Está en la página 1de 8

medigraphic Artemisa

en línea
S2-74

Elevación extrema de la presión arterial (crisis


hipertensiva): Recomendaciones para su abordaje
clínico-terapéutico
Celso Mendoza-González,* Martín Rosas,* Catalina Lomelí Estrada,* José Antonio Loren-
zo,* Arturo Méndez,* Jesús Martínez-Reding,* Carlos Martínez-Sánchez,*** Gustavo
Pastelín,* Sergio Mario Férez-Santander,* Fause Attie*

Resumen Summary

Desde inicios del siglo pasado fue definida la EXTREME ELEVATION OF THE BLOOD PRESSURE (HYPER-
emergencia hipertensiva como la asociación de TENSIVE CRISIS): RECOMMENDATIONS FOR ITS CLINICAL-
descontrol agudo de la presión arterial y la apa- THERAPEUTIC BOARDING
rición de daño a órgano blanco. En la actuali-
dad se reconoce la morbimortalidad que tiene From beginnings of last century the hypertensive
consigo la emergencia hipertensiva, además emergency was defined as the association of
de los aspectos de su fisiopatología en el que acutely elevation from the arterial pressure and
se incluyen fenómenos de vasomotricidad y la the appearance of damage to end organ. At
participación de diferentes sustancias con pro- present is recognized the effects of the hyperten-
piedades vasoactivas. La presentación clínica sive emergency, the aspects of its patophysiolo-
incluye no sólo las manifestaciones de la ele- gy in which are included phenomenon of vaso-
vación de la presión arterial, sino que las que motricity and the participation of different sub-
puedan ocasionar el daño a órganos blanco, stances with vasoactives properties. The clinical
por ello es que la emergencia hipertensiva re- presentation includes not only the manifestations
quiere la reducción inmediata de la tensión ar- of the increase of the arterial pressure, the end
terial para prevenir el daño a órganos específi- organ damage too; for this reason the hyperten-
cos. El tratamiento en cada caso deberá ser sive emergency needs the immediate reduction
individualizado, con un amplio conocimiento de of the arterial tension to prevent the damage to
las características de cada fármaco para con- specific organs. The treatment in every case will
seguir los mejores resultados. El diagnóstico y have to be individualized, with a wide knowledge
tratamiento de las emergencias hipertensivas of the characteristics of every medicament to ob-
requiere con frecuencia de la atención de sus tain the best results. The diagnosis and treat-
complicaciones si es que han aparecido, y pos- ment of the hypertensive emergencies needs of-
teriormente de un tratamiento de sostén. ten of the attention of its complications if they
have appeared and later, of a treatment of sup-
port for the arterial hypertension.
(Arch Cardiol Mex 2008; 78: S2, 74-81)

Palabras clave: Emergencia hipertensiva. Órgano blanco. Descontrol hipertensivo agudo.


Key words: Hypertensive emergency. End organ. Acutely elevation of arterial pressure.

* Departamento de Cardiología Adultos.


** Departamento de Farmacología.

www.medigraphic.com
*** Departamento de Urgencias y Unidad Coronaria.

Instituto Nacional de Cardiología, "Ignacio Chávez"

Correspondencia: Celso Mendoza-González. Cardiólogo adscrito al Servicio de Cardiología Adultos III, Instituto Nacional de Cardio-
logía, "Ignacio Chávez" (INCICH, Juan Badiano Núm. 1, Col. Sección XVI, Tlalpan, 14080, México, D.F.)

