P. 1
La Tradicion en El Derecho Romano

La Tradicion en El Derecho Romano

|Views: 5.997|Likes:
Publicado porportillouser2008

More info:

Published by: portillouser2008 on Oct 07, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/10/2013

pdf

text

original

“La Tradición en el Derecho Romano”

Definición legal de Tradición Art. 651 c.c. La tradición es un modo de adquirir el dominio de las cosas, y consiste en la entrega que el dueño hace de ellas a otro, habiendo por una parte la facultad e intención de transferir el dominio, y por otra la capacidad e intención de adquirirlo. Lo que se dice del dominio se extiende a todos los otros derechos reales.

La tradición según doctrina: Es el modo más importante de los modos de adquirir del Derecho de gente. Descansa sobre una idea muy sencilla. Tratándose de una cosa NULLIUS, el que toma posesión se hace propietario, y esto es la Ocupación. Pero cuando se trata de una cosa de la cual se tiene ya alguno la propiedad, es necesario, para adquirirla, que a la toma de posesión se una abandono por parte del propietarios. Por eso, si el propietario entrega una cosa con intención de transferir la propiedad a una persona que tenga la intención de adquirirla, es conforme al derecho natural que haya traslación de la propiedad del beneficiario del adquiriente: esto es la TRADICION.

Características de la tradición a) Es un modo derivado. Es una forma de transferir el derecho real por acto entre vivos que necesita la expresión de una voluntad anterior o precedente, la del propietario (tradente), a favor del adquiriente. b) En un modo de adquirir por acto entre vivos. La transmisión de un derecho real originario en la muerte de una persona tiene su propio modo, que es la sucesión por causa de muerte o partición de derechos hereditarios. El usufructo y la hipoteca se constituyen, no se traditan. Los derechos personales se ceden a favor de una persona denominada cesionario. c) Es a titulo oneroso o gratuito. Si la tradición está precedida de compraventa, permuta, aporte en sociedad o dación en pago, se realiza a título oneroso. Si va precedida de donación es a título gratuito.

d) Es una convención. La convención es un negocio jurídico que crea, modifica o extingue obligaciones. Por el contrato únicamente se crean obligaciones de allí que todo contrato sea una convención, pero no toda convención sea un contrato. La tradición es una convención, ya que tiene como fin exclusivo extinguir una obligación emanada del título. El título ordena al vendedor la entrega de la cosa; la tradición cumple este mandato. La única excepción en que la tradición crea obligaciones se presenta en el contrato de mutuo o préstamo de consumo.

Un ejemplo claro es cuando Juan presta a Pedro $ 4,000.00 para que se los pague el 30 de enero. En el momento de traditar los $ 4,000.00, Pedro adquiere el compromiso de pago. En este contrato si hay verdadera tradición. La tradición en la compraventa tiene una misión frente al título antecedente y es la de extinguir la obligación de entrega o transferencia del dominio (dare) por parte del vendedor.

Otro tipo de obligaciones surgidas del contrato subsisten aun después de la tradición, como es por ejemplo la garantía por evicción o por vicios redhibitorios, que el código siempre califica de derecho personal mueble. e) El título que la origina debe generar la posibilidad de adquirir el derecho real. El comodato, el arrendamiento, el depósito no generan tradición, ya que crean obligaciones de hacer. f) Es negocio jurídico dispositivo bilateral. Necesita la manifestación de dos voluntades: la intención de transferir en el tradente y la intención de adquirir en el adquirente. Según esta característica, es inadmisible la tesis de considerar la tradición como una manifestación unilateral o aislada del tradente. g) Por la tradición se adquiere el derecho real sobre cosas singulares,

excepcionalmente cosas universales como en la compraventa de un derecho de herencia. Como por ejemplo: Juan muere y deja un heredero, Pedro. Este puede venderle a Mario los derechos herenciales que le tocaran en la partición. Mario adquiere el dominio por tradición.

