P. 1
Nuevo Ideal Nacional

Nuevo Ideal Nacional

|Views: 1.364|Likes:
Publicado porJose Villegas

More info:

Published by: Jose Villegas on Oct 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/17/2013

pdf

text

original

L A F IL O SO F ÍA DEL R ÉG IM EN PE RE ZJ I ME NIS TA : E L NUEV O ID EAL N ACIO N AL R a f a e l Ca r t a y Ce n t r o d e I n ve st i g a ci o n e s A g r o a l i m e nt a r i a s ( CI A L ) F a cu l t a d d e C i e n ci a s E co n ó m i ca s y S o ci

a l e s Un i ve r si d a d d e L o s An d e s

Re s u me n . En este artículo, el autor trata sobre la doctrina del Nuevo Ideal Nacional, que orientó filosóficamente las acciones del Gobierno de Marcos Pérez Jiménez durante el período 195058. Se discute, la definición de la doctrina, las fuentes de su inspiración, así como su conformación informal como una suerte de plan económico del régimen.

1

Per e zj imen ist as f u imo s t o do s

El general (r) Marcos Pérez Jiménez, ex-dictador de Venezuela, fue condenado en 1968, por la Corte Suprema de Justicia, a pagar prisión por cuatro años, un mes y quince días, por el delito de lucro de funcionarios. Cinco magistrados de la Corte salvaron su voto por considerar que los hechos punibles configuraban delitos de peculado, corrupción y lucro de funcionarios públicos. Pedían una pena mayor, que no fue aceptada (Corte Suprema de Justicia, 1982). El Dr. Rafael Naranjo Ostty, defensor de Pérez Jiménez, dijo, ante los miembros de la Corte, que su defendido:
...es un g r an d i ctad o r , u n mag ní fico d ict ad o r, y d e ell o so mos testi g o s p r esén ciales, h áb iles y co ntestes  l os h o n o rab les fi d ed ig n o s Mag i st rad o s d e l a Co rt e S u p rema d e Justi cia ... ( Pé rez Ji mén ez, 1 96 8 : 1 3 ).

Sus palabras reflejaban una evidente ironía y un doble sentido acusatorio. Ironía, porque Pérez Jiménez “es” y no era, un “dictador”, por haber “dictado” incansablemente su declaración indagatoria durante muchas horas ante varias instancias. Doble sentido, porque los acusadores, magistrados

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

de la Corte, fueron “testigos fidedignos, presenciales, hábiles y contestes” de sus dictados, pero también menciona, de pasada, que algunos de los acusadores formaron parte del entorno del acusado en el tiempo de su gobierno, como queriendo decir que, en el fondo, todos fuimos de alguna manera perezjimenistas. En realidad, casi todos, salvo los pocos adecos y comunistas que hicieron valientemente oposición frontal al régimen perezjimenista, a riesgo de la pérdida de su libertad... y hasta de su vida. Es lo que Manuel Caballero (1994: 350) llama ’’proceso de toda dictadura’’, que es recibida con alborozo por algunos, a veces los más, y aceptada por el resto de la gente con un“cobarde alivio”. Para conservar la “paz” que supone la dictadura,
...t o do el mu n d o est á d ispu est o n o só l o a t rag ar las más g ru esas cu l ebras, si n o a bu scar justificacion es y racion alizacio n es tanto p ara la acción d el g o bi er no co mo p ara el ap l au so p o p u lar.

Ya lo había dicho Laureano Vallenilla Planchart (1967), Ministro de Relaciones Interiores del régimen: “El pueblo cambia gustoso la libertad por el bienestar, especialmente cuando el nivel de cultura no es muy elevado” (p. 298). José Ignacio Cabrujas (1996: 347), nuestro gran dramaturgo, desaparecido en la flor de su creación, dijo una vez que los hombres de su generación:
F ui mo s cri atu ras d el p er ezji men ismo , y q u e l a il u sió n de l Nu evo Id eal Nacion al n o dist ab a d e n uestros sentimien t os... Así fu i p erezjimen ista si n saber qu e era p erezjimenista.

Muchos, en realidad, lo fuimos consciente o inconscientemente... Y algunos aún continúan inspirándose en la doctrina del Nuevo Ideal Nacional 1.

1

P ara Dávi l a ( 19 9 5 :2 2 5 -2 2 6 ) esta d oct r in a “n o lo g ra con v er ti rse en i magi n ari o d e la so cied ad en l a medi d a en q ue ell a n o p ro d u jo l a u n id ad en t o rn o a su s p ostu l ado s y n o l leg ó a satu r ar l o s espaci o s d i sl o cado s p or una acep tació n gen eralizad a de lo s estrech o s mecan ismo s de

8

Cartay, Rafael: La filosofía del régimen Perezjimenista...

2

¿Q u é e s e l n ue vo i de a l n a c i o na l ?