Recibido: 20 de diciembre de 2007


Aceptado: 24 de febrero de 2008

Vol. 78 Supl. 2/Abril-Junio 2008:S2, 74-81


Elevación extrema de la presión arterial S2-75

Introducción Se cree que puede ser iniciada por un incre-


a hipertensión es una de las condicio- mento abrupto en las resistencias vasculares
nes crónicas más comunes. Mientras que sistémicas probablemente relacionadas a vaso-
la hipertensión crónica es un factor esta- constrictores humorales.11,12
blecido de riesgo para enfermedad cardiovascu- El aumento subsecuente de la presión arterial
lar, cerebrovascular y renal, el descontrol agudo genera un estrés mecánico y lesión endotelial
de la presión arterial puede resultar en daño a que lleva al aumento de la permeabilidad, acti-
órganos blanco con una morbilidad significati- vación de la cascada de coagulación y plaque-
va. El reconocimiento y evaluación oportunos tas y depósito de fibrina. Con las elevaciones
de las urgencias y emergencias hipertensivas per- severas de la presión arterial, sobreviene la le-
miten el tratamiento apropiado de estas condi- sión endotelial y la necrosis fibrinoide de las
ciones, lo que podrá prevenir el daño permanen- arteriolas. Este proceso resulta en isquemia y
te de órganos blanco.1 liberación de mediadores vasoactivos adicio-
Las emergencias hipertensivas fueron descritas nales generando un círculo vicioso de lesión.
por Volhard y Fahr2 en 1914; estos autores vie- El sistema renina-angiotensina frecuentemen-
ron pacientes con hipertensión severa acompa- te se activa, ocasionando mayor vasoconstric-
ñada de lesión vascular en corazón, cerebro, re- ción y la liberación de citocinas proinflamato-
tina y riñón. Este síndrome tenía un curso rápi- rias como interleucina-6.13,14 La depleción de
damente fatal hacia la falla cardíaca o renal o al volumen resultante ocasiona la liberación de
evento vascular cerebral. Fue hasta 1939 cuan- sustancias vasoconstrictoras del riñón. Estos
do se publicó el primer estudio a gran escala3 mecanismos culminan en la hipoperfusión de
acerca de la historia natural de las emergencias órganos blanco, que sufren de isquemia y dis-
hipertensivas. Ese estudio señaló que las emer- función y que son la manifestación de la emer-
gencias hipertensivas no tratadas tenían un ín- gencia hipertensiva.
dice de mortalidad a 1 año de 79%, con una
sobrevida media de 10.5 meses. Antes de la in- Presentación clínica
troducción de los medicamentos antihipertensi- Las manifestaciones clínicas de las crisis hiper-
vos, aproximadamente 7% de los pacientes hi- tensivas se relacionan a la disfunción de un ór-
pertensos tenían una emergencia hipertensiva.4 gano blanco, por lo que el cuadro clínico es va-
Actualmente se estima que 1 a 2% de los pacien- riable. Se han reportado como los signos más
tes con hipertensión tendrá una emergencia hi- frecuentes en una emergencia hipertensiva el
pertensiva en algún momento de su vida.5,6 A dolor torácico (27%), disnea (22%) y déficit neu-
pesar del desarrollo de antihipertensivos alta- rológico (21%).15 La disfunción de órganos no
mente efectivos, la incidencia de las emergen- es común con una presión arterial diastólica
cias hipertensivas ha aumentado.7 menor de 130 mm Hg (excepto en niños y en la
La gran mayoría de los pacientes con emergen- gestación).16
cias hipertensivas tiene un diagnóstico previo En pacientes con hipertensión de larga evolu-
de hipertensión y han recibido algún tratamien- ción, un valor de presión sistólica de 200 mm Hg
to.8 Sin embargo, en muchos de estos pacientes o un valor de presión diastólica mayor de 150
el control previo de la presión arterial ha sido mm Hg puede ser bien tolerado sin desarrollar
inadecuado. La falla o falta de adherencia al tra- encefalopatía hipertensiva; mientras que en ni-
tamiento antihipertensivo ha sido asociado al ños y mujeres embarazadas, la encefalopatía pue-
desarrollo de la emergencia hipertensiva.9,10 de desarrollarse con una presión diastólica de sólo
100 mm Hg, lo que indica que las manifestacio-
Fisiopatología nes de daño a órgano blanco están más en fun-
La hipertensión severa aguda puede desarro- ción del índice de incremento, y no del valor ab-
www.medigraphic.com
llarse de novo o puede complicar la hiperten-
sión esencial subyacente o secundaria. Los fac-
soluto de presión arterial que se alcanza.17

tores que llevan a la elevación rápida y severa Evaluación inicial


de la presión arterial en pacientes con crisis Los pacientes con emergencia hipertensiva ha-
hipertensiva son poco entendidos. La rapidez bitualmente acuden a una revisión médica de-
del inicio sugiere un factor desencadenante bido a la aparición de un nuevo síntoma rela-
sobrepuesto a una hipertensión preexistente. cionado a la hipertensión aguda. La historia

Vol. 78 Supl. 2/Abril-Junio 2008:S2, 74-81


S2-76 C Mendoza-González y cols.

médica se dirige a la evolución de la hiperten- pertensiva debida a la desviación a la derecha


