P. 1
COMENTARIO exegetico tomo 2

COMENTARIO exegetico tomo 2

|Views: 7.255|Likes:
Publicado porFaby Acosta

More info:

Published by: Faby Acosta on Sep 11, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/13/2013

pdf

text

original

Sections

INTRODUCCION

La AUTENTICIDAD de esta Epístola es atestiguada por Ireneo, Adversus Hereses, 5:6, 1, que cita
cap. 5:23; por Clemente de Alejandría, Pedagogus, 1. 88, que cita cap. 2:7; Tertuliano, De
Resurrectione Carnis,
sec. 24, que cita cap. 5:1; Cayo, en Historia Eclesiástica de Eusebio, 6:20;
Orígenes, Contra Celsum, 3.
El OBJETO DE LA EPISTOLA—Tesalónica era en aquel entonces capital del segundo distrito
romano de Macedonia (Livio, 45. 29). Estaba situada sobre la bahía de Therme y siempre ha sido y
todavía es, bajo su nombre moderno de Salónica, lugar de considerable importancia. Después de su
encarcelamiento y flagelación en Filipos, Pablo pasó (cap. 2:2) a Tesalónica; y con Silas (Hechos 17:1–
9) y Timoteo (Hechos 16:3; 17:14, véase cap. 1:1; 3:1–6; 2 Tesalonicenses 1:1), fundó allí la iglesia.
Los judíos, como cuerpo unido, rechazaron el evangelio después que les fué predicado tres sábados
seguidos (Hechos 17:2); pero algunos pocos “de ellos creyeron, y se juntaron con Pablo y con Silas, y
de los griegos religiosos (es decir, prosélitos al judaísmo) grande multitud, y mujeres nobles no pocas”.

Los creyentes recibieron la palabra con gozo, a pesar de las pruebas y persecuciones (cap. 1:6; 2:13) de
parte de sus propios conciudadanos y de los judíos (cap. 2:14–16). Su estada en Tesalónica sin duda no
se limitó a las tres semanas en las cuales figuran los tres sábados mencionados en Hechos 17:2; porque
el hecho de que trabajó allí con sus manos para su sostén (cap. 2:9; 2 Tesalonicenses 3:8); que había
recibido allí más de una vez socorros desde Filipos (Filipenses 4:16); que había hecho muchas
conversiones de entre los gentiles (cap. 1:9; y como dos manuscritos más antiguos de Hechos 17:4,
leen, “de los devotos y de los griegos una grande multitud”), y que había nombrado ministros,—todo da
a entender una residencia más larga. Probablemente allí, como en Antioquía de Pisidia (Hechos 13:46),
en Corinto (Hechos 18:6, 7) y en Efeso (Hechos 19:8, 9), habiendo predicado el evangelio a los judíos,
cuando ellos lo rechazaron, él se dirigió a los gentiles. Desde entonces probablemente él celebró las
reuniones cristianas en casa de Jasón (Hechos 17:5), tal vez el “pariente” de Pablo mencionado en
Romanos 16:21. Parece que el gran tema de su enseñanza en Tesalónica habría sido la futura venida y
el reino de Cristo, como podemos inferir por el cap. 1:10; 2:12, 19; 3:13; 4:13–18; 5:1–11, 23, 24; y
que ellos deberían caminar dignamente de ello (cap. 2:12; 4:1). Y es una coincidencia no calculada
entre las dos Epístolas y Hechos 17:5, 9, que la misma acusación que presentaron contra él y los otros
hermanos los atacantes de la casa de Jasón, fué: “Estos hacen contra los decretos de César, diciendo
que hay otro rey, Jesús”. Como en el caso del Señor Jesús mismo (Juan 18:33–37; 19:12, véase Mateo
26:64), ellos pervirtieron la doctrina del reino venidero de Cristo en motivo para la acusación de
traición contra César. El resultado fué que Pablo y Silas se vieron obligados a huír bajo sombras de la
noche hasta Berea; probablemente Timoteo ya había ido antes (Hechos 17:10, 14). Pero ya había sido
establecida la iglesia, y nombrados los ministros; aún más, los creyentes tesalonicenses llegaron a ser
misioneros ellos mismos, para lo cual poseían facilidades en el comercio extenso de su ciudad, y por
palabra y por ejemplo estaban extendiendo el evangelio en Macedonia, Acaya y otros lugares (cap. 1:7,
8). Habiendo Pablo establecido en Berea una iglesia amante de las Escrituras, fué obligado a huír de
allí por los judíos tesalonicenses que le siguieron allá. Timoteo (quien, según parece, había venido a
Berea antes que Pablo y Silas, véase Hechos 17:10, con 14) y Silas todavía quedaban allí cuando Pablo
siguió por mar hasta Atenas. Mientras estaba allí, más de una vez anhelaba visitar nuevamente a los
tesalonicenses y “cumplirlo que falta a la fe de ellos” (cap. 3:10); mas “Satanás (probabemente
valiéndose de los judíos tesalonicenses como sus instrumentos, Juan 13:27) le embarazó” (cap. 2:18;
véase Hechos 17:13). El envió, pues, inmediatamente a Tesalónica (cap. 3:1) a Timoteo, quien según
parece, le había seguido hasta Atenas desde Berea (Hechos 17:15); aunque habría estado muy contento
de tener la ayuda de Timoteo en medio de las cavilaciones de sus contrincantes atenienses, sentía que
debería renunciar a esta ayuda en beneficio de la iglesia tesalonicense. Parece que Silas no se juntó con
Pablo en Atenas nunca, aunque Pablo deseaba que él y Timoteo “viniesen a él lo más presto” (Hechos
17:15); mas parece que Silas con Timoteo (quien desde Tesalónica fué a buscarle en Berea) se juntó
con Pablo en Corinto; véase Hechos 18:1, 5, “Cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia”. La
Epístola no hace mención de Silasen Atenas, pero de Timoteo sí (cap. 3:1).
El informe de Timoteo acerca de la iglesia tesalonicense fué altamente favorable. Los creyentes
abundaban en la fe y caridad, y correspondían al deseo de Pablo de verlos a ellos (cap. 3:6–10). Sin
embargo, como nada hay perfecto en la tierra, había algunos defectos allí. Algunos miembros de la
iglesia habían dado una importancia tan excesiva a la doctrina del reino venidero de Cristo, que
descuidaban el cumplimiento razonable de sus obligaciones actuales (cap. 4:11, 12). Algunos que
habían perdido parientes por fallecimiento, necesitaban consuelo y enseñanza en cuanto a sus dudas de
si tendrían parte en el reino de Cristo los que muriesen antes de su venida, junto con los que estuvieran

