P. 1
OPEP. Antecedentes y Creacion. Secuestro de Ministros 1975

OPEP. Antecedentes y Creacion. Secuestro de Ministros 1975

|Views: 3.291|Likes:
Publicado porenergia21

More info:

Categories:Types, Business/Law
Published by: energia21 on Sep 20, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/28/2012

pdf

text

original

OPEP: Antecedentes y Creación.

Secuestro de Ministros 1975 Lindolfo León
Antecedentes En 1938, Venezuela llega a ser el tercer país productor de petróleo del mundo, con mas de 500.000 barriles por día, después de Estados Unidos y Rusia, y además, el primer exportador de ese producto hacia los mercados mundiales, especialmente Norte América. Todos los países del Medio Oriente juntos no llegaban a producir mas de 475.000 barriles por día. Esta situación se mantuvo igual hasta 1947, cuando los Estados Unidos deciden importar 1000 b/d de petróleo desde los países árabes e Irán, cifra que en un año subió a 75.000 b/d, y siguió aumentando progresivamente hasta llegar a competir seriamente con el crudo venezolano y desplazar a Venezuela como tercer país productor del mundo a mediados de 1949. Las compañías petroleras transnacionales Norteamericanas e Inglesas, tenían el monopolio de la producción en todos los países productores del Medio Oriente y unilateralmente comenzaron a bajar los precios de compra del crudo de exportación, con el único propósito de que este petróleo llegase a la costa este de USA al mismo precio que se cotizaban los crudos de Texas y de Venezuela, y poder así obligar a Venezuela a vender su producción al precio impuesto por las empresas, y tenerlo a su disposición, mas cerca y en algunos casos mas barato. Los ingresos que Venezuela percibía por la venta de su petróleo eran prácticamente establecidos por las “compañías”, ya que su interés era comprarlo al menor precio posible, teniendo como factor de presión, la amenaza de recurrir a los crudos del Medio Oriente. El 12 de noviembre de 1948, el Gobierno venezolano promulga una ley mediante la cual se establecía que las utilidades de las compañías petroleras se repartirían con la fórmula del 50/50. Esta medida fue la gota que rebosó el vaso de las empresas concesionarias, y aun no se sabe si este hecho contribuyó a que 12 días mas tarde se produjo un golpe militar que derrocó al Gobierno de Don Rómulo Gallegos, constituyéndose una Junta Militar de Gobierno conformada por los Tenientes Coroneles Carlos Delgado Chalbaud, Marcos Pérez Jiménez y Luís Felipe Llovera Páez. Este gobierno manejó la industria a su antojo, pero siempre asesorado por las “compañías”; y fue así como se otorgaron nuevas concesiones petroleras en 1956 y 1957, dando paso a la explotación indiscriminada de los yacimientos del Lago de Maracaibo, donde se establecieron mas de 15 compañías. Una vez derrocado el gobierno de Marcos Perea Jiménez en enero de 1958, y entronizada la democracia en Venezuela con las elecciones de diciembre de 1958, y la elección del Presidente Rómulo Betancourt, llegó al Ministerio de Minas e Hidrocarburos, el Doctor Juan Pablo Pérez Alfonzo, un abogado estudioso de la materia petrolera, quien desde 1948, cuando era Ministro de Fomento en el gobierno de la Junta Revolucionaria de Gobierno, surgida después del golpe de estado del 18 de octubre de 1945, tenía sus reservas con 1

las “compañías”, a las que fustigaba acusándolas de aprovecharse de la coyuntura del petroleo del Medio Oriente, para imponer precios viles al petróleo venezolano, además, con la competencia del petróleo árabe con el petróleo venezolano, era casi imposible que Venezuela ni siquiera pudiera negociar un aumento de precios. Por otra parte, sabía que las “compañías” se aprovechaban de la poca experiencia de los árabes en materia petrolera, para obtener petróleo barato, obteniendo así el control absoluto de la fijación de precios. Fue así como en 1947, Pérez Alfonzo tomó la decisión de contactar a los árabes para imponerlos de la realidad de los hechos, e informarle de las experiencias venezolanas logradas desde que se aprobó la Ley de Hidrocarburos en 1943, hasta las decisiones tomadas por su gobierno (trienio 1945-1948) en materia de hidrocarburos, y los planes que el se proponía a realizar en el futuro inmediato. Estos contactos no se llegaron a culminar porque una Junta Revolucionaria de Gobierno conformada por los Tenientes Coroneles Carlos Delgado Chabaud, quien la presidió, Marcos Pérez Jiménez y Luís Felipe Llovera Páez derrocó al Gobierno Constitucional del Presidente Rómulo Gallegos el 24 de noviembre de 1948. Sin embargo, la Cancillería del nuevo gobierno decidió enviar una delegación al Medio Oriente, conformada por Edmundo Luongo Cabello, Luís Emilio Monsanto y Ezequiel Monsalve Casado, quienes visitaron a Arabia Saudita, Irán, Irak, Egipto, Kuwait y Siria, cuyos gobiernos fueron informados de todos los planes petroleros de Venezuela, incluyendo la Ley de Hidrocarburos y de sus relaciones con las empresas petroleras concesionarias. El 23 de enero de 1958, cae el Gobierno de Marcos Pérez Jiménez, quien había asumido la presidencia cuando fue asesinado el Presidente Delgado Chalbaud en noviembre de 1950. En diciembre del año 58, se realizan elecciones generales y gana Rómulo Betancourt; quien es proclamado en febrero de 1959, Presidente Constitucional de la República por el Congreso Nacional. Juan Pablo Pérez Alfonzo es designado Ministro de Minas e Hidrocarburos, e inmediatamente después de haber tomado posesión, se puso en contacto con el Ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Abdalah El Tariki, a quien conocía por referencias desde 1947, a través del para entonces Embajador de Irán en Washington, Hussein Alá, hombre de confianza del Sha de Persia, Rehza Pahlavi, cuando ese mismo año, siendo Ministro de Fomento, encabezó una delegación a Washington para reunirse con el señor Alá, a fin de establecer los primeros contactos petroleros de Venezuela con los países del Medio Oriente. Política Petrolera Venezolana (1959) Ya como Ministro de Minas e Hidrocarburos, se propuso establecer su política petrolera, que había quedado en suspenso desde el derrocamiento de la Junta Revolucionaria de Gobierno el 24 de noviembre de 1948. Se reunió con el Presidente Betancourt y le comunicó los planes que había concebido para el desarrollo de la industria petrolera venezolana. a través de lo que el llamó una “política petrolera nacionalista, tendente a la defensa y conservación del petróleo venezolano, enmarcada en un Pentágono de Acción con cinco ángulos claves, de los cuales, el que se refiere a la constitución de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, alargaba sus líneas

