P. 1
Los Colores de La Revolucion

Los Colores de La Revolucion

|Views: 255|Likes:
Publicado porNancy Reyes
en este ensayo expongo mi perspectiva sobre la revolución mexicana, se que se ha escrito mucho sobre el tema y que existen demasiados mitos alrededor de esta parte de la historia mexicana, pero hice mi mejor esfuerzo y me agrado el resultado, espero lo disfruten
en este ensayo expongo mi perspectiva sobre la revolución mexicana, se que se ha escrito mucho sobre el tema y que existen demasiados mitos alrededor de esta parte de la historia mexicana, pero hice mi mejor esfuerzo y me agrado el resultado, espero lo disfruten

More info:

Published by: Nancy Reyes on Sep 19, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/18/2014

pdf

text

original

LOS COLORES DE LA REVOLUCION.

Escrito por Nancy Gissela Reyes Parra

´Se han organizado revoluciones en torno a ideas: igualdad, nacionalismo, socialismo. La revolución mexicana, constituye una excepción por haberse organizado, primordialmente alrededor de personajesµ (Krauze, 2002: 19) Los caudillos iniciadores de la revolución son cuatro: Francisco Ignacio Madero, Emiliano Zapata, Doroteo Arango alias Pancho Villa y Emiliano Zapata, durante esta batalla muchos hombres lucharon bajo sus mandos y siguieron cada una de sus causas, es importante reconocer que todos luchaban por una causa común: un mejor futuro. Sin embargo cada cual tenía su propia visión sobre ese futuro, y a pesar de haber luchado juntos, no eran amigos, alguna vez iniciaron con alianzas que rompieron en el transcurso de la guerra, para terminar traicionándose entre ellos. Para entender el proceso de la lucha revolucionaria es necesario comprender la complejidad del ser humano. Francisco Ignacio Madero, es uno de los personajes más excéntricos del movimiento, practicaba el ocultismo, que aprendió durante su estancia de estudios en Europa, era asiduo lector de las revistas esotéricas de la época e incluso llego a publicar algunos artículos con el seudónimo de Baghavad Gita. Cuando Porfirio Díaz anunció que pretendía reelegirse por séptima vez, Madero inició una lucha en su contra desde el plano intelectual publicando el libro ´La sucesión presidencial en 1910µ , en el cual determina las razones por

las que el pueblo no debía permitir que ocurriera otra reelección y que se debía respetar el derecho al voto. Creó el Partido Nacional Democrático, inició una larga gira para hacer conocer su mensaje por las principales ciudades de la República, para lo cual vendió la mayoría de sus bienes. En Mayo de 1910 emprendió su cuarta gira, en Puebla lo aclaman treinta mil personas, en Jalapa 10 mil. En Orizaba, escenario de la matanza de Río Blanco, pronunció frente a veinte mil obreros uno de sus discursos definitorios de política social: Vosotros deseáis libertad, deseáis que se os respeten vuestros derechos, que se os permita agruparnos, a fin de que unidos, podáis defender vuestros derechos; vosotros deseáis que haya libertad de emitir el pensamiento, a fin de que todos los que aman al pueblo, todos los que se compadecen de vuestros sentimientos, puedan ilustraros, puedan enseñaros cuál es el camino que os llevara a vuestra felicidad; eso es lo que nosotros deseáis, señores y es bueno que en esta reunión tan numerosa y netamente democrática, demostréis al mundo entero que vosotros no queréis pan, queréis únicamente libertad, porque la libertad os servirá para conquistar el pan. (Krauze, 2002: 43). Porfirio Díaz al verse amenazado por su candidato rival para las elecciones manda apresarlo en la ciudad de Monterrey en junio de 1910; un

mes después se celebran las elecciones, a pesar de todos los esfuerzos de Francisco Madero, Porfirio Díaz resultó ganador, el Partido Nacional Democrático reclamó fraude electoral, pero no existieron cambios en el resultado. Francisco Madero es trasladado a la prisión de San Luis Potosí, desde donde redactó el plan de San Luis, ayudado por Ramón López Velarde, un joven y desconocido escritor. En octubre escapa a San Antonio, Texas, y publica el mencionado plan en el cual desconoce la presidencia de Porfirio Díaz y exhorta al pueblo a levantarse en armas, promete la restitución de tierras y exige la libertad a presos políticos. La mañana del domingo 20 de noviembre de 1910, diez hombres incluido un guía acompañan al líder de la Revolución a la frontera de Río Grande. En el sitio convenido debía esperarlo el tío Catarino Benavides con cuatrocientos hombres. Al llegar no encuentra a nadie: cuando el tío aparece, su contingente no es de cuatrocientos sino de diez. Para todos menos para su caudillo, que entonces ignoraba buena parte de los levantamientos en su favor en Chihuahua, Sonora, Tamaulipas, Coahuila y Veracruz, la esperada Revolución parecía un fiasco. (Krauze, 2002: 46). Madero no es el único en darse cuenta de la necesidad de un cambio social, Emiliano Zapata, un campesino indígena del pueblo de Anenecuilco, Morelos, también notaba las injusticias por las que pasaba su pueblo. Lo único

