Está en la página 1de 17

Á

DUQUE DE MEGKLEMBURGO
NÚMERO SO 4 O CÉNTIMOS
LA GUERRA
= ILUSTRADA =^..
DIRECTOR

AUGUSTO RIERA

LA SITUACIÓN Galípoli. Que la empresa había fracasado no cabía la me-


nor duda; pero las tropas anglo-francesas debían conti-
Ha sidí) cívucuuilü el exlreino de, lu |)CIIÍIISIII;Í de U;ilí- nuar donde estaban. Marcharse equivaldu'a a dar una sa-
lH)li que ()cui)aL);in las Lropas auyio-íraneesaH. tisfacción inmensa a los turcos, cosa que no debía ser y
Poco tieinpü liaee, con inolivo de liab(>rse relirudo los que no podía ser.
uiislraliuiios de la baliía de Suvla, decíají los diarios fran- De pronto salta el viento, camhia la decoración. Los-
ceses e ingleses que no convenía abandonar el extremo telegramas avisan que el ejército aliado ha vuelto la es-
Sur de Galípoli a íln de qne no quedaran libres las tropas palda a Turquía y se marcha a otra parte, jirobablemente
Uircas que hacían l'renle a las aliadas. Esos soldados tnr- a Salónica. Y sin perder momento, los diarios de Londres
cos ongrosai'ían los contingentes de su ejército que se bale y París dicen que el alto mando ha tenido una feliz idea.
t-n el Cáucaso, o los que prestan ayuda a, los búlgaros. ¿A qué continuar oeuiiando un extremo de Galípoli cuan-
Además, aquellas tropas aliadas que estaban en la Penín- do se adviei'te que sería menester niucho tiempo para lle-
í^ula eran una amenaza perenne para Turquía, eran un gar a Constantinopla? Lo mejor es reforzar Salónica, base
''•"'"i'')/,¿o continuo y tremendo para Constantinopla, No, magnífica para una futura ofensiva que vuelva a cerrar el
lu) convenía en niodo alguno abandonar aquellas trinche- camino que a tanta costa lian abierto los imi)erios centra-
i'as conquistadas a costa de tanta sangre. Y después de les entreBerlín y Constantinopla, Para mejor disimular el
uiedilarlo con toda tranquilidad los críticos mditares y los fracaso afirman que esa retirada de Galípoli ha sido es-
que no lo son, acordaron, como ya lo habían decidido por ])léndida.
su parte los gobiernos, que lo más oportuno era no evacuar Por mucho que se mire no se ve la esplendidez por

Soldados escoceses agasajartos por unas señoritas en el Jardín Zoológico de Londres (Fot. Central Newa)
786 LA GUERRA ILUSTRADA

El lord Corregidor de Birminghan incluyendo una tarjeta de felicitación en una de las 8,500 latas de golosinas, regalo de Navidad que aquella ciudad
hace a sus hijos que combaten en el Norte de Francia (i'ot. Central News)

