P. 1
LEE + -- GANDHI -- SEP2010 -- HÉROES

LEE + -- GANDHI -- SEP2010 -- HÉROES

|Views: 327|Likes:
Publicado porGRABADATA
Revista de la librería Mexicana Gandhi

Tomada de la pagina www.gandhi.com.mx
Revista de la librería Mexicana Gandhi

Tomada de la pagina www.gandhi.com.mx

More info:

Published by: GRABADATA on Oct 10, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/28/2012

pdf

text

original

A ñ o 0 2 º N ú m .

1 8 º S e p t i e m b r e 2 0 1 0
NOTAS DE PASO
COMPARTE Y RECICLA
PRECIO AL PÚBLICO 10 PESOS
HISTÓRICOS
PASADOS
EL LEGADO DE
EL SANTO
DOS PREGUNTAS A
ROBERT RODRIGUEZ
POCA PRIVACIDAD CON
FERNANDO
DEL PASO
ENTREVISTA A
FRANCISCO
MARTÍN MORENO
HÉROES POR BEF
SEPTIEMBRE 2010
Se han organizado revoluciones en torno a ideas:
libertad, igualdad, nacionalismo, socialismo. La Re-
volución mexicana constituye una excepción por
haberse organizado, primordialmente, alrededor
de personajes. Cada uno generaba un <<ismo>> es-
pecífico a su zaga: maderismo, zapatismo, villismo,
carrancismo, obregonismo, callismo, cardenismo.
<<¡Viva Madero!>>, proclamaba el lema pintado in-
acabablemente en los muros del país. <<¡Vámonos
con Pancho Villa!>>, gritaban los jinetes de la Divi-
sión del Norte, que seguían al <<Centauro>> impul-
sados por apego directo a su persona. Esta es la his-
toria de un hombre del que se dice que sus métodos
de lucha fueron estudiados por Rommel (falso), Mao
Tse Tung (falso), Mao Tse Tung (falso) y el subcoman-
dante Marcos (cierto); que reclutó a Tom Mix para
la Revolución Mexicana (bastante improbable, pero
no imposible), se fotografió al lado de Paon (no tie-
ne mucha gracia, George era en aquella época un
tenientillo sin mayor importancia), se ligó a María
Conesa, la vedee más importante en la historia de
México (falso; trató, pero no pudo) y mató a Ambro-
se Bierce (absolutamente falso). Que compuso “La
Adelita” (falso), peor lo dice el “Corrido de la muerte
de Pancho Villa”, que de pasada le atribuye también
“La cucaracha”, cosa que tampoco hizo. Nunca he
dudado de la justicia de nuestra causa, durante los
veintidós años que llevo de pelear por la que consi-
dero la causa de la libertada, de la libertada humana
y de la justicia. Cuado era joven, tomé conocimiento
de las grandes injusticias que se cometían contra
la gran masa de mis compatriotas. Yo también fui
víctima de la opresión. En mi ignorancia, vi quince
millones de personas que vivían en la opresión, que
sufrían, bajo los crueles talones de unos pocos que
se hacían ricos y vivían lujosamente. Lo vi y lo sentí
muy profundamente, incluso cuando estaba en pri-
sión. Juré solemnemente que, si escapaba, pelearía
contra ese sistema y lo castigaría severamente, tan
severamente como pudiera.
Fragmentos enlazados de los libros Biograa del
poder (Tusquets) de Enrique Krauze, Pancho Villa,
una biograaa narrativa (booket) de Paco Ignacio
Taibo II y Pancho Villa (Era) de Friedrich Katz.
No. 18. Tema: HÉROES
EDITORIAL
EN PORTADA
E I S a n t o m o s t r a n d o y p o r t a n d o u n s o m b r e r o q u e I e
o b s e q u i ó s u a m i g o J a v i e r S o I i s , 1 9 6 4 . f r a g m e n t o d e I a
e n t r e v i s t a d e J a i m e M a u s s a n , T e I e v i s a , 1 9 7 7 . I n c I u i d a e n
e I I i b r o S A N T O E L E N M A S C A ß A D O D E P L A T A . I M A G E N E S
( C O N A C U L T A ) . C o r t e s i a d e C O N A C U L T A
OXPHQ
18
mensualidades
sin interes exclusivo
con Tarjetas de Crédito
Banamex.
UNIVERSIDAD LA SALLE
(Abierto al público en general)
Benjamin Franklin 47
Col. Hipódromo Condesa,
Tel. 5276 3349
UPAEP (Puebla)
21 sur 1103
Col. Santiago
Tel. 01 800 224 22 00
ó (222) 229 9400 Ext. 7889
UNAM
(Abierto al público en general)
Sótano Facultad de Arquitectura
Ciudad Universitaria
Tel. 5622 0204
UNIVERSIDAD IBERO
Prolongación Paseo de la Reforma 880
Tel. 5292 3885
www.iCampus.com.mx

Este regreso a clases,

compra una Mac.
Encuentra en iCampus

precios educativos
exclusivo de Campus Stores.
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
Editora en Jefe
Brenda Barrón Aguilar
Director Creativo y
Dirección de Arte
Manuel Muguira Casanova
Coeditora y
Coordinadora Editorial
Yara Vidal
Comercialización
Mario Parrao
Eugenio Tena
Consejo editorial
Alberto Achar
Jorge Lebedev
E d i t o r r e s p o n s a b I e . Yara Beatriz Sánchez De la Bar-
quera Vidal, Avenida Coyoacán 1874-501. Colonia
Del Valle. C. P. 03100, México D.F. I n ! o r m a c i ó n . 5524
65 80. contacto@ambarcomunica.com.mx P r e s i d e n t a .
Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal. Administra-
ción: Héctor Valdéz. Ventas Publicidad: Yara Vidal, Cel.
04455 54 13 03 97 Tel. 55 24 65 80. Correo electrónico:
contacto@ambarcomunica.com.mx D i s t r i b u c i ó n . Librerías
Gandhi, S.A. de C.V. Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3,
Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico,
D.F. Tiraje: 50 mil.
L e e + es una publicación mensual producida por Editorial
Ámbar Comunica, S.A. de C. V.,para Grupo 78, S.A. de
C.V. y Librerías Gandhi, S.A. de C.V. Editor responsable:
Yara Beatriz Sánchez De La Barquera Vidal. Número de
Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Dere-
cho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado
de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud
de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Ca-
lificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la
Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMI-
TE. Preprensa e impresión: Transcontinental de México.
Democracias 116. Colonia San Miguel Amantla. Azca-
potzalco. C.P. 02700, México D. F. Tel.: 5354 0100.
La presentación y disposición en conjunto y de cada pá-
gina de Lee+ son propiedad de Grupo 78, S.A. de C.V. y
Librerías Gandhi, S.A. de C.V.. Derechos reservados Edi-
torial Ámbar Comunica S.A. de C. V. Queda prohibida
la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por
cualquier medio o procedimiento, del contenido de la
presente obra, sin contar con la autorización previa, ex-
presa y por escrito del editor, en términos de la legisla-
ción autoral y, en su caso, de los tratados internacionales
aplicables, la persona que infrinja esta disposición se
hará acreedora a las sanciones correspondientes. El con-
tenido de los artículos es responsabilidad de los autores.
Hecho en México.
CINE
ELGUIÓNDEEMILIOCARBALLIDOY
ROBERTOGAVALDÓN P.6
Macario
ESTE MES
HISTÓRCOSPASADOS P.8
Jorge Alberto Goudiño Hernández
TRESMIRADAS
PARA REVOLUCIÓN P. 10
Miguel Ángel Moncada
POCA PRIVACIDAD
Entrevista a
Francisco Martín Moreno P.12
Por Peter Gwillim
Entrevista a
Fernando del Paso P.14
Por Brenda Barrón
ARTE
LA GUNILLA EDITORES P.18
PARA NO OLVIDAR
ELSANTO P.20