sión y el tratamiento recibido, control previo, de la curva de autorregulación presión/flujo en
adherencia a los medicamentos, tiempo desde lechos arteriales críticos (cerebral, coronario,
la última dosis, uso de otras sustancias, (anfeta- renal).22 La corrección rápida de la presión seve-
minas, cocaína, inhibidores de la monoaminoxi- ramente elevada por debajo del rango autorre-
dasa, etc.). En el examen físico deben buscarse gulador de estos lechos vasculares puede oca-
datos de daño a órgano blanco; deben buscarse sionar una marcada reducción en la perfusión lo
pulsos de las extremidades, congestión pulmo- que ocasiona isquemia e infarto. Por tanto, la
nar, soplos cardíacos o ritmo de galope, soplos presión arterial debe ser reducida en una forma
en las fosas renales y examen neurológico in- lenta y controlada para prevenir la hipoperfu-
cluyendo el examen de fondo de ojo. La cefa- sión de órganos.
lea y la alteración del nivel de conciencia son La autorregulación alterada también ocurre en
las manifestaciones habituales de la encefalo- pacientes con emergencia hipertensiva, y en el
patía hipertensiva.18,19 Datos de focalización momento que ocurre la lesión a órgano blanco,
neurológica como signos de lateralización, son la rápida y excesiva corrección de la presión
poco frecuentes en la encefalopatía hipertensi- arterial reducir aún más la perfusión y ocasionar
va, y son más sugestivos de accidente cerebro- más daño. Por tanto, los pacientes con emergen-
vascular. La hemorragia subaracnoidea deberá cia hipertensiva son mejor tratados con una in-
considerarse en pacientes con un inicio repen- fusión continua de agentes de corta acción. De-
tino de cefalea severa. El examen ocular puede bido a lo impredecible de la farmacodinámica,
mostrar retinopatía avanzada con cambios ar- las vías sublingual e intramuscular deberán ser
teriolares, exudados, hemorragias o papilede- evitadas.
ma. La evaluación cardíaca se dirige a identifi- Existe una variedad de agentes intravenosos
car datos de angor o infarto del miocardio in- de acción rápida que están disponibles para el
cluyendo manifestaciones atípicas como la uso en pacientes con emergencia hipertensiva;
disnea, tos o fatiga.20 Con base en esta evalua- la selección del agente depende de las mani-
ción, deberá distinguirse entre emergencia o festaciones del daño a órgano blanco. Estos
urgencia hipertensiva y establecer el plan de agentes no deberán ser usados sin la monitori-
tratamiento y las pruebas diagnósticas poste- zación adecuada para prevenir descensos brus-
riores. Si el cuadro clínico es consistente con cos de la presión arterial que pueden tener una
disección aórtica (Dolor torácico, pulsos asi- morbilidad y mortalidad significativa. El obje-
métricos, mediastino ensanchado), deberá rea- tivo inmediato es reducir la presión diastólica
lizarse un estudio de TAC o RM de tórax. El en un 10 a 15% o aproximadamente a 110 mm
ecocardiograma transesofágico no deberá rea- Hg en un período de 30 a 60 minutos. En caso
lizarse hasta que se haya conseguido un ade- de disección aórtica, la presión arterial deberá
cuado control de la presión arterial. En pacien- reducirse rápidamente (dentro de 5 a 10 minu-
tes con edema pulmonar, es importante realizar tos), tratando de conseguir un valor de presión
un ecocardiograma; el tratamiento de estos pa- sistólica de 120 mm Hg y una presión arterial
cientes difiere entre los que tiene función sis- media de 80 mm Hg.23,24
tólica conservada de aquéllos con disfunción Una vez que la presión arterial sea estable con
diastólica o bien con insuficiencia mitral.21 agentes intravenosos y que el riesgo de daño a
órgano blanco haya desaparecido, podrá iniciar-
Manejo inicial de la hipertensión se con terapia oral en la misma medida que los
La mayoría de los pacientes con hipertensión agentes intravenosos se van suspendiendo len-
severa (presión sistólica de 160 mm Hg, presión tamente. Antes del inicio de la terapia intrave-
diastólica de 110 mm Hg) no tienen en una eva- nosa debe evaluarse la volemia del paciente.
www.medigraphic.com
luación inicial evidencia de daño a órgano blan-
co y por tanto tienen una urgencia hipertensiva.
Debido a la natriuresis, los pacientes con emer-
gencias hipertensivas pueden estar depletados
En estos pacientes, la medicación oral para dis- de volumen, y la restauración del volumen in-
minuir la presión arterial gradualmente en 24 a travascular con solución salina servirá para res-
48 horas es la mejor estrategia. La reducción tablecer la perfusión de los órganos y prevenir
rápida de la presión arterial puede asociarse con la caída abrupta de la presión arterial cuando se
una morbilidad significativa en la urgencia hi- inicie con el tratamiento antihipertensivo.