iiüif^iina parle. ¿.Xo VÍIÜCI'ÍI III;ÍS cdiiíi'SJir l;i vcnliid, es de- re resucitara diía'a con raziai de los aliados : loordn^ ujords,
cir, declarar (jue la empresa de (ialípnli mi lia salido como irords. Durará la resistencia, de los bravos montañeses lo
se esjjeraba? (pie buenamente i)ueda; iiero acabará—sin lardar mucluj
* * * —de un modo lamentable.
Los aiisti'iacDs (jiie a\'iidaroii a aiiiijuilar a los servitjs, Al pi'incipiar la guerra, Austria se projRiso acabar con
veiig'aiido así !a íoiiuidahle deri'ola del ejércilo de Polio- Rusia y le salió remataclamente mal la cuenta, porque a,
rek (ine ÍIH' arrojado d(^ Servia en menos (Je dcíio días, no sei' por las legiones de alemanes habrían capitulado
dejando ciNirenla mil pi isioiieros en poder de sus enemi- hace tiempo Vieiia y Budajiest y caído Cracovia como cay('i
gos, acomelo ahora, con mucha i^'eiite, a los niontene.i^'ri- l'i'zemysi. Ahora, viendo (jue' no podía con Rusia, y sin
iios. Es evidenle ((ue Austria (jiiiere ricabar de una vez con (-luda, paia hacer boca, conlribuye a la. siipresiíai de. ÍScj'via
servios y inontenegrinos a fin de que no la molesLen en y ])ür su exclusiva cuenta ataca por todas partes a los
lo (|ue queda de gueri'a, y (juizií lamhicn para, aijoderarse inontenegrinos. Después es de pensar (lue hará un nuevo
de Albania, lo cual le daría el (loininio del Adriático. esfuerzo y se apoderará, de acuerdo y con ayuda de í^iil-
Y sucede ahora, con motivo de esa nueva ofensiva de garia,, del terreno albanés que le convenga. Y así tendrii
los imperios centrales, lo (jiie lia sucedido desde que em- una situacií'm nuiclio mejoi' (pie ahora a orillas del Adi'iíi-
pezó osla gueri'a. One los ¡Histi'o-alcinaiies atacan y hieren lico.
sin que siis adversarios estén ])reparados ])ara devolver En poco tiempo liabi'iín desíruído los austro-alemanes
goli)e i)or golpe, Suciniihió Hervía porque no llegai'on a un ejiM'cito de 200,000 soldados excelentes. Servios y mon-
iiempo las fuerzas aliadas (pie tenían cpie socorrerla ; sii- lenegi'inos habrán desaparecido dísl niaiia de Europa, bien
cuinl)e ^íonlenegro porque los italianos y los dcmiis alia- así como Bélgica está ya casi borrada del número de las
dos no le auxilian. Alaca .Austria con fuerzas quintuplica- naciones independientes.
das y con ai'lillería muy poderosa. Ataca i)or tres ])untos Esas dos ejecuciones, acompañadas de la eva(.'uaci('in
y ha dado ya al traste con la resistencia de los montene- de la jKüiínsula de Galípoli, han de haber iiifundido gran
grinos. FA monte Tjovzen ha sido tomado; Cetifia está en ánimo en el de los turcos y búlgaros. Así su explica (]ue
manos de ios aus!ri;ii-os. los turcos, que hasta ahora vacilaban en lomar parte en el
Los italianos están liarlos de decir que no tolerarían asalto de Salónica, se muestren desde hace unos días dis-
que los austríacos se apoderaran del monte Lovzen, por- puestos a prestar su concurso a tal operación. Lo negarán
que su posesión da grandes ventajas al imperio de los sin duda loB aliados; pero es evidente que esa cooperación
Hiabsburgo. ¿Qué ha hecho el gobierno de Roma para evi- prometida es el primer efecto aparente y positivo de la
tar que Montenegro fuera aplastado? Nada. Si Shalíespea- evacuación de Galípoli.
LA GUERRA ILUSTRADA 787

Mal Ululan los asuiiLos de los aliados. Por ninguna par- nes que haya aumentado el ])oder digestivo de los rusos
le aparecen las ventajas que se prometían para cuando durante los últimos cien años, y que si llegan a Pelrogra-
hubiesen remediado las deficiencias iniciales de prepara- do o Moscou durante la próxima campaña sean sus triun-
ción. En dieciocho meses de guerra parece que han tenido fos parecidos a los de Pirro?
liemp.o sobrado para ¡prepararse. Pero según todos los in- No hay que creer lo que dicen los periódicos ilalianos,
dicios no es así. A pesar de las enormes pérdidas padecidas france.ses e ingleses acerca del agotamiento de Auslria. y
líor los impci'ios cenl,rales, éstos continúan teniendo la Alemania. Pero sí se puede dar crédilo a los liechos, y és-
iniciativa de las ofensivas, y los aliados, lo mismo ahora tos deniuestran que no tienen ya el enquije que les valió
que hace año y medio, tienen que acudir donde les llaman. sus triunfos en l^'rancia \ Rusi;i.