Diferencia entre tradición y entrega La entrega implica el hecho físico o material de poner una cosa en poder de otro, “pasar de una mano a otra un derecho”. La tradición es una entrega especializada, con intención del tradente de transferir el dominio y del adquirente de adquirirlo, con existencia previa de un título atributivo de dominio. En la entrega propiamente tal no hay intención de transferir y adquirir, y el título que la precede es precario o de mera tenencia, como ocurre en el arrendamiento y el comodato. Quien adquiere un bien por tradición es dueño o cuando menos poseedor, en contraposición a quien recibe por una simple entrega, que es apenas tenedor o detentador.

Requisitos de la Tradición 1. Existencia de dos personas, tradente y adquiriente 2. Consentimiento exento de vicios entre tradente y adquiriente 3. Existencia de un título traslaticio de dominio que genere una obligación de dar 4. Entrega del bien

1. Existencia de dos personas, tradente y adquiriente. En el derecho romano se conocían con el nombre de tradens y accipiens. El artículo 642 del Código Civil denomina tradente “a la persona que por la tradición transfiere el dominio de la cosa entregada por él o a su nombre, y adquirente la persona que por la tradición adquiere el dominio de la cosa recibida por él o a su nombre”.

En la tradición, el tradente adquiere una obligación de dar, que es la de transferir el dominio; es un deudor de la entrega y el adquiriente es su acreedor. “La obligación vincula a dos personas (acto jurídico bilateral) si se trata de cumplirla, apenas si es natural que concurran a ello ambas partes”.

1.1 Titularidad dominical en el tradente. El tradente debe ser dueño o titular del derecho que transfiere y debe tener facultad para transferirlo. Desde el derecho romano se ha expuesto que nadie puede transferir a otro un derecho más extenso del que tiene; en el se permitía contraer obligaciones en un

contrato por una persona que no fuera titular del derecho, pero en la ejecución o realización de la obligación si debía probar su calidad de titular o propietario.

En la tesis tiene plena aplicación en nuestro derecho positivo. Como la tradición es un medio para cumplir determinadas obligaciones, es decir, sirve de pago, se aplica al tradente el artículo 663 del código civil “Si el tradente no es el verdadero dueño de la cosa que se entrega por él o a su nombre, no se adquieren por medio de la tradición otros derechos que los transmisibles del mismo tradente sobre la cosa entregada”.

Cuando en el título se crea una obligación de dar, el tradente obligatoriamente tiene que transferir el derecho, caso en el cual el pago hace las veces de tradición. Si no somos dueños de la cosa pagada el pago no vale, no hay tradición.

1.2 Propiedad aparente. No obstante el principio de que nadie puede transferir a otro más derechos de los que tiene, se ha puesto especial atención en el derecho moderno a su quebrantamiento, con el objeto de proteger la buena fe exenta de culpa de los adquirente. Desde el derecho romano se ha expuesto la tesis de que el error común e invencible es creador de derecho, lo que equivale a decir que una apariencia seria de buena fe exenta de culpa crea una realidad jurídica que debe ser respetada por toda la comunidad.

El ejemplo de un caso resuelto por la Corte nos puede ilustrar el tema: de acuerdo con nuestra legislación, un bien inmueble adquirido a título oneroso durante la existencia de la sociedad conyugal, aunque solo aparezca en la escritura pública uno de los cónyuges, es la de la sociedad conyugal a título de ganancial. Se disolvió una sociedad conyugal por muerte de la cónyuge, y el marido, en vez de adelantar el juicio sucesorio, vendió el bien inmueble objeto de ganancial a un tercero. Se adelanto el proceso de sucesión y en la

partición el bien inmueble correspondió a una de las herederas, que adelanto una acción reivindicatoria contra el tercero para recuperar el bien.

El tercer adquirente logro demostrar dentro del juicio que en el certificado del registrador el marido aparecía como propietario y que no sabía de la existencia de la sociedad conyugal, ni de la muerte de la cónyuge; además, del certificado se desprendía que las escrituras de adquisición estaban bien otorgadas durante el tiempo necesario para adquirir por prescripción.

1.3 Capacidad del tradente y del adquirente. Como la tradición implica la expresión de la voluntad, tanto el tradente como el adquirente requieren capacidad. Los dementes, los impúberes y los sordomudos, que no pueden darse a entender por escrito, no son capaces de hacer tradición. Tampoco la pueden realizar por si mismos el menor de 18 años ni el prodigo interdicto. Si hay una venta entre el hijo de familia y sus padres, obren conjunta o separadamente en el ejercicio de la patria potestad, el acto adolecería de nulidad absoluta.