RECOMENDACIONES Gandhi
LOS + VENDIDOS P.24
PARAVERYOÍR P.26
PEQUEÑO GRAN UNIVERSO
Selección de Karen Chacek P.28
ELLEGADODEUNHÉROE P.29
Rodrigo Morlesin
NERD PLUS
HÉROES P.30
Bernardo Fernández, Bef
+
NOTAS DE PASO
brenda@ambarcomunica.com.mx
yara@ambarcomunica.com.mx
manu@ambarcomunica.com.mx
C i r c u I a c i ó n c e r t i ! i c a d a p o r M o c t e z u m a & A s o c i a d o s .
T i t u I o i n c o r p o r a d o e n e I P a d r ó n N a c i o n a I d e
M e d i o s I m p r e s o s d e I a S e c r e t a r i a d e G o b e r n a c i ó n .
(55) 5524 6580 PUBLICIDAD
CONTENIDO DIRECTORIO
C i r c u I a c i ó n c e r t i ! i c a d a p o r M o c t e z u m a & A s o c i a d o s .
T i t u I o i n c o r p o r a d o e n e I P a d r ó n N a c i o n a I d e
M e d i o s I m p r e s o s d e I a S e c r e t a r i a d e G o b e r n a c i ó n .
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
CINE 6
MACARIO LLEGA A UN SITIO SEGURO Y
SACA EL GUAJOLOTE DE SU COSTAL, MIEN-
TRAS, UN HOMBRE DE ASPECTO LÚGUBRE
SALE DETRÁS DE LOS ARBUSTOS, MACARIO
LO MIRA ESPANTADO.
MUERTE
Amigo, todo ese guajolote es para ti solo, tengo
mucha hambre, un hambre muy atrasada, hace
miles de años que no como, ¿no podrías convi-
darme un pedazo?
MACARIO
(Pensativo y resignado)
Ya sabía que no podía ser verdad, era mucho
pedir… Te voy a convidar, lo voy a partir a la
mera mitad
MACARIO CORTA EL GUAJOLOTE A LA MI-
TAD
MACARIO
Coge la que gustes
MUERTE
Muchas gracias
LOS DOS HOMBRES COMEN EL GUAJOLO-
TE COMO DESESPERADOS.
MACARIO
¿Agua?
MUERTE
No, gracias
CUANDO TERMINAN DE COMER EL GUAJO-
LOTE, LA MUERTE SE LEVANTA CON GANAS
DE CONVERSAR.
MUERTE
Muy sabroso, puedo decir que tu mujer cocina
muy bien…. ¿No te molesta que platiquemos?
Trato tan poco a los hombres
MACARIO
(Sarcástico)
Tan poco…
MUERTE
Nos vemos un instante y en realidad no hay
nada que decir ni tiempo para decir nada,
puedo preguntarte una cosa: ¿por qué me con-
vidaste?
MACARIO
Tenías mucha hambre, se notaba re bien, más
de la que haya yo tenido nunca
MUERTE
Y por eso me convidaste
MACARIO
Pos sí, principalmente por eso
MACARIO (MÉXICO, 1959)
Roberto Gavaldón
Todo empieza en una página escrita, los guiones cinematográficos también son literatura.
El guión de Emilio Carballido y Roberto Gavaldón, sobre una historia de Bruno Traven basada en un cuento de los hermanos Grimm.
MUERTE
(Curioso)
Y al primero que te pidió, ¿por qué a él no?
MACARIO
(Enojado)
A ese, claro que a ese no, quería engañarme, sobre
todo si no le di a mis hijos y a mi mujer, crees que
unas espuelas, unas cuantas monedas hubieran po-
dido más que el gusto de mi familia
MUERTE
Pero a… Tú sabes, al segundo ¿por qué no le invi-
taste?
MACARIO
Ah, porque él es el dueño de todo lo que existe, de
ti, de mí, de todos, a él nada más le importaba verme
hacer un gesto, y después de invitarle hubiera corri-
do lleno de arrepentimiento a darle a mi familia, ya
no habría comido casi nada…
MUERTE
Y a mí, por qué a mí sí, dijiste que principalmente
por mi hambre, hubo entonces alguna otra razón…
MACARIO
La verdad, al mirarte pensé que ya no me quedaba
tiempo ni de probar un bocado, cuando tú te apare-
ces ya no das tiempo de nada, entonces calculé que
si te daba la mitad y comíamos parejo, mientras tú
comieras comería yo también.
A LA MUERTE LE CAUSA GRACIA Y SE RÍE, SA-
TISFECHO Y AGRADECIDO LE HABLA A MACA-
RIO.
MUERTE
Me has convidado, me has dado tu compañía y has-
ta me has hecho reír un poco, así es que estoy en
deuda contigo y voy a retribuirte, voy a pagar tu invi-
tación a un precio tan alto como nunca lo soñaste…
+
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
DOS PREGUNTAS AL
El cine de acción contaba con ese cliché que primero
incomodaba a los afroamericanos y que luego dejaba
insatisfechos a los “latinos”, que en pocas palabras
son los personajes mexicanos. Cualquiera de ellos era
un personaje secundario, a veces un patiño. Otras eran
los personajes malos, sucios, los perezosos. La situación
comenzó a cambiar y el rasgo multirracial de los héroes
de acción se ha generalizado. Hoy, con la aportación de
un director controversial (unos lo aman, otros lo odian)
alcanza un espectro que hace apenas 20 años muy pocos
imaginaban. Los mexicanos (y por extensión todos aque-
llos que hablan español) tienen ya a su propio héroe de
acción, alejado por fin de las puestas de sol en la dorada
costa californiana y del antifaz de El Zorro; mucho más
cercano en esencia y existencia a los problemas de hoy.
Él, dicho en palabras del propio Robert Rodriguez -el di-
rector que lo creó casi por accidente y a manera de chis-
te local- es el mexicano con el que nadie debe meterse.
Él, señoras y señores, es Machete.
Platicando con Robert Rodriguez –en esa California del
Zorro- sobre su más reciente película por estrenarse en
México en octubre llamada Machete, es casi inevitable
que la política surja en la plática y, por la reacción de
Rodriguez a nuestra pregunta, parecería que él mismo
esperaba que el tema llegara.
¿Podemos considerar a Machete como el héroe que
muchos migrantes esperaban?
Robert Rodríguez: Machete es un héroe que todos ne-
cesitan, no importa si son migrantes o no, mexicanos o
de Estados Unidos. Es un héroe que no existía pero que
ya sabíamos que estaba ahí, con cada uno de sus pies en
un lado distinto de la frontera. Si lo vemos con calma,
Machete es simplemente un policía leal, que le gusta que
las cosas se hagan bien. Es un oficial correcto al que no
le gusta que las cosas se salgan de control, que las cosas
empiecen a salir mal.
Con una forma de pensar como esa, es obvio que le irrite
todo lo malo que ocurre en la frontera, no importa si es del
lado mexicano o del lado estadounidense. Él por supuesto,
decide tomar al toro por los cuernos y lanzarse a corregir
esos males, a aplastar los tomates podridos de la canasta.
La idea no es nueva, que nadie piense que es un movimien-
to oportunista por los problemas de migración y de narco-
tráfico. El personaje nació desde que estábamos filmando
Desperado, es decir, 1995 o antes. La diferencia es que en
ese momento no se llamaba Machete sino “Navajas”. En
esos años ya había problemas en la frontera, solamente
que con los años los problemas han madurado y claro, el
personaje tenía que hacer lo mismo, por eso hicimos la pe-
lícula ahora y por eso el personaje creció desde entonces y
se transformó de un personaje como “Navajas” en alguien
más poderoso. Ahora es Machete.
El hecho de convertirlo en héroe de acción, ¿de dónde
surgió?
Hay un película clásica del género que se llama Hard Boiled
(1992) dirigida por John Woo y la figura que ahí domina es
la de Chow Yun Fat que interpretaba a un héroe podero-
so pero al mismo tiempo humano, justiciero pero implaca-
ble al mismo tiempo. Simplemente quería que existiera su
equivalente mexicano, que hubiera alguien de México en
el que todos quisieran convertirse. No existían películas de
acción con un sabor latino tan fuerte y mucho menos que
reflejaran la problemática de los latinos en Estados Unidos
o en la frontera. Con esa idea dándome vueltas en la ca-
beza veo un día a Danny Trejo entrar a la filmación de Des-
perado y en ese momento llegó la iluminación, supe que
él iba a convertirse en Machete por mil razones, pero una
que era (y es) determinante: tiene una de las caras más ex-
presivas en el medio y por si eso fuera poco, Danny es un
grandísimo hijo de puta. El papel le viene a la medida. +
DIR. ROBERT RODRIGUEZ
Por Cinegarage y Andamos Armados para Lee+
(www.cinegarage.com y www.andamosarmados.com)
Desde Los Ángeles, California.
ESTE MES 8
Es por demás común que, en estas fechas de centenarios y bicentenarios,
una variedad de libros históricos se acumule en las pilas de novedades. La
industria editorial no es la excepción. Decenas de libros se ofrecen a un pú-
blico ávido de encontrar en ellos las respuestas históricas que hacen falta.
Estos títulos pueden dividirse en varios grupos. Uno de los más significativos
es el de las biograas. Si bien es cierto que no se trata de un género propio
de los festejos nacionales, es fácil encontrar algunas centradas en los héroes
patrios; basta lanzar la mirada hacia la oferta editorial para toparse con va-
rios exponentes. La pregunta relevante se vuelve aquélla que busca saber
si todos estos libros funcionan de la misma forma. La respuesta es: no, el
género ha evolucionado.
Quizá carguemos un prejuicio pesado por culpa de las tareas escolares en
las que se nos obligaba a transcribir el contenido de la parte trasera de cier-
tos cromos populares que se compraban en la papelería. Eran biograas, es
verdad, pero muy lejanas a las que ahora se nos ofrecen en los libros. Incluso
éstas han ido adaptándose a los tiempos. Ya no se restringen a su definición
más básica: la que sostiene que es el recuento detallado de la vida de una
persona. Por fortuna, este hecho ha trascendido. Si se parte de la idea de que
es casi imposible que cada uno de los momentos de la vida de alguien tengan
una intensidad tal que resulte interesante, hace falta acotar lo narrado.
Las propuestas más recientes dejan de ceñirse al concepto de una mera
cronología de fechas en medio de las cuales se pueden incluir fragmentos
narrativos. Por el contrario, la biograa contemporánea se nutre de siglos de
tradición y utiliza las herramientas más poderosas de la literatura. Así, no es
raro que el narrador conozca los pensamientos de un político francés; que se
regocije con el retrato de cada una de las calles por las que caminó un cientí-
fico antes de hacer un gran descubrimiento; que se dé el lujo de refigurar el
habla de un poeta sin que nadie le reproche el atrevimiento…
Pese a que la biograa tiene su origen en una realidad pasada, lo cierto es
que ahora se ha vuelto mucho más literaria. Esto puede ser una gran venta-
ja: rellenar los huecos a los que la historia nos ha vedado el acceso gracias al
poder de las palabras resulta tentador. Ahí se debe tener cuidado, porque,
al enfrentarse con una biograa, el lector espera que exista un fundamento
de realidad. Podrá estar de acuerdo con ciertas licencias, con la refigura-
ción de los pensamientos de los personajes, con las hipótesis planteadas,
con alguna incursión del autor dentro del texto pero nunca aceptará que se
le engañe. Y el mayor engaño consistiría en que se le dijera que el héroe en
cuestión, esa persona que admira o desprecia pero que tiene el suficiente
poder como para querer saber más de su vida, hizo algo que no fue cierto.
El género biográfico precisa de mesura, investigaciones profundas, datos
duros, no falsear lo sucedido y, ante todo, una intención de verdad. Si se
consigue partir de esos postulados, la literatura se encargará de volverlas
necesarias.
Volviendo al tema de los festejos patrios, a esta pléyade de biograas que
inunda las librerías, se pueden destacar múltiples ejemplos. Se han escogido