DESDE LAS TRINCHERAS


No aiidnii niiichi) iiii'ji-,- I.;.; iicg'iicios ausli'o-alemancs.
En poco li('in|)() him tenido vai'ios disgnsLos. La, baja del 8 de ¡iiicro de lOIfí
ca,inl)io del mai'co y de la, corona les produce gran males-
tar econi'imieo; la falla, de primeras materias para hi iu- Decididamente es imposible saber lo que hacemos aquí
dusli'iii, y la, imjjosibilidad de importar comeslibles eu la —cerca de Salónica—después de hat)er evacuado nuestras
caulidad necesaria, les obliga, a, sa,ci'i[jcios })enosos. tropa,s la península de Gah'poli.
Y en cua,id() a victorias d(>, esas que deciden del éxiln esperamos a pie firme el ataque del enemigo; pero
de una campafia, iii uuii por ahora. Los rusos vuelven ii es evidente que aun cuando quedemos vencedores no ha-
sus ahupu's contra, los ausíriacos, como si (piisiciim ha- l)i-emos logrado gran cosa. Se dice que estas trincheras
cerles expiar su ingrafilud, y los austro-alemanes han 1e- sei'iíii una segunda edición de Torres-Yedras, y yo creo,
nido que llevar a loda ])risa divisiones, ha,cia Bukovina. Los con permiso de nuestros generales y de los generales fran-
franceses no do\¡an romper sus líneas en Champaña. No se ceses, que esto se parece a las líneas dtdensivas de Portu-
ve, nada, nuevo, nada, grande^eri perspectiva. Y los aliados gal como un huevo a una castiula.
coiUiinúan teniendo unos 300 millones de habitantes con- No ine es permitido decir cuantos soldados estamos
tra iríO mal contados de que pueden echar mano los impe- aquí: no lo sé a punto fijo; jiero .por el bulto y ]ior algu-
rios centi'ales, contando con Tui'quía y Bulgaria. nos detalles que he pescado, puedo asegurar que no lle-
Si fuei'a, verdiid que los i'usos pueden disponer de mu- gan, ni con mucho,'a los efectivos del ejército búlgari).
niciones y aunas en al)undaiicia, como hasta cierto punió Demos por sentado que nos ataquen alemanes, l)úl-
h) pruehíi su actual ofensiva,—que ya está contenida por garos y algunos miles de tui'cos, y que podamos recha-
ci('rl()—es indudable (pie |ior ahí podiía empezar el prin- zarles con grandes pérdidas. Todo eso es casi seguro. IVe-
'•ipio del fin. Rusia dirigi(i el ejército sueco que al mando sisliremos l)ien y nx) es probable que nos obliguen a ca-
de Curios Xlí ])enetró hasta Pídlava, hace doscientos años. liilulai'. Pero ¿y después? ¿Cómo podremos avanzar con-
Dirigió lambién la (Iraiide Armée, mucho más numerosa, tra un enemigo mucho más numeroso? Alguien me dice
y que había llegado hasta Moscou. ¿No temen los alema- que se nos auxiliará con grandes expediciones de refuerzo;

El solilaclo-ai'tiBta Gallaher, oonvaleciente en un hospital de Londres, distrae sus ocios pintando platos que distribuye entre sus compañeros y enfermeras
(Fot. Central News)
788 LA GUERRA ILUSTRADA

El rey Jorge V acompañado de sir Douglas Haig en la revista de Parnboro


(Fot. Central News)

Artilleros franceses disparando contra el enemigo


(Fot. Central News)
LA GUERRA ILUSTRADA 789

E) Zar acompañado de algunos oficiales británicos en su visita a un fuerte destruido en el frente de Galitzia
(Fot. Central Neics)

