Está en la página 1de 45

INDICE

Introducción ......................................................................................................

1. Etimología ......................................................................................... pág. 02


2. Definición .......................................................................................... pág. 02
2.1 Concepto Aborto para la Medicina y el Derecho........................ pág. 02
2.2 Concepto de Aborto para la Iglesia Católica.............................. pág. 03
3. Causas del Aborto ............................................................................ pág. 04
4. Clases de Aborto .............................................................................. pág. 04
4.1 Aborto Espontaneo o Natural .................................................... pág. 04
4.2 Aborto Producido, Inducido o Voluntario .................................. pág. 05
4.2.1 Aborto Terapéutico ................................................................. pág. 06
4.2.2 Aborto Ético o Humanitario .................................................... pág. 06
4.2.3 Aborto Psicosocial ................................................................... pág. 06
4.2.4 Aborto Eugenésico .................................................................. pág. 07
5. Métodos Utilizados para realizar un Aborto .................................... pág. 07
5.1 Aborto Quirúrgico ..................................................................... pág. 07
5.1.1 Envenenamiento Salino..................................................... pág. 07
5.1.2 Por Succión ...................................................................... pág. 08
5.1.3 Dilatación y Curetaje ......................................................... pág. 08
5.1.4 Por “D&X” a las 32 semanas ............................................ pág. 08
5.1.5 Por Operación Cesárea .................................................... pág. 09
5.2 Aborto Farmacológico ............................................................... pág. 09
5.2.1 Prostaglandinas ................................................................ pág. 10
5.2.2 RU-486 .............................................................................. pág. 10
5.2.3 Levonorgestrel 75 mg. ..................................................... pág. 11
6. El DIU y el Aborto ............................................................................ pág. 12
6.1 Características .......................................................................... pág. 12
6.2 Efectos Secundarios no Habituales .......................................... pág. 13
6.3 Recomendaciones .................................................................... pág. 13
7. Secuelas Psicológicas del Aborto ................................................... pág. 15
7.1 Síndrome Post-Aborto ............................................................... pág. 15
7.2 Diferentes Secuelas Psicológicas ............................................. pág. 16
8. Secuelas Físicas del Aborto ............................................................ pág. 18
8.1 Diferentes Secuelas físicas ....................................................... pág. 18
9. Aborto y Derechos Humanos .......................................................... pág. 21
10. Leyes sobre el Aborto ................................................................... pág. 24
10.1 Aborto en Argentina ................................................................ pág. 24
10.1.1 Situación Legal .............................................................. pág. 25
10.1.2 La Ley y el Debate Público ............................................ pág. 26
10.1.3 La Práctica del Aborto ................................................... pág. 27
10.1.4 Incidencia del Aborto ..................................................... pág. 28
10.1.5 La Atención de Post-Aborto ........................................... pág. 29
10.2 Aborto en otros Países ............................................................ pág. 30
10.3 Otras Legislaciones ................................................................. pág. 30
11. Argumentos ................................................................................... pág. 32

Conclusión ........................................................................................... pág. 34


Bibliografía ........................................................................................... pág. 35
INTRODUCCION

En el presente trabajo, abordaremos el tema del “Aborto”, debido a la


polémica que se ha instaurado en la sociedad respecto del mismo, y por ende
al interés que ello nos genera.

Tratar este tema, es de vital importancia ya que en sí mismo, refiere la


existencia humana y a los derechos que esta concierne.

El Aborto, que no es más que la interrupción de esa existencia humana


en sus diversas etapas de desarrollo de un embrión, es un asunto delicado que
merece conocerse, analizarse y recapacitar muy seriamente antes de tomar
partido como escéptico, adepto o inconforme.

Por estas razones, y otras que abordaremos en el transcurso de este


trabajo, con el fin de que al menos, podamos tener las nociones básicas de lo
que es aborto, causas, clases, métodos, secuelas, implicancias, las
repercusiones físicas y morales que trae consigo, tanto para la persona que
decide poner en práctica la interrupción de una vida como para quienes la
practican, lo legalizan, y para el entorno familiar y social en su conjunto.
DESARROLLO

1. Etimología

La palabra aborto proviene del vocablo latín Abortus, AB que significa,


privar o privación, lo cual nos da a entender que esta palabra en su primera
parte señala que significa que el aborto una privación de algo. La otra parte de
la palabra es ORTUS, lo cual significa nacimiento.
Por ende esta palabra esta compuesta y al unirse significa la privación
del nacimiento.

2. Definición

El aborto es la interrupción de manera espontánea o provocada del


embarazo en cualquier etapa de este, que va desde la fecundación (unión del
óvulo con el espermatozoide) hasta el día del nacimiento del nuevo ser.

El embrión comienza cuando el núcleo del espermatozoide entra en el


óvulo, formándose un Nuevo Ser, desde el primer momento de la Concepción;
distinto de la madre y del padre (Embrión).

2.1 Concepto de aborto para la Medicina y el Derecho

Distintas son las concepciones que la medicina y el derecho tienen sobre


el aborto. Para la medicina distingue entre aborto y nacimiento prematuro o
precoz, por aborto entiende la expulsión del producto de la concepción antes
de los seis meses de la gestación, y por nacimiento precoz entiende por los
tres últimos meses de gestación.
En cambio para el derecho y específicamente para el derecho penal el
aborto consiste en la muerte o expulsión del producto de la concepción en
cualquier estado de la preñez.
En derecho no distingue entre aborto y nacimiento prematuro ya que
ambos para el derecho son aborto.

2.2 Concepto de aborto para la Iglesia Católica

La iglesia entiende por aborto la muerte provocada del feto, realizada por
cualquier método y en cualquier momento del embarazo desde el instante
mismo de la concepción.

Según la misma, quien consciente y deliberadamente practica un aborto,


acepta que se lo practiquen o presta una colaboración indispensable a su
realización, incurre en una culpa moral y en una pena canoníca, es decir
comete un pecado y un delito.

La culpa moral es un pecado grave contra el valor sagrado de la vida


humana. En el quinto mandamiento se condena la acción de matar.

Se establece como un pecado excepcionalmente grave, porque la


victima es inocente e indefensa y su muerte es causada precisamente por
quienes tienen una especial obligación de velar por su vida.
Además, hay que tener en cuenta que al niño abortado se le priva del
primero de todos los Sacramentos, es decir el del Bautismo.

La pena canoníca es una sanción que la iglesia impone a algunas


conductas particularmente relevantes, y que está establecida en el Código de
Derecho Canónico, vigente para todos los católicos.
El castigo que la Iglesia Católica da a aquellas personas que procuran
un aborto, es la excomulgación.
3. Las causas del aborto

Entre las causas más comunes de Abortos podemos mencionar:

• Bajas condiciones socioeconómicas.


