P. 1
TEORICAS DE ENFERMERIA

TEORICAS DE ENFERMERIA

3.0

|Views: 21.879|Likes:

More info:

Published by: Fernando Dominguez Utrera on Oct 02, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/17/2013

pdf

text

original

Sections

  • Lavinia Lloyd Dock
  • María Breckinridge
  • Linda Richards Biografía (1841-1930)
  • Linda Richards
  • María Eliza Mahoney
  • Lillian Wald
  • Margaret Sanger

Florence Nightingale

Florence Nightingale

Florence Nightingale

Nacimiento

12 de mayo de 1820

Italia, Florencia

Fallecimiento

13 de agosto de 1910, (90 años)

Londres

Ocupación

Enfermera

Padres

Frances Smith y William Edward

Nightingale.

Florence Nightingale, OM (Florencia, Gran Ducado de Toscana, 12 de mayo de

1820 - Londres, 13 de agosto de 1910), británica, es considerada una de las

pioneras en la práctica de la enfermería. Se le considera la madre de la enfermería

moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería. Destacó desde

muy joven en la matemática, aplicando después sus conocimientos de estadística

a la epidemiología y a la estadística sanitaria. Fue la primera mujer admitida en la

Royal Statistical Society británica, y miembro honorario de la American Statistical

Association.

Tipos de enfermería según el modelo

y De la salud: arte que toda mujer debe aprender sobre conocimientos de

higiene. La Enfermería cumple funciones independientes.

y De la enfermedad: arte y cuerpo de conocimientos de otras disciplinas.

Función dependiente totalmente o de manera parcial.

Definición de salud y enfermedad

Florence Nightingale definía enfermedad como el camino que utiliza la naturaleza

para desembarazarse de los efectos o condiciones que han interferido en la salud.

Y definía salud diciendo que la salud es no solamente estar bien sino ser capaz de

usar bien toda la energía que poseemos. La enfermería, entonces, es tanto ayudar

al paciente que sufre una enfermedad a vivir como poner o mantener el organismo

del niño sano o del adulto en un estado tal que no padezca enfermedad.

Trabajo como enfermera

Florence se rebeló contra los prejuicios de su época y contra su destino de mujer

que debía permanecer en el hogar y escogió la profesión de enfermera, que hasta

ese momento estaba desprestigiada y se reservaba a los pobres. En 1853, tras

una recomendación del secretario de Guerra Sidney Herbert, pasó a ser

superintendente gracias a ciertos trabajos que realizó en contra de sus

inclinaciones a determinados cargos dentro del Institute for the Care of Sick

Gentlewomen.

Su mayor éxito fue su participación en la guerra de Crimea. Un informe suyo

acerca de las condiciones de vida de los soldados heridos impulsó a Herbert a

enviar allí a Nightingale. El 21 de octubre de 1854 Florence Nightingale y un

batallón formado por 38 enfermeras voluntarias fue enviado a Crimea. En Scutari

(hoy Uskudar), Nightingale y sus compañeras de trabajo reformaron y limpiaron el

hospital, a pesar de la reacción de doctores y oficiales, e hicieron caer la tasa de

mortalidad desde el 40% al 2%. Allí, Florence Nightingale contrajo la brucelosis.

Regreso a Inglaterra

Su regreso triunfal a Inglaterra se produjo el 7 de agosto de 1857. Dedicó el resto

de su vida a promover su profesión. Fundó una escuela de enfermeras que lleva

su nombre. Durante la guerra de Secesión en 1861 fue llamada por el gobierno de

la Unión para que organizara sus hospitales de campaña durante la guerra la cual

redujo del 44% de heridos al 2.2 %. También fue una experta estadística y una

pionera de la epidemiología. Inventó el gráfico Diagrama de Área Polar, para

exponer los resultados de sus reformas. En 1858, Florence Nightingale fue la

primera mujer miembro de la Statistical Society. En 1859 publica Notas sobre

hospitales y, más tarde, Notas sobre enfermería, dedicada a las amas de casa. En

1860 crea la primera escuela de enfermería en el Hospital de Santo Tomás con 15

alumnos. En 1883, la reina Victoria le otorgó la Royal Red Cross y, en 1907, fue la

primera mujer condecorada con la Order of Merit.

