Está en la página 1de 1

Reseña no.

14
CONSECUENCIAS DE LA MODERNIDAD
Anthony Giddens
Alianza Universidad- 1997.

"Cuando descubrimos que existen varias culturas en vez de una sola,


repentinamente se hace posible la existencia de otros y nosotros mismos somos
otro entre los otros". Esta afirmación perentoria de la necesidad del pluralismo
para confrontar la modernidad que supone la globalización es uno de los aportes
profundos del Profesor Giddens a la conceptualización filosófica del nuevo orden
global.

Giddens ha sido señalado como uno de los inspiradores de la denominada


"Tercera Vía"; Flaco favor le hacen quienes asocian al ilustre catedrático con lo
que no pasa de ser una simple utilización política y electoral del programa de
gobierno que llevó al Señor Blair a la primera magistratura del Reino Unido.

Las tesis de Giddens sobre la modernidad y su impacto en las concepciones de


tiempo y espacio, su respuesta al llamado evolucionismo social que concebía el
desarrollo como un comportamiento lineal y sus apreciaciones sobre el impacto
de la tecnología en los patrones sociales de comportamiento contemporáneos
son aportes realmente profundos a las concepciones prevalecientes sobre los
alcances del proceso globalizador.

Para Giddens el nuevo orden global estará dado por el poder de los estados
nacionales, de las alianzas militares y de las empresas transnacionales. En este
contexto, el papel legitimador de los Estados estará asociado a su capacidad
para asumir y administrar los riesgos que "se ciernen" sobre el ciudadano común
y corriente. La determinabilidad de los riesgos es, para el autor, lo que determina
la gobernabilidad de un país.

Mas reflexivamente, el libro habla de la poliarquía como la base de una


gobernabilidad que entiende como "la constante sensibilidad del gobierno a las
preferencias de sus ciudadanos considerados políticamente iguales " . Y esta,
por supuesto, la tarea inmediata del Estado de proteger al ciudadano de lo que
Giddens denomina el "riesgo global" frente al cual, simpáticamente, haciendo
gala de su humor inglés, el autor caracteriza las distintas actitudes que pueden
asumir los individuos: La actitud de la aceptación pragmática que es sobrevivir,
La del optimismo sostenido: si no ha sucedido, no sucederá. La del optimismo
providencial: Dios no querrá que suceda. La del pesimismo cínico: la indiferencia
y la del compromiso radical: movilizarse para atenuarlo.Cuál de estas actitudes
asume el propio lector, es algo que se deja abierto en la obra que ya puede
considerarse como uno de los clásicos de la globalización.

ES