P. 1
Suplemento Vamos del Comercio - El Mayoral de Azpitia

Suplemento Vamos del Comercio - El Mayoral de Azpitia

|Views: 8.217|Likes:
Publicado porWillie Vásquez

More info:

Published by: Willie Vásquez on Sep 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/23/2013

pdf

text

original

4 l ¡vamOS!

l

El ComErCio martes 28 de setiembre del 2010 marisol Grau

angelita caballero. la pionera hotelera en el valle de azpitia cuenta cómo empezó todo, su negocio turístico y su amor por la cocina. ¿Qué nos ofrece? la posibilidad de descansar

memorias de una vida en el campo
fotos: marisol grau

Tengo un departamento en la ciudad, voy allá también. Pero cuando me separé dije: “aquí me quedo”. Mis hijos me dicen que he desarrollado un mundo acá, y es cierto. Por ejemplo, participo en los concursos de gastronomía, organizo los comedores populares, si viene el presidente de la República o los ministros los atiendo. Aquí he encontrado un medio para desarrollarme como persona. Voy y vengo a Lima ya sea para un contrato, comprar carnes o ir al banco.
Tienevocacióndecocinera...

hoTEL. el mayoral de azpitia propone pasar unos días al aire libre.

Dejaste Lima para venir a vivir a Azpitia...

Compramos el primer pedazo de terreno hace como 23 años. Esta era nuestra casa de descanso. Mi familia y yo éramos los únicos extraños por acá y los vecinos se hicieron muy amigos nuestros. Venir a Azpitia era como irte de camping. Había dos bodeguitas con cosas frías y nada más. La zona ha cambiado de cara a sello.
¿Cómo nace la idea de abrir El Mayoral de Azpitia?

El perfil
Ángela caballero tiene 60 años, 5 hijos y 6 nietos. fundó el mayoral de azpitia el 17 de octubre de 1998. aparte del alojamiento y la comida cuenta con piscina y bar. para mayor información ingrese a la página web: www.elmayoral.pe. aparte de las tarifas de hospedaje para turistas, ofrece planes corporativos como también matrimonios campestres.

Primero abrimos el restaurante a manera de afianzarnos y luego a los meses el hotel. Soy cocinera porque cocino desde los 8 años. Siempre me ha gustado y hacerlo ha sido siempre una expresión de amor. Comenzamos con un chef, pero nos cobraba más de lo que podíamos pagar. Él nos dejó el conocimiento y la organización, pero por mi parte fui complementado con algunos estudios y libros.
Inclusohaganadopremios...

Tenía la inquietud de hacer un negocio hotelero. Una viejecita nos ofreció el terreno ubicado enfrente al nuestro y en ese momento decidimos hacer el hotel. Toda esta trasformación local se produce cuando El Mayoral se crea. Yo diría que la mayoría de quienes tienen casa acá fueron primero mis huéspedes. Lo más curioso es que la gente no creía en el proyecto. Todos aquí son mis amigos.
Sí, he percibido que además le tienen mucho respeto.

EjEMpLo. angelita sostiene que allí ha encontrado la forma de desarrollarse como persona.

Eso es verdad. Yo también he sido muy cuidadosa con ellos, muy respetuosa. Nunca he invadido sus fueros.

Ellos tienen sus costumbres, sus tradiciones. Siempre he sentido que soy una advenediza y debo mantener una línea de respeto. Ellos pensaban que éramos personas adineradas y por eso funcionaba el negocio. Me cuentan que se sentaban en sus puertas para ver cómo pasaban los carros. Ya después uno se animó a poner su restaurante, luego otro, y así. Venían y yo sen-

¿ De qué?

tía que me pedían permiso de una manera muy tierna. He sido madrina de varios restaurantes, pues soy como la pionera del lugar. Hecho que tomo con mucha humildad. Incluso me cuesta hablar de eso.

¿Cuáles son los fuertes de Azpitia?

lares. Además, vino gente con mucho dinero dando empleo a los locales.

¿El hecho de que cada vez más gente esté construyendo no le quita algo de encanto al lugar?

Pues gracias a El Mayoral surgió todo esto. Yo compré las tierras a un sol el metro cuadrado y luego a 2 soles. Ahora están de 30 a 50 dó-

Para mí lo más grande que tiene para vender es el descanso. Azpitia no es un lugar de diversión. Las noches son placenteras, uno se despierta con el rebuznar de los burros y el canto de los pajaritos. Yo aprecio mucho eso, pues me parece incomparable.

Con los alcaldes hemos tratado de que no venga alguien y haga un edificio de tres pisos. O que construya en El Mirador, pues Azpitia se convertiría en un callejón y no se podría ver la belleza del valle.
¿No le provoca a veces retomar su vida en Lima?

Hay un concurso regional que se hace en la provincia de Cañete organizado por el Instituto de Gastronomía y Hotelería Condoray. Este es muy importante dentro de nuestra región. Así que el 17 de agosto pasado ganamos el primer puesto y nos sacamos el clavo. Diseñé el plato con un sobrino. Me gusta vestir de gala los platos humildes, por ello hicimos caigüitas rellenas de camarones.
Se la ve una persona muy serena y tranquila. ¿Siempre ha sido así o es el efecto Azptia?

Siempre he sido así. Pero Azpitia a mí me tranquiliza mucho. Poco a poco voy teniéndole más miedo a la ciudad. Me golpean la luz y el ruido.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->