Vida personal

Florence logró realizar su sueño de asistir a los enfermos después de enfrentarse

a sus padres y familiares. Su madre Emily y su padre William se oponían a que su

hija fuera enfermera ya que estaba mal visto que una mujer perteneciente a una

clase alta desempeñara una tarea tan "denigrante"; la mujer debía casarse, formar

y cuidar su familia. Sin embargo, Florence recibió ayuda de su abuelo materno,

quien entendió su interés por esta profesión, aunque no quería eso para ella, y por

otro lado ella misma buscó el apoyo de un amigo de la familia Nightingale,

Samuel, médico de profesión, quien estaba secretamente enamorado. Florence

tenía una hermana menor, llamada Clarise. Nunca se casó; dedicó su vida al

servicio del prójimo y de aquellos que más lo necesitaban, buscando la forma de

mejorar su salud y en otros casos de hacer más llevaderos sus últimos días.

Florence Nightingale es recordada sobre todo por su trabajo como enfermera

durante la guerra de Crimea y por su contribución a la reforma de las condiciones

sanitarias en los hospitales militares de campo. Sin embargo, lo que no se conoce

tan bien sobre esta increíble mujer es su amor por las matemáticas, especialmente

por la estadística, y cómo este amor jugó un papel importante en las labores que

realizó durante su vida.

Nightingale lleva el nombre de la ciudad donde nació, la Villa Colombia en

Florencia, Italia, el 12 de mayo de 1820. Sus padres, William Edward Nightingale y

su esposa Frances Smith, viajaron por Europa durante los primeros dos años de

su matrimonio. La hermana mayor de Nightingale había nacido un año antes en

Nápoles. Los Nightingale llamaron a su primogénita el nombre griego de la ciudad,

Parthenope.

William Nightingale se apellidaba Shore pero lo cambió a Nightingale después de

heredar de un pariente rico, Peter Nightingale de Lea, cerca de Matlock,

Derbyshire. La niñas crecieron en el campo y pasaban mucho tiempo en Lea Hurst

en Derbyshire. Cuando Nightingale tenía unos cinco años su padre compró una

casa llamada Embley cerca de Romsey en Hampshire. Con esto la familia pasaba

los veranos en Derbyshire y el resto del año en Embley. Al viajar entre estos

lugares visitaban Londres, la Isla de Wight y a parientes.

En un principio, la educación de Parthenope y Florence estuvo en manos de una

institutriz, después su padre, educado en Cambridge, asumió esa responsabilidad.

A Nightingale le encantaban sus lecciones y tenía una habilidad natural para

estudiar. Bajo la influencia de su padre Nightingale se familiarizó con los clásicos,

Euclides, Aristóteles, la Biblia y temas políticos.

En 1840 Nightingale suplicó a sus padres que la dejaran estudiar matemáticas en

vez de trabajo de estambre y practicar las cuadrillas, pero su madre no aprobaba

esta idea. Aunque William Nightingale amaba las matemáticas y había legado este

amor a su hija, la exhortó a que siguiera estudiando temas más apropiados para

una mujer. Después de muchas batallas emocionales, los padres de Nightingale

finalmente le dieron permiso para que se le enseñara matemáticas. Entre sus

tutores estuvo Sylvester, quien desarrolló la teoría de invariantes junto con Cayley.

Se dice que Nightingale fue la alumna más destacada de Sylvester. Las lecciones

incluían aritmética, geometría y álgebra y, antes de que Nightingale empezara con

la enfermería, pasó tiempo enseñando estos temas a niños.

El interés de Nightingale en las matemáticas iba más allá de la materia en sí. Una

de las personas que también influyeron en ella fue el científico belga Quetelet. Él

había aplicado métodos estadísticos a datos de varios campos, incluyendo las

estadísticas morales o ciencias sociales.