Alessandri sostiene que el tradente debe tener capacidad de ejercicio, esto es, facultad para disponer de la cosa, y el adquirente solo capacidad de goce, atribuible a toda persona por el derecho de existir.

Somarriva afirma que el adquirente debe tener capacidad de administración, y el tradente de disposición.

La tradición puede hacerse por intermedio de un representante legal. Los traditar y adquirir en representación de sus hijos menores en ejercicio de la autoridad parental, lo mismo los tutores y curadores. También la persona incapaz de obrar puede hacerse representar por medio de un mandatario, quien debe obrar dentro de los términos del mandato.

2. Consentimiento exento de vicios entre tradente y adquiriente. Si hay un consentimiento viciado la tradición se anula. Es necesario concluir que también a este fenómeno jurídico lo afectan el error, la fuerza y el dolo. El error puede recaer en la persona, en el objeto y en el título.

a) Error en la persona. Este error en la tradición se refiere a la identidad física de la persona. En materia de expresión del consentimiento es principio general que el error en la persona no lo vicia, a no ser que la consideración de esta persona sea la causa principal del contrato. Sin embargo, tratándose de la tradición no rige el mismo criterio. El artículo 657 del código civil requiere para la validez de la tradición que no se padezca error en cuanto a la persona a quien se hace la entrega, si del contrato o negocio jurídico nace una obligación de entregar, es obvio que su cumplimiento o pago debe hacerse al beneficiario de la entrega, esto es, el acreedor. Si ese pago se hace a persona distinta, la tradición es nula. Un ejemplo claro es cuando alguien compra un

electrodoméstico y será entregado a domicilio y es entregado en el apartamento del vecino, este error anula la tradición.

b) Error en el título (658 c.c.). Se pueden presentar dos situaciones: los contratantes entienden que hay un titulo traslaticio, pero yerran respecto a su naturaleza. Como por ejemplo vendo a Juan un caballo y él cree que se lo dono. La donación y la venta son títulos traslaticios. La otra situación se presenta cuando un contratante entiende que hay un titulo de dominio y el otro entiende que hay una mera tenencia. En ambos casos el error anula la tradición. Según el artículo 659 del código civil, “si la tradición se hace por medio de mandatarios o representantes legales, el error de estos invalida la tradición”.

Algunas nociones de fuerza en la tradición. La fuerza vicia el consentimiento “cuando es capaz de producir una impresión fuerte en

una persona de sano juicio, tomando en cuenta la edad, sexo o condición. Se mira como una fuerza de este género todo acto que infunde a una persona un justo temor de verse expuesta ella, su consorte o alguno de sus ascendientes o descendientes a un mal irreparable y grave”. La fuerza la puede emplear uno de los contratantes o un tercero, y más aun, puede obedecer a un hecho de la naturaleza o a una fuerza extraña que ponga a la víctima en un estado de necesidad y por tal factor realice el negocio jurídico. Un estado de violencia generalizado puede originar la fuerza como vicio de consentimiento: “En caso de perturbación del orden publico que haya dado lugar a la declaratoria del estado de sitio por conmoción interior, se tendrá como fuerza que vicia el consentimiento cualquier aprovechamiento que del estado de anormalidad se haga en la celebración de un acto o contrato que se traduzca en condiciones tan desfavorables que logran presumir que en circunstancias de libertad jurídica no se hubieran celebrado”. Como por ejemplo alguien vende su finca en condiciones desfavorables porque la zona está bajo el control de la guerrilla, puede apelar a la nulidad relativa del contrato por la presencia de la fuerza en la expresión del consentimiento.

En el caso del dolo es un procedimiento engañoso o maquinación que induzca al tradente o adquirente a expresar su voluntad, anula la tradición.