tres porque parten de plumas diferentes y, gracias a cada una de ellas, se
puede acceder a la historia vital de los personajes desde ópticas diversas.
En orden de publicación:
Jean Meyer es uno de los historiadores más importantes de nuestro país.
Camino a Baján es una novela de “no ficción”. En ella se puede ver cómo
el historiador y el escritor buscan las mejores estrategias para contar una
historia conocida pero renovada. Hidalgo es el pretexto. Aunque no es una
biograa propiamente dicha (a estas alturas, casi ninguna lo es), priva la pers-
pectiva de Hidalgo. Meyer se sirve de su figura para contar los años iniciales
de la guerra independiente: de la caída de Fernando VII a la muerte de Hi-
dalgo. Es una novela rica en referentes, en datos duros pero, también, en las
emociones propias de las batallas que cuenta.
Celia Palacio nos regala una biograa novelada acerca de una de las heroínas
de la Independencia: Leona Vicario. Quizá su nombre no tenga los ecos de
los de otros héroes pero cada uno de sus actos la elevan hacia la gloria. Bien
podría hacerse pasar por un personaje netamente literario, de tan podero-
sas que son sus características. Y cómo no iban a serlo si fue la más liberal,
la que puso su vida y su fortuna en juego a favor de la causa; la que sacó
fortaleza de los momentos más aciagos. Celia Palacio también llegó del mun-
do de la academia. No obstante, Leona es una novela ágil que logra que el
lector se adentre a un mundo construido con celo y precisión, con frescura
y contundencia.
Famoso por su pluma fértil, Pedro Ángel Palou nos regala una nueva biogra-
a. Tras el éxito de Morelos, Zapata y Cuauhtémoc, presenta Pobre patria
mía. Palou es escritor de tiempo completo. Lo que hace particular a esta
novela es que el biografiado no es un héroe; al menos la historia se ha en-
cargado de volverlo el gran villano: Porfirio Díaz. Sin que el libro sea una
reivindicación del dictador, lo cierto es que se matizan sus actos y se sufre,
junto con él, la caída de su reino. Es innegable que, tras su destierro, las
cosas no fueron mejores en el país. La estrategia narrativa que permite este
acercamiento con Díaz es efectiva. Se narra a partir del momento en que
Don Porfirio se sube en el Ypiranga. Será la memoria del protagonista la que
se encargue de dar cuenta de lo sucedido.
Las biograas están de moda
por razones evidentes. Por
fortuna, ya no parten de mo-
delos rígidos sino que se han
reinventado a lo largo de los
años. Gracias a ello tenemos
múltiples ejemplos a los que
vale la pena acudir. Más allá
de los festejos y los discur-
sos oficiales, enterarse de la
vida de los otros suele deto-
nar nuestra curiosidad.
+
POBRE
PATRIA MÍA
Pedro Ángel Palou
PLANETA
Jorge Alberto Gudiño Hernández
Históricos
pasados
LEONA
Celia Palacio
SUMA
CAMINO
A BAJÁN
Jean Meyer
TUSQUETS
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
ESTE MES 10
Ahora que estamos en estas fechas tan patriotas conviene echar una mira-
da a aquellos hechos históricos que para bien o para mal nos han definido
como la nación que somos hoy. Uno de estos grandes hechos históricos es
la Revolución Mexicana, cuya complejísima trama es tan dicil de desenma-
rañar, tanto que hoy en día continúan los debates acerca de sus logros. Hay
quien piensa que jamás se cumplieron y hay quien asegura que se cumplie-
ron acabadamente. Para continuar con el debate ofrecemos al lector tres
novelas que la tratan desde distintos puntos de vista. Bien es sabido que
la literatura ofrece el ambiente y la psicología de la época; así, alguien que
quisiera comprender la España musulmana podría acercarse a las obras de
Ibn Hazam de Córdoba y de esta manera darse una idea muy cercana de lo
que era esa sociedad, y si aparte agregamos las obras de los historiadores,
nuestro conocimiento de aquella época podría ser muy acabado. Pues bien,
para acercarnos a la Revolución Mexicana y alimentar su discusión, invitamos
al lector a acercarse a tres obras que la vuelven aún más compleja: Los de de-
bajo de Mariano Azuela, Cartucho de Nellie Campobello y Los relámpagos
de agosto de Jorge Ibargüengoitia.
En Los de abajo nos encontramos con un primer momento de la Revolución
que empezó con un levantamiento general como consecuencia de las con-
diciones de pobreza y desigualdad social que imperaban entre el campesi-
nado, pero que se hizo sin tener un propósito claro. El personaje principal,
Demetrio Macías, es un hombre aguerrido de la sierra que lucha contra los
federales y les causa numerosas bajas y que, impulsado por Luis Cervantes,
especie de ideólogo de la Revolución, escala muy pronto posiciones dentro
de las fuerzas armadas revolucionarias hasta llegar a ser general. Pero a me-
dida que Demetrio Macías adquiere posicionamiento y reconocimiento revo-
lucionarios, se adentra en una zona en la que la causa de la lucha ha perdido
todo sentido. Desde ahí se hace notorio que los revolucionarios pelean sin
tener noción clara de su lucha, más bien parece que lo hacen para su propio
provecho personal, para conseguir los llamados “avances”, que no eran otra
cosa que los pagos por sus servicios, provenientes de saqueos y robos. En un
principio los “avances” se “cobraban” sólo de las casas de los más adinerados
de los pueblos y ciudades que se tomaran, pero al final los blancos de los sa-
queos son los mismos pobres, desvirtuando así la causa principal de la lucha.
En Cartucho la memoria de una niña es la que habla. A través de ella nos
internamos en la vida de Parral, Chihuahua, una de las plazas favoritas de
Villa, y que por aquel entonces vivió los periodos más sangrientos de toda
su historia. La narración de Nellie Campobello no se sitúa en la dimensión
política, ni en las grandes batallas, la Revolución retratada en Cartucho es la
vida simple y sencilla atravesada por un hecho histórico de tan grande mag-
nitud, como si dijéramos que la historia se ha vestido con las ropas de las
masas revolucionarias, sin destacar que sus actores trascendieran o no por
grandes actos heroicos, pues para eso estuvo ahí la visión de una niña, capaz
de captar la violencia y lo sangriento cotidiano de la Revolución, desde una
inocencia que no se preocupó por preguntarse si aquello estuvo bien o mal,
más bien se preocupó por rescatar la experiencia vital de los que vivieron
ese tiempo, sin importar que lo hubieran vivido como actores directos o
como observadores. Cartucho trae a nosotros, quizá, el más acabado re-
trato de la psicología de aquellos hombres del norte que, arrastrados por la
tempestad de la Revolución, supieron hacerla su vida misma y, en muchos
casos, también su propia muerte.
En el caso de Los relámpagos de agosto, nos encontramos con una novela
cuyo autor, a diferencia de las otras dos obras citadas, no vivió la Revolución,
y quizá por eso no se le incluya de una manera formal dentro de la llamada
novela de la Revolución. Sin embargo, la obra de Jorge Ibargüengoitia es de
gran importancia, ya que por medio del uso de la ironía y del sarcasmo nos
muestra la contrapartida de un hecho histórico que modificó la vida de Méxi-
co. A través de las memorias de un general venido a menos, nos enteramos
de los truculentos,y muchas veces tanto ridículos como mal planeados movi-
mientos encargados de llevar al poder político a unos y a otros revoluciona-
rios, con la única ambición de proteger sus propios intereses, aunque claro,
siempre en nombre del bienestar general y de los altos ideales revoluciona-
rios. La novela está llena de personajes cuyo actuar es el de “un individuo
ruin y sin escrúpulos, desprovisto de toda virtud cívica y hasta varonil, y que,
sin embargo, gozaba de un gran prestigio de luchador incansable e íntegro”.
No sorprende que mediante estas palabras Ibargüengoitia haya logrado una
de las definiciones más acabadas, no sólo de la clase política que resultó
triunfante de la Revolución, sino en general de casi todos los dirigentes de
esta nación que han venido después. La risa y el humor aquí desvelan la trá-
gica condición de un movimiento armado que al poco de triunfar se vuelve
una réplica de aquello contra lo que peleó en un principio.
En su conjunto, estas tres visiones constituyen un excelente acercamiento a
nuestra historia, al igual que enriquecen la complejidad de la trama revolu-
cionaria; borran la frontera entre buenos y malos, desfiguran las definiciones
oficiales, y lo más importante, generan duda y curiosidad acerca de lo que
fue este movimiento armado. Sírvase el lector entrar en esta urdimbre don-
de lo negro y lo blanco se hermanan para dar la tesitura de la todavía desco-
nocida Revolución Mexicana. +
LOS RELÁMPAGOS
DE AGOSTO
Jorge Ibargüengoitia
BOOKET
LOS DE ABAJO
Mariano Azuela
FCE
CARTUCHO
Nellie Campobello
ERA
Miguel Ángel Moncada
Tres miradas
para la Revolución
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
-LSPJPKHKLZ
H=PJLU[L5HYPV
Cuando se nombra a Francisco Martín Moreno es im-
posible no traer al pensamiento el género literario
conocido como novela histórica, género mismo que
resulta su territorio natural -aunque no el único medio
narrativo de su pluma- y en el que se ha desenvuelto
con prolífica fluidez, astuta agudeza y fiel investiga-
ción. Culminando lo anterior en un gusto creciente por
parte del público lector al que le “permite leer en el
pasado una crítica a la historia del presente”, mismo
que le ha obsequiado el claroscuro adjetivo de “uno de
los autores más leídos del país”.
Dentro de este contexto
Lee+ se acercó al autor para conocer su visión respec-
to de la Celebración del Bicentenario de la Indepen-
dencia y Revolución Mexicana.
Lee+: Sé que éste podría considerarse como un ejerci-
cio ocioso, fantasioso y hasta inútil, pero le suplico su
indulgencia: ¿Qué cree que dirían, si pudieran, Hidal-
go, Morelos, Allende o Los Bravo respecto a la situa-
ción actual de México?
Francisco Martín Moreno: Allende, en este orden, Mo-
relos e Hidalgo lucharon por la Independencia de Méxi-
co, por su soberanía y también para acabar con la des-
igualdad social, el analfabetismo, la miseria, la margina-
ción y la intolerancia política. Si estos grandes líderes
del movimiento armado pudieran volver a vivir, aunque
evidentemente esto es una perogrullada, sin duda algu-
na comprobarían que México ya no depende de Espa-
ña, pero sí depende de otras potencias en diferentes
órdenes de la vida nacional ¿dónde está la soberanía
alimentaria cuando tenemos que importar varios millo-
nes de dólares de alimento?, ¿dónde está la soberanía
diplomática y política si a Estados Unidos no le agradan
nuestras decisiones en los Foros internacionales? De
modo que seguimos siendo dependientes, de la misma
manera en que en 200 años no pudimos terminar con
la desigualdad social ni con la miseria ni con la margina-
ción ni con la intolerancia política. Hoy en día el ingreso