viviendo a su llegada. Además, también se habían cometido pecados contra la castidad y seriedad (cap.
5:5–7), como también contra la caridad (cap. 4:3–10; 5:13, 15). Había también síntomas en algunos de
una falta de amor respetuoso y sumisión a sus ministros; otros trataban con desprecio las
manifestaciones del Espíritu en los hermanos que poseían estos dones (cap. 5:19). El amonestar sobre
estos asuntos y al mismo tiempo alabar lo que merecía alabanza, y atestiguar su amor para con ellos,
fué el objeto de esta Epístola.
El LUGAR DE REDACCION fué, sin duda, Corinto, donde Silas y Timoteo se juntaron con él
(Hechos 18:5), un poco después de que él mismo llegó allá (véase cap. 2:17) en el otoño del año 52 d.
de J. C.

La FECHA DE LA REDACCION fué evidentemente un poco después de haber recibido de parte
de Timoteo las noticias del estado de cosas en Tesalónica (cap. 3:6) en el invierno del año 52 o
principios del 53. Pues fué escrita no mucho tiempo después de la conversión de los tesalonicenses
(cap. 1:8, 9), mientras Pablo podía hablar de sí mismo como “privado de vosotros por un poco de
tiempo” (cap. 2:17). De modo que esta Epístola fué la primera en fecha de todas las Epístolas
existentes de Pablo.
La Epístola está escrita en los nombres conjuntos de Pablo, Silas y Timoteo, los
tres fundadores de la iglesia tesalonicense. La primera persona plural “nosotros” se usa siempre con
excepción del cap. 2:18; 3:5; 5:27. El número plural (“queremos”) es la verdadera lección, cap. 4:13,
aunque algunas versiones tienen primera persona singular. La primera persona singular tampoco tiene
apoyo del original en cap. 4:9, “que os escriba”, y 5:1, 23. (Edmunds).
El ESTILO de la Epístola es sereno y uniforme, de acuerdo con el asunto tratado, vale decir, los
deberes cristianos en general, dándose por sentadas las grandes verdades doctrinales que hasta entonces
no eran disputadas. No había ningún error mortífero todavía que provocara sus más vehementes
estallidos de sentimientos y argumentos apasionados. Sus primeras Epístolas, así como deberíamos
esperar, son morales y prácticas. No fué sino hasta más tarde cuando surgieron los errores judaicos y
legalistas que escribió aquellas Epístolas (es decir, Romanos y Gálatas), Epístolas que desarrollaron las
doctrinas cardinales de la gracia y la justificación por la fe. Aún más tarde, las Epístolas escritas en su
prisión romana confirman las mismas verdades. Las últimas de todas, las Epístolas Pastorales, están
acomodadas a la constitución eclesiástica más desarrollada de las iglesias, dan recomendaciones en
cuanto a obispos y diáconos, y corrigen abusos y errores de un crecimiento posterior.
La mayoría del elemento gentil en esta iglesia se ve por el hecho de que estas dos Epístolas están
entre los muy pocos escritos de Pablo en los cuales no aparece ninguna cita del Antiguo Testamento.

CAPITULO 1
Vers. 1–10.
DIRECCION: SALUDO: SU DEVOTO HACIMIENTO DE GRACIAS POR LA FE,
ESPERANZA Y AMOR DE ELLOS. SU PRIMERA ACEPTACION DEL EVANGELIO, Y SU
BUENA INFLUENCIA POR TODAS PARTES. 1.Pablo—No agrega “apóstol”, etc., porque en este
caso, como en el de los Filipenses (Nota, Filipenses 1:1), su autoridad apostólica no necesita ninguna
comprobación. Escribe familiarmente como a amigos fieles, entendiendo que era reconocido entre ellos
su apostolado (cap. 2:6). Por otra parte, al escribir a los Gálatas, entre quienes algunos ponían en duda
su apostolado, él lo afirma en el sobrescrito. Una concordancia no calculada entre estas dos Epístolas,
la cual manifiesta su autenticidad. Silvano—un “varón principal entre los hermanos” (Hechos 15:22), y
“profeta” (v. 32), y uno de los diputados que llevaron el decreto del concilio de Jerusalén a la Iglesia de
Antioquía. Su edad y puesto hacen que sea colocado antes de “Timoteo”, entonces un joven (Hechos
16:1; 1 Timoteo 4:12). Silvano (la forma ampliada gentílica de “Silas”) se llama en 1 Pedro 5:12,
“hermano fiel” (véase 2 Corintios 1:19). Los dos ayudaron en establecer la iglesia tesalonicense, y por

