P. 1
Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

|Views: 401|Likes:
Publicado porRicardo Russo
En el presente documento técnico se revisan algunas conceptualizaciones del
Desarrollo Forestal Sustentable, que es ciertamente complejo debido a que la noción de
Desarrollo Sustentable o Sustentabilidad se encuentra en permanente debate y
construcción y a sus claras implicancias ideológicas, sociales, políticas, económicas,
ambientales y tecnológicas. También es difícil de abordar, habida cuenta del creciente
uso masivo que hoy se hace del término, cuestión que no necesariamente debe
conducirnos al desconcierto, sino más bien a pensar que el propio debate y el
mencionado uso son parte de un primer paso importante.
Para responder al desafío de la Sustentabilidad se requiere avanzar en la
consolidación de un pensamiento socioambiental latinoamericano que tome en cuenta,
en el marco de una conceptualización histórico-evolutiva, los aportes de los enfoques
teóricos y las decisiones universales, como así también las repuestas generadas a
partir de nuestra compleja realidad.
En el presente documento técnico se revisan algunas conceptualizaciones del
Desarrollo Forestal Sustentable, que es ciertamente complejo debido a que la noción de
Desarrollo Sustentable o Sustentabilidad se encuentra en permanente debate y
construcción y a sus claras implicancias ideológicas, sociales, políticas, económicas,
ambientales y tecnológicas. También es difícil de abordar, habida cuenta del creciente
uso masivo que hoy se hace del término, cuestión que no necesariamente debe
conducirnos al desconcierto, sino más bien a pensar que el propio debate y el
mencionado uso son parte de un primer paso importante.
Para responder al desafío de la Sustentabilidad se requiere avanzar en la
consolidación de un pensamiento socioambiental latinoamericano que tome en cuenta,
en el marco de una conceptualización histórico-evolutiva, los aportes de los enfoques
teóricos y las decisiones universales, como así también las repuestas generadas a
partir de nuestra compleja realidad.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Ricardo Russo on Sep 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/12/2013

pdf

text

original

Sections

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O.

Russo

2010

APORTES CONCEPTUALES A LA TEORÍA DEL DESARROLLO FORESTAL SUSTENTABLE

Para la consolidación de un pensamiento socioambiental latinoamericano

Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo
Universidad Tecnológica Nacional, Argentina y Universidad EARTH, Costa Rica

EDITORIAL EARTH, Documento Técnico No. 7-2010

Universidad Tecnológica Nacional

1

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

EDITORIAL EARTH
Lic. José Ruperto Arce (Coordinador)

Cozzi,Virgilio. Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable. [recurso electrónico] / Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo. – 1a ed. Guácimo, CR : Editorial EARTH, 2010. 45 p. : il. – (Documentos Técnicos; no. 7-2010). ISBN 978-9977-84-011-6 1. Desarrollo forestal. 2. Sostenibilidad. 3. Sustentabilidad. I. Ricardo O. Russo. II. Título.

Universidad EARTH Septiembre 2010 Las Mercedes de Guácimo, Limón, Costa Rica Apartado Postal 4442-1000 San José, Costa Rica Teléfono 506 - 2713 0000 • Fax 506 - 2713 0184

Universidad Tecnológica Nacional

2

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Índice
Página Resumen................................................................................................................... 4

I. II. III. IV. V. VI. VII.

Introducción………………………………………………………………………... 5 Una aproximación a los fundamentos………………………………………….. 5 Breve recorrido histórico de lo ambiental……………………………………….. 7 Desarrollo Sustentable…………………………………………………………... 11 Los Principios…………………………………………………………………….. 19 La problemática actual………………………………………………………….. 22 La dimensión política…………………………………………………………….. 26 Bases para el Desarrollo Forestal Sustentable…………………………… 28 Los Principios de Helsinki…………………………………………………… 30 El Proceso de Montreal…………………………………………………...…. 32 La certificación forestal como nuevo componente……………………...... 33 Panorama internacional de la certificación forestal………………………. 34 Organización Internacional de las Maderas Tropicales (ITTO)…………. 35

VIII. Los bosques y la mitigación del cambio climático……………………….…… 35 IX. X.
Reflexiones y aportes al pensamiento socioambiental latinoamericano…… 36 Bibliografía………………………………………………………………………… 40

Universidad Tecnológica Nacional

3

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

APORTES CONCEPTUALES A LA TEORÍA DEL DESARROLLO FORESTAL SUSTENTABLE: PARA LA CONSOLODACIÓN DE UN PENSAMIENTO SOCIOAMBIENTAL LATINOAMERICANO Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo Resumen En el presente documento técnico se revisan algunas conceptualizaciones del Desarrollo Forestal Sustentable, que es ciertamente complejo debido a que la noción de Desarrollo Sustentable o Sustentabilidad se encuentra en permanente debate y construcción y a sus claras implicancias ideológicas, sociales, políticas, económicas, ambientales y tecnológicas. También es difícil de abordar, habida cuenta del creciente uso masivo que hoy se hace del término, cuestión que no necesariamente debe conducirnos al desconcierto, sino más bien a pensar que el propio debate y el mencionado uso son parte de un primer paso importante. Para responder al desafío de la Sustentabilidad se requiere avanzar en la consolidación de un pensamiento socioambiental latinoamericano que tome en cuenta, en el marco de una conceptualización histórico-evolutiva, los aportes de los enfoques teóricos y las decisiones universales, como así también las repuestas generadas a partir de nuestra compleja realidad.

Los autores

Universidad Tecnológica Nacional

4

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

I.

Introducción

Para contribuir al proceso de conceptualización general sobre el desarrollo forestal sustentable puede ser importante retomar los aportes que suelen hacerse desde la perspectiva de la Ecofilosofía, en tanto se trata de un desarrollo teórico sobre la Ecología y el Desarrollo Sustentable, orientado instalados en dos campos fundamentales: al tratamiento de temas centrales

a. La configuración y desarrollo de una metaciencia interdisciplinaria. b. La estructuración de un marco ético-valorativo socioambiental. Así entonces, se trata de un ámbito ubicado entre la ciencia y la filosofía, con claras implicancias ideológico-políticas. Su nacimiento puede ubicarse en la década de los años 70s del siglo XX, en el marco de los trabajos de Arne Naess, Leo Marx y George Sessions (Naess, 1973; Marx, 1983; Sessions, 1995; Lauer, 2002). Por esos años, ya se había acentuado la preocupación por la temática ecológica y se ofrecían en varias Universidades cursos sobre Ética Ambiental. Esa preocupación se acentuó al tratarse públicamente las consecuencias de la contaminación. Luego de ello se pasó sucesivamente al debate de las relaciones entre conservación y preservación, el cuidado de la biodiversidad y el respeto para con las generaciones futuras (Alimonda, 2002; ANUIES, 2001; Barkin, 1998; Blauert y Zadek; 1999).

II. Una aproximación a los fundamentos El término “fundamento” se usa en varios sentidos. A veces equivale a “principio”; en oportunidades a “razón”; también a “origen”. Sin embargo, “origen” suele reservarse a la dimensión temporal. Aquí se pretende aludir a la función de los fundamentos en cuanto a que éstos pueden sustentar a los principios particulares del ser, el quehacer y el obrar. Esto permitiría una exposición homogénea de los diversos desarrollos y aplicaciones derivados. Sea cual fuera la dirección que se tomara en estas disquisiciones, parece que “lo forestal” debería, aparte de los fundamentos científicos, tecnológicos y antropológicos,
Universidad Tecnológica Nacional

5

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

tomar en consideración ciertas cuestiones de tipo cultural. Y aquí sería plausible analizar los aspectos históricos, religiosos y culturales del árbol. El adjetivo "forestal" se utiliza para indicar lo relativo al bosque y sus productos, donde “bosque” alude a un lugar extenso con comunidades vegetales con dominancia de la forma de vida “árbol” con cierta cobertura. Ambas voces, "forestal" y "bosque", aunque de origen extraño al castellano, han conseguido imponerse y ser de empleo habitual (Gil Sánchez, 2003). Etimológicamente forestal alude a los bosques y su aprovechamiento. Deviene del latín forestālis (bosque), que a su vez proviene de foras: afuera. Por otro lado, “bosque” proviene del griego “dasos”, que a su vez en el latín antiguo significó “pastar”, “el lugar en el que se come”. De allí que la “dasonomía” es la disciplina que estudia los bosques en lo que hace a su formación, manejo, reproducción y aprovechamiento buscando la máxima renta del capital forestal en calidad y cantidad a través del tiempo. También el vocablo selva (del latín silva) definido como terreno extenso, inculto y muy poblado de árboles se utiliza como sinónimo de bosque. Sin embargo, la selva se distingue del bosque por la variedad de ecosistemas que la componen. Se acepta que el bosque templado es más simple que las selvas o bosques tropicales húmedos que se encuentran en zonas de clima cálido y con lluvias que suelen superar los 2.000 mm anuales. La selva es el bioma más complejo y el que cuenta con la mayor diversidad de especies. En todo el mundo se utilizan muchas definiciones del término “bosque”, lo que refleja las amplias diferencias en las condiciones biogeofísicas, estructuras sociales, y situaciones económicas. Para efectos legales los países han definido los conceptos de bosque y de otras tierras forestales en términos de i) necesidades jurídicas, administrativas o culturales; ii) uso de las tierras; iii) cubierta de dosel; o iv) densidad de carbono o de biomasa (IPCC, 2000); pero en la mayoría de las definiciones, se acepta que bosque es el tipo de vegetación dominada por árboles. El árbol es una de las primeras cosas que han llamado la atención al género humano. El símbolo del árbol es el primero y el último de las Escrituras, y a partir de él
Universidad Tecnológica Nacional

6

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

se

abre

el

mundo

de

la
En esta línea haremos una pequeña referencia y a título de ejemplo de uno de los árboles más bellos del sur de Argentina y Chile: el Pehuén, conocido también como Araucaria araucaria, Araucaria imbricata y comúnmente como Pino del Neuquén. Se lo encuentra entre los 37° y 40° de latitud sur en los Andes patagónicos. Es una conífera que puede superar los 40 metros de altura y se ha señalado que puede llegar a los 1000 años de vida. Su corteza lo ayuda a sobrevivir a los embates del clima y a los frecuentes incendios de bosques. Su madera se utiliza en la fabricación de muebles, terciados, ornamentación y pasta para papel. Es un alimento importante para las etnias locales, los Mapuches quienes con la harina de los frutos (“piñones”) hacen pan y tortas y también una bebida. Los recolectan en otoño (meses de marzo a junio) y la tarea se constituye en algo primordial: el corte de la piña cuidando de no dañar el árbol para luego sacar los piñones. El sobrante de cada cosecha es almacenado cuidadosamente bajo tierra para que se conserve fresco y dulce. Es un alimento sumamente nutritivo, ya sea cocido con agua o a las brasas (“rescoldo”). En épocas remotas gran parte de la región andina habría estado cubierta de pehuenes, ya que se han encontrado piñones petrificados en la Puna de Atacama, la Patagonia y hasta en la Antártida. Este árbol es venerado por la comunidad Mapuche que deposita ofrendas en el ejemplar más antiguo y alza sus oraciones diciendo: “ A Tí debemos nuestras vidas y te rogamos a Tí, el Grande; a Tí nuestro Padre; no dejes morir a los Pehuenes”. Ese ejemplar posee, de acuerdo con las creencias, el “pehuén mapu cushe” o sea el espíritu protector de toda la naturaleza; cuida a los hombres, animales, plantas, arroyos, montañas y lagos. En su momento se incoporó el Pehuén al escudo de la Provincia del Neuquén (Argentina).
Esteban D´Atri 1980

significación espiritual del árbol en la tradición judeocristiana. El aspecto simbólico del árbol

desempeña allí un papel central y con él se relacionan los

símbolos más antiguos que se conocen. Antes de la conformación de las tres religiones monoteístas occidentales, diversas creencias, civilizaciones y mitos enfatizaron el rol del árbol en su relación con la vida, la muerte, la educación, las esperanzas y el devenir de los grupos humanos. Pero

también es el centro simbólico de lo que hoy denominamos “ecosistemas” y su relación con las diferentes culturas. Por esto y muchas razones más, es que el tema de “lo forestal” debe ser

encarado en el marco de concepciones ambientales interdisciplinarias e integrales (Crews, 2003).

