P. 1
Los Insectos como controladores Biológicos

Los Insectos como controladores Biológicos

|Views: 1.348|Likes:
Publicado poramormena1410

More info:

Published by: amormena1410 on Sep 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/30/2013

pdf

text

original

Facultad de Humanidades Escuela de Educación Biología - Química

MONOGRAFIA LOS INSECTOS COMO CONTROLADORES BIOLÓGICOS

ESTUDIANTE: Bautista Díaz, Segundo Amador

ASESORA: Lic. Sánchez Oliva, Eda Yolanda, Mgtr

CICLO: 2009-II

Chiclayo, diciembre del 2009

2
INDICE INTRODUCCION

1. 1.1. Definición de los insectos 1.2. Clasificación de los insectos 1.3. Morfología: interna y externa 1.3.1. 1.3.2. 1.4. Fisiología 1.4.1. 1.4.2. 1.4.3. 1.4.4. 1.4.5.

4 LOS INSECTOS 5 5 5 5

Regiones corporales 5

Alas y vuelo de los insectos 6 6 Nutrición 7

Transporte interno 7 Intercambio gaseoso 7

Excreción y equilibrio hídrico 8

Sistema nervioso y órganos sensoriales 8

1.4.6.

Reproducción y desarrollo 9

2. EL CONTROL DE PLAGAS
9

2.1. Control biológico 2.2.
10 Control

9 químico

3. LOS INSECTOS COMO CONTROLADORES BIOLÓGICOS

10

3 3.1. Plagas más comunes y sus enemigos naturales 3.1.1.
Características Reproducción Daños Características depredador 10

La mosca blanca y su depredador 11 11 11 11 12

3.1.2.
Características Reproducción Daños Su depredador

El pulgón y su depredador 12 12 13 13 14

3.1.3.
Características Daños Su depredador

Las orugas y su depredador 14 14 15 15

3.1.4.
Características Reproducción Daños Su depredador

El minador de hoja y su depredador 15 15 15 15 16

3.2.
en 16 CONCLUSIONES

Importancia de los insectos como controladores biológicos el ecosistema saludable

17

4
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 18

5

RESUMEN En la actualidad los productos agroquímicos no siempre dan buenos resultados, por lo que, se presta hoy en día, mucha importancia a una agricultura biológica. Actualmente es necesaria una estrategia alternativa para el control de plagas que se base en el uso de principios ecológicos, para aprovechar al máximo los beneficios de la biodiversidad en los cultivos agrícolas. Mi trabajo tiene como objetivos describir los diferentes tipos de insectos utilizados como controladores biológicos, además se explicará la importancia de estos, como también incidir en el uso limitado de los productos químicos para el control de plagas. Concluyo que los insectos como controladores biológicos, en la actualidad son una alternativa eficaz y útil que repercute positivamente en la conservación, mantenimiento, protección y cuidado del medio ambiente. Palabras Claves: Insectos, Control, Plagas, Biológico, Químico, Depredador.

ABSTRACT Today agrochemicals are not always give good results, so it lends itself today, much importance to organic farming. Currently requires an alternative strategy for pest control that relies on the use of ecological principles to take advantage to maximize the benefits of biodiversity in agricultural crops. My job is to describe the different types of insects used as biological controllers; they also explained the importance of these, as well as limited impact on the use of chemicals to control pests. I conclude that insects as biological controllers, today are effective and useful alternative has a positive impact on the conservation, maintenance, protection and care of the environment. Key words: Insects, Control, Pests, Biological, Chemical, Predator.

6

INTRODUCCION Nicholls (2008) señala que el origen del aprovechamiento de los controladores biológicos ya estaba en la práctica de los antiguos agricultores chinos, que tenían como propósito reducir la población de plagas. En la actualidad los productos agroquímicos no siempre dan buenos resultados, por lo que, se presta hoy en día, mucha importancia a una agricultura biológica. Frente a este contexto formulo el siguiente problema: ¿Cuál es la importancia de los insectos como controladores biológicos?, ya que es necesaria una estrategia alternativa para el control de plagas que se base en el uso de principios ecológicos, para aprovechar a máximo los beneficios de la biodiversidad en los cultivos agrícolas. Los objetivos de esta investigación son describir los diferentes tipos de