2

fuera del ámbito de la jurisdicción nacional, y los otros cuatro ángulos de la estructura del Pentágono de Acción, quedaban plenamente bajo la soberanía de Venezuela”. La aplicación de esta política, le daría a Venezuela una independencia en el manejo y comercialización de su petróleo, y la deslastraba poco a poco de la extremada dependencia que hasta entonces se tenía de los países desarrollados, los cuales estaban entronizados en el país a través de las empresas transnacionales, que habían recibido concesiones de los gobiernos anteriores. Los cinco ángulos del “Pentágono” eran los siguientes: 1. Participación Razonable en la Explotación de la Riqueza Petrolera. 2. Comisión Coordinadora de la Conservación y el Comercio de los Hidrocarburos. (CCCCH) 3. La Corporación Venezolana del Petróleo. (CVP) 4. No mas Concesiones. 5. La Organización de Países Exportadores de Petróleo. (OPEP) La participación razonable de Venezuela en la explotación de sus hidrocarburos, era una aspiración justa que no se había podido lograr hasta el momento, debido a los poderosos intereses de las empresas transnacionales, apoyados por sus gobiernos, principales consumidores de esta riqueza; y a la debilidad manifiesta por los gobiernos de turno en materia petrolera. Con la creación de la Comisión Coordinadora de la Conservación y el Comercio de los Hidrocarburos, se constituyó el instrumento de defensa de los precios del petróleo, evitando así el despilfarro y mal uso de este recurso natural no renovable. La eficacia de estas medidas se vio limitada, ya que fuera del ámbito nacional, adonde va la mayor parte de nuestra producción, Venezuela no tenía ningún control, pues estas tenían que estar apoyadas por la acción de otros gobiernos de países exportadores. Se puede decir que el principal éxito de la CCCCH fue el de estimular la creación de la OPEP, y como segundo objetivo logrado, el de frenar la tendencia bajista de los precios del petróleo. Venezuela siempre ha logrado obtener mejor precio en las ventas de su petróleo, debido en primer lugar, a la creación de la CCCCH, y en segundo lugar, a su posición estratégica y privilegiada de productor importante en el norte del mar caribe, la cual le da a los compradores mas seguridad en el suministro, y una reducción en el flete si se le compara con los productores del medio oriente. El tercer ángulo del Pentágono Petrolero, lo constituyó la creación de la Corporación Venezolana del Petróleo, CVP. Pérez Alfonzo pensaba que ya era hora de que Venezuela tuviera su propia empresa petrolera, “manejada por

3

venezolanos, para los venezolanos”, capaz de explotar y vender su propio petróleo. La CVP cumplió una función vital en la política petrolera nacional, no solo en el ámbito emocional de todos los venezolanos, sino también en el aspecto económico, pues con esta empresa en plena función integrada, incluyendo el mercado interno, el país logra obtener todos los beneficios derivados de las operaciones petroleras, sin compartirlos con empresas transnacionales. Con las actividades crecientes de la CVP, y sus éxitos obtenidos en las áreas asignadas, como los bloques Lama y Lamar en el sur del lago de Maracaibo, los campos de Hato Viejo y El Toreño en Barinas, Guafita en Apure, Mata, y otros campos en Monagas y Anzoátegui, la CVP se preparó para ser la recipiendaria natural de las concesiones que caducarían en 1983. La estatización petrolera llevada a cabo en 1976, impidió que se realizara esta aspiración que por derecho le correspondía, pues la CVP fue convertida en CORPOVEN, una empresa mas del grupo de las “nacionalizadas”, quedando subordinada a PDVSA, casa matriz de la industria petrolera estatificada. El principio de no mas concesiones, no fue una decisión arbitraria tomada a la ligera por el gobierno, ni tampoco su razón se debió a que el sistema jurídico venezolano de concesiones no fuera apropiado; la razón principal fue el abuso cometido por los gobiernos anteriores, en el otorgamiento de concesiones petroleras, y al desarrollo importante que había alcanzado la industria petrolera en Venezuela. Al tomar esta decisión, el gobierno venezolano explicó que este principio no acababa con las inversiones extranjeras en materia petrolera en el país, pues al otorgarle zonas para posible explotación a la CVP o a cualquier ente estatal, estos podían asociarse con capitales extranjeros para la explotación de tales áreas. Fue así como surgió la idea de los Contratos de Servicio, que mas tarde la CVP suscribió con empresas transnacionales tales como Mobil, Occidental, Shell y otras, para el desarrollo de áreas asignadas, así como de campos maduros, que luego con la creación de PDVSA, caducaron. La creación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, surge de la teoría de la existencia de intereses comunes entre los países productores del medio oriente y Venezuela, a fin de defenderse de las poderosas presiones que ejercían las compañías, que manejaban la industria petrolera nacional de ambas regiones. Por eso, el acercamiento de Venezuela hacia los países del medio oriente no se hizo esperar. Ya desde 1947 se habían hecho los primeros contactos, y una vez que Venezuela adoptó la fórmula del 50/50, para repartir las ganancias de las empresas concesionarias, otros países se lanzaron a la misma aventura. El gobierno de Irán trató de imponerlo a la Anglo Persian en 1949, pero la caída del Primer Ministro Mosadegh, impidió lograrlo; Arabia Saudita y Kuwait hicieron lo mismo con la Arabian América en 1951, y Bahrein e Irak lo lograron en 1952. En 1954, Irán llegó a un arreglo con la Anglo Iranian, bastante mejor a lo que pretendió en 1949.