III. Breve recorrido histórico de lo ambiental Se hace necesario hacer aquí una pequeña recorrida histórica que tome en consideración algunos hitos importantes en el avance, tanto del pensamiento ambiental, como en la toma de acuerdos globales destinados a normar y mitigar los efectos del deterioro del ambiente, los nuevos logros tecnológicos y las implicancias que todo esto trae para las cuestiones del Desarrollo.

Universidad Tecnológica Nacional

7

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Si bien podríamos remontarnos a muchos años atrás, debemos centrarnos hoy en el pasado reciente, aunque no podremos prescindir de referencias a algunos aportes fundamentales realizados por pensadores que generaron conceptos importantes para el enfoque que pensamos utilizar. Este pasado reciente no puede soslayar los esfuerzos que desde fines del siglo XIX se han venido realizando en casi todo en mundo para constituir Parques Nacionales. El pensamiento subyacente a esto era contribuir a la preservación de los recursos ante el avance que ya se advertía en los procesos de industrialización y urbanización y el consiguiente deterioro ambiental, hoy agravado por el denominado proceso de globalización. En 1956 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) presenta el “Libro Naranja” que trata el tema de los derrames en el transporte marítimo. Esto fue muy importante porque ponía en evidencia un problema grave que todavía crece sin cesar, acompañando el incremento del comercio y de la industria y porque explicita la preocupación internacional sobre este asunto (UN, 2009). En 1962 aparece el libro de Raquel Carson “Silent Sprint”. En él, la autora alertó a la humanidad sobre el uso descabellado e inconsciente de algunos químicos sintéticos para controlar insectos (Carson, 1962). Ella se refirió a estos pesticidas como “elixires de la muerte” y advirtió que se abriría la posibilidad de acceder a un mundo moribundo, un mundo sin primavera, sin flores, sin vida. Aún cuando se ocupaba primordialmente del daño biológico que hacemos a la naturaleza y a nosotros mismos, era claro que, en otro nivel, señalaba nuestra arrogancia con respecto al lugar que ocupamos en el mundo. Para la autora, esta deficiencia pensante armonizaba con la falta de madurez filosófica. Carson concluye en el último párrafo de su libro que “ el control de la naturaleza”, es una frase concebida con arrogancia, nacida en la edad biológica y filosófica de Neanderthal, cuando se suponía que la naturaleza existía para conveniencia del hombre. En 1972 se lleva a cabo la Conferencia de Estocolmo, oportunidad en la que se señalaba que “el hombre tiene la responsabilidad especial de preservar y administrar juiciosamente el patrimonio de la flora y fauna silvestres y su habitat, que se encuentran actualmente en grave peligro por una combinación de factores adversos. En

Universidad Tecnológica Nacional

8

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

consecuencia, al planificar el desarrollo económico, debe atribuirse importancia a la conservación de la naturaleza, incluidos la flora y la fauna silvestres.” También se señalaba que las políticas ambientales deberían encaminarse a aumentar el potencial de crecimiento actual y futuro de los países en desarrollo y no deberían menoscabar ese potencial de crecimiento ni obstaculizar el logro de mejores condiciones de vida para todos. En 1980 se presenta la Estrategia Mundial de Conservación que fuera preparada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). De su texto interesa rescatar aquí su señalamiento sobre la falta de apoyo a la conservación, debido a la escasez de conciencia sobre los beneficios de la misma. También resalta la responsabilidad de conservar los recursos vivos y de minimizar el impacto sobre ellos, indicando también la responsabilidad de los Gobiernos sobre este aspecto. El llamado Informe Brundtland de 1987 (“Nuestro Futuro Común”) reconoció el hecho de que el desarrollo económico en sí puede ser un importante factor contribuyente al aumento de los problemas ambientales, si no se arbitran sistemas adecuados de protección, poniéndose un acento especial sobre nuestra

responsabilidad para con las generaciones futuras. En octubre de 1991 UICN/PNUMA/WWF dan a conocer un nuevo documento (“Cuidar la Tierra”) que, en ciertas temáticas, es continuador del aparecido en 1980 y subraya las características del mundo en la década de los 90’s, señalando el agravamiento de la situación ambiental mundial (UICN, PNUMA y WWF, 1991). En el marco de la Conferencia de Río, “Cumbre de la Tierra”, se da a conocer la Agenda 21. En ese Documento, se hacen referencias al Desarrollo Sostenible y al compromiso de los distintos sectores para con él. Así dice, por ejemplo: “A fin de abordar la problemática del medio ambiente y el desarrollo, los Estados han decidido establecer una nueva asociación mundial. En el marco de esta asociación, todos los Estados se comprometen a mantener un diálogo continuo y constructivo, basado en la necesidad de lograr que la economía mundial sea más eficiente y justa, teniendo presentes la
Universidad Tecnológica Nacional

9

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

creciente interdependencia de la Comunidad de la Naciones y el hecho de que el desarrollo sostenible, debería pasar a ser tema prioritario del programa de la Comunidad Internacional”. En los últimos veinticinco años, muchos documentos aportan líneas conceptuales y políticas referidas a la necesidad del Desarrollo Sustentable. Interesa, al menos, recordar aquí el Informe Anual del Banco Mundial de 1985, la Declaración de Cocoyoc, la Carta de Belgrado, la Declaración sobre las Políticas y Procedimientos Ambientales Relativos al Desarrollo Económico, la Carta Mundial de los Suelos, la Declaración de Bogotá, la Declaración del Ambiente y Crisis firmada en Medellín, los Documentos publicados por el Instituto de Recursos Mundiales, la Alianza Centroamericana para el Desarrollo Sostenible y la Declaración del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo en el año 2002, en donde se reafirman los compromisos con los Principios Forestales y el Programa 21, aprobado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), celebrada en Río de Janeiro en 1992. Desde la perspectiva de los Derechos Humanos es necesario señalar que son "derechos morales", porque en principio no forman parte del derecho positivo. Forman parte, entonces, de la ética cívica. Hoy se aceptan tres "generaciones " de estos Derechos. En la primera, se ubican los derechos civiles y políticos, identidad y ciudadanía. En la segunda, los derechos sociales, económicos y culturales. En lo que hace a los de la tercera generación encontramos los derechos a la paz, a un medio ambiente sano y a la calidad de vida. En este último caso están ligados a los esfuerzos y cooperaciones a nivel planetario. Aún están en pleno debate. Si bien los Derechos Humanos en general se han incluido en el ámbito de la moral, poco a poco los de las dos primeras generaciones han sido reconocidos, sobre todo a partir de su inclusión en las cartas de la ONU. Por otro lado, en muchos casos los derechos a la paz y a un ambiente sano han sido incluidos en algunas Constituciones Nacionales. Esto es sólo una pequeña muestra de lo publicado a nivel internacional sobre la temática que nos ocupa. Desde otra perspectiva, cabe recordar otros avances. La Ecología, por ejemplo, que había surgido en el último cuarto de siglo XIX como una parte de la Biología, se va

Universidad Tecnológica Nacional

10

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

configurando como el estudio interdisciplinario de las relaciones entre los organismos y su ambiente. Ya avanzado este siglo surge la Ecología Humana, entendida como el estudio de la estructura y desarrollo de las comunidades humanas en términos de adaptaciones a su ambiente, tomando en cuenta los sistemas tecnológicos y patrones de organización y cómo esa adaptación se lleva a cabo. Luego surgirá la Ecología Social, concebida como aquél enfoque que rescata los principios de la unidad en la diversidad, la espontaneidad y la visión de una comunidad no jerárquica de comunidades ecológicas (Gallopín, 2003; García, 2004; Gligo, 2006).

IV. El Desarrollo Sustentable Pero, ¿qué debe entenderse por Desarrollo Sustentable?. La misma complejidad del tema ha favorecido la formulación de distintas definiciones encuadradas en diferentes marcos teóricos. El primer problema reside en el concepto de “desarrollo”, surgido a partir de algunas de las conceptualizaciones de Keynes. Para Latinoamérica es, tal vez, más traumatizante la aparición (en un discurso pronunciado por el Presidente Truman en 1949) del concepto de “Subdesarrollo” mediante el cual nuestros países se incluyen, junto con otros, en una categoría de compleja descripción pero de fuertes implicancias políticas y económicas. La Estrategia “Cuidar la Tierra” utiliza la palabra “sostenible” en varias combinaciones, tales como “desarrollo sostenible”, “economía sostenible”, “sociedad sostenible” y “uso sostenible”. También aclara que si una actividad fuera sostenible, virtualmente podría continuar por un tiempo indefinido. Sin embargo, no puede existir una garantía de sostenibilidad a largo plazo, porque sigue habiendo diversos factores poco conocidos o imprevisibles. La Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CMMA) definió el “desarrollo sostenible” como un “desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las propias” (Brundtland, 1987). Aquí podemos incorporar a la discusión el concepto de “medio ambiente” dejando de lado la conocida anécdota del error de transcripción dado en
Universidad Tecnológica Nacional

11

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Estocolmo, lo real es que ya en 1887 Halford Mackinder sostenía que la base de la Geografía era el “medio ambiente físico”, y aunque admitió que “sin duda el otro elemento es el hombre en la sociedad”, relegó esta idea al pie de página de una de sus obras en la que observó que “el análisis de este elemento será más breve que el del medio ambiente” (The Columbia Encyclopedia, 2008). Hacia 1974 se hablaba de "medio ambiente" y algunos organismos ligados a la UNESCO impulsaban la idea de avanzar en el desarrollo de la “Mesología” entendida como el estudio del medio en relación con los problemas sociales y por concomitancia, jurídicos, económicos, demográficos y culturales. De aquí que poco a poco se ha ido imponiendo la utilización del concepto “ambiente” en un intento de clarificar y definir más concretamente al ámbito de estas preocupaciones. En fin, lo cierto es que han surgido críticas ante el uso de conceptos tales como “desarrollo sostenible”, “crecimiento sostenible” y “utilización sostenible”, como si fueran idénticos. La mencionada Estrategia nos indica, sin embargo, que “crecimiento sostenible” es un término contradictorio, pues nada físico puede crecer indefinidamente y que “uso sostenible” sólo es aplicable a los recursos renovables, dado que significa su utilización a un ritmo que no supere su capacidad de renovación. Por ello, se propuso utilizar la expresión “desarrollo sostenible” con el siguiente significado: mejorar la calidad de vida humana sin rebasar la capacidad de carga de los ecosistemas que la sustentan (UICN, PNUMA y WWF, 1991). En tal sentido una “economía sostenible” sería el producto de un desarrollo sostenible, que mantendría su base de recursos naturales y podría continuar desarrollándose mediante la adaptación y mejores conocimientos, organización y eficiencia técnica, y una mayor sabiduría. Afortunadamente, en español podemos distinguir entre “sostenible” y “sustentable”. Podemos reservar este último concepto para incorporar al primero la noción de lo fundante, lo cultural, lo político, la soberanía y la paz. Nos guiaremos ahora con la definición propuesta por la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo: “Es un proceso evolutivo sustentado en el equilibrio ecológico y el soporte vital de la Región, a través del crecimiento económico y la transformación de los métodos de producción y patrones de consumo, con respeto pleno a la integridad
Universidad Tecnológica Nacional

12

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

étnica y cultural regional, nacional y local, así como en el fortalecimiento de la participación democrática de la sociedad civil en convivencia pacífica y en armonía con la naturaleza, sin comprometer y garantizando la calidad de vida de las generaciones futuras.” (CCAD, 1994). Por otra parte, Moacir Gadotti, en su libro Pedagogía de la Tierra afirma que el término sustentable se desgastó cuando se le asoció con el desarrollo, llegando incluso a convertirse en un rótulo aplicable a casi cualquier cosa; para el autor “…sustentable es más que un calificativo del desarrollo. Va más allá de la preservación de los recursos naturales y de la viabilidad de un desarrollo sin agresión al medio ambiente. Implica un equilibrio del ser humano consigo mismo y, en consecuencia, con el planeta (y más aún, con el universo). La sustentabilidad que defendemos se refiere al propio sentido de lo que somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos, como seres con sentido y dadores del sentido de todo lo que nos rodea.” (Gadotti, 2002). Dado que al resaltar la responsabilidad de las actuales generaciones con respecto a la viabilidad de las futuras, se plantea un problema ético; esto nos conduce a hacer algunos señalamientos sobre la actual situación a manera de un pequeño aporte diagnóstico. A partir de esto comienza a resaltarse que el concepto del Desarrollo Sustentable deberá referirse a un conjunto de acciones transectoriales y

intergeneracionales. El primer aspecto que resaltaremos es el tema de la población. Se afirma que la Tierra cuenta en la actualidad con 6800 millones de habitantes. Las predicciones a partir de estas cifras difieren ampliamente, pero recurrentemente se indica que la población mundial podría ubicarse en el año 2050 como mínimo en el orden de los 9000 millones. Asimismo, de los 6800 millones, 4400 se ubican entre los 15 y 24 años, 520 tienen más de 65 años y 500 millones viven en América Latina, Continente en el que, de acuerdo con lo que insistentemente señalan ciertos organismos internacionales, se dan los mayores niveles de injusticia social y falta de equidad. En sí, los datos son preocupantes, pero como sucede en todos los aspectos que aquí tratamos, no deben analizarse aisladamente, separados de otros fenómenos e indicadores. Un informe reciente de la OIT, habla de la "generación perdida". Se refiere a los jóvenes que han