• Presión de la familia y de la pareja.
• Miedo a la expectativa social (marginación, exclusión)
• Problemas de salud.
• Violación.
• Incesto.
• Falta de educación sexual afectiva.
• Mal uso de métodos anticonceptivos (uso de prácticas tradicionales).
• Cuando la relación con su pareja no es estable.

4. Clases de aborto

4.1 Aborto espontáneo o natural:

Es la pérdida de un embrión o feto por causas no provocadas


intencionalmente. Se distingue pues del aborto inducido.

El término sólo se aplica estrictamente cuando dicha pérdida se produce


antes de la semana 20 del embarazo, denominándose a partir de ese momento
parto prematuro. El aborto espontáneo puede ser retenido, cuando no se
elimina nada, incompleto, cuando no se eliminan todos los productos de la
gestación, o completo cuando todo es eliminado por completo.
Se calcula que el 25% de todos los embarazos humanos finalizan en
aborto espontáneo, y tres cuartas partes de los abortos suceden en los tres
primeros meses de embarazo. Algunas mujeres tienen cierta predisposición a
tener abortos, y con cada aborto sucesivo disminuyen las posibilidades de que
el embarazo llegue a término.

Las causas del aborto espontáneo no se conocen con exactitud. En la


mitad de los casos, hay alteración del desarrollo del embrión o del tejido
placentario, que puede ser consecuencia de trastornos de las propias células
germinales o de una alteración de la implantación del óvulo en desarrollo.
También puede ser consecuencia de alteraciones en el entorno materno.

Se sabe que algunas carencias vitamínicas graves pueden ser causa de


abortos en animales de experimentación. Algunas mujeres que han tenido
abortos repetidos padecen alteraciones hormonales.

Otros abortos espontáneos pueden ser consecuencia de situaciones


maternas anormales, como enfermedades infecciosas agudas, enfermedades
sistémicas como la nefritis, diabetes o traumatismos graves.

Las malformaciones y los tumores uterinos también pueden ser la causa;


la ansiedad extrema y otras alteraciones psíquicas pueden contribuir a la
expulsión prematura del feto.

El síntoma más común de una amenaza de aborto es el sangrado


vaginal, acompañado o no de dolor intermitente. Sin embargo, una cuarta parte
de las mujeres gestantes tienen pequeñas pérdidas de sangre durante las
fases precoces del embarazo y, de éstas, el 50% llevan el embarazo a término.
El tratamiento para una situación de riesgo de aborto consiste en llevar
reposo en cama. En mujeres con varios abortos puede ser necesario el reposo
en cama durante todo el embarazo.

El tratamiento con vitaminas y hormonas también puede ser eficaz. En


ocasiones, deben corregirse quirúrgicamente las anomalías uterinas si son
causa de los abortos de repetición.

4.2 Aborto provocado, inducido o voluntario:

Consiste en provocar la finalización prematura del desarrollo vital del


embrión o feto para su posterior eliminación, con o sin asistencia médica, y en
cualquier circunstancia social o legal.

Es distinto, por tanto, del «aborto espontáneo», que se refiere al hecho


que se presenta de manera natural y sin que medie voluntad de eliminar al
nasciturus (‘el que ha de nacer’) por parte de la madre o por parte del médico
que atiende el trabajo de parto.

En ocasiones se actúa sobre embarazos de hijos viables, matándolos en


el interior de la madre o procurando su muerte después de nacer vivos. Esto no
es, médicamente hablando, un aborto, y de hecho muchas legislaciones que se
consideran permisivas en la tolerancia del aborto lo prohíben expresamente,
porque lo incluyen en la figura del infanticidio.

Esencialmente, hay cuatro tipos de aborto inducidos:


4.2.1 Aborto Terapéutico:

Es el realizado cuando el embarazo pone en peligro la vida de la mujer


embarazada. Esta situación ha quedado prácticamente superada como
consecuencia del progreso en la medicina. Quedan algunas pocas situaciones
excepcionales, en las que además el feto no va a ser viable (por ejemplo el
caso del embarazo ectópico, en el que la implantación del embrión no acontece
en el útero, sino, por ejemplo, en las trompas).

4.2.2 Aborto Ético o Humanitario:

Cuando el embarazo ha sido consecuencia de una acción delictiva,


fundamentalmente violación o relaciones incestuosas. En estos casos se ha
evaluado el riesgo de embarazo en torno a un 1% de todas las violaciones.

4.2.3 Aborto Psicosocial:

Es el realizado por razones personales, familiares, económicas,


sociales,... de la mujer. Es indiscutible que esta indicación incluye el máximo
porcentaje de abortos realizados en el mundo.

4.2.4 Aborto Eugénico:

También podría llamarse de “indicación fetal” o “preventivo”. Es el


planteado cuando existe importante riesgo o probabilidad de que el nuevo ser
esté afectado por anomalías o malformaciones congénitas.
5. Métodos utilizados para realizar un aborto

5.1 Aborto Quirúrgico

Consiste en la interrupción de la gestación en el quirófano mediante una


técnica quirúrgica. Será imprescindible no haber comido ni bebido nada en las
8 horas previas a la intervención. Es conveniente venir acompañada por un
familiar.

La técnica más frecuentemente utilizada es la aspiración siendo


complementado, en algunas ocasiones, con un legrado de confirmación
diagnóstica. Y es necesario pasar siempre un control 15 días con tu
ginecólogo/a habitual después de realizado el aborto con el objeto de confirmar
la perfecta realización de la intervención y fundamentalmente para poder hablar
de un método de planificación que impida que se reproduzca una situación
similar.

Existen variaciones en la técnica quirúrgica en función de la 12ª semana de


gestación.

5.1.1 Por envenenamiento salino:

Se extrae el líquido amniótico dentro de la bolsa que protege al bebé. Se


introduce una larga aguja a través del abdomen de la madre, hasta la bolsa
amniótica y se inyecta en su lugar una solución salina concentrada. El bebé
ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más tarde por
envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros órganos.

Esta solución salina produce quemaduras graves en la piel del bebé.


Unas horas más tarde, la madre comienza "el parto" y da a luz un bebé muerto
o moribundo, muchas veces en movimiento. Este método se utiliza después de
las 16 semanas de embarazo.

5.1.2 Por Succión:

Se inserta en el útero un tubo hueco que tiene un borde afilado. Una


fuerte succión (28 veces más fuerte que la de una aspiradora casera)
despedaza el cuerpo del bebé que se está desarrollando, así como la placenta
y absorbe "el producto del embarazo" (o sea, el bebé), depositándolo después
en un balde. El abortista introduce luego una pinza para extraer el cráneo, que
suele no salir por el tubo de succión. Algunas veces las partes más pequeñas
del cuerpo del bebé pueden identificarse. Casi el 95% de los abortos en los
países desarrollados se realizan de esta forma.

