P. 1
LAS UNIDADES BASICAS

LAS UNIDADES BASICAS

4.5

|Views: 12.337|Likes:
Publicado porrafacattalini

More info:

Published by: rafacattalini on Jul 10, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/16/2013

pdf

text

original

LAS UNIDADES BASICAS. Las células El cuerpo esta constituido por células.

La mayoría de ellas son de tamaño minúsculo y sólo pueden verse a través del microscopio. En el cuerpo humano hay unos 100 billones de células (unas 20.000 veces el número de personas que viven en el mundo en la actualidad). Las células presentan, además, una extraordinaria variedad. En el cuerpo hay docenas de tipos celulares, cada uno de ellos con una forma y un tamaño determinados y con una función específica. La célula se define con frecuencia como “la unidad básica de la vida”. Ello se debe a que todos los seres vivos están formados por células. Hay algunos organismos, como las amebas, que están constituidos por una sola célula. Las amebas parecen pequeñas bolsas de gelatina y habitan en los fondos de los charcos . la célula de la ameba contiene toda la compleja combinación de sustancias químicas necesarias para desarrollar las funciones básicas de la vida, como la sensibilidad frente al medio que la rodea, la nutrición, la eliminación de residuos y la reproducción. Por su parte, un pequeño gusano, tan fino como un cabello y de la misma longitud que un grano de arroz, esta formado por varios cientos de células. Insectos como el mosquito pueden contar con decenas de miles de células, mientras que los mayores organismos vivos, desde el ser humano hasta grandes árboles como el roble, están construidos por miles de millones de minúsculas células. Las células del cuerpo: Una célula es una unidad con un elevado nivel de organización. Al igual que nuestro cuerpo, cuenta con una serie de órganos que desempeñan funciones específicas; sus componentes, llamadas organelas, desarrollan diferentes tareas. La organela más importante es el núcleo, el centro de control de la célula. Otra organela, una estructura con forma de salchicha llamada mitocondria, hace las veces de planta de energía. Transforma los nutrientes en energía, que es aprovechada por la célula. El límite exterior, la membrana, regula el flujo de sustancias hacia el interior y hacia el exterior mediante procesos tales como ósmosis. En el interior de la célula existen numerosas sustancias que circulan impulsadas por un proceso denominado difusión. La observación de las células: La tecnología necesaria para ver cual era el aspecto de una célula no se creó hasta los inicios del siglo XVII, cuando se inventó el microscopio. El microscopista italiano Marcello Malpighi fue uno de los primeros científicos en centrarse en el estudio de las células del cuerpo humano. Fue él quien describió su estructura básica y apuntó las primeras teorías sobre su funcionamiento.

Cada vez mas cerca: El microscopio óptico, aún hoy el mas utilizado, puede aumentar la imagen de un objeto hasta 1.000 veces su tamaño. Cuando se observan células humanas en su interior, se aprecian una serie de estructuras poco definidas. Estas estructuras se llaman organelas (pequeños órganos). Una de las mas importantes es una especie de burbuja oscura, el núcleo. Se trata del centro de control de la célula y del lugar en el que se encuentran las instrucciones genéticas. A lo largo de tres siglos, los investigadores estudiaron los confusos perfiles de las organelas, pero sólo pudieron intuir a que tipo de células se parecían. El desarrollo de la microscopia electrónica en la década de 1930 supuso un gran avance en la capacidad de aumento de la imagen. Algunos microscopios electrónicos pueden llegar a incrementar la imagen de los objetos más de un millón de veces. En vez de rayos luminosos, el microscopio electrónico emplea haces de partículas atómicas llamadas electrones, que son proyectadas sobre el objeto observado (se trata de las mismas partículas que se proyectan en una pantalla de televisión para que esta se ilumine. La imagen no se observa a través de una lente, sino que aparece en un monitor. Con un microscopio electrónico, un investigador puede observar las células y las organelas que hay en su interior con asombroso detalle. Aunque aún se mantienen sin desvelar algunos de los misterios que las células encierran, ahora sabemos más que nunca sobre la forma como funcionan. El medio acuoso: Las células humanas también viven en un medio acuoso. El agua esta presente tanto dentro como fuera de la membrana (la barrera exterior de la célula). Las moléculas aisladas de agua son lo suficientemente pequeñas como para atravesar la membrana celular por ósmosis, un proceso que la propia célula no puede controlar. Aunque el agua pueda entrar y salir de la célula de esta manera no controlada, los nutrientes, los minerales y otras sustancias esenciales no pueden hacerlo, debido a que sus moléculas son demasiado grandes para atravesar la membrana. Si, como consecuencia de ello, las concentraciones de estas sustancias se hicieran demasiado altas o demasiado bajas, dentro o fuera de la célula, el agua fluiría hacia el interior o hacia el exterior celular por ósmosis. Este flujo podría destruir la célula y, por lo tanto, dañar el cuerpo. La razón por la que esto no ocurre en condiciones normales es que cada membrana celular puede regular el paso de las moléculas de mayor tamaño a través de una especie de puerta que existe en la propia membrana. El paso de las moléculas de nutrientes y minerales por estas “puertas” es continuo, pues de esta manera la célula consigue mantener el equilibrio de las sustancias corporales. Una fábrica química: Los organismos vivos son como grandes y complejas fábricas de productos químicos. Cientos de cambios y reacciones químicas tienen lugar cada segundo en todas las células vivas. Estos cambios se producen solamente si las sustancias químicas se encuentran disueltas en agua. Así pues, el agua resulta básica para cualquier forma de vida. Una célula no es un conjunto casual de sustancias químicas que flotan como si estuvieran en un tazón de sopa. Por el contrario, su interior podría compararse con un edificio de oficinas subdividido en secciones funcionales mediante paredes, techos, puertas, plataformas elevadoras, ventanas y escaleras. Las membranas no solo rodean la célula a modo de barrera, sino que también están presentes en el interior celular. Estas