Universidad Tecnológica Nacional

13

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

abandonado la búsqueda de trabajo, porque no ven posibilidad alguna de encontrarlo. Para este Organismo Internacional, el número de desempleados jóvenes es el mayor de la historia, siendo mayor en las mujeres. El panorama en nuestro Continente puede resumirse así: 7 millones de jóvenes desempleados. De los que trabajan, la remuneración promedio es casi la mitad de la de los adultos, 65% carece de seguro médico y el 68% no tiene seguro de pensiones. El desempleo en la población joven pobre supera en 19% al de los de la clase media. Uno de cada cinco jóvenes está fuera del sistema educativo y del mercado de trabajo (Kliksberg, 2010). En efecto, estas cifras no pueden tomarse sin considerar, al menos, otros tres aspectos fundamentales: estilos de desarrollo, pobreza y concentración de la población. Se sostiene que, de los 6800 millones de habitantes actuales, 700 viven en la opulencia y 1500 en la pobreza. Pero también, que la mayoría del dinero generado por el capital financiero se encuentra en manos de 358 “hipermillonarios”. Si a esto agregamos la injusta distribución de la riqueza y la concentración de la población en centros urbanos muchas veces insustentables, la cuestión se complica fuertemente. Por otro lado, la entrada en escena de la denominada “globalización”, con el acentuado predominio del comercio, del capital financiero sobre el productivo, el incremento incontrolable de las deudas externas y la erosión del concepto de soberanía nacional ha introducido nuevos elementos que agravan la situación. El mundo ha entrado a partir del 2008 en una peligrosa crisis socioeconómica global que tiene como un componente importante a las “commodities”. Los especuladores se “apalancaron” hasta lo inimaginable impulsando la generación de dinero en vez de impulsar el desarrollo, egoísmo en lugar de proyectos compartidos, una verdadera destrucción en vez de construcción. Esto, acompañado del crecimiento y concentración del capital financiero. El día tras día fue marcando nuevos récords en los precios de los combustibles y de los alimentos para luego verse afectados por las crisis financieras, económicas y políticas. Esto se dio en el marco de la globalización, misma que fue definida como un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala. Los principales riesgos son:
Universidad Tecnológica Nacional

14

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Irresponsabilidad de Gobiernos, Capital Financiero y Empresas y Organizaciones Transnacionales.

Aumento de desequilibrios de empresas nacionales y transnacionales, así como de los conflictos económicos, sociales y territoriales.

Incremento de conflictos bélicos y crecimiento exponencial de los gastos militares.

• •

Aumento de la pobreza y negatividad de los índices de desarrollo humano. Incremento de la destrucción y sobreexplotacoión de los recursos naturales renovables y no renovables.

Actualmente hay más pobres que en 1980. No sólo se ha mantenido la tendencia a la concentración del ingreso hacia los sectores más favorecidos, sino que a consecuencia de las políticas de ajuste y del aumento del desempleo, algunos sectores medios se deslizaron hasta ubicarse por debajo de la línea de pobreza. En América Latina, la pobreza no puede atribuirse únicamente a la “década perdida”, sino que también constituye un resultado de la herencia histórica, agravada por sus tradicionales patrones de crecimiento y producción. La pobreza y la desigualdad, por otra parte, han sido problemas persistentes en la mayoría de los países de América Latina, desde su incorporación al mercado mundial y al libre comercio (Álvarez Leguizamón, 2007). En la actualidad estos patrones favorecen una fuerte expansión y crecimiento económico-financiero, sin eliminar la pobreza. Pero aún hay más: ¿qué entendemos por “pobreza”? y ¿qué por “opulencia”?. De nuestra respuesta a esto podrían extraerse conclusiones importantes. La pobreza puede ser caracterizada como una insuficiencia en el acceso a bienes y servicios medida de acuerdo a estándares específicos para una sociedad en un momento determinado. Es, por lo tanto, una condición relativa. Sin embargo, es también una cuestión tecnológica y sobre todo moral. Si la prioridad del Desarrollo es permitir a las personas el disfrute de una vida prolongada, saludable y satisfactoria, este Desarrollo debe priorizar a las comunidades y basarse en la conservación.

Universidad Tecnológica Nacional

15

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Deberíamos pensar en la afirmación de algunos autores que señalan que si los ya mencionados 6800 millones de habitantes vivieran como los 700 millones más privilegiados, el planeta ya sería insustentable. A esto conduce la evidencia de que entre aquellos que viven en la opulencia, priman estilos de vida basados en el despilfarro, incentivando el consumismo y conduciendo al “capitalismo salvaje”. El tema también se hace difícil al tomar conocimiento de que la destrucción del patrimonio natural ha sido francamente importante y que el ritmo parece imparable. Es decir, hay consecuencias ambientales de los modos de vida y consumo, que afectan el aumento de gases con efecto invernadero y el calentamiento global; la destrucción de la capa de ozono; la lluvia ácida; la contaminación de aguas, el suelo y el aire; la deforestación; la erosión del suelo y desertificación; la producción de desechos; los productos químicos xenobióticos; la migración de contaminantes orgánicos persistentes; el agotamiento de los recursos naturales; la pérdida de biodiversidad y de espacios naturales y el incremento del medio ambiente urbano. Al respecto, es de hacer notar que en este 2010, por primera vez en la historia de la humanidad, más de la mitad de la población del planeta vive en concentraciones urbanas. Así, en 200 años desaparecieron 2 millones de kilómetros cuadrados de bosques. Actualmente, se afirma que se dispone de 28 millones de kilómetros cuadrados de ellos y debemos recordar que éstos constituyen ecosistemas muy diversificados que sustentan a millones de especies y proporcionan una amplia gama de recursos, siendo actores principalísimos en los ciclos del agua, del carbono y del oxígeno. Pasemos a recordar dos de los puntos habitualmente considerados en los diagnósticos globales. Nos referimos a la destrucción de la capa de ozono y al calentamiento global. Europa y América del Norte son responsables del 80% de las emisiones mundiales de contaminantes que provocan el smog y la lluvia ácida que consume los bosques. Conforme se avance en la industrialización, se agravarán los problemas y la sustentabilidad del desarrollo se verá seriamente comprometida. Además, el cambio climático, provocado por las emisiones hacia la atmósfera de gases generadores del efecto invernadero, constituye otra amenaza para la sustentabilidad. En este sentido, cabe recordar que los países industrializados generan las tres cuartas partes del total de dichas emisiones.
Universidad Tecnológica Nacional

16

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

En este contexto, cierto grado de calentamiento global es ya, aparentemente, imparable. Si persiste, producirá un desplazamiento de las regiones climáticas, cambiarán los niveles de precipitación, ascenderá el nivel del mar y se incrementarán las sequías y tormentas. La capa protectora de ozono estratosférico se está adelgazando, básicamente a causa del empleo de los clorofluorocarbonos y otros productos químicos. Al no filtrar los rayos ultravioletas, se producirá una mayor modificación de los ecosistemas marítimos, se reducirá la inmunidad humana a las infecciones y se causarán
El Cuarto Informe de Evaluación del IPCC (2007) afirma que las principales consecuencias antrópicas sobre el clima son: Aumento de la temperatura de la superficie terrestre (0.2ºC/década). Mayores precipitaciones en latitudes altas. Menores precipitaciones en latitudes bajas. Retroceso de los glaciares y del hielo Ártico. Aumento de la temperatura oceánica. Desplazamiento de los patrones de viento y tormentas hacia los polos. Sequías más largas e intensas. Mayor frecuencia de precipitaciones intensas. Mayor frecuencia de temperaturas extremas. Mayor intensidad de los ciclones tropicales y huracanes IPCC (2007)

lesiones oculares y en la piel. Como vemos, una de las características de los fenómenos considerados es su interacción. El Cuarto Informe de Evaluación del IPCC (2007) no deja duda que las causas del cambio climático son atribuibles a la actividad humana (cuadro adjunto); y a ellas habría que agregar las consecuencias del

calentamiento global que sufre la Antártida (Mann, 2009). También cabría referirnos a la Huella Ecológica: indicador agregado definido como el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastizales, bosques, ecosistemas

acuáticos) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los desechos producidos por una población dada con un modo de vida específico de forma indefinida. Su objetivo fundamental consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, comparado con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador para la sostenibilidad.

Universidad Tecnológica Nacional

17

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Otro elemento importante a considerar es el energético y, dentro de él, el consumo del petróleo. Como sabemos, los actuales vínculos económicos tienen como base el acceso a fuentes energéticas baratas. Así, el petróleo es uno de los pivotes fundamentales de la sociedad industrializada contemporánea. De todas las fuentes de energía, el petróleo y el gas representan, por ejemplo, el 75% del total de las necesidades energéticas de los Estados Unidos. Los estudios técnicos con los que se cuenta señalan, por otra parte, que ambos energéticos constituyen la principal fuente para los próximos años. Pero, gran parte del petróleo se “quema” y así, la provisión del hidrocarburo que es utilizado para otros fines (construcción, vestido, agroquímicos, etc.) se verá comprometida en el futuro. La dependencia de este recurso motivó que se hablara de la “era del petróleo”, que se estima entrará en crisis en los próximos veinticinco años. Las posibilidades de reemplazo por otras fuentes es también compleja tanto por la contaminación que generarían, su costo de generación, como por su rendimiento (esto último en el caso de las “energías alternativas”). La humanidad debería, entonces, replantearse cuál será el futuro de las próximas generaciones con un recurso cada vez más caro y escaso, sobre todo en momentos en que al ser humano se lo valora por ser productor de mercancías y realizador consumista. Los países en rápida industrialización enfrentan un doble reto. Si su desarrollo ha de ser sustentable, deberán administrar su proceso mejor de lo que lo han hecho los países ya industrializados. Al mismo tiempo, deben combatir la pobreza y proteger sus recursos naturales que son todavía la base primaria de sus economías, una fuente de ingresos importante y el sustento de las generaciones futuras. Estos países tienen una oportunidad sin igual para encontrar diferentes vías para el desarrollo y, al hacerlo, proveer modelos que podrían seguir otras naciones. Desde esta perspectiva, “Desarrollo Sustentable” significa ejecutar un proceso armónico orientado por la Justicia Social, respetuoso y realizador de valores, que incluya un mayor desarrollo humano y poblaciones estables, una base ecológica segura y una tecnología de gran rendimiento que ahorre energía y cuide los recursos naturales.

Universidad Tecnológica Nacional

18

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Como dijimos, sólo hemos tomado algunos elementos aislados para este pequeño diagnóstico que entonces resulta incompleto, pero útil para nuestra actual tarea. Habiendo ya adoptado una definición de Desarrollo Sustentable, es menester pasar a considerar otros aspectos, también importantes. Cabe indicar que, desde hace una década se considera que el Desarrollo Sustentable es un componente del denominado “Desarrollo Humano” (PNUD, 2000). Éste, la conservación y el crecimiento económico deberán avanzar a la par, con fuertes vínculos políticos recíprocos. Los adelantos a corto plazo en esta materia son posibles, pero no serán sustentables sin una estructura valorativa que les dé sentido. Está claro entonces que el Desarrollo Sustentable tiene múltiples dimensiones, por ejemplo: ética, económica, ideológica, ambiental, tecnológica, educativa, social, estética y política, entre las más importantes.

