Está en la página 1de 4

1

ACCIÓN RESOLUTORIA

I. CONCEPTO

La acción resolutoria es aquella acción que emana de la condición resolutoria


cumplida en los casos que es necesario que la resolución sea declarada por
sentencia judicial y en virtud de la cual el contratante diligente solicita que se
deje sin efecto el contrato por incumplimiento de las obligaciones del otro
contratante.

Es el caso concreto del art. 1489 en que el legislador confiere la opción al


contratante diligente para solicitar el cumplimiento (acción de cumplimiento) o
la resolución, en virtud de la acción resolutoria y, en ambos casos, la
indemnización de perjuicios, pero no se puede solicitar conjuntamente el
cumplimiento y la resolución, pues son incompatibles.

Sin embargo, las acciones de cumplimiento y resolución pueden interponerse


subsidiariamente, de conformidad al art. 17 del C.P.C., solicitándose el
cumplimiento y, si ello no es posible, la resolución; incluso la jurisprudencia ha
aceptado la posibilidad que una vez intentada una de las acciones se abandone
dicha acción para intentar la otra, porque no hay cosa juzgada entre un juicio y
otro.

II. PROCEDENCIA DE LA ACCIÓN RESOLUTORIA

La acción resolutoria procede en aquellos casos en que es necesario declarar la


resolución por sentencia judicial, lo que ocurre en los siguientes casos:
a.) Condición resolutoria tácita
b.) Pacto comisorio simple
c.) Pacto comisorio calificado dentro del contrato de compraventa

Por consiguiente, no procede acción resolutoria en aquellos casos en que la


resolución opera de pleno derecho, esto es, tratándose del pacto comisorio fuera
de la compraventa o dentro de la compraventa, pero fuera de la obligación de
pagar el precio.

III. CARACTERÍSTICAS

La acción resolutoria presenta las siguientes características:

1ª Es una acción personal que le asiste al contratante diligente en contra del


contratante no cumplidor.

No obstante ello, existen casos contemplados en los arts. 1490 y 1491 en los que
la resolución puede afectar a terceros de mala fe.
Ej: Diego vende su auto a Mario en 6.000.000 de pesos y Mario queda debiendo
2.000.000 de pesos. Antes de pagar el dinero que adeuda Mario enajena el auto a
2

Pablo; si Pablo esta de mala fe en los términos del art. 1490 procede la
resolución del contrato y Diego puede reivindicar el auto respecto de Mario.

Estos casos podrían hacer pensar que la acción resolutoria es real o mixta,
porque en ciertos casos podría afectar a terceros. Sin embargo, esto no es
efectivo, porque la acción resolutoria, como ya se ha indicado, es siempre de
carácter personal. La acción real que procede respecto de terceros es la
reivindicatoria.

Estas acciones pueden y deben deducirse en una misma demanda conjuntamente;


la acción resolutoria respecto del contratante no cumplidor y la acción
reivindicatoria respecto de los terceros, dado que la acción reivindicatoria contra
terceros procede sólo una vez que se declara la resolución.

2ª Es una acción patrimonial, puesto que es susceptible de avaluación


pecuniaria y procede respecto de actos patrimoniales y no en los actos de
familia.

3ª Es una acción renunciable, dado que el acreedor puede renunciar a la acción


resolutoria y exigir el cumplimiento del contrato, discutiéndose por la doctrina si
esta renuncia puede ser expresa o tácita.

4ª Es una acción transmisible, esto es, se transmite a los herederos del acreedor.

5ª Es una acción transferible, toda vez que el acreedor puede transferirla a


terceros.

6ª Es una acción mueble o inmueble dependiendo de las cosas objeto del


contrato.

7ª Es una acción Divisible para algunos autores e Indivisible para otros.

ABELIUCK sostiene que la acción es de carácter indivisible desde un punto de


vista objetivo como subjetivo. Que la acción sea divisible objetivo significa que
el acreedor no puede pedir en parte el cumplimiento o en parte la resolución. En
cambio la indivisibilidad subjetiva supone que, para intentar la acción resolutoria
en contra del contratante incumplidor, los acreedores condicionales deben optar
por demandar o la resolución o el cumplimiento forzado.