3. Existencia de un título traslaticio de dominio que genere una obligación de dar. La tradición es un modo derivado porque necesita la expresión de una voluntad anterior o precedente que transfiera el derecho real. Esa expresión del tradente se debe consignar en el título, que debe ser, en e l caso de la tradición, de aquellos potenciales para adquirir el dominio: compraventa, permuta, aporte

en sociedad y mutuo, entre otros. Si el título no tiene esa característica, no puede originar la tradición, como ocurre en el arrendamiento y en el comodato.

El titulo es un fenómeno jurídico que antecede necesariamente al modo. Por ejemplo si Juan entrega a Pedro un caballo antes de la celebración del contrato de compraventa, esa entrega no puede ser tradición por cuanto no tiene el título como antecedente. Mientras no opere la tradición, aun realizado el título, el transferente sigue en su calidad de propietario y, por tanto, las acciones emanadas de este derecho solo a él corresponden. En el lapso comprendido entre la celebración del negocio jurídico y la tradición, el vendedor puede disponer de su derecho (hipotecar, dar en prenda, constituir servidumbre y aun vender a otro). En este caso, el comprador afectado tiene acción de indemnización de perjuicios contra el vendedor. No procede la acción reivindicatoria, ya que no es titular del derecho real.

3.1 Concepto de seudotradición. Se conoce como seudotradición o tradición medio, aquella que no transfiere el dominio, sino que pone al adquiriente en calidad de poseedor con esperanza de adquirir por prescripción. Por ejemplo si Juan tradita cosa ajena a Pedro, este es un poseedor, no un propietario. Como no adquiere por tradición, no le queda más camino que la prescripción para llegar a ser propietario.

En el titulo debe cumplirse además con las solemnidades exigidas por la ley para que genere una tradición valida. “si la ley exige solemnidades especiales para la enajenación, no se transfiere el dominio sin ellas” (Art. 660 c.c.). Vender un inmueble de un menor, sin autorización judicial, o comprar un inmueble por escritura privada, no puede generar tradición.

4.

Entrega del bien. No obra lo mismo la tradición de los bienes muebles que la de los inmuebles. Para transferir la propiedad de cosas muebles se necesita la entrega material, un desapoderamiento real y visible de la cosa (Art. 665 c.c.).

en cambio, la tradición del dominio de los derechos reales se efectúa por la inscripción del título en la oficina de registro respectiva (Art. 667 c.c.). Este requisito de la entrega material tiene aplicación tratándose de bienes muebles.

Tradición de cosas corporales muebles: Según la doctrina se conoce como: Desmaterializacion o Espiritualización de la tradición y tiene además del contenido expuesto el efecto de considerar transferido el dominio por el mismo contracto, lo que de cierta manera contraria el espíritu del legislador defensor acérrimo la teoría del titulo del modo y el modo en la transferencia del dominio. Según Articulo 568 del código civil nos establece el dominio. Las cosas corporales muebles deberán hacerse un significado de las partes a la otra parte que le transfiere al dominio y las considerara como: 1. Real: El tridente pone el bien en el poder de adquirente permitiéndole la aprehensión material. A veces la ley exige obligatoriedad de este tipo de tradición, como ocurre con la factura cambiaria de compraventa. No podrá librarse factura cambiaria que no corresponda a una venta efectiva de mercadería entregada a lo real y materialmente al comprador. 2. Longa Manu: Se produce por indicación o señalamiento de la cosa. “Se supone alargada a la mano hasta tomar posesión de un objeto. 3. Simbólica: Entregándole las llaves del granero, almacén, cofre o lugar cualquiera en que este guardando una cosa. 4. Entrega Entendida: El tradente se obliga a poner la cosa a disposición del adquirente en determinado lugar. 5. Tradición de Frutos: Cuando con permiso del dueño de un predio se toma en la piedra, frutos pendientes u otras cosas que forman parte del predio, la tradición se verifica en el momento de la sepacion de estos objetos. Aquel a quien se debieren los frutos de una sementera, viña o platio podrá entregar a recogerlos, fijándose el día y hora de común acuerdo con el dueño. Si se trata de frutos naturales (una cosecha, por ejemplo) la tradición se efectúa cuando se separan de la tierra o cosa que produce. Si son frutos civiles, en el momento de percibir la renta o interés del capital. Para que una persona adquiera el dominio de un bien mueble se necesita el