V. Los Principios Ahora es necesario hacer referencia a los Principios que son necesarios tanto para vivir de una manera sustentable, como así también aquellos fundamentales para insertar en este marco los específicamente forestales. Los primeros han sido elaborados por diversos autores, pero se pueden encontrar estructuradamente en la Estrategia “Cuidar la Tierra” de UICN/PNUMA/WWF, y constituyen un conjunto de enunciados cuya aplicación sería deseable por parte de los diferentes actores sociales. El primero de ellos es respetar y cuidar la comunidad de seres vivientes y no sólo tiene una dimensión ética, sino también estética y económica. Implica considerar no solamente la necesidad de un acuerdo mundial sobre este particular, sino también un reforzamiento del compromiso de los Estados y aún de las personas mismas. El segundo, es mejorar la calidad de la vida humana. Sobre todo, desde la óptica Latinoamericana, este principio es de capital importancia. No se trata de impulsar un preservacionismo a ultranza, sino de lograr un crecimiento económico en un marco de Desarrollo Sustentable y con la mejora de aquellos índices que reflejen un verdadero

Universidad Tecnológica Nacional

19

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

incremento de esa calidad. Aquí, el combate a la pobreza, la mejora de la salud y un incremento de los niveles educativos aparecen como fundamentales. El tercer principio es conservar la vitalidad y diversidad de la Tierra, lo que implica que esta conservación pueda hacer posible una utilización sustentable. Para ello, será necesario además cumplir con el cuarto principio: mantenerse dentro de la capacidad de carga de la tierra, necesario para sustentar organismos sanos y mantener al mismo tiempo la adaptabilidad y la posibilidad de renovación. El quinto principio enfatiza la necesidad de modificar las actitudes y prácticas personales. Esto es fundamental, pues gran parte del éxito de cualquier acción se basará en que masivamente las personas modifiquemos nuestros patrones de conducta, que son difíciles de cambiar y que cuanto más antiguas son las prácticas, más arraigadas se encuentran. El concepto de “patrimonio biológico” apunta al valor de la biodiversidad y llama la atención sobre la necesidad de acabar con el dispendio y la destrucción de este patrimonio. Colateralmente aparece aquí el tema de la propiedad de la biodiversidad. Los recursos deben ser administrados y utilizados cuidadosamente. En este punto, la delicada relación entre la mejora de la calidad de la vida humana y el compromiso ético con las generaciones venideras adquiere una relevancia fundamental. La distribución equitativa de los costos y beneficios del uso de los recursos, así como la aplicación generalizada y responsable del principio de “que quien contamina, paga” habrán de profundizar aún más las discusiones a nivel internacional, y en ellas una posición latinoamericana fuerte y coherente es de vital importancia para nuestro continente. Indudablemente, esto también conducirá a un verdadero análisis de las tecnologías actualmente en uso y a la difusión de aquellas que sean ambientalmente amigables. Sin embargo, sin un marco o acuerdo general de negociación, se podrían dejar fuera del mercado sectores o ramas industriales y, aun más, caer en prácticas de “ecodumping” o de “paraísos ecológicos”, con la aplicación de verdaderas barreras para-arancelarias edificadas sobre la excusa de “salvar el ambiente”, a los trabajadores y a los consumidores.

Universidad Tecnológica Nacional

20

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Las políticas económicas deberán considerar esta situación, pero además, tender a mantener las riquezas naturales, antes que a favorecer el desarrollo de una sociedad consumista, depredadora e instalada en el derroche. Ha llegado la hora de tomar decisiones sobre la base de criterios de previsión y transectorialidad, lo cual supone un esfuerzo de planeación que implica la aplicación de nuevos conceptos y metodologías. En cuanto a los Principios específicamente forestales se indican a continuación algunos de ellos con una intención indicativa más que exhaustiva: *Atender a las necesidades sociales, económicas, ecológicas, culturales y espirituales de las actuales y futuras generaciones. *Proteger el valor cultural y el significado socioambiental de los bosques. *Declarar determinadas zonas boscosas como Patrimonio Natural-Cultural de la Humanidad. *Reconocer la función vital de los bosques en el mantenimiento del equilibrio de los sistemas y procesos sociombientales. *Fortalecer el concepto y el ejercicio de la Soberanía Nacional sobre los bosques. *Reformular las políticas y estrategias forestales nacionales. *Actualizar y coherentizar las legislaciones forestales. *Incrementar las capacidades nacionales y comunitarias para el manejo sustentable de los bosques. *Instalar y operar redes y mecanismos especializados de cooperación

interinstitucional. *Diseñar y aplicar programas de educación ambiental que enfaticen las funciones cultural, estética, socioambiental y económica de los bosques. *Generar y difundir en forma oportuna información científica y tecnológica confiable sobre los bosques y los ecosistemas forestales, promoviendo la participación de todos los actores involucrados. *Favorecer el incremento de las superficies boscosas.

Universidad Tecnológica Nacional

21

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

*Incrementar los esfuerzos para conservar los recursos genéticos forestales. *Concertar mecanismos tendientes a supervisar los mercados de productos forestales. *Determinar los costos forestales reales internalizando las externalidades. *Promover el desarrollo de la silvicultura urbana.

VI. La problemática actual En el marco esbozado, el derecho al Desarrollo Sustentable debería ser considerado como un derecho humano, conectado con los de libertad de expresión, ambiente sano y salvaguarda de los recursos naturales, cuidando de no convertir los problemas del sistema económico en culpabilidades y fracasos personales. Sin embargo, es necesario incorporar otra visión. Es la que toma en consideración las relaciones entre lo humano y lo no humano. Se propuso una “democracia entre las criaturas de Dios”, en oposición a una relación de uso del mundo natural. Esta es la alternativa cristiana de San Francisco de Asís, “Patrono de la Ecología”, que considera al hombre como “Ciudadano honorario de la naturaleza”, integrado a la comunidad de seres vivientes. En este caso, la actitud primaria hacia la naturaleza es de candoroso amor. Pero, como bien observara Max Scheler (Stikkers, 1987), el amor puede suscitar el deseo de dominio, y el amor panteísta de los principios fue seguido por una dominación proveniente de una doble raíz que Ernesto Sábato describe así: “Una nueva clase que únicamente busca el progreso material, y una ciencia positiva que investiga las leyes del mundo físico para ponerlo a su servicio. Capitalismo y conocimiento científico que son anverso y reverso de una misma mentalidad, que llegaron hasta este tiempo nuestro signado por la cantidad y la abstracción.” Tomando en consideración lo señalado más arriba, es posible identificar dos líneas de pensamiento:

Universidad Tecnológica Nacional

22

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

La primera, que propugnaría una “ingeniería de la vida”. Aquí el hombre se ubica frente a la naturaleza, estableciendo una relación de dominación, que apunta a generar “otra naturaleza”. La segunda, sugiere participar en el reino de la vida con el resto de sus componentes, estableciendo una relación cooperativa. Aquí se sugiere que el hombre forma parte de la naturaleza. Esto debe enmarcarse en la consideración de dos corrientes ecológicas; la “divisoria”, con una concepción de inversión - retorno y la “fundacional”, que toma en cuenta cuatro aspectos: Filosófico, Valorativo, Político y Estratégico. La fundacional es propia de las concepciones que preconizan la sustentabildad. También podemos percibir que estamos en una batalla de valores. Por un lado, el Ecocentrismo (priorizando el equilibrio y la diversidad) y, por el otro, el Tecnocentrismo (preconizando el cambio y la manipulación). Se trata también de una lucha ideológica que, muchas veces genera una actitud arrogante que no considera al hombre como ciudadano honorario de la naturaleza. Desde la perspectiva axiológica, se ha producido una “erosión valorativa” (Arne Naess). La crisis y el descontento que afectan al mundo actual es, en parte, la compleja resultante de procesos disímiles y acelerados, confrontaciones sutiles y profundos cambios axiológicos y normativos. La bipolaridad de la guerra fría parece haber sido reemplazada por una fragmentación-integración enmarcada en un proceso de crecimiento tecnológico impregnado de insustentabilidad, con afirmaciones sobre el fin de la historia, la muerte de las ideologías, la prevalencia de la globalización y el triunfo de la ciencia. Muchos teóricos caracterizan a este siglo como el inicio de una nueva era de libertad, pluralismo, democracia, economía participativa, sustentabilidad del desarrollo y aprendizaje permanente. Esto sería el fundamento del principio de “pensar globalmente y actuar localmente”. Otros autores enfatizan, sin embargo, que existirían unas sociedades

“globalizantes” y otras “globalizadas” o, más duramente, ganadores y perdedores en aspectos tan esenciales como el ambiental, cultural, biotecnología, transporte,
Universidad Tecnológica Nacional

23

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

demografía, economía, comunicación, información, inteligencia artificial y relaciones internacionales. Esto en el marco de una cultura dominante que utilizando masivamente un idioma, una moneda y un pensamiento únicos, controlando los medios de "comunicación social", el comercio y el poderío bélico, tiende a la unificación domesticadora, eliminando la diversidad, la originalidad y la libertad. Desde nuestra posición latinoamericana podemos detectar, además, la existencia de un sentimiento que Eduardo Galeano caracterizara como la pretensión de “ser como ellos”. Se adiciona a todo esto la incertidumbre sobre el rumbo que tomarán los procesos globalizadores e integradores, así como las modificaciones ya definidas como “irreversibles” que influirían en las “nuevas sociedades”. De todas maneras, puede afirmarse que el actual proceso político, económico y tecnológico de globalización-integración que viven (o soportan) nuestras sociedades latinoamericanas está condicionando, de hecho, al tránsito hacia un nuevo orden político, socioambiental y económico internacional. Los mecanismos puestos en práctica desde los centros de poder han conducido al desdibujamiento de las nacionalidades, la satanización de los Estados, el

economicismo, el deterioro ambiental y a la disminución de las identidades y diferencias culturales. Sus consecuencias, aún de magnitud imprevisible, pueden ser muy peligrosas encerrando la posibilidad cierta de generar procesos violentos. El fenómeno (globalización) es un componente sustantivo de la modernidad que ha desencadenado, paradójicamente, la fuerza de los nacionalismos, los movimientos étnicos, y aún los fundamentalismos religiosos que en las últimas décadas han surgido como discurso y como movimientos sociales con ciertos ejes constitutivos de las culturas nacionales con un sentido pluralista como identidades de género, regionales, tribales, culturales, urbanas, generacionales, En su “Filosofía de la Historia” G.W. Hegel, anticipaba el futuro de los Estados Unidos: “Si los bosques de Alemania hubieran estado todavía en existencia, la Revolución Francesa no hubiera ocurrido. Norteamérica será comparable a Europa, sólo después que el inmenso espacio que ese país presta a sus habitantes haya sido
Universidad Tecnológica Nacional

24

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

ocupado, y los miembros de su sociedad civil estén referidos unos a otros. [...] América es por lo tanto, donde en los tiempos que vienen delante de nosotros, el destino de la historia mundial se revelará, quizás en un conflicto, entre Norteamérica y América del Sur. Es la tierra del deseo para todos los que están cansados del almacén histórico de la vieja Europa” (Beverley, 2004; Beverley et al., 1995; Hegel, 1994). Para Beverley (2004), “…la globalización requiere una redefinición de América Latina, no sólo de lo que ha sido, sino también de lo que puede y debe ser. Esta redefinición no puede venir de la burguesía o pequeña burguesía, ni de la tradición de la cultura letrada, ni de la izquierda tradicional, porque en esencia, todos esos sectores permanecen anclados al proyecto de la modernidad. Requiere una intencionalidad política y cultural que nace propiamente de los “otros”, es decir, de lo subalterno”. Algunos elementos de esto serían: …“la afirmación bolivariana (si se quiere, de formas de territorialidad que van más allá de la noción oficial); el hecho de que económica y culturalmente la base esencial de América Latina como civilización es el agro y el campesinado y la fuerza del trabajo rural; la sobrevivencia y el resurgimiento de los pueblos indígenas con sus propias formas lingüísticas, culturales y económicas, no sólo como “autonomías” dentro de las naciones-estados sino como un elemento constitutivo de la identidad de esas naciones; la lucha contra el racismo en todas sus formas; las reivindicaciones de las mujeres contra la misoginia y el machismo; las luchas obreras tanto en el campo como en las ciudades para enfrentar regímenes de capitalismo salvaje y conquistar las fuerzas productivas, constituyendo una sociedad justa, libre y soberana e incorporando a los habitantes de las villas miseria, favelas, comunas, ranchos y callampas”. Algunas creencias se desmoronaron y ningún sistema de ideas generales apareció para reemplazarlas. El desafío de la sustentabilidad está inmerso en multitud de problemas, no sólo derivados de la generación y uso de la energía, contaminación, producción de satisfactores y pobreza entre otros, sino también las relacionadas con las actitudes personales, los valores y la eticidad de las decisiones políticas. Es, por lo tanto, y básicamente, un problema político.