5.1.3 Por Dilatación y Curetaje:

En este método se utiliza una cureta o cuchillo provisto de una cucharilla


filosa en la punta con la cual se va cortando al bebé en pedazos con el fin de
facilitar su extracción por el cuello de la matriz.

La cureta se emplea para desmembrar al bebé, sacándose luego en


pedazos con ayuda de los fórceps. Este método está convirtiéndose en el más
usual.
5.1.4 Por "D & X" a las 32 semanas:

Este es el método más espantoso de todos. Suele hacerse cuando el


bebé está próximo a su nacimiento. Después de haber dilatado el cuello uterino
durante tres días y guiándose por la ecografía, el abortista introduce unas
pinzas y agarra con ellas una piernecita, después la otra, seguida del cuerpo,
hasta llegar a los hombros y brazos del bebé.

Así extrae parcialmente el cuerpo del bebé, como si éste fuera nacer,
salvo que deja la cabeza dentro del útero. Como la cabeza es demasiado
grande para ser extraída intacta; el abortista, entierra unas tijeras en la base
del cráneo del bebé que está vivo, y las abre para ampliar el orificio.

Entonces inserta un catéter y extrae el cerebro mediante succión. Este


procedimiento hace que el bebé muera y que su cabeza se desplome. A
continuación extrae a la criatura y le corta la placenta.

5.1.5 Por Operación Cesárea:

Este método es exactamente igual que una operación cesárea hasta que
se corta el cordón umbilical, salvo que en vez de cuidar al niño extraído se le
deja morir. La cesárea no tiene el objeto de salvar al bebé sino de matarlo.

5.2 Aborto farmacológico

Se puede utilizar un método farmacológico para la interrupción voluntaria


del embarazo en aquellos supuestos previstos por la legislación actual. Este
método es muy eficaz hasta las 7 semanas de gestación (49 días), aunque no
efectivo en todos los casos; por lo cual, un porcentaje bajo de pacientes
requerirá una intervención quirúrgica posterior (lo que denominamos legrado o
aspiración).
Como toda medicación, presenta unas contraindicaciones para su
administración, no pudiendo utilizarse en ciertas circunstancias, que serán
valoradas antes de su toma por el ginecólogo.

Con este método, la expulsión de la gestación puede producirse en


nuestro centro o en su domicilio, por ello, deberá estar psicológicamente
preparada para dicho evento.

Por tanto, no es un método aconsejable para aquellas pacientes que no


deseen o no puedan " colaborar activamente " en la interrupción de su
gestación.

Siempre va a presentar una hemorragia vaginal, que puede ser escasa o


como una regla abundante. Esta hemorragia la puede presentar después de la
primera toma del tratamiento (poco frecuente) o después de la segunda toma
del tratamiento (más frecuente). La hemorragia durará como término medio 9-
10 días, aunque puede persistir hasta su siguiente regla, sin que ello implique
la existencia de ninguna complicación.

El haber presentado una hemorragia no significa que se haya producido


el aborto, por eso es muy importante que acuda a la cita que le daremos para
realizar controles, entre ellos un control ecográfico.

Durante los periodos de hemorragia y tras la toma de la medicación,


puede notar dolor intenso "como de regla" que cederá espontáneamente, pero
para el que puede tomar los calmantes que, habitualmente, utilice durante sus
menstruaciones.

Tras la toma de las medicaciones puede presentar astenia (sensación de


debilidad o cansancio), nauseas, vómitos y diarrea, que ceden en poco tiempo
y no suelen necesitar ningún tratamiento.
El día de la 2ª toma de la medicación permanecerá en el centro por un
periodo máximo de 4 horas, no precisando estar ingresada. Podrá deambular o
permanecer en reposo en una sala habilitada a tal efecto.

Entre los métodos farmacológicos más difundidos se encuentran:

5.2.1 Prostaglandinas:

Este fármaco provoca un parto prematuro durante cualquier etapa del


embarazo. Se usa para llevar a cabo el aborto a la mitad del embarazo y en las
últimas etapas de éste. Su principal "complicación" es que el bebé a veces sale
vivo. También puede causarle graves daños a la madre. Recientemente las
prostaglandinas se han usado con la RU-486 para aumentar la "efectividad" de
éstas.

5.2.2 RU-486:

Se trata de una fármaco abortivo empleado conjuntamente con una


prostaglandina, que es eficiente si se la emplea entre la primera y la tercera
semana después de faltarle la primera menstruación a la madre.

Actúa matando de hambre al diminuto bebé, al privarlo de un elemento


vital, la hormona progesterona. El aborto se produce luego de varios días de
dolorosas contracciones.

5.2.3 Levonorgestrel 75 mg:


Es el principio activo del anticonceptivo de emergencia denominado
"píldora del día después" o "píldora del día siguiente". Es uno de los métodos
disponibles para mujeres usados para prevenir el embarazo durante los
primeros días después de haber tenido relaciones sexuales sin protección.
Como todo método anticonceptivo de emergencia, no se recomienda utilizar el
levonorgestrel con regularidad para evitar los embarazos no deseados.

Esta píldora actúa:

• Deteniendo o retrasando la ovulación.


• Evitando que los espermatozoides fertilicen cualquier óvulo liberado.
• O evitando que el óvulo ya fecundado por un espermatozoide migre al
útero para implantarse y desarrollarse.

Esta píldora puede presentar diferentes efectos adversos:

Efectos adversos muy frecuentes

• Mareos, dolor de cabeza.


• Náuseas, dolor en la parte baja del abdomen.
• Aumento de la sensibilidad en las mamas, retraso en la menstruación,
menstruación excepcionalmente intensa, sangrado.
• Fatiga.

Efectos adversos frecuentes

• Diarrea, vómitos.

Efectos adversos de frecuencia no conocida


• Reacciones de hipersensibilidad cutánea que pueden incluir exantema,
urticaria, picores, hinchazón de la cara.

6. El DIU y el Aborto

6.1 Características

Un método de anticoncepción es el DIU que es una estructura plástica


pequeña (aproximadamente, 3,5 cm X 3,5 cm), alrededor de la cual se enrolla
un alambre de cobre, que luego se coloca en el interior del útero. Casi todos los
DIU tienen en su extremo, un par de hilos que, después de colocado el DIU,
salen por el cuello del útero y quedan "colgando" en el interior de la vagina. Y
secreta bajas dosis hormonales.

La función principal del DIU es evitar que se encuentren el óvulo y el


espermatozoide, aunque su mecanismo exacto de acción se desconoce.
Mientras que algunos consideran al DIU como un método anticonceptivo muy
seguro, con un porcentaje de falla del 1 al 2%.