lo tanto los dos están incluídos en el saludo. Esta, la primera de las Epístolas de Pablo, escrita antes que
se infiltrasen en las iglesias ciertos males, no tiene las reprensiones halladas en otras Epístolas. Tan real
era su fe cristiana que los tesalonicenses podían esperar a cada hora la venida del Señor Jesús.a la
iglesia
—No simplemente como en las Epístolas a los Romanos. Efesios, Colosenses, Filipenses, “a los
santos”, o “a los fieles en Tesalónica”. Aunque todavía no parece que ellos tuvieran organización
eclesiástica final bajo obispos permanentes y diáconos, los que aparecen en las Epístolas posteriores
(Nota. Filipenses 1:1; 1 y 2 Timoteo). Sin embargo, él se dirige a ellos bajo el nombre honorable de
“iglesia”, dando a entender su condición no meramente de creyentes aislados, sino de cuerpo orgánico
con sus gobernantes espirituales (cap. 5:12; 2 Corintios 1:1; Gálatas 1:2). en Dios—dando a entender
unión vital. Dios Padre—Esto indica que ya no eran más paganos. el Señor Jesucristo—Esto indica
que no eran judíos, sino cristianos. Gracia y paz a vosotros—Que tengáis en Dios aquel favor y
aquellapaz que los hombres os niegan. [Anselmo]. Este es el saludo en todas las Epístolas de Pablo,
con excepción de las tres Pastorales, las que tienen “gracia, misericordia y paz”. Algunos de los
manuscritos más antiguos apoyan, mientras otros omiten la cláusula siguiente, “de Dios nuestro Padre y
del Señor Jesucristo”. Puede que esto se haya infiltrado por influencia de 1 Corintios 1:3; 2 Corintios
1:2.2. (Romanos 1:9; 2 Timoteo 1:3). La estructura de las frases en éste y los siguientes versículos,
repitiendo cada frase sucesiva con más amplitud la frase anterior, característicamente señala el amor
abundante y gratitud de Pablo con respecto a sus convertidos, como si buscara mediante palabra
amontonada sobre palabra comunicar a los lectores alguna idea de sus sentimientos exuberantes para
con ellos.DamosNosotros, yo, Silvano y Timoteo. Romanos 1:9 apoya a Alford entraducir,
“Haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones sin cesar” (v. 3). Así, el “sin cesar” en la
segunda cláusula corresponde en paralelismo con “siempre” en la primera cláusula. 3. la obra de
vuestra fe
la realidad operante de vuestra fe, su celo en recibir la verdad y en manifestarla por sus
frutos. No un asentimiento hueco, sino una fe operante, realizable; no “en palabra solamente”, sino en
una serie continua de “obra” (singular, no plural, obras), vv. 5–10; Santiago 2:22. Así “obra de fe” en 1
Tesalonicenses 1:11 da a entender elperfecto desarrollo de la fe (véase Santiago 1:4). Los siguientes
sustantivos que rigen frases preposicionales, señalan respectivamente la manifestación característica de
la gracia que sigue a cada uno en el caso genitivo. La fe, el amor y la esperanza son las tres grandes
gracias cristianas (cap. 5:8; 1 Corintios 13:13).trabajo de amor—El griego indica trabajo pesado,
molesto
, el cual por el amor somos estimulados a llevar (cap. 2:9; Apocalipsis 2:2). Para casos de
abnegación de sí mismo en trabajos de amor, véase Hechos 20:35; Romanos 16:12. Aquí no se refiere
a trabajos del ministerio. Aquellos que evitan molestias a favor de otros, poco aman (Hebreos 6:10).
tolerancia—“el aguante de la esperanza”; el aguante perseverante que proviene de la “esperanza”.
Romanos 15:4 indica que la “paciencia” también alimenta la “esperanza”.la esperanza del Señor
nuestro
—la esperanza de su venida (v. 10); una esperanza que miraba hacia adelante, más allá de las
cosas presentes, hasta la manifestación de Cristo. delante del Dios—Vuestra “fe, esperanza y amor”
son tales que no sólo pasarían por genuinosdelante de los hombres, sino “delante de Dios”, el
Escudriñador de los corazones. [Gomaro]. Las cosas son lo que en realidad son en la presencia de Dios.
Bengel une esta cláusula con “acordándonos”, para que se diga: Siempre que oramos nos acordamos
delante de Dios
de vuestra fe, esperanza y amor. Pero la separación de esta frase de “recordándonos”
en el orden y en su conexión con “vuestra … fe”,etc., hacen que yo prefiera la interpretación anterior.
Dios y Padre—El griego da a entender, “delante del que es (a la vez) Dios y nuestro Padre”. 4.
Sabiendo
—en cuanto sabemos. vuestra elección—Más bien, como el griego, “amados por Dios”: así
en Romanos 1:7, 2 Tesalonicenses 2:13. “Vuestra elección” quiere decir que Dios os ha elegido como