insectos utilizados como controladores biológicos, además se explicará la importancia de los insectos como controladores biológicos, y así incidir en el uso limitado de los productos químicos para el control de plagas, reconociendo su repercusión en el equilibrio del ecosistema. Se han considerado los siguientes temas: la descripción detallada de las principales de los insectos, como su definición, taxonomía, control químico; además se conocerá los insectos como

características biológico y

morfología y fisiología; asimismo se tratará sobre el control de plagas: control controladores biológicos donde se abordará biológicos en el ecosistema. las plagas más comunes, sus

enemigos naturales y la importancia de los insectos como controladores

7

1. Los insectos 1.1. Definición de los insectos Según Rupert y Barnes (1996) señalan que la clase Insecta o hexápoda que contiene mas de 750 000 especies descritas, es el grupo más extenso de los animales. Aunque esencialmente son animales terrestres y acuáticos. Estos tienen una importancia ecológica en el medio terrestre.

1.2 . Clasificación de los insectos Marshall y William (1985) clasifican a los insectos en: Reino: Animal Filo: Artrópoda Clase: Insecta Sub clase 1: Dipluros Sub clase 2: Proturos Sub clase 3: Colémbolos. Subclase 4: Apterigotas. Subclase 5: Pterigotas. 1.3 . Morfología: interna y externa Rupert y Barnes (1996:833) señalan la morfología siguiente: 1.3.1. Regiones corporales La cabeza, de “los insectos están orientados de manera que las piezas bucales quedan rígidas hacia abajo (hipognatos), en algunas especies

8 depredadoras como los carábidos y cicindelas están dirigidas hacia adelante (prognatos) y en los hemípteros y homópteros que tienen picos chupadores se dirigen posteriormente (opistognatos)”. El esqueleto cefálico de la mayoría de los insectos forman una cápsula externa completa que envuelve a los tejidos blandos internos, la cabeza lleva un par de ojos compuestos y un par de antenas, entre ellos lleva tres ocelos; las piezas bucales llevan tres pares de apéndices (par de mandíbulas, par de maxilas y un labio). El tórax, “forma la región media del cuerpo, consta de tres segmentos (protórax, mesotórax y metatórax), en cada una de ellas hay un par de patas articuladas”. Las patas de los insectos están adaptadas para andar o correr, pero uno o más pares de patas pueden modificarse para realizar funciones como sujetar la presa, saltar, nadar o excavar. El abdomen, “consta de 9-11 segmentos más un par de cercos abdominales sensoriales terminales en el segmento 11”.

1.3.2. Alas y vuelo de los insectos Las alas constituyen el rasgo característico en la mayoría de los insectos, muchas de ellas presentan modificaciones que satisfacen las demandas del vuelo típico o propio del grupo de los insectos. “Cada ala se articula con el borde del tergo pero su borde interno descansa sobre una saliente pleural dorsal, ya que el movimiento ascendente del ala es el resultado indirecto o directo de la contracción de los músculos verticales del interior del tórax que abate el tergo”. En el sistema nervioso de los insectos no existe un único control del vuelo, sino que los ojos y los receptores sensoriales de las antenas, la cabeza, las alas y otras partes del cuerpo proporcionan información continua de retroalimentación para el control del vuelo.

9 Para Díaz y Santos (2003:162) “la reducción de apéndices marchadores con relación a los miriápodos mejora mucho la eficacia del movimiento en los insectos, pero es la aparición de las alas y la capacidad de volar lo que potencia la máximo el éxito biológico de los insectos. El vuelo facilita la dispersión, el acceso a nuevas fuentes alimenticias y condiciones ambientales mas favorables, los mecanismos de huida y los procesos reproductores”.

1.3.