de la Nación lo acapara el 10% de la población y existen
60 millones de mexicanos sepultados en la miseria, de
modo que la desigualdad social continúa como si Allen-
de, Hidalgo y Morelos no hubieran existido. Podemos
conmemorar, pero no tenemos nada que celebrar.
Siguiendo con la misma idea, Villa o Zapata, ¿cómo se
expresarían de éste país en pleno 2010?
Si Zapata fundamentalmente luchó por la tierra, de modo
que ésta se repartiera entre los que carecían de ella para
darles una vida digna, el hecho real es que con la repar-
tición agraria, en realidad se repartió miseria, tanta mi-
seria que los ejidatarios abandonaron sus pequeñas ex-
tensiones que les había otorgado el gobierno y huyeron
hacia Estados Unidos para poder palear el hambre que
los acosaba a ellos junto con sus familias. Álvaro Obre-
gón, un exitoso productor de garbanzo, invariablemente
se negó al reparto agrario si este no venía acompañado de
una rigurosa asistencia técnica, de capital y de asesoría
comercial para lograr vender exitosamente los productos
del campo. Lázaro Cárdenas expropió y distribuyó millo-
nes de hectáreas ignorando la experiencia y sugerencias
de Obregón. Si hoy volviera a vivir Emiliano Zapata vería
con horror cómo efectivamente se distribuyó la tierra y
cómo los campesinos continuaron sepultados en la mi-
seria hasta que huyeron a Estados Unidos, en donde hoy
viven con la debida dignidad que no tuvieron en la patria
35 millones de paisanos.
La novela histórica parece ser un género que siempre
causa –al menos- un poco de controversia, se pueden
dar roces con “puristas”, académicos o no, que preten-
den que los datos históricos se cuenten con la mayor
“exactitud” posible, pasando por alto tal vez la motiva-
ción narrativa propia de una novela, y también influye
la “historia oficial impuesta” que podría condicionar la
lectura. ¿Por qué eligió este género?
Estoy convencido que los novelistas de la historia tene-
mos ciertas limitaciones al extremo de que no podemos
afirmar, por ejemplo, que el Emperador Cuauhtémoc
haya nacido en Manhaan y que tomara martinis en el
Hard Rock Café. No se vale, por eso expongo el ante-
rior absurdo. Si yo le pierdo el respeto a la historia y
me aparto del hilo conductor, el lector me perderá el
respeto a mí y si esto llegara a acontecer habré fraca-
sado como novelista, situación en la que, por supuesto,
no puedo caer. Si yo escogí la novela histórica, en lugar
del ensayo, es porque a través de la novela puedo te-
ner una mucha mayor difusión de mis ideas, además de
contar con un mayor espacio congruente con mis fanta-
sías eróticas, políticas y sociales, que no tendrían cabida
en un ensayo académico. En Los Arrrebatos Carnales
(Planeta),que saldrá publicado en el próximo mes de
noviembre, el primer tiraje será de 100 mil ejemplares,
una cifra impensable para un ensayo. He aquí por qué
escribo novelas. El espectro que se alcanza en materia
de lectores es infinitamente superior.
En México Acribillado (Alfaguara) se presenta una mues-
tra de los magnicidios, frecuentes en nuestra historia,
pero al parecer también muy propensos al olvido o a lo
hasta cierto punto cotidiano, ¿qué nos dicen de México
tales acontecimientos?
Somos lo que recordamos y si no recordamos nada o por-
que nunca lo aprendimos o porque lo aprendimos mal o
nos lo enseñaron mal y todo se olvidó, entonces nos vol-
veremos a tropezar una y mil veces con la misma piedra,
repetiremos los errores y repetiremos la historia porque
carecemos de memoria histórica y quien carece de me-
moria histórica involuciona, se atrasa, se empantana y se
paraliza, tal y como acontece en el país en nuestros días.
En la idea de acudir al pasado para de alguna forma también
comprender o criticar la situación actual; ¿cómo imagina los
posibles trabajos que tratarán de explicar, narrar o incluso
ficcionar nuestro presente dentro de 50 ó 100 años, es de-
cir, será posible ficcionar este momento histórico dado los
acontecimientos que ya parecen en sí, hasta cierto punto,
“surrealistas” o incoherentes?
Creo que dentro de 50 ó 100 años los historiadores que ob-
viamente nosotros ya no leeremos se preguntarán por qué si
México contaba con recursos petroleros, eléctricos, turísti-
cos, etc., no los utilizó para echar a andar al país y rescatar de
la miseria a decenas de millones de mexicanos que sin duda
constituían y constituyen verdaderas bombas de tiempo.
Teníamos, visto a la distancia, la riqueza petrolera pero no
la supimos aprovechar por una serie de complejos indígeno-
nacionalistas que impidieron su aprovechamiento. Todos los
países del mundo, con la excepción de México, abrieron sus
recursos petroleros con las debidas reglas, como es el caso
de Noruega que hoy cuenta con 650 mil millones de dólares
de reservas monetarias derivadas de sus explotaciones de
petróleo en el mar del norte. España captó el año pasado 70
mil millones de dólares de turismo y México tan solo 12 mil
cuando son incomparables nuestros tesoros y nuestras tra-
diciones si se les compara con las españolas. Dentro de 100
años se preguntarán por qué teniendo tantas posibilidades
de resurgir nunca pudimos hacerlo.
Después de hurgar en la historia nacional, ¿qué perso-
najes históricos considera usted han sido maltratados o
incomprendidos, con quién considera ha sido injusta la
revisión histórica?
Sin duda alguna, creo que Ignacio Ramírez, el Nigromante
debería ser subido a un pedestal mucho mayor por haber
sido un mexicano de excepción y de congruencia a lo largo
de su vida. Él entendió como pocos su momento y enten-
dió como un gran estadista lo que más convenía a los inte-
reses de la patria.
MÉXICO ACRIBILLADO
Francsico Martín Moreno
ALFAGUARA
Por Peter Gwillim
POCA PRIVACIDAD 12
ARREBATOS
CARNALES
Francsico Martín
Moreno
PLANETA
Josefa Ortiz de Domínguez se pierde en la
historia después de haber anunciado Allen-
de el descubrimiento del Plan de la Inde-
pendencia; sin embargo, esta ínclita mujer
murió hasta 1828, o sea 18 años más en los
que estuvo inmersa en la política, influyen-
do en la historia de México de manera de-
finitiva, conducta que no recoge la historia.
También en Los Arrebatos Carnales (Pla-
neta) nos cuenta episodios que nos remi-
ten incluso al melodrama, ¿Qué peso tiene
en la historia contar estos episodios, por
qué lo consideró importante? ¿Cambia la
historia cuando conocemos los apetitos,
los aspectos más humanos de los próceres
de la patria?
Por supuesto que la historia no cambia al
conocer la vida íntima de los protagonistas;
sin embargo, es evidente que al conocer
sus debilidades y fortalezas como hom-
bres y mujeres nos acercamos mucho más
a ellos y por lo tanto a la historia que tal
parece fue escrita por mojigatos o hipó-
critas que no les concedieron a los héroes
patrios tentaciones carnales o debilidades
eróticas que, según yo, constituyen, entre
otras razones, justificaciones para disfru-
tar la existencia. ¿A dónde se va sin amor?
Un hombre tan apasionado políticamente
como Morelos, como el Cura Morelos, ¿po-
dría ser acaso un ser descafeinado en la
cama? ¿Por qué no dejar en claro que amó
arrebatadamente a varias mujeres con las
que engendró varios hijos y las disfrutó in-
tensamente como corresponde a cualquier
mortal? No tengamos miedo a contar los
hechos como se dieron sólo en el orden po-
lítico, gritemos y cantemos su vida íntima,
erótica y carnal para sentirlos como seres
de carne y hueso y no como frías estatuas
de mármol blanco.
Siguiendo la vorágine de las redes socia-
les, tan en boga hoy día, ¿Se aventuraría
usted a tratar de definir la Independencia
de México o la Revolución Mexicana en
140 caracteres?
Las revoluciones sirven para concentrar
aún más el poder o no sirven para nada. +
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
POCA PRIVACIDAD 14
FERNANDO DEL PASO
En un año en el que el país entero festejará por primera vez un bi-
centenario por dos de los acontecimientos que más han influido y
cambiado el rumbo de su historia, Lee+ quiso aprovechar para cele-
brar también la existencia de una novela que nos cuenta un interlu-
dio: el protagonizado por el archiduque Maximiliano de Habsburgo
y la princesa Carlota de Bélgica, quienes de 1864 a 1867 fueron el
Emperador y la Emperatriz del Segundo Imperio Mexicano.
Con este pretexto pudimos conversar con Fernando del Paso, autor
de esta novela sin parangón, y uno de los escritores más importan-
tes, imprescindibles y necesarios de la literatura mexicana.
Lee+: Me gustaría platicar con usted sobre esa enorme novela que
escribió hace ya casi 25 años: Noticias del Imperio (Suma); tengo
entendido que la escribió en el lapso de 10 años, ¿es así?
Fernando del Paso: Sí, así fue. En realidad desde muy niño me llamó
mucho la atención ese melodrama de lo que significó haber tenido
un emperador austríaco de sangre azul y una emperatriz que se ha-
bía vuelto loca, que es más o menos lo que uno aprende en primaria,
y después me fui documentando, leyendo libros sobre el Imperio de
Maximiliano, la llegada, la invasión francesa, etc.; cuando acabé de
escribir Palinuro de México (Punto de Lectura), yo ya tenía un buen
tambache de libros sobre el Imperio de Maximiliano, después ya in-
vestigué mucho más a fondo donde le di a la documentación –muy
extensa- el papel de la tortura, y a la imaginación el papel de Aquiles.
En teoría la tortura gana siempre, pero en la práctica pues gana la
imaginación, y cuando escribí el último monólogo de Carlota dije
“bueno ya, ni una palabra más”, y sí, fueron como 10 años.
Durante estos diez años de ardua investigación, supongo que qui-
zá su percepción sobre el emperador Maximiliano y la emperatriz
Carlota cambió. ¿Cuál era su percepción sobre estos dos persona-
jes antes y después de haber escrito Noticias del Imperio?
Antes era más bien vana, y ya con el tiempo me fui dando cuenta
que, en primer lugar, en aquella época todavía los emperadores y
los reyes se sentían designados por el dedo de Dios, era un privile-
gio divino el que pudieran gobernar no solamente a su pueblo, sino
también a otros pueblos. A Maximiliano, por ejemplo, le ofrecieron
el trono de Grecia –entre otras cosas-, entonces ellos sentían que
era un derecho divino y en ese sentido había una especie de buena
intención profunda, pero la ambición jugaba un papel importante
en eso; es evidente en el libro, en la historia, que Maximiliano vino
[a México] un poco –o un mucho- engañado pensando que todo el
pueblo de México lo aclamaba, y Carlota era su mujer, tenía que ve-
nir con Maximiliano, pero ambos eran muy ambiciosos, mucho más
Carlota que Maximiliano, porque Maximiliano era un disipado, se iba
a Cuernavaca a cazar mariposas, hacía giras por la república, él no
gobernaba, gobernó Carlota, entonces claro que cambió muchísimo
la idea que yo tenía de uno y de otro. C
o
v
e
r
l
G
e
t
t
y