Caballos del ejército inglés dispuestos para su reembarque al evacuar Ice aliados la península de Galípoli
(Fot. Central News)
790 LA GUERRA ILUSTRADA

pero si se piensa en ello ¿no valdría más gue esos refuerzos den hasta 400,000 hombres por lo menos? Lo demás es
llegaran antes del choque? ¿Se esperará a que el servi- música celestial. Y aun lo es, traer hombres y más hom-
cio obligatorio haya dado seiscientos mil soldados a Ingla- bres aquí. ¿Se tiene la seguridad de vencer en Francia o
terra? No lo creo. Se cometería un nuevo y garrafal error. en Rusia? Pues hagan los alemanes lo que gusten en otra
Claro es que los soldados no tenemos la obligación de parte, ganen cuanto puedan en tableros excéntricos : al
saber lo que piensan nuestros jefes; desde muy antiguo flnal de la jornada será como sí nada hubiesen ganado.
hay la costumbre de Hevarnos adonde conviene sin de- ¿Se mantiene a tanta gente en el campo atrincherado
cirnos porque. Quizá fuera mejor el sistema contrario, es de Salónica para que los griegos no se junten a los alema-
decir, que se nos enterara de lo que piensan hacer nues- nes? No serán los soldados de Domokos y Sarina y el cau-
tros jefes. Así se evitaría que la gente imaginara una por- diho que allí huyó con ellos los que aplasten los ejércitos
ción de disparates y que creyera que sus jefes no saben de Rusia y Francia, ni el crucero Averof el que haga ba-
lo que se pescan. Como se repiten las equivocaciones, te- jar el pabehón a imestro Qiteen Elizabeth.
memos que dejarnos aquí sin fuerza suficiente para per- ¿Estamos aquí para que los rumanos se mantengan
seguir al enemigo si éste es rechazado es, cuando menos, neutrales? Con nuestra presencia o sin ella harán lo que
una incongruencia de grueso calibre. en gana les venga.

El millonario Henry Ford y el capitán Hempel del buaue de la paz Osear II, saludados calurosamente a la salida de Nueva York por miles
de ciudadanos que llenaban los muelles (Fot. Central Neios)

Se dice que es conveniente que permanezcamos aquí Estamos dispuestos a pelear hasta dejar la piel cerca
para hacer acto de presencia, para demostrar a los seño- o dentro de Salónica; pero a la mayoría de los que per-
res de todas las naciones balkánicas que los alemanes no manecemos aquí se nos antoja que esta empresa es des-
nos pueden echar, que hacemos lo que nos place. Y si des- cabellada.
pués de tantas alharacas nos echan como nos han echado Joiix FiiU':.
de los Dardanelos, ¿no será algo peor que marcharnos
ahora, antes de que nos empujen, declarando que nos va- PREPARATIVOS INGLESES
mos porque, no habiendo podido auxiliar a los servios,
ya no representamos ningún papel lucido en esta tierra Un periódico de Londres dice lo siguiente acerca de lo
griega, donde los habitantes, más ingratos que atrevidos, que se está disponiendo en Egipto para evitar la invasión
no nos miran con buenos ojos? turca :
En cuanto al efecto moral que esto puede producir, los «Las obras de los ferrocarriles que construyen los ale-
que dirigen la guerra no han de preocuparse por él. Desde manes continúan activamente, y dentro de poco, según ru-
que se rompen las hostilidades no son los efectos morales mores verosímiles, aunque de difícil confirmación, la línea
los que deciden del éxito, sino los golpes materiales, las férrea debe llegar a unos cincuenta kilómetros del canal.
acometidas, las derrotas o victorias. ))Lo que se considera como cierto es que paralelamente
Quizá convenga, para los planes que los Estados Ma- a la vía hay un acueducto, y que, en estos momentos, tan-
yores han concebido, conservar Salónica; • pero, en tal to el acueclucto como la vía en la zona desierta, están re-
caso ¿no se podría aumentar los ejércitos que la deflen- cubiertos de una ligera capa de arena para ocultarlos a
LA GUERRA ILUSTRADA

ferrocarriles
Carreteras
Caminos principales
Plazas fuertes
Fuertes
ESCALA EN KILÓMETROS
lO 20 5n