Sin embargo otros creen que por sus características anatómicas no es


un dispositivo de barrera, es decir, no impide la libre circulación de los
espermatozoides hasta encontrarse con el óvulo.
Su función, como agente exógeno al organismo femenino, producir
irritación e inflamación en las paredes internas del útero (endometrio), con lo
cual, lo hace pasible y propenso a contraer una serie de infecciones muy
delicadas y que imposibilitan que el óvulo fecundado por el espermatozoide
(huevo) puede anidar o implantarse en esa pared. Esto lleva a que se
desprenda y provoque un sangrado intermenstrual en el cual es expulsado. Es
decir, un aborto.

No interfiere con la relación sexual. No afecta la lactancia. Puede


utilizarse hasta después de la menopausia. No interactúa con otras drogas.

Los efectos secundarios se manifiestan en los tres primeros meses post


colocación: Sangrado vaginal abundante y más prolongado (hipermenorrea).
Sangrado o goteo vaginal entre menstruaciones. Aparición o aumento de
cólicos o dolor durante la menstruación (dismenorrea).

6.2 Efectos secundarios no habituales:

Anemia provocada por un sangrado menstrual excesivo entre períodos.


Perforación de la pared del útero (rara vez ocurre esto si el DIU ha sido
adecuadamente colocado). No protege contra el SIDA y enfermedades de
transmisión sexual. Determina un riesgo incrementado de Enfermedad
Inflamatoria Pélvica y con ello, de esterilidad posterior.

Se necesita realizar un procedimiento médico para su colocación, que


puede resultar traumático en algunos casos. Puede salirse del útero y
expulsarse inadvertidamente, lo cual ocurre más frecuentemente cuando se
coloca poco después del parto. Inadecuado para mujeres que no han tenido
hijos.

6.3 Recomendaciones

Después de un parto
Puede insertarse dentro de las primeras 48 horas siguientes al parto.
Después de un aborto, inducido o espontáneo Inmediatamente, si no existe
infección. Si existe infección, el DIU sólo se podrá colocar después de tres
meses de tratada y superada dicha infección.
No es conveniente usar el DIU si tiene un útero deformado (miomas o
fibromas, etc.). Tiene infecciones genitales frecuentemente. Tiene múltiples
parejas sexuales o no ha tenido hijos.

Después de la colocación, pueden ocurrir: Dolor o cólicos en la parte


baja del abdomen, durante los primeros días. En este caso, Ud. puede tomar
analgésicos comunes como Paracetamol, ibuprofeno o ácido acetilsalicílico.
Un poco de secreción vaginal (flujo) durante algunas semanas después
de la inserción. Esto es normal.
Usted debe revisar si el DIU está en su lugar una vez por semana,
durante el primer mes de colocado. Después de finalizado cada período
menstrual (ya que durante la menstruación es cuando existen mayores
posibilidades de expulsión).

Cuándo retirarlo:
Ante la aparición de cualquier efecto colateral, como dolor o sagrado,
que determine la extracción. Embarazo, normal o ectópico. Enfermedad
Inflamatoria Pélvica Aguda (endometritis o salpingitis). Perforación del útero.
DIU fuera de su lugar (expulsión parcial) Cuando la vida útil del DIU haya
finalizado.

Consultar al médico:
Cuando no tenga menstruaciones. Presente señales de embarazo
ectópico, como ser sangrado vaginal anormal, dolor abdominal persistente, o
debilidad. Cree que pudo haber estado expuesta, o tiene, una enfermedad de
transmisión sexual (ETS) incluyendo el SIDA.

El DIU es una nueva alternativa en anticonceptivos para las mujeres que


ya tienen hijos, este es un método que ha tenido muy buena aceptación por el
género femenino quienes son las que por ahora tienen que planificar mientras
que todavía no es una función neta del hombre en un futuro ellos también
deberán pensar en su método de anticoncepción porque esto no es sólo
responsabilidad de la mujer sino de hombre-mujer como pareja.

El DIU tiene una acción localizada en el aparato reproductivo de la mujer


y no en todo el organismo. Por ello, los efectos secundarios se reducen aún
más. También tiene el beneficio de disminuir considerablemente el sangrado, el
cual inclusive puede llegar a desaparecer.

7. Secuelas Psicológicas del aborto

7.1 Síndrome post-aborto

¿Cuál es el impacto emocional en las personas que realizan abortos?

Quienes los hacen han escrito y dicho lo suficiente como para mostrar
que no se trata de un procedimiento médico cualquiera. Algunos, tienen
pesadillas, otros sufren muchos de los síntomas asociados con el Desorden de
Estrés Post-traumático (PTSD), alguna vez llamado "neurosis de guerra" y
"fatiga de batalla".

La práctica de la medicina, de curar, no debería dar pesadillas, no


debería causar una neurosis de guerra.

Depresión, hostilidad y conducta autodestructiva son algunas de las


consecuencias psíquicas que sufren las mujeres que han abortado. Los
trastornos psíquicos derivados del aborto se conocen como Síndrome post-
aborto (SPA), un tipo de trastorno de estrés post-traumático (PTSD).

El Síndrome Post-aborto toma su nombre del Síndrome Post-Vietnam,


porque fue en los años de esa terrible guerra cuando se legalizó el aborto en
EE.UU.

Al igual que los soldados que volvían de Vietnam traían recuerdos de


dicha guerra que los angustiarían el resto de sus vidas, de la misma manera las
mujeres que abortaban empezaron a sufrir los mismos síntomas que esos
soldados.

Algunos de los síntomas más frecuentes son ansiedad, conducta


agresiva, pesadillas, pensamientos o actos suicidas, bulimia, anorexia, abuso
de alcohol y drogas y ruptura de relaciones de pareja.

El Síndrome post-aborto puede tardar años en manifestarse debido a la


represión a la que recurren muchas mujeres como mecanismo de defensa.
7.2 Entre algunas secuelas psíquicas del aborto se encuentran:

Necesidad de tratamiento psicológico:

Puesto que muchas mujeres tras un aborto recurren a la represión como


mecanismo de defensa, puede darse un largo período de negación antes de
que una mujer requiera tratamiento psiquiátrico. Estos sentimientos reprimidos
son susceptibles de causar afecciones psicosomáticas y psiquiátricas o de
conducta en otras facetas de la vida de la mujer.

En consecuencia, algunos informan del hecho de que la angustia por un


aborto que no se quiere reconocer es lo que en realidad subyace en muchas de
sus pacientes, incluso aunque se hayan dirigido a ellos en demanda de
terapias para problemas que aparentemente nada tienen que ver con ello.