I
m
a
g
e
s
Por Brenda Barrón
Cuando llegan Carlota y Maximiliano a México, ambos
eran muy jóvenes, en aquel entonces la esperanza de
vida era de 40 años…
Sí, algo así como promedio, era una cosa terrible, enton-
ces los jóvenes maduraban a fuerzas, tenían que ser hom-
bres y mujeres ya formados a los 20 años; Alejandro Mag-
no realizó sus grandes conquistas antes de los 30 años y
hay muchos otras ejemplos de gente muy joven que rea-
lizó grandes hazañas, porque pues ese límite de 40 años
imponía una perspectiva mucho más corta, a veces se ha-
cen más cosas mientras más corta dura la vida…
Usted menciona en el libro que Maximiliano era encanta-
dor pero no inspiraba miedo…
No, incluso había muchos maximilianistas en secreto por-
que eran liberales que consideraban que Maximiliano era
un mal menor, era un hombre agradable, muy bien educa-
do, para nada sangriento, para nada tirano, y mucha gente
se dio cuenta de eso.
Entre el monólogo de Carlota y la narración de lo que an-
tecede y acontece en México por la llegada de Maximilia-
no, hay una comunicación epistolar entre dos hermanos
franceses, uno radicado en México y el otro en Francia,
¿de dónde sale esa correspondencia?
De mi invención, yo la inventé pero por supuesto en base
a datos históricos; es decir, lo que yo me propuse hacer
en esa correspondencia incompleta es exponer de una
manera literaria, el punto de vista de aquellos pocos pero
distinguidos franceses que siempre estuvieron en contra
de la invasión francesa.
En un episodio relata una conversación entre el Príncipe Ri-
chard Meernich y Napoleón II, quien al final de la plática
dice: “Porque eso es lo que necesita el mundo, mi querido
Príncipe: dictaduras liberales.” ¿Usted sucribe algo de lo
que dicen sus personajes?
No, yo no lo suscribo, eso es lo que dijo Napoleón, yo no sus-
cribo nada de lo que dicen ninguno de mis personajes. No. Yo
voy en contra de toda dictadura como se llame, pero a veces
parece que las masas sólo entienden eso, desgraciadamente.
Cuando le preguntaba cuál había sido su relación con los
personajes (Carlota y Maximiliano) después de haber escri-
to el libro, me refería más a un estado emocional, ¿se enca-
riñó con ellos?
Sí, pero mire: si yo hubiera sido historiador no los hubiera
soltado nunca, porque la bibliograa, como la bibliograa de
casi todos los grandes temas, es enorme, uno puede pasar
sesenta años y no acabar con los libros; pero como no soy, o
no era entonces historiador, sino novelista, yo escribí la última
palabra y cerré ese episodio de mi vida para siempre, yo ya no
he vuelto a leer sobre Maximiliano y Carlota.
Benito Juárez nunca conoció a Maximiliano personalmen-
te, ¿hubiera cambiado la historia si se hubieran conocido?
No, porque no me imagino como se hubieran conocido,
la única posibilidad era que Juárez lo hubiera conocido
cuando Maximiliano estaba todavía vivo preso en Que-
rétaro, por lo demás jamás hubiera sido posible un acer-
camiento, y quizás hubiera tenido compasión de él, pero
entenderlo no porque Juárez tenía una mente totalmente
republicana y Maximiliano una mente totalmente monár-
quica, no había acercamiento posible.
Déjeme plantearle lo siguiente: ¿Qué hubiera sucedido
si Maximiliano y Carlota hubieran podido tener una mo-
narquía en México fructuosa, que hubiera sobrevivido?
Pues mire, entramos en un plano muy resbaladizo que es
el de la ucronía, la utopía trata sobre el lugar que no existe
y la ucronía sobre el tiempo que no existió; se han escrito
novelas ucrónicas, cuyo punto de apoyo es qué hubiera
sucedido si no hubiera sucedido tal cosa, o sea si César
no cruza el Rubicón, o qué hubiera sucedido si sí hubiera
sucedido una cosa, por ejemplo que los alemanes sí hubie-
ran invadido Inglaterra, y a mí no me gusta porque no se
desprende de eso una posibilidad sino mil posibilidades
que a su vez se ramifican.
En uno de los relatos que intercala en el libro, el narrador
dice: “Con las letras se le da vida a las causas y a los hom-
bres”. Usted es un hombre de letras; como escritor ¿cuál
ha sido su causa?
Bueno, lo que pasa es que con el lenguaje se pueden hacer
muchas cosas: se pueden escribir poemas, cuentos, nove-
las –no necesariamente políticas, no me gusta la novela de
tesis política porque en general es un fracaso–, pero en
una novela como Noticias del Imperio pues sale a relucir
la posición política del autor, eso no tiene la menor duda,
pero hay formas en que el escritor puede expresar opi-
niones directas sin poesía, sin metáfora, sin alegorías, por
ejemplo en el periodismo, entonces yo prefiero separar lo
que es la alegoría, lo que es la recreación de la realidad
–que es la novela– y lo que es la realidad que vivo o he
vivido.
Haciendo una revisión histórica sobre lo que sucedía en
México en 1864 y lo que estamos viviendo ahora, en el li-
bro se lee que México es un país “que toda la vida ha sido
inmensamente rico, inmensamente pobre”. ¿En qué ha
cambiado ese México que encontraron Carlota y Maxi-
miliano al día de hoy?
Esa podría ser una respuesta enorme, podríamos estar
aquí horas, pero quizá podría yo resumir en el sentido de
que parece que no ha cambiado mucho porque estamos
otra vez en la época en que la Iglesia se quiere imponer,
en que hay unos ataques feroces contra el estado laico,
y algunos de esos parten el corazón mismo del Gobierno
Federal; hay que agregarle otros males ahora, allá era una
época de gran bandidaje y ahora es una época de crimen
organizado que nos tiene verdaderamente acogollados, y
nuevamente también el país sigue siendo un país pobre,
habrá muchos ricos pero hay millones de pobres, entonces
no ha cambiado mucho. Carlota decía “en México no pasa
nada”, y un político cuyo nombre se me olvida, decía: “En
México no pasa nada y cuando pasa, tampoco pasa nada”.
La voz de Carlota es la de una mujer que nunca olvidó,
una mujer que habla desde la locura…
Sí, desde la locura pero en el fondo desde de la lucidez
también, es la voz de ella misma, la que yo invento por su-
puesto, pero es la voz también de la frustración, del odio,
del amor, de la pasión, etcétera. +
NOTICIAS
DEL IMPERIO
Fernando del Paso
SUMA
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
“Yo voy en contra de toda dictadura como se lla-
me, pero a veces parece que las masas sólo en-
tienden eso, desgraciadamente”
PARA NO OLVIDAR 16
SANTO, EL ENMASCARADO
DE PLATA, IMÁGENES
Lydia Gabriela Olivarez Celis
CONACULTA
El famoso luchador, que por décadas electrizó a sus seguidores en
la Arena Coliseo, pasó de manera natural a otros escenarios de la
cultura popular: fue actor de varias películas, héroe de historietas,
protagonista en la televisión y hasta un ocasional torero. Le gusta-
ba el béisbol, amó a su mujer y adoró a sus hijos, fue devoto de la
Virgen. En un curiosísimo reportaje que el lector encontrará en es-
tas páginas, El Santo aparece en su vida cotidiana: una sucesión de
pequeños actos que serían convencionales si no fueran ejecutados
por un enmascarado que no prescinde de la máscara (su rostro ver-
dadero, su identidad) ni para lavarse los dientes. Enrique Krauze
El Santo y Carlos Suárez (sentados), en el programa de televisión Viernes del
Santo, durante la sección “Santo Aventura”, Televisa, 1972.
I. Desde Cinco de Mayo y Monte de Piedad: el Chambitas.
Cada minuto nace un tonto. De veras, es indiscutible. De lo contrario hace mucho
que tendríamos que haber buscado chamba de-a-de-veras, de esas en las que hay
que engominarse el cabello y permanecer parado detrás de un mostrador todo el
día, poniendo jeta de buena gente.
Es mejor esto, trabajar esta esquina del montepío, donde pasa tanto tonto que a
ratos se amontonan como moscas sobre la mierda, embobados con los trucos del
Chino.
Es que el Chino es un chinguetas con las magias. Puede desaparecer una pelotita
debajo de tres tapas o poner a bailar al Homerito Simspon con Mickey Mouse usan-
do sólo música, sin hilos ni nada. De veras. A veces, cuando está muy inspirado, hace
milagros con las cartas, especialmente si por ahí se aparece una gordita risueña, de
doble pechuga.
Sí, el Chino es bueno, pero yo soy mejor. Estoy más cabrón. Yo desaparezco carte-
ras, relojes, joyas y hasta bolsos. La mayor diferencia entre el Chino y su servilleta
es que mientras la gente se va encantada de ver las magias de mi compadre, pen-
sando que sí, que las entiende, jamás logrará comprender cómo perdió la pulsera, el
portafolio, la quincena. En el fondo todos creemos que la magia sí existe y por eso
me dejan chingarlos tan fácil. Y cuando intentan buscar al culpable soy, además, un
artista de la inexistencia. Me la pelan el Sastre ese y el Alberto Camus, esos mamo-
nes que tanto lee el Chino en nuestros recesos. Como ahorita que llueve a cántaros
y nos conformamos con leer o mirar como se moja el Zócalo..
Centro Histriónico
Claro que hay que darle un moche, leve, a los tiras, pero ellos siempre nos dejan cham-
bear a gusto. Si pasan se quedan mirando un rato, con la sonrisa en la boca, como si
disfrutaran también y fueran parte del público. Es que la actuación debe ser perfecta. Ni
una miradita entre mi compadre y yo en todo el día. El único testigo del teatrito entero
está allá arriba, Él sabe porqué nos manda a mí y al Chino a tanto pendejo. Por eso me
persigno cuando cae el primer “cliente”, para que nunca se le olvide enviarnos a tanto
mirón sin oficio ni beneficio.
II. Vista aérea: el Mástil.
“Se levanta en el mástil mi bandera, como sol entre céfiros y trinos……….”
Llueve allá abajo, sobre la plancha. Los transeúntes corren a esconderse en los portales,
huyendo de las gruesas gotas que sólo se detienen cuando han entintado un poco la pla-
za, cuando han ahuyentado a la gente. Todo es la uniformidad súbita de una cortina gris y
húmeda que desciende, implacable sobre todo aquel que osa cruzar la plaza.
De nuevo solo, desnudo, una silueta escuálida recortada contra los nubarrones que ame-
nazan con suspenderse indefinidamente sobre todo el centro, en un plantón indisoluble.
El agua se acumula bajo mi único pie hasta que logro ver mi cabeza erguida, repitiéndose
indefinidamente, intentando tocar el fondo de cada charco en el que se desdibuja. Son
cientos de espejitos que revientan bajo los pies de ese ejército que, en cuanto baja la
intensidad del aguacero, se lanzan a la reconquista de este mal llamado Zócalo: el mero-
lico afónico, los chamacos del turno vespertino que corren arrastrando la mochila desde
el colegio, los concheros, voyeristas tenaces, el vendedor de enciclopedias jorobado, el
fotógrafo desempleado, cuya dieta de superviviencia consiste en litros y litros de café y
por supuesto los infinitos vendedores de comida con sus carritos, sus mantas y miles de
bultos.
Pero todos abren paso a los uniformados que regresan con solemne hueva a vestirme
de rojo, verde y blanco, como cada mañana o cada tarde en que le rinden honores a esta
capa que me cuelgan y que, dicen en plan mamón, que se llama Enseña Nacional. +
Lee+
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
FICCIONES DEL LECTOR ENVÍANOS TU TEXTO A leemas@gandhi.com.mx
Todos los escritos deberán tener una extensión de no más de 850 palabras y no menos de 700.
Arial, tamaño de fuente número 9 y espacio sencillo.
Asegúrate de escribir tu nombre completo y un número telefónico al que podamos contactarte.
Por Ginosaurio TC
Dos visitas guiadas al
A LO LARGO DE ESTE NÚMERO ENCONTRARÁS ALGUNOS INTERIORES DE LA GUNILLA EDITORES Y LAS
PODRÁS IDENTIFICAR POR UN PUNTO ROSA.
ARTE 18 LA GUNILLA EDITORES
MEXTENCIL
Mr. Fly + Dr. Rabias
LA GUNILLA EDITORES
CALCOMANIAS
Mr. Fly + Dr. Rabias
LA GUNILLA EDITORES
ARTE URBE
Mr. Fly + Dr. Rabias
LA GUNILLA EDITORES
BLACK BOOK
Mr. Fly + Dr. Rabias
LA GUNILLA EDITORES
La Gunilla editores abre un espacio a manifestaciones artísticas, a las co-
KDBBHNMDRĮCDĮNAIDSNRĮ@KĮ@QSDĮTQA@MNĮ@KĮFQ@EÛSHĮ@ĮK@ĮBQD@SHUHC@CĮ@ĮKNRĮSDL@RĮ
CDĮ U@MFT@QCH@Į XĮ MNRS@KFH@Į ONQĮ HFT@KĮ ĭĮ K@RĮ HMSDQUDMBHNMDRĮ BHTC@C@M@RĮ @KĮ
CHRDÅNĮHMMNU@CNQĮXĮK@Į@QPTHSDBSTQ@ĮPTDĮB@LAH@MĮK@ĮGHRSNQH@ĮCDĮK@RĮBHTC@CDRĮ
más importantes del mundo, como la nuestra.
+
EL TAMAYO
+ Nota de paso
Un lugar fuera de la historia
17 de septiembre de 2010 a 6 de marzo de 2011
Exposición colectiva que aborda la vida y
obra de personajes legendarios e institucio-
nes claves para la historia del arte, en la que
identidades falsas, agendas secretas, versiones
oficiales y verdades a medias han jugado un
papel activo en la definición de determinados
escenarios históricos.
Artistas en la exposición: Francis Alÿs, Olivier
Debroise, Harun Farocki, Jill Magid, Museum
of American Art (MoAA), Tina Modoi, Melvin
Moti, Nedko Solakov, Hito Steyerl, Simon
Starling, Domingo Malagón Alea y Han van
Meegeren.
La marquesa salió a las cinco…
Jorge Méndez Blake
7 de septiembre de 2010 a 27 de enero de 2011
En esta exposición de la serie Acercamientos al
acervo de la colección permanente del Museo
Tamayo, la literatura surge naturalmente como
detonador y herramienta conceptual de un
proyecto artístico en el que Jorge Méndez
Blake (Guadalajara, 1974) utiliza la arquitec-
tura, la escritura y por supuesto el arte, para
configurar un complejo entramado ficticio que
adquiere vida en las salas del museo.
Este tú / This you
Tino Seghal
25 de septiembre a 7 de noviembre de 2010
Sede: Espejo de agua entre el Museo Tama-
yo y el Museo Nacional de Antropología e
Historia
Horario: Lunes a domingo, 7:00 a 19:00 horas
Este tú de Tino Sehgal es una pieza que se
presentará durante seis semanas en el andador
que comunica al Museo Tamayo y el Museo
Nacional de Antropología e Historia. La obra
consiste en una mujer que le canta al transéun-
te que se acerca a ella, algo que éste le inspire
o que la intérprete quiera regalarle.
Museo Rufino Tamayo
Paseo de la Reforma y Gandhi
Bosque de Chapultepec 11580
México, D.F.
www.museotamayo.org
C
o
I
I
a
g
e
-
s
t
a
r
I
i
n
g
.
j
p
g
l
S
i
m
o
n

