Está en la página 1de 10

folleto.indd 1 18/06/2009 11:00:53 p.m.

Yagas Yaganes Yámanas yacen


raíces de guindos y robles secos
guardan el alma de un pueblo recordado.

Con Cristina, la cristiana,


el canal Beagle llora sus olas.

Con Cristina, la cristiana


una vela, a punto de apagarse
cuyo legado alumbrará occidente,
un Cristo indígena crucificado
sangra espuma del estrecho de Magallanes.

No fue el alcohol, ni la enfermedad,


no fue la soberbia blanca
ni la extinción animal.

Fue el darwinismo social


el bruto se come al más bueno,
fue el jugar a la verdad
y el creer que lo distinto es lo erróneo.

Yagán oculto, eres humano y luego raza,


siente orgullo de tu origen, y compártelo,
en tu piel oscura, tus antepasados tocan el
mundo.
En tus ojos pequeños, mil miradas te protegen.

De la paz de tu gente muerta,


nace el entendimiento
de un mundo humano.

Humano,
en el buen sentido
de la palabra humanidad.

folleto.indd 2 18/06/2009 11:00:56 p.m.


Los Yagán habitaron los canales y costas sudoccidentales de Tierra
del Fuego, entre la entrada del Canal Beagle por el Norte; hasta
Bahía Aguirre por el Este; la península de Brecknock por el Oeste; y
hasta el Cabo de Hornos por el sur. Sectores como el canal Murray
e islas como Hoste, Navarino, Picton y Wollaston fueron lugares ha-
bituales de asentamiento según consta a través de los vestigios de
sus campamentos.

folleto.indd 3 18/06/2009 11:00:59 p.m.


Sociedad igualitaria o individualista, la norma elemental de su convivencia era la reciprocidad y redistribución, desde niños aprenden a respetarse mutuamente,
respetar a los ancianos y enfermos con una abnegación que todavia no aprende la civilización humana actual. Esto que permitía relaciones de horizontalidad y
una mínima jerarquización, no había jefes consejos de ancianos o instituciones de gobierno y menos hablar de reconocer a una autoridad externa.

Yamán (Hombre) Kipa (Mujer)


Se dedicaban a las actividades de caza de animales marinos como lobos, Fabricaban cestería, contribuían a la construcción de las viviendas, el
nutrias, ballenas. cuidado del fuego, preparación de los alimentos, abastecimiento de
Eran los fueguinos más bajos de estatura, de 1,44 a 1,64m, de tronco, hom- agua dulce y recolección de mariscos. Además, eran las que remaban
bros y brazos muy desarrollados frente a sus enclenques piernas. Tampoco mientras los hombres se dedicaban a la pesca.Cuando una mujer daba
estaban acostumbrados a caminar en tierra, se tenían siempre sobre una a luz una niña, al día siguiente, aún en invierno, toma a la neonata
pierna, luego cambiando por la otra, torpes, sin poder mantenerse quietos, sobre sus espaldas y con ella entra en el agua, sumergiéndose hasta
caminando inclinados hacia delante, incómodos, inquietos. el cuello.

La Sociedad

folleto.indd 4 18/06/2009 11:01:02 p.m.


Alimentación
Consistía principalmente en el consumo de carne del lobo marino, nutria y carne de ballena; para cazar a estos mamífer-
os empleaban largos arpones. Además consumían una gran variedad de especies marinas, entre las que destacan las
cholgas, erizos, centollas y diversos peces. Cuando acampaban, consumían complementariamente carne de guanaco
y aves, así como hongos, bayas y huevos, también se alimentaban de pinguinos al espiedo (espetados sobre un fogón
haciéndoles girar para que perdieran parte de su grasa la cual podía ser utilizada para cubrir la piel o como linimento).
No eran agricultores.