cumplimiento de dos proceso: Un titulo creador de la obligación de dar y la entrega materia, que en tal caso se confunde con la tradición. 6. La tradición de bienes dados en prenda: según articulo 2134 del código civil. Un bien dado en prenda puede ser objeto de enajenación por el deudor, pero la tradición al comprador solo se entenderá realizada cuando el acreedor lo autorice o se haya cubierto el crédito en totalidad, circunstancia esta que se debe constar en el documento de la prenda suscrito por el acreedor. 7. La tradición forzada en la extinción del Domino: Cuando se decreta la extinción del dominio como consecuencia de las actividades ilícitas el juez establecerá en la sentencia ordenar la tradición del bien objeto de la acción de extinción a favor de la nación.

Tradición de Bien Inmueble. Registro. La tradición de los derechos reales constituidos sobre inmuebles se realiza mediante la inscripción del titulo en la oficina de registro de instrumentos publicados. Como puede apreciarse en un acto formal o simbólico que se origina el derecho en el adquiriente. Para adquirir la propiedad y la posesión en bien inmueble hay que hacer lo siguientes pasos: Celebración de negocio jurídico apto para adquirir es decir escritura publica. Tradición realizada por medio de la inscripción de titulo en la oficina del registro de instrumentos públicos del lugar de la ubicación del inmueble. Posesión del inmueble por el adquiriente. De estos requisitos el segundo es el definitivo por qué el inmueble tiene que estar inscrito en el CNR.porque son propietarios a partir del registro; si este no se ha realizado, el tridente sigue en su condición de dueño. No puede confundirse de la tradición de bienes inmuebles con la obligación de la cosa. La tradición se realiza por la institución: Por la entrega es el acto que pone al adquiriente en posesión de la cosa.

Efectos de la tradición: Si la tradición se realiza por el verdadero propietario del bien, se transfiere por ella el dominio al adquiriente. Si el comprador no es dueño, no puede transferir el dominio. Si es poseedor regular, la entrega realizada solo genera para el adquiriente la condición de poseer regular, con la ventaja de adquirir con un titulo justo. Si el comprador irregular y el adquiriente esta de buena fe, adquiere una posesión regular. Si el comprador es un mero tenedor de las cosas entregada por el o a su nombre, se excluye para adquiriente la adquisición por tradición. El acto jurídico así no transfiere el dominio, pero pone al adquiriente en calidad de poseedor la esperanza de adquirir por prescripción.

Como bien se entiende, en los tres casos anteriores el adquiérete no recibe el dominio sino la posesión. Sin embargo, si el comprador adquiere con posterioridad el dominio de la cosa entregada, se entiende que el dominio ha tenido efectos desde la fecha de entrega. Juan vende a Rodrigo un radio que es de Jorge y se le hace entrega material el 24 de enero del 2009. Si posteriormente (el 4 de julio del 2009).

Juan Compra una radio a jorge, se entiende que Rodrigo, el adquiriente obtuvo la tradición del mueble el 24 de enero del 2009. La tradición, que en un principio fue invalida por haber faltado ese consentimiento, se valida retroactivamente por la ratificación.

¿Cuándo puede exigirse la tradición? Si la tradición es una forma un modo de ejecutar el titulo, lo normal es que se efectué o realice una vez verificado este. “Se puede pedir la tradición de todo aquello que se deba, desde que no hay un plazo pendiente en su pago; salvo que intervenga un decreto judicial. No puede exigirse la tradición inmediatamente, cuando el titulo esta sometido al cumplimiento de una condición, a la ejecución de un plazo o cuando existe una orden judicial que impida su realización.

El plazo es un suceso futuro y cierto del cual depende la exigibilidad o la extinción de un derecho o de una obligación. Ejemplo si le digo a Maria, “le entrego este carro el 25 de

diciembre de 1988”, el plazo es cierto, ya que forzosamente llegara el 25 de diciembre de 1988. Si en el titulo consta el plazo para la verificación de la tradición, hay que esperar su llegada para que esta se realice.

¿Que ocurre con la tradición precedida de un titulo sometido a una condición? En la compraventa de un inmueble en la escritura pública se consigna las condiciones establecidas por las partes, como ocurre con muchas frecuencias con el saldo del precio que se debe.