creyentes individuales para vida eterna (Romanos 11:5, 7; Coloseness 3:12; 2 Tesalonicenses 2:13). 5.
nuestro evangelio
—es decir, el evangelio que nosotros predicamos. fué—“fué hecho”, es decir, por
Dios, su Autor que os lo envió. El que Dios hiciera que nuestra predicación entre vosotros fuese
atendida con tal “poder”, es la prueba de que vosotros sois la “elección de Dios” (v. 4). en potencia
en la eficacia de que el Espíritu Santo nos inviste de poder (véase el fin del versículo; Hechos 1:8; 4:33;
6:5, 8) en predicar el evangelio, y en hacer que sea en vosotros el poder de Dios para vuestra salvación
(Romanos 1:16). Así como la “potencia” produce fe, así produce el Espíritu Santo el amor, y “mucha
confianza” (Colosenses 2:2, plena convicción),y esperanza (Hebreos 6:11), que reposan sobre la fe
(Hebreos 10:22). Así que la fe, el amor y la esperanza (v. 3). como sabéis—Respondiendo a
“sabiendo”, es decir, como sabemos nosotros (v. 4). vuestro carácter como los elegidos de Dios,
vosotros
sabéis el nuestro como predicadores. por amor de vosotros—El propósito indicado en esto
no es tanto el de los apóstoles como el de Dios. “Vosotros sabéis lo que Dios nos permitió ser … cuán
poderosos en predicar la palabra …
por amor de vosotros … probando por ello que él os ha elegido (v.
4) para ser suyos.” [Alford]. Yo opino, basándome en cap. 2:10–12, que, en “cuáles fuimos entre
vosotros”, además del poder en la predicación, está incluída también toda la conductade Pablo y de
sus misioneros colaboradores, la cual confirmó su predicación; y en este sentido, el “por amor de
vosotros” querrá decir “a fin de ganaros”. Este, aunque no es el único motivo, es un motivo poderoso
para la santa circunspección en la conducta, es decir, a fin de ganar a los que están fuera (Colosenses
4:5; véase 1 Corintios 9:19–23). 6.Y vosotros—respondiendo a “Por cuanto nuestro evangelio”, v. 5.
imitadores—Los tesalonicenses a su vez vinieron a ser “ejemplos” (v. 7) para que otros los imitasen.
del Señor—quien fué el Apóstol (enviado) del Padre, y enseñó la palabra que trajo del cielo a pesar de
adversidades. [Bengel]. Este fué el punto en que ellos imitaban a Cristo y a sus apóstoles, testimonio
gozoso por la palabra en mucha tribulación: la segunda prueba de su elección por Dios (v. 4); el v. 5
es la primera (Véase Nota, v. 5). recibieron la palabra con mucha tribulación—(Cap. 2:14; 3:2–5;
Hechos 17:5–10). gozo del Espíritu Santo—es decir, gozo obrado por “el Espíritu Santo”. “El óleo de
gozo” con el cual el Hijo de Dios fué “ungido sobre sus compañeros” (Salmo 45:7), es el mismo óleo
con el cual el Hijo, por el Espíritu, unge también a sus compañeros (Isaías 61:1, 3; Romanos 14:17; 1
Juan 2:20, 27). 7. ejemplo—Algunos de los manuscritos más viejos leen “ejemplos”; otros “ejemplo”
en singular, siendo considerada toda la iglesia como un ejemplo solo. La Iglesia macedónica de Filipos
fué la única de Europa convertida antes que los tesalonicenses. Por lo tanto, élquiere decir que la
conducta pasada de ellos es un ejemplo a todos los creyentes ahora, de quienes especifica a los “en
Macedonia”, porque él había estado allí después de la conversión de los tesalonicenses, y había dejado
allí a Silvano y Timoteo, y a los “en Acaya”, porque estaba ahora en Corinto de Acaya. 8. de vosotros
ha sido divulgada la palabra del Señor
—No que ellos hubiesen sido realmente misioneros, sino que,
por lafama de su “fe” (véase Romanos 1:8) que se había extendido, y por los comerciantes cristianos
que viajaban por todos lados, llevando consigo “la palabra del Señor”, ellos eran virtualmente
misioneros, recomendando el evangelio a todos dentro del alcance de su influencia por palabra y por
ejemplo (v. 7). Lit., “resonó” la palabra, imagen tomada de la trompeta que llenaba con sus notas claras
todo el ambiente.vuestra fe en Dios—“vuestra fehacia Dios”; ya no dirigida hacia los ídolos. de
modo que no tenemos necesidad de hablar nada
—a ellos en alabanza de vuestra fe, “porque (v. 9)
ellos mismos” (los de Macedonia, Acaya y en todo lugar) la conocen ya. 9. Estrictamente debería
seguir, “Porque ellos mismos cuentan de VOSOTROS”, etc.; mas, por lo contrario substituye aquello
que fué la causa instrumental de la conversión y la fe de los tesalonicenses: “Porque ellos mismos
cuentan de NOSOTROS qué clase de entrada tuvimos a vosotros”; véase v. 5, el que corresponde con

esta primera cláusula, así como v. 6 corresponde con esta última, “y cómo os convertisteis de los ídolos
para servir al Dios vivo”, etc. En vez de tener nosotros que “hablar nada” a ellos (en Macedonia y
Acaya) en alabanza vuestra (v. 8), “ellos mismos (nos ganan en hablar de vosotros y) cuentan acerca de
nosotros,
qué clase de (cuán eficaz) entrada tuvimos a vosotros” (v. 5; cap. 2:1).al Dios vivo y
verdadero
—en contraste con los dioses muertos yfalsos, de los cuales ellos se habían “vuelto”. En
nuestra versión de Hechos 17:4 leemos, “de griegos religiosos grande multitud”, y no hace mención,
como aquí, de la conversión de gentiles idólatras en Tesalónica; pero la lección de algunos de los
manuscritos más viejos y la Vulgata singularmente coincide con lo dicho aquí: “De los religiosos Y de
griegos (es decir, idólatras) grande multitud”; así en v. 17, “religiosos”, es decir, prosélitos gentiles al
judaísmo, forman una clase aparte. Paley y Lachmann, por líneas distintas de argumento, apoyan el
“Y”.10. Este versículo los distingue de los judíos, así como el v. 9 los distingue de los gentiles
idólatras.
Esperar la venida del Señor es característica segura del verdadero creyente, y fué prominente
entre las gracias de los tesalonicenses (1 Corintios 1:7, 8). Suvenida rara vez se llama su retorno(Juan
14:3), porque los dos advenimientos son considerados como fases diferentes de la misma venida; y la
segunda venida tendrá rasgos completamente nuevos, de modo que no será una mera repetición de la
primera, o una mera vuelta otra vez. su Hijo … al cual resucitó de los muertos—la grande prueba de
su filiación divina (Romanos 1:4).libró—más bien como el griego, “El cual nos libra”. Cristo nos
redimió una vez para siempre; pero es nuestro Libertador SIEMPRE. la ira que ha de venir—(cap.
5:9; Colosenses 3:6).