S
t
a
r
I
i
n
g
l
P
r
o
j
e
c
t

!
o
r

a

M
a
s
q
u
e
r
a
d
e

l

H
i
r
o
s
h
i
m
a

·

2
0
1
0
l
C
o
I
I
a
g
e
,

5
7

x

7
6
.
5

c
m
l

C
o
r
t
e
s
i
a

d
e
I

a
r
t
i
s
t
a

y

d
e

T
h
e

M
o
d
e
r
n

I
n
s
t
i
t
u
t
e

l

T
o
b
y

W
e
b
s
t
e
r

L
t
d
.
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
OCHO PREGUNTAS A
Con el fin de sumarse a los festejos del Bicentenario, An-
tonio Garci se dio a la tarea de recopilar los “equívocos
históricos” más celebres de la historia de México y reunir-
los en un libro que, como bien sugiere la introducción, nos
recuerda la grandeza de nuestro pueblo: “Hoy celebramos
200 años de nuestra Independencia y cien de la Revolución
Mexicana, y eso confirma que somos un gran país y un gran
pueblo, pues cuando uno revisa todas las pendejadas que
se han hecho a lo largo de nuestra historia, cualquiera hu-
biera pensado que no íbamos a durar como mexicanos ni 15
minutos, al menos no con los políticos que nos han tocado.”
Antonio Garci es caricaturista desde hace más de 20
años, ha trabajado como guionista en proyectos de come-
dia y películas animadas, es autor de los libros Sex Zoo,
Historias infames, El huevo y quién lo puso, Por qué las
mujeres aman a los pendejos y Etiqueta para pendejos.
En términos de calidad ¿crees que las pendejadas de an-
tes eran mejores que las de ahora?
Mi impresión es que eran más divertidas, nada más, y no
porque tuvieran más gracia, sino que, como ya pasaron
hace tanto tiempo, cuando uno se entera de ellas te llevan
a la risa, mientras que las pendejadas de nuestros contem-
poráneos, cuando las conoces, te llevan a la indignación,
pero esto es sólo por la falta de perspectiva histórica; aún
no ha pasado tanto tiempo como para que esas pendeja-
das nos valgan madre y podamos ser objetivos con ellas
para poder disfrutarlas.
¿Será la globalización un peligro para nuestra tradición
nacional de cometer pendejadas?
De ninguna manera; la pendejez es universal y, por lo mis-
mo, está absolutamente globalizada desde hace miles de
años.
¿Son las pendejadas una cuestión de género?
Desde luego, las mujeres no pueden cometer pendejadas,
cuando ellas se equivocan simplemente descubren una
nueva forma en que no se puede hacer lo que ellas quieren.
¿De qué pendejada de las citadas en el libro te hubiera
gustado ser partícipe?
Ah… me hubiera encantado ser parte del sindicato revolu-
cionario de inquilinos, o estar en la comisión investigadora
para descubrir dónde quedó la cabeza de Pancho Villa.
Si tu libro fuera una tableta masticable ¿qué sería?: un anti-
inflamatorio, un anti-depresivo, un anti-agruras, un placebo,
otro.
Sería un anti conceptivo masticable, como el chicle de no-
noxinol 9 o el 69.
El mejor insulto y el mejor cumplido que has recibido por
tu libro.
El peor insulto: que es un gran libro de historia. El mejor cum-
plido: que es un libro de humor, pues eso es lo que realmen-
te me propuse hacer cuando lo escribí; que la gente acabe
aprendiendo historia de México con el libro, pues, digamos
que son los daños colaterales, y por esto pido sinceramente
una disculpa a mis amables lectores, pues esa nunca fue la
intención.
¿Crees que el humor ha jugado un papel importante para
que duremos 200 años?
Desde luego, el humor es fundamental e imprescindible en
cualquier ser humano, y lo es aún más si eres mexicano, y
digo que debemos aprovechar para celebrar el bicentenario
porque quién sabe si en 100 años más podamos festejar que
seguimos siendo mexicanos, aunque, eso sí, dentro de 100
años seguro estaremos celebrando otra cosa, ya que si algo
jamás se le podrá quitar a los mexicanos es su vocación para
hacer una pachanga por lo que sea, no importa que ya no
sigamos siendo mexicanos.
Algunas de tus pendejadas más célebres durante la confor-
mación del libro.
Pues mira, todo el tiempo estoy cometiéndolas, el problema
es que debido a mi modesta condición, ninguna de ellas tiene
la posibilidad de convertirse en célebre, aun así no me des-
animo, y cono en que algún día pueda hacer una que sea
memorable para todos los mexicanos. +
PENDEJADAS CÉLEBRES EN
LA HISTORIA
DE MÉXICO
Antonio Garci
EDITORIAL DIANA
ANTONIO GARCI
Por Karen Chacek
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
ENTREVISTA A
Palemón (SUMA) es la primera novela de Eduardo Sán-
chez Hernández (México, D.F.,1964), en la que cuenta la
historia de vida de un hombre nacido en la pobreza pe-
riférica de una Ciudad de México recién salida de la Re-
volución que no le ofrecía ni tierra ni libertad, pero que
en cambio le dio la fortaleza, perseverancia y humildad
que quizá sólo la carencia puede ofrecer. Lo que Sánchez
Hernández escribió inicialmente para honrar a su padre
Palemón con su descendencia, se ha convertido en una
novela publicada que invita a reflexionar sobre nuestro
propio origen y a hacerle honor a nuestros propios héroes
anónimos.
¿Desde hace cuánto has querido contar esta historia y
por qué?
Yo conocí la historia de la niñez y juventud de Palemón
cuando tenía 12 años y me quedé fascinado, entonces me
propuse escribirla algún día; pasaron los años y cuando
Palemón murió, al mes empecé a trabajar. Me tomó casi
cuatro años hacerlo porque quise ser muy riguroso con
la investigación. El propósito inicial del libro era que mis
hijos y sus hijos lo tuvieran y lo conocieran, sentía yo un
deber para mi familia el que quienes vienen después de
nosotros sepan de dónde venimos.
Palemón es el libro que te convierte en escritor…
Este es el libro con el que pretendo convertirme en es-
critor.
Resumir una vida en un libro es ya una tarea dicil, y más
si el autor tiene que apegarse a los datos históricos que
contextualizan y le dan veracidad a la historia; por las
características de ésta tu primera novela, ¿harás de la
novela histórica tu género?
No, bueno yo creo que un escritor se nutre de lo que ve,
de lo que vive, de lo que siente, de lo que sabe, de lo que
le cuentan, de lo que leyó en el periódico y de lo que su-
cede en su entorno. Gabriel García Márquez decía que si
uno quiere ser un escritor universal, tiene que escribir de
su pueblo, de la Villa donde nació, y eso sí me gustaría ha-
cerlo; me gustaría hablar de lo que veo, de lo que vivo, de
lo que siento en mi entorno y en mi México, entonces no,
mi siguiente proyecto no tendrá que ver con una novela
histórica, pero sí tendría que ver con cosas que sé, que
veo, que vivo, que supe o que me contaron.
La prosa de la novela combina un narrador omnisciente
y la voz en primera persona de varios personajes y la
del mismo Palemón, ¿cómo se fue dando este cambio
de narradores?
Yo traté de escribir más con la emoción de lo que (supon-
go) los personajes sentían y no con la cabeza; hay eventos
aquí muy crudos, muy descarnados, pero también hay
eventos muy amables, [incluso algunos] hasta muy alegres
o simpáticos, y en esa posición traté de ubicarme. Había
momentos en los que tenía que redondear muy bien al
personaje –siendo hijo del personaje es muy dicil deve-
lar el lado oscuro, que desde luego tuvo y lo hace muy
rico-, entonces también me metí muy duro en la emoción
oscura, en este aspecto de Palemón; y en otros casos el
narrador trató –porque ya ves que el narrador también
es personaje y no necesariamente es sólo uno- de ser un
cuate más de la palomilla de Palemón.
Tu novela no sólo cuenta la vida de Palemón, también la
de distintos momentos de la historia reciente de Méxi-
co; así encontramos anécdotas como la de su encuentro
accidental con Salvador Novo que andaba de “caza” en
los alrededores del Colegio Militar, o cuando fue lla-
mado por Gustavo Díaz Ordaz para que le hiciera una
auditoría que requería “de la más absoluta discreción”;
ambas son situaciones en las que se vio involucrado Pa-
lemón con personajes reales, ¿qué tanto te serviste de
20
tu imaginación y qué tanto te apegaste a lo que real-
mente pasó?
En los sucesos históricos que están entrelazados con la
vida de Palemón, por ahí asoma Lázaro Cárdenas, apare-
ce Manuel Ávila Camacho, los pilotos del escuadrón 201,
Salvador Novo, en esa parte quise ser objetivo y cuida-
doso, no en cuanto a proteger la imagen de los persona-
jes reales que aparecen en la novela, sino cuidadoso en
términos de estar seguro que eso era lo que yo quería
contar. No exponerlos, pero si lo que yo sabía los expuso,
pues qué lastima, pero no quería quedarme ni corto ni
largo en esa exposición.
Sobre la parte anecdótica sí me interesaba mucho retra-
tarla, [fui] muy riguroso en la investigación de ese Méxi-
co, de su forma de hablar, de sus costumbres, como por
ejemplo que los cadetes del Colegio Militar no se subían
a los camiones sino sólo a los tranvías, en fin, todas estas
cosas también las quise retratar y las investigué con rigor,
porque me gusta mucho la historia y como me gusta quise
ser muy cuidadoso en esos aspectos.
Ahora que mencionas sobre las costumbres de la vida mi-
litar, principalmente porque Palemón fue militar, en esos
pasajes retratas aspectos sórdidos que suceden a cuartel
cerrado, pero también con Palemón humanizas el rango.
La actividad…Yo quería platicar lo que me platicaron y qui-
se contarlo con la misma intención con la que me lo plati-
caron, no me lo platicaban con una intención de señalar a
alguien o de estigmatizar a nadie, me lo platicaron como
los hechos sucedieron; en el libro tú te encuentras rasgos
de lealtad, de solidaridad, de amistad, del valor de la pala-
bra, el valor del amor, del afecto, del cariño y también qui-
se reflejar eso, reflexionar sobre eso, lo importante que es
que uno solo no puede, que uno requiere necesariamente
de la voluntad y del amor y del cariño y del afecto y de la
solidaridad de otras personas y que, bueno, deberíamos
empezar por darlo antes de recibirlo, ¿no?
Por ahí como epígrafe citas a Sandor Marai, imagino
que también debes ser un gran lector porque tu prosa
es muy fluida.
Soy adicto a la lectura, en mis buenos momentos de tra-
bajo he llegado a leer hasta 60 libros en un año, 40-30 li-
bros es más o menos el promedio, y Sandor Marai es un
escritor al que yo estaba leyendo cuando estaba haciendo
la novela, y la novela El último encuentro, esa prosa tan
pausada, que describe perfectamente bien a estos dos
hombres ya al final de su vida, en ese último encuentro,
me pareció formidable, las frases son contundentes; en-
tonces sí, también está ahí, como lo está el reflejo de to-
dos los escritores latinoamericanos a los que admiro y que
leo con ávidez de adicto. +
EDUARDO SÁNCHEZ HERNÁNDEZ

FORO
E N T ß A D A L I ß ß E P ß E V I O ß E G I S T ß O
C U P O L I M I T A D O
I N f O ß M E S . T E L 91.80.09.28
M A I L .
terapeutas@centrodesaludmentalygenero.com
5 DE OCTUBRE
DE 2010
9 A 14 HORAS
O r g a n i z a d o p o r .
E I C e n t r o d e S a I u d M e n t a I y G é n e r o
v v v . s a I u d m e n t a I y g e n e r o . c o m
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
Lee+
1. ¿Cuál dirías es la mejor cualidad de una persona?


2. ¿Qué sería lo más tierno que se le puede decir a un paciente?




3. ¿Cómo nos ayudan nuestras mascotas a ser felices?

