Está en la página 1de 7

Definición de Narcotráfico

El narcotráfico es la producción y comercio de drogas ilegales. En


tanto y en cuanto una droga es una sustancia que modifica una o
varias de las funciones del organismo, un gran número de ellas sólo
pueden ser indicadas por profesionales de la salud, que conocen sus
alcances y pueden utilizarlas para curar. En el caso de las drogas
prohibidas por la ley, su uso terapéutico es nulo o pueden acarrear
más consecuencias negativas que positivas.

No obstante sobre el carácter pernicioso de las drogas ilegales, en los


diversos países hay voces a favor de la despenalización de algunas de
ellas. El argumento esgrimido en este caso es que la prohibición solo
aumenta el valor de los estupefacientes, tornando el tráfico de éstos
en un negocio que se caería con la legalidad. Por su parte, los
detractores de esta posición arguyen que las implicancias negativas
para la salud de aquellos que consuman sustancias prohibidas serían
tomadas a la ligera si la ley se mantuviera al margen. En este sentido
el debate continúa vigente.i

Generalmente las drogas prohibidas se producen en países


subdesarrollados, en lugares con poca presencia del estado. A cargo
de esta tarea están los llamados “carteles”, que pueden variar de
tamaño, y que son verdaderas asociaciones ilícitas. En algunos
lugares estos grupos tienen tal poder que pueden rivalizar
abiertamente con las fuerzas del estado, mientras sus líderes
mantienen la impunidad.

En cuanto a los países consumidores, éstos son principalmente los


del primer mundo. Cuando los estupefacientes llegan a estas regiones
su precio ya ha ascendido considerablemente. Es por ello que los
estados de los países consumidores han tomado medidas serias,
creando divisiones especialmente preparadas para lidiar con estos
problemas.
i
Despenalizar la droga, la solución José Rubén Zamora, presidente de “elPeriódico”, dijo que sólo la
liberalización de los narcóticos pondrá fin a la violencia. El periodista atribuyó gran parte de la
violencia que azota al país al hecho de que Guatemala es un punto de tránsito en el corredor del
narcotráfico e hizo notar que un 60 por ciento de los estupefacientes introducidos en territorio
estadounidense pasan por aquí, lo cual agrava la “corrupción, el debilitamiento y la erosión de las
instituciones del Estado” Elperiódico sábado 11 de septiembre de 2010

Influencia Social del Narcotráfico


Las narco novelas: ¿Apología al delito y deformación de los valores de
la sociedad?

A pesar ser acusadas de apología al delito y deformación de los valores de la


sociedad, las narco novelas no son más que unas cuantas ficciones basadas en
hechos tan reales y dolorosos como la campaña de terror desatada en
Colombia a finales de los 80 por los carteles de drogas, cuyo referente principal
es el narcotraficante Pablo Escobar. Lo cierto es que estas producciones se han
metido en el bolsillo a buena cantidad de televidentes que esperan hasta el
final de la noche para ver un episodio en el nuevo prime time: el horario
supervisado después de las 11.00 de la noche.

Una de las personalidades que ha alzado su voz contra las novelas de la mafia
fue el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, quien a principios de febrero
dijo que este tipo de novelas están haciendo un gran daño a su país porque
"con nombres bonitos exaltan el narcotráfico, robo y atraco".

El mandatario panameño llamó a su despacho a ejecutivos de los canales


privados de televisión para exigirles que cambien el horario para transmitir
esas historias, lo que alarmó a los defensores de la libertad de expresión, así
como a los responsables de dichas producciones.

"No es un deber de la literatura, ni del cine, ni de la televisión, que cuenta


historias, enaltecer los valores nacionales. Para eso están el himno nacional",
señaló Franco en entrevista con El Tiempo de Colombia. La polémica se
intensificó luego que desde finales de febrero los anunciantes poco a poco han
retirado sus spots publicitarios en el horario de la serie que se desarrolla en
Medellín, donde en los años 80 surgió un temido cartel del narcotráfico.
Amadas por unos y repudiadas por otros

Los televidentes se cansaron de los culebrones venezolanos y mexicanos que


hablan de la chica pobre que se enamora de un galán millonario. Al contrario
de esas tramas dulzonas Televén sigue apostando por las producciones
colombianas, ahora con el lanzamiento de Las Muñecas de la Mafia, que se
transmitirá a las 11.00 de la noche. Drogas, prostitución, sicariato, corrupción y
pugnas de poder marca la pauta en la pantalla chica. Sí, son las narco novelas,
amadas por unos y repudiadas por otros.

Sin Tetas no hay Paraíso, transmitida en 2007, fue primera en su género. Ésta
fue lanzada por Caracol Televisión en 2006 y de inmediato se convirtió en la
manzana de la discordia provocando protestas en Pereira, ciudad donde se
recreó la historia. María Adelaida Puerta interpretó a Catalina, una joven que
abandonó los estudios para meterse a "prepago", pero había un detalle,
necesitaba un par de implantes de silicón para atraer la atención de un
adinerado narcotraficante.