Tradición de Derechos Personales: La persona que tiene a su favor un crédito a quien se le denomina acreedor, puede cederlo a otra mediante una venta, donación, permuta o aporte en sociedad ( titulo traslaticios). La tradición en los Derechos Personales que un individuo cede a otro, se verifica por la entrega del titulo, hecha por el cedente al cesionario. Es más enfático afirmar que La Cesión de un crédito no tendrá valor alguno entre el cedente y cesionario, sino mediante la entrega el titulo. Según esta norma la única forma de tradición de un crédito o derecho personal es la entrega del titulo y se descartan de planos las demás formas de tramitar.

Disposiciones legales Código Civil De La Tradición Y Del Registro De La Propiedad Raíz E Hipotecas Capítulo I Disposiciones Generales Art. 651.- La tradición es un modo de adquirir el dominio de las cosas, y consiste en la entrega que el dueño hace de ellas a otro, habiendo por una parte la facultad e intención de transferir el dominio, y por otra la capacidad e intención de adquirirlo. Lo que se dice del dominio se extiende a todos los otros derechos reales.

Art. 652.- Se llama tradente la persona que por la tradición transfiere el dominio de la cosa entregada por él o a su nombre, y adquirente la persona que por la tradición adquiere el dominio de la cosa recibida por él o a su nombre. Pueden entregar y recibir a nombre del dueño sus mandatarios, o sus representantes legales. En las ventas forzadas que se hacen por decreto judicial a petición de un acreedor, en pública subasta, la persona cuyo dominio se transfiere es el tradente, y el Juez su representante legal. La tradición hecha por o a un mandatario debidamente autorizado, se entiende hecha por o al respectivo mandante.

Art. 653.- Para que la tradición sea válida debe ser hecha voluntariamente por el tradente o por su representante. Una tradición que al principio fue inválida por haberse hecho sin voluntad del tradente o de su representante, se valida retroactivamente por la ratificación del que tiene facultad de enajenar la cosa como dueño o como representante del dueño.

Art. 654.- La tradición, para que sea válida, requiere también el consentimiento del adquirente o de su representante. Pero la tradición que en su principio fue inválida por haber faltado este consentimiento, se valida retroactivamente por la ratificación.

Art. 655.- Para que sea válida la tradición en que intervienen mandatarios o representantes legales, se requiere además que éstos obren dentro de los límites de su mandato o de su representación legal.

Art. 656.- Para que valga la tradición se requiere un título traslaticio de dominio, como el de venta, permuta, donación, etc. Se requiere además que el título sea válido respecto de la persona a quien se confiere.

Art. 657.- Se requiere también para la validez de la tradición que no se padezca error en cuanto a la identidad de la especie que debe entregarse, o de la persona a quien se le hace la entrega, ni en cuanto al título. Si se yerra en el nombre solo, es válida la tradición.

Art. 658.- El error en el título invalida la tradición, sea cuando una sola de las partes supone un título traslaticio de dominio, como cuando por una parte se tiene el ánimo de entregar a título de comodato, y por otra se tiene el ánimo de recibir a título de donación, o sea cuando por las dos partes se suponen títulos traslaticios de dominio, pero diferentes, como si por una parte se supone mutuo, y por otra donación.

Art. 659.- Si la tradición se hace por medio de mandatarios o representantes legales, el error de éstos invalida la tradición.

Art. 660.- Si la ley exige solemnidades especiales para la enajenación, no se transfiere el dominio sin ellas.

Art. 661.- La tradición puede transferir el dominio bajo condición suspensiva o resolutoria con tal que se exprese. Verificada la entrega por el vendedor, se transfiere el dominio de la cosa vendida, aunque no se haya pagado el precio, a menos que el vendedor se haya reservado el dominio hasta el pago o hasta el cumplimiento de una condición. Lo dicho en el precedente inciso se entiende sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 1675.

Art. 662.- Se puede pedir la tradición de todo aquello que se deba, desde que no haya plazo pendiente para su pago; salvo que intervenga decreto judicial en contrario.