4

Todos estos eventos lograron crear conciencia en los pueblos respectivos, de que lo mejor que podían hacer era unir esfuerzos para poder defender sus intereses comunes. Con motivo de la celebración en Caracas de la Convención Nacional del Petróleo en Septiembre de 1951 vino a Venezuela una misión de observadores de Arabia Saudita, con el propósito de establecer contactos con personeros del Gobierno Venezolano para crear vínculos mas importantes entre estos dos grandes exportadores, la visita no dio los resultados esperados y la situación continuó igual. Congreso Árabe de Petróleo El cierre del Canal de Suez en 1956, contribuyó a que los países exportadores se dieran cuenta de que el hecho de ser un país pequeño en vías de desarrollo, no le daba derecho a las transnacionales de tratarlos injustamente en la explotación de sus recursos y bienes. La República Árabe Unida, presidida por Gamal Abdel Nasser, jefe del gobierno de Egipto, decidió convocar un Congreso Árabe de Petróleo. Los organizadores consideraron que la participación de Venezuela era fundamental, pues este país había tomado decisiones trascendentales, que obligaron a las “compañías” a aceptar condiciones nunca hasta ahora alcanzadas por ninguno de los países productores, además de tener una posición geopolítica importante, como el gran exportador del Caribe. El 16 de abril de 1959 se dio comienzo al congreso en El Cairo. Venezuela asistió con una numerosa delegación presidida por su Ministro de Minas e Hidrocarburos, Juan Pablo Pérez Alfonzo, y conformada por Manuel Pérez Guerrero, Jefe de la Oficina de Coordinación y Planeamiento de la Presidencia de la República, Eduardo Acosta Hermoso, Director de Hidrocarburos, Humberto Peñaloza, Director de Economía, Aníbal R. Martínez, Ejecutivo de la Creole, Antonio Martín Araujo, recién nombrado Embajador en Egipto y Bernardo Flores, Ministro Plenipotenciario en la RAU, Irán, Libia y Etiopía, Por su parte, las “compañías” enviaron delegaciones numerosas a fin de “conocer el pensamiento de los dirigentes árabes”, como dijo un alto funcionario de una empresa anglosajona. A pesar de que las relaciones entre Egipto e Irak no estaban en su mejor punto, debido a la hostilidad existente entre Nasser y Kassem, Jefes de Estado de Egipto e Irak respectivamente, el congreso se llevó a efecto sin la asistencia de Irak, y casualmente fue presidido por un Iraquí, de nombre Mohamed Salman, quien había sido su principal organizador, actuando el Ministro Tariki de Arabia Saudita, como Vicepresidente. El presidente Salman declaró en su discurso inaugural que el propósito del congreso “era el de encontrar formas mejores para hacer efectivo el principio de justicia y equidad que debe existir entre productores y consumidores. Este principio debe guiar a las compañías petroleras a reconsiderar sus contratos con los países árabes, a fin de adaptarlos a las nuevas condiciones y hacerlos mas equitativos”. El Pacto de Maadi Durante la realización del congreso, los representantes venezolanos fueron sometidos a un acoso de espionaje por parte de las empresas petroleras, hasta tal punto, que tuvieron que reunirse secretamente en un Chalet del famoso y lujoso Maadi Yacht Club, situado en una pequeña isla en las afueras de El

5

Cairo, facilitado por el ingeniero egipcio Mahmud Abu Zeid, uno de los organizadores del congreso. Las reuniones bilaterales que se hicieron con los representantes de los países productores, también se realizaron en este sitio, y allí se produjo una especie de pacto de caballeros, llamado “Pacto de Maadi” que fue suscrito por los jefes de las delegaciones: por la RAU: S. Nassim; por Venezuela: Juan Pablo Pérez Alfonso; por Irak: Mohamed Salman; por el Emirato de Kuwait: Ahmed El-Sayed; por Arabia Saudita: Abdulah El-Tariki; por Irán: Farman Farmanian y por la Liga Árabe: Mohamed Salman. En vista del éxito obtenido en estas reuniones al margen del congreso, los representantes de esos países se comprometieron llevar a sus respectivos gobiernos la idea de constituir una Comisión Petrolera Consultiva, que permitiera la discusión de los problemas comunes a fin de llegar a conclusiones coincidentes. Esta comisión debía reunirse ordinariamente una vez al año, además de otras reuniones extraordinarias que a solicitud de alguno de los países, se estimara conveniente su realización. Los acuerdos llegados en este pacto fueron: 1. Aumento de la participación de los países productores de petróleo, en los beneficios sobre una base razonable y equitativa no menor al 60 %. 2. Conveniencia de llegar a una integración de la industria petrolera, a fin de asegurar mercados estables para los países productores, evitando la transferencia de ganancias de una fase de las operaciones a otra, lo cual reducía los ingresos de los gobiernos. 3. Conveniencia de aumentar la capacidad de refinación en los países productores, y de una mejor utilización del gas natural. 4. Optimización del uso del gas natural 5. Creación de empresas petroleras paralelamente a las transnacionales. estatales, que operasen

6. Establecer en cada país, organismos capaces de coordinar desde el punto de vista nacional, la explotación, la producción y la conservación del petróleo. 7. Cualquier cambio en los precios del petróleo, que pretendan hacer las compañías, deberá ser notificado y sometido previamente a la aprobación d los gobiernos de los países productores. 8. Exhortar a todos los países árabes a establecer un sistema de consultas mutuas tendentes a elaborar una política común a todos En estos puntos se refleja la influencia que tuvo el Ministro venezolano Juan Pablo Pérez Alfonzo en el acuerdo final, pues cinco de ellos son una versión internacional de su “Pentágono Petrolero”.