que ellos deseaban era un pedazo de tierra para trabajar y poder alimentarse, y posteriormente cuando llegara la vejez poder arroparse con esa tierra trabajada. Zapata es electo presidente municipal en 1909 al darse cuenta que las preocupaciones del pueblo no le interesan al gobierno federal, se levanta en armas en diciembre de 1910, un grupo de campesinos lo siguen, y así es como el caudillo del sur inicia su movimiento. Los zapatistas usaban camisa y pantalón de manta blanca, sobreros anchos, balas en el pecho, carabinas, y como granadas, latas rellenas de pólvora con una mecha hecha de trapo. En junio de 1911 después de varias entrevistas con Francisco Madero, se une al Partido Nacional Democrático, Madero le promete restitución de tierras para su pueblo, Zapata sigue de comandante en el sur; sin embargo no confía en Pancho Villa que está en el norte y mucho menos en Carranza que se encuentra en Coahuila, Enrique Krauze (2002) comenta que uno de los errores de Zapata fue el no haber hecho las alianzas necesarias con los otros caudillos. Pancho Villa es la versión mexicana de Robin Hood, es considerado por muchos como un criminal; sin embargo al enterarse del movimiento se entrevista con Madero para participar y poner a disposición de la causa sus conocimientos en el terreno de Chihuahua y su experiencia con las armas. Se encargó de dirigir un ejército de diez mil hombres (Krauze, 2002:148). Venustiano Carranza no estaba de acuerdo con Francisco Madero, pero decidió unirse al movimiento al verse traicionado por el General Díaz, por no darle el cargo de Gobernador en Coahuila, se une a Madero y este le proporciona el cargo denegado por Díaz y lo hace comandante de la Fuerza militar del Estado de Coahuila.

La renuncia de Díaz es lograda en 1911 y es exiliado a Francia, en este momento Madero no toma el cargo de manera interina sino que pone en su lugar a Francisco De la Barra y se realizan elecciones en noviembre de ese mismo año, en las cuales el caudillo revolucionario resulta ganador. Al llegar a la presidencia Madero tarda en cumplir la promesa de restitución de tierras, Zapata ejerce presión, pero el nuevo presidente le hace entender que es un proceso burocrático lento, además de exigir que el ejército zapatista deponga las armas, Zapata se siente traicionado y corta relaciones con Madero. Continuando él solo la lucha en el sur del país. En 1913 se ejecuta un golpe de estado en contra de Madero liderado por Victoriano Huerta, Madero es secuestrado y encarcelado junto con el vicepresidente José María Pino Suarez; en prisión le comentaría a Pino Suárez: ´sé que moriré, pero mi muerte hará más por la lucha revolucionaria que todas mis acciones juntasµ (Solares, 2008:32). Huerta los libera días después, los sube a un auto y los deja en un camino solitario al bajarlos ordena al Capitán Reyes que disparé, Madero muere por una bala incrustada en el cráneo que fue disparada a sus espaldas. Pino Suarez sobrevive y se une a Carranza (Solares, 2008:10). Después del asesinato de Madero, Carranza hizo un esfuerzo por justificar su régimen trazando una línea de unión clara, entre éste y el del presidente Madero cuyo asesinato dio una razón legal a la revolución constitucionalista. Detrás de dicha justificación estaba una historia particular de la revolución, una lectura de la historia que por primera vez se basaba en la idea de que sólo había una revolución, y que Carranza y sus intelectuales trataron de establecer como la versión oficial (Barrón, 2004:20).

Villa se unió a Carranza tratando de vengar la muerte de Madero, sin embargo no seguía al pie de la letra las órdenes de éste. Carranza ordena a Álvaro Obregón que lo asesiné y se inicia una de las batallas más cruentas en el estado de Chihuahua en la que Obregón pierde el brazo, el ejército de Villa es aniquilado casi en su totalidad sobreviviendo 957 hombres, Villa es herido en la rodilla, razón que lo obliga a esconderse por meses. Se inicia una búsqueda por parte del gobierno mexicano y el estadounidense en contra del traidor de la patria y empiezan a expedirse carteles con un precio por su cabeza WANTED DEAD OR ALIVE. No lo encuentran. Villa se regresa con la última de sus esposas a Parral, Chihuahua. En donde pasa sus días como un campesino, en 1923 después de asistir a un bautizo en Rio Hondo pueblo vecino, es emboscado, en su auto el cual manejaba, iba acompañado de sus guardias, recibe tal cantidad de balas que su rostro y corazón quedan hechos papilla. Zapata continúa su lucha en el sur, pero se ha vuelto paranoico y tiene delirios de persecución, casi no duerme y se opone al régimen carrancista. En 1919 cayó en manos de su propio coronel, quien lo invitó a comer a la Hacienda de Chinameca tendiéndole una emboscada donde fue asesinado a quemarropa. Carranza es nombrado presidente de la república, y genera la constitución de 1917 trata de imponer el orden y la disciplina a través de la ley, el único medio por el que el hombre debe regirse, tratando de emular a su gran héroe Benito Juárez.