La doctrina del Nuevo Ideal Nacional aparece enunciada oficialmente, por primera vez, por el Teniente Coronel Marcos Pérez Jiménez, Ministro de Defensa y miembro de la Junta Militar de Gobierno, en su discurso de clausura de la Convención de Gobernadores de Estado y Territorios Federales, el 13 de marzo de 1949:
Deb emo s ad mit ir q u e n os h a fal t ado ese elemen t o fu n d amen t al d e la vi d a d e l os p u ebl o s q u e co n si ste en la fo rmu l ació n cl ara y p r ecisa d e u n id eal n acio n al, cap az d e o b lig arn o s a u n acu erdo d e v olu n tad es p ara su plen a rea lizació n . Ese id eal (...) co mp orta d o s fo rmas fun d amen tales d e en u nciació n co lectiv a: d e un lad o el ap rov ech amiento d e n uestro acerv o h istó r ico como manan t i al d e v al or es mor al es, y d el o tr o, l a u t il iz ació n ad ecu ad a de lo s recu rso s n atu rales d el país p ara mejo rar la su erte d e lo s v en ezolan o s actuales, esp ecialmen t e la d e los men o s favo recid o s y le gar a las g eneracion es fu turas un a patria más p ró sp era (Rep úb lica d e Ven ezu ela, 1 95 4 : 9 9 ).

En ese discurso, que contiene tres referencias directas al “ideal nacional”, aparece enunciada, de manera imprecisa, la doctrina que será el gran “faro filosófico”, como lo llamará después Pérez Jiménez, para orientar la acción de su régimen. Años más tarde, ya instalado en el poder, el Presidente Pérez Jiménez la presentará de manera sucinta y definitiva, tal como ocurrió en su discurso del 19 de abril de 1953, en el acto de toma de posesión de la Presidencia de la República. Allí están esbozados a grandes rasgos, jamás lo hará de otra manera 2, las líneas directrices de su programa de gobierno: la transformación del medio físico y el mejoramiento de las condiciones morales, intelectuales y materiales de los
rep resen tació n (...) El Nu ev o Id eal (...) fu e más bien u n d iscu rso d el p o der, q u e p ret end í a leg i ti mar su s p ráctic as to talitarias, (...)”. P érez Ji mén ez lo r eco no ci ó en 19 8 3 (Blan co Mu ñ o z, 19 8 3 :3 2 1 ): “n o me q u edó ti emp o p ara ex p l icar d eb id amen te t od as las p art i cul ari d ad es d el Id eal Nacio n al, q u e n o se p u ede ex plicar así d e g o lp e”. O d e o t ra man era “La real i dad es q u e yo n o so y muy afect o a l os d iscurso s; yo so y h o mbre q u e q u i ere p resen t ar h ech os y n o p al ab ras” (An g u lo Ri v as, 1 9 9 4 : 1 0 1) .

2

9

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

venezolanos, apoyado en el reordenamiento institucional del Estado 3 y en el “planeamiento racional” de sus acciones (Martín Frechilla, 1994: 112). En su discurso de clausura de la Semana de la Patria, pronunciado el 6 de julio de 1954, en la sede del Centro de Instrucción de las Fuerzas Armadas (Pérez Jiménez, 1954a), hablando entre militares, indicó que la filosofía política del régimen consistía en “encauzar la acción pública”, “orientar la actividad de la población” y “formar una conciencia nacional para la grandeza y desarrollo de la patria”. Enunciará de nuevo los objetivos del Ideal Nacional:
...tran sfo rmación racion al d el medio fí si co y mejoramien to d e las condiciones rurale s, in tele c tu a le s y mat eri al es d e lo s h ab it an te s de l p aí s (P ér ez Jimén ez, 1 9 5 4 a).

Que repetirá insistentemente, y sin cambios, desde 1954 hasta el derrocamiento de su dictadura. Dirá, también, que para el logro de los objetivos del Ideal Nacional, aún no es el “Nuevo Ideal Nacional”, se aplica la doctrina del Bien Nacional, que tiene sus bases en la tradición histórica (de los libertadores), en los recursos naturales del país y en su ventajosa ubicación geográfica. Y todo para construir una patria digna, próspera y fuerte:
La p at ri a d ebe ser p ara n o so t ro s l a su ma d e n u est ro s mejor es esfu erzo s, d e nu estros más al t os pen sami en to s y d e nu est ra i mp osterg abl e d ecisió n d e q u e o cu pe pu est o d e h o n or en t re l o s d emás y d e q u e sea cad a d ía más d ig n a, pr ó sp era y fu ert e ( Pérez Jimén ez, 19 5 4 b ).

Ladislao T. Tarnói (1954: 335) presenta, de manera resumida, los postulados principales del Ideal Nacional, que él catalogará como “perfeccionalismo”, basándose en la alocución presidencial del acto de clausura de la Semana de la Patria, en Caracas, el 5 de julio de 1954.
3

P érez Ji mén ez asu me l a P resid en ci a Co n st it u cio n al en 19 5 3 , d esp u és de la s elecciones fr audulentas de 1952 y de hacerse una Constitución Nacional a la medida de su s propósitos. Esa Consti tu ción de 1953 co p iab a, si n embar g o, en mu ch os asp ect os a la pr o mu l g ada en 19 4 5 (Bre w e n -Ca rí a s, 1 9 7 5 : 1 6 3 ) .

10

Cartay, Rafael: La filosofía del régimen Perezjimenista...

• Bases:

Tradición, recursos naturales y situación geográfica. • Finalidad: Hacer la Patria cada día más próspera, digna y fuerte. • Objetivos: Transformación progresiva del medio físico y mejoramiento integral (material, moral e intelectual) de los habitantes del país. El ideal nacional genera una doctrina: la del Bien Común. La doctrina genera planes para la realización de los objetivos Los planes generan obras sometidas al criterio de la doctrina.
3 ¿ D e d ó n d e vi e n e l a d o c t r i n a d e l n u e vo i d e a l n a c i o n a l ?