6

El congreso llegó a su final sin mayores incidentes, salvo el causado por la intervención del asesor de Tariki, el norteamericano Franck Hendryx, quien atacó duramente a las empresas petroleras, acusándolas de explotadoras y solicitándole su retiro de las concesiones si no eran capaces de acatar la voluntad y la soberanía de los estados otorgantes de las concesiones. Al final se adoptaron ocho resoluciones que fueron dirigidas al Consejo Económico de la Liga Árabe, de las cuales la mas importante fue la que proponía que todo cambio futuro en el precio del petróleo debería ser sometido previamente a la aprobación de los países productores. Creación de la OPEP La reacción de las grandes compañías no se hizo esperar, comenzaron una política de baja de precios usando como pretexto los excedentes de producción que quedaban sobrantes por encima de la demanda, lo que les obligaba a bajar los precios, forzando así a los países productores a reducir su producción a fin de eliminar los excedentes y balancear la relación oferta/demanda. Inclusive, los pequeños productores independientes del estado de Texas (Grupo TIPRO), se vieron obligados a reducir su producción y algunos de ellos a cerrar pozos. En Mayo de 1960, después de regresar de la convención del Grupo TIPRO, al que fue invitado conjuntamente con Pérez Alfonzo, el Ministro Tariki declaró a la prensa internacional que “la baja de los precios no tenía justificación alguna, la producción debe corresponder a la demanda. Los países productores deben consultarse entre si y acordar una política conjunta. Por su parte, el 8 de agosto de 1960, Pérez Alfonzo en rueda de prensa condenaba públicamente las maniobras que “Las Grandes estaban preparandose para una nueva reducción de precios”….Los grandes países consumidores, cuya prosperidad y nivel de vida la han obtenido en gran parte a expensas de los países pequeños y de bajo niveles de vida, tendrán que cargar con mucho de la culpa y responsabilidad por los efectos adversos que estas tácticas económicas erróneas puedan tener sobre el desarrollo y bienestar del mundo” El 9 de agosto la Exxon anunció una nueva reducción de precios entre 5 y 14 centavos de dollar por barril del crudo del medio oriente. Durante todo el mes de agosto, las empresas Shell, BP, Texaco, Mobil, Gulf y Chevron, anunciaron nuevas rebajas entre 4 y 10 centavos de dollar por barril para los crudos del Medio Oriente; estos anuncios hicieron que los precios llegasen a los niveles de 1950. (Financial Times). Nuevamente, los ministros Tariki y Pérez Alfonzo salieron en defensa de sus intereses respectivos, y es así como el ministro venezolano emite un comunicado oficial mediante el cual anuncia que “Venezuela no acepta ninguna rebaja de los precios oficialmente acordados en su territorio, y que en caso contrario se ordenaría la suspensión de toda la producción que los concesionarios destinaran para la venta con descuentos anormales”. Así mismo instó a sus colegas del Medio Oriente a que pusieran en práctica las medidas necesarias acordadas en el Congreso Árabe de Petróleo. Declaró a la prensa internacional que Venezuela no se iba a dejar arrastrar por una

7

guerra de precios, y que ahora era imperativo un acuerdo para la creación de un pacto petrolero que impidiera el despilfarro del petróleo y ejerciera un frente común ante “las grandes”. A solicitud de Kuwait, Tariki comenzó a organizar una reunión en Riyadh, capital de Arabia Saudita, donde estarían presentes los productores árabes, a fin de tomar una posición árabe conjunta sobre el problema de la reducción de precios. El 21 de agosto Tariki viajó a Beirut para entrevistarse con Antonio Martín Araujo, Embajador de Venezuela en la RAU, Arabia Saudita e Irak, e informarlo de la reunión, con la recomendación de que Venezuela debería estar presente, ya que su Ministro tenía una posición clara sobre el asunto. Fue en esta entrevista, donde se elaboró la lista definitiva de los países que deberían asistir a la reunión preliminar para la creación de un organismo regulador de la producción, exportación y precios del petróleo en el mundo. Como todavía existía una confrontación entre Irak y la RAU, y como esta última no había sido afectada directamente por el problema de la reducción de los precios, aparte de que Irak era un productor mucho mas importante que la RAU, Tariki le propuso al Embajador Araujo que la reunión se efectuase en Bagdad a fin de garantizar la participación de Irak, lo cual fue aceptado por el venezolano. Quedaba todavía un problema con la invitación de Irán, pues su política exterior con Israel, no era del todo bien vista por los países árabes, y solo la RAU había roto relaciones diplomáticas con Irán. Esto en principio no ponía ningún obstáculo para una reunión que agrupara a Irak, Irán, Kuwait, Arabia Saudita y Venezuela, siempre que no se invitara a la RAU. Tariki y Araujo se repartieron las funciones de convocatoria, el primero se encargó de Irak y Kuwait y el segundo se ocupó de convencer a Irán. El 22 de Agosto, Tariki viajaba a Bagdad para discutir el asunto con el Ministro de Petróleo encargado, Talaat Chaibani, el cual fue resuelto satisfactoriamente, saliendo dos días mas tarde para Kuwait. El 24 llegaba Araujo a Teherán para reunirse con el Sha y convencerlo de las bondades del proyecto. El Sha Pahlavi le dio su beneplácito. Inmediatamente el gobierno de Irak se dispuso invitar oficialmente para el día 10 de septiembre a una reunión en Bagdad, a los países seleccionados por el Ministro Tariki y el Embajador Araujo, que fueron: Arabia Saudita, Irán, Kuwait y Venezuela, que conjuntamente con Irak, fueron los cinco países que tuvieron el honor de ser los fundadores de la OPEP. Esta reunión tendría como objetivo principal, la elaboración de un documento que plasmara la política común de los cinco países en materia de producción y precios del petróleo. Esta convocatoria se mantuvo, de mutuo acuerdo entre todos los invitados, en el mas riguroso secreto, para evitar cualquier boicot que pudieran hacer las compañías a través de alguno de ellos hasta el 5 de septiembre, cuando la radio irakí anuncio oficialmente la celebración de una conferencia especial el 10 de septiembre en Bagdad con el fin de definir “una postura unificada de los cinco países enfrentados a la reducción de precios que las compañías petroleras habían anunciado unilateralmente sin consultar con los gobiernos respectivos”. El anuncio tomó por sorpresa a los círculos petroleros mundiales, pues se pensaba que el problema de los precios se iba a discutir en el próximo