Universidad Tecnológica Nacional

25

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Con el advenimiento de la ciencia moderna se hizo posible el avance tecnológico, pero también se puso en entredicho la armonía entre el hombre y el Universo, que los pensamientos clásico y cristiano habían procurado a las conciencias y se descubrieron las fuertes oposiciones existentes entre las leyes de la naturaleza y las que gobiernan a los hombres. “La naturaleza no está sometida a las leyes de la razón humana, las cuales tienden solamente a la utilidad y conservación de los hombres, sino que se extiende a otras infinitas leyes que conciernen al orden eterno de la naturaleza, de lo cual el hombre es sólo una pequeña parte. Lo que en la naturaleza nos parece ridículo, absurdo o malvado, lo es tan sólo en nuestra opinión, por cuanto ignoramos en parte el orden y conexión máxima de la totalidad de la naturaleza y juzgamos solamente desde el punto de vista de nuestra razón humana.” (Spinoza, 1958). Tal vez, trabajar en esta línea sea el principal desafío de una Ecología orientada a la Sustentabilidad, no arrogante y respetuosa de los valores fundamentales. Si la gente dedica la mayor parte de su tiempo a buscar recompensas autogratificantes sin una conciencia del impacto en su entorno; el utilitarismo y el pragmatismo impregnarán las políticas ambientales. Si, por el contrario, las personas están realmente preocupadas por la calidad de vida actual y el respeto por las generaciones futuras, el acento estará puesto en el Desarrollo Sustentable.

VII. La dimensión política Los problemas que enfrentamos requieren, en gran parte, de una toma de decisiones por medios públicos y de ello se ocupa primordialmente el Gobierno; es decir de la dirección y autodirección de las grandes comunidades humanas. De

comunidades organizadas orientadas al logro de la Justicia Social. Por otro lado, la toma de decisiones sociambientales es compleja y

multidimensional. Es así entonces, que será esencial la utilización de un enfoque interdisciplinario, lo que permitirá integrar los “saberes” y evitando sesgos y reduccionismos. los aportes tecnológicos,

Universidad Tecnológica Nacional

26

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

En este sentido, la Política, vista como un quehacer a largo plazo, tiene la función de coordinar el proceso de autoaprendizaje de una sociedad (Deutsch, 1976). Y ésta es una de las grandes tareas a realizar para el logro del Desarrollo Sustentable. Si es ésta la función de la Política, el rol del político será el de conducir ese proceso. Pero hoy en día debemos tomar en consideración el bajo reconocimiento social de los líderes y el hecho de que vemos a algunos de éstos y sus asesores actuando como egresados de Instituciones de Educación Superior que han adoptado enfoques “tecnicistas” en sus procesos formativos y de investigación. Estas Instituciones deben revalorar y redefinir no solamente su rol político, sino también la responsabilidad que de hecho tienen como formadores y, muchas veces, asesores de algunos políticos, planificadores denominados “procesos sociales”. Finalmente, cabría hacer mención a algunos de los grandes problemas socioambientales que la Conducción Política debería encarar con el apoyo de conceptualizaciones fundadas en un pensamiento de base ecológica. En primer lugar, avanzar hacia una definición de un Desarrollo Nacional Sustentable en el marco de la integración Latinoamericana. Ésta debe formularse identificando y respetando los valores prevalentes. No habrá sustentabilidad ni respeto a las generaciones futuras sin un respeto a los valores culturales y naturales nacionales. En segundo lugar, resolver el conflicto entre soberanía, integración y y tomadores de decisiones de los

autorrealización por un lado, frente a la competitividad, la globalización y el consumismo, por el otro. Esto conduce a la reconsideración de las decisiones económicas frente a sus consecuencias socioambientales. A partir de esto, es necesario estructurar propuestas políticas basadas en la democracia, la paz, la Justicia Social y la sustentabilidad. Estas propuestas también deberían apoyar la selección y el desarrollo de tecnologías “ambientalmente amigables” y económicamente viables.

Universidad Tecnológica Nacional

27

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

No existe una sola vía hacia la sustentabilidad. Hay tantas como culturas. Sin embargo, la estructura económica actual propugna la universalización común de todas las culturas posibles. El destino de la Humanidad depende de nuestro reconocimiento de la dignidad de la naturaleza. El “problema ecológico” no es natural, es cultural. Como tal, es producto del ser humano. Algunos hombres han desarrollado respuestas arrogantes cuyo porvenir está limitado por nuestra propia finitud. Esta cuestión pone a los políticos en una posición diferente y, por lo tanto, les exige nuevas responsabilidades enmarcadas en la convicción de que los parámetros de la biosfera determinan los confines del desarrollo. El primer paso para obtener un mundo sustentable consiste en tener la visión para imaginarlo y el temple necesario para encabezar la marcha hacia él. En esta situación, el Pensamiento Socio-ambiental Latinoamericano más que otra cosa, es una fuerza vinculante que aporta los medios necesarios para integrar en una comunidad global a todas las sociedades del mundo por dispares que sean, en una unidad respetuosa de la diversidad. Pero, el problema fundamental sigue siendo ético. Por ello es conveniente recordar nuevamente hoy lo que dijera Emmanuel Kant: “Dos cosas llenan mi ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes, cuanto con más frecuencia y aplicación me ocupo de ellos: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral en mí”.

VIII. Bases para el Desarrollo Forestal Sustentable

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) en Río de Janeiro en 1992 se adoptaron los "Principios Forestales", que despertaron, en ese momento, la atención internacional sobre el manejo, ordenación o gestión forestal sostenible (MFS). A partir de entonces, varios conjuntos de criterios e

Universidad Tecnológica Nacional

28

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

indicadores han sido desarrollados para evaluar el logro del MFS, tanto para planes nacionales, regionales y de unidad de gestión. En vez de la Cumbre de la Tierra ECO 92, las organizaciones que plantearon acordaron Visiones que es Diferentes fundamental
ALGUNOS PRINCIPIOS FORESTALES DE LA CUMBRE DE LA TIERRA ECO 92: VISIONES DIFERENTES. • Los Estados, de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas y los principios del derecho internacional, tienen el derecho soberano a explotar sus propios recursos forestales, cuidando de no perjudicar a otros Estados. • Asimismo, los Estados tienen el derecho soberano de utilizar, ordenar y desarrollar sus bosques de acuerdo con sus necesidades, y sobre la base de una política nacional de desarrollo sostenible que tome en consideración una política racional de uso de la tierra. • La citada ordenación debe atender las necesidades sociales, económicas, ecológicas, culturales y espirituales de las actuales y futuras generaciones. • Es indispensable el suministro de información fiable y oportuna acerca de los bosques y ecosistemas forestales en la formación de una conciencia pública y en la toma de decisiones. • Las políticas y las estrategias nacionales deben proveer un marco para favorecer la ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de los bosques y tierras forestales, promoviendo la participación de todos los grupos sociales interesados. • Debe facilitarse la cooperación internacional en los ámbitos institucional, organizativo, operativo y financiero. • Debe reconocerse la función vital de los bosques en el mantenimiento del equilibrio y los procesos ecológicos a nivel local, nacional, regional y mundial. • La política forestal de cada país debe reconocer y apoyar la cultura, los intereses y los derechos de las poblaciones indígenas y de los habitantes de las zonas boscosas. • Se debe promover las condiciones económicas apropiadas, para que estos grupos desarrollen sus actividades y mantengan su identidad cultural y organización social. • Igualmente, se debe promover la plena participación de la mujer en todos los aspectos de la ordenación, conservación y desarrollo sostenible de los bosques. • Los bosques de todo tipo tienen la importante función de suministrar una fuente renovable de bioenergía, la que debería aprovecharse mejor mediante la ordenación, forestación y reforestación sostenible. • Se debería promover el desarrollo y mejoramiento de las metodologías de evaluación de los valores económicos y no económicos de los bienes y servicios forestales. • Se debe promover la constitución de un ambiente económico internacional para el desarrollo sostenible y ecológicamente racional de los bosques, en el que se incluya modalidades sostenibles de producción y consumo, la erradicación de la pobreza y la promoción de la seguridad alimentaria. • Debe emprenderse el reverdecimiento de la Tierra, adoptando medidas positivas y transparentes de forestación, reforestación y conservación forestal. • En lo relativo al acceso a los recursos biológicos, incluyendo el material genético, se deben tener en cuenta los derechos soberanos de los países en donde se encuentren los bosques. • Los esfuerzos de los países en desarrollo por fortalecer la ordenación, conservación y desarrollo sostenible de los bosques deberían contar con el apoyo de la comunidad internacional, la cual debe prestar especial atención a los países que experimentan una transición hacia economías de mercado. • En la formulación de políticas nacionales sobre los bosques debe tomarse en consideración las precisiones y demandas impuestas a los ecosistemas y bosques por influencias externas al sector forestal.

mantener las funciones forestales y aumentar bosques humanidad; gobiernos, la al contribución bienestar impulsando de de a los la los los

el sector privado,

sindicatos, las cooperativas rurales, las comunidades locales, las

poblaciones indígenas, los jóvenes, las mujeres, los grupos de usuarios y las ONG a trabajar unidos en tareas relacionadas con la ordenación, la diversidad biológica, y las de otros valores no monetarios derivados del manejo sustentable de los bosques. En la misma cumbre paralela se elaboró una Declaración de Principios sobre la Ordenación, Conservación y Desarrollo Sostenible de los Bosques (Consejo de la Tierra-IICA, 1993) que se presentan en el cuadro adjunto. En 2007, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó un

instrumento no vinculante sobre todos

Universidad Tecnológica Nacional

29

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

los tipos de bosques. El instrumento es el primero de su clase, y refleja el firme compromiso internacional para promover la aplicación del MFS a través de un enfoque estructurado. Aquí conviene destacar, que existe diferencia entre MFS y el desarrollo forestal sustentable (DFS). El primero (MFS) es la gestión de los áreas boscosas naturales o establecidas de acuerdo con los principios del desarrollo sustentable, con la ventaja que el MFS tiene objetivos sociales, económicos y ambientales. Muchas instituciones forestales nacionales ya han puesto en práctica diversas formas de gestión sostenible de los bosques y una amplia gama de métodos y herramientas disponibles que han sido probados con el tiempo.

Los Principios de Helsinki

En la Conferencia Ministerial sobre la Protección de los Bosques en Europa, celebrada en Helsinki en 1993, se definió el MFS como la administración y el uso de los bosques y los terrenos forestales en forma e intensidad que permita mantener su biodiversidad, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y potencial para desempeñar, ahora y en el futuro, importantes funciones ecológicas, económicas y sociales, a escala local, nacional y mundial, sin causar perjuicio a otros ecosistemas (Resolución H1 de la Conferencia de Helsinki, 1993), y sobre la base de las definiciones y los criterios generales del MFS sustentados en el ámbito europeo se acordaron los siguientes principios: • Es preciso mantener y mejorar los recursos forestales en pro de la salud y vitalidad de los ecosistemas forestales y del equilibrio general sobre el carbono. Es necesario cuidar los bosques para fomentar sus funciones y condiciones socioeconómicas y en razón de la diversidad biológica de los ecosistemas forestales. Se debe promover la producción de productos madereros y no madereros procedentes de los bosques.