membranas se doblan, se curvan y se enrollan sobre sí mismas, para formar tobos y canales, compartimientos, organelas y otras estructuras en las que se organizan los componentes químicos. Por otra parte, del mismo modo que el cuerpo cuenta con una estructura de soporte formada por huesos, que aportan forma y resistencia, la célula presenta también una infraestructura de sostén. Está conformada por una especie de andamiaje de micro túbulos de proteínas que se encuentran en el fluido del citoplasma. Tipos celulares: Pueden diferenciarse múltiples tipos celulares, que responden a distintas funciones. Por ejemplo, las células nerviosas conducen pequeños impulsos eléctricos a lo largo del cuerpo, mientras que las células de la sangre llevan el oxígeno de una parte a otra y las células epiteliales forman revestimientos de protección. Cada tipo distinto de célula presenta un diseño específico, con diferente número de organelas. El ciclo vital de los distintos tipos celulares también varía dentro de amplios márgenes. Las células epiteliales que tapizan el intestino se van desgastando por la acción de los alimentos digeridos que pasan a través del conducto intestinal. Estas células mueren a las pocas horas de formarse y son expulsadas del cuerpo con las heces. Por el contrario, las células denominadas osteocitos producen una sustancia resistente que las recubre. Dicha sustancia es hueso. El tejido óseo, al formarse, va atrapando las células que lo generan. Imposibilitadas para desplazarse, los osteocitos viven durante años en las prisiones que ellos mismos se han construido. Cada uno de los tipos celulares existentes en el cuerpo desarrolla una función específica. Las células nerviosas, por ejemplo, presentan unas finas extensiones, llamadas axones, que conducen las señales a través del organismo. Las células epiteliales son anchas y aplanadas, como las losetas de pavimentación. Forman el revestimiento interno o externo como las superficies interiores de nariz, boca, pulmones e intestino. El interior de una célula Incluso con el más potente de los microscopios ópticos resulta difícil ver las organelas de una célula. Pero sí pueden observarse con claridad mediante un microscopio electrónico. Muchas de las organelas tienen sus propias membranas, que actúan de forma similar a la membrana celular principal. Las organelas conforman numerosos compartimientos en el interior de la célula. Las sustancias pueden pasar de uno a otro de estos compartimientos a través de poros (orificios) o de “puertas” existentes en las membranas: Mitocondrias: aportan combustible para los procesos celulares. Retículo endoplásmico: se reúnen y transportan los productos celulares. Núcleo: contiene los genes, centro de control de la célula. Nucleolo: se forman las subunidades de los ribosomas. Ribosomas: estructuran las proteínas. Citoplasma: medio líquido de color claro del interior de la célula. Membrana celular: barrera selectiva, semipermeable, deja pasar libremente las moléculas de agua debido a su pequeño tamaño, pero no otras de dimensiones mayores.. Lisosomas: descomponen los nutrientes. Aparato de Golgi: envuelven los desechos de la célula. Vesículas: burbujas de membrana que contienen partículas captadas por la célula.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->