Trastornos por estrés post-traumático:

Se trata de una disfunción psicológica producto de una experiencia


traumática que anula los mecanismos normales de defensa de una persona,
derivando en miedo intenso, sensación de desvalimiento o de estar atrapado, o
en pérdida del control.

El riesgo de que una experiencia resulte traumática se incrementa


cuando el hecho traumatizante es percibido como susceptible de conllevar
amenazas de lesión física, violación sexual o presencia personal o participación
en una muerte violenta.

Los síntomas más importantes de este tipo de trastorno son clasificados


generalmente en tres categorías: hiperexcitación, intrusión y constricción. El
primero consiste en una intervención inapropiada y crónica de los mecanismos
de defensa fight or flight. La persona se halla por lo visto en permanente alerta
frente a amenazas de peligro. Los síntomas de hiperexcitación incluyen:
respuestas exageradamente sobresaltadas, ataques de ansiedad, irritabilidad,
explosiones de ira o rabia, conducta agresiva, dificultad para concentrarse,
hipervigilancia, dificultad para conciliar el sueño o mantenerse despierto, etc.

La intrusión consiste en revivir el hecho traumático involuntaria e


inesperadamente: pensamientos recurrentes e intrusivos sobre el aborto o el
niño abortado, flashbacks en los que las mujeres vuelven a vivir
momentáneamente un aspecto de la experiencia abortiva, pesadillas sobre el
aborto o el niño, o reacciones de intenso pesar o depresión en la fecha del
aniversario del embarazo abortado o del aborto. La constricción consiste en
paralizar los recursos emocionales o en desarrollar patrones de conducta, de
forma se que eviten los estímulos asociados con el trauma. Se trata de la
conducta evasiva o de evitación, un intento de negar y de evitar las
sensaciones negativas de gente, lugares, o cosas que agraven los sentimientos
negativos asociados con el trauma.

Disfunción sexual:

En concreto pueden incluir uno o varios problemas de los que se detallan a


continuación: ausencia de placer en las relaciones, dolor añadido, aversión al
sexo o a los hombres en general, o desarrollo de una forma de vida de tipo
promiscuo.

Descuido de los niños o conducta abusiva hacia ellos:

El aborto se vincula con mayores niveles de depresión, conducta


violenta, abuso del alcohol y de las drogas, embarazos 'de sustitución o
reemplazo', y relajación de los lazos que unen a las madres con los hijos
habidos posteriormente. Estos factores se asocian estrechamente con el trato
abusivo hacia los niños y parecen confirmar particulares valoraciones clínicas
que vinculan el trauma post-aborto con abuso infantil subsiguiente.

Divorcio y problemas crónicos de relación:

Las parejas que han recurrido al aborto están más expuestas a


divorciarse o a separarse. Muchas mujeres que abortan desarrollan una mayor
dificultad para establecer lazos duraderos con un compañero. Esto puede
deberse a que el aborto se relaciona con reacciones tales como baja
autoestima, mayor desconfianza hacia los hombres, disfunción sexual, abuso
de substancias y niveles incrementados de depresión y ansiedad

Planteamientos suicidas e intentos de suicidio

Abuso de Alcohol/Drogas

Refuerzo del hábito de fumar con los correspondientes efectos negativos


para la salud

Desórdenes alimenticios

Abortos de repetición:

Las mujeres que cuentan con una experiencia abortiva anterior tienen
una probabilidad cuatro veces mayor de volver a interrumpir voluntariamente su
embarazo que aquéllas que no tienen historia abortiva previa.
8. Secuelas físicas del aborto

8.1 Podemos enunciar que las secuelas físicas más importantes del
Aborto, según estudios médicos y psicológicos son:

Muerte:

Las primeras causas de muerte en relación con el aborto son


hemorragia, infección, embolia, anestesia, y embarazos ectópicos sin
diagnosticar.

Cáncer de mama:

El riesgo de cáncer de mama casi se dobla después de un aborto e


incluso se incrementa aún más con dos o más abortos.

Cáncer de ovarios, hígado y cervical (cuello uterino):

Las mujeres con un aborto se enfrentan a un riesgo relativo de 2.3 de


cáncer cervical, en comparación con las mujeres que no han abortado, y las
mujeres con dos o más abortos encaran un riesgo relativo de 4.92.

Riesgos igualmente elevados de cáncer de ovario e hígado se ligan con


el aborto único o múltiple.

Perforación del Útero:


El riesgo de perforación uterina se incrementa para las mujeres que ya
han tenido hijos y para las que reciben anestesia general durante la realización
del aborto.

El daño en el útero puede complicarse en ulteriores embarazos y


eventualmente puede acarrear problemas que requieran una histerectomía, lo
que de por sí puede conllevar diversas complicaciones adicionales y lesiones
que incluyen la osteoporosis.

Embarazo ectópico:

El aborto está relacionado de forma importante con un riesgo añadido de


embarazos ectópicos posteriores. Los embarazos ectópicos, a su vez,
amenazan la vida y pueden llevar a un descenso en la fertilidad.

Desgarros cervicales (cuello del útero):

En al menos un uno por ciento de abortos realizados en el primer


trimestre se producen importantes desgarros cervicales que requieren sutura.

Las laceraciones de menor envergadura o las micro-fracturas, que


normalmente no son tratadas, pueden también a la larga perjudicar la función
reproductiva.

La lesión latente post-aborto puede abocar a una posterior


incompetencia cervical, parto prematuro y complicaciones durante el parto.

Placenta previa (sic):

El aborto incrementa el riesgo de placenta previa en ulteriores


embarazos (una circunstancia que pone en peligro tanto la vida de la madre
como su embarazo deseado), en una escala de entre siete y quince. El
desarrollo anormal de la placenta debido a lesión uterina aumenta el riesgo de
malformación fetal, muerte perinatal y efusión excesiva de sangre durante el
parto.

Recién nacidos discapacitados en posteriores embarazos:

El aborto se asocia con lesiones cervicales y uterinas que pueden


incrementar el riesgo de parto prematuro, complicaciones en el parto y
desarrollo anormal de la placenta en posteriores embarazos. Estas
complicaciones reproductivas constituyen las causas principales de las
minusvalías en recién nacidos.

Afección inflamatoria pélvica:

Se trata de una enfermedad que puede poner en peligro la vida y


conllevar un riesgo añadido de embarazo ectópico y reducción de fertilidad.
Algunos estudios han arrojado que entre un 20 y un 27 % de pacientes que
abortan sufren una infección por clamidia.

