestarse personalmente. por la necesidad de la confrontación y de la crítica. obliga a pensar una vez más en las tareas de la filosofía en un contexto histórico y cultural determinado. Al mismo tiempo. por los nexos comunicativos que constituyen las auténticas comunidades científicas y académicas. Este movimiento de desobjetivización de la ciencia y de relativa dessubjetivización del científico es lo que hemos llamado contextualización y socialización de la ciencia y la tecnología. El cambio de paradigma de la filosofía de la conciencia a una razón comunicativa permite analizar. sin adoptar la frivolidad postmoderna. su preguntar por la verdad. comprendido éste no sólo como conjunto de significaciones posibles. como debe haber quedado claro. y en diversas culturas y formas de vida. su antidogmatismo emancipador. si se entiende bien. reconstruir y criticar la racionalidad en sus procesos. el derecho. revinculándola con los más profundos intereses de la persona y de la sociedad y relacionándola con los demás tipos de acción social. la cultura. en un esfuerzo por destabulizarlas y desfetichizarlas. sus pretensiones formadoras para la responsabilidad y para la vida pública. de la cultura y de la filosofía misma.

Pensamos que la crítica al absolutismo de la razón. Porque la democracia sí puede ser el espacio público en el que la multiplicidad de perspectivas.ÉTICA Esperamos que esta clarificación de la cultura científica con base en la teoría de la acción comunicativa sirva para comprender mejor su “lógica”. de culturas. modernizándola y abriéndola a la tolerancia. para educar y formar mejor en este tipo específico de cooperación social que constituye y reproduce la ciencia y la tecnología. en el que la tolerancia. a partir de una racionalidad comunicativa. la crítica el reconocimiento del otro tienen sentido. ya que allí se busca proponer realizar formas de vida que no se exterminen ni se excluyan criminalmente por el mero hecho de ser diferentes. Frente a esto ojalá podamos renovar. la solidaridad y la cooperación social. diferenciándola. En todo este planteamiento hay naturalmente una opción fundamental por el carácter formativo de la cultura y por el significado profundamente democrático de una concepción comunicativa de la acción social en todas sus dimensiones. no es necesario volver a pro. las relaciona y reincorpora en renovados proyectos de transformación social. para ilustrar sobre sus urgencias y posibilidades. tenemos que preguntar hoy por el significado de la razón. nuestra confianza en la democracia. en las diversas perspectivas del mundo de la vida. cuya actualidad entre nosotros está siempre en entredicho. si se quiere “reformista”.puestas ingenuas de identidad cultural o a fundamentalismos que reivindiquen tradiciones o aventuras en alguno de los extremos cuyos únicos títulos de legitimidad parecen ser los no criticables. Pero para evitar que todo lo sólido se desvanezca en el aire. de voces y disonancias de la razón pueden expresarse. Valle Universidad del Valle . En situación de crisis. ara reafirmar la modernidad en las diferencias en la heterogeneidead. presupone este proyecto cultural y democrático propio de la modernidad. Esta opción toma partido por un sentido racional de cultura. Hay una opción. ni dejar incomunicadas las diferencias. criticando dogmas. el que se realiza en la acción comunicativa misma. no significa haber renunciado al contenido normativo de la modernidad”. hasta penetrar los lugares más recónditos del espacio público. que busca soluciones más en la cooperación de las diversas fuerzas sociales en posibles consensos que en la confrontación radical.Vicerrectoría Académica ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 105 . heterogéneo y dinámico de nuestras culturas y proyectos. que es precisamente la que no permite absolutizar. Sólo así creemos que se logrará dar conscientemente. desestabilizando destinos ciegos. para motivar mayor reconocimiento y compromiso político y público con esta actividad. Y sobre todo se cuenta con que la cultura fortalece la opinión pública.49 por el contrario. porque no faltan los que nos sugieren más bien volver a tradiciones no racionales o precipitar soluciones todavía menos racionales. el salto cualitativo necesario que nos permita responder a las urgencias de la modernidad.50 El sentido de desarrollo de la ciencia y la tecnología que se propone. y que pretende antes que todo vencer y persuadir con razones y motivos. Quienes hablan de nuestra seudomodernidad han optado por modelos preestablecidos de modernidad y cierran los ojos ante lo abigarrado. antes que por su dimensión económica de “industria cultural”. apoyada en la falibilidad propia de la razón comunicativa. como proyecto cultural asumido social y políticamente.

DIRECCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EDUCACIÓN VIRTUAL ○ ○ ○ ○ 106 Ética .