Al respecto, el Presidente M. Ahtisaari (2000) de Finlandia, dirigiendo la palabra a la Conferencia de la FAO de 1999 dijo “La convicción acerca de la sostenibilidad de la
Universidad Tecnológica Nacional

30

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

actividad forestal es ahora mucho más general. Actualmente, se concede la misma importancia a la idea de un crecimiento económico estable que a los conceptos de sostenibilidad ambiental, social y cultural, es decir, el deseo de legar a la próxima generación un patrimonio de bienestar. Sin embargo, cada vez es más difícil conseguir un equilibrio en la ordenación forestal sostenible. Hay que equilibrar los intereses públicos y privados, las necesidades de las generaciones presente y futura y los beneficios ambientales y económicos, por citar tan sólo algunos ejemplos. Pero la idea de proteger los bosques para las generaciones futuras no es una inquietud tan reciente. En España, Lucas Olazábal, en 1883, expresaba de manera explícita esta preocupación, sobre todo con referencia a la madera como recurso. Colbert, en la Ordenanza Forestal Francesa de 1669, o el alemán Hartig en 1804, también mostraron la misma preocupación (García López, 1995; Ambienta, 2009). Esto quedó bien claro en el último congreso forestal mundial, cuando en un comunicado se expresó que los bosques son más que madera y carbono, ya que albergan dos tercios de toda la biodiversidad terrestre y producen servicios ecosistémicos o ambientales críticos como agua, alimento e ingresos provenientes de más de 5000 productos forestales comerciales; y que además, sostienen la identidad cultural y espiritual de millones de personas, destacándose las de los pueblos originarios y las comunidades locales (XIII CFM, 2009). Podemos reflexionar que así como el desarrollo sustentable se apoya en tres ejes fundamentales: economía saludable, equidad social y calidad ambiental, el DFS se debe apoyar necesariamente en los mismos ejes, pero considerando que el principio estriba en que solamente se podrá alcanzar cada uno de estos objetivos de enorme trascendencia si se atiende a los otros dos en forma simultánea y coordinada.

La realidad es que el sector forestal debe satisfacer exigencias cada vez más complejas de un número creciente de usuarios. Sobre este hecho se entrevistó telefónicamente a Guillermo Navarro, economista forestal del CATIE, quien manifestó que a su criterio dos ejemplos de DSF y MFS son Finlandia y Korea del Sur, porque emprendieron un desarrollo de base forestal con un rol preponderante en la construcción de su economía, a la vez que generaron tecnologías de valor agregado y desarrollaron indicadores de la sanidad de los recursos forestales. También destacó la importancia de los incentivos sobre el MF en función de una economía forestal, pero
Universidad Tecnológica Nacional

31

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

que el principal incentivo para reactivar una economía forestal son los precios, como en el caso de Finlandia, que reactivó su economía forestal usando el incentivo de precios. Con el fin de profundizar el análisis, es importante señalar los componentes del desarrollo forestal sustentable, con algunas de sus características y consecuencias. Con este fin se identifican a continuación varios componentes, división un tanto arbitraria, como se verá, debido a las estrechas interrelaciones que existen entre unos y otros: 1) Componente Económico, 2) Componente Socio-cultural, 3) Componente Ecológico-ambiental, y 4) Componente Político-institucional. En concordancia con el concepto de desarrollo sustentable se dictaron normas prácticas para hacer factible el equilibrio entre desarrollo y medio ambiente, permitiendo al Estado ejercer un control directo previo a la ejecución de los proyectos, obras o actividades, o también controles posteriores del uso y manejo de los recursos naturales renovables por parte de las empresas; tales como: licencia ambiental, plan de manejo ambiental, permiso de emisiones atmosféricas, concesión de aguas, permiso de aprovechamiento forestal, permiso de ocupación de cauces, permiso de vertimiento de aguas residuales. Igualmente, como la participación ciudadana es espíritu

constitucional, se ha involucrado a las comunidades en las decisiones sobre el medio ambiente, diversas formas de participación (Valenzuela, 2006). Un desarrollo forestal sustentable requiere la amplia participación de actores provenientes de diferentes sectores de la sociedad y un manejo efectivo de conflictos para conciliar posiciones e intereses divergentes. El reconocimiento de este principio ha dado origen a nuevas iniciativas que buscan descentralizar el poder de decisión, fomentando así la democracia de la toma de decisiones en el sector forestal, haciendo resaltar la importancia de elementos como la transparencia, responsabilidad y equidad, y estimulando la gobernabilidad local de los recursos forestales (Mery et al., 2009).

El Proceso de Montreal

El Proceso de Montreal fue una iniciativa intergubernamental que instituyó un "Grupo
de trabajo sobre criterios e indicadores para la conservación y el manejo sustentable de los bosques templados y boreales". Fue creado en Ginebra, Suiza, en junio de 1994 con la misión de establecer e implementar criterios e indicadores aceptados internacionalmente para la conservación y el manejo sustentable de los bosques templados y boreales
Universidad Tecnológica Nacional

32

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

(http://www.mpci.org). El objetivo fue determinar las tendencias nacionales en las

condiciones y manejo de los bosques que permitieran obtener un marco común para describir, monitorear y evaluar los progresos para lograr sustentabilidad a nivel nacional. Los criterios establecidos fueron: Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica. Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los ecosistemas forestales. Criterio 3: Mantenimiento de la sanidad y vitalidad de los ecosistemas forestales. Criterio 4: Conservación y mantenimiento de los recursos suelo y agua. Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono. Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos de largo plazo para cubrir las necesidades de la sociedad. Criterio 7: Marco legal, institucional y económico para la conservación y manejo sustentable de bosques.

La certificación forestal como nuevo componente en el manejo forestal.

La certificación forestal es el proceso por el cual una organización independiente provee garantías de que un producto o servicio cumple con ciertos requerimientos ambientales en la gestión de manejo forestal sostenible (MFS). Teniendo en cuenta que el MFS, según se ha revisado anteriormente, es la administración y uso de bosques y tierras forestales en cierto modo y a una velocidad que mantenga su biodiversidad, capacidad de regeneración, vitalidad y su potencial para cumplir, ahora y en el futuro, las funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes, a nivel local, nacional y global, sin causar daño a otros ecosistemas y manteniendo el recurso forestal en condiciones productivas. Esta corriente o necesidad de certificar ha sido motivada por una mayor conciencia pública de la destrucción y degradación de los bosques y ha llevado a los consumidores a condicionar sus compras de productos de madera, de modo de no contribuir a la destrucción de los bosques, y de asegurar la disponibilidad de los recursos forestales en el futuro. Como cada vez son más las personas y empresas que quieren productos que provengan de bosques bien manejados; esta demanda de los consumidores llevó a la aparición de la certificación forestal y al etiquetado de productos forestales.
Universidad Tecnológica Nacional

33

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Es así que para poder poner en evidencia de un comportamiento responsable, se respalda la fortaleza competitiva de una organización y mejora su participación en mercados desarrollados, o cuyos consumidores tengan exigencias ambientales y sociales para adquirir productos forestales.

Panorama internacional de la certificación forestal

Actualmente conviven y compiten, en algunos casos, distintos esquemas de certificación. El más extendido internacionalmente es el FSC (Forest Stewardship Council o Consejo de Administración Forestal, que opera desde 1993 y es promovido principalmente por la organización ecologista Fondo Mundial para la Conservación de la
Naturaleza), WWF (www.fsc.org). Este certifica un buen manejo forestal basado en

estándares acordados entre organizaciones no gubernamentales y sociales, unión de trabajadores, compradores, productores y silvicultores. El esquema FSC está basado en estándares de desempeño especificados que necesitan ser cumplidos por la operación forestal antes de que se acredite un certificado para el producto. Sin embargo, en el continente europeo en 1999 comenzó el desarrollo de la Iniciativa Pan Europea de Certificación Forestal o PEFC (Pan European Forest Certification), promovida fundamentalmente por las asociaciones de propietarios privados de Europa que utilizan la madera como materia prima (aserraderos, fabricantes de tablero y de pasta para papel) y basada en los criterios e indicadores emanados de las conferencias interministeriales de Helsinki y Lisboa para la protección de bosques en Europa ( www.pefc.org ). La iniciativa argumenta que

“escogiendo PEFC, los compradores pueden ayudar a combatir la corta ilegal y fomentar las principales funciones que juegan los recursos forestales como: a)

Contribuir al mantenimiento de numerosos ecosistemas y a la diversidad biológica; b) Ser el sustento económico de muchas poblaciones rurales y el origen de una importantísima industria de transformación y c) Tener un papel social y cultural reconocido cada vez en mayor medida”. A éstas hay que añadir otras iniciativas vigentes de certificación de la gestión ambiental, tales como la Norma ISO 14001 y subsiguientes (www.iso.org), el sistema comunitario de gestión y auditoría mediaobientales – EMAS (http://europa.eu/
Universidad Tecnológica Nacional

34

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

legislation_summaries/enterprise/business_environment/l28022_es.htm ) y diversos programas nacionales y marcas de origen.

Organización Internacional de las Maderas Tropicales (ITTO)

La Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT, conocida como por ITTO sus siglas en inglés - http://www.itto.int/es/) se creó en 1986 bajo los auspicios de las Naciones Unidas, en medio de una creciente preocupación mundial por el destino de los bosques tropicales. Si bien casi todo el mundo entonces se alarmaba ante la tasa de deforestación de muchos países tropicales, en general se aceptaba también que el comercio de maderas tropicales era una de las claves del desarrollo económico de estos países. La historia de la OIMT se basa en la armonización de estos dos

conceptos aparentemente dispares. Sin embargo, sus orígenes datan de 1976, cuando comenzó una serie de negociaciones que dio lugar al primer Convenio Internacional de las Maderas Tropicales (CIMT) en el cuarto período de sesiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), como parte del programa sobre productos básicos de esta organización. Como resultado de estas

negociaciones, se acordó el Convenio Internacional de Maderas Tropicales de 1983 (International Tropical Timber Agreement 1983), que rigió sus labores hasta 1994, cuando fue reemplazado por el CIMT, 1994, y posteriormente fue sucedido por el CIMT 2006, actualmente en vigencia bajo los auspicios de la UNCTAD

(http://www.unctad.org/sp/docs/tdtimber3d12_sp.pdf ). En la declaración oficial de su misión la OIMT dice “facilita los debates, las consultas y la cooperación internacional en relación con los diversos aspectos del comercio internacional y la utilización de las maderas tropicales y con la ordenación sostenible de su base de recursos”. En su accionar, la OIMT ha elaborado una serie de documentos normativos acordados a nivel internacional para promover la conservación y la ordenación, la utilización y el comercio sostenibles de los recursos forestales de los trópicos y presta ayuda a los países miembros tropicales (32 países productores y 26 países consumidores) a fin de permitirles adaptar estas normativas a las circunstancias locales para llevarlas a la práctica.

Universidad Tecnológica Nacional

35

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Los bosques y la mitigación del cambio climático

Comprender los motivos que provocan la deforestación y degradación de los bosques ha adquirido importancia en los últimos años porque ambos procesos son una fuente primordial de emisiones de dióxido de carbono. La destrucción de los bosques es responsable del 15 % de las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero (IPCC, 2007; van der Werf, 2009). En consecuencia, disminuirlos es una forma de mitigar el cambio climático. Un estudio reciente conducido por Taylor Ricketts, del Fondo Mundial para la Naturaleza, en el que participaron 16 expertos de Estados Unidos y Brasil, señala que ampliar la protección de los bosques es una forma eficiente y barata de combatir el cambio climático (Ricketts et al., 2010). Sin duda, es de asumir que en la

Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP15), llevada a cabo en Copenhagen, Dinamarca del 7 al 18 de diciembre de 2009, se realizaron sesiones de negociación, plenarias y grupos de trabajo relacionados con la Reducción de Emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) causadas por la Deforestación y la Degradación Forestal (REDD). Además. considerando que los bosques naturales, primarios y secundarios, proporcionan un buen número de bienes y servicios ecosistémicos (ambientales) valiosos a la sociedad y dado que la falta de remuneración de los servicios ambientales de los bosques, suponen una desventaja para la protección de los ecosistemas boscosos, es que el tema REDD cobra importancia para los países de América Latina. A esto se agrega el concepto de REDD + (REDD plus) cuando también se considera la Conservación, Manejo Sostenible del Bosque y Aumento en los Reservorios de Carbono del Bosque, que conlleva implicaciones sociales para las comunidades aledañas a los sistemas boscosos que se pretenden conservar y de biodiversidad de dichos sistemas. Por ello, podría afirmarse que REDD + surge como un proceso con un valor agregado, que incluye al menos tres tipos de beneficios adicionales (Clarke y Haskins, 2009; Kapos et al., 2007; Karousakis, 2007): 1) Beneficio climático: porque reduciría hasta un 20% de las emisiones globales; 2) Beneficio de biodiversidad: porque prevendría pérdida de los hábitats más ricos; y 3) Beneficio social: porque brindaría ganancias y otros beneficios.