MESA BARROS y VITORIO PESCIO, en cambio, opinan que esta acción es de carácter
divisible objetiva y subjetivamente lo que implica que algunos coacreedores
podrán demandar la resolución y otros el cumplimiento forzado en forma
separada, invocando como argumento el art. 1690 a propósito de los efectos
relativos de la nulidad, en virtud del cual la nulidad sólo produce efectos
respecto de quienes se hubiere declarado.

8ª En cuanto a la prescripción hay que distinguir las siguientes situaciones:

a.) Si se trata de una condición resolutoria tácita el plazo es de 5 años desde


que se hizo exigible la obligación.
3

b.) Si es pacto comisorio simple o calificado dentro de la compraventa a


propósito del pago del precio es de 4 años desde la fecha que se celebró el
contrato.
c.) Si se trata de un pacto comisorio simple fuera de la compraventa el plazo
de prescripción es de 5 años, dado es una condición resolutoria estipulada
expresamente por las partes.
d.) Si es un pacto comisorio calificado fuera de la compraventa no existe
plazo de prescripción, ya que opera de pleno derecho y el deudor puede
enervar la resolución pagando dentro del plazo de 24 horas.

IV. DIFERENCIAS ENTRE LA PRESCRIPCIÓN DE LA CONDICIÓN RESOLUTORIA Y LA


PRESCRIPCION DE LOS PACTOS COMISORIOS DEL ART. 1880.

En esta materia existen las siguientes diferencias:

1º Desde cuando comienza a correr el plazo de prescripción:

En la condición resolutoria el plazo comienza a correr desde que la obligación se


hizo exigible, a diferencia del pacto comisorio, pues en este caso el plazo
comienza a correr desde que se celebró el contrato, lo que acarrea problemas,
porque en el caso de un incumplimiento sobreviviente pasados los 4 años la
acción resolutoria emanada del pacto comisorio puede prescribir antes de nacer.

Ej: Mario celebra un contrato de compraventa con Diego en el año 2005 en


virtud del cual le vende su fundo de Rancagua y estipulan que sino Diego no
paga el precio dentro de 4 años el contrato quedará sin efecto. Llega el año 2009
y Diego no ha pagado el precio y como han transcurrido los 4 años la acción
resolutoria ha prescrito, sin que Mario pueda demandar la resolución del contrato
por incumplimiento y recuperar su fundo.

ALESSANDRI estima que no hay problema alguno, porque prescrita la acción


emanada del pacto comisorio, subsiste la acción resolutoria de la condición
resolutoria tácita, cuyo plazo de prescripción comienza a correr desde que la
obligación se hizo exigible, en el ejemplo, desde el año 2009, de modo tal que
Mario podrá recuperar el fundo.

Por consiguiente, el plazo de prescripción del art. 1880 sería inoperante, toda
vez que, de acuerdo al art. 1878, el pacto comisorio no priva al vendedor del
ejercicio de las acciones del art. 1873, esto es, de optar por demandar la el precio
o la resolución de la venta, y, en ambos casos, la indemnización de perjuicios.

ABELIUCK opina que no es posible, porque si ha existido pacto comisorio sólo


prescribe esta acción y no hay otra acción, solución que como se advierte es
manifiestamente injusta.
4

2º Plazo de prescripción

El plazo de prescripción de la condición resolutoria es de 5 años desde que la


obligación se hizo exigible. En cambio, el plazo de prescripción del pacto
comisorio lo fijan las partes, lo que es excepcional, porque normalmente el plazo
lo fija la ley, no puede pasar de 4 años y si las partes nada dice el plazo es de 4
años contados desde la celebración del contrato.

3º En cuanto a la suspensión

La prescripción de la condición resolutoria, cuyo plazo es de 5 años es ordinaria,


de modo que se suspende en favor de las personas indicadas en el art.2509. En
cambio, la prescripción del pacto comisorio es una prescripción especial de corto
tiempo, 4 años, y corre respecto de toda persona, esto es, no se suspende (Art.
2524).

APUNTE Nº 14 OBJETOS DEL DERECHO (CLASE DE MARTES 16 DE MAYO DE 2006)