8

Congreso Petrolero Árabe que se reuniría en Beirut entre el 17 y el 22 de octubre de ese mismo año 1960, pero la realidad fue otra, la decisión de la convocatoria y el secreto mantenido, rindió los frutos esperados. Por su parte, en los días finales de agosto, Pérez Alfonzo hizo un viaje relámpago a México sin dar detalles del mismo a nadie, ni siquiera a sus colegas del gabinete presidencial, solo lo sabía el Presidente Betancourt. Cuando regresó a Caracas, la prensa nacional reseñó con curiosidad el hecho, pero sin dar detalles pues no los sabía. El 6 de septiembre en rueda de prensa, el Ministro Pérez Alfonzo hizo el anuncio oficial de la convocatoria a la Conferencia de Bagdad, y además, dio los detalles de la razón de su viaje a México, que fue para entrevistarse con el Embajador Soviético en esa nación, para informarle sobre la conferencia, e intercambiar ideas sobre la política de exportación de petróleo de ese país. Refiriéndose a este tema, dijo:”Los soviéticos tienen que abrir los ojos ante la situación de que la declinación de los precios de los crudos afecte mayormente a los países que están necesitados de desarrollo”. Esta visita a México produjo resultados muy favorables, pues una vez constituida la OPEP, la Unión Soviética tomó una posición muy favorable a los intereses de la recién creada organización, reacción esta que ni el mismo Juan Pablo esperaba se produjera tan rápido. Ya la suerte estaba echada, los países productores habían decidido unirse para actuar conjuntamente ante la “agresión permanente de las compañías”, y como un recurso final para tratar de convencer a los gobiernos de los países productores de la inconveniencia de la citada conferencia, la Shell, unilateralmente anuncio el 8 de septiembre una rebaja en los precios del petróleo de 2 a 4 centavos de dollar por barril, la misma cantidad que hacía una semana había rebajado, una torpe decisión, pues con ella querían decirle a los productores que estaban dispuestos a sentarse en la mesa a discutir los precios, ya era demasiado tarde. El 9 de septiembre comenzaron a llegar las delegaciones a Bagdad, las cuales estaban conformadas como sigue: La delegación de Irak, estaba encabezada por su Ministro de Petróleo y de Planificación; Talaat Shaibani, Abd el-Latif Chawaf, Ministro de Comercio; Mohamed Hadid, Asesor Financiero; Abd el Fattah Ibrahim, Director del Consejo para Asuntos Petroleros; Nazem Zahawi, Gobernador del Banco Central, y Taha el Sheik Ahmed, representante del Ministerio de la Defensa. La delegación de Arabia Saudita la presidía Abdulah El Tariki, Ministro de Petróleo acompañado por sus asesores, Franck Hendryx y Faruk Hesseini, norteamericano y palestino respectivamente. La delegación de Irán estaba encabezada por Fuad Ruhani, Director de la National Iranian Oil Company, NIOC, acompañado por Manoucher Farman Farmaian, Fathallah Nafisi y Qutub Sijjadi. La delegación de Kuwait la presidió Ahmed el Omán y la delegación Venezolana estuvo presidida por Juan Pablo Pérez Alfonzo, acompañado por los Embajadores Antonio Martín Araujo y Bernardo Flores, el Agregado Petrolero en El Cairo, Pedro Márquez; Eduardo Acosta Hermoso, Director de Hidrocarburos, Humberto Peñaloza, Director de Economía, Pedro Miguel Pareles, Director del Banco Central, Aníbal R Martínez, Geólogo Petrolero de destacada actuación en la industria y Alfredo Tarre Murzi, Embajador de Venezuela ante la OIT. Qatar decidió enviar a Hassan Kamel un

9

abogado egipcio asesor del gobierno del Emirato, quien a pesar de demandar que se considerase a Qatar como miembro fundador, la Conferencia no lo aceptó en principio, quedando solo como Observador. Los días 10 y 11 se dedicaron a reuniones de consulta y plenarias privadas sin llegar a ningún acuerdo, el 12, convencido de que había que tomar alguna resolución importante y salir de la idea del Comité de Enlace, Irak propuso que se creara una organización permanente con su propio secretariado. Todos acogieron con entusiasmo la idea salvo Irán, quien debía hacer consultas adicionales a su gobierno. El ánimo decreció un poco entre los conferencistas, pero todos estaban dispuestos a llegar al final con o sin Irán, hasta que en la noche del 13, el representante Ruhani recibió una nueva directiva del Sha, aceptando la creación de la organización permanente. En la mañana del 14, el delegado Iraní sorprendió a todos cuando hizo el anuncio oficial de aceptación por parte del gobierno de Irán, agregando además el nombre para la organización y el proyecto de estatutos, proponiendo que fueran adoptados. Lo cierto era que Ruhani era el mas convencido de todos de la creación de la OPEP, pero no pudo lograr convencer al Sha sino hasta la noche del 13. No hay que olvidar los vínculos que unían al soberano iraní con la realeza europea y con algunas familias poderosas de los Estados Unidos, además de las grandes presiones ejercidas por las grandes a través de estos medios. El texto de los estatutos confirmaba las disposiciones del Pacto de Maadi, así como las recomendaciones del Congreso Árabe de Petróleo, pero le agregaba dos nuevos elementos que fueron: la programación de la producción y la solidaridad entre los estados miembros en caso de que las compañías trataran de imponer alguna sanción a cualquiera de ellos; tal compromiso debía llegar hasta el cierre de la producción y cancelación de las concesiones a las empresas agresoras. La Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, quedo constituida por los cinco países asistentes a la conferencia: Irak, Irán, Kuwait, Saudi Arabia y Venezuela. Se firmaron los estatutos tal como fueron presentados por el delegado Iraní, se firmó el Acta Constitutiva, y se designó a Fuad Ruhani Secretario General Ad Ínterin, en reconocimiento a su labor en la tarea de lograr el beneplácito de su gobierno, y por haber contribuido a la redacción de los estatutos, pues esta secretaría le correspondía a Irak, de acuerdo a los estatutos que disponían una alternabilidad en orden alfabético en ingles. De Bagdad Juan Pablo viajó a Teherán, porque quería expresarle al Sha su agradecimiento personal y a nombre del gobierno venezolano, por haberle dado luz verde a su delegado Ruhani. Estando en Bagdad, recibió un telegrama del Presidente Betancourt, en el cual lo felicitaba por el éxito alcanzado y le pedía hacer extensivas esas felicitaciones a los demás miembros de la conferencia, en especial al Ministro Tariki. Lo curioso de esta felicitación, es que en la misma, Betancourt le expresó: … “Usted es el padre de esa organización, sin su intervención y la de Tariki no se hubiera podido