Fisiología

Rupert y Barnes (1996:838) señalan las siguientes fisiologías: 1.3.1. Nutrición

Los insectos se han adaptado a todo tipo de dietas ya que pueden ser herbívoros o carnívoros, sin embargo algunas dietas son muy específicas, así como la utilización de sus órganos alimenticios ya que algunos son utilizadas para perforar (saltarillas), succionar (mosquitos) y masticar (saltamontes). “Las abejas y avispas tienen piezas bucales adaptadas para chupar y masticar. En las moscas picadoras, como la mosca borriquera y el tábano las mandíbulas en forma de navaja producen una herida, el insecto recoge el fluido con el labio esponjoso y lo conduce hacia la boca. Algunas moscas depredadoras inyectan secreciones salivales a sus presas y luego succionan los tejidos digeridos”.

1.4.2. Transporte interno “La mayor parte de las especies el corazón es tubular y se extiende a lo largo de los 9 primeros segmentos abdominales, en cada segmento del cuerpo hay un par de músculos alares que se extienden lateralmente desde el corazón hasta la pared del cuerpo, las contracciones de los

10 músculos hacen que el corazón se expanda y contraiga (…). El flujo sanguíneo se puede aumentar mediante estructuras pulsátiles accesorias presentes en la cabeza, tórax, patas y alas, así como por contracciones del diafragma dorsal. La sangre de los insectos es incolora o verde y tiene varios tipos de hemocitos algunos de los cuales son fagocitos, ciertos insectos poseen agentes coagulantes en la sangre, aunque la mayoría sierran las heridas con un tapón de células”.

1.4.3. Intercambio gaseoso El intercambio gaseoso tiene lugar a través de un sistema de tráqueas, hay un par de espiráculos localizados por encima del segundo y tercer par de patas, generalmente, los espiráculos están provistos de un mecanismo de cierre y en muchos insectos terrestres, el atrio contiene sistemas filtradores. Los mecanismos de cierre de los espiráculos reducen la pérdida de agua y las estructuras filtradoras impiden la entrada de polvo. “Las ramificaciones más pequeñas de las tráqueas, las tráqueolas miden por lo general menos de 1 µ m de diámetro, el intercambio gaseoso a través de las tráqueas sucede principalmente por difusión, los espiráculos se abren por un periodo muy corto (200ms) y que está bajo control del sistema nervioso, el cual en cambio puede regularse por la tensión oxígeno/dióxido de carbono de la sangre”. Algunos insectos muy pequeños que viven en lugares húmedos, como los colémbolos y proturos carecen de tráqueas y el intercambio gaseoso se realiza a través de la superficie del cuerpo.

1.4.4. Excreción y equilibrio hídrico “Los principales órganos de la excreción en insectos como son los

túbulos de malpigio, el número de esta varía de 2-250 como en los saltamontes. La capa externa de la pared del túbulo, que esta en

11 contacto con la hemolinfa se compone de tejido elástico y fibras

musculares que le permitirán realizar movimientos peristálticos”. Todos los productos de desechos se eliminan por estos, algunas células están especializadas en su almacenamiento. “Los insectos están entre los artrópodos terrestres mas adaptados para evitar la perdida de agua”. Como podría esperarse, los insectos acuáticos excretan amoniaco en lugar de acido úrico, y las sales se conservan en la región digestiva posterior.

1.4.5. Sistema nervioso y órganos sensoriales El sistema nervioso de los insectos es igual al de los otros artrópodos.”El cerebro consta de un protocerebro con ojos, un deutocerebro con antenas y un tritocerebro. Posee dos pares de cuerpos ganglionares. Los cuerpos cardiacos y los cuerpos alados, junto con las glándulas protoracicas y ciertas células neurosecretoras del protocerebro son los principales centros endocrinos del insecto. Las sencillas son órganos sensoriales diferentes de los ojos y ocelos y están repartidas en todo el cuerpo, han adoptado forma de cetas, clavijas, escamas, cúpulas y placas. Posee órganos timpánicos parecidos al oído, como también fotoreceptores como ojos y ocelos y tiene como función intervenir en la orientación”.