Luego de 23 episodios y récords de audiencia las "prepago" dieron paso a


series como El Cartel de los Sapos, El Capo, La Viuda de la Mafia y Rosario
Tijeras, pero son Las Muñecas de la Mafia las que vienen a ocupar el horario
supervisado del canal de Bárcenas (Panamá) con la vida de las mujeres del
narcotráfico. La narco novela cuenta con las actuaciones de Angélica Blandón,
Amparo Grisales, Katherine Escobar, Yuly Ferreira, Alejandra Sandoval y
Andrea Gómez, todas ellas serán las muñecas de Fernando Solórzano, un
mafioso llamado Braulio.

La censura no es la salida

Comentarios como el de Martinelli y el editorial que publicó el diario El


Colombiano de Medellín -que a propósito del estreno de Rosario Tijeras dijo que
las cadenas de televisión colocaban "el rating por encima de los valores"-,
provocaron la respuesta del escritor Juan Diego Mejía, quien fue secretario de
cultura de Medellín, y dijo a BBC Mundo que es "ingenuo creer que
escondiendo la realidad, cambiará la sociedad".

El escritor justifica así la existencia de las narco novelas como una expresión
del contexto en el que se encuentra no sólo un país, sino el resto de
Latinoamérica, que consume dichos productos porque también se sienten
identificados o acorralados por las injusticias y desigualdades sociales
reflejadas en dichas tramas.

Marlon Moreno, estrella de El Capo, dijo que la narco novela que protagonizó
en la pantalla de RCN desde agosto de 2009 hasta febrero pasado, es la misma
historia de la psicología de cualquier colombiano que ha tenido que nacer en la
pobreza. "Estamos en un país donde no hay muchas oportunidades, que
solamente se fija en las personas a la hora de pedir impuestos, pero no hay
posibilidades de educación y se cae en eso: en una deformación social que ve
en el tráfico de drogas una salida a sus necesidades básicas. Y que con el
tiempo se va convirtiendo en un poder que va obnubilando la mente y crea
monstruos que después el mundo no puede contener".

Cognitivismo en Narcotráfico
"Este trabajo es bonito (...) pero eso sí, es peligroso”
- Narcotraficante

El narcotráfico es el quinto empleador más grande del país. Estimados


recientes muestran que en México hay 468 mil personas que se dedican al
narco (Rios y Sabet 2008); esto es cinco veces más personas que el total de la
industria maderera mexicana y tres veces más que el personal de Pemex, la
compañía petrolera con mayor número de empleados del mundo. Campesinos,
matones, vigilantes, capos, abogados, doctores, secretarias; el narcotráfico
necesita de todo, y de todo emplea.

El éxito del narco en cuanto a contratación se refiere, está basado, al menos en


parte, en las prospectivas económicas que el negocio ofrece; pero el dinero no
es la única causa. Al fin y al cabo, involucrarse con el narco requiere cierto
temple.

Lo cierto es que además de variables económicas, las preferencias individuales


juegan un papel importante en la decisión de ingresar al crimen. Al
narcotraficante le gusta su trabajo y le gusta más que cualquier otro trabajo
que pudiera tener en la industria legal.

Basta echar un vistazo al mercado laboral que el narcotraficante pudiera


acceder para
comprender un poco dicha aseveración. Los narcos son hombres jóvenes, con
poca educación formal y provenientes de esferas económicas no muy
privilegiadas. Con una edad promedio de 18 años y habiendo dejado la escuela
cuando estaban en secundaria (Farilie 2002), el vendedor de droga prototípico
tiene aspiraciones económicas altas que la legalidad no puede satisfacer.
Afectivo
La historia de la abogada que se convirtió en narco “por amor”

Por Claudio Leiva Cortés / La Nación

María Cecilia Ried fue detenida por el OS-7 de Carabineros cuando


transportaba cuatro kilos de clorhidrato de cocaína en su vehículo. La policía la
acusa de distribuir la droga en el sector centro-oriente de la capital. Está
confesa y quedó en prisión preventiva.

“Lo hice por amor, era la única forma de volver con mi marido y de ayudarlo”.
Ésta es la explicación-confesión que dio la abogada María Cecilia Ried
Valdebenito (52) para justificar su actividad como distribuidora de clorhidrato
de cocaína en el sector centro-oriente de la capital.

La mujer fue detenida por el OS-7 de Carabineros el martes en la tarde en


Alameda con Cumming, cuando transportaba cuatro kilos de droga de alta
pureza en su vehículo. La profesional es esposa de un traficante chileno-
colombiano que se ocultó en Bolivia tras escapar de nuestro país.