Vitelio Reyes (1954: 57) un colaborador del régimen, la definió como una “Escuela positiva cuyas realidades concretas y cósmicas se complementan”. Para el Jesuita Arturo Sosa A. (1979: 27), fue inspirada en el ideario de Laureano Vallenilla Lanz (1951), a través de su hijo, y:
...n o es o t ra co sa q u e u n a mezcla de las antigu as id eas liberales y p o sitiv istas d e la n ecesid ad d e aseg u rar e l o rd en para el p ro g reso y d e d esar ro ll i smo eco n ó mi co med i ant e la in mi g raci ón d e p erson as y cap i ta les y au men to d el co n su mo p ara ex p and i r la p ro d ucci ó n n aci on al (Casti l lo , 1 9 85 : 7 5 -7 6 ).

Concuerda con esta apreciación, y sostiene que tenía de positivista su afán de rescatar el orden para el desarrollo del progreso. En esencia, sus objetivos, dice, eran la transformación del medio físico y el mejoramiento integral de los habitantes del país, impregnado de un fuerte acento nacionalista, manifestado en la exaltación de los valores patrios (“Semana de la Patria”) y su deseo de integrar la nación. Pero con la ayuda del capital extranjero. Ese programa de gobierno se inspiraba en un “Sano Nacionalismo”, que perseguía la defensa de las “tradiciones que expresen lo afirmativo del espíritu venezolano”, complementado por el aporte de:

11

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

...n u evas energ ías qu e ayu d en a mejo rar la calid ad d e lo s v en ezo lan o s, co n id eas p o sitiv as y ob ras co ncretas, e n armon í a co n n u est ra realid ad (S o sa A., 1 97 4 : 1 2 2 ).

Y con un gran interés por el desarrollo de las industrias básicas, dada la estrecha relación que ellas tienen con el desarrollo económico, el bienestar social y la defensa nacional. Y la vía para lograrlo era el militarismo. El Ideal Nacional refleja, pues, como sostienen algunos, la influencia del pensamiento positivista; del “Cesarismo Democrático” de Laureano Vallenilla Lanz, a través de su hijo, Laureano Vallenilla Planchart, Ministro del gobierno perezjimenista; de las antiguas ideas liberales, pero ¿no hay algo más? Blanco Muñoz (1983:347) le preguntó a Pérez Jiménez si el Ideal Nacional había sido inspirado por Laureano Vallenilla Planchart 4 valiéndose de las ideas de su padre, y aquel lo negó rotundamente:
La cu estió n d el Nu evo Id eal Nacio n al su rg ió d esd e q u e Pérez Jimén ez era Mayo r y estab a est ru ct ur an do el mo vi mi ent o d el 4 5 ... Si la p ater n id ad fu era d e Vallenilla yo serí a el primero en recon o cérselo . Pero se me h ace mu y cuesta ar ri b a ad mi t ir q ue el p u eb lo v en ezo lan o se l e d ig a u n a fa lsed ad . Lau r eano n o es el au to r del Nu ev o Id eal Nacio n al. Las ide as fi l o só fi cas qu e o ri en taro n al rég imen so n d e l a excl u si va p at ern i dad d e Marco s Pérez Jimén ez.

Pérez Jiménez acepta, más tarde, una paternidad compartida en la creación del Ideal Nacional, al confesar que se inspiró:

4

Así lo d eja entrever Vallen illa ambig u ame nte: “Pérez Jimén ez co mp arte mi s p u nto s d e v i st a y resu me, en un a frase fe liz, la tarea q u e d eb e cu mp lirse: “t ran sfo rmació n racio n al d el med io fí si co y elev ació n d el n iv el cu lt u ral y mo ral d el ven ezo l ano ” ( Val len i ll a Lan z h i jo , 1 9 6 7: 3 0 5 ). No ob st an te , Vallen i lla se co ntrad i ce, p u es más ad elan te se mo fa de la d en omi n ació n d e “Bien Nacion al”, q u e le “recu erd a el títu lo d e a qu él fo l l eto d e T elmo Ro mero , el b ru jo d e Jo aqu í n C resp o ” (1 9 67 : 35 2 ).

12

Cartay, Rafael: La filosofía del régimen Perezjimenista...

...en lo q u e n o so t ro s d escu b rimos q u e era n ecesario p ara el p aís. Es la o rien tació n filo só fi ca q ue g u ía tod as n u est ras accio nes (Ang u l o Ri v as, 1 9 94 : 2 4) .

No obstante, a pesar de lo afirmado por Pérez Jiménez, está muy patente la influencia del estudioso don Laureano, el viejo, al menos en lo que se refiere a la tesis del Gendarme Necesario, el Caudillo, “única fuerza de conservación social” (Vallenilla Lanz, 1952: 119), y su rol protagónico en la conducción de un pueblo para acrecentar su prosperidad, posible sólo:
...cu an d o h a p rep o n de rad o p o r l arg o s año s u n h o mb r e p resti g io so , consciente de las necesid ades de su p u e b l o , fu n d a n d o la p a z e n e l asen t imi en to gen er al y so st en id o p o r la v ol u n tad d e la mayo r ía a d esp ech o d el p ri n ci pi o al t ern at iv o (Val len i ll a Lan z, 1 9 5 2 : 1 6 5) .