1.4.6. Reproducción y desarrollo Reproducción: “el sistema reproductor femenino típico consta de dos ovarios y dos oviductos laterales que se unen formando un oviducto común que conduce a una vagina. El sistema reproductor masculino comprende un par de testículos con espermatozoides, un par de conductos laterales, con un conducto que se abre la exterior a través de un pene ventral denominado edeago que esta asociado al octavo

12 segmento. Durante la copula, el pene del macho se introduce en la vaginas o bolsa copulatriz de la hembra. Muchos de estos se aparean solo una vez e su vida, y si se repite ocurre pocas veces. La evolución de una envuelta protectora para el desarrollo del huevo en un medio terrestre”. Desarrollo: la forma adulta se alcanza gradualmente con las mudas sucesivas. Este tipo de desarrollo se denomina metamorfosis gradual o incompleta, todos los estados inmaduros hasta la adultez se denomina ninfas, o si son acuáticos náyades. “En muchos insectos entre los que incluye abejas, avispas, moscas y escarabajos, las se desarrollan internamente, y las alas parecen en forma repentina en los adultos, llamándose metamorfosis completa y presenta 3 estados diferentes: fase larva (orugas de mariposa, no tienen alas), fase pupa (el joven se vuelve inactivo y deja de alimentarse) y fase adulto”.

2. El Control de plagas Jacas (2005:51) señala dos tipos de control de plagas: 2.1. Control biológico El control biológico consiste en el uso de depredadores, patógenos antagonistas o competidores para suprimir poblaciones de plagas haciéndolas así menos abundantes y por consecuencia menos perjudiciales. “Se puede agrupar en tres las estrategias que se utilizan para la aplicación de enemigos naturales: el primero consiste en la importancia y establecimiento permanente de especies exóticas depredadores o parásitos (control biológico clásico). Cuando una plaga posee enemigos naturales eficaces en una zona, pero estos no pueden actuar de forma adecuada debido a determinadas características del agroecosistema puede aplicarse métodos para permitir la acción de los enemigos naturales autóctonos (método de conservación). Finalmente, los depredadores pueden ser

13 incrementados de forma artificial y transitoria por el hombre en un área definida consiguiéndose así el control biológico por el método del incremento de enemigos naturales”.

2.2. Control químico Uno de los factores de la contaminación del medio ambiente es causado por la utilización de productos químicos, que dejan sustancias residuales que son toxicas en la mayoría de los casos. Estos productos afectan el desarrollo de las plantas y en muchos casos quedan totalmente dañadas. Tras el uso prolongado de los productos químicos se producen resistencias en las plagas, las cuales es difícil eliminarlas con un solo producto químico o con otros que tengan la misma materia activa. Estos perjudican la salud humana directamente, ya que sus sustancias residuales quedan en los frutos y se transforman en el organismo cuando son ingeridos como alimento. En las curas directas los residuos afectan la piel y si es absorbido afecta a los pulmones. Además contaminan las aguas naturales, debido a lluvias o riegos que arrastran estos productos, acabando en los ríos, lagos, aguas subterráneas y mares. “Dentro los productos químicos más utilizados en la agricultura tenemos: Insecticidas, acaricidas, avicidas, fungicidas, herbicidas y reguladores de crecimiento”.

3. Los insectos como controladores biológicos Infoagro.com (setiembre, 2009) da a conocer las principales plagas y sus depredadores; son las siguientes: 3.1. Plagas más comunes y sus enemigos naturales 3.1.1. La mosca blanca y su depredador Características: La mosca blanca responde al nombre científico de Trialeurodes vaporariorum y también al nombre de Bemisa tabaci. Se le