MAPA DE ALBANIA
LA G U E R R A ILUSTRADA

El buque de la paz «Osear II» saliendo de Nueva York para dirigirse a cumplir su misión en los países beligerantes (Fot. Central News'i
LA GUERRA ILUSTRADA

MAPA DEL CAtrCASO


Situación de los ejércitos beligerantes el día- 20 de Enero
LA GUERRA ILUSTRADA 795

la vista de los observadores y defenderlos contra los ata- Persia meridional hacia la frontera de la India y contra
ques de los aviadores franceses e ingleses. Mesopotamia.
«Estos no han descansado un solo momento y trabajan ))Me es imposible decir si se producirá o no el ataque
con actividad incansable para tomar medidas defensivas. alemán. Lo único que se puede asegurar desde ahora es
Todos los días desembarcan tropas en Suez y Alejandría; qiio el invierno es la única estación que permite atravesar
los campamentos se multiplican y se extienden; se re- el desierto en condiciones favorables, y que cada día que
fuerza las trincheras de la parte del canal correspondiente pasa hace menos probables operaciones de importancia.
a África, y sobre la arena de la margen asiática se ve nu- ))La vigilancia del canal es continua y cuidadosa. Todas
merosos compresores mecánicos que trazan largas vías las mañanas se hace un dragado para evitar que pueda
paralelas y perpendiculares a la línea del canal. causar daño algún explosivo que se hubiese arrojado apro-
))En éste han hecho ya su aparición, monitores peque- vechando la oscuridad de la noche. Los hidroplanos vue-
ños de quilla redonda y baja, que, frente a los colosos del lan sin cesar sobre el canal y el desierto.
mar, apenas si se distinguen. ))Los vapores sospechosos tienen que someterse a de-

Monumento erigido por los prisioneros franceses de Koinsbrück a la memoria de sus camaradas, tallecidos durante el cautiverio
(Fot. Central News)

))Probableniente llegan de los Dardanelos. Para ada})- terminadas formalidades si quieren pasar el canal. Últi-
tarse a las nuevas luchas que han de sostener no han he- mamente un vapor americano que declaró que llevaba un
cho más que cambiar de color. Ahora están pintados de cargamento de petróleo fué obligado a aceptar un número
amarillo, de suerte que cuando están cerca de las orillas determinado de tripulantes ingleses designado por las
(leí canal se les confunde con el color del desierto. Con autoridades militares, y como se negó a elío el capitán el
sus enormes cañones y su extraño aspecto producen una vapor tuvo que retroceder sin pérdida de momento hacia
impresión extraña. el mar Rojo.»
»No puedo detallar otras medidas de precaución toma-
das, porque la censura me lo impide y el buen sentido
también; pero puedo aflrmar que son muchas y muy im- TRISTEZAS DE ORIENTE
portantes, cosa que no debe extrañar a nadie, pues como
con la evacuación de los Dardanelos quedan bastantes tro- Salónica 1." de Enero de 1916.
pas turcas disponibles, hay que estar preparados contra
toda sorpresa. A no ser que se admita como cierto el ru- Viento, lluvia, barro, un firmamento sucio del que cae
mor que hace días circula y según el cual no se pretende una fría tristeza, tales son, desde que amaneció, los heral-
emprender una acción eficaz contra Egipto sino contra dos del año que empieza.
79G LA GUERRA ILUSTRADA