Art. 663.- Si el tradente no es el verdadero dueño de la cosa que se entrega por él o a su nombre, no se adquieren por medio de la tradición otros derechos que los transmisibles del mismo tradente sobre la cosa entregada.

Pero si el tradente adquiere después el dominio, se entenderá haberse éste transferido desde el momento de la tradición.

Art. 664.- La tradición da al adquirente, en los casos y del modo que las leyes señalan, el derecho de ganar por la prescripción el dominio de que el tradente carecía, aunque el tradente no haya tenido ese derecho.

DE LA TRADICION DE LAS COSAS CORPORALES MUEBLES Art. 665.- La tradición de una cosa corporal mueble deberá hacerse significando una de las partes a la otra que le transfiere el dominio, y figurando esta transferencia por uno de los medios siguientes: 1º Permitiéndole la aprehensión material de una cosa presente, o entregándosela realmente; 2º Mostrándosela; 3º Entregándole las llaves del granero, almacén, cofre o lugar cualquiera en que esté guarda la cosa; 4º Encargándose el uno de poner la cosa a disposición del otro en el lugar convenido. 5º Por la venta, donación u otro título de enajenación conferido al que tiene la cosa mueble como usufructuario, arrendatario, comodatario, depositario, o a cualquier otro título no traslaticio de dominio; y recíprocamente por el mero contrato en que el dueño se constituye usufructuario, comodatario, arrendatario, etc.

Art. 666.- Cuando con permiso del dueño de un predio se toman en él piedras, frutos pendientes u otras cosas que forman parte del predio, la tradición se verifica en el momento de la separación de estos objetos.

Aquel a quien se debieren los frutos de una sementera, viña o plantío, podrá entrar a cogerlos, fijándose el día y hora de común acuerdo con el dueño.

CAPITULO III DE LAS OTRAS ESPECIES DE TRADICION Art. 667.- La tradición del dominio de los bienes raíces y de los derechos reales constituidos en ellos, salvas las excepciones legales, se efectuará por medio de un instrumento público, en que el tradente exprese verificarla y el adquirente recibirla. Este instrumento podrá ser el mismo del acto o contrato, y para que surta efecto contra terceros, deberá inscribirse en el Registro público de la Propiedad. Los instrumentos privados otorgados con anterioridad a la vigencia de este Decreto, cuyo original se hubiese perdido, tendrá el mismo valor la certificación del libro respectivo, expedida por el Alcalde Municipal con citación de la parte contraria. (10)

Art. 668.- La tradición del derecho de hipoteca se verifica por la anotación de la escritura que la constituye, en el competente Registro de hipotecas. La tradición y anotación de hipotecas, en el caso de subrogación legal, se sujetará a lo dispuesto en el artículo 1483.

Art. 669.- La tradición de la herencia se verifica por ministerio de ley a los herederos, en el momento en que es aceptada; pero éstos no podrán enajenar los bienes raíces ni constituir sobre ellos ningún derecho real sin que preceda la inscripción del dominio de dichos bienes a su favor, presentando al Registro el título de su antecesor, sino constare a favor de éste la inscripción, y los documentos auténticos que comprueben la declaratoria de su calidad de herederos, o la adjudicación de tales bienes al que pretenda su inscripción. La tradición se retrotrae al momento de la delación.

Art. 670.- La tradición de un legado de cosa inmueble se efectúa por medio de una escritura pública en que el tradente exprese entregarlo y el legatario recibirlo; en esta escritura se insertará la cabeza, cláusula y pie del testamento en que conste el legado.

Art. 671.- La tradición de un derecho de servidumbre se efectuará por escritura pública en que el tradente exprese constituirlo, y el adquirente aceptarlo.

Art. 672.- La tradición de los derechos personales que un individuo cede a otro, se verifica por la entrega del título hecha por el cedente al cesionario con una nota que contenga, la fecha de ésta, el traspaso del derecho al cesionario, designándolo por su nombre y apellido, y la firma del cedente, o la de su mandatario o representante legal. La nota de que se habla en el inciso precedente puede reemplazarse por un instrumento separado en que se haga constar la cesión. Si no hubiere título, la tradición del derecho se opera por el otorgamiento de un instrumento en que se consigne el contrato de cesión.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->