14 denomina mosca blanca por su presencia de dos alas y su aspecto blanco, no supera los 2mm de longitud. Las alas le sirven para desplazarse de una planta a otra con relativa facilidad. Durante el invierno se encuentra de forma fija en el envés de las hojas. Es atraída por el color amarillo y verde claro. Se nutre de hojas y de las partes jóvenes de las plantas. Reproducción: La reproducción se realiza por huevos, que pone en el envés de las hojas, en una cantidad aproximada de 180 a 200, de color blanco-amarillento y de tamaño muy diminuto. A simple vista se ve como una pequeña cantidad de polvo blanco. Desde que se ponen los huevos hasta el nacimiento del individuo transcurre un tiempo de 20 a 24 horas. Se pasa por cuatro estadios larvarios desde el huevo al adulto del individuo: Tras estos cuatro estadios larvarios la mosca blanca hecha a volar de inmediato. La duración es de un mes en estado larvario. Para el desarrollo total de la misma son necesarias unas condiciones adecuadas. La mosca blanca está provista de un órgano bucal chupador con una prolongación punzante que ocasiona diversos daños en la plantación porque sustrae la savia de las plantas y desarrolla la fumagina. Daños: Los cultivos que se ven más afectados por este insecto son: las plantas del tomate, pimiento, pepino, judía, tabaco. Los daños que se ocasionan comienzan cuando la mosca se instala en el envés de la hoja hospedante y tanto en estado adulto como larvario, comienzan a nutrirse de ella y deteriorando el crecimiento de la misma. Debido a su facilidad para desplazarse de una planta a otra, e introducir su aparato bucal, llega a transmitir enfermedades víricas e incluso por su excremento, que forma una lámina pegajosa y produce el desarrollo de hongos, se esta ensayando con triascolcerá con el objeto de eliminar las sustancias céreas. Su depredador: El parasitoide más utilizado es la mosca Encarsia formosa, es de muy pequeño tamaño, a penas alcanza 1 mm de tamaño. Es de color negro excepto el abdomen que es amarillento, dos alas

15 transparentes, antenas. Se alimenta de larvas de mosca blanca y de la sustancia pegajosa y dulzona que deja en el envés de las hojas. Este parásito dispone de un aguijón que lo introduce en el interior de la larva y deposita su huevo. Transcurrido unos 15 días nacerá en vez de una mosca blanca, una parasitaria que migrará hacia las zonas donde se localicen otras larvas para parasitar de nuevo. Encarsia requiere unas condiciones de temperatura de 25 a 27ºC y una humedad relativa de 50 al 60%, con incidencia de luz, para llevar una actividad parasitaria más activa. Estos parásitos suelen venderse en cartulinas pegados pero en forma de larvas. Dependiendo de la densidad de mosca blanca que invada el cultivo, como la densidad de éste, así se necesitará más o menos cantidad de parásito depredador. Las primeras semanas suelen aplicarse en mayor número, unos 10 parásitos/m2. Después de haber soltado las larvas parasitarias, transcurrido unos días se debe controlar si ya se han producido las primeras invasiones de la mosca Encarsia. ¿Cómo se comprueba? Se debe de observar las larvas de que color se tornan, si son oscuras ya han sido parasitadas por Encarsia Formosa. 3.1.2. El pulgón y su depredador Características: Existen varios tipos de áfidos que afectan a las plantas de cultivo: Pulgón verde: Myzus persicae. También se le denomina vulgarmente "piojo". El pulgón verde ataca a mucha diversidad de especies botánicas. Las hembras son de color verde. Su longitud está comprendida entre 1.5 a 2 mm. Esta especie puede dar origen a pulgones alados. Las colonias de pulgones, se instalan en el envés de las hojas, siendo ahí su punto de ataque, produciendo diferentes daños en el limbo de las hojas. El pulgón tiene diferente color negro, amarillo, verde, con un tamaño de 1 a 3 mm. Sus patas son largas y finas, dos antenas y tiene forma de pera. Vive en el envés de las hojas y en tallos. Llega incluso a desarrollar un par de alas que le sirve para desplazarse de una planta a otra. El pulgón vive de forma masiva formando grandes colonias. Los pulgones poseen un aparato bucal del cual se prolonga un

