FUNCIONARIO DE HECHO

La teoría de los funcionarios de hecho, desarrollada a nivel doctrinario y en fallos judiciales, se encamina a dar solución a una problemática concreta, cual es cómo han de entenderse los actos que estos funcionarios emitan. Se ha establecido que los actos que éstos hayan dictado deben producir respecto a terceros los efectos jurídicos propios de los actos pronunciados por funcionarios regulares dentro de la competencia del cargo. El "status de funcionarios de hecho" se construye para otorgar legitimidad a sus actuaciones, más no les confiere un "derecho a la estabilidad en el cargo". Lo que implica que la administración se encuentra facultada a legalizar dicha situación, designando a un nuevo funcionario. La teoría del funcionario de hecho trata de explicar o justificar la validez del ejercicio irregular subjetivo, relativa a la cualidad del autor o de su nombramiento, de la función pública; y considera como tal al funcionario que, ejerciendo las funciones públicas propias de un cargo público, le falta algún requisito fundamental para considerarlo un funcionario de iure; de esta manera, si la relación del segundo con el Estado es perfectamente regular, en el primero existe alguna irregularidad más o menos aparente que impide que dicha relación sea de iure. Lo que caracteriza al funcionario de hecho es la existencia de una investidura aunque irregular- plausible o admisible; admisibilidad que cuando no se da supone que el individuo que ejerce la función pública sea considerado como usurpador; en suma, se denomina funcionario de hecho a aquel que sin haber sido regularmente designado o nombrado para determinada función pública, la ejerce de facto, realizando con apariencia de legitimidad las competencias de la misma. Para que una persona sea considerada funcionario de hecho y, por ende, sean validas sus actuaciones, se señalan las siguientes condiciones: que el cargo que ocupe tenga, cuando menos, una existencia de derecho o, por lo menos, esté reconocida por la ley; que el agente se encuentre realmente en posesión del mismo; y que lo detente bajo apariencia de legitimidad de título o de autoridad, que no haya sido por medio de la fuerza, engaño o el error.

JOSE LUIS MARTINEZ VAZQUEZ

ejerce la competencia y realiza actos con una investidura irregular. también es necesario que lo actuado por el funcionario de hecho se haya realizado dentro de los límites de la competencia de la autoridad oficial que dicho funcionario pretende tener. los efectos jurídicos propios de los actos que emanan de agentes verdaderamente regulares. en efecto. En conclusión el funcionario de hecho es aquel que. en ciertas condiciones de hecho. el reconocimiento de la validez de estos actos en favor de los terceros. respecto de terceros. es decir. JOSE LUIS MARTINEZ VAZQUEZ . ocupa una función. pero plausible. en busca de la seguridad jurídica y a la certidumbre del derecho. Los actos del funcionario de hecho deben ser validados en sus efectos ya producidos. pues. para que se les pueda reconocer su validez son: que exteriormente se presenten como si emanaran de funcionarios de iure.Los requisitos esenciales que deben tener los actos emanados por los funcionarios de hecho. apariencia de agente público regular y por tanto competente para llevar a cabo el acto. debe ser de "interés público". los límites de competencia de los otros órganos o entes estatales. además. siempre que el acto haya cumplido las formas y requisitos legales respetando. deben producir. la teoría del funcionario de hecho solamente convalida la carencia de investidura regular del agente.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful