Está en la página 1de 4

Planes de Cuidados estandarizado para

NEONATOLOGIA

ENFERMEDAD DE LA MEMBRANA HIALINA

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA:
1. Deficiencia en el patrón respiratorio relacionado a inmadurez pulmonar.
2. Riesgo potencial de adquirir infección del aparato respiratorio y sepsis
relacionado a inmadurez pulmonar.
3. Riesgo potencial de alteración ponderal relacionado a la incapacidad
para alimentarse.
4. Riesgo potencial de producir “barotraumas“ relacionado a altas
presiones ventilatorias.
5. Riesgo potencial de sufrir sangrado intracerebral relacionado a
inmadurez capilar.
6. Déficit de conocimiento de los padres relacionado con la enfermedad del
niño.

OBJETIVOS:
• Brindar cuidados de enfermería en forma precoz, oportuna y óptimas de
acuerdo a los trastornos fisiopatológicos.
• Detectar precozmente los riesgos potenciales de la membrana hialina.
• Reforzar la educación para la salud a los familiares con niños que han
padecido membrana hialina.

1
CUIDADOS ADMINISTRADOS: (según los diagnósticos de enfermería)
1. Deficiencia en el patrón respiratorio relacionado a inmadurez pulmonar.
• Colocar al RN en incubadora intensiva en posición lateral semi-
elevada y monitorizar.
• Oxigenoterapia por respirador. Vigilancia de los parámetros de
respirador, tubos, Tª del agua, aspiración de secreciones con
máxima asepsia.
• Auscultar entrada de aire pulmonar.
• Realizar controles sanguíneos (iones, Hto gases…).
• Canalizar vía preferentemente central.
• Administración de venoclisis y alimentación parenteral.
• Cambios posturales C7 2-3 h en posición semielevada.
• Evaluar Test de Silverman.
• Tener preparado surfactante y ayudar administrar según técnica
habitual (para evitar que se colapse el alveolo).
• Administración de relajantes y sedantes pautados.
• Evaluar signos de empeoramiento respiratorio.
• Cuidados específicos de neonato intubado.
• Ayudar en la Rx tórax de control.
• Mantener equipo de intubación preparado.

2. Riesgo potencial de adquirir infección del aparato respiratorio y sepsis


relacionado a inmadurez pulmonar.
• Manipular con medidas estrictas de asepsia.
• Evaluar los signos de sepsis (color piel, edema, retención de
alimentos, distensión abdominal, dificultades en regular la
temperatura).
• Realizar chequeo de infección (cultivos, PCR, hemograma,
ionograma...)
• Administrar antibióticos IV (diluidos en una cantidad y en un
tiempo mínimo de 20 minutos por bombas de infusión).

2
3. Riesgo potencial de alteración ponderal relacionado a la incapacidad
para alimentarse.
• Peso diario.
• Nutrición parenteral.
• Iniciar tolerancia oral: A débito continuo:
- Por Gastroclisis cantidad mínima, por sonda nasogástrica, con
Bomba de infusión y en un tiempo determinado (3,5h-30 min.
descanso).
- Por gravamen ó gravedad.
- Por vía oral ( biberón ó pecho ).
- Medir previamente el residuo gástrico (para ver tolerancia del
alimento).
• Colocación en decúbito lateral.
• Vigilar tolerancia y distensión abdominal.
• Medir previamente el residuo gástrico (para ver tolerancia del
alimento)

4. Riesgo potencial de producir “barotraumas“ relacionado a altas


presiones ventilatorias.
• Conocer parámetros del respirador.
• Cambios posturales c/ 2-3 h.
• Manipulación mínima.
• Verificar todos los circuitos, agua y presión del ambú.
• Evaluar cambios súbitos de empeoramiento (bradicardia,
cianosis, hipoventilación pulmonar ).

5. Riesgo potencial de sufrir sangrado intracerebral relacionado a


inmadurez capilar.
• Evaluar deterioro: palidez, hipotensión, fontanela, convulsiones.
• No administrar infusiones IV rápidas (glucosa, bicarbonato
sódico…).
• Dar medicamentos sedantes.
• Administrar de forma muy lenta y diluida todos los líquidos IV.

3
6. Déficit de conocimiento de los padres relacionado con la enfermedad del
niño.
• Orientar a los padres sobre las normas de la unidad.
• Informar a los padres de la situación, los cambios, y logros
conseguidos.
• Estimular a la madre en la lactancia materna. El vínculo materno-
filiar es facilitado por ésta. La madre se siente útil de participar en
el cuidado de su hijo y poder darle su leche materna.
• Se reforzará a los padres la información recibida por el médico
para su mejor comprensión.
• Estimular el contacto físico con el neonato. No se debe forzar
situaciones “ cada madre tiene su tiempo “.