10

lograr nada…. De allí el calificativo con el que hoy día se conoce a Juan Pablo Pérez Alfonzo, como “El Padre de la OPEP”.

La Resolución Nº 3 del Acta de creación de la OPEP dice textualmente: I. “Los Miembros participantes en esta Conferencia someterán antes del 30 de septiembre los textos de las Resoluciones a las Autoridades competentes en sus respectivos países para su aprobación y, tan pronto como sea obtenida dicha aprobación, notificarán consecuencialmente al Presidente de la Primera Conferencia (Ministro de Petróleo de la República de Irak). El presidente de la Conferencia fijará, de acuerdo con los otros Miembros, la fecha y lugar de la próxima Conferencia. Dado en Bagdad, el 14 de septiembre de 1960 El Jefe de la Delegación de la República de Irak, (Fdo.) Dr. Tala’at alShibani. El Jefe de la Delegación del Gobierno de Irán, (Fdo.) Fuad Rouhani. El Jefe de la Delegación de Kuwait, (Fd0.) Ahmed Sayed Omar. El Jefe de la Delegación de Arabia Saudita, (Fdo.) Abdullah Tariki. El Jefe de la Delegación de Venezuela, (Fdo.) Dr. Juan Pablo Pérez Alfonzo. Este documento fue aprobado por el Congreso Nacional, el 22 de mayo de 1961 y apareció en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 26.562 del 26 de mayo de 1961. La Segunda Conferencia de la OPEP, se realizó en Caracas el 16 de enero de 1961 en los salones del Palacio Blanco, edificio anexo al Palacio de Miraflores. Los delegados aprobaron entre otras cosas, la admisión de Qatar como el sexto miembro de la organización y la ratificación de Fuad Ruhani como primer Secretario General. También se escogió la ciudad de Ginebra en Suiza, como sede permanente de la organización. Mas tarde, en diciembre de 1965, la sede fue trasladada a Viena, Austria. En los años siguientes, otros países fueron anexándose a la organización; Libia e Indonesia fueron aceptadas en la Cuarta Conferencia, celebrada en Ginebra en Abril de 1962 en la cual se notó la ausencia del Ministro Tariki, quien fuera despedido por el Rey Saud de Arabia Saudita por considerarlo “subversivo y contrario a los intereses del reino”. Hay que notar que ya Tariki había perdido los favores del Rey, gracias a los esfuerzos hechos por “las grandes”, hasta el punto de llamarlo “el Jeque Rojo”. Fue sucedido por un joven abogado de 32 años llamado Ahmed Zaki Yamani, quien le garantizaba al Rey un cambio en la política agresiva y nacionalista hasta ahora llevada por Tariki, y una vuelta a las relaciones amistosas con los Estados Unidos y con la empresa ARAMCO.

II.

11

Composición de la OPEP A continuación se da la lista de los países miembros de la Organización con sus respectivos años de ingreso: Miembros Fundadores: Irán Irak Kuwait Saudi Arabia Venezuela Qatar Indonesia Libia Emiratos Árabes Unidos Argelia Nigeria Ecuador Gabón

1960

1961 1962 1962 1967 1969 1971 1973 * 1975 *

*

Estos países se retiraron posteriormente

Estructura Organizativa La estructura organizativa de la OPEP esta conformada por: 1. La Conferencia 2. La Junta de Gobernadores 3. El Secretariado 4. La Comisión Económica La Conferencia es la máxima autoridad de la Organización, y consiste en la Reunión de las Delegaciones normalmente presididas por el Ministro de Petróleo de cada país miembro. Se reúne ordinariamente dos veces al año, aunque puede tener reuniones extraordinarias cada vez que convenga a los intereses de la Organización. Las decisiones se toman siempre por unanimidad, y es responsable de la formulación de las políticas generales. También es responsable por la aceptación de nuevos miembros, del nombramiento de los Gobernadores propuestos por los países miembros y elige al Presidente de la Organización, cargo rotativo cuya duración es de un año y al Secretario General.

12

La Junta de Gobernadores está conformada por los Gobernadores nombrados por cada país miembro y confirmados por la Conferencia. Es responsable de la Gerencia de la Organización y de la implementación de las resoluciones dictadas por la Conferencia. Somete el presupuesto anual a la consideración y aprobación de la Conferencia, así como los informes sobre cualquier asunto de interés para todos. El Secretariado es responsable de las funciones ejecutivas de la Organización, de acuerdo a sus estatutos y bajo la dirección del Presidente. El Secretariado está compuesto por: • El Secretario General, quien es el representante ejecutivo y legal de la Organización. Dura en sus funciones tres años renovables por un período adicional. Tiene un Secretario General Adjunto, también designado por el mismo período. Sus funciones son las de coordinación de las actividades administrativas y la supervisión general de los diferentes Departamentos y Divisiones. La División de Investigación, responsable por el desarrollo de un continuo programa de investigación sobre temas relacionados con el Petróleo, la Energía, etc. El Departamento de Administración de Personal La Agencia de Noticias OPECNA La Oficina del Secretario General La Oficina Legal

