Está en la página 1de 4

Tarjeta o Ficha Bibliográfica

Es un instrumento de trabajo cuyo propósito es el de


controlar todas y cada una de las fuentes que se usan en un
proceso de investigación ya sea que se trate de libros,
revistas, videocasetes, audiocasetes, periódicos,
entrevistas, conferencias, etc. y su uso se hace
indispensable en todas y cada una de las etapas del proceso
mencionado.

Ficha de Investigación
Es un instrumento de trabajo cuyo uso caracteriza las
etapas de recopilación y procesamiento de información, pero
es común utilizarla en las demás etapas del proceso de
investigación.

La ficha es el único instrumento que debe ser utilizado


por parte del alumno para anotar ideas, observaciones,
lecturas, definiciones y fragmentos textuales copiados
durante la recopilación de información.
Se recomienda que el alumno siempre lleve consigo un
buen número de tarjetas blancas para hacer sus “fichas” en
toda ocasión que sea necesario. Esto le permitirá captar
datos o fragmentos de información en el momento que se
presente la oportunidad, por ejemplo, en charlas, en
entrevistas, leyendo el periódico o un libro, oyendo
comentarios casuales y en un sinnúmero de ocasiones mas que
resulta innecesario mencionar.
De acuerdo con la manera descrita para utilizar la ficha
de investigación, es de insistirse que una buena ficha sólo
tendrá unas cuantas líneas o renglones escritos,
recomendándose cinco o seis como máximo y siempre estará
escrita a mano.
Aunque se tienen al alcance tarjetas rayadas que se
pueden comprar en cualquier papelería, es recomendable que
las fichas se hagan en tarjetas blancas de cartulina, en
tamaño media carta y a las que el pasante podrá hacer un
rayado como el que se muestra en el ejemplo siguiente, o
alguno similar que le proporcione las facilidades señaladas
para el ejemplo, recordando en todo momento que es a partir
de un gran número de fichas de investigación, que el pasante
debe iniciar la redacción del borrador del trabajo final.
Mientras no se tenga ese buen número de fichas
debidamente clasificadas, no se debe iniciar la redacción de
nada, ya que tal situación nos está demostrando que las fases
de recopilación de datos y la de procesamiento no se cumplen
a satisfacción y más tarde provocarán problemas de improvisación y por
ende de fallas de calidad en el
contenido.

Esquema de una ficha de investigación:

Fig.1: Ficha de investigación o Ficha personal de trabajo

Los espacios señalados en el formato de ficha de


investigación de la figura 1 que se incluye como ejemplo, se
pueden utilizar de manera práctica como se indica en los
párrafos siguientes.
1. Espacio para anotar el tipo de ficha de que se trata:

Esto es, la ficha puede ser Conceptual cuando su


contenido es una definición o un concepto y por lo tanto
dicho contenido deberá estar entrecomillado “ ” para hacer
la cita o referencia bibliográfica respectiva en el momento
de la redacción del trabajo.
La ficha también puede ser Textual si se trata de la
reproducción de un párrafo breve relativo al tema de
investigación y que por su importancia se decide
transcribirlo a la letra, razón por la cual también deberá
estar entrecomillado “ ” todo el contenido para hacer la
cita o referencia bibliográfica respectiva.
Finalmente, la ficha puede ser Personal, que es el tipo
de ficha más importante en el cuidado de la calidad de
contenido del trabajo. Este tipo de ficha, la personal, se
produce por el propio alumno a partir del análisis, lecturas,
confrontación de ideas, clasificación de fichas textuales y
conceptuales, etc., y en realidad se trata de la producción y
registro de la opinión del pasante sobre algún asunto
determinado.
A estas fichas personales se les da el mayor valor
porque en ellas se refleja el criterio profesional y el
estilo literario y de expresión escrita del alumno. Por
supuesto es de observarse que estas fichas son menos
numerosas que las de los otros dos tipos durante las primeras
etapas del trabajo, pero son las que más se deben fomentar en
las etapas subsecuentes por su contribución a la evaluación
del criterio del alumno y para auxiliarlo en la preparación
de su examen oral en defensa de su trabajo recepcional
escrito.
2. Espacios para anotar títulos o subtítulos
relacionados con el tema investigado.

Sirve para una clasificación primaria tentativa; por


ejemplo, si estamos leyendo sobre el tema de principios de
contabilidad, en la parte superior de la línea se anotaría
dicho tema como clasificador general. En el espacio señalado
con el 2.1 se anotaría, siguiendo con el ejemplo, el
principio particular cuyo concepto, texto o comentario se
está estudiando.
3. Espacio para la fuente documental
Este cuadro debería llevar íntegramente el contenido de
la tarjeta bibliográfica de la que se está tomando el
contenido de la ficha y, sobre todo, el muy importante dato
del número de la página en la que se encuentra el contenido
que se transcribe o se comenta. Por razones de índole
práctica, se recomienda al alumno que enumere sus tarjetas
bibliográficas, para que en este espacio solo anote el número
de la tarjeta o fuente de investigación y la página relativa
para efectos de las posteriores citas o referencias
bibliográficas.
4. Espacio para código de clasificación de la ficha
Se recomienda que este espacio se deje en blanco durante
la recopilación de datos, es decir en el momento de escribir
la ficha, ya que posteriormente se utilizará para hacer una
clasificación secundaria y un poco más definitiva de las
fichas de investigación, anotando en el cuadro el número de
capítulo o de tema al cual piensa aplicarse el contenido de
dicha ficha.
5. Espacio para numeración progresiva de la ficha

En este espacio se sugiere solamente anotar un número


progresivo de ficha para tener un control visual rápido de la
cantidad de información que se ha recopilado.
6. Espacio para los datos recopilados
Finalmente, en el cuerpo propiamente dicho de la ficha
de investigación, se anotará siempre a mano el concepto,
definición, texto o comentario que constituye el material de
investigación, recomendando en todo momento que no se sature
la ficha con información que puede resultar irrelevante y
producir confusión. Por eso se afirma que la ficha de
investigación más práctica y por ello la mejor auxiliar para
el alumno, es la que tiene un máximo de 4, 5 o 6 líneas o
renglones de escritura como ya comentamos con anterioridad.