Riesgos añadidos para las adolescentes:

Las adolescentes, se exponen a un riesgo mucho más alto de sufrir


numerosas complicaciones relacionadas con el aborto. Esto reza tanto para las
complicaciones inmediatas como para los perjuicios reproductivos a largo plazo

Riesgos añadidos para las mujeres con múltiples abortos:

En general, la mayoría de los estudios arriba citados reflejan factores de


riesgo para mujeres que se han sometido a un solo aborto. Estos mismos
estudios muestran que las mujeres que tienen abortos múltiples encaran un
riesgo mucho mayor de sufrir tales complicaciones. Este punto es
especialmente digno de ser mencionado desde el punto y hora en que
alrededor de un 45 % de todos los abortos se practican en mujeres que ya
habían abortado antes.

Endometritis:

La endometritis representa un riesgo post-aborto para todas las mujeres,


pero en especial para las adolescentes, las cuales tienen una probabilidad 2.5
veces mayor de contraer endometritis después de un aborto que las mujeres
con edades entre 20 y 29 años.

Complicaciones inmediatas:

Alrededor de un 10 % de mujeres que se someten a un aborto


provocado sufrirán complicaciones inmediatas, de las cuales aproximadamente
un quinto (2 %) tienen la consideración de riesgo mortal. Las nueve grandes
complicaciones más comunes que pueden darse durante la práctica del aborto
son: infección, efusión excesiva de sangre, embolia, desgarro o perforación del
útero, complicaciones de la anestesia, convulsiones, hemorragia, lesión
cervical y "shock" endotóxico.

Las complicaciones 'menores' más comunes incluyen:

• Infección.
• Efusión de sangre.
• Fiebre.
• Quemaduras de segundo grado.
• Dolor abdominal crónico, vómitos, problemas gastro-intestinales, y
sensibilización del Rh

9. Aborto y Derechos Humanos

En un mundo globalizado e interconectado, las necesidades de unos


conforman los deberes de otros. Sin embargo (y resulta casi irónico), uno de
los problemas más graves del mundo es la exclusión.

En una sociedad que se dice globalizada y en un mundo que ha sido


testigo de adelantos técnicos nunca antes imaginados, el desarrollo material
contrasta de manera dramática con la lacra moral de la marginación y de la
exclusión.

Hemos sido testigos de graves e injustas desigualdades entre los seres


humanos. Sobre todo la de un grupo en particular, la de los Niños no nacidos a
través del aborto.

El aborto es la manifestación emblemática de la exclusión. Si nuestro


tiempo agranda la diferencia entre los que tienen y los que no tienen, con el
aborto se establece un muro infranqueable entre los que son y aquellos a los
que no se les deja ser.
El 10 de diciembre de 1948, finalizada la II Guerra Mundial, algunos
países se reunieron en la Asamblea de Naciones Unidas (ONU) para proclamar
"LA DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS"(DDHH),
que protege a todas las personas por igual.

Este fue el comienzo de una de las mayores conquistas de la


humanidad. Sin embargo y de forma paradójica, a continuación de este gran
acontecimiento moral, se va a producir la gran avalancha de legalizaciones de
abortos. Más de 50 millones de seres humanos mueren anualmente por este
medio en todo el mundo. Es el mismo número de muertos que en la Segunda
Guerra Mundial.

La Declaración le es de aplicación a todo individuo, y así se desprende


claramente de su espíritu. Sin embargo la actual redacción del artículo primero
parece no incluir al pre nacido, al expresar lo siguiente:

Art. 1º: "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y
derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse
fraternalmente, los unos con los otros".

Es un hecho que el nacimiento no marca el inicio de la vida humana.


¿Cómo podríamos aceptar que el vientre de la madre sea la barrera que impida
a un niño ser sujeto de este derecho? Hasta la persona más pro-abortista
estaría de acuerdo en que a un no nacido en el 7º, 8º ó 9º mes de gestación y,
por tanto antes de su nacimiento, le es de aplicación este principio de libertad e
igualdad en dignidad y derechos como a cualquier persona ya nacida. La
afirmación contraria sería un importante retroceso social.

Los artículos siguientes de la DDHH, no presentan ninguna dificultad para la


aplicación al no nacido:
Art. 2º: "Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en
esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión,
opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición
económica, nacimiento o cualquier otra condición".

Art. 3º: "Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de


su persona".

Art. 5º: "Nadie estará sometido a torturas ni a penas o tratos crueles,


inhumanos o degradantes"
(El feto desde la 3ª semana tiene tubo neuronal y sufre antes de morir).

Art. 7º: "Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual
protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda
discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal
discriminación".

Art. 8º: "Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales
nacionales competentes, que le ampare contra actos que violen sus derechos
fundamentales reconocidos por la constitución o la ley".

Además de la Declaración, existen otras referencias legales con


incidencia para el no nacido: La Resolución 4376 de la Asamblea del Consejo
de Europa, reunida el 4 de octubre de 1982 expresa: “la ciencia y el sentido
común prueban que la vida humana comienza en el acto de la concepción, y
que en este mismo momento están presente todas las propiedades biológicas y
genéticas del nuevo ser”.

10. Las Leyes sobre el Aborto


En la Grecia y la Roma antiguas el aborto, así como el infanticidio,
estaban generalmente permitidos y socialmente aceptados. Desde que el
Derecho se humanizó por influencia del cristianismo, el aborto se ha castigado
siempre como un crimen.

En el siglo XX se han producido varias modificaciones en esa situación:


la Unión Soviética permitió el aborto en 1920, y en la década de los 30 se
añadieron varios países escandinavos y posteriormente otros del Este de
Europa entonces bajo la dominación soviética, así como Japón.

A partir de finales de los años 60 se va permitiendo el aborto provocado


-con más o menos restricciones, según los países- en el mundo occidental,
aunque en muchas naciones sigue respetándose y protegiéndose el derecho a
la vida del no nacido.

10.1 El Aborto en Argentina

10.1.1 Situación legal

El aborto en Argentina es severamente limitado por la ley. Desde 2008,


el Código Penal argentino establece sanciones severas para los que causan
abortos y para mujeres que dan consentimiento sí mismas, y penas específicas
para los médicos y otros agentes de salud que realizan abortos.

En Argentina, el aborto es ilegal en cualquier caso pero es considerado


"no punible" en determinadas circunstancias:

1. Si el aborto se realice para evitar daño a la vida o salud de la mujer,


desde que no existan otros medios de evitar tales daños.
(Recientemente se ha interpretado "salud" para incluir la salud mental
además de la física, en la Provincia de Buenos Aires.)
2. Si el embarazo proviene de una violación. (En el caso de una mujer
"idiota o demente", se requiere del consentimiento de su representante
legal).