16 filamento largo que le sirve para introducirlo en el interior de las células de las hojas de la planta. Reproducción: Existen dos formas diferentes de reproducción en los pulgones: Por huevos, de forma asexual: Las hembras que no han sido previamente fecundadas paren pequeños pulgones con forma de adulto. Los pulgones tiene una capacidad elevada de producción y en periodos muy cortos de tiempo las plantas están invadidas por ellos. Permanecen en la planta en la que nacen y tras varias generaciones crean unas alas que le sirven para migrar de unas plantas a otras. A veces estas migraciones se producen por unas inadecuadas condiciones climáticas para estos individuos. La reproducción tiene sus épocas, las hembras fecundadas suelen poner sus huevos donde pasarán todo el invierno hasta llegar la primavera para nacer. Daños: Atacan a un gran número de plantas, judía, pepino, cereales, plantas ornamentales, etc. Con su aparato bucal extraen el jugo celular de la planta. Tienen una forma peculiar en la forma de alimentarse, lo hacen de tal forma que, no se aprecian daños visibles en la planta, ya que no rasgan las células, sino que la taladran con su filamento bucal. Con el tiempo aparecen los síntomas en las plantas, son: Deformación de hojas, se amarillean, arrugan, secan; Transmiten enfermedades víricas debido a sus desplazamientos de unas plantas a otras y la producción de hongos. Porque aparecen sobre la superficie foliar una capa pegajosa que crea el pulgón y facilita la aparición de los hongos Su depredador: En la lucha contra el pulgón se ha empleado como enemigo natural a Cecidomyia que responde al nombre científico de Aphidoletes aphidimyza. Da muy buenos resultados, llegando a dejar las plantaciones limpias de pulgón. Se caracteriza por la presencia de dos alas translúcidas, dos patas y dos antenas. Su tamaño es aproximadamente 2 mm. Se alimentan de otros pulgones y de la capa pegajosa que dejan estos en las plantas. Este insecto en estado larvario se alimenta de pulgón de forma que cuando el pulgón pasa cerca de la larva ésta le inyecta una toxina que le paraliza para luego extraerle todo su contenido interior. Este depredador requiere una temperatura óptima

17 de 20 a 25º C, con incidencia de luz. Se aplica en una cantidad de 2 por m2 en un principio de ataque, que se irá prolongando si la densidad de pulgón es más elevada. 3.1.3. Las orugas y su depredador Características: Las orugas pertenecen a la familia de los lepidópteros. Existen más de 10.000 especies distintas. Sufren unas metamorfosis, ya que su aspecto de oruga indica su estado más joven de desarrollo. En estado adulto es una mariposa o polilla. La mayoría de las especies de orugas tienen las mismas características en cuanto a su desarrollo reproductivo y en cuanto al daño producido en las plantas u árboles. Reproductivo, huevo que eclosiona y después aparece la oruga y daños, agujeros en las hojas, flores, frutos, tallos jóvenes y tiernos. Se hará una descripción detallada sobre la oruga de la especie Spodoptera exigua, también conocida como "rosquilla verde". Esta especie es muy conocida cada vez más por sus daños que se incrementan cada vez tanto en los cultivos en invernadero como al aire libre. Las hembras suelen poner sus huevos en el envés de las hojas, por la parte baja de la misma, cerca del suelo. Al abrirse el huevo sale la larva de él y comienza sus primeros ataques al cultivo. La larva suele tener una vida de 12 a 28 días. Al alcanzar el pleno desarrollo, la larva se desplaza hacia el suelo y fabrica sus galerías en el terreno, quedando en estado de pupa de el cual saldrá de ella el adulto ya formado. En estado de pupa la rosquilla verde, permanece unos 10 a 18 días. Atacan a diversas plantaciones. En invernadero produce daños en los cultivos de pimiento, sandía, melón. Y otros cultivos dañados son el tabaco, la patata, la col, el tomate. Daños: Los daños son provocados, sobre todo, por las larvas que se alimentan de hojas y frutos. Ocasionan agujeros en la superficie de éstas y mordeduras. Pueden originar la podredumbre del fruto y la hoja. Los daños son elevados. Su depredador: Es la Chrysoperla carnea, que se alimenta de huevos y larvas de oruga. Adultos chrisópidos son de color verde pálido, alrededor de 12-20 mm, con antenas y ojos brillantes, de oro. Tienen grandes alas

