Está en la página 1de 1

L A TA B L A D E E S M E R A L DA

¡Lo que Yo digo aquí es sólo la verdad! ¡Es sólo la verdad y nada más!

Lo que está abajo es similar a lo que está arriba. Y lo que está arriba es
similar a lo que está abajo. ¡Y hay que conocer esto para lograr la
cognición del maravilloso Único!

Todo lo material surgió por la intención del Único. Todos los objetos
materiales fueron manifestados por la condensación de la energía del
Único.

El Sol es el Padre del mundo manifestado; lo «lunar» es su madre. El


Espíritu Santo «incuba» las almas que se desarrollan; la Tierra las
alimenta. El Padre de todo el desarrollo en el universo está presente
siempre y por todas partes.

¡Su Poder es el Poder Supremo! ¡Éste domina sobre todo y está


manifestado en la Tierra en toda Su Omnipotencia!

Así, tú debes separar: ¡lo «terrenal» de lo Ígneo, y también lo grosero de


lo sutil! ¡Haciendo esto, actúa con gran cautela, veneración y
entendimiento!

¡Cuando te vuelvas Fuego más Sutil, deberás conocer lo Celestial! Así se


realizará la Unión. Después deberás regresar a la Tierra, y percibirás Lo
Más Sutil y tendrás el poder para transformar lo imperfecto
eficazmente.

Esto significará que has logrado la gloria de la Unión con el Único y te


has librado de la oscuridad de la ignorancia.

El Poder del Único penetra todo: lo sutil y lo grosero, y los controla. Así
existe la Creación. Y gracias a esta maravillosa intercomunicación de
Todo, el desarrollo continúa.

Por eso, Mi nombre es Hermes Trimegisto: ¡porque Yo existo y actúo en


cada uno de los tres planos de la existencia y poseo la sabiduría del
universo entero!

Así, Yo Me callo, pues he dicho todo lo que quise decir sobre la acción del
Sol.