Las complicaciones del aborto son la primera causa de la muerte


materna en Argentina (un 30% del total, cerca de 100 muertes anuales). Hasta
2007 no fueron firmados los números de abortos realizados; las autoridades
sanitarias estimaron 500.000 por año (un 40% de todos embarazos), en la
mayoría de casos, presumiblemente ilegales y muchas veces fuera de buenos
estados sanitarios. Cerca de 80.000 mujeres cada año se hospitalizan debido a
complicaciones después del aborto (y estas deben enfrentarse a penas
legales). En muchos abortos fracasados y muertes debidas a esos abortos no
se informan las autoridades.

Un estudio científico realizado sobre el aborto (el primer de este tipo en


Argentina), encomendado por el Ministerio de la Salud y realizado por varias
organizaciones independientes, fue lanzado en junio de 2007. Utilizando
métodos indirectos en cifras del Sondeo Nacional sobre la Salud y la Nutrición
y combinándolas con los datos de las instalaciones de salud, el estudio
concluyó con una cifra mínima de 460.000 y un máximo de 615.000 abortos
voluntarios por año (cerca de 60 abortos por 1000 mujeres). Los investigadores
asumieron que para cada mujer que procura ayuda médica debido a
complicaciones de aborto, siete otras mujeres en la misma situación no buscan
ayuda.

Sin embargo, se ha mostrado que un cálculo parecido en México fue


exagerado por un factor de hasta veinte.
10.1.2 La ley y el debate público

La Constitución de Argentina no establece disposiciones específicas


para el aborto, pero la Reforma de la Constitución de Argentina de 1994 añadió
un estatuto constitucional para una serie de pactos internacionales, tales como
la Convención Americana de Derechos Humanos, que declara el derecho a la
vida existe "en general, desde el momento de concepción". La interpretación de
la expresión "en general" en ciertos casos de aborto sigue siendo el objeto de
debates.

En 1998, después de una visita al Vaticano y una entrevista con Papa


Juan Pablo II, el presidente argentino Carlos Menem aprobó un decreto que
declaró el 25 de marzo el Día del Niño Nonato. La administración de Menem ya
había alineado con la Santa Sede en su rechazo total del aborto y de métodos
contraceptivos. Durante la primera celebración de la nueva vacación, en 1999,
el Presidente afirmó que "la defensa de vida" fue "una prioridad de la política
externa de Argentina".

El presidente Fernando de la Rúa (1999-2001) no fue directo sobre su


creencia católica y la influencia de esta en las políticas gubernamentales, pero
efectivamente los mantuvo inalterada.
El presidente Néstor Kirchner (elegido en 2003) profesa la fe católica,
pero es considerado más progresista que sus antecesores. En 2005, el Ministro
de la Salud Ginés González García declaró públicamente su apoyo a la
legalización del aborto. Kirchner ni apoyó ni criticó la opinión de González
García en público. En una entrevista privada, más tarde, aseguró que la ley en
cuanto al aborto no sería alterada durante su mandato. En cualquier caso,
pronto la Iglesia Católica causó una especie de "guerra de palabras" entre la
jerarquía religiosa y el gobierno nacional.

Carmen Argibay, la primera mujer elegida a la Corte Suprema Argentina


por un gobierno democrático, también causó mucha controversia cuando
expresó su apoyo para los derechos de aborto. Organizaciones PRO-VIDA,
encabezadas por la Iglesia Católica, expresaron su oposición al nombramiento
por esta causa.

10.1.3 La práctica del aborto

En la Argentina existe un mercado de servicios de aborto extendido,


diversificado y segmentado. En él coexisten procedimientos de muy diverso
tipo, y la calidad y seguridad de los procedimientos están estrechamente
asociadas a la capacidad económica de la mujer.

Los sectores medios y altos acceden a abortos clandestinos realizados


por médicos en consultorios o clínicas privadas, donde se practican abortos por
aspiración o legrados y se cuenta con todos los medios necesarios para
garantizar su asepsia y seguridad (ecografía, quirófano, material descartable,
anestesista).

Las mujeres de sectores pobres recurren con frecuencia a prácticas


riesgosas, como la auto colocación de sondas o tallos de perejil, prácticas de
personas no idóneas, o a la ingesta/aplicación de diferentes sustancias.

Al igual que en otros países de la región, la práctica del aborto ha


variado en los últimos años a partir de la utilización del misoprostol para
interrumpir el embarazo. Esta droga es una prostaglandina utilizada en
gastroenterología y se encuentra disponible en más de ochenta países del
mundo.

Por su capacidad para provocar contracciones uterinas comenzó a ser


utilizada para una variedad de indicaciones en ginecología y obstetricia, que
incluyen la inducción del trabajo de parto, la maduración cervical, el aborto en
el primer trimestre, el tratamiento de la hemorragia posparto, la evacuación de
huevo muerto y retenido, etc.

El misoprostol está incluido en la Lista de Medicamentos Esenciales de


la Organización Mundial de la Salud, en el que se especifican los
medicamentos mínimos necesarios para un sistema básico de atención de
salud que incluye los medicamentos más eficaces, seguros y eficientes para las
enfermedades prioritarias.

10.1.4 Incidencia del aborto


• La mortalidad por el aborto en la Argentina es 25 veces mayor al promedio
de todo el mundo.

• Se hacen 41 abortos por hora, 1.000 por día y 350.000 por año en la
Argentina.

• Una mujer muere cada dos días por intervenciones mal hechas. Esta es la
principal causa de muerte materna.

• 3.600 mujeres se internan por año en hospitales de Buenos Aires por


complicaciones en abortos.

• Un tercio de las intervenciones quirúrgicas de los servicios de emergencias


de los hospitales porteños son como consecuencia de abortos mal hechos.

• El 50% de las camas de ginecología de los hospitales de Buenos Aires están


ocupadas por mujeres que se recuperan de un aborto mal hecho.

• La diferencia en las tasas de mortalidad materna entre las provincias


argentinas son muy marcadas. Van de 30 por 100.000 nacidos vivos en Río
Negro a 160 en Salta y Jujuy o 170 en Formosa.

• Solo un 10% de las adolescentes sexualmente activas de Latinoamérica se


cuidan con algún método anticonceptivo.
• En América latina, más del 20% de los embarazos ocurren en menores de
18 años y entre el 20 y el 50% de los embarazos de adolescentes terminan
en aborto.

• Cada año hay 53.000.000 de abortos en todo el mundo y casi la mitad son
clandestinos.

• Sólo hay 16 países que lo prohíben en todos los casos sin excepción.

10.1.5 La atención pos-aborto

Más allá del carácter legal o ilegal del aborto, los servicios de salud
deben atender a las mujeres que presentan complicaciones de abortos
inseguros, y hacer todo lo que esté a su alcance para preservar su salud y su
vida. Para estas mujeres el acceso a la atención médica y su calidad pueden
representar la diferencia entre la vida y la muerte.

Con frecuencia las mujeres con complicaciones de abortos reciben un


trato deficiente, caracterizado por la crítica, la amenaza y la falta de
sensibilidad.