Cita que es casi un retrato a la medida de la imagen que el dictador Pérez Jiménez tenía de sí mismo. Pérez Jiménez tuvo una dilatada formación militar, desde 1939 hasta 1944, cumplida siempre en Perú, con especialidad en artillería. No era un estratega militar. Pero fue un alumno sobresaliente, de mente abierta y escrutadora (aún lo continúa siendo, anciano ya, en su refugio madrileño, preocupado por los problemas cósmicos y por la conversión del hidrógeno en energía). Andino y de formación militar en la tercera década del siglo XX, ¿cómo sustraerse a la influencia de las doctrinas positivistas aún en boga y a la presencia tan marcada de las personalidades de Cipriano Castro, Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras, andinos como él? ¿Cómo evitar la influencia del vigor intelectual de José Gil Fortoul, quien, en 1890, en “El Hombre y la Historia” (1954: IV, 402-403), sostuvo que el progreso, finalidad de todo gobierno positivo, sólo era posible mediante la transformación y adaptación del medio físico, conseguido con el establecimiento de vías de comunicación y, sobre todo, con la rápida adaptación de la emigración europea al medio intertropical. ¿Cómo eludir la idea positivista de que “orden y progreso” son la base de la solidez de todo gobierno, y que el progreso está relacionado estrechamente con la ejecución de obras públicas, como sostuvo Rafael Villavicencio (1961: XIII, 58) en la Universidad de
13

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

Caracas en 1866? ¿Cómo sustraerse a las enseñanzas de la Escuela Superior de Guerra de Perú, de dónde saldrá en 1948 un dictador parecido a él: el general Manuel Odría, y a quien recibió con grandes honores en Caracas? 5 ¿O a la influencia de amigos cercanos, como el coronel Félix Román Moreno, tachirense como él, formado en escuelas militares estadounidenses, Ministro de Comunicación en su gobierno, y con quien discutió muchas veces sobre doctrinas políticas, y en especial sobre el ideal nacional? (Tarnói, 1954: 193-194). ¿O la influencia de Manuel Egaña, quien publicó un libro clave en 1947 sobre un programa nacional de obras, y que fue luego su Ministro de Fomento? Las ideas del Dr. Egaña (1947: 163-180) merecen referencia aparte. Egaña estimaba, en 1947, que la renta pública alcanzaría en la próxima década, a partir de 1948, un promedio de 1.000 millones de bolívares cada año. Con tal ingreso, Venezuela, dice Egaña (1947: 164):
...est á en l a o b li g ació n d e el abo r ar el la mi sma u n p ro g rama d e g ast o s en o b ras qu e mo d ifi qu en fun d amen tal men te las mezqu i n as co n d ici o nes d e su med io físico p ara qu e sus h omb re s p ued an ap ro v ech arlo co n más i nt e n si d a d.

De los Bs. 1.000 millones, Egaña recomienda que se utilice anualmente un monto de Bs. 250 millones para la realización de obras “materiales, grandes, perdurables”, que actúen directamente sobre la naturaleza y corrijan las deficiencias del medio físico venezolano y faciliten su óptima utilización por el hombre venezolano. Para actuar directamente sobre el hombre (lo que no hace su programa): ”...quedan a los hombres del gobierno

5

La primera mitad del Siglo XX fue el intento de coexistir con los viejos modelos oligárquicos y de facilitar, sin tensiones (el populismo), las reformas o la comunicación social con la mayoría marginalizada. Cuando, dada la precariedad del orden económico, las reformas ponían en peligro la estabilidad, el Ejército intervenía. Muchas veces impregnadas las fuerzas armadas de la retórica dominante: “Se trata sólo se decía de un intento de restauración del orden constitucional alterado o roto por los gobiernos ineficaces” (Ruiz García, 1971: 2, 248).

14

Cartay, Rafael: La filosofía del régimen Perezjimenista...

750 millones de bolívares por año y nuestro caudal de demagogia tropical (Egaña, 1947: 169). Entre esas grandes obras propuestas por Egaña, figuran el dragado de la Barra de Maracaibo, represas, obras de regadío, mejoramiento de los puertos, canalización de ríos, obras de electrificación y la traída de inmigrantes de España, Italia y Portugal para estimular el espíritu de trabajo del venezolano. La lectura de las grandes obras que propone nos recuerda a las obras inauguradas por Pérez Jiménez entre 1954 y 1955. Sobre la reforma agraria ambos coinciden, él y Pérez Jiménez: la reforma agraria sólo podrá realizarse en Venezuela mediante la creación de obras de regadío, porque no será posible industrializar la agricultura ni hacer del peón agrícola un obrero consciente y responsable, que produzca y consuma más, sobre la base de conucos y hatos (1947: 173). A continuación, se cita textualmente a Egaña (1947: 165-166):
La d o ct ri n a del p ro g rama, ll amémo sla así, q u e pro po n g o es l a sig u i ent e: La acció n d el Po der Pú blico d ebe d irig i rse a ap ro v ech ar el ben eficio eco n ómi co q u e resu lte d e su p art icip ació n en la ri qu eza del sub suelo p ara au me nt ar cu an ti tat i va y cu al it at iv amen te n u estr a p o b laci ó n y p ar a alentar y fo rt alecer las d emás activ id ad es p ro d uctivas d el p aís. A tal efecto , y co mo med i da i nmed i ata, co n vi en e in v ert i r el p ro d u cto d e n u est ra r egal í a en faci l it ar nu est ro co n t acto co n el resto d e l a h u man id ad y n uestro mu t u o co n ta cto , ven ci en d o l o s o bstácu l o s q ue p ar a ell o op o n e la n atu raleza, y en p rep arar el ó p timo ap rov ech amiento de n u est ro med io físi co , tan reacio al esfu erzo creado r del h o mb re. Lo primero se log r ará med ian te la co n stru cción d e u n sistema p erfectamen te co o rd i nad o d e p u ert o s, can ale s y car ret eras, y l o seg u n d o, en vi rt u d d e l a cre ació n d e ex t en sas zon as d e p ro d u cció n t ro p i cal y d e fue rza mo t ri z b arata y accesib le.

