Está en la página 1de 6

Virgen Desatanudos

MARIA
DESATANUDOS
Es una advocación de la Inmaculada
Concepción.
Fiesta: 8 de diciembre
Patronta de: Matrimonios y Conflictos

ORACION:

Santa María desatadora de nudos.

Santa María, llena de la presencia de Dios,

durante los días de tu vida aceptaste con

toda humildad la voluntad del Padre,

y el maligno nunca fue capaz de enredarte con

sus confusiones.
Ya junto a tu Hijo

intercediste por nuestras dificultades y,

con toda sencillez y paciencia,

nos diste ejemplo de cómo desenredar

la madeja de nuestras vidas.

Y al quedarte para siempre como

Madre Nuestra, pones en orden y haces más

claros los lazos que nos unen al Señor.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra,

Tú que con corazón materno desatas los

nudos que entorpecen nuestra vida,

te pedimos que nos recibas en tus manos

y que nos libres de las ataduras y confusiones

con que nos hostiga el que es nuestro enemigo.

Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo,

líbranos de todo mal, Señora Nuestra

y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios,

para que libres de toda confusión y error,

los hallemos en todas las cosas,

tengamos en ÉL puestos nuestros

corazones y podamos servirle

siempre en nuestros hermanos. Amén.


Las madres siempre están desatando nudos en el hogar. María Santísima, la mejor de las
madres, conoce muy bien los nudos que nos atan a pecados y a problemas que parecen no
tener solución. Como la vemos en la pintura, ella desata nuestros nudos. Confiémoslo todo
en sus manos. Sobre todo los nudos de la vida conyugal.

Esta devoción comenzó en Augsburgo, Alemania. La pintura original se encuentra en la


iglesia de San Peter am Perlach. Es obra de Johann Melchior Georg Schmittdner, del año
1700.

La devoción se ha propagado por todo el mundo, sobre todo en los últimos años en
Argentina.

La pintura nos muestra a la Virgen actuando bajo la fuerza e inspiración del Espíritu Santo
que está sobre ella en forma de paloma. Está rodeada de ángeles que le asisten, pues ELLA
es la Reina. A su izquierda un ángel le alcanza la cinta llena de nudos, a su derecha otro
ángel recoge la cinta ya desatada.

La Virgen Desatanudos, es una advocación de la Inmaculada Concepción, con la luna


bajo sus pies. Ella no sólo desata los nudos, sino que aplasta con su pié la causa de todos
ellos: la maldita serpiente fomentadora del pecado. En la parte inferior del cuadro, un ángel
guía a un hombre por la oscuridad de la vida.
La Virgen, quiere ayudarnos, pero requiere de nuestra humildad para dejarnos llevar de la
mano. Hay que saber que estamos en sus otros hijos. ¿Quienes son los hijos de María?. La
Biblia nos dice: “Entonces despechado contra la Mujer, se fue a hacer la guerra al resto
de sus hijos, lo que guardan los mandamientos de Dios y mantienen batalla espiritual. El
demonio no puede contra el Hijo de María, Jesús y anda tras el testimonio de Jesús”.
(Apocalipsis 12,17). Pero, mientras seamos hijos fieles el enemigo no podrá vencernos. La
Madre es refugio seguro.

Oración a la Virgen Desatadora de nudos en nuestra vida

Santa María, llena de la Presencia de Dios, durante los días de


tu vida aceptaste con toda humildad la voluntad del Padre, y el
Maligno nunca fue capaz de enredarte con sus confusiones. Ya
junto a tu Hijo intercediste por nuestras dificultades y, con toda
sencillez y paciencia, nos diste ejemplo de cómo desenredar la
madeja de nuestras vidas. Y al quedarte para siempre como
Madre nuestra, pones en orden y haces más claros los lazos que
nos unen al Señor.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra, Tú que con


corazón materno desatas los nudos que entorpecen nuestra
vida, te pedimos que recibas en tus manos a ………….. y que lo
libres de las ataduras y confusiones con que lo hostiga el que es
nuestro enemigo.

Por tu gracia, por tu intercesion, con tu ejemplo, líbranos de


todo mal, Señora Nuestra, y desata los nudos que impiden nos
unamos a Dios, para que, libres de toda confusión y error, lo
hallemos en todas las cosas, tengamos en El puesto nuestros
corazones y podamos servirle siempre en nuestros hermanos.
Amén.