El fugitivo se llama Luis Carlos Valderrama Gómez (45) y la mujer lo conoció


cuando trabajaba como asesora jurídica del Consulado de Colombia, cargo que
desempeñó entre 2000 y 2009. Su labor era ayudar a ciudadanos de ese país
involucrados en distintos delitos.

Valderrama Gómez fue condenado en 1993 por tráfico y María Cecilia Ried lo
ayudó a obtener el beneficio de libertad vigilada. Entre ambos surgió un amor
apasionado y se casaron, pero no tuvieron hijos. La mujer volcó todos sus
sentimientos en su perfil de Facebook.

“La canción que adoro es ‘Tu amor me hace bien’, de Marc Anthony, porque
me la regaló el amor de mi vida, al igual que ‘Amada amante’, de Roberto
Carlos, dos canciones que guardan para mí un profundo significado”, escribió la
abogada. También subió románticas fotos con el narco.

Pero en 2005 Valderrama Gómez quebrantó su condena y escapó a Bolivia.


María Cecilia Ried viajaba constantemente a visitarlo, según consta en los
registros de salida del país.

Ella afirma que ésta es la primera vez que ingresa droga a Chile, pero la policía
cree que lo hizo en otras ocasiones.

Como sea, el martes la mujer fue capturada cuando entregaba parte del
cargamento a Guillermo Javier Méndez Pérez (60), quien también fue detenido.
La Fiscalía Oriente los formalizó por tráfico de drogas en el 4º Tribunal de
Garantía de Santiago y ambos quedaron en prisión preventiva.

El fiscal Andrés Iturra explicó que el nombre de María Cecilia Ried surgió en el
desarrollo de investigaciones por venta de cocaína en el sector oriente de
Santiago. También se informó que estuvo vinculada como proveedora de
drogas de Claudio Spiniak.

María Cecilia Ried egresó de la Universidad Bolivariana, se tituló de abogada en


2008 e ingresó al colegio de la orden. Entre 1985 y 1990 se desempeñó como
asistente social en la Municipalidad de Las Condes y en su perfil de Facebook
dice que aún tiene muy desarrollado el impulso de ayudar al prójimo.

“De vez en cuando también hago mi labor de asistente social como un aporte a
esta comunidad que me integra cada día en su quehacer y que me permite
desarrollarme en búsqueda de ser un mejor ser humano… los presos ocupan
gran parte de mi vida”, afirma.

Sin embargo, los policías se preguntan si el amor entre la abogada y el fugitivo


se hace extensivo a la familia de la mujer, porque su madre y un hermano
cumplen condenas por tráfico de drogas.

La progenitora, María Valdebenito, está en la cárcel desde el año pasado,


mientras que Daniel Ried fue sentenciado a 20 años.

Conductal
Podría decirse en este momento que “la narcocultura” es una forma de
identidad de estos sujetos que tienen una manera muy especial de vestirse, de
llevar alhajas, de hablar e incluso en sus pueblos de origen son muy populares
y aceptados por los mismos habitantes de estos lugares de provincia porque
hacen mucho por el bien de estos lugares, es decir, cubren la cuota que el
mismo gobierno no hace: obras públicas, empleos, viviendas, etc. que
favorecen a las personas de estos lugares.

Es interesante conocer si para ellos (los implicados en el narcotráfico) la


manera de comportarse es una forma contestataria hacia la sociedad que los
rechaza y los juzga sin conocer a fondo las razones que los llevaron a ganar el
dinero de una manera ilícita y fácil.

Pero cómo son los que forman parte de esa narcocultura tan hablada en el
trabajo, cómo es la vida de estos seres: .”En el estereotipo, visten pantalón
vaquero, camisa de seda estampada, sombrero texano, cinturón piteado y
botas de piel de víbora. Lucen cadenas y esclavas de oro, anillos de brillantes,
relojes Rolex. Cargan radiotransmisores y teléfonos celulares. Viajan en
camionetas Ram o Suburban con vidrios polarizados, donde llevan R-15 y
cuernos de chivo. Escuchan a todo volumen música de la onda grupera. Son
léperos y bravucones, prepotentes y ostentosos, mujeriegos, gastadores,
generosos con los suyos”

Sin embargo, los narcos son mucho más que eso.

Su conducta, sus costumbres y sus modos obedecen a una peculiar concepción


de la vida y de la muerte como centro de una cultura propia que se extiende y
permea a la sociedad en que se insertan, en la que encuentran apoyos y
complicidades. Tienen un código de ética que exalta valores como la lealtad, la
amistad, el valor, la audacia, la hombría y el respeto. Lo que no se perdona es
la traición.

Un rasgo común es la violencia, evidenciada en ejecuciones sangrientas, así


como en lacras asociadas al narcotráfico: robo de autos, asaltos, riñas,
drogadicción. Otro, la ostentación irremediable que los narcos hacen de su
dinero y su poder: los autos, las joyas, las fiestas, las armas.