www.archcardiolmex.org.mx
Elevación extrema de la presión arterial S2-77

Agentes farmacológicos usados en Nicardipina


las emergencias hipertensivas La nicardipina es una dihidropyridina de segun-
El medicamento de elección para el tratamiento da generación; es un calcio antagonista con alta
de la emergencia hipertensiva depende de la pre- selectividad vascular y una fuerte actividad va-
sentación clínica. Los agentes más comunes in- sodilatadora cerebral y coronaria. El inicio de
cluyen labetalol, esmolol, nicardipino y fenol- su acción con administración intravenosa es de
dopan. La fentolamina y el trimetafán se usan 5 a 15 min, con una duración de acción de 4 a 6
menos en la actualidad, pero pueden ser útiles horas. Ha mostrado reducir la isquemia corona-
en casos de hipertensión inducida por catecola- ria y cerebral.34 La infusión inicial de la nicardi-
minas, como el caso del feocromocitoma. El ni- pina es de 5 mg/hora, con aumentos de 2.5 mg/h
troprusiato de sodio puede ser usado en pacien- cada 5 minutos hasta un máximo de 15 mg/h o
tes con edema pulmonar agudo y/o disfunción hasta obtener la presión deseada. Ha demostra-
ventricular izquierda y en casos de disección do aumentar el volumen latido y flujo corona-
aórtica.25 rio, propiedad de gran utilidad en pacientes con
El uso de nifedipino por vía oral y sublingual enfermedad coronaria y disfunción sistólica.35
son potencialmente peligrosos y en pacientes
con emergencia hipertensiva no es recomen- Nitroprusiato
dable su uso. La clonidina y los inhibidores El nitroprusiato de sodio es un vasodilatador
de la enzima convertidora de angiotensina son arterial y venoso que disminuye la postcarga y
de larga acción y poco tolerados, sin embar- la precarga. Disminuye el flujo sanguíneo cere-
go, estos agentes pueden ser útiles en el trata- bral mientras aumenta la presión intracraneal,
miento de la urgencia hipertensiva. Estos úl- efectos que son particularmente perjudiciales en
timos están contraindicados en el embara- pacientes con encefalopatía hipertensiva o des-
zo. 26,27 pués de ocurrido un accidente cerebrovascular.
Existen fármacos en estudio ya dentro de análi- En pacientes con enfermedad coronaria, puede
sis clínicos prospectivos que podrán ser de utili- ocasionar reducción significativa en el flujo san-
dad en estos escenarios. Se mencionan algunos guíneo regional,36 e incluso ha mostrado aumen-
aspectos relevantes de algunos de los fármacos tar la mortalidad cuando se utiliza en etapas tem-
de uso intravenoso. pranas después de ocurrido un infarto del mio-
cardio (mortalidad a 13 semanas, 24.2% vs
Labetalol 12.7%).37 El nitroprusiato es un agente potente
Labetalol es un bloqueador combinado selec- con un inicio de acción de sólo unos segundos y
tivo 1-adrenérgico y no selectivo adrenérgico duración de su acción de 1 a 2 minutos; su vida
que se metaboliza en hígado.28 Su efecto hipo- media en el plasma es de 3 a 4 min. Debido a su
tensor inicia entre 2 y 5 minutos después de su potencia, rapidez y al desarrollo de taquifilaxia,
administración intravenosa, alcanza su efecto debe ser usado con monitoreo intraarterial de la
pico entre 5 y 15 minutos después de su admi- presión sanguínea. Requiere de un cuidado es-
nistración y se prolonga por 2 a 4 horas.29 De- pecial para evitar su degradación por la luz. De-
bido a sus efectos bloqueantes, la frecuencia bido a la toxicidad con nitroprusiato, este medi-
cardíaca se mantiene o disminuye ligeramente. camento deberá usarse sólo cuando otros medi-
A diferencia de los bloqueadores adrenérgicos camentos intravenosos no estén disponibles y
que disminuyen el gasto cardíaco, el labetalol en pacientes con función renal y hepática nor-
lo mantiene.30 Reduce la resistencia vascular mal. La duración del tratamiento debe ser tan
sistémica sin reducir el flujo sanguíneo perifé- corta como sea posible, y la velocidad de infu-
rico total.31-33 sión no debe ser mayor a 2 g/kg/min.
Puede ser usado en la crisis hipertensiva durante
www.medigraphic.com
el embarazo. Puede utilizarse con una dosis de
Nifedipina
impregnación de 20 mg, seguida por una dosis
Este medicamento tiene un amplio uso por vía
incremental de 20 a 80 mg con intervalos de 10 oral o sublingual en el tratamiento de las emer-
minutos hasta conseguir el efecto deseado. Pue- gencias hipertensivas, hipertensión severa aso-
de administrarse en una infusión que inicia con ciada con falla renal crónica, hipertensión posto-
1 a 2 mg/minuto y no se recomienda la dosis en peratoria e hipertensión inducida por el embara-
bolo intravenoso. zo. Este medicamento es poco soluble y no se

Vol. 78 Supl. 2/Abril-Junio 2008:S2, 74-81


S2-78 C Mendoza-González y cols.