CAPITULO 2
Vers. 1–20.
LA MANERA DE PREDICAR DE PABLO, Y LA MANERA EN QUE ELLOS
RECIBIERON EL EVANGELIO; SU DESEO DE HABERLOS VISITADO FUE FRUSTRADO POR
SATANAS.1. Porque—confirmando el cap. 1:9. En vv. 1 al 12 Pablo trata la manera en que
predicaban sus misioneros colaboradores entre ellos (cap. 1:5 y primera parte del v. 9); y la manera en
que los tesalonicenses recibieron la palabra (véase cap. 1:6, 7, y la última parte del v. 9) en vv. 13 al 16.
vosotros mismos—No sólo lo cuentan los extraños, sino que vosotros sabéis que es verdad [Alford]
“vosotros mismos”. no fué vana—es decir, “fué llena de poder” (cap. 1:5). El griego por “fué” expresa
más bien “ha sido y es”, dando a entender el carácterpermanente y continuo de su predicación. 2.aun
habiendo padecido antes
—en Filipos (Hechos 16): una circunstancia que habría disuadido de
continuar predicando a hombres naturales y desprovistos del Espíritu. afrentados—apaleados vilmente
(Hechos 16:22, 23).tuvimos denuedo—(Hechos 4:29; Efesios 6:20). en Dios nuestro—El
fundamento de nuestro denuedo en hablar fué la conciencia de Dios como “NUESTRO Dios”. con
gran combate
—es decir, lit., como de competidores en una contienda; ardor esforzado (Colosenses
1:29; 2:1). Pero aquí lo que tuvieron que soportar los misioneros fué el conflicto exteriorcon los
perseguidores, más bien que el conflicto interior y mental (Hechos 17:5, 6; Filipenses 1:30). 3.
Porque
—La base de su “denuedo” (v. 2) fué su inocencia de “error, inmundicia y engaño”; error,
delante de Dios, engaño (griego “impostura”), hacia los hombres; inmundicia, en relación con su
propia persona (motivos impuros de carnal gratificación en ganancia, v. 5), o lascivia; tales como
animaban a los maestros falsos de los gentiles (Filipenses 1:16; 2 Pedro 2:10, 14; Judas 8; Apocalipsis
2:14, 15). Así enseñaban Simón Mago y Cerinto. [Estio]. exhortación—La palabra griega quiere decir
“consuelo” como también “exhortación”. El mismo evangelio que exhorta, también consuela. Su
primera lección para cada uno es de paz al creer en medio de tristezas externas e internas. Consuela a
los que lloran (véanse v. 11; Isaías 61:2, 3; 2 Corintios 1:3, 4). 4. según—conforme; aun como.
aprobadosGriego, “Según hemos sido aprobados después de la prueba”, “considerados aptos” o