Existen testimonios de mujeres en situación de aborto que denotan


crueldad, falta de respeto y trato humillante por parte del personal de salud.

Cuestiones claves como la consejería anticonceptiva no están


generalizadas en los servicios y una alta proporción de mujeres son dadas de
alta sin haber recibido consejería y la indicación/provisión de un método
anticonceptivo.

10.2 Aborto en otros países

Leyenda

¦¦ A pedido de la mujer.
¦¦ Por peligro para la vida de la madre, la salud física y psíquica, los factores
socioeconómicos, y/o las malformaciones fetales.

¦¦ Ilegal excepto en violación, riesgo para la vida de la madre, problemas de


salud física o psíquica y/o las malformaciones fetales.

¦¦ Ilegal excepto por peligro para la vida de la madre, violación y/o problemas
de salud física o psíquica.

¦¦ Ilegal excepto en casos de riesgo para la vida de la madre, o problemas de


salud física y/o psíquica.

¦¦ Ilegal sin excepciones.

¦¦ Dependiendo de la región.

¦¦ No tenemos información.

Líneas verticales (varios colores): Ilegal pero tolerado.

10.3 Otras legislaciones:

Aproximadamente 26 millones de mujeres tienen abortos legales cada


año, y 20 millones tienen abortos en países en que el aborto está restringido o
prohibido por ley.

Gran parte de los países del mundo liberalizaron sus leyes de aborto en
el breve lapso entre 1950 y 1985. Ya a principios de 1986, 36 países tenían
leyes de aborto liberales que permitían a las mujeres tener abortos por razones
sociales o médicas, o sin razón alguna.

Entre 1985 y 1997, 10 países desarrollados y nueve países en vías de


desarrollo con más de un millón de habitantes relajaron las restricciones sobre
el aborto.

A nivel mundial:

• El 39% de las mujeres viven bajo un régimen legal que restringe el aborto,
• el 25% reside en partes del mundo donde sólo se permite el aborto para
salvar la vida de la mujer o donde se lo prohíbe totalmente,

• El 10% vive en lugares donde sólo se permite el aborto cuando es necesario


para proteger la salud física de la mujer o para salvar su vida,

• Y el 4% reside en lugares donde se permite el aborto solamente por estas


razones o para proteger la salud mental de la mujer,

El 61% de las mujeres viven en partes del mundo donde se permite el


aborto para proteger la vida de la mujer o su salud física o mental, por razones
socioeconómicas o por ninguna razón en particular (por lo menos durante los
primeros meses del embarazo).

En los 55 países donde se permite el aborto a base de fundamentos


legales amplios, la ley usualmente estipula algunas condiciones como, por
ejemplo, límites de gestación, indicación, períodos de espera, requisitos de
consentimiento, y restricciones en torno a dónde y quién practicaría el aborto.
11. Argumentos a favor y en contra

A continuación se exponen los argumentos que sostienen tanto los


grupos pro-aborto, como así también los grupos pro-vida.

Argumentos a favor Argumentos en contra


La mujer es dueña de su cuerpo Todo ser humano tiene derecho a la vida
El embrión es una masa sin actividad ni Desde su concepción es un ser humano,
personalidad porque todo su desarrollo posee ya una
esencia que lo dirige. El embrión muestra
individualidad. Al sexto día, comienza a
estimular, con un mensaje químico, el
cuerpo amarillo del ovario materno para
suspender el ciclo menstrual y no ser
expulsado. Es una primera afirmación de
autonomía. Al 18vo. Día empieza a
formarse el cerebro. Su minúsculo
corazón late desde el día 21. A los 45
días, tiene manos, pies, cabeza, órganos
y cerebro, pudiéndose registrar
ondulaciones en el electroencefalograma.
A los 60 días de la falta, funciona ya su
sistema nervioso.
Es necesario impedir los abortos Aprobar el aborto no sería la solución, ya
clandestinos que las mujeres acudirían a lugares
clandestinos por diferentes razones:
económicas, humillación, vergüenza y
deseo de ocultamiento.
Hay que evitar el sufrimiento de los hijos Con ese criterio, tendríamos motivo
con malformaciones genéticas suficiente para matar a los minusválidos
ya nacidos. Por otro lado, científicamente,
las pruebas prenatales no tienen
seguridad del 100% para determinar
malformaciones o defectos.
Solución en casos de violación En muchos casos de violación, los
embarazos son raros, ya sea debido a
disfunciones sexuales por parte del
violador o en casos en que la víctima no
estuvo expuesta al esperma del mismo.
Por otra parte, existen mujeres que al ser
estériles, pueden proveer al niño de un
buen hogar.
Todo niño debe ser deseado El niño no tiene la culpa de no ser
deseado, y además no todas las
personas en el planeta han sido
embarazos buscados.
Es inhumano no legalizar el "aborto
 El término "terapéutico" es utilizado con
terapéutico" que debería realizarse el fin de confundir. "Terapia" significa
cuando el embarazo pone a la mujer en curar y en este caso el aborto no cura
peligro de muerte o de un mal grave y nada. La ciencia médica garantiza que
permanente prácticamente no hay circunstancias en la
cual se deba optar entre la vida de la
madre o la del hijo. Ese conflicto
pertenece a la historia de la obstetricia.

El temido caso de los embarazos


"ectópicos" o que progresan fuera del
útero materno están siendo manejados
médicamente cada vez con mayor
facilidad. Por otro lado, el código de ética
médica señala que en el caso de
complicaciones en el embarazo deben
hacerse los esfuerzos proporcionados
para salvar a madre e hijo y nunca tener
que elegir entre uno de ellos.

CONCLUSION:

El aborto genera opiniones contradictorias; dentro de su contexto


intervienen principios éticos, morales, jurídicos, religiosos, médicos, prácticos, y
de salud pública.

No es fácil establecer prioridades entre valores éticos conflictivos, pero si


es necesario reflexionar sobre principios moralistas y filosóficos de derecho que
legitiman la necesidad de proteger los derechos humanos de las mujeres y su
autonomía como seres individuales.
Es responsabilidad de los gobiernos el tomar medidas oportunas para
ayudar a las mujeres a evitar el aborto, que en ningún caso debería
promoverse como método de planificación de la familia, y proporcionar en
todos los casos un trato humanitario y orientación a las mujeres que han
recurrido al aborto.

BIBLIOGRAFIA

• http://es.wikipedia.org/
• http://www.vidahumana.org/
• http://www.despenalizacion.org.ar/
• http://www.anael.org/
• http://www.aciprensa.com/
• http://www.abortos.com/
• http://www.dignidadsocial.blogspot.com/
• http://www.psicofx.com/
• Enciclopedia Encarta 2009