ORACION DE CONSAGRACION A MARIA:

Señora y Madre mía, Virgen Santa María, la que desata los


nudos; a tus pies me encuentro para consagrarme a ti. Con filial
afecto te ofrezco en este día cuanto soy y cuanto tengo: mis
ojos, para mirarte; mis oídos, para escucharte; mi voz, para
cantar tus alabanzas; mi vida, para servirte; mi corazón, para
amarte. Acepta, Madre mía el ofrecimiento que te hago y
colócame junto a tu corazón inmaculado. Ya que soy todo tuyo,
Madre de misericordia, la que desata los nudos que aprisionan
nuestro pobre corazón, guárdame y protegedme como posesión
tuya. No permitas que me deje seducir por el maligno, ni que mi
corazón quede enredado en sus engaños. Enséñame a aceptar
los límites de mi condición humana, sin olvidar que puedo
superarme con la ayuda de la gracia y que agradezca siempre a
Dios por mi existencia. Ilumíname para que no deseche al
Creador por las criaturas, ni me aparte del camino que el pensó
para mi. Amén.

Novena a Ntra. Sra. Desatanudos

Cómo rezar la novena::

1) Hacerse la señal de la cruz.

2) Rezar el Acto de Constricción. (Pedimos por nuestros pecados y


hacemos el firme propósito de confesar nuestras faltas graves).

3) Rezar el Santo Rosario. (3 primeras decenas).

4) Reflexión propia del día. (Luego en silencio decir la intención por la


cual rezamos esta novena y al final: “Ntra Señora Desatadora de los
nudos, ruega por nosotros).

5) completar las 2 decenas finales del Santo Rosario.

6) Despedida con la Oración a Ntra. Sra Desatanudos.

DIA PRIMERO:
Santa María, danos perseverancia en nuestro amor a Dios, que no sólo nos acordemos
en los momentos difíciles, que aprendamos tambien a decirle gracias por todo lo que
nos da y no llegamos a ver.

DIA SEGUNDO:
Madre Nuestra, te pedimos nos ayudes a ser puros de corazón, en nuestro amor, no
sólo a Dios, sino tambien a nuestros hermanos, que borremos de nuestros corazones
todo vestigio de egoísmo, y principalmente nuestros orgullos.

DIA TERCERO:
María, Mediadora Madre Nuestra, enséñanos Tú tambien a despreciar los bienes
terreanles temporarios, que sepamos seguir con nuestro propio sacrificio las huellas
de tu Hijo, y alcanzar el Reino de los Cielos.
DIA CUARTO:
Santa María, Madre de Dios, te pedimos nos inspires en nuestras oraciones al Padre
Celestial, que su Misericordia, llegue a nuestros seres queridos, y a todos cuantos
amamos.

DIA QUINTO:
Santa Madre del Señor, enséñanos a amar como Tú las cosass simples de la vida, y
todo cuanto nos rodea, que seamos como fuiste Tú, una Madre Generosa, una Esposa
ejemplar y amor incondicional de entrega hacia los demás.

DIA SEXTO:
María, protectora nuestra, auxílianos en nuestra complicada madeja de problemas
que los hombres mismos nos ponemos en nuestras vidas, haznos partícipes de la
necesidad de amar a nuestro Señor Jesucristo, Tu Hijo, por sobre todas las cosas.

DIA SEPTIMO:
Amadísima Virgen María, enséñanos a amar como Tú lo hiciste a Jesús, que nuestra
entrega hacia El y hacia nuestros hermanos sea siempre, libre, generosa y
desinteresada, como lo fue la tuya.

DIA OCTAVO:
María Desatadora de nudos, fiel servidora a los intereses del Señor, que nuestro amor
al prójimo sea una exigencia constante como prueba de amor a Dios, que
comprendamos que no es posible amar a Dios si no amamos a nuestros hermanos.

DIA NOVENO:
Pidamos a María, nuestra Madre que desate la madeja de nuestros problemas, que
nos guíe en nuestra tarea diaria de ser también nosotros difusores de la Palabra del
Señor, que con nuestros actos de cada día, ayudemos tambien nosotros a acercar al
Señor a nuestros hermanos que estén distantes en la fe. Amén.