La religión jugó un papel importante en la vida de Nightingale. Su visión imparcial

de la religión, inusual en su época, se debía a la actitud liberal que encontró en su

hogar. Aunque sus padres crecieron en la Iglesia Unitaria, Frances Nightingale

prefirió una denominación más convencional y a las niñas las criaron en la fe

anglicana. El 7 de febrero de 1837, Nightingale creyó escuchar el llamado de Dios,

mientras caminaba por el jardín de Embley, aunque en ese momento no sabía

cuál era ese llamado.

Nightingale desarrolló un interés en los temas sociales de su épocas pero en 1845

su familia se oponía firmemente a la sugerencia de Nightingale de adquirir

experiencia en un hospital. Hasta ese entonces, el único trabajo de enfermería que

había hecho había sido cuidar de parientes y amigos enfermos. A mediados del

siglo XIX la enfermería no era considerada una profesión adecuada para una

mujer educada. A las enfermeras de la época les faltaba entrenamiento y tenían

fama de ser mujeres burdas e ignorantes, dadas a la promiscuidad y a las

borracheras.

Mientras Nightingale estaba en un viaje por Europa y Egipto iniciado en 1849, con

los amigos de la familia Charles y Selina Bracebridge, tuvo la oportunidad de

estudiar los distintos sistemas hospitalarios. A principios de 1850, Nightingale

empezó su entrenamiento como enfermera en el Instituto de San Vicente de Paul

en Alejandría, Egipto, que era un hospital de la Iglesia Católica. Nightingale visitó

el hospital del Pastor Theodor Fliedner en Kaiserwerth, cerca de Dusseldorf en

julio de 1850. Nightingale regresó a esa ciudad en 1851 para entrenar como

enfermera durante tres meses en el Instituto para Diaconisas Protestantes y

después de Alemania se mudó a un hospital en St. Germain, cerca de París,

dirigido por las Hermanas de la Caridad. A su regreso a Londres en 1853,

Nightingale tomó el puesto sin paga de Superintendente en el Establecimiento

para damas durante enfermedades el número 1 de la calle Harley.

Marzo de 1854 trajo consigo el inicio de la Guerra de Crimea en la que la Gran

Bretaña, Francia y Turquía le declararon la guerra a Rusia. Aunque los rusos

fueron derrotados en la batalla del río Alma el 20 de septiembre de 1854, el

periódico The Times criticó las instalaciones médicas británicas. En respuesta a

ello, Sidney Herbert, Secretario de Guerra británico, le pidió a Nightingale en una

carta a su amiga que se convirtiera en enfermera-administradora para supervisar

la introducción de enfermeras en los hospitales militares. Su título oficial era

Superintendente del Sistema de Enfermeras de los Hospitales Generales Ingleses

en Turquía. Nightingale llegó a Escutari, un suburbio asiático de Constantinopla

(hoy Estambul) con 38 enfermeras el 4 de noviembre de 1854 [2]:

su entusiasmo, su devoción y su perseverancia no cederían ante ningún rechazo o

dificultad. Firme e infatigablemente se ocupaba de su trabajo con tal criterio,

autosacrificio, valor, ternura y todo ello con una actitud tranquila y sin ostentación

que se ganaba los corazones de todos aquellos a quienes sus prejuicios de

oficiales no les impedían apreciar la nobleza de su trabajo y de su carácter.

Aunque ser mujer implicaba que Nightingale tenía que luchar contra las

autoridades militares a cada paso, fue reformando el sistema hospitalario. Bajo

condiciones que resultaban en soldados tirados sobre el suelo rodeados de

alimañas y en operaciones nada higiénicas, no debe sorprendernos que cuando

Nightingale llegó a Escutari las enfermedades como el cólera y el tifus cundieran

en los hospitales. Esto implicaba que los soldados heridos tuvieran una

probabilidad siete veces mayor de morir en el hospital de una enfermedad que de

morir en el campo de batalla. Mientras estuvo en Turquía, Nightingale recolectó

datos y organizó un sistema para llevar un registro; esta información fue usada

después como herramienta para mejor los hospitales militares y de la ciudad. Los

conocimientos matemáticos de Nightingale se volvieron evidentes cuando usó los

datos que había recolectado para calcular la tasa de mortalidad en el hospital.