• • • •

La Comisión Económica La Comisión Económica es un cuerpo especializado que opera bajo el marco del Secretariado, para asesorar a la Organización en la promoción de la estabilidad de los niveles de los precios internacionales del petróleo. Está compuesta por una Junta formada por Representantes de cada país miembro y un Coordinador que “ex oficio” es el Director de la División de Investigación. Para 1963, la OPEP todavía no había dado los frutos esperados por sus fundadores, quienes la habían concebido como un instrumento de “lucha y emancipación”, y por el contrario, se había convertido en “un instrumento de insignificantes discusiones, cuyas interminables manifestaciones y vacilaciones no conducían a ningún resultado tangible”. Pocos días antes de entregar el Ministerio de Minas e Hidrocarburos a su sucesor Manuel Pérez Guerrero, Pérez Alfonzo criticó duramente a la organización, diciendo que: “la asociación de Venezuela con los países productores de otras regiones, no está dando ningún beneficio para nuestro país”. Hasta ahora, Venezuela ha sido el único país exportador que ha mantenido una política coherente de producción en defensa de los precios y con una participación alta en los ingresos petroleros”. 13

En diciembre de 1963, Pérez Alfonzo participó por última vez en la Conferencia de la OPEP celebrada en Riyadh, capital de Arabia Saudita. En esa oportunidad, se expresó diciendo: “Nosotros no regateamos con las compañías, simplemente demandamos lo que es justo” y recomendó a sus colegas de la organización que mostraran una determinación mayor en sus iniciativas, la cual fue desoída por todos. Esto y otros acontecimientos internos de Venezuela obligaron a Pérez Alfonzo a retirarse definitivamente a su residencia “Camurana” en Los Chorros, donde se dedicó a dictar clases magistrales sobre política petrolera a sus alumnos y seguidores. Su espíritu nacionalista, el amor por su país y el viraje que había tomado la política petrolera venezolana, lo obligaron a este retiro voluntario, para no interferir en las relaciones cada día mas estrechas entre el Presidente Betancourt y los Estados Unidos y “salvaguardar los intereses superiores de su país”. Solo fue en los años 1978-1979, cuando los precios alcanzaron niveles equitativos acordes a la realidad de la demanda mundial; en ese momento Pérez Alfonzo declaro: “Ahora el mundo está pagando el precio verdadero del petróleo, el precio de la historia”. La producción total de petróleo del mundo para los primeros años de la década de los ’60 era de unos 28 millones de barriles por día; los países miembros de la OPEP contribuían con el 43 % del total lo cual equivale a unos 12 millones de barriles diarios. Hoy día la OPEP contribuye con el 30 % de la producción mundial, lo cual equivale a unos 22 millones de barriles por día. El Secuestro en Viena Es interesante hacer aquí un relato de un acontecimiento ocurrido en la 56 a Conferencia celebrada en Viena a partir del 20 de diciembre de 1975. A las diez de la mañana del día 21 continuaron los debates en la sala de conferencias del edificio sede situado en el número 10 del Boulevard “Doctor Karl-Lueger”, con la ausencia de los ministros de Qatar y de los Emiratos Árabes, quienes habían partido para Londres la noche anterior sin esperar el final de la reunión. A las 11:45 de la mañana, cinco hombres y una mujer portando bolsos de playa entraron en el vestíbulo de la planta baja del edificio de la OPEP, donde se encontraban los periodistas. Uno de ellos preguntó donde se estaba llevando a cabo la reunión. A la respuesta de uno de los periodistas las seis personas subieron apresuradamente las escaleras y desaparecieron. De pronto se oyeron dos disparos provenientes del primer piso. Uno de los periodistas corrió hacia el sitio y regresó inmediatamente diciendo que estaban disparando en el salón de sesiones. En efecto, los seis atacantes con sendos pasamontañas, ametralladoras y granadas, habían forzado la puerta del salón intimidando a todos los presentes. El escolta austriaco Antón Tichler al tratar de entrar al salón fue muerto de un balazo disparado por la mujer; el guardaespaldas del ministro irakí, también cayó abatido al tratar de intervenir. Youssef Izmirli trató de sorprender al jefe de los terroristas arrebatándole una pistola que portaba y al forcejear con el cayeron al suelo, zafándose el asaltante y con la ametralladora mató al economista de seis balazos. Todos los empleados que