Modificación del medio y del hombre, como también propuso Pérez Jiménez en 1949, y luego más claramente a partir de 1953. Al venezolano había que corregirle sus vicios. Para Pérez Jiménez,
No so tr o s t enemo s u n a ser ie d e t aras qu e d eb emo s co rre gi r ( ...) Si n o so tr o s no mo d ificamo s n u est ra man era d e ser n o s man ten d remo s co mo u n p u eb lo atrasad o (...) Po r e so , d entro d e las cuestio n es d el Nu ev o Id eal Nacio n al, estab a en p rimer lu g ar la necesid ad de mezclar n uestra raz a co n el co mp on en te d e lo s pu eb los eu ro p eo s (...) hab i tu ad o s al

15

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

trab ajo (...) (h ab ía q u e fo rmar en la g en t e) (...) u n esp í ritu d e trab ajo , d arl es la d eb i da cap acitación p ara q u e co mp ren d ieran cu áles eran su s v erd ad eras fu n cio n es co mo ciu dad an o , es d ecir, su s d erech o s y de beres. Sólo así el componente étnico está en condiciones de rendir para la nación lo que debe rendir (Blanco Muñoz, 1983: 67-69).

A Pérez Jiménez, sin embargo, no le pareció prudente recordarle al venezolano sus debilidades:
En el Nu ev o Id eal Nacion al n o se h ab l ó de taras. Se h abló d e la n ecesid ad d e sup erar el medio fí si co y el co mp o nen te étnico . Eso s e ran u n os d e los g ran d es faro s fi lo só fi co s h acia lo s cu ales se deb í a o rien tar la acción del gobierno. Má s acá estaban los g r a n d e s o b je t iv o s a c o n q u is ta r y lu eg o l as o b ras real es y con cr etas (Bl an co M u ño z, 1 98 3 : 6 8 ).

Para Egaña (1947: 168), por su parte:
El v en ezo lan o retro cede ante la o b ra q u e req uiera esfu erzo co ntinu o , met ód i co , y mu ch o más an t e l a q ue dé frut o s d i fer id o s au n q ue sean ó p timo s. Parece q u e n o creyera en el fu tu ro . El ho mb re y la n atu raleza v en ezolan o s están mu y lejo s de co nstitu ir la con ju gació n ó p tima q u e h ace d e l as n aci o nes fo co s d e cu l t ur a y d e b i enestar h u man o . P o rq u e el h o mb r e ad o lece de relato s q ue le imp i den d o minar n u est ra n atu raleza reb el d e y aú n h o st il .

Por eso, hombre y naturaleza venezolanos debían ser modificados, y ambos, Pérez y Egaña coincidían, como seguramente muchos otros lo hicieron.
4 El nu e vo i d e a l na c i on a l , ¿ un p l a n e c o n óm i c o ?

Según Brewer-Carías (1975: 350), los fines del Estado se pueden dividir en cuatro categorías: 1) fines de política general y orden público, 2) fines de desarrollo económico, 3) fines de desarrollo social, y 4) fines de desarrollo físico y ordenación territorial. En el Mensaje que el presidente Pérez Jiménez presentara al Congreso el 25 de abril de 1954 (Venezuela bajo el Nuevo Ideal Nacional, 1954: 42), dividió la estructura técnica de las funciones del Estado en tres categorías: 1) el grupo de la alta política, que tenía a su cargo las directivas y orientaciones generales, y que comprendía la Presidencia de la República, y los Ministerios de Relaciones Interiores y Relaciones Exteriores,

16

Cartay, Rafael: La filosofía del régimen Perezjimenista...

Defensa y Hacienda); 2) el grupo de la producción, que se ocupa de la transformación racional del medio físico, comprendiendo los Ministerios de Fomento, Agricultura y Cría, Obras Públicas y Trabajo y 3) el grupo de los servicios generales, que buscaba el mejoramiento moral, intelectual y material de los habitantes del país, formado por los Ministerios de Sanidad y Asistencia Social, Educación, Justicia y Comunicaciones. Esa era la manera que el régimen había ideado para hacer más eficaz y económica la administración y acción del Estado, y que coincide en líneas generales con las estructuras de funciones que normalmente cumple cualquier Estado moderno. Según Pérez Jiménez,
To d a n u est ra g estión o b ed eció al cu mp limien to de l Nu ev o Id eal Nacion al y q u e en r esu men p od r ía co n cret arse en tres í nd i ces d e i n di scu t ib l e alien t o : Ven ezuela era la p rimera p oten cia eco nó mi ca d e América Latin a. Ven ezu ela era el p aí s d e mayo r creci mien t o in d u st ri al en la Améri ca Latin a. Ven ezu ela era el p aís d e más alta tasa d e crecimi ento d emo gr áfi co en el mu n d o (An g u lo Ri v as, 1 9 4 4: 6 4) .