Estos cálculos demostraron que una mejora en los métodos sanitarios empleados,

produciría una disminución en el número de muertes. Para febrero de 1855 la tasa

de mortalidad había caído de 60% al 42.7%. Mediante el establecimiento de una

fuente de agua potable así como usando su propio dinero para comprar fruta,

vegetales y equipamiento hospitalario, para la primavera siguiente la tasa había

decrecido otro 2.2%.

Nighingale usó esta información estadística para crear su Diagrama de Área Polar,

o 'coxcombs' como los llamó ella. Éstos fueron usados para dar un representación

gráfica de las cifras de mortalidad durante la Guerra de Crimea (1854-1856). El

área de cada cuña coloreada, medida desde el centro es proporcional a la

estadística que representa. La parte exterior azul representa muertes debidas a

enfermedades infecciosas prevenibles o mitigables

o, en otras palabras, enfermedades contagiosas como el cólera y el tifus. Los

pedazos centrales rojos muestran las muertes por todas las demás causas. Las

muertes en los hospitales de campo británicos alcanzaron su máximo en enero de

1855 cuando 2 761 soldados murieron por enfermedades contagiosas, 83 por

heridas y 324 por otras causas, con un total de 3 168 muertes. El promedio de

hombres en la armada ese mes fue de 32 393. Usando esta información,

Nightingale calculó una tasa de mortalidad de 1 174 por cada 10 000, de los

cuales 1 023 de cada 10 000 se debían a enfermedades infecciosas. De haber

continuado así y sin la sustitución frecuente de tropas, entonces las enfermedades

por sí mismas habrían acabado totalmente con el ejército británico en Crimea.

Sin embargo, estas condiciones insalubres no se limitaban a los hospitales

militares de campo. Al volver a Londres en agosto de 1856, cuatro meses después

de la firma del tratado de paz, Nightingale descubrió que en época de paz, los

soldados de entre 20 y 35 años de edad tenían una tasa de mortalidad del doble

de la de los civiles. Usando sus estadísticas, ilustró la necesidad de una reforma

sanitaria en todos los hospitales militares. Al impulsar su causa, Nightingale

consiguió llamar la atención de la Reina Victoria y el Príncipe Alberto así como la

del Primer Ministro, Lord Palmeston. Sus deseos de llevar a cabo investigación

formal le fueron concedidos en mayo de 1857 y llevaron al establecimiento de la

Comisión Real para la Salud del Ejército. Nightingale se escondió de la atención

pública y empezó a preocuparse por las tropas apostadas en la India. En 1858 se

convirtió en la primera mujer electa socia de la Royal Statistical Society por sus

contribuciones a las estadísticas del ejército y hospitalarias.\

En 1860 abrió la Escuela de Entrenamiento y Hogar Nightingale para Enfermeras

en el hospital de St. Thomas en Londres, con 10 estudiantes. Era financiada por

medio del Fondo Nightingale, un fondo de contribuciones públicas establecido en

la época en que Nightingale estuvo en Crimea y que contaba con £50 000. La

escuela se basaba en dos principios. El primero, que las enfermeras debían

adquirir experiencia práctica en hospitales organizados especialmente con ese

propósito. El otro era que las enfermeras debían vivir en un hogar adecuado para

formar una vida moral y disciplinada. Con la fundación de esta escuela Nightingal

había logrado transformar la mala fama de la enfermería en el pasado en una

carrera responsable y respetable para las mujeres. Nightingale respondió a la

petición de la oficina de guerra británica de consejo sobre los cuidados médicos

para el ejército en Canadá y también fue consultora del gobierno de los Estados

Unidos sobre salud del ejército durante la Guerra Civil estadounidense.