absorbe a través de la mucosa oral. Es rápida- del parénquima renal o en casos de edema pul-
mente absorbida en el tracto gastrointestinal.38 monar.
Se puede obtener un descenso significativo de
la presión arterial 5 a 10 minutos después de la Condiciones especiales
administración de nifedipina, con un efecto pico Disección aguda de aorta
de 30 a 60 minutos con una duración de su ac- La disección aórtica deberá considerarse como
ción de 6 a 8 horas.39 Reducciones repentinas y posibilidad diagnóstica en pacientes que se
no controladas de la presión arterial acompa- presentan con dolor torácico agudo y elevación
ñando la administración de nifedipina pueden de la presión arterial. Si no son tratados, aproxi-
precipitar eventos isquémicos cerebrales, rena- madamente tres cuartas partes de los pacientes
les y miocárdicos.40 Los pacientes hipertensos con una disección tipo A (aorta ascendente)
ancianos, con alteración subyacente de algún mueren dentro de las 2 semanas siguientes al
órgano y enfermedad vascular estructural son episodio agudo; el índice de sobrevida a 5 años
más vulnerables a las reducciones rápidas de la es del 75% con una terapia exitosa.45 El recono-
presión arterial. Dada la severidad de los efectos cimiento temprano de esta entidad permite el
adversos reportados y la falta de evidencia clí- tratamiento apropiado y ello es la clave el éxito
nica sobre el beneficio del uso de cápsulas de en la mayoría de los casos. Es importante reco-
nifedipina para las emergencias hipertensivas, nocer que la propagación de la disección de-
éstas no deben ser usadas. pende no sólo de la elevación de la presión arte-
rial, sino también de la velocidad de la expul-
Nitroglicerina, hidralazina y diuréticos sión ventricular izquierda.46 Un vasodilatador
La nitroglicerina es un venodilatador potente y solo no es el tratamiento ideal de la disección
sólo a dosis altas afecta el tono arterial.41 Causa aórtica aguda debido a que puede provocar ta-
hipotensión y taquicardia refleja que se exacerba quicardia refleja, aumento de la velocidad de
con la depleción de volumen. Los efectos inde- expulsión aórtica y promover así la propaga-
seables son comunes en pacientes con perfusión ción de la disección. La combinación de un
cerebral y renal alteradas. La administración a agente antagonista adrenérgico y un vasodila-
dosis baja (60 mg/min) puede, sin embargo, usar- tador es el tratamiento aceptado. El esmolol y
se en forma conjunta con otra terapia antihiper- metoprolol son los antagonistas adrenérgicos
tensiva intravenosa en pacientes con emergen- de elección.47,48
cias hipertensivas asociadas con síndromes coro- Aunque el nitroprusiato se ha utilizado tradi-
narios agudos o edema pulmonar agudo. cionalmente como vasodilatador, la nicardipi-
La hidralazina es un vasodilatador de acción na o el fenoldopan son menos tóxicos e igual-
directa. Después de su administración hay un mente efectivos.49
período inicial de latencia de 5 a 15 minutos
seguido por un descenso progresivo y a ve- Accidente cerebrovascular
ces repentino de la presión arterial que pue- La gran mayoría de los pacientes con isquemia
de durar más de 12 horas. 42,43Aunque la vida cerebral se encuentran con presión sanguínea
media de la hidralazina es de sólo aproxima- elevada independientemente del subtipo de in-
damente 3 horas, el tiempo promedio de su farto o hipertensión preexistente.50 La elevación
efecto sobre la presión arterial es aproxima- de la presión sanguínea disminuye espontánea-
damente de 10 horas. 44 mente con el tiempo. La presión sanguínea en
Debido al efecto antihipertensivo prolongado e estos casos no es una manifestación de la emer-
impredecible de la hidralazina, es mejor evitar- gencia hipertensiva; es más bien una respuesta
lo en el tratamiento de la crisis hipertensiva. fisiológica protectora para mantener la presión
La depleción de volumen es común en pacien- de perfusión cerebral del territorio vascular afec-
www.medigraphic.com
tes con emergencias hipertensivas, y por ello la
administración de un diurético junto con un
tado por isquemia. La disminución de la presión
arterial en pacientes con accidente cerebrovas-
agente antihipertensivo puede ocasionar una cular puede reducir el flujo sanguíneo cerebral
disminución precipitosa de la presión arterial. debido a una autorregulación alterada, lo que
Los diuréticos deberán evitarse a menos que puede agravar la lesión isquémica. La disminu-
exista una indicación específica como sobrecar- ción de la presión arterial en este grupo de pa-
ga de volumen, como ocurre en enfermedades cientes puede ser peligrosa. En un estudio pros-