dignos. Esta palabra responde a “Dios el cual prueba nuestros corazones”. Esta aprobación en cuanto a
la sinceridad depende sólo de la gracia y misericordia de Dios (Hechos 9:15; 1 Corintios 7:25; 2
Corintios 3:5; 1 Timoteo 1:11, 12).no … agradan—no como personas que tratan de agradar a los
hombres, característica de los maestros falsos (Gálatas 1:10). 5. nunca fuimos lisonjeros en la
palabra
—lit., “nunca vinimos a ser (fuimos hallados) en lenguaje de adulación”; un recurso de los que
tratan de “agradar a hombres”.como sabéis—“Sabéis” en cuanto a si yo os lisonjeo; en cuanto a
“avaricia”, sólo Dios, Juez del corazón puede ser “mi testigo”. tocados de avaricia—una máscara bajo
la cual pudiera ocultar la “avaricia”. 6. Lit., “Ni de hombres (fuimos hallados, v. 5) buscando gloria”.
El “de” aquí representa una palabra griega diferente del “de” en la frase “de vosotros … de otros”.
Alford hace que aquel de (griego, ek) exprese el motivo abstracto de gloria; y este “de” (griego, apó) el
objeto concretode donde había de venir la gloria. Aquél quiere decir “original de, o mejor, de entre”;
éste, “de parte de”. Muchos enseñan novedades heréticas no por ganancia sino por “gloria”. Pablo y
sus asociados estaban exentos aun de este motivo [Grocio] (Juan 5:44). aunque podíamos seros
carga
—es decir, reclamando sostén (v. 9; 2 Corintios 11:9; 12:16; 2 Tesalonicenses 3:8). Pero como se
está tratando de “gloria” como también de “avaricia”, no se puede restringir la referencia a ésta, aunque
creo que no está excluída. Tradúzcase: “Cuando habíamos podido seros carga”, oprimiendo con el peso
de nuestra autoridad jactanciosa
y con la carga de nuestro sostén. Esta antítesis es apta en las palabras
siguientes: “Antes fuimos blandos (lo contrario de cargosos, pesados) entre vosotros” (v. 7). Por carga
asociada con autorídad, véase Nota 2 Corintios 10:10, “Las cartas son graves” (1 Corintios 4:21). La
traducción de Alford, la cualexcluye una referencia a su derecho de reclamar mantenimiento “cuando
habríamos podido hacer valer nuestra dignidad”), me parece desaprobada por el v. 9, que usa la misma
palabra
griega inequívocamente por “gravosos”. Dos veces recibió Pablo provisiones desde Filipos
cuando estaba en Tesalónica (Filipenses 4:16). como apóstoles—por ser apóstoles. 7.fuimosgriego,
“fuimos hechos” por la gracia de Dios. blandosGriego, “Indulgentesen soportar las faltas ajenas”
[Tittmann]; uno, también, que es blando (aunque firme) en reprochar las opiniones erróneas de otros (2
Timoteo 2:24). Algunos de los manuscritos más antiguos leen, “nos hicimos niños (véase Mateo 18:3,
4) (diferencia de una letra entre “epioi”, y “nepioi”. Nota del Trad.) Pero otros manuscritos apoyan
nuestra versión, que forma una antítesis mejor a vv. 6, 7 y armoniza mejor con lo que sigue: porque en
una sola oración difícilmente se compararía él con “niños” y con una “nodriza”, o más bien, con
“madre que da de mamar”. Blandura es característica muy apta de una nodriza. entre vosotros
Griego, “en medio de vosotros”, es decir, en nuestro trato con vosotros, siendo como uno de vosotros.
sus hijosGriego, “sus hijos de ella misma” (véase v. 11). Así Gálatas 4:19. 8. Tan—a ser unidos con
“que quisiéramos”, etc.; “Así como la que cría. etc., así quisiéramos,” etc. [Alford]. Pero Bengel.
“Tan”, es decir, viendo que somos amadores de vosotros. amadores de vosotros—La lectura más
antigua del griego da a entender, “unirse alguno con otro”; ser íntimamente ligado con otro.
quisiéramos—El griego es más fuerte: “Estábamos bien contentos”; “alegremente habríamos
entregado”, etc., “aun nuestras propias vidas (así debe traducirse el griego por “almas”), como
manifestábamos en los sufrimientos que soportábamos en daros el evangelio. (Hechos 17). Así como
una madre está lista no sólo a dar a sus hijitos su leche sino su propia vida por ellos, así nosotros no
sólo estábamos dispuestos a daros la leche espiritual del evangelio, sino a arriesgar nuestra propia vida
por daros vuestro alimento espiritual, imitando a aquel que entregó su vida por sus amigos, la prueba
más grande del amor (Juan 15:13). eraisGriego, “Habéis venido a ser”, como habiendo venido a ser
nuestros hijos espirituales. carísimosGriego, “amados tiernamente”. 9. trabajo y fatiga—El griego
por “trabajo” quiere decir pena en soportar; y la palabra por “fatiga”, pena en hacer; aquél, faena con

solicitud; ésta, estar cansado con la fatiga. [Grocio]. Zanquio refiere aquél a´ la labor espiritual (véase
cap. 3:5), ésta, al trabajo manual. Yo traduciria, “cansancio y afán”. que—“porque”; omitido en los
manuscritos más antiguos. de noche y de día—Los judíos calculaban el día desde la puesta del sol
hasta la puesta del sol, de modo quenoche se pone antes de día (véase Hechos 20:31). Sus trabajos con
las manos por una subsistencia escasa eran necesarios no sólo de día sino también de noche, en los
intervalos entre sus trabajos espirituales. trabajando—haciendo toldos (Hechos 18:3). por no ser
gravosos
Griego, “con miras de no recargar a ninguno de vosotros” (2 Corintios 11:9, 10). os
predicamos
Griego, “a y entre vosotros”. Aunque se mencionan sólo “tres sábados”, Hechos 17:2,
éstos se refieren meramente al tiempo de supredicación a los judíos en la sinagoga. Rechazados por
ellos como cuerpo, después de convertirse unos pocos judíos, él se dirigió a los gentiles; de éstos (a
quienes predicaba en lugar distinto y no en la sinagoga) “grande multitud” creyó (Hechos 17:4, donde
leen los manuscritos más antiguos, “de los religiosos, prosélitos,Y de griegos grande multitud”);
entonces, después de que, por trabajos continuados entre los gentilespor algún tiempo había juntado
tantos convertidos, los judíos, provocados por los éxitos de Pablo, asaltaron la casa de Jasón,
haciéndole huír a Pablo. El hecho de recibir provisiones “una y dos veces” desde Filipos da a entender
una estada más larga que de tres semanas (Filipenses 4:16). 10. Vosotros sois testigos—en cuanto a
nuestra conducta exterior. Dios—en cuanto a nuestros motivos íntimos. santa—para con Dios. justa
para con los hombres. irreprensiblemente—en relación con nosotros mismos. nos condujimos
Griego, “fuimos hechos a ser” por Dios; “nos hubimos”. con vosotros que creísteis—más bien, “para
(caso dativo) vosotros los creyentes”; sea la que fuere la impresión que hicimos ante los incrédulos. Así
como el v. 9 se refiere a ocupación externa en el mundo, así el v. 10 a su carácter entre los creyentes.
11. a cada uno de vosotros—en privado (Hechos 20:20) como también en público. Si el ministro
quiere ser usado por Dios, no tiene que tratar meramente de cosas generales sino que tiene que
individualizar y particularizar. como el padre—con seriedad suave. El griego dice “asus propios
hijos”.exhortábamos y consolábamos—“Exhortábamos y animábamos”. La exhortación lleva a uno a
hacer una cosa de buena gana; la consolación o animación, a hacerlo gozosamente [Bengel] (Cap.
5:14). Aun en el término anterior “exhortábamos” el griego incluye la idea también de consolar y
abogarpor una causa, lo que viene muy al caso, porque los tesalonicenses estaban en aflicciones, tanto
por las persecuciones como por el fallecimiento de amigos (cap. 4:13). 12. os protestábamos—lit.,
“testificábamos”;apelando a vosotros solemnemente delante de Dios. digno de Dios—“digno del
Señor
” (Colosenses 1:10); “digno de los santos” (Romanos 16:2); “… del evangelio” (Filipenses 1:27);
“…de la vocación con que sois llamados” (Efesios 4:1). La inconsecuencia en “andar” haría que el
nombre de Dios fuera “blasfemado entre los gentiles” (Romanos 2:24) El artículo griego es enfático,
“Digno de El Dios que os está llamando”. os llamó—Así uno de los manuscritos más antiguos y la
Vulgata. Otros manuscritos más antiguos dicen, “Quien os llama,” o está llamando. su reino—que ha
de ser establecido en la venida del Señor. gloria—para que participéis en su gloria (Juan 17:22;
Colosenses 3:4). 13. Por lo cual—Viendo que habéis tenido tales maestros (vv. 10, 11) [Bengel],
“también nosotros” (lo mismo que “todos los que creen” en Macedonia y Acaya) damos gracias a Dios
sin cesar (“siempre”…“en nuestras oraciones”, cap. 1:2), de que habiendo recibido la palabra de Dios
que oísteis de nosotros (lit., “la palabra de Dios de oír de nosotros”, Romanos 10:16, 17), la recibisteis
no como palabra de hombres sino como lo es realmente, la palabra de Dios”. Alford omite el “como”
en la versión inglesa. Pero el “como” es necesario por la cláusula “aun como lo realmente es”. “La
aceptasteis, no (como) la palabra de hombres (la cual se habría podido suponer que fuera), sino (como)
la palabra de Dios, aun como lo es realmente”. El griego por el primer “recibido” da a entender