¿Qué es lo que ocul-


ta bajo su manto gris
este nuevo año? ¿Qué
alegrías o tristezas nos
reserva? ¿La inaltera-
ble paz esculpida por la
victoria; el justo pre-
mio de nuestra tenaci-
dad? ¿La continuación
de esos meses de lucha,
de esos días duros, de
esas noches sin sueño?
Nadie piensa en ta-
les cosas en estos mue-
lles de Salónica poco
propicios al ensueño,
llenos de gente, de per-
trechos bélicos, de rui-
doso tumulto. El pre-
sente es aquí agiladísi-
mo para que se pueda
pensar en lo porvenir.
Esta mañana ha lle-
gado aquí el viejo rey
Pedro. Pocos le han vis-
to y, sin embargo, ese
espectro trágico que
está éh Salónica, pro-
yecta su sombra en to- Escudos de a c e r o rusos e n c o n t r a d o s p o r los a l e m a n e s en Nowo Georgijewsk (Fot. Hofer}
das las almas.
Bajó a las nueve de la mañana del torpedero que le tra- soberano se ha encerrado en un cuartito que no tiene nin-
jo aquí. El mar estaba encrespado; el viento convertía en gún aspecto de palacio; pero que todavía pertenece a Ser-
un latigazo cada gota de lluvia. Grecia había enviado una via. ¡Cuan amargas deben ser sus reflexiones en estas pri-
compañía de infantería para hacer los honores a este rey meras horas de un nuevo año I
aliado—¿Quién lo dijera?—Pero el viejo monarca eludió Andando el tiempo se creerá que la historia es una le-
la farsa. yenda cuando narre la tragedia de esta existencia, esas vi-
—No soy rey, dijo; soy un general servio; no es me- cisitudes sobrehumanas, esa miseria que sucede a una vic-
nester tanta ceremonia para saludar a un veterano. toria espléndida, esa vejez desposeída, angustiosa, erran-
Y se hizo conducir, en una barca, al consulado de Ser- te, esa sucesión de catástrofes.
via, que tiene un embarcadero en la rada. Cansado de vagabundear a través de la derrota, de an-
Los soldados griegos, empapados y adustos, se marcha- dar entre los montones de cadáveres que llenan los cami-
ron redoblando los tambores... nos, por comarcas estériles y hostiles, aquí acude el rey en
Sin capital, sin reino, sin ejército, casi sin pueblo, el demanda de descanso que conviene a sus selenta y cuairo
años; aquí, cerca de la
bandera francesa que
encarna la luz, que pro-
mete la victoria, que
proclama que la lucha
lio ha terminado y que
los soldados enemigos-
serán echados de las co-
marcas apacibles donde
les lleva su afán de des-
tiiiir.

Í']D1JARD0 IlEI.HEY.

MONEDAS
DE CARTÓN
Los repatriados fran-
ceses han traído consi-
go numerosas muestras
de monedas de papel y
de cartón que, d e s d e
hace algunos meses,
han reemplazado cons-
tantemente a la moneda
metálica en los países-
invadidos de Francia.
Estos bonos pertene-
cen a tipos diversos, que-
Globo c a u t i v o a l e m á n d e s t i n a d o a e s p i a r el m o v i m i e n t o de las fuerzas c o n t r a r i a s en la C h a m p a ñ a se podrían clasificar en
CPot. Hofer) tres categorías : cartones-
LA GUERRA ILUSTRADA 797