14

se encontraban en los otros pisos fueron apresados y encerrados como rehenes en el salón. Uno de los asaltantes cayó herido con un balazo en el estómago y otro en el muslo, por lo cual el jefe exigió que se le llevara al hospital junto con un empleado del secretariado de nombre Suheil Nasser, que había sido herido en la espalda Los terroristas se encerraron en el salón con mas de 60 rehenes, entre los que se encontraban 11 ministros, a quienes se les obligó a permanecer acostados boca abajo en el suelo. Los ministros víctimas del atentado fueron: Belait Abdesselam, de Argelia; Jaime Dueñas Villavicencio, de Ecuador; Edouard Alexis M’Bouy-Boutzit, de Gabón; Ibnu Sutowo de Indonesia; Tayeh Abd el Karin, de Irak; Jamchid Amuzegar, de Irán; Abd el-Mouttaleb el Kazemi de Kuwait; Ezzedine Mabrouk, de Libia; Mofia Tonjo Akobo, de Nigeria Ahmed Zaki Yamani, de Saudi Arabia; y Valentín Hernández Acosta, de Venezuela. Los terroristas con la situación bajo control y “mas calmada”, dispusieron agrupar a los ministros en tres grupos: los “amigos”, Argelia, Libia. Irak y Kuwait; los “neutrales”, Venezuela, Gabón, Indonesia, Ecuador y Nigeria; y los “enemigos”, Arabia Saudita, Irán, Emiratos Árabes Unidos, y Qatar. Uno de los terroristas colocó una sarta de explosivos alrededor del cuello de los ministros, conectada a dos cables que se puso alrededor del suyo, y las puntas en sus manos, se subió a una silla esperando la orden del jefe para inmolarse y matar a todos. El que fungía de jefe se dirigió a todos diciendo en árabe con acento francés: “este grupo es el Brazo de la Revolución Árabe, y luego prosiguió en francés, “les voy a entregar un comunicado que será leído por uno de ustedes en voz alta”. El comunicado comenzaba diciendo: “Hemos desatado una campaña de información y de impugnación política dirigida contra la alianza entre el imperialismo norteamericano y las fuerzas árabes reaccionarias y cobardes. Los pueblos árabes y los pueblos del Tercer Mundo deben participar directamente en la explotación de sus recursos petroleros; el petróleo debe ponerse al servicio de los árabes y del Tercer Mundo”. El comunicado ataca severamente a Israel y a Irán, calificándolos de “instrumentos activos del imperialismo”. Así mismo, calificaba a la Organización para la Liberación de Palestina, OLP, como “débil y muy conservadora” y acusa a Anwar al Sadat, Presidente de Egipto, como “uno de los principales traidores del mundo árabe”. Cuando el Ministro Iraní Jamchid Amuzegar terminó de leer el comunicado, preguntó a los terroristas: “quienes son ustedes por fin”, y después de un tenso silencio se oyó una carcajada y luego la voz del que fungía de jefe diciendo: “Yo soy Carlos”. Quien resultó ser el venezolano Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos Martínez, nacido en Caracas el 12 de octubre de 1949. Sus padres lo enviaron a estudiar a Londres en 1966, y dos años después se fue a la Unión Soviética, donde estudió y se graduó de Economista en la Universidad Patricio Lumumba. Mas tarde se incorporó al frente Popular para la Liberación de Palestina. Los acontecimientos se suscitaron con gran celeridad, Carlos pidió conversar con las autoridades austriacas, enviando a uno de los rehenes, la empleada de

15

la OPEP Silvia Smetiprah, de mensajero, pues las líneas telefónicas estaban cortadas. En la nota, exigían se leyera el comunicado por la radio antes de las 5:00 de la tarde de ese día y que interviniera el Embajador de Libia en Austria, Ezzedine al-Gadamsi para iniciar las conversaciones, pero como este no estaba en Viena, escogieron al Encargado de negocios de la Embajada de Irak, Riad el-Azzawi. Después de dos horas de conversación con Azzawi y el ministro de Argelia Abdesselam, este fue liberado para ir personalmente a llevar las exigencias del comando terrorista. Entre otras cosas pedían: 5 metros de cordel y cinco tijeras, un autobús con las ventanas cubiertas con cortinas negras y que un avión DC-9 esté listo para despegar del aeropuerto de Viena el día siguiente a las 7:00 de la mañana. La condición impuesta era que si las autoridades austriacas no accedían a sus peticiones los ministros serían ejecutados comenzando por Yamani y Amuzegar, luego los otros “enemigos”, seguido de los “neutrales” y si fuera necesario sacrificarían a los “amigos”. A las 5 de la tarde, (cuenta el Ministro venezolano Valentín Hernández) Carlos se acercó a Yamani y le pidió que escribiera su última voluntad en el papel que le dio, y luego se dirigió a el diciéndole casi al oído: No se preocupe doctor Hernández, usted esta a salvo conmigo aquí, yo también soy venezolano; pero a las 5:20 en punto se comenzó a oír el comunicado por la radio después de ser autorizado por el gobierno austriaco, aduciendo que lo mas importante era “salvar vidas”. Luego se anunció que un DC-9 de la Austrian Air Line estaría a las 7:00 a.m. del día siguiente, tal como lo exigían los terroristas, dispuesto para llevarlos al destino que Carlos dijera, siempre y cuando no se le hiciera daño alguno a los rehenes. La noche pasó lenta dentro del recinto donde se encontraban los rehenes, la policía llevó algo de comida, frutas y bebidas para todos. Los terroristas bajaron la tensión y se mostraron mas amables con los rehenes, permitiéndoles inclusive, caminar cada uno a la vez, y en algunos casos extremos ir a los sanitarios. A las 7:00 de la siguiente mañana los terroristas salieron del edificio de la OPEP y se montaron en el autobús llevándose a los mas importantes miembros de cada delegación, en total unas 30 personas, dejando en libertad al resto de los prisioneros. El vehículo partió a las 7:45 hacia el aeropuerto situado a 20 kilómetros del centro de Viena. El guerrillero herido fue transportado en una ambulancia desde el hospital. A las 9:15 despegó el avión rumbo a Argelia, país que se había puesto a la orden para recibir a los terroristas. Dos horas mas tarde aterrizaba en Argelia, el Ministro de Asuntos Exteriores, Abdel-Aziz Bouteflika los recibió. Carlos bajó del avión con los rehenes no árabes, dejando al resto y a los iraníes dentro del avión. A las 5:00 p.m. la nave partió para Trípoli donde llegó dos horas mas tarde. Después de muchas negociaciones con las autoridades respectivas, salieron para Bagdad, pero en pleno vuelo y ante la posibilidad de tener que hacer una parada intermedia para reabastecer el avión, Carlos decidió regresar a Argelia, donde aterrizo a las 3:00 de la madrugada del 23 de diciembre. Bajó del avión y fue hacia el aeropuerto donde lo esperaba Bouteflika para seguir negociando. Pidió que se le transportara a Bagdad a cambio de soltar a todos los rehenes;

16

al parecer, Bouteflika aceptó la proposición, y minutos mas tarde Carlos regresaba al avión a parlamentar con el resto de su banda, con quienes habló durante 15 minutos, luego saliendo del avión les dijo a los rehenes: La partida ha terminado, pero ustedes dos, dirigiéndose a Yamani y Amuzegar, no se salvarán, tarde o temprano los mataremos y abandonó el avión. Minutos mas tarde entró Bouteflika diciendo: “todo ha terminado caballeros, por favor síganme”. En Argelia eran las siete de la mañana del 24 de diciembre de 1975.

17

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->