simplemente el oírla; el griego del segundo es “aceptasteis” o “abrazasteis”. El objeto propio de fe
parece serla palabra de Dios, primero oral, y luego, para seguridad contra el error, escrita (Juan 20:30,
31; Romanos 15:4; Gálatas 4:30). También se da a entender por el hacimiento de gracias de Pablo que
la fe es la obra de la gracia divina. la cual obra también en vosotros que creísteis—“También”,
además de aceptarla vosotros en el corazón, ella se manifiesta en vuestra vida y muestra su energía en
sus efectos prácticos en vosotros; por ejemplo, obrando en vosotros paciente perseverancia en las
pruebas (v. 14; véase Gálatas 3:5; 5:6). 14. imitadores—en el sufrimiento. La operación divina se ve y
se siente más en las aflicciones.en Judea—Las iglesias de Judea eran naturalmente los modelos para
otras iglesias por haber sido fundadas primero y en el mismo escenario del ministerio de Cristo mismo.
Una referencia a aquellas iglesias viene muy al caso aquí, puesto que los tesalonicenses, con Pablo y
Silas, habían experimentado en su ciudad persecuciones de parte de los judíos (Hechos 17:5–9)
semejantes a las que las iglesias de Judea habían sufrido de los judíos en aquel país. en Cristo Jesús
no meramente “en Dios”; porque las sinagogas de los judíos (una de las cuales conocian los
tesalonicenses, Hechos 17:1), eran también en Dios. Pero sólo las iglesias cristianas estaban no sólo en
Dios,
como los judíos lo estaban en contraste con los idólatras tesalonicenses, sino también en Cristo,
lo que no estaban los judíos. de vuestra propia nación—incluyendo primeramente a los judíos
radicados en Tesalónica, de entre los cuales se originó la persecución, y también a los gentiles allí,
instigados por los judíos; así “compatriotas” (la palabra griega, según Herodiano, da a entender, no la
relación permanente de conciudadanía, sino identidad de país por el tiempo presente), incluyendo
judíos naturalizados y tesalonicenses naturales, están en contraste con los judíos “puros” en Judea
(Mateo 10:36). Es una coincidencia no calculada que Pablo en aquel entonces estaba sufriendo
persecuciones de parte de los judíos en Corinto, desde donde escribe (Hechos 18:5, 6, 12);
naturalmente su carta haría énfasis tanto más vivamente sobre la amargura judía contra los cristianos.
como también ellos—(Hebreos 10:32–34). Había una semejanza respecto de la nación de la cual
ambos sufrían, es decir, los judíos, y aquéllos sus propios conciudadanos; en la causa por la cual y en
los malesque sufrían, y también en la manera firme en que los sufrían. Tal semejanza de los frutos, de
las aflicciones y de las características experimentales de los creyentes, en todos los lugares y en todos
los tiempos, es una evidencia subsidiaria de la verdad del evangelio. 15. al Señor Jesús—más bien,
como el griego, “a Jesús EL SEÑOR”. Esto encarece la evidente enormidad de su pecado, pues al
matar a Jesús mataron al Señor (véase Hechos 3:14, 15). sus propios—Omitido en los manuscritos más
antiguos. profetas—(Mateo 21:33–41; 23:31–37; Lucas 13:33). a nosotros nos han perseguido—más
bien como el griego (véase Margen), “Persiguiendo nos expelieron” (Luc. 11:49) no agradan a Dios
es decir,no hacen su propósito agradar a Dios. Pablo da a entender que, a pesar de toda su jactancia de
ser el pueblo especial de Dios, en todo tiempo “no agradan a Dios”, tan ciertamente como por la
palabra universal del mundo, la que no pueden ellos mismos negar, son declarados ser perversamente
“contrarios a todos los hombres.” Josefo, Apión, 2. 14, representa a alguno que los llama “Ateos y
misántropos, los más torpes de los bárbaros”; y Tácito, Historias, 5:5: “Ellos tienen un odio hostil a
todos los demás hombres”. Sin embargo, la contrariedad a todos los hombres aquí indicada, está en
que “nos prohiben hablar a los gentiles, a fin de que se salven” (v. 16). 16. ProhibiéndonosGriego,
“Impidiendo que hablemos”, etc. para henchir la medida de sus pecados siempre—Tendiendo de
esta manera a “llenar (la medida completa de, Génesis 15:16; Daniel 8:23; Mateo 23:32) sus pecados
siempre”, es decir,ahora como en todos los tiempos anteriores. Su oposición a la predicación del
evangelio a los gentiles fué la última medida añadida a su iniquidad siempre creciente, lo que los hizo
bien maduros para la venganza. pues—El original griego dice, “pero”. “Pero” no procederán más