Casi durante el resto de su vida Nightingale estuvo postrada en cama debido a

una enfermedad contraída en Crimea, lo que le impidió continuar con su trabajo

como enfermera. No obstante, la enfermedad no la detuvo de hacer campaña para

mejorar los estándares de salud; publicó 200 libros, reportes y panfletos. Una de

esas publicaciones fue un libro titulado Notas sobre enfermería (1860). Este fue el

primer libro para uso específico en la enseñanza de la enfermería y fue traducido a

muchos idiomas. Las otras obras publicadas de Nightingale incluyen Notas sobre

los hospitales (1859) y Notas sobre la enfermería para las clases trabajadoras

(1861). Florence Nightingale creía firmemente que su trabajo había sido su

llamado de Dios. En 1874 se convirtió en miembro honorífico de la American

Statistical Association y en 1883 la Reina Victoria le otorgó la Cruz Roja Real por

su labor. También fue la primera mujer en recibir la Orden al Mérito de mano de

Eduardo VII en 1907.

Nightingale murió el 13 de agosto de 1910 a los 90 años. Está enterrada en la

Iglesia de St. Margaret, en East Wellow, cerca de Embley Park. Nightingale nunca

se casó, aunque no por falta de oportunidades. Ella creía que Dios había decidido

que debía ser alguien a quien él:

había seleccionado claramente ... para que fuera soltera.

El Monumento de Crimea, fue erigido en 1915 en Waterloo Place, Londres, para

honrar la contribución que hizo Florence Nightingale a esa guerra y a la salud del

ejército.

Clara Barton

La enfermera norteamericana Clara Barton, primera presidenta de la Cruz Roja

estadounidense, a los 81 años de edad.

Clarissa Harlowe Barton (*25 de diciembre de 1821 - f. 12 de abril de 1912) más

conocida como Clara Barton, fue una pionera, profesora, enfermera y humanitaria

estadounidense. Ha sido descrita como de un espíritu indomable y es

especialmente recordada por organizar la Cruz Roja estadounidense.

Juventud, formación y enfermería familiar

Clara Barton nació en Oxford, Massachusetts. Sus padres eran abolicionistas. El

padre de Clara fue un agricultor y criador de caballos, mientras que su madre

Sarah era ama de casa. Los dos ayudaron a fundar la primera iglesia Universalista

en Oxford.

De niña, Clara era tímida y retraída. Tenía dos hermanos Stephen y David y dos

hermanas Dorothy/Dolly y Sally, que tenían por lo menos diez años más que ella.

La joven Clara fue educada en casa y era extremamente lista. Se ha dicho que

sus hermanos se mantenían ocupados contestando sus múltiples preguntas y que

cada uno le enseñaba habilidades complementarias, sus hermanas mayores como

profesoras. Sus hermanos le enseñaron a andar de caballo y otras actividades que

en esa época se consideraban apropiadas para hombres.

Cuando Clara tenía once años, su hermano David se cayó de una viga en un

granero en construcción. Clara permaneció a su lado por dos años y aprendió a

administrarle todas sus medicinas, inclusive "las grandes repugnantes

sanguijuelas reptantes."

Como seguía desarrollando un interés en enfermería, Clara puede haber sacado

inspiración de cuentos familiares de su tía abuela, Martha Ballard, que trabajó en

el pueblo de Hallowell (más tarde Augusta) Maine, como comadrona por tres

décadas. Ballard ayudó a dar a luz a casi mil bebés entre 1777 y 1812 y en

muchos casos administró cuidados médicos como cualquier médico de su época.1

Cuando el padre de Clara agonizaba, le dio un consejo que recordaría más tarde:

"Como patriota, me aconsejó servir a mi país con todo lo que tenía, incluso con mi

vida si fuera necesario; como hija de un Masón aceptado, me aconsejó buscar y

dar consuelo a los afligidos, y como cristiana me encargó honrar a Dios y amar a

la humanidad."