Las directrices establecidas por el Nuevo Ideal Nacional (transformación racional del medio físico y el mejoramiento integral de los habitantes del país), generaban la doctrina del Bien Común, y ésta daba lugar a planes, que, a su vez, se concretaban en obras. De esta manera, el Nuevo Ideal Nacional hablaba al país por sus obras que se proponían transformar el medio físico y mejoramiento de sus habitantes. Para muchos, este conjunto de obras no llegaba a tener la categoría de un verdadero plan económico 6. Otros, entre los que me encuentro, pensamos lo contrario.
Para Pérez Jiménez todas esas obras,
6

Al gu n o s se b ur lan , in ju sti ficad amen te, d e esa d o ct ri n a. Así me resul t a i nex p l icab l e q u e u n an ali st a p o lí ti co co mo Mo l eiro (1 9 7 8 : 1 7 5 ) escri b ier a lo sig u i en te: “P érez Jimén ez p atenta u n a d o ctrin a: “El Nu ev o Id eal Nacion al”. Estu p i dizan te, co n lu g ares co mu nes q u e p arecen pro p io s d e u n l ib r o p ri mari o o un ju eg o i n fan t il , el “nu ev o i d eal n aci on al ” ser á rec ord ado en cad a o casió n , vo cead o p o r las televiso ras y las radio s, sacad o a relu cir p o r los ad u l ado res, ex p l icitad o en lo s acto s so lemn es”.

17

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

... estab an

est ru ct u rad as d en t ro d e u n a p ro d u cció n raci o n al, d en tr o d e u n a p l anificació n q u e co mp ren d ía u n a v i sió n gen eral d e to do s lo s el ement o s ap ro v echab l es (Bl an co M u ño z, 19 8 3 :1 7 7 ).

Al parecer no entendía mucho del asunto y se confundía en sus explicaciones:
Creo q u e p ara arran car en el ejercicio de cu alq u i er do ctri n a, h ay q u e h acerlo co mo se h ace en lo s ed ificio s so b re u n a b ase co n si st en te. Si an tes n o se h a p re parad o el ter ren o p ara eso, n o se p ued e d esarro l lar u n a d o ctrin a (...) Para mí , p u es, las do ctri n as están d esp u és. El Id eal Nacion al desp ués. Hay q u e prep arar el medio , h ay qu e en men dar mu ch as co sas p ara lo g rar lo s o b jetiv os d el Id eal Nacio n al. Si n o se rea lizan las en mien d as, si se está so b re u n a b ase falsa, se co rre el ri esg o d e q u e se h u nd an l as co sas. Co mo a mí se me h u n di ero n (Blan co M uñ o z, 1 9 83 : 17 7 ).

En su discurso de clausura de la “Semana de la Patria” en el Centro de Instrucción de las Fuerzas Armadas, el 6 de Julio de 1954 (1954a), recalca que las obras se basan en planes “juiciosamente concebidos”, “debidamente coordinados”, “económicamente realizados con un orden lógico de urgencia”. En el discurso de celebración del segundo aniversario del 2 de diciembre de 1952 (Pérez Jiménez, 1954c), manifiesta que “Antes que pensar en defender una democracia teórica debemos ocuparnos en realizar una democracia actuante”, a través de obras que transformen el medio físico y mejoren las condiciones de vida de los habitantes del país. La obra material es la boca por la cual habla su régimen, o al menos quien lo presidió. Tanta imprecisión ha llevado a algunos a pensar que su programa de gobierno consistía básicamente en un conjunto de obras. D. F. Maza Zavala (1952:5) considera que ese conjunto de obras no constituye, en realidad, un plan económico.
Ha si d o la caren cia de p l an eco nó mi co fu n damen tal, d e criterio ad min i st rativ o en las esferas d irectiv as d e la Nació n, la q u e h a p ermitid o el ascen so , si n tasa n i co n tro l, d e lo s g asto s en el ex terio r p ara satisfacer

18

Cartay, Rafael: La filosofía del régimen Perezjimenista...

n ecesid ades su p erflu as, q u e h an termin ad o p or co n vertirse en h ábito s d ifí cil es d e er rad i car en el p úb l ic o v en ezol an o .

Y más adelante, Maza Zavala (1952: 17) expresa que un plan económico:
...n o es u n co n ju n t o de pr o yec to s d e o b ras mater ial es, n i u na decl ara ció n n o mi n al de pr in ci p io s, si n o un co n jun t o d e no r mas p ara can al izar y co rreg ir el p roceso d e d esarro l lo eco nó mi co, p ara aju star las d i scre pan cias, p ara so l u cio n ar el co n fl i cto trág ico d e n u est ra v i da eco n ó mi ca.