www.archcardiolmex.org.mx
Elevación extrema de la presión arterial S2-79

pectivo con nimodipino intravenoso para pa- Crisis simpáticas


cientes en la fase aguda de un accidente cere- La crisis simpática más comúnmente encontra-
brovascular fue detenido por aumento del dete- da se relaciona al uso de medicamentos simpati-
rioro neurológico del grupo de tratamiento, lo comiméticos como la cocaína, anfetaminas o
que fue atribuido por los investigadores a efec- fenciclidina. De forma ocasional, estas crisis
tos de hipotensión arterial.51,52 pueden verse con feocromocitoma, pacientes
En la actualidad la terapia antihipertensiva se que reciben inhibidores de la monoamin-oxida-
recomienda sólo para los casos con ataque is- sa que ingieren alimentos con tiramina, o en
quémico agudo que van a ser tratados con trom- aquellos que detienen repentinamente los me-
bólisis.53,54 evidencia de daño a órgano blanco dicamentos antihipertensivos como la clonidi-
diferente al cerebro o si la presión arterial es na o antagonistas adrenérgicos.
excesivamente alta (220/120 mm Hg), basados En situaciones clínicas caracterizadas por so-
en el límite superior de la autorregulación nor- breestimulación simpática, los antagonistas
mal. En estos pacientes el objetivo es reducir la adrenérgicos deberán ser evitados para preve-
presión en no más de 10 a 15% del valor inicial nir el incremento de la presión arterial. En los
en las primeras 24 horas. La hipertensión puede casos de emergencia hipertensiva inducida por
ser un mecanismo protector durante el evento cocaína, el uso de bloqueo adrenérgico puede
isquémico agudo.55 Las guías de American Heart aumentar la vasoconstricción coronaria, mal
Association56 recomiendan el uso de labetalol o control de la frecuencia cardíaca, aumento de
nicardipina si la presión sistólica es de 220 mm la tensión arterial y disminución de la sobre-
Hg o la presión diastólica se encuentra entre 121 vida. 59 Aunque el labetalol se considera el
a 140 mm Hg. El nitroprusiato de sodio no es agente ideal para conseguir el antagonismo
una buena elección en pacientes con patología adrenérgico, este beneficio no se ha demos-
intracraneal. Se ha demostrado en un estudio trado en estudios experimentales.60 El control
prospectivo la reducción de la mortalidad a 12 de la tensión arterial se obtiene mejor con ni-
meses y el número de eventos vasculares en pa- cardipina, fenoldopan o verapamil en combi-
cientes con presión sistólica de 200 mm Hg o nación con una benzodiacepina.61 La fentola-
diastólica de 110 mm Hg que fueron tratados mina es otra opción.
con un bloqueador de receptores de angiotensi-
na tipo 1 inmediatamente después de un evento Conclusiones
isquémico, aunque este mecanismo no está bien Los pacientes con emergencias hipertensivas
definido.57 Se requieren más estudios para con- requieren la reducción inmediata de la tensión
firmar este beneficio. arterial para prevenir el daño a órganos blanco.
No hay evidencia de que la hipertensión arterial Cada una de las situaciones en que se presente
provoque mayor sangrado en pacientes con he- esta patología deberá, como siempre en el ejer-
morragia intracraneal, pero un descenso súbito cicio médico, ser individualizado para la toma
de la presión arterial podría comprometer la per- de decisiones y así conseguir los mejores resul-
fusión cerebral. Se pudo demostrar que el rápido tados. Los recursos farmacológicos para esta
descenso de la presión arterial dentro de las pri- entidad han aumentado
ESTE DOCUMENTO ESpero se requierePOR
ELABORADO un pro-
meras 24 horas después de ocurrida una hemo- fundo conocimiento
MEDIGRAPHIC de las características de cada
rragia intracraneal se asoció con aumento de la uno para conseguir los mejores resultados. El
mortalidad; el índice del descenso fue indepen- tratamiento de las emergencias hipertensivas
diente con el aumento de la mortalidad. La ni- requiere con frecuencia del tratamiento de sus
cardipina ha demostrado ser un agente efectivo complicaciones si es que ya aparecieron; una
para el control de la presión arterial con hemo- vez resuelta la situación de urgencia deberá es-
rragia intracerebral.58 tablecerse el tratamiento de sostén para evitar la
www.medigraphic.com
La enfermedad hipertensiva del embarazo se trata
en un anexo diferente de este mismo trabajo.
posibilidad de un nuevo cuadro de descontrol
agudo.

Vol. 78 Supl. 2/Abril-Junio 2008:S2, 74-81


S2-80 C Mendoza-González y cols.