Guerra civil americana

Clara Barton circa 1866.

En abril de 1861, después de la Primera batalla de Bull Run, Barton creó una

agencia para obtener y distribuir provisiones a los soldados heridos. El general

William Hammond le dio un pase para viajar en las ambulancias del ejército para

dar consuelo a los soldados y curarlos. Presionó a la burocracia del ejército

estadounidense, primero sin éxito, para traer sus propias provisiones médicas al

campo de batalla. Finalmente, en julio de 1862, obtuvo permiso para viajar tras la

línea de batalla, llegando a los más sombríos campos de batalla y sirviendo

durante los asedíos de Petersburg, Virginia, y Richmond, Virginia. En 1864 el

general de la Unión Benjamin Butler la nombró "dama mandante" de los hospitales

al frente del Ejército de James.

En 1865, el presidente Abraham Lincoln le encargó la búsqueda de desaparecidos

del ejército de la Unión. Mientras se dedicó a esta labor, averiguó sobre el

paradero de 30.000 hombres. Cuando acabó guerra, fue mandada a

Andersonville, Georgia para instalar y marcar las tumbas de los soldados de la

Unión que se enterraron allí. Esta experiencia la motivó a empezar una campaña

nacional para identificar a los soldados desaparecidos durante la guerra civil

estadounidense. Publicó listas de los nombres en los diarios y se carteaba con las

familias de los soldados.

Barton daba charlas sobre sus experiencias de la guerra. Conoció a Susan B.

Anthony y comenzó una larga asociación con el movimiento sufragista. También

conoció a Frederick Douglass y se hizo activista para los derechos civiles de los

negros.

Primer contacto de Barton con el Comité

Internacional de la Cruz Roja

Los años de trabajo duro durante la guerra civil estadounidense y sus esfuerzos

buscando soldados desaparecidos debilitaron a Barton. En 1869 sus médicos le

recomendaron tomarse un descanso y hacer un viaje relajante a Europa. En 1870,

mientras estaba en el extranjero, se involucró en el Comité Internacional de la

Cruz Roja (CICR) y su trabajo humanitario durante la guerra Franco-prusiana. El

CICR, creado en 1864, se fundó para proveer servicios humanos a todas las

víctimas de guerra bajo una bandera de neutralidad. lp

Organización de la Cruz Roja estadounidense

Cuando Clara Barton regresó a los Estados Unidos, inauguró un movimiento para

que el gobierno estadounidense reconociera al Comité Internacional de la Cruz

Roja. Cuando empezó este trabajo en 1873, la mayoría de los estadounidenses

pensó que los Estados Unidos nunca volverían a enfrentar una calamidad tal como

la guerra civil pero durante la administración de presidente James Garfield, Barton

finalmente tuvo éxito, arguyendo que la nueva Cruz Roja estadounidense podría

responder a otras crisis aparte de la guerra.

Naturalmente, Barton fue la presidenta de la sucursal estadounidense de la

asociación, fundada el 21 de mayo de 1881. John D. Rockefeller donó los fondos

para crear una oficina nacional central en Washington, DC. situada a una cuadra

de la Casa Blanca.

El Museo de Clara Barton

El Museo del Lugar de Nacimiento de Clara Barton2

en North Oxford,

Massachusetts funciona como parte del Centro Barton para la Educación sobre el

Diabetes,3

un proyecto humanitariano creado en su honor para educar y apoyar a

niños con diabetes y a sus familias.

Clara Barton

Clarissa Harlowe Barton nació el 25 de diciembre 1821, en el norte de Oxford,

Massachusetts.

Su padre, el capitán Stephen Barton, era un agricultor, horsebreeder, y miembro

respetado de la comunidad.

Su madre, Sarah, logró el hogar y Barton enseña la importancia de la limpieza.