Kornblith y Maingón (1985) señalan que, aunque la planificación no se haya institucionalizado, lo que ocurre con la creación de CORDIPLAN en 1958, si se producen, en el período 1947-1958, algunas experiencias de planificación sectorial, tales como el Plan Preliminar de vialidad del Ministerio de Obras Publicas (MOP) en 1947, el Primer Plan Nacional de Electrificación elaborado por la Corporación Venezolana de Fomento, en 1948, y los Planes Reguladores de las ciudades aparecidos a los inicios de la década de 1950. Además, se aplican otros planes sectoriales como el Plan Nacional de Vivienda. La Corporación Venezolana de Fomento ejecuta, al menos, cuatro planes de fomento de rubros: el plan azucarero, en 1950, para asistir financiera y técnicamente al sector y cubrir el déficit del consumo nacional de azúcar; el plan maicero, que continuaba el plan desarrollado durante el trienio 1945-1948, para suministrar materias primas a la industria de alimentos concentrados para animales; el plan algodonero, para suplir materias primas a las industrias textiles y de aceites vegetales, y el plan arrocero, que comprendía la modernización de la producción, el beneficio, el transporte y la distribución del arroz en el país (Castillo, 1985). La Oficina de Estudios Especiales (OEE), creada en agosto de 1953, dirigida por el coronel Luis Felipe Llovera Páez, que fue el antecedente más cercano a CORDIPLAN, tenía como función principal adelantar el proyecto de construcción y desarrollo de la siderúrgica nacional (García Iturbe, 1961:39). Esa obra, de largo alcance y trascendencia, contó desde el principio con la asesoría especializada de técnicos de la Organización de las Naciones Unidas. Antes de comenzar la
19

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

construcción de la planta, en 1956, se elaboró un programa de entrenamiento de los técnicos que laborarían allí. Para fines de 1955 se había otorgado, según García Iturbe, 140 becas para estudios en el exterior, que se elevaron a 400 a fines de 1957. Como no existía en el país una Facultad de Ingeniería Metalúrgica, se propició la creación de dicha Facultad en la Universidad Central, empezando el primer curso en octubre de 1956. Todas las etapas del proceso de construcción estaban debidamente planificadas y supervisadas. Cada cierto tiempo se hacía una minuciosa evaluación de la obra cumplida. Para el primero de abril de 1958 deberían entrar en operación las primeras unidades de producción, lo que fue retardado por la caída del régimen el 23 de enero de 1958. En el año 1958 se destituyeron los ingenieros venezolanos que la dirigían, se traspasó la inspección de la obra a otras empresas, se suspendió el programa de becas, y 234 becarios de los 405 beneficiarios fueron obligados a regresar al país (García Iturbe, 1961:39-49) 7. Las obras hechas o proyectadas no obedecían a un mero capricho del gobernante, sino estaban vinculadas estrechamente a los objetivos del Nuevo Ideal Nacional. Uno pudiera estar en desacuerdo con tales objetivos, pero no se puede negar que

7

Ru i z Cal der ó n (1 9 97 : 1 54 - 17 2 ) real iza u n mi nu ci o so in v en tario d el programa de becas para el exterior d u ra n t e la d é c a d a 1 9 4 8 -1 9 5 8 . E st e au to r se refi ere amp liamen te a la Co mi si ón Nacion al de Amp liación d e Estu d io s, p ro p u est a po r Arn ald o Gab ald ó n en 1 9 4 9, y a las r azo n es po r l os cu ales este i n ten t o resu l tó i n fruct u o so . E n la p r ácti ca, sin emb arg o , d e sd e 1 9 4 7 s e h a b í a i n ten si fi c a d o e l p ro c e so d e fo rma c ió n d e b e c a rio s v en ezolan o s en el ex teri or. Ese añ o, saliero n d el p aís 9 8 b ecario s. Lueg o , entr e 1949 y 1952 la cifra alcanzó, en c o n ju n to , a 1 0 0 b e c a rio s. A p a rt ir d e 1 9 5 3 la sit u ació n camb i a y se in cremen t a el ap o rt e g u bern amen t al a l a fo r mació n d e recu r so s hu man o s pr o fesi o n ales p ara l as in d u str i as e st ra t é g ic a s . E n e l a ñ o 1 9 5 4 sal e n 6 6 becario s, a lo que si gue un lapso de g ran activ id ad , p u es en 1 9 55 salen 1 99 b ecario s y en 1 9 56 1 52 , p ara d ismin u ir d r ásti camen te l a ci fra a 2 p ara 1 9 5 7 y a 1 5 p ara 1 95 8 . En t o tal , en la d écada militar resu ltaro n ben eficiad o s p ara realizar estud i o s al exterior no menos de 534 becario s. Garc ía It u r b e d e n u n c i a la r e d u c c ió n d e las b ecas al ex teri or en el añ o de 1 9 58 , pero segú n Ru iz Cald eró n (1 9 9 7 : 1 7 2 ) e n 1 9 5 9 salen a l e x t e ri o r 205 becarios, una cifra equivalente al 39% de todos lo s becarios de la década militar.

20

Cartay, Rafael: La filosofía del régimen Perezjimenista...

había una relación coherente entre obras, planes específicos y objetivos doctrinarios del régimen. Bastaría sólo un ejemplo para explicarnos. La transformación del medio físico se cumplía, año tras año, con el establecimiento de una infraestructura para el desarrollo de la producción. Con tal fin, se canalizaron el río Orinoco y la barra de Maracaibo; se mejoraron los puertos; se construyeron y ampliaron aeropuertos, se construyó una red vial extensa; se unió el puerto de la Guaira con la ciudad capital a través de la Autopista Caracas-La Guaira; se construyó la represa y el sistema de riego del Guárico; se establecieron empresas básicas para el desarrollo industrial como la Siderúrgica y la Petroquímica, y se puso en marcha un Plan Estratégico Nacional. Esas obras se enmarcaban en planes específicos de largo alcance en el tiempo y en sus proporciones y proyecciones, como las recomendaba Egaña (1947: 163). No tenían Exposición de Motivos, ni una detallada descripción de los medios, pero constituían básicamente un programa de gobierno (Martín Frechilla, 1994:112), en una época en que apenas se elaboraban los primeros planes económicos en el mundo. Había objetivos, medios para ejecutarlos, supervisión y evaluación y un horizonte de tiempo de ejecución muy preciso, cronometrado militarmente y sancionada la demora o la incompetencia de manera muy drástica.