La Caza
Usaban arpón, lanza y honda, esa con una destreza tremenda. No usaban el arco.
Para cazar pájaros y pescar, los yaganes usaban arpones de punta de hueso. Para despegar mariscos, lapas y a veces
para buscar cangrejos, usaban arpones de madera de cuatro puntas firmemente unidas a la vara. Pero para cazar de
mayor tamaño, utilizaban un gran arpón de hueso de cuarenta centímetros de longitud, provisto de una enorme púa
y fijado en una ranura, medio suelta, en el extremo de una sólida caña de unos cinco metros de largo, bien pulida y
terminada en punta.
Las mujeres, en cambio, tenían métodos propios para pescar. Usaban sedales hechos con sus propios cabellos trenza-
dos ; cerca de la carnada ataban a la caña una piedra perfectamente redondeada con una pequeña ranura hecha ex
profeso para sujetar la línea. La canoa, sólidamente amarrada a una mata de algas, tenía una borda al nivel del agua,
sobre cual las mujeres tendían sus cañas. Usaban como carnada colas de pececillos, y una vez engullida por la infortu-
nada víctima, la caña era recogida sin sacudidas.

Nado: Como las mujeres alakalufes, solo las mujeres yamana saben nadar. Aprendían a nadar en la infancia ; sus ma-
dres las llevaban consigo para acostumbrarlas. Nadaban como perros y avanzaban sin dificultad entre las algas, pero
en invierno, cuando las algas estaban cubiertas por una fina capa de nieve, ocurría a veces que la niñas dificultaban
la natación a sus progenitoras al subirles a la cabeza para escapar de las aguas heladas. Debían, conseguir anclar los
botes fuera de las rocas en el lugar más amparado que pudiesen encontrar. Esta maniobra la realizaban las mujeres.
Después de descargar la canoa , la mujer remaba algunas brazas hacia afuera entre las espesas algas, que formaban un
espléndido rompeolas ; juntaba un haz de ramas de aquellas plantas, semejantes a cuerdas, y aseguraba con ellas la
canoa, que quedaba así firmemente atada a sus raíces. Cumplida esa tarea, nadaba hacia la costa y corría en busca del
fuego de su choza.

folleto.indd 5 18/06/2009 11:01:05 p.m.


Artesanías, Armas
e instrumentos de
caza y pesca - Arpones, eran fabricados de distintas formas y medidas, de acuerdo al tamaño y tipo
de presa. Fabricado con hueso, madera y piedra, agregando cueros de animales, sus ten-
dones, nervios y fibras vegetales.

- Lanza, elaborada con un astil de hasta 3 mt. de largo, con una punta dentada de aproxi-
madamente 25 a 30 cm., cuya materia prima preferente era el hueso de ballena.
-Canasto, cesto hechos de fibras vegetales de base estrecha y de boca ancha, con pequeñas
asas en el borde.

- Recipintes, para el transporte del agua. Hechas de cortezas las cuales eran ablandadas
al calor, para luego ser eran unidas a una base circular de fibra vegetal y ser cocidas o
atadas con fibras animales o vegetales, finalmente selladas con barro. Algunos recipientes
llevaban varillas ubicadas en forma horizontal, las que otorgaban a éstos implementos
una mayor firmeza y resistencia.

- Viviendas: Toldo de forma cónica construida sobre una base de varas de madera enterra-
das en el suelo, curvando éstas y uniéndolas con tiras de cuero en su parte superior. Luego
se cubría este armazón con cueros de lobo marino, ramas y cortezas, dejando un orificio
en la parte superior de la vivienda que permitiese la salida del humo ya que en el interior
de estas viviendas, se mantenía siempre una fogata encendida a fin de protegerlas del frío
y de los vientos, para la fogata, se cavaba en medio, un nivel más bajo que el de la tierra.
De fácil construcción, llegado el momento de trasladarse, los elementos más importantes
eran transportados en las canoas hasta su nuevo lugar de asentamiento, dejando la
estructura de varas para otros grupos que pudiesen llegar a instalarse allí.

- Vestimentas: Cubrían sus cuerpos con grasa de lobo marino, y vestían solo una corta
capa de pieles de lobo marino o nutria sobre sus hombros, atados en el cuello y en la
cintura, utilizando además, otro cuero que cubría sus genitales. Este taparrabos normal-
mente tenía forma triangular, siendo atado en la cintura. Cuando el tiempo era extremo,
como en los meses nevosos, calzaban mocasines de piel.