La ciudad de Lille ha
emitido redondeles de
cartón de un diámetro
de 25 milímelros, que
llevan a un lado la cifra
5 con una corona de en-
cina y de laurel y las pa-
labras «Banco de emi-
sión de Iville, 11)15», y
en el oLro, asimismo, la
cifra 5 y una rama de
laurel.
La redondela rosa de
diez cénLimos de la ciu-
dad de Lille mide cua-
tro centímetros de diií-
melro; lleva en un lado
un facistol de lecLor y
en el otro una flor de
lis, con la cruz de la Le-
gión de Honor. Los bo-
nos de 5 y 10 céntimos
de la ciudad de Wattre-
los (redondeles de car-
l:(')n), llevan en el rever-
so la firma del alcalde,
R. Briri'aut.
Los billetes de Ban-
Artilleros franceses conduciendo grandes obuses a las baterías de la línea de fuego co son úe 20, 25 y 50
(Fot. Central News) céntimos. El bono de 20
céntimos de Valencien-
recLangularcs, redondos y büicles de Banco propiamenLc nes, garantizado por los Ayunlamientos lambién cercanos,
dichos. es reembolsable a partir del cuarto mes de haberse con-
La muestra más primitiva del primer tipo es el bono de certado la paz.
la ciudad de la Cruz; de color rosa, tiene el aspecto de un El bono en moneda de 25 céntimos de Roubaix y Tour-
billete de ferrocari'il suizo; oii el anverso tiene la siguien- coing- eslá impreso en rojo y en azul; el bono de 25 cénli-
te inscripción : mos del Banco de emisión de Lille tiene el aspecto de un
«Ciudad de la Cruz, verdadero billetilo de Banco, midiendo 85 milímetros por
corros.—Vale por cinco céntimos en casa de los comer- 35; en un lado, lleva una vista del edificio de la Bolsa, y
ciantes de la Cruz.» en el otro un artículo de la ley, advirtiendo a los que inlro-
En el mismo lado hay un dibujo de la ciudad en tinta duzcan estos .billetes en el territorio francés, que serán
violeta, y en el reverso, un sencillo número de orden. castigados a trabajos forzados. Los bonos de 30 céntimos
Las ciudades de Roubaix, Tourcoing, Roucq, ele, linn de Roubaix-y otras ciudades llevan el mismo aviso; así
emitido bonos análogos
de 5 y 10 céntimos, pa-
gaderos inmediatamen-
te. VA bono de cinco cén-
timos de la ciudad de
ITalluin forma un cua-
drado de '12 milímetros
por 52; con los ángu-
los corlados; en el an-
verso lleva las armas de
la ciudad, las palabras
fie «Ciudad de Halluin»
y las cifras 0,05; en el
reverso, una estampilla
con la indicación «Re-
eette municipale».
El bono de cinco
eéntimos de Valencien-
nes es menos fácil de
iniitai'; pii el anverso
lleva la cifra 5, debajo
fie In cual se lee «Valen-
ciennes)), camiieando
en la parle superior las
armas de la ciudad; en
la izquierda del mismo
lado, óslenla un reloj
monumental, y a la de-
recha una eslahuí; cu
el reverso, un sencillo Mortero de grueso calibre y caja de municiones que los rusos enterraron antes de abandonar Nowo Georgijewsk
número de orden. y que han sido descubiertos por los alemanes (Pot. Hofer)
800 LA GUERRA ILUSTRADA

El duque de Brunswick, hijo político del Kaiser, a su paso por un pueblo próximo a la línea de íuego (Fot. Central News)