21

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

Bi bl io gr a f ía

Angulo Rivas, Alfredo (1994): Pérez Jiménez: tres décadas después. Universidad de Los Andes, Mérida. Blanco Muñoz, Agustín (1983): Habla el General Marcos Pérez Jiménez. CDCH-UCV/Editorial José Martí, Caracas. Brewer-Carías, Allan-Randolph (1975): Cambio político y reforma del Estado en Venezuela. Editorial Tecnos, Madrid. Caballero, Manuel (1994): Gómez, el Tirano Liberal. Tercera edición. Monte Ávila Editores Latinoamericana, Caracas. Cabrujas, José Ignacio (1996): “Mi Siglo XX”. Balance del Siglo XX Venezolano. Ramón J. Velásquez (Coord.). GrijalboFundación Francisco Herrera Luque, Caracas. Castillo, Ocarina (1985): Agricultura y política en Venezuela. 1948-1958. Universidad Central de Venezuela. División de Publicaciones, Caracas. Corte Suprema de Justicia (1982): Juicio y Sentencia al exdictador Pérez Jiménez. Ediciones Centauro. Documentos para la Historia, Caracas. L’Imaginaire Politique Dávila, Luis Ricardo (1995): Vénézuelien. Les lieux de paroles. L’Harmattan/Alfadil, París. Oficina Nacional de Información y Publicaciones (1949): Documentos relativos al movimiento militar del 24 de noviembre de 1948, Caracas: Egaña, Manuel R. (1947): Tres décadas de producción petrolera. Tipografía Americana, Caracas.

22

Cartay, Rafael: La filosofía del régimen Perezjimenista...

García Iturbe, Reinaldo (1961): La Siderúrgica: su ruta hacia la Koppers. Pensamiento Vivo, Caracas. Gil Fortoul, José (1954): “El Hombre y la Historia”. Obras Completas. Ministerio de Educación. 4 tomos. Tomo IV, Caracas. Kornblith, Miriam y Thais Maingón (1985): Estado y Gasto Público en Venezuela. 1936-1980. Universidad Central de Venezuela, Caracas. Martín Frechilla, Juan José (1994): Planes, planos y proyectos para Venezuela: 1908-1958. Universidad Central de Venezuela, Caracas. Maza Zavala, D.F. (1952): Notas sobre el Tratado de Reciprocidad Comercial entre Venezuela y los Estados Unidos. Venezuela Económica, Caracas. Moleiro, Moisés(1978): El partido del pueblo. Crónica de un fraude. Vadell Hermanos Editores, Caracas. Pérez Jiménez, Marcos (1968): Garrido, Caracas. Frente a la infamia. Ediciones

_______ (1954b): Discurso inaugural de la Escuela Básica de las Fuerzas Armadas. 10 de noviembre, Caracas. _______ (1954a): Discurso de clausura de la Semana de la Patria. Centro de instrucción de las Fuerzas Armadas. 6 de julio, Caracas. _______ (1954c): Discurso de celebración del aniversario del 2 de diciembre de 1952, Caracas. segundo

República de Venezuela (1954): Bajo el nuevo Ideal Nacional. Realizaciones durante el gobierno del Coronel Marcos Pérez Jiménez, 02.12.1952 / 19.04.1954. Imprenta Nacional, Caracas.
23

Cartay, Rafael: Revista Economía No. 15, 1999. 7-24.

Reyes, Vitelio (1954): Trancos de doce leguas. S.E., Caracas. Ruiz Calderón, Humberto (1997): Tras el fuego de Prometeo. Becas en el exterior y modernización en Venezuela (19001996). CDCHT-ULA/FUNDACITE-Mérida/Nueva Sociedad, Caracas. Ruiz García, Enrique (1971): América Latina hoy. Guadarrama, Tomo II, Madrid. Ediciones

Sosa, Arturo A. (1979): "Democracia y dictadura en la Venezuela del Siglo XX". Centro Gumilla. Curso de Formación Socio-Política No. 5, Caracas. ------- (1974): La Filosofía Política del Gomecismo. Gumilla, Barquisimeto. Centro

Tarnói, Ladislao T. (1954): El nuevo Ideal Nacional de Venezuela. Ediciones Verdad, Caracas. Vallenilla Lanz, Laureano (1952): Cesarismo Democrático. 3ra. ed. Tipografía Garrido, Caracas. Vallenilla Lanz, Laureano, hijo. (1967): Ediciones Garrido, Caracas. Escrito de Memoria.

Villavicencio, Rafael (1961): Discurso pronunciado ante al Ilustre Universidad de Caracas, 1866. Pensamiento Político Venezolano del Siglo XIX. Editorial Arte, Tomo 13, Caracas.

24

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->