4. Cuéntanos una historia de tu niñez…

5. Por favor dibuja a tu mascota

LA SERVILLETA
del Dr. Andrzej Szczeklik
+ Nota de paso
Lee+
El Doctor Andrzej Szczeklik (Cracovia, 1938)
es una eminencia médica y un humanista,
“por lo que los poetas y los artistas intuyen
en él un alma gemela, aunque reforzada
con unos conocimientos de microbiología,
química y genética que ellos no poseen”,
así lo describe el Nobel Czesław Miłosz en
el prólogo de Catarsis. Sobre el poder cura-
tivo de la naturaleza y el arte (Acantilado),
escrito por el Dr. Szczeklik, quien visitó
México el mes pasado para asistir como
invitado especial al segundo Simposio In-
ternacional sobre el Síndrome de Samte
del Instituto Nacional de Enfermedades
Respiratorias (INER). +
CATARSIS. SOBRE EL
PODER CURATIVO DE
LA NATURALEZA
Y EL ARTE
Andrzej Szczeklik
ACANTILADO
EL GENERAL SIN MEMORIA
Juan Veledíaz
DEBATE
Ésta es una historia del ejército
mexicano contada por un
protagonista del más alto nivel:
el general Salvador Rangel Me-
dina, quien da su testimonio de
poco más de medio siglo desde
las entrañas de la institución
silenciosa por naturaleza. Por
primera vez el ejército es ob-
servado a partir de documen-
tos y testimonios de militares
que trazan una época sin la cual
no se explica el presente.
+ DEL TEMA
Nota de paso
PASO DEL NORTE
EN EL SIGLO XXI
Varios autores
UACJ
JOSÉ FUENTES MARES:
Un historiador con escuela propia
Jorge Herrera Velasco
UACJ
La Colección Bi-Centenario está
integrada por un conjunto de tex-
tos que van de las humanidades a
las ciencias sociales y que lanzan
una mirada a la problemática y a la
historia de la región. Son una con-
tribución al entendimiento de este
desierto norteño, pero también un
aporte para la mejor comprensión
del México que empieza a surgir
dos siglos atrás. Estas obras pre-
tenden ser el insumo que haga a
los universitarios y a la comunidad
entender más esa mexicanidad
que se ha ido forjando en dos
siglos. Por eso, la Universidad
Autónoma de Ciudad Juárez,
orgullosamente entrega en este
2010 la Colección Bi-Centenario,
editada en este antiguo y mítico
Paso del Norte, hoy orgullosamen-
te Ciudad Juárez.
Algunos títulos relacionados con el tema de este número.
Si se hace un balance de la apor-
tación de José Fuentes Mares
a la historiograa mexicana, no
debe dejar de subrayarse su con-
tribución a la dessacralización de
la historia, a hacerla humana con
lo que implica lo humano.
Así lo entendió Jorge Herrera
Velasco quien dedicó sus esfuer-
zos a estudiar y valorar la obra
de Fuentes Mares, con especial
atención a la tetralogía juarista.
El ingeniero químico escritor-
ahora historiador Jorge Herrera
se dejó llevar por la poderosa
escritura de don José para re-
crearlo en un trabajo que contri-
buye de manera firme a restituir
la grandeza del chihuahuense
como historiador, por añadidura,
con escuela propia.
GRANDES LEYENDAS
DEL BOXEO
José Ramón Garmabella
DEBOLSILLO
LAS OTRAS HISTORIAS
DE MÉXICO
Federico Navarrete
EDITORIAL SM
El autor es un contador de
historias urbanas que a todos
les gustará, ya que recopila la
trayectoria histórica de algunos
de los principales exponentes
del deporte del boxeo en Méxi-
co. Acostumbrado a golpes de
la vida y al periodismo fuerte,
Garmabella nos entrega un libro
enérgico, veloz y apasionante,
con historias de Raúl Ratón
Macías, José Ángel Mantequi-
lla Nápoles, Ultiminio Zárate,
Guadalupe Pintor, Humberto
La Chiquita González. El libro
atestigua que en el deporte
mexicano también hay héroes
que dan sabor y personalidad a
nuestro país.
EL MITO DE DOS VOLCANES.
POPOCATÉPETL-IZTACCÍHUATL
Varios autores
EDITORIAL RM + CONACULTA+INBA
Es un libro que revisa la Historia
de México desde el punto de
vista de sus diversos protagonis-
tas más importantes, con valiosas
imágenes y ágil lectura, en cada
página se cuentan detalles de
los héroes anónimos que siguen
construyendo este país. Niños,
jóvenes, mujeres, cargadores,
inmigrantes y demás olvidados
tienen aquí el lugar central que
las historias dominantes no siem-
pre les reconocen.
Más de doscientas cimas que rodean
al valle de México han sido el marco
en que se ha gestado y desarrolla-
do nuestra ciudad. En esta cadena
montañosa destacan, por su tamaño
y majestuosidad, el Popocatépetl y el
Iztacíhuatl, presencias que han defini-
do no sólo el paisaje sino la identidad
cultural de la ciudad de México y de
sus alrededores con el paso de los
siglos. Este catálogo es una invitación
para adentrase por el consciente e
inconsciente colectivos que, a lo largo
de los siglos, han encontrado en el
Popocatépetl y el Iztacíhuatl parte
esencial de su identidad y que, al
hacerlo, han dado vida a un reperto-
rio de increíble estética, a la leyenda,
a la convivencia con lo natural y a la
expresión artística.
LA REVOLUCIÓN.NUEVA
HISTORIA MÍNIMA DE MÉXICO.
El COLEGIO DE MÉXICO.
TURNER
La Revolución define el siglo XX
mexicano y apuntala las bases del
México contemporáneo: origen
y conformación de una nueva
nación moderna, universal y de-
mocrática. La adaptación gráfica
de “La Revolución”, el capítulo de
la Nueva historia mínima de Méxi-
co escrita por Javier Garciadiego,
una de las plumas más rigurosas
y autorizadas en la materia, en la
edición de El Colegio de México,
da voz a la historia a través de un
viejo vendedor de libros que nos
lleva por los más significativos
hechos y secuencias de este
trascendente período del país.
FILOMENO
Daniel Liebsohn
FELOU
Daniel Liebsohn, reconocido an-
ticuario, especialista en retrato,
indumentaria y artes aplicadas,
logra fusionar las delicias del pe-
riodo porfiriano en una narrativa
llena de humor, pudor, nostalgia
y una fuerte carga erótica;
mediante una serie de imágenes
convertidas en una fascinante
historia.
La novela, ambientada en suge-
rentes escenarios e impregnada
por la particular obsesión de
su autor por las antigüedades,
está situada en el México de
principios de siglo XX, en plena
decadencia del porfiriato, una
época de modernismo y grandes
cambios, aunque limitada por
los prejuicios de una sociedad
moralista.
HISTORIAS
DESCONOCIDAS
de la Independencia
y la Revolución
Trino
TUSQUETS
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
Lee+
CÓMIC
POBRE PATRIA MÍA
Pedro Ángel Palou
PLANETA
Con rigor de historiador Pedro Ángel Palou se adentró en la men-
te del desterrado patriarca Porfirio Díaz, quien se embarcó en el
Ipiranga y desde Europa observó al país desangrarse. Para el viejo
general no hubo realidad más ingrata: levantó una nación que pa-
recía un animal incivilizado, le trajo la calma, el orden, el ferroca-
rril, el petróleo y la modernidad, pero México le dio la espalda.
EL EVANGELIO SEGÚN JESUCRISTO
José Saramago
PUNTO DE LECTURA
José, en lugar de ser un carpintero sin ningún tipo de inquietud, es
recreado por el autor como un personaje complejo y fascinante,
atormentado por la culpa y el arrepentimiento por haber preferi-
do salvar a su hijo antes que alertar a la población sobre las inten-
ciones de Herodes.
LA SEGUNDA VIDA DE BREE TANNER
Stephenie Meyer
ALFAGUARA
Esta es la fascinante historia de Bree Tanner, una vampira neófita
creada por Victoria, y el lado más oscuro del mundo en el que vive.
La novela narra el viaje de la armada de neófitos y su preparación
para cercar a Bella Swan y los Cullen, hasta llegar a su inolvidable
conclusión. Los fans van a amar los detalles fascinantes involucra-
dos en los amores, miedos y acciones de un vampiro emergente,
como nunca antes se habían descrito.
ARREBATOS CARNALES
Francisco Martín Moreno
PLANETA
A lo largo de los siglos, hombres y mujeres han sido arrastrados
por el inevitable impulso de poseer a quien parece ostentar el
sentido de la vida. Y de esta atracción impetuosa no se libran los
grandes forjadores del destino de una nación, ¿qué apetitos y ob-
sesiones sirvieron de causa para algunos de los protagonistas de
la Historia de México?
CAÍN
José Saramago
ALFAGUARA
Caín pone de manifiesto lo que hay de moderno y sorprendente
en la prosa de Saramago: la capacidad de hacer nueva una historia
que se conoce de principio a fin. Un irónico y mordaz recorrido
en el que el lector asiste a una guerra secular, y en cierto modo,
involuntaria, entre el creador y su criatura.
LOS
+
VENDIDOS
FICCIÓN NO FICCIÓN
LA MAFIA QUE SE ADUEÑÓ
DE MÉXICO… Y el 2012
Andrés Manuel López Obrador
GRIJALBO MONDADORI
El libro más reciente de Andrés Manuel López Obrador, se editó
por primera vez en junio de éste año, por Mondadori, bajo el sello
Grijalbo. El texto es apasionado y revelador sobre lo que el autor
considera como los grandes saqueos de nuestro país perpetuados
por un pequeño grupo de empresarios.
HISTORIA DE MÉXICO
Gisela Von Wobeser
FCE-SEP
En 2010 conmemoramos el bicentenario del inicio de la guerra
por la Independencia y el centenario del inicio de la Revolución.
Lo haremos de manera festiva, pues nuestra historia de lucha es
motivo de orgullo para los mexicanos, pero sobre todo de manera
reflexiva, pues debemos hacer un balance entre los logros alcan-
zados y los retos por cumplir.
DISCIPLINA INTELIGENTE
Vidal Schmill
EDICUSA EDICIONES CULTURALES
Este libro ayuda a: ubicar qué tan eficaz es la disciplina que los pa-
dres ejercen sobre sus hijos. Educar a los hijos sin miedos, ansie-
dades y culpas. Encontrar el punto medio y establecer límites de
conducta basados en valores claros que fomenten el bienestar, la
salud y la convivencia en el hogar. Es una obra basada en años de
interacción y observación con padres de familia, niños y jóvenes.
Plantea, entre otros aspectos, que la práctica de premios y casti-
gos es el cáncer en la educación, pues propicia la doble moral y la
hipocresía de los hijos para obtener premios y evitar los castigos,
sin realmente educar en valores que impacten profundamente en
su formación como mejores seres humanos.
ESCLAVAS DEL PODER
Lydia Cacho
GRIJALBO MONDADORI
A partir de casos concretos, la autora hace un viaje al interior de
las redes del tráfico de mujeres y de niños en todo el mundo a tra-
vés de historias conmovedoras y terribles, así como una denuncia
de las mafias y de los gobiernos e instituciones que las encubren.
Y COLORÍN COLORADO ESTE CUENTO
AÚN NO SE HA ACABADO
Odin Dupeyron
EDITORIAL DISIDENTE
Editado primera vez en el año 2001, ha sido leído y releído, regala-
do, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de
todos los géneros. Se ha convertido en best seller en menos de 5
años, al enseñar a miles de personas sobre los miedos escondidos
que nos paralizan y del deseo de ser libres. Pero más allá, nos hace
redescubrir la importancia que tiene vivir la vida... ¡hasta el final!
No te pierdas de ésta experiencia y únete a quienes han hecho de
éste, su libro más amado...
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
LILA DOWNS
Lila Downs y la misteriosa en París
EMI
En uno de los puntos más álgidos de su carrera artística,
Lila Downs conquista Europa y este disco grabado en la
llamada ciudad luz, es solo la muestra de sus alcances a
nivel internacional.
ALONDRA DE LA PARRA
Mi alma mexicana
SONY MUSIC
Más allá de las celebraciones bicentenarias, este disco
es digno de escucharse en cualquier época, la magistral
conducción de Alondra de la Parra da una nueva frescura
a clásicos de la música mexicana.
VARIOS
Glee, the music vol. 2 Showstoppers
SONY MUSIC
Una de las series más exitosas de la televisión tanto por
su temática como por la música que lo acompaña es sin
duda Glee; temas clásicos que rememoran épocas clási-
cas como los años ochenta.
SAMUEL ZYMAN
Dos temperamentos, un cuarteto.
RIVERA LÓPEZ JOSÉ LUIS
Samuel es un compositor destacado en el ámbito de la
música clásica contemporánea que vale la pena coocer
por su conocimiento y capacidad creativa. Es un testimo-
nio que ofrece su riqueza musical exquisita.
VARIOS
All you need is jazz
PRODUCCIONES MEXICANAS DISCOGRÁFICAS
Buena recopilación con algunos temas clásicos del cuar-
teto más afamado de Liverpool pero interpretados por
distintas luminarias del jazz.
INVICTUS
Clint Eastwood
WARNER HOME VIDEO
Dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Morgan Fre-
eman y Ma Damon, nos relatan la historia de cómo el pre-
sidente Nelson Mandela y el capitán del equipo de rugby de
Sudáfrica hacen la fórmula ideal para unir a su país después de
años de lucha racial.
FURIA DE TITANES
Louis Leterrier
WARNER HOME VIDEO
Una nueva versión de aquel mítico filme de los años ochenta
donde se recrean pasajes de la mitología griega, la lucha entre
dioses y seres impactantes; con la ayuda de nuevos efectos
especiales bien vale la pena darle un vistazo a más de 20 años
de distancia.
NUEVA YORK TE AMO
Yvan Aal
ZIMA FILMS
De los productores de “París te amo” ahora la ciudad que
sirve como testigo mudo de varias historias de amor es la
cosmopolita Nueva York, que sirve como perfecto escena-
rio para desarrollarlas con distintos personajes y situaciones
interesantes.
GUERRERO DEL VIENTO
Hayao Miyazaki
CINE, VIDEO Y TV
En un futuro lejano, en un mundo post-apocalíptico, la Tierra
está cubierta por unos bosques llenos de hongos venenosos e
insectos gigantescos. Los humanos han quedado reducidos a
unos pocos pueblos aislados. En medio de todo esto la prin-
cesa Nausicaä, quien ama a los insectos, buscará comprender
el origen del problema y conseguir la paz entre los hombres, y
sobre todo entre éstos y el bosque.
DÉJAME ENTRAR
Tomas Alfredson
ZIMA FILMS
Basada en la novela de John Ajvide Lindqvist, cuenta la his-
toria de un niño de doce años que sufre acoso escolar que
entabla amistad con una niña vampiro en Blackeberg, un su-
burbio de Estocolmo. La película recibió numerosos elogios
de la crítica internacional y ganó numerosos premios.
PARA VER
DVD CD
Y ESCUCHAR
ESCUCHAR
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
Con todo y su chongo, a Josefa la has visto impresa
en libros y hasta en billetes, pero ¿sabes por qué la
llamaban conspiradora?
El famoso trompetista Bruno Bellini va de camino a la capi-
tal de la Nueva España para embarcarse rumbo a Europa,
donde planea continuar sus estudios de música. Pero, en
su paso por Cuautla, un suceso inesperado cambiará sus
planes.
¿Qué pasa si juntas un pueblo minero llamado Parral,
con un niño de nombre Doroteo Rosas y una leyenda
según la cual cada noche, en el lugar que mataron a
Francisco Villa, los fantasmas aparecen para repetir la
muerte del general? Lee y averígualo.
DOÑA JOSEFA Y
SUS CONSPIRACIONES
Claudia Burr, Rebeca Orozco
EDICIONES TECOLOTE

LAS MUCHAS MUERTES
DE PANCHO VILLA
Elman Trevizo
EDICIONES B
EL NOMBRE DE CUAUTLA
Antonio Malpica
EDICIONES SM
EL PANTEÓN DE LA PATRIA /
CALAVERAS DE LA INDEPENDENCIA
Eduardo Bustos
ARTES DE MÉXICO Y DEL MUNDO
/DPTDÅNĮĮGRANĮĮTMHUDQRN
Calaveras sobre los personajes de la
Independencia. Una manera muy diver-
tida de aprender historia.
Selección de Karen Chacek
EL HIJO DEL SANTO
Entrevista por Rodrigo Morlesin
La historia siempre se ha encargado de convertir a los héroes en leyenda, pero cómo
saber qué parte es real y cuál no; si el combate fue contra cien a puño limpio o contra
trescientos; si fueron momias, vampiros o las vicisitudes de ser padre, luchador y
héroe enmascarado.
Para conocer el legado de El Santo recurrí a un buen amigo: El Hijo del Santo; nadie
mejor que él para hablarnos de héroes verdaderos, de un héroe que no sólo combatía
en tecnicolor y ciencia ficción, sino que era capaz de dar la vida por un amigo y que
entregó a su hijo su mayor legado, su arma más poderosa: la integridad de un ser que
luchó arriba y abajo del ring.
Así, El Hijo del Santo, con su propia historia –igual de impactante- tiene la misión de
hacer valer las enseñanzas de su padre, enfundado en aquella legendaria máscara;
con él platicamos sobre cómo fue crecer con semejante padre, sobre su libro para
niños “El Hijo del Santo y Xico en el inframundo” (Alfaguara Infantil) en el que a lado
de Xico –un pequeño pero valiente Xoloescuincle– luchará contra las fuerzas del
inframundo.
Lee+: Cuando eras niño ¿cuál era tu superhéroe favorito?
El Hijo del Santo: Creo que mis primeros superhéroes fueron Batman, El Hombre
Araña y Superman. Ellos tres eran los más fuertes. Después me gustó Tarzán, un
superhéroe de la selva, y obviamente: El Santo.