La muerte de Carranza no está esclarecida del todo ocurre en el año de 1921, se dice que lo mando matar Obregón, por no haber apoyado su candidatura a la presidencia y otro mito es que al final de su gobierno decide ir a la ciudad de Veracruz, en el camino es interceptado, por lo que tiene que salir de la carretera, se refugia por un par de días en un campamento improvisado, donde finalmente lo encuentran y asesinan mientras dormía una siesta. (Krauze, 2002:168) ´La Revolución Mexicana no sólo es historia, sino también memoria y en la medida en que es memoria también es mito e ideaµ (Barrón, 2004: 19). Se dice que vivimos a través de nuestros recuerdos, y cuando leí la frase de Luis Antonio Barrón, regresaron a mi presente algunos de mis días en la primaria de cuando veíamos este tema en la clase de historia. Cuando estaba en la primaria me hacían recortar imágenes de estos personajes y pintarlos con mis crayolas, a pesar de que me gustaba colorear, no disfrutaba para nada pintar a un hombre calvo y bigotón de nombre Francisco I. Madero, el cual había iniciado la revolución, mucho menos a los otros caudillos Emiliano Zapata o Venustiano Carranza. Al que me gustaba pintar era a Pancho Villa, aunque bastante feo y panzón, sus historias eran muy emocionantes, incluso era perseguido por los estadounidenses, pero el motivo real, es porque en el McDonalds en el que yo desayunaba los fines de semana en Calexico, Ca., está una imagen de él que dice en letras grandes WANTED DEAD OR ALIVE, cada que lo veía me hacia emocionarme, porque ese letrero era la prueba de que lo que me decían los maestros era verdad

Muchos años han pasado ya de mis días en la primaria, y aunque de vez en cuando aún utilizo mis crayolas, al Mc Donalds ya casi no voy porque ya no dependo de sus cajitas felices para sonreír, quizá esa sea la razón por la que la imagen de Pancho Villa se torne borrosa en mi memoria. Decidí escribir este ensayo siguiendo mi propia utopía, develar a través de las letras los hechos detrás del mito, presentar a los lectores la imagen de los personajes de la historia en la que estoy inmersa, y llenar su mente con los colores de mis palabras. Si me pidieran que hiciera un dibujo sobre la revolución en este momento dibujaría a un caballo con cuatro jinetes, cada jinete tirando en una dirección diferente, y usaría mis crayolas magenta, rojo, naranja y café. No es sencillo entender porque de un movimiento creado para generar un cambio social, haya surgido daño y destrucción, pero lo que sí puedo entender es que cada uno de estos líderes tenía un ideal definido y caminaba hacia ese horizonte que percibía cercano: Un mejor país. Las luchas, las traiciones, las violaciones, las mutilaciones, el dolor y la hambruna, dejaron en el país una herida profunda, que a pesar de haber cicatrizado, nos recuerda que en algún momento la clase oprimida estuvo a punto de asfixiarse y tuvo el valor de hacer que las balas gritarán ¡basta!, con la esperanza de despertar en ese país mejorado del futuro cercano.

Bibliografía

AZUELA, Mariano. Los de Abajo. México: Fondo de Cultura Económica, 2006. BARRON, Luis. Historias de la Revolución Mexicana. México: Fondo de Cultura Económica, 2004. BRINTON, Crane. Anatomy of the Revolution. Nueva York: Vintage Books, 1959. CROCKFORT, James. Precursores Intelectuales de la Revolución Mexicana. México: Siglo XXI editores, 2002. GONZÁLES, Luis. Viaje por la Historia de México. México: Secretaría de Educación Pública y Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, 2010. KRAUZE, Enrique. Biografía del poder. México: Tusquets Editores, 2002. REGUILLO, Rossana. Cuando morir no es suficiente. Centro de Investigaciones CulturalesMuseo. Mexicali, Baja California, 12 de agosto de 2010. SILVA HERZOG, Jesús. Trayectoria ideológica de la Revolución. México: Fondo de Cultura Económica, 1984. SOLARES, Ignacio. Madero el otro. México: Punto de lectura, 2008.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->