P. 1
Que Es El Hombre

Que Es El Hombre

|Views: 1.600|Likes:
Publicado porsrbrenda

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: srbrenda on Oct 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/29/2012

pdf

text

original

Resumen del I Capítulo del libro ¿que es el hombre?

El libro "¿Que es el hombre?" de Martin Buber es dividido en dos partes. La primera que el autor llamó de "Trayectoria de la interrogación", él escribe sobre cuatro temas que son: I. Las preguntas de Kant, II. De Aristóteles a Kant, III. Hegel y Marx e IV. Feuerbach y Nietzche.

Hablaremos del primer capítulo: Martin Buber inicia su obra citando el jasidismo para mostrar que hace mucho tiempo que se escribe sobre el hombre. Recorre al filósofo frances Melebranche, que ya en 1674 en su obra "De la recherche de la vérité", afirma: "Entre todas las ciencias humanas la del hombre es la más digna de él. Y, sin embargo, no es tal ciencia , entre todas las que poseemos, ni la más cultivada ni la más desarrollada. La mayoria de los hombres la descuidan por completo y aun entre aquellos que se dan a la ciencia, muy pocos hay que s e dediquen a ella, y menos todavía quienes la cultiven con éxito". Kant ha sido quien con mayor agudeza ha señalado la tarea propia de una antropología filosófica. En el manual que contiene sus cursos de lógica. Según él, se puede delimitar el campo de esta filosofía en sentido universal mediante estas cuatro preguntas: 1. ¿Qué puedo hacer? 2. ¿Qué debo hacer? 3. ¿Qué me cabe esperar? 4. ¿Qué es el hombre?. A la primera pregunta responde la metafísica, a la segunda la moral, a la tercera la religión y a la cuarta la antropología. Buber, recuerda que: "Un filósofo de nuestros dias, Martin Heidegger, que se ha ocupado ( en su Kant und das Problem der Metaphysik, 1929), de esta extraña contradicción, la explica por el caracter indeterminado de la cuestión o pregunta ¿qué sea el hombre?. Sin embargo luego adelante Martin Buber afirma y explica el por que en su modo de pensar "Heidegger ha des plazado el acento de las tres interrogaciones kantianas". Y también como que , en su análisis, la obra de Kant es clara en el siguiente punto: "Y el sentido de la cuarta pregunta, a la que pueden reducirse las tres anteriores, sigue siendo en Kant este: ¿q ué tipo de criatura será esta que puede saber, debe hacer y le cabe esperar?". Para Buber, "Kant no ha respondido ni siquiera ha intentado responder a la pregunta que direccionó a la antropología: ¿Qué es el hombre? Desarrolló en sus lecciones una antropología de los siglos XVII y XVIII, tan poco crítica". El autor cree también ser problemático "saber si una disciplina semejante servirá para suministrar un fundamento a la filosofía o como Heidegger, a la metafísica". Cree también que a filosofía puede ser ajudada por diversas disciplinas como, por ejemplo entre otras, la psicología, la estétic a y la ética. Buber sentencia en seguida: "La antroplogía filosófica no pretende reducir los problemas filosóficos a la existencia humana ni fundar las disciplinas filosóficas, como si dijéramos, desde abajo y no desde arriba. Lo que pretende es, sencillamente, conocer al hombre". Y para Buber la genuina antropología filosófica pretende conocer el hombre en su totalidad, "la totalidad humana".

Comentario Personal
Antes que nada me puse a investigar brevemente quién fue Martín Buber, donde nació, en que época, cuáles fueron sus estudios, etc., esto con la finalidad de entender con mejor criterio esta pequeña obra. Martin Buber nació en Viena en 1878. Pasó los años de adolescencia en Lemberg, en casa de su abuelo, Salomón Buber, uno de los dirigentes más destacados del movimiento racionalista e ilustrador dentro de las comunidades judías de esa región. En este centro intelectual de la judería europea oriental, Martin Buber pudo pronto entrar en contacto con los grupos ³jasidistas´, de inspiración mística, y parece que su pensamiento será re spaldado, en definitiva, por estas dos grandes influencias. Este libro sencillo y profundo ²elaboración de un cursillo de verano en la Universidad Hebrea de Jerusalén, 1938 ² no es ni más ni menos que un esbozo de Antropología filosófica.

Martín Buber comienza este libro analizando las preguntas formuladas por Kant: ¿qué puedo saber?, ¿qué debo hacer?, ¿qué me cabe esperar?, ¿qué es el hombre? Dice Kant: ³A la primera pregunta responde la metafísica, a la segunda la moral, a la tercera la religión y a la cuarta la antropología [...] En el fondo, todas estas disciplinas se podrían refundir en la antropología, porque las tres primeras cuestiones revierten en la última´. Si pretendiera entonces responder a la pregunta ¿Qué es el hombre?" en una forma tan general que ya de ella se podrían derivar las respuestas a las otras cuestiones, entonces se le escaparía la realidad de su objeto propio . Porque en lugar de alcanzar su totalidad genuina, que sólo puede hacerse patente con la visión conjunta de toda s u diversidad, lograría nada más una unidad falsa, ajena a la realidad, vacía de ella . Una antropología filosófica legítima tiene que saber no sólo que existe un género humano sino también pueblos, no sólo un alma humana sino también tipos y caracteres, no sólo una vida humana sino también edades de la vida; sólo abarcando sistemáticamente éstas y las demás diferencias, sólo conociendo la dinámica que rige dentro de cada particularidad y entra ellas, y sólo mostrando constantemente la presencia de lo uno en lo vario podrá tener ente sus ojos la totalidad del hombre. Pero por eso mismo no podrá abarcar al hombre en aquella forma absoluta que, si bien no lo indica la cuarta pregunta de Kant, fácilmente se nos impone cuando tratamos de responderla, cosa que, como dijimos, eludió el mismo Kant. Así como le es menester a esta antropología filosófica distinguir y volver a distinguir dentro del género humano si es que quiere llegar a una comprensión honrada, así también tiene que instalar seriamente al hombre en la naturaleza. Tiene que compararlo con las demás cosas, con los demás seres vivos, con los demás seres conscientes. Para así poder asignarle, con seguridad, su lugar correspondiente. Sólo por este camino doble de diferenciaci ón y comparación podrá captar el hombre entero, este hombre que, cualquiera sea el pueblo, el tipo o la edad a que pertenezca sabe lo que, fuera de él, nadie más en la sabe. Finalmente, aún tuviéramos todos lo elementos que nos lleven a descubrir cada vez más ¿quién es el hombre? O ¿qué es el hombre? nos quedarías sin poder determinar con toda exactitud a este ser humano, creado por Dios de la nada de forma personal y para una misión específica, así como de una estructura única, que ni el mismo hombre podrá descubrirla con el solo he cho que somos creaturas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->