18 de color verde pálido, transparente, y un cuerpo delicado. Los huevos son de forma oval en forma individual al final de largos tallos de seda y son de color verde pálido, volviéndose de color gris en varios días. Las larvas, que son muy activos, son de color gris o marrón y de cocodrilo, como con las piernas bien desarrolladas y las grandes pinzas con las que se chupan los fluidos del cuerpo de la presa. 3.1.4. El minador de hoja y su depredador Características: Se conoce con el nombre científico de Phyllocnistis citrella, se trata de un lepidóptero. El minador de hoja es un insecto que vive en el interior de ésta realizando una serie de galerías, que acaba destruyendo la hoja por completo. También efectúa minas en el interior de tallos de brotes nuevos. Ataca a las plantaciones de cítricos. A consecuencia de estos ataques facilita la entrada de la bacteria causante de la cancrosis de los cítricos. Reproducción: Su ciclo biológico consta de siete estadios: huevo, Primer estadio larvario, Segundo estadio larvario, Tercer estadio larvario, Pre pupa, Pupa, Adulto. Daños: Los daños son producidos por las larvas que se alimentan de los tejidos de las hojas jóvenes y tiernas excavando galerías dentro de ellas, y dejando solo por encima la cutícula de la hoja. La hoja acaba destruyéndose, curvándose y la cutícula acaba ennegreciéndose. Aunque las hojas queden destruidas por estos minadores la cosecha no se ve tan afectada. Si las condiciones climáticas son buenas (altas temperaturas) el minador incrementa más su actividad destructora en las hojas. La acción del minador de hoja provoca una elevada pérdida de masa foliar, reduciendo la capacidad fotosintética del árbol lo que produce la pérdida de vigor de éste. Su depredador: Para el minador de hoja Phyllocnistis citrella, se ha detectado un enemigo natural, autóctono llamado Ageniaspis citricola, pero este enemigo natural no está muy bien adaptado a las zonas mediterráneas y si a las tropicales y subtropicales. Ataca a los huevos y larvas pequeñas del minador de hoja y su éxito se debe a: es específico

19 (solo al minador de hoja), velocidad reproductiva (cada hembra produce 160 a 180 huevos) y se dispersan con una alta velocidad (40 km en 2 a 3 meses). 3.2. Importancia de los insectos como controladores biológicos en el ecosistema saludable Keiht (1979:2007) en sus estudios realizados da a conocer la importancia de los insectos como controladores biológicos en el ecosistema; estos son:  El control biológico no causa ninguna contaminación ambiental, ya que los enemigos naturales son parte de cualquier ecosistema.  El control biológico nunca ha causado ningún problema para la salud humana, es decir es muy seguro.  Los enemigos naturales son específicos, ya que atacan a un grupo determinado de plagas.  La resistencia a enemigos naturales es rara y posiblemente no exista, ya que el control biológico una vez establecida es permanente.  El control biológico usa muy poca o ninguna energía proveniente del petróleo o del carbono.  El control biológico de plagas en la mayoría de sus formas es autorrenovable, por lo tanto es barato de usar y permanente.

20 CONCLUSIONES

1. Los insectos utilizados como controladores biológicos son: mosca Encarsia formosa, ataca a las mosca blanca; Cecidomyia que responde al nombre científico de Aphidoletes aphidimyza, depredador del pulgón; Bacilus thuringiensis, Trichogramma spp, Chrysoperla spp, Bacillus thuringiensis depredadores de las orugas; Ageniaspis citrícola depredador del minador de hoja. 2. Los insectos como controladores biológicos, en la actualidad son una alternativa eficaz y útil que repercute positivamente en la conservación, mantenimiento, protección y cuidado del medio ambiente. 3. El control biológico es la mejor alternativa para detener el uso excesivo de productos químicos que son nocivos para la salud humana y por ende su repercusión negativa en el ecosistema.

21

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Díaz, J. y Santos, T. (2003). Zoología. Madrid: Síntesis. Infoagro.com. (2009). Control Biológico de Plagas. [Versión electrónica]. Recuperado el 19 de setiembre del 2009 de http://www.infoagro.com/abonos/control_biologico2.htm. Jacas, J. (2005). El control Biológico de plagas y enfermedades. Madrid: Universitat Jaune I. Keiht, A. (1979). Control Integrado de plagas en sistemas de producción de cultivos para pequeños agricultores. Turrialba, Costa Rica: Caite Marshall, A. y William, W. (1985). Zoología: Invertebrados. Barcelona, España: Reverte. Nicholls, C. (2008). Control Biológico de Insectos: Un enfoque Agroecológico. Bogotá: Universal. Rupert, E. y Barnes, R. (1996). Zoología México: McGraw-Hill Interamericana. de los invertebrados.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->