Universidad Tecnológica Nacional

36

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

IX. Reflexiones y aportes al pensamiento socioambiental latinoamericano
La situación actual de la agenda ambiental global resulta a veces contradictoria. Por una parte los países del sur deben alcanzar un nivel de desarrollo que garantice los derechos fundamentales y una vida digna a sus habitantes. Primero se proclamó el desarrollo económico acelerado, y luego del Informe Brundtland, el crecimiento económico sostenible como la vía adecuada para acabar con la pobreza (Brundtland, 1987).

Por otra parte, la alarma que despertó el informe Los límites del crecimiento ha hecho global la necesidad de regulaciones ambientales internacionales y ha puesto de manifiesto que el crecimiento económico ilimitado en un planeta limitado no es posible (Meadows et al., 1972).

La asimetría reside en que el concepto de limitar el crecimiento económico a través del consumo de los recursos, entorpece en muchos casos la de lograr el desarrollo. Un ejemplo de este enfrentamiento de intereses es el caso de los bosques: conservar los bosques se ha vuelto urgente para disminuir los niveles de CO2, principal causante del calentamiento global; de hecho, el Acuerdo de Copenhague de la COP 15 de 2009, en su inciso 6 dice…”Somos conscientes de la importancia fundamental de reducir las emisiones debidas a la deforestación y la degradación forestal y de la necesidad de aumentar la absorción de gases de efecto invernadero por los bosques, y convenimos en la necesidad de ofrecer incentivos positivos para esas actividades mediante el establecimiento inmediato de un mecanismo que incluya actividades de REDD-plus con el fin de hacer posible la movilización de recursos financieros de los países desarrollados” (CMNUCC, 2009), y también porque son el hábitat de especies y el territorio vital de muchos pueblos indígenas. Pero a la conservación se opone al hecho de que el negocio forestal (maderable y papelero) es el tercero más rentable en el mundo. En las últimas décadas la idea de que la pobreza degrada el ambiente ha llevado a los gobiernos y la banca internacional a adoptar políticas ambientales que ponen énfasis en atacar la pobreza como una de las amenazas principales a la sostenibilidad

Universidad Tecnológica Nacional

37

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

(Martínez Alier, 1994).

Lo que algunos ecologistas y analistas políticos interpretan

como un intento de echar la culpa a las víctimas. En términos de Foucault (1978), se trata de una serie de tecnologías de poder que pretenden regular los recursos, las formas de producción e incluso a las personas para atender al principio de sostenibilidad ambiental y económica, atacando los causantes de pobreza. Tal noción ha configurado formas de gubernamentalidad ambiental o

ecogubernamentalidad, entendidas como una serie de “regulaciones relacionadas con las nuevas discusiones de biodiversidad y desarrollo sostenible que se presentan como necesarias para así poder defender el planeta (la madre naturaleza) y sus recursos naturales (incluyendo el recurso forestal) a través del desarrollo sostenible” (Ulloa, 2004). A esta altura de la discusión pensamos que el desarrollo forestal sostenible es un discurso y como tal no se refiere a la expresión del pensamiento en palabras sino a “una práctica (específica) con condiciones, reglas y transformaciones históricas” (Escobar, 1996). El DFS como discurso, pensamos que se podría analizar con la metodología del análisis crítico del discurso de Foucault (Van Dijk y Atenea Digital, 2001), que excede los alcances de este trabajo de revisión y aportes conceptuales.

Por otra parte, la integralidad del medio ambiente y el ser humano conlleva a desarrollar un pensamiento sistémico y una visión holística para analizar las relaciones de los componentes de los diversos ecosistemas y los impactos causados por la acción humana. Ese pensamiento podría definirse como un Pensamiento Socio-ambiental Latinoamericano (PSAL).

Louis Lemkow, catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, utiliza el enfoque sociológico para explicar las causas y los efectos que tienen las acciones humanas en la naturaleza y las formas en que ésta impacta en las formas de ser y estar en el mundo. Además, usa el concepto de pensamiento socioambiental y afirma que la influencia del entorno físico sobre la actividad humana es el tema fundamental del pensamiento socioambiental determinista (Lemkow, 2002).

Universidad Tecnológica Nacional

38

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

En el VI Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental, realizado en San Clemente del Tuyú, Argentina, 16-19 de septiembre de 2009, se desarrolló un panel sobre el “Pensamiento Ambiental Latinoamericano” en el que se realizó un recuento y posterior análisis sobre la construcción y el desarrollo de esta corriente de pensamiento. En este panel, Enrique Leff (2009) hizo aportes significativos sobre la definición, así como los principales aportes al pensamiento ambiental latinoamericano, de diversos autores, textos y prácticas y los relacionó con la historia ambiental latinoamericana, que en palabras del autor: “En tiempos recientes, y cada vez de forma más frecuente, ha empezado a rondar por nuestras mentes y a instalarse en nuestros deseos una pretensión: la de ser creadores de un pensamiento propio. Empezamos a escribir en nuestros textos, a inscribir en nuestros programas educativos y a manifestar en nuestras acciones ambientalistas, la aspiración a dar a nuestro pensamiento ambiental la certificación de una denominación de origen: Latinoamérica” [...] “Es desde allí donde el Pensamiento Ambiental Latinoamericano aporta una mirada original que abre las puertas a “El Siglo Americano de Nuestra América”. [...] No podría quedar inadvertido que parte constitutiva de esa colonialidad eurocéntrica es el logocentrismo de las ciencias que ha puesto a debate el pensamiento posmoderno, en sus efectos objetivadores del mundo y concentradores del poder, vinculados con la centralidad geopolítica a la cual está asociada la degradación socioambiental de los países “periféricos”. Sin embargo de ese análisis crítico y de ese deseo emancipatorio –incluso de la emergencia de nuevos actores sociales que encarnan esa resistencia–, no se desprende ni define un pensamiento sociológico y una epistemología propias. Es desde la radicalidad epistemológica del concepto de ambiente, que nace de la crisis ambiental como punto límite de la racionalidad dominante, de donde surge un saber ambiental emancipador, arraigado en los potenciales ecológicos y la creatividad cultural de los territorios del Sur”. En este enfoque el autor reivindica los saberes locales despreciados culturalmente por las relaciones de poder imperantes y por las pretensiones globalizantes del llamado pensamiento occidental moderno. Los criterios que debería reunir este pensamiento son tener un sustento ético y un conjunto de valores que permitan una nueva forma de pensar, que propicie una relación armónica entre la sociedad y la naturaleza, con una actitud crítica y una conciencia social, ambiental y política que apoye los procesos de sustentabilidad, en el marco de una economía solidaria.
Universidad Tecnológica Nacional

39

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Para ello, es importante acceder a nuevos conocimientos, en forma crítica y propositiva sobre las situaciones locales, nacionales y globales. Se espera que ese PSAL se logre a través de la generación de una conciencia pública ambiental, la elevación de los niveles de comprensión de la ciudadanía sobre temas ambientales y la expresión de compromisos para actuar voluntariamente y para exigir a las autoridades que se apliquen decisiones nacionales y locales apropiadas a favor del cumplimiento de los convenios y compromisos ambientales internacionales. Cuando se den estas condiciones, seguramente los empleadores de los sectores estatales y privados, y más aún de la comunidad, toda podrán mejorar las condiciones laborales y del medio ambiente, tales como desarrollar políticas de compras, de reciclado y de manejo de desechos que busquen la protección ambiental, favorezcan la iluminación y la utilización de vehículos de bajo consumo, la reducción de emisiones contaminantes, la utilización de productos de limpieza biodegradables, de madera de bosques con manejo sostenible, de papel reciclado y la eliminación de envoltorios excesivos, entre otras iniciativas. Todo ello instaurando una nueva cultura respetuosa de los valores latinoamericanos apuntando a una real mejora de la calidad de vida de las presentes y futuras generaciones de nuestra América, que se merecen un destino autónomo, solidario, participativo y creador.

Universidad Tecnológica Nacional

40

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

IX. Bibliografía
Ahtisaari, M. 2000. La ordenación forestal sostenible en Finlandia: evolución y posibilidades. Unasylva 200, Vol. 51 : 56-59. Alimonda, Héctor (comp.). 2002. Ecología política. Naturaleza, sociedad y utopía. Buenos Aires: CLACSO, ISBN 950-9231-74-6, 352 p. Documento web: http://www.clacso.org/wwwclacso/espanol/html/libros/ecologia/ecologia.html Alvarez Leguizamon, Sonia. 2007. Concentración de la riqueza, millonarios y reproducción de la pobreza en América Latina. Sociologias, 9(18): 38-73. Documento web: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S151745222007000200004&lng=en&nrm=iso Ambienta. 2009. Edición dedicada a Gestión Forestal Sostenible. Revista Ambienta, Número 87, abril 2009. http://www.revistaambienta.es/WebAmbienta/Sumario.do?num_revista=87&fecha_revista= 2009-04-01 ANUIES (Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior). 2001. La Educación superior ante los desafíos de la sustentabilidad (Antología, 3 volúmenes). México: 626 p. Barkin, D. 1998. Riqueza, pobreza y desarrollo sustentable. México: Editorial Jus y Centro de Ecología y Desarrollo. Documento web: http://www.anea.org.mx/publicaciones.htm

Beverley, John. 2004. Hacia un nuevo latinoamericanismo (after 9/11). Contracorriente: A Journal of Social History and Literature in Latin America, 2(1): 21-32. Documento
web: http://www.ncsu.edu/project/acontracorriente/fall_04/Beverely.pdf

Beverley, John, ed.; Aronna, Michael, ed.; Oviedo, José, ed. 1995. The postmodernism: debate in Latin America. Durham, Duke University Press. 322 p. Documento web:
http://www.amazon.com/Postmodernism-Debate-Latin-America boundary/dp/ 0822316145/ ref=sr_1_fkmr1_1?ie=UTF8&qid=1276263960&sr=1-1-fkmr1#reader_0822316145 Blauert J. y S. Zadek. 1999. Mediación para la Sustentabilidad. Construyendo políticas desde las bases. México. , Plaza y Valdez, IDS, CIESAS, Consejo Británico. 410 p. BOLFOR (Proyecto de Manejo Forestal Sostenible). 1996. Hacia el Manejo Forestal Sostenible. Edición: Delicia Gutiérrez R. BOLFOR, Santa Cruz, Bolivia. 205 p. Documento web: http://www.fao.org/DOCREP/ARTICLE/WFC/XII/MS3-S.HTM Botkin, Daniel B. 1990. Discordant Harmonies. New York, NY: Oxford University Press. 241 p. Brundtland, Gro Harlem. 1987. Report of the World Commission on Environment and Development: Our Common Future. Oslo: UN Document A/42/427. Documento web: http://www.un-documents.net/wced-ocf.htm Carson, Rachel. 1962. Silent Spring. Houghton Mifflin Company, Boston, USA. 400 p. CCAD (Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo). 1994. Cumbre de Presidentes Centroamericanos (Cumbre Ecologica). Managua, Nicaragua, 12 de Octubre de 1994. ALIDES (Alianza para el Desarrollo Sostenible de Centroamérica). Documento web: http://www.sieca.org.gt/Publico/Reuniones_Presidentes/cumbre_ecologica_centroamerican a/alianza.htm CFM (XIII Congreso Forestal Mundial). 2009. Mensaje del XIII Congreso Forestal Mundial a la COP 15 de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. Documento web: http://www.cfm2009.org/es/detalle-novedad.asp?IdNovedad=203
Universidad Tecnológica Nacional

41

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Clarke, J.; Haskins, J. 2009. Los pagos por la reducción de las emisiones de carbono causadas por la degradación forestal podrían preservar el hábitat de orangutanes, elefantes y otros mamíferos Amenazados. Comunicación, 5 de junio de 2009. Consultative Group on International Agricultural Research (CGIAR)-Centro Internacional de Investigación Forestal (CIFOR). Documento web: http://www.cifor.cgiar.org/publications/pdf_files/media/ CIFORMediaRelease-2009_06_05_spanish.pdf CMNUCC (Convención Marco sobre el Cambio Climático). 2009. Acuerdo de Copenhague. En Informe de la Conferencia de las Partes sobre su 15º período de sesiones, celebrado en Copenhague del 7 al 19 de diciembre de 2009. Documento FCCC/CP/2009/11/Add.1. p. 4. Documento web: http://unfccc.int/documentation/documents/advanced_search/items/ 3594.php?rec=j&priref=600005735#beg

Consejo de la Tierra-IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura). 1993. La Cumbre de la Tierra Eco 92: Visiones Diferentes. San José, C.R. IICA. 350 p.
Crews, J. 2003. Significado simbólico del bosque y del árbol en el folclore. Unasylva 54(2): 3743. Documento web: ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/005/y9882s/y9882s07.pdf Davis, L. S.; Johnson, K. N.; Bettinger, P. S.; Howard, T. E. 2001. Forest Management, 4th Ed. Boston, MA: McGraw Hill. 804 p.