Barton era el más joven de cinco hijos, y sus dos hermanos y dos hermanas

asumido gran parte de la responsabilidad de su educación. Su hermana, Dorothy,

le enseñó ortografía, Stephen le enseñó aritmética, Sally le enseñó geografía, y

David a su entrenador en el atletismo. Con su ayuda, Barton recibió una educación

amplia y diversa. En el momento en que empezó la escuela a los 4 años, Barton

ya podría significar sílabas palabras de tres. Ella encontró la escuela para ser muy

fácil y estudió temas como la filosofía, la química, y el latín. Sólo desventaja de

Barton era su timidez extrema.

A los 17 años, Barton se convirtió en un maestro en el distrito de Massachusett 9,

localizado en el condado de Worcester. Durante los próximos 6 años, enseñó en

varias escuelas, antes de establecer su propia escuela en el norte de Oxford. A la

edad de 29, después de enseñar por más de 10 años, Barton anhelaban un

cambio. Como resultado, ella entró en el Instituto Liberal en Clinton, Nueva York,

una escuela de avanzada para las maestras. Entre sus otros estudios, Barton

trabajó en su escritura y tomó clases particulares de francés.

Después de un año en Clinton, Barton aceptó un puesto de profesor en Nueva

Jersey. Posteriormente abrió una escuela gratuita en Bordentown, y la escuela de

asistencia creció a más de 600 estudiantes. Cuando el Consejo de Educación se

negó a ofrecer el pago de Barton alta posición para dirigir la escuela y contrató a

un hombre en su lugar, se encontró en una encrucijada. Tras un período de

agotamiento físico y emocional, Barton se mudó a Washington DC, donde trabajó

como empleado en los EE.UU. Oficina de Patentes.

Con el estallido de la Guerra Civil, Barton renunció a la Oficina de Patentes de

trabajar como voluntario. Se anuncian para los suministros y vendajes distribuidos,

calcetines y otros artículos para ayudar a los soldados heridos. En 1862, Barton se

le concedió permiso para entregar suministros directamente al frente, cosa que

hizo sin falta durante los próximos dos años. In 1864, En 1864, Barton se le dio el

cargo de superintendente de las enfermeras de la Unión. Después de la guerra,

recibió permiso del presidente Lincoln para iniciar una campaña de escritura de

carta a la búsqueda de soldados desaparecidos.

Durante los años siguientes la guerra, Barton disertó sobre las experiencias de su

guerra, continuó su trabajo en la Oficina de Correspondencia, y trabajó con el

movimiento sufragista. Sin embargo, en 1869, Barton se había trabajado en un

colapso físico. Ella siguió las órdenes de su médico y viajó a Europa para

descansar y recuperar su salud. Fue durante este viaje que Barton aprendido

sobre el Tratado de Ginebra, que proporciona alivio a los soldados enfermos y

heridos. Doce países han firmado el tratado, pero Estados Unidos se había

negado. Barton se comprometió a estudiar el asunto. Durante este tiempo, Barton

también aprendieron acerca de la Cruz Roja. Señaló la organización en acción

durante el viaje con varios voluntarios para el frente de la guerra franco-prusiana.

Cuando Barton volvió a los Estados Unidos en 1873, comenzó su cruzada por el

Tratado de Ginebra y la Cruz Roja. Después de pasar tiempo en un spa en

Dansville, Nueva York para mejorar su salud, Barton se mudó a Washington DC

para presionar por su causa. Debido a sus esfuerzos, los Estados Unidos firmaron

el Acuerdo de Ginebra en 1882. Además, la organización de la Cruz Roja

Americana se formó en 1881, y Barton fue su primer presidente. Varios años más

tarde, ella escribió la enmienda estadounidense a la Cruz Roja de la Constitución,

que prevé operaciones de socorro en tiempo de paz como de guerra.

Barton se mantuvo presidente de la Cruz Roja hasta 1904. Durante su mandato,

se dirigió el trabajo de socorro en caso de catástrofes como hambrunas,

inundaciones, pestes y terremotos en los Estados Unidos y en todo el mundo. La

última operación que dirigió personalmente fue de socorro a las víctimas de la,

Texas inundación de Galveston en 1900. Además, se desempeñó como un

emisario de la Cruz Roja y se dirigió a varias conferencias internacionales.