¿Desde que naciste sabías que tu papá era El Santo? O un día te dijo: “Hijo tenemos
que hablar”. ¿Cómo lo viviste?
Lo fui descubriendo, de hecho [mis padres] me decían que en la escuela tenía que decir
que mi papá era agente viajero. A los tres años me tomaron fotos con El Santo pero no
me acuerdo, y fue como a los siete que lo acompañé a una función de lucha libre que
me di cuenta de que mi padre era luchador, y de que era El Santo, ahí me enamoré de
la lucha.

¿Y cómo fue ese momento en el que lo viste ponerse la máscara por primera vez?
Pues para un niño es un momento muy fuerte porque es muy impactante, ves a tu papá
y de repente ves a El Santo… Y más a esa edad, porque para un niño de seis o siete años
es muy impactante ver a un luchador, a muchos les das miedo y otros te ven con mucha
admiración. Ahora imagínate yo, ver a mi papá y de repente ver a El Santo.

¿Cuéntame ese momento?
Íbamos en el auto, mi papá atrás y yo adelante con su representante Carlitos Suárez.
Llegamos a una placita de toros que se llama El Cortijo, yo ya la conocía porque íbamos
seguido a comidas y festivales taurinos porque los dueños eran compadres de mis papás,
pero aquel día había mucha gente y pensé que había corrida de toros, cuando de repente
la gente comenzó a acercarse, a golpear el auto y a gritar: ¡Santo-Santo-Santo! Y cuando
volteo ¡me encuentro con El Santo sentado en el asiento trasero! Así que sí fue muy
fuerte para mí… Luego lo vi luchar, al principio me dio mucha emoción pero después me
espanté cuando lo golpearon porque sabía que era mi papá…Y bueno, fue un domingo
muy intenso y un domingo que no olvido.

¿Quién es tu héroe actual?
Yo tengo muchos héroes y son todos aquellos seres humanos que creen en sus sueños,
que creen y saben que pueden ser triunfadores y que logran trascender y dejar huella en
cualquier ámbito. Puede ser en la escritura, en la poesía, en la música, u hojalateando un
auto; es decir, aquellos seres humanos que hacen bien su trabajo y creen en sus sueños
son mis héroes.
¿Y tu superhéroe?
Mi superhéroe por excelencia sigue siendo El Santo porque fue de verdad, porque vivió,
tuvo sentimientos de dolor, de angustia, de alegría; Batman no creo que sienta nada,
Superman tampoco porque son héroes de papel que no existen. No es lo mismo que
un actor encarne a un superhéroe y en la vida real no vuele, ni luche; pero El Santo sí, él
luchó en un ring, y aunque su cine era una fantasía, algo que lo caracterizó es que no le
gustaba que lo doblaran en las escenas de peligro, a él le gustaba hacerlas.
Hablando del libro, ¿cómo creaste la historia?
Yo di algunas ideas, la historia la escribieron dos jóvenes de Tijuana y Guadalajara que
se llaman María Cristina Pineda y Lydia Gabriela Olivares. La idea que les dije fue que
yo en la vida real, cuando siento que me voy a doblar, en el buen sentido (risas), que no
puedo más, siempre traigo a mi papá a mi mente y adquiero esa fuerza. Y tomaron muy
bien esa idea.
EL HIJO DEL SANTO
Y XICO EN
EL INFRAMUNDO
Gerardo Mendiola
ALFAGUARA INFANTIL
EL
LEGADO
DE
UN
HÉROE
Esa me parece la mejor parte del libro, cuando el perrito
Xico regresa con tu papá
Sí, cuando El Hijo del Santo parece derrotado, a punto de
rendirse, se da cuenta que no puede defraudar a su padre…

¿Quién es tu Xico?
Creo que siempre he tenido un Xico, desde muy niño… No era
perro, era un caballo y lo amé. Porque más que una mascota
era mi compañero de aventuras, se llamaba El Amigo. Yo nací
en la Country Club Churubusco, crecí en una casa que no
tenía mucho jardín, lo que más podías tener era un perrito.
Pero a los cinco años me fui a una granja a Tuyehualco que
estaba rodeada de milpas y ahí tuve de todo: conejos,
caballos, cerdos, borregos, lo único que me faltó fueron vacas.
Crecí con ellos y desde muy pequeño me gustó protegerlos.

¿Cuando te ves al espejo, a quién ves?
Esto no es broma, es real, si me veo con máscara veo al Hijo
del Santo, y si estoy sin máscara veo a un ser humano que soy
yo. Lo tengo muy claro, muy separados. Por eso cuando estoy
sin máscara puedo andar en la calle de la manera más natural
y el ego no me está molestando.

¿Ser El Hijo del Santo es un trabajo de 24 horas sin límite
de tiempo?
No, afortunadamente he aprendido a poner mi tiempo
porque ambos tenemos que descansar. El hijo del Santo tiene
que descansar y quien le da vida también, tiene familia, una
vida tiene actividades personales… Yo sí les pongo límite de
tiempo a los dos.

Ahora viene la pregunta más dicil, hay gente que no la
contesta…
Tápense los oídos…
Cuéntame un chiste…
¿Que te cuente un chiste?
Sí…
Es que me sé puros pelados… ¿O uno bobo?… no, es muy
zonzo.
Ves que no es tan fácil…
Va: ¿Qué le dijo la mamá de Blue Demon a la mamá de El
Santo?
¿Qué?
¡Felicidades! +
E
I

H
i
j
o

d
e
I

S
a
n
t
o
.

F
o
t
o
g
r
a
f
í
a

d
e

J
u
a
n

C
a
r
l
o
s

R
e
y
n
o
s
o

/

w
w
w
.
j
u
a
n
c
a
r
l
o
s
r
e
y
n
o
s
o
.
c
o
m
NERD PLUS 30
Bernardo Fernández, Bef *
HÉROES
Pertenezco a una generación para la que la palabra héroe alude más a Bat-
man o al Hombre Araña que a Doroteo Arango. Lo cual es una tragedia.
Pero si me tuviera que elegir un héroe de la historia nacional, no dudaría en
quedarme con... Hum. No está tan fácil.
Si me pidieran un insurgente, elegiría a Ignacio Allende. Militar de carrera,
cometió el error de dejarse seducir por el carisma de don Miguel Hidalgo.
Y si bien el padre de la patria era un hombre íntegro, me queda claro que
era más entusiasta que buen militar, lo cual le costó muy caro al movimiento
independentista. Allende lo vislumbró e intentó revertir las cosas (se dice
que incluso intentando envenenar a Hidalgo, episodio desde luego borrado
o soslayado de la historia oficial). Pero siguió fiel a la causa hasta el cadalso.
Tengo un lugar especial por Benito Juárez, entre otras cosas porque era
el ídolo de mi abuelo Alfredo, que igual que don Beno era zapoteco, huér-
fano y logró salir adelante para convertirse en profesionista (mi abuelo se
hizo ingeniero agrónomo). Además, comparto su rabioso anticlericalismo y
debo decir que la ocasión en que cayeron en mis manos sus memorias las leí
con deleite, pues debajo de su solemne prosa decimonónica se adivinaba
un hombre fundamentalmente bueno, lleno de luces y sombras como todo
mundo. Acaso el último buen presidente que tuvo este país.
De la Revolufia sin dudarlo mis favoritos son los hermanos Flores Magón. El
viejo punk que llevo dentro siempre simpatizará con los anarquistas.
Sin embargo, iniciaba estas líneas lamentando la gran distancia que tene-
mos con nuestros héroes. Monumentos y pedestales han distanciado a la
gente de ellos. Un régimen desgastado durante setenta años nos los termi-
nó expropiando.
Ello, pese a los esfuerzos gigantescos del régimen por legitimarse a través
de la adoración de su historia oficial.
No es de extrañar que durante la post revolución se haya alentado la es-
critura de numerosas novelas de la Revolución. Nunca fui buen lector de
ellas, pero disfruté enormemente Cartucho, de Nellie Campobello y alguna
novela de Martín Luis Guzmán.
A cambio, mi auténtico héroe literario, Jorge Ibargüengoitia, se ganó mi
adoración escribiendo la novela revolucionaria que derrumbó el género y
selló su ataúd.
Se trata de la sensacional Los relámpagos de agosto, quizá su libro más co-
nocido al lado de Los pasos de López, donde hace lo propio con la gesta
independencista.
Un error francamente estúpido deviene en el levantamiento de un grupo
de militares, todos veteranos de la revolución, cuya estupidez mastodóntica
los condena al fracaso. Años después, uno de ellos, José Guadalupe Arroyo,
toma la pluma para escribir sus memorias (como hicieron en su día tantos
veteranos de guerra), sólo para desternillar de risa a los lectores con los
sucesos esperpénticos que relata.
En su día, la novela cayó como un balde de agua fría. Estoy seguro que más de uno debe haberla
considerado un insulto a nuestras instituciones. Imagino que al ganar el premio Casa de las
Américas en 1964 debió haberles tapado la boca.
Quizá la más amarga enseñanza de la lectura de Ibargüengoitia sea lo vacuo de una revuelta a la
que hemos querido elevar a gesta heroica, historia llena de traiciones abyectas que producen
más vergüenza que orgullo.
Pero más vergüenza aún me da el oportunismo con que varias editoriales se han volcado sobre
la coyuntura celebratoria. Desde versiones noveladas de cuanto episodio histórico sea posible
hacerlo hasta invenciones que dan francamente pena ajena. Lo cual lamentablemente diluye el
impacto de la obra de autores que han venido escribiendo novela histórica con seriedad desde
hace tiempo, como Eugenio Aguirre o Eduardo Antonio Parra, entre otros.
Yo, por lo pronto, celebraré el bicentenario y el centenario releyendo a mi adorado Jorge Ibar-
güengoitia y la monumental Noticias del imperio de Fernando del Paso, mi novela favorita sobre
la historia nacional.
Y ya de paso, aprovecho para leerme unos cómics de superhéroes. +
*Novelista y dibujante de cómics. Tiene en el horno una novela gráfica.
FRASE NAPALM
Pancho Villa (1878-1923), revolucionario mexicano, fue Comandante de la División del Norte en la Revolución Mexicana y se fregó a los gringos en la Batalla de Columbus.
+ Nota de paso Palabras que matan.
Se usa prmero ésta y
luego éstos”.
PANCHO VILLA.
UNA BIOGRAFÍA NARRATIVA
Paco Ignacio Taibo II
BOOKET
(Señalando primero la cabeza y luego los testiculos)
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d
P
u
b
I
i
c
i
d
a
d

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->