- Accesorios: Collares hechos con huesos de ave, o bien, a partir de caracoles pequeños
unidos por tiras de nervios o tendones de ballena, siendo común la utilización de pulseras
de cuero en muñecas, brazos y tobillos.

folleto.indd 6 18/06/2009 11:01:07 p.m.


Creían en la existencia de un ser supremo invisible Watauinewa, este ser se encontraba más allá de
las estrellas y estas eran sus ojos, a través de los cuales miraba todo lo que acontecía en la Tierra, a
él le rogaban prácticamente para iniciar cualquier actividad.
Cuando un yámana fallecía, lo envolvían con cueros y junto a él ponían sus pertenencias, lo cubrían
con tierra y ramas y lo enterraban al interior de alguna cavernas y/o bosque. Luego abandonaban
el lugar para siempre.
Creían en una vida extraterrenal.

“Nosotros, hombres y mujeres, ante todo debemos ser buenos y útiles a la comunidad”

Chiejaus:
Una verdadera escuela de costumbres, normas y conocimientos necesarios para la sobrevivencia de
la comunidad. Allí se aprendía un principio fundamental en la vida de los canoeros. Cada cinco años,
se efectuaba el Chiejaus, al que acudían los jóvenes púberes. Se realizaba en un marma o cabaña,
cuyo tamaño dependía del número de padrinos, discípulos y maestros.
El lugar donde se levantaría el marma, era acordado por los jefes de familia con meses de antici-
pación.

El último Chiejaus se construyó en Assif, Isla Navarino, en abril de 1923. Allí, Masémikensh, profesor
yagan, dirigió las enseñanzas a los jóvenes, antes de su casi total extinción.

Rituales y Creencias
5

folleto.indd 7 18/06/2009 11:01:10 p.m.


“Hal kur mamashu shis”
Quiero Contarte un cuento

Diluvio yagan.
Relata la leyenda que hace mucho tiempo la luna cayó al mar, el cual a consecuencia de ello
se levantó en la superficie, tal como se levanta el agua de un cubo, cuando una gran piedra
cae dentro.
Los únicos sobrevivientes de la inundación fueron los afortunados habitantes de la Isla Gable
(frente a Puerto Williams en el canal Beagle) que se desprendió del lecho del océano y flotó
sobre el mar.
Pronto se sumergieron las montañas de los alrededores y los pobladores de la Isla Gable, al
mirar en derredor no vieron más que océano hasta el confín del horizonte.
La isla no fue a la deriva, debió anclarse de alguna manera y cuando eventualmente apare-
ció la luna, emergió con su carga de seres humanos, guanacos, zorros, poblando nueva-
mente el mundo.

La Leyenda
6

folleto.indd 8 18/06/2009 11:01:13 p.m.


Cristina Calderón es considerada por los especialistas la última india yáma-
na de sangre pura, viva. Es también la última hablante de la compleja len-
gua de la tribu. Calderón vive en Chile, en Puerto Williams, Isla Navarino.
Ella y su hermana Ursula fueron las dos últimas mujeres de su raza. A Cris-
tina nunca le gustó viajar tras las nutrias y los lobos marinos. De joven
decidió que no se casaría con un yagán “porque si no iba a tener que andar
por todos lados navegando”.

Úrsula, en cambio, al otro lado del estrecho, en Punta Arenas, ella fue la
última yagana que anduvo “nutriando” en los canales del sur, sobre un bote
a remos.

- Abuelo Felipe,murió en 1977.


- Rosa Yagán, murió el 4 de abril de 1983.
- Carlos Raúl Yagán Yagán murió el 4 de septiembre de 1997.
- Ursula murió el 18 de Enero de 2003 a los 79 años.

El último Yagán
7

folleto.indd 9 18/06/2009 11:01:16 p.m.


folleto.indd 10 18/06/2009 11:01:18 p.m.

Intereses relacionados