Referencias

1. MARIK PE, VARON J: Hypertensive crises. Cha- 16. VARON J, MARIK PE: The diagnosis and manage-
llenges and Management. Chest 2007; 131: 1949- ment of hypertensive crises. Chest 2000; 118: 214-
1962. 227.
2. V OLHARD F, F A H R T: Die brightsche Nie- 17. REY E, LELORIER J, BURGESS E, ET AL: Report of the
renkranbeit: Klinik, Pathologie und Atlas. Berlin, Canadian Hypertension Society Consensus Con-
Germany: Springer, 1914. ference: 3. Pharmacologic treatment of hyperten-
3. KEITH NM, WAGENER HP, BARKER NW: Some di- sive disorders in pregnancy. Can Med Assoc J
fferent types of essential hypertension: their cour- 1997; 157: 1245-1254.
se and prognosis. Am J Med Sci 1939; 197: 332- 18. HICKLER RB: Hypertensive emergency: a useful
343. diagnostic category. Am J Public Health 1988;
4. LARAGH J: Laragh’s lessons in pathophysiology 78: 623-624.
and clinical pearls for treating hypertension. Am 19. GARCIA JYJ, VIDT DG: Current management of
J Hypertens 2001; 14: 837-854. hypertensive emergencies. Drugs 1987; 34: 263-
5. MCRAE RPJ, LIEBSON PR: Hypertensive crisis. Med 278.
Clin North Am 1986; 70: 749-767. 20. FROMM RE, VARON J, GIBBS L: Congestive heart
6. VIDT DG: Current concepts in treatment of hyper- failure and pulmonary edema for the emergency
tensive emergencies. Am Heart J 1986; 111: 220- physician. J Emerg Med 1995; 13: 71-87.
225. 21. GANDHI SK, POWERS JC, NOMEIR AM, ET AL: The
7. HYATTSVILLE MD: Vital and health statistics: de- pathogenesis of acute pulmonary edema associa-
tailed diagnoses and procedures for patients dis- ted with hypertension. N Engl J Med 2001; 344:
charged from short-stay hospitals: United States, 17-22.
1983-1990. National Center for Health Statistics, 22. STRANDGAARD S, OLESEN J, SKINHOJ E, ET AL: Auto-
1997. regulation of brain circulation in severe arterial
8. TISDALE JE, HUANG MB, BORZAK S, ET AL: Risk hypertension. BMJ 1973; 1: 507-510.
factors for hypertensive crisis: importance of out- 23. KHAN IA, NAIR CK: Clinical, diagnostic, and
patient blood pressure control. Fam Pract 2004; management perspectives of aortic dissection.
21: 420-424. Chest 2002; 122: 311-328.
9. SHEA S, MISRA D, EHRLICH MH, ET AL. Predispo- 24. ESTRERA AL, MILLER CC III, SAFI HJ, ET AL: Out-
sing factors for severe, uncontrolled hypertension comes of medical management of acute type B
in an inner-city minority population. N Engl J Med aortic dissection. Circulation 2006; 114: I384-I389.
1992; 327: 776-781. 25. KHOT UN, NOVARO GM, POPOVIC ZB, ET AL: Nitro-
10. TUMLIN JA, DUNBAR LM, OPARIL S, ET AL: FENOL- prusside in critically ill patients with left ventricu-
DOPAM, A DOPAMINE AGONIST, FOR HYPERTENSIVE EMER- lar dysfunction and aortic stenosis. N Engl J Med
GENCY: A MULTICENTER RANDOMIZED TRIAL: FENOLDO- 2003; 348: 1756-1763.
PAM STUDY GROUP. Acad Emerg Med 2000; 7: 653- 26. DIPETTE DJ, FERRARO JC, EVANS RR, ET AL: Enala-
662. prilat, an intravenous angiotensin-converting en-
11. AULT MJ, ELLRODT AG: Pathophysiological events zyme inhibitor, in hypertensive crises. Clin Phar-
leading to the end-organ effects of acute hyperten- macol Ther 1985; 38: 199-204.
sion. Am J Emerg Med 1985; 3: 10-15. 27. HIRSCHL MM, BINDER M, BUR A, ET AL: Impact of
12. WALLACH R, KARP RB, REVES JG, ET AL: Pathoge- the renin-angiotensin-aldosterone system on
nesis of paroxysmal hypertension developing du- blood pressure response to intravenous enalapri-
ring and after coronary bypass surgery: a study lat in patients with hypertensive crises. J Hum
of hemodynamic and humoral factors. Am J Car- Hypertens 1997; 11: 177-183.
diol 1980; 46: 559-565. 28. KANOT J, ALLONEN H, KLEIMOLA T, ET AL: Phar-
13. FUNAKOSHI Y, ICHIKI T, ITO K, ET AL: Induction of macokinetics of labetalol in healthy volunteers. Int
interleukin-6 expression by angiotensin II in rat J Clin Pharmacol Ther Toxicol 1981; 19: 41-44.
vascular smooth muscle cells. Hypertension 1999; 29. GOLDBERG ME, CLARK S, JOSEPH J, ET AL: Nicardipi-
34: 118-125. ne versus placebo for the treatment of postoperati-
14. HAN Y, RUNGE MS, BRASIER AR: Angiotensin II ve hypertension. Am Heart J 1990; 119: 446-450.
www.medigraphic.com
induces interleukin-6 transcription in vascular
smooth muscle cells through pleiotropic activa-
30. PEARCE CJ, WALLIN JD: Labetalol and other agents
that block both - and -adrenergic receptors. Cleve
tion of nuclear factor- B transcription factors. Circ Clin J Med 1994; 61: 5-69.
Res 1999; 84: 695-703. 31. WALLIN JD: Adrenoreceptors and renal function.
15. ZAMPAGLIONE B, PASCALE C, MARCHISIO M, ET AL: J Clin Hyperten 1985; 1: 171-178.
Hypertensive urgencies and emergencies: preva- 32. MARX PG, REID DS: Labetalol infusion in acute
lence and clinical presentation. Hypertension myocardial infarction with systemic hypertension.
1996; 27: 144-147. Br J Clin Pharmacol 1979; 8: 233S-238S.