13 de Enero. — Los rusos nu conliníuní sus lilaques en. MONTENEGRO VENCIDO


BnkoviiKi u Voliiiia. Dicen que es para consolidar las po-
iiciones fjanadas. De las iiucioiics que en Ago.slo de 1914 so declararon la
Los auslriacos a¡irman que la inactividad de sus enemi- í^'uerra, una, descalabi'ada y sin esjjeranzas de rehacerse,
ijos obedece a que expcrimeníaron (jra.ves pérdidas duran- acaba de cai)ilular.
le su avance. L l é g a l a nolicia cuando \ii esUiba casi ajustado el pre-
Los auslriacos se apoderan de Celina después de una sente número de LA GUERIÍA ILUSTRADA. Sin-es[)erar iniís
íarqa Incluí. Los nwntcneqrinos se reiiran sin dejar prisio- detalles damos una rápida impresión de esLe acoideci-
neros. mieiilo que tiene indudable imiiorlancia.
Duelos de artiUcria en el frente italiano. Se rinde a discreción el ejército de Montenegro porque
14 de Enero.—•Cinco aviones alemanes vuelan sobre lenía que luchar con fiici'zas (|iiintüplicadas, ])orqLie era
Salónica y arroian ijran. cantidad de bombas. inii)osible malei'iahncDle (pie i)iidiera vencer, porque sa-
Un submarino francés hunde a un crucero auslriaco de bían sus jefes que estaba condenado a una destrncciini
3,000 toneladas en el Adriático. completa e inmediata. lía escarmentado, además, en ca-
Luchan rusos ¡¡ turcos en el Ciiucaso sin venlafa sensi- beza ajena. El cjemi)lo de Servia le ha salvado de una
ble para n.inqiuio de ellos. ruina absoluta.
Una escuadra inqlesa, compuesta de Ireinla buques ¿Ha hecho bien o mal el rey Nikila en capitular? Oiiizá
bombardea toda la cosía behja que está en poder de los no es heroico su acto; pero es humano, es racional. Un
alemanes y destruye muchas baterías alemanas. rey, como un particular, es muy dueño de suicidarse si
15 de Enero. — Turcos y ¡láli/aros acumulan tropas en así le acomoda; pero no puede condenar a muerte a ledo
la, frontera ijrieya para proceder a un ataque contra Saló- sn ])ueblo por un falso sentimiento de pundonor. No pue-
nica. de imponer a sus subditos un sacrificio superior a sus
Una columna auslriaca intenta avanzar contra las po- fuerzas.
siciones rusas conquistadas cerca de Czernowitz y fraca- Le dejaron en la estacada. ¿Quién? Todos, Y al verse
sa en, su empeño. perdido, pacta. ¿Hay algo más natural? Diecisiete me-
16 de Enero. — Los auslriacos dicen que conlinúa la ses han tenido de tiempo sus aliados para defeudeiie, ])ara
lucJia contra los rusos y éstos afirman que no atacan ni l)repararle, ])ai'a hacerle invulnerable. No lo han hecho.
son atacados en ningún punto de su amplísimo frenlc. Y, como si lo viéramos, aún dii'iín (pie ha hecho mal eii
Prosigue la invasión de Montenegro. rendirse.

Kn el próximo niimero publicaremos el retrato del general ruso Alexieff; el mapa de Montenegro con la situación
de los ejércitos b e l i g e r a n t e s , al solicitar esta nación el armisticio (doble página), en colores, y retratos y grabados
de actualidad en negro
(•.'

La Guerra Ilustrada
AVISO
A NUESTROS LECTORES :
= = Y SUSCRIPTORES =
1
Terminando en el cuaderno niim. oo el tomo primero
de LA GUERRA ILUSTRADA, que abarca un año de su pu-
blicación, ponemos en conocimiento de nuestros lectores
que hemos puesto a la venta unas hermosas tapas para
su encuademación, como asimismo la portada e índices
de los mapas, retratos, etc., etc., que en dicho tomo
figuran.
Encarecemos a nuestros suscriptores no dejen de en-
cuadernar este primer año de tan importante publica-
ción, única manera de que no se les extravíen y echen
a perder los cuadernos y puedan íormar un precioso
atlas geográfico del teatro de la guerra y una interesan-
te información gráfica de los episodios más culminantes
de la sangrienta lucha que ha conmovido el mundo
entero.
El precio de las tapas en tela verde oscura con letras
en oro y colores, lomo de [)¡el, portada e índices es el de

3 ' 5 0 PESETAS

PÍDANSE A NUESTROS CORRESPONSALES,


EN LA CASA EDITORIAL SEGUÍ Y EN LOS TALLERES DE ENCUADERNACIÓN
— DE ÁNGEL AGUILÓ, MUNTANER, 70.—BARCELONA = = = = = =

Advertimos que no se servirá ningún pedido que no vaya acompañado de su correspondiente importe

líb ^