En 1904, Barton se vio obligado a renunciar a su posición como presidente.

Experimentó la crítica cada vez mayor de su estilo de liderazgo, y muchos

sintieron que era hora de que la organización sea dirigida por un grande, la

administración central. El 12 de mayo, Barton renunció. Para los próximos 8 años,

vivía en su casa en Glen Echo, Maryland. Barton gozaba de buena salud y se

mantuvo muy activo, montando su caballo y mantenerse al corriente de los

acontecimientos actuales.

Clara Barton murió el 12 de abril de 1912, por complicaciones de un resfriado. La

misión de su vida puede resumirse en sus propias palabras, "Usted nunca debe

siquiera pensar si te gusta o no, si es soportable o no, nunca se debe pensar en

otra cosa que la necesidad y la forma de cumplir que. "

Clara Barton

Fundadora de la Cruz Roja Americana

Fecha de nacimiento: 25 de diciembre de 1821

Lugar de nacimiento: North Oxford (hoy Oxford), Massachusetts

Por su labor humanitaria, Clarissa Harlowe Barton fue llamada El Ángel del Campo

de Batalla. Cuando tenía solamente 15 años, Clara ²como todos la conocían²

fue maestra y fundó una escuela gratuita. Cuando la escuela creció, el gobierno de

la ciudad impuso un director porque consideraba que las mujeres no podían dirigir

escuelas. Barton prefirió renunciar y buscó empleo en la Oficina de Patentes.

Al estallar la Guerra Civil, Barton se ofreció como enfermera voluntaria. Distribuyó

medicinas y suministros, y cuidó de los heridos en el campo de batalla. Por sus

servicios, Abraham Lincoln la nombró Superintendente de Enfermeras. Cuando

terminó la guerra, Barton organizó una campaña para buscar soldados perdidos.

Poco después, sintiendo agotadas sus fuerzas, viajó a Europa pero, en vez de

descansar, aprovechó la oportunidad para trabajar en la Cruz Roja Internacional. A

su regreso se entregó a la tarea de organizar la Cruz Roja Americana, la cual

dirigió durante 13 años. Barton amplió las funciones de la Cruz Roja para dar

ayuda no sólo durante las guerras sino también en tiempos de desastres

naturales. Además, trabajó incansablemente para conseguir que los Estados

Unidos firmara el Tratado de Ginebra, el cual garantiza el cuidado de los enfermos

y heridos, y la identificación y sepultura de los muertos durante las guerras.

Escribió varios libros sobre la Cruz Roja.

Fecha de muerte: 12 de abril de 1912

Lavinia Dock

Lavinia Lloyd Dock (1858-1956) fue una enfermera, autora feminista, pionero en la

enseñanza de enfermería y activista social. Sus libros incluyen una historia en

cuatro volúmenes de la enfermería y lo fue durante muchos años un manual

estándar de la enfermera de medicamentos. Participó en los movimientos de

protesta de los derechos de la mujer que resultó en la aprobación en 1920 de la 19

ª Enmienda a la Constitución de los EE.UU., que concedió a las mujeres el

derecho al voto. Además, hizo campaña para la legislación para permitir que las

enfermeras en lugar de los médicos para controlar su profesión.

Después de su retiro de la enfermería, sus actividades incluyen la pertenencia a

la mujer del Partido Nacional , dirigido por Alice Paul . Bajo el liderazgo de Pablo,

Dock campaña por el sufragio femenino por piquetes de la Casa Blanca en 1917, y

fue encarcelado por ello.

En 1893, el Dock, con la asistencia de María Adelaide Nutting e Isabel Hampton

Robb, fundó la Sociedad Americana de superintendentes de escuelas de

formación para las enfermeras de los Estados Unidos y Canadá, un precursor de

la actual Liga Nacional para Enfermería.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->