Deleuze, Gilles y Guattari, Félix. 1977. Rizoma. Edit. Pre-textos, Valencia, 57 p.
Deutsch, K.W. 1974. On the interaction of ecological and political systems: Some potential contributions to the study of man and his environment. Social Science Information, 13(6): 515. Emerton, Lucy. 2003. La valoración de los bosques tropicales: ¿Ha sido todo en vano? En Actas del XII Congreso Forestal Mundial, Québec City, Canadá. Escobar, Arturo, 1996. La invención del tercer mundo: Construcción y deconstrucción del desarrollo, Colección Vitral. Reimpresión 2004. Grupo Editorial Norma, Santa Fé de Bogotá. 473 p.

Espina Prieto, Mayra. 2005. Complejidad y pensamiento social. Complexus: Revista de Complejidad, Ciencia y Estética, 1 (2): 77-114. Documento web: http://www.sintesys.cl/complexus/revista2/articulos2/maira espina.pdf
Foucault, Michel. 1978. La gobernabilidad. Fuente: "La «gouvernamentalité»"; curso del College de France, año 1977-1978. «Seguridad, territorio y población», 4° lección, 1 de febrero de 1978, Aut-Aut, n° 167-168, septiembre-diciembre de 1978, págs. 12-29. Documento web: http://foros.fox.presidencia.gob.mx/read.php?3,100478 FSC (Forest Stewarship Council). 2009. Una guía fácil de usar sobre la certificación FSC para pequeños propietarios. Serie Técnica FSC No. 2009-T003. FSC International Center, Bonn, Germany. 21 p.

Gadotti, Moacir. 2002. Pedagogía de la Tierra. Trad. Eduardo Lucio Molina y Vedia. México, Siglo XXI, 1ª. Ed. en español, 195 p.
Gallopin, G. 2003. Sostenibilidad y Desarrollo Sostenible: Un enfoque sistémico. Serie Medio Ambiente y Desarrollo No. 64. Chile: CEPAL, 46 p. Documento web: http://www.eclac.cl/publicaciones/MedioAmbiente/4/LCL1864PE/lcl1864p.pdf García, E. 2004. Medio Ambiente y Sociedad. La civilización industrial y los límites del planeta. Madrid: Alianza Editorial, 356 p.

Universidad Tecnológica Nacional

42

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

García López, Javier M. 1995. Orígenes de la ordenación de montes en España: la Escuela de prácticas forestales de EL Espinar (Segovia) y sus trabajos (1859-1862). Agricultura y Sociedad, 74:221-240. Documento web: http://www.mapa.es/ministerio/pags/biblioteca/revistas/pdf_ays/a074_08.pdf Gil Sánchez, L. 2003. La voz "montes" y la transformación histórica del espacio natural. Cuad. Soc. Esp. Cien. For., 16: 19-29. Gligo, Nicolo. 2006. Estilos de desarrollo y medio ambiente en América Latina, un cuarto de siglo después. Serie medio ambiente y desarrollo. Santiago de Chile: CEPAL, 109 p. Documento web: http://www.oei.es/decada/portadas/LCL-2533-P.pdf

Hegel, Georg Wilhelm. 1994. Lecciones Sobre la Filosofia de la Historia Universal. Trad. Julián Marrades, Ediciones Altaya. Barcelona.
IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change). 2000. Land Use, Land-Use Change, and Forestry. A Special Report of the IPCC [Watson, R.T., I.R. Noble, B. Bolin, N.H. Ravindranath, D.J. Verardo, y D.J. Dokken (eds.)] Cambridge University Press, Cambridge, Reino Unido y Nueva York, NY, Estados Unidos, 377 p. IPCC(Intergovernmental Panel on Climate Change). 2007: Summary for Policymakers. In: Climate Change 2007: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change [Solomon, S., D. Qin, M. Manning, Z. enhen, M. Marquis, K.B. Averyt, M.Tignor and H.L. Miller (eds.)]. Cambridge University Press, Cambridge, United Kingdom and New York, NY, USA. Documento web: http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar4/wg1/ar4-wg1-spm-sp.pdf Izko, Xavier y Burneo, Diego. 2003. Herramientas para el desarrollo forestal sostenible de los bosques sudamericanos. Programa de Conservación de Bosques, Oficina Regional para América del Sur, UICN-Sur. Quito, Ecuador. 156 p. Kapos, V.; Herkenrath, P.; Miles, L.. 2007. Reducing Emissions from Deforestation: A Key Opportunity for Attaining Multiple Benefits. UNEP World Conservation Monitoring Centre, Cambridge, U.K. 16 p. Karousakis, Katia. 2007. Incentives to reduce GHG emissions from deforestation: lessons learned from Costa Rica and Mexico. OECD (Organisation for Economic Co-Operation and Development)-International Energy Agency (IEA). Paris, France. 50 p. Documento web: http://www.oecd.org/dataoecd/55/54/38523758.pdf

Kliksberg, Bernardo. 2010. Es difícil ser joven en América Latina: los desafíos abiertos. Sudamericana-Random House Mondadori, Buenos Aires. 288 p.,
Lauer, D.W. 2002. Arne Næss on deep ecology and ethics. The Journal of Value Inquiry 36: 109–115. Leff, Enrique (coord.) 2002. Ética, vida y sustentabilidad. Serie Pensamiento Ambiental Latinoamericano No. 5. México: PNUMA, 331p. Documento web: http://www.pronaf.gov.br/dater/arquivos/etica_vida_sustentabilidad_leff.pdf Leff, Enrique. 2004. Racionalidad Ambiental. La Reapropiación Social de la Naturaleza. Siglo XXI Editores, México.

Leff, Enrique. 2009. Pensamiento Ambiental Latinoamericano. Texto elaborado a partir de una intervención en el panel intitulado “Pensamiento Ambiental Latinoamericano”, VI Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental, San Clemente de Tuyú, Argentina, 16-19 de septiembre de 2009. http://www.6iberoea.ambiente.gov.ar/mesasredondas.htm

Universidad Tecnológica Nacional

43

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Lemkow, Louis. 2002. Sociología ambiental. Pensamiento socioambiental y ecología social del riesgo. Barcelona, Icaria Editorial, colección Antrazyt, 231 p.
Luque, S. y J. Sánchez. 2009. El bosque, la mejor aula. II Congreso Regional de Conservación de Bosques y Cuencas Hídricas. Río Ceballos, Argentina, 17- 19 de Septiembre de 2009. Resúmenes. p. 9.

Mann, Michael E. 2009. Defining dangerous anthropogenic interference. PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America), 106(11):4065-4066. Documento Web: http://www.pnas.org/content/106/11/4065.full.pdf
Martinez Alier, Joan. 1994. Pobreza y medio ambiente: Una crítica del Informe Brundtland. En De la economía ecológica al ecologismo popular. 2 ed. Icaria, Barcelona. pp. 87-96. Marx, Leo. 1983. Are science and society going in the same direction? Science, Technology, & Human Values, 8( 4): 6-9. Meadows, Donella H. (dir.) y Meadows, Dennis L.; Randers, Jorgen; Behrens, William W. 1972. Los límites del crecimiento. Informe al Club de Roma. México, Fondo de Cultura Económica, México, DF. 255 p. Meadows, Donella H.; Meadows, Dennis L.; Randers, Jorgen. 1993. Más allá de los límites del crecimiento: La continuación de los límites del crecimiento. Segunda edición. El País, Aguilar, México, DF. 355 p. Mery, G., Alfaro, R., Kanninen, M., Lobovikov, M., Vanhanen.,H. y Pye-Smith, C. (eds.). 2005. Bosques para el Nuevo Milenio. Ministerio de Asuntos Exteriores de Finlandia-Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal (IUFRO)- Proyecto “Los Bosques del Mundo, la Sociedad y el Medio Ambiente” (WFSE). Helsinki, Finlandia. 37 p. Mery, G., Galloway, G., Sabogal C., Alfaro, R., Louman, B., Kengen, S., y Stoian, D. 2009. Bosques que beneficien a la gente y sustenten la naturaleza: Políticas forestales esenciales para América Latina. Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE)Los Bosques del Mundo la Sociedad y el Medio Ambiente (WFSE), Turrialba, CR. 21 p.

Morin, Edgar. 1990. Introducción al pensamiento complejo. Ed. Gedisa, Barcelona.
Naess, Arne. 1973. The shallow and the deep, long-range ecology movements: A summary. Inquiry (Oslo) 16: 95-100. Navarro, Guillermo; Obando, German y Corella, Osvaldo. 2008. Ambientalismo light, y la resaca forestal en Costa Rica. Discusión presentada en el “taller sobre el Abastecimiento Sostenible de la Madera en Costa Rica”. OET, Estación La Selva, 10-11 de Abril, 2008. Olazábal, Lucas de. 1883. Ordenación y valoración de montes. Madrid. 517 p. Documento Web: http://www.ingenierosdemontes.org/perfil/hist4.asp

NU (Naciones Unidas). 2002. Declaración y mensaje ministerial del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques a la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible. Asamblea General. Documento A/CONF. 199/PC/1. 5 p. Documento Web: http://www.un.org/spanish/conferences/wssd/doconf.htm PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo). 2000. Informe sobre Desarrollo Humano 2000. Ediciones Mundi-Prensa. Madrid. 290 p. Documento Web: http://hdr.undp.org/en/media/HDR_2000_ES.pdf Ricketts, T.H., Soares-Filho, B., da Fonseca, G.A.B., Nepstad, D., Pfaff, A., et al. 2010. Indigenous Lands, Protected Areas, and Slowing Climate Change. PLoS Biol 8(3): http://www.plosbiology.org/article/info:doi%2F10.1371%2Fjournal.pbio.1000331
Universidad Tecnológica Nacional

44

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Sábato, Ernesto. 1987. Apologías y rechazos. Seix Barral, Barcelona. Spinoza, B. 1958. Ética demostrada según el orden geométrico. Fondo de Cultura Económica. México. The Columbia Encyclopedia, Sixth Edition. 2008. "Sir Halford John Mackinder." Documento web: http://www.encyclopedia.com/doc/1E1-Mackinde.html UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) y WWF (Fondo mundial para la Conservación de la Naturaleza). 1991. Cuidar la Tierra. Estrategia para el Futuro de la Vida. UICN, Gland, Suiza. Ulloa, Astrid. 2004. La construcción del nativo ecológico. Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH). COLCIENCIAS, Bogotá. 364 p. Valenzuela, Luis Fernando. 2006. Medio ambiente, empresa socialmente responsable y racionalidad ambiental. Revista Ideas Ambientales, 3: 134-155. Documento web: http://www.manizales.unal.edu.co/modules/unrev_ideasAmb/documentos/IAedicion3.pdf

van der Werf, G.R., Morton, D.C., DeFries, R.S., Olivier, J.G.J., Kasibhatla, P.S., et al. 2009. CO2 emissions from forest loss. Nature Geosciense 2: 737–738. http://www.nature.com/ngeo/journal/v2/n11/full/ngeo671.html
Van Dijk,T. y Atenea Digital. 2001. El análisis crítico del discurso y el pensamiento social. Atenea Digital, 1, 18-24. Documento web: http://blues.uab.es/athenea/num1/vandijk.pdf

Universidad Tecnológica Nacional

45

Universidad EARTH

Aportes conceptuales a la teoría del desarrollo forestal sustentable - Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo

Virgilio Cozzi y Ricardo O. Russo
Universidad Tecnológica Nacional

Universidad Tecnológica Nacional - Universidad EARTH
46

Universidad EARTH

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->