Está en la página 1de 1

Hoy he visto una noticia en la televisión sobre la crisis, un tema que aunque pare

ce un tema general solo salpica en ciertas ocasiones en los medios de comunicación


. Llevo meses pensando en la situación actual del país, porque en una situación como e
sta, no hay ningún tipo de reacción en la población, están en sus casas en un estado de
letargo a expensas a lo que diga los medios de comunicación, tragando por una situ
ación que aparentemente parece inamovible e indefendible, que cada vez se hace not
ar más por la carga que se acumula en cada individuo afectado. Hace unos 30 años, in
cluso en otras ocasiones menos tiempo, en una situación similar en algunos aspecto
s, el pueblo se organizo en sindicatos, por la lucha de un cambio, una reivindic
ación, algo que activaba a los trabajadores a sacarlos fuera de sus casas y a luch
ar por un derecho que es tan humano como el decidir la forma de organización social,
cuando la actual se cae por su propio peso y no responde ante las necesidades y
desigualdades del pueblo.
La noticia es una convocatoria a una huelga de trabajadores para el 23 f por la
ampliación en 3 años de la jubilación, y aunque esto a priori sea un tema para tomar m
edidas, solo es una forma de distraer a las masas. Aquí el sindicato que se le ve
claramente su apoyo al gobierno, se han convertido en unos políticos más, sanguijuel
as del gobierno. Qué importancia tiene un pequeño matiz en el sistema de seguridad s
ocial, cuando el sistema económico está cojeando y el gobierno no responde. Y el sin
dicato se manifiesta de forma alarmante para hacerse notar ante los medios de co
municación y calmar los ánimos de los trabajadores. Se ve un claro pacto entre sindi
cato y gobierno, para prolongar el tiempo de espera en las medidas contra la cri
sis.
EL sindicato no ha tenido que venderse de esa forma, aunque hace ya muchos años qu
e se vendió, en la transición. El sindicato debería de haberse reunido con todos los t
rabajadores desempleados desde el primer momento y organizar una verdadera reivi
ndicación. Faltan personas con carácter, como Francisco Largo Caballero o Julián Beste
iro, que fueron antiguos dirigentes del sindicato de UGT. ¿Qué hace falta? ¿Nuevos Lid
eres? ¿Nuevos Sindicatos? ¿Nueva forma de organizarse o de no organizarse en sindica
tos?