www.archcardiolmex.org.mx
Elevación extrema de la presión arterial S2-81

33. OLSEN KS, SVENDSEN LB, LARSEN FS, ET AL: Effect 48. HOSHINO T, OHMAE M, SAKAI A: Spontaneous re-
of labetalol on cerebral blood flow, oxygen meta- solution of a dissection of the descending aorta
bolism and autoregulation in healthy humans. Br after medical treatment with a blocker and a cal-
J Anaesth 1995; 75: 51-54. cium antagonist. Br Heart J 1987; 58: 82-84.
34. SCHILLINGER D: Nifedipine in hypertensive emer- 49. IGUCHI A, TABAYASHI K: Outcome of medically trea-
gencies: a prospective study. J Emerg Med 1987; ted Stanford type B aortic dissection. Jpn Circ J
5: 463-473. 1998; 62: 102-105.
35. L AMBERT CR, H ILL JA, F ELDMAN RL, ET AL : 50. BRITTON M, CARLSSON A, DE FAIRE U: Blood pres-
Effects of nicardipine on left ventricular func- sure course in patients with acute stroke and ma-
tion and energetics in man. Int J Cardiol 1986; tched controls. Stroke 1986; 17: 861-864.
10: 237-250. 51. WAHLGREN NG, MACMOHON DG, DE KEYSER J, ET
36. MANN T, COHN PF, HOLMAN LB, ET AL:. Effect of AL: The Intravenous Nimodipine West Europen Trial
nitroprusside on regional myocardial blood flow (INWEST) of nimodipine in the treatment of acute
in coronary artery disease: results in 25 patients ischemic stroke. Cerebrovasc Dis 1994; 4: 204-210.
and comparison with nitroglycerin. Circulation 52. AHMED N, NASMAN P, WAHLGREN NG:. Effect of in-
1978; 57: 732-738. travenous nimodipine on blood pressure and outco-
37. C OHN JN, FRANCIOSA JA, FRANCIS GS, ET AL : me after acute stroke. Stroke 2000; 31: 1250-1255.
Effect of shortterm infusion of sodium nitro- 53. ADAMS HP JR, ADAMS RJ, BROTT T, ET AL: Guideli-
prusside on mortality rate in acute myocardial nes for the early management of patients with is-
infarction complicated by left ventricular fa- chemic stroke: a scientific statement from the Stroke
ilure: results of a Veterans Administration Council of the American Stroke Association. Stroke
cooperative study. N Engl J Med 1982; 306: 2003; 34: 1056-1083.
1129-1135. 54. The European Stroke Initiative Executive Com-
38. VAN HARTEN J, BURGGRAAF K, DANHOF M, ET AL: mittee and the EUSI Writing Committee: Euro-
Negligible sublingual absorption of nifedipine. pean Stroke Initiative recommendations for stroke
Lancet 1987; 2: 1363-1365. management: update 2003. Cerebrovasc Dis 2003;
39. HUYSMANS FT, SLUITER HE, THIEN TA, ET AL: Acute 16: 311-337.
treatment of hypertensive crisis with nifedipine. 55. SEMPLICINI A, MARESCA A, BOSCOLO G, ET AL: Hy-
Br J Clin Pharmacol 1983; 16: 725-727. pertension in acute ischemic stroke: a compensa-
40. GROSSMAN E, MESSERLI FH, GRODZICKI T, ET AL: tory mechanism or an additional damaging fac-
Should a moratorium be placed on sublingual ni- tor? Arch Intern Med 2003; 163: 211-216.
fedipine capsules given for hypertensive emergen- 56. ADAMS H, ADAMS R, DEL ZG, ET AL: Guidelines for
cies and pseudoemergencies? JAMA 1996; 276: the early management of patients with ischemic
1328-1331. stroke: 2005 guidelines update; a scientific state-
41. BUSSMANN WD, KENEDI P, VON MENGDEN HJ, ET ment from the Stroke Council of the American Heart
AL: Comparison of nitroglycerin with nifedipine in Association/American Stroke Association. Stroke
patients with hypertensive crisis or severe hyper- 2005; 36: 916-923.
tension. Clin Investig 1992; 70: 1085-1088. 57. SCHRADER J, LUDERS S, KULSCHEWSKI A, ET AL: The
42. SCHROEDER HA: Effects on hypertension of sul- ACCESS study: evaluation of acute candesartan
fhydryl and hydrazine compounds. J Clin Invest cilexetil therapy in stroke survivors. Stroke 2003;
1951; 30: 672-673. 34: 1699-1703.
43. SHEPHERD AM, LUDDEN TM, MCNAY JL, ET AL: 58. QURESHI AI, HARRIS-LANE P, KIRMANI JF, ET AL:
Hydralazine kinetics after single and repeated oral Treatment of acute hypertension in patients with
doses. Clin Pharmacol Ther 1980; 28: 804-811. intracerebral hemorrhage using American Heart
44. LUDDEN TM, SHEPHERD AM, MCNAY JL, ET AL: Association guidelines. Crit Care Med 2006; 34:
Hydralazine kinetics in hypertensive patients after 1975-1980.
intravenous administration. Clin Pharmacol Ther 59. HOLLANDER JE: The management of cocaine-asso-
1980; 28: 736-742. ciated myocardial ischemia. N Engl J Med 1995;
45. K OUCHOUKOS NT, DOUGENIS D: Surgery of the 333: 1267-1272.
thoracic aorta. N Engl J Med 1997; 336: 1876- 60. BOEHRER JD, MOLITERNO DJ, WILLARD JE, ET AL:
1888. Influence of labetalol on cocaine-induced corona-

www.medigraphic.com
46. CHEN K, VARON J, WENKER OC, ET AL: Acute tho-
racic aortic dissection: the basics. J Emerg Med
ry vasoconstriction in humans. Am J Med 1993;
94: 608-610.
1997; 15: 859-867. 61. MOORE NA, REES G, SANGER G, ET AL: Effect of L-
47. O’CONNOR B, LUNTLEY JB: Acute dissection of the type calcium channel modulators on stimulant-
thoracic aorta: esmolol is safer than and as effec- induced hyperactivity. Neuropharmacology 1993;
tive as labetalol. BMJ 1995; 310: 875. 32: 719-720.

Vol. 78 Supl. 2/Abril-Junio 2008:S2, 74-81