adelante, porque (2 Tim. 3:8) “la ira” divina “ha venido sobre (sorprendido; el tiempo pasado que
expresa la certeza repentina del golpe divinamente dirigido) ellos hasta el extremo”; no una ira
meramente parcial, sino la ira en su plenitud, “aun hasta el golpe terminante”. [Edmunds]. El tiempo
pasado da a entender que la plena visitación de la ira ya había empezado. Ya en el año 48 d. de J. C.
hubo un tumulto en la Pascua en Jerusalén, cuando fueron muertos como 30.000 (según algunos); un
presagio de la venganza completa que pronto siguió (Lucas 19:43, 44; 21:24). 17. Mas nosotros
Continuando desde el v. 13; en contrastecon los judíos, vv. 15, 16. privados—más bien como el
griego, “separados (violentamente, Hechos 17:7–10) de vosotros”, como padres despojados de sus
hijos. Así “no os dejaré huérfanos” (Juan 14:18). por un poco de tiempo—lit., “por espacio de una
hora”. “Cuando habíamos sido separados de vosotros sólo por muy poco tiempo (tal vez refiriéndose a
lo repentino de su partida imprevista), tanto más abundantemente (tanto más corta nuestra separación;
porque el deseo de reunirnos nuevamente es tanto más vivo cuanto más reciente ha sido la partida)
procuramos”, etc. (Véase 2 Timoteo 1:4). Por esto él no preveía, como muchos explican, una
separación de ellos por corto tiempo, lo que sería una expectativa falsa, pues no volvió a visitarlos
pronto. 18. Por lo cual—Los manuscritos más antiguos leen, “porque”, o “por cuanto”. quisimos
Griego, “quisimos venir”; pensábamos venir. yo Pablo—Mis compañeros misioneros, tanto como yo,
quisimos venir; yo puedo responder pormí mismo que yo lo quería más de una vez. Al distinguirse aquí
de sus compañeros con quienes en toda esta Epístola él se asocia en el número plural, está de acuerdo
con el hecho de que Silvano y Timoteo quedaron en Berea cuando Pablo siguió viaje hasta Atenas,
donde más tarde se unió con él Timoteo y de donde fué enviado por Pablo solo a Tesalónica (cap. 3:1).
mas Satanás nos embarazó—En otra ocasión el Espíritu Santo, el Espíritu de Jesús (así leen los
manuscritos más antiguos), Hechos 16:6, 7, les impidió en su propósito misionero. Pero aquí es
Satanás, obrando tal vez por hombres malvados, algunos de los cuales ya le habían arrojado de
Tesalónica (Hechos 17:13, 14; véase Juan 13:27), o si no, por algún “mensajero de Satanás, un aguijón
en la carne”, mensajero más directo (2 Corintios 12:7; véase 11:14). De todos modos, el Espíritu Santo
y la providencia de Dios predominaron en la oposición de Satanás para adelantar los propósitos
divinos. Nosotros no podemos definir en cada caso de dónde provienen los estorbos en las empresas
buenas; Pablo en este caso, por inspiración divina, pudo decir que el obstáculo vino de Satanás. Grocio
piensa que el modo en que Satanás impidió el viaje de Pablo a Tesalónica fué el de incitar a los
filósofos estoicos y epicúreos adiscutir con él, lo que obligó a Pablo a contestarles y así le detuvieron,
pero parece que él salió de Atenas de una manera pausada (Hechos 17:33, 34; 18:1), El griego por
“embarazó” es lit., “hacer una trinchera entre uno mismo y el enemigo que avanza para impedir su
progreso”; así Satanás se oponía al progreso de los misioneros.19. Porque—Dando la razón de su
ardiente deseo de verlos. ¿No sois vosotros también delante de nuestro Señor Jesucristo?—“Cristo”
está omitido en los manuscritos más antiguos. El “también” está omitido en nuestra versión castellana.
¿No sois vosotros también (es decir, entre otros; el “también” da a entender que no serán ellos solos su
“corona”) nuestra esperanza, gozo y corona de regocijo delante de Jesús, cuando venga (2 Corintios
1:14; Filipenses 2:16; 4:1)? La “esperanza” aquí quiere decir su esperanza (en el sentido inferior) de
que éstos, sus convertidos, fuesen hallados en Cristo en su venida (cap. 3:13). La “esperanza” principal
de Pablo fué Jesucristo mismo (1 Timoteo 1:1). 20. Repetición enfática con fuerza aumentada.
¿Quiénes sino vosotros y otros convertidos sois nuestra esperanza, etc., después, en la venida de
Cristo? Porque sois vosotros ahora nuestra gloria y gozo.

CAPITULO 3

Vers. 1–13. LA PRUEBA DE SU DESEO DE VERLOS EN EL HECHO DE QUE ENVIO A
TIMOTEO: SU GOZO POR LAS NOTICIAS TRAIDAS ACERCA DE LA FE Y AMOR DE ELLOS:
ORACIONES A FAVOR DE ELLOS. 1. Por lo cual—por causa de nuestro amor ardiente para con
vosotros (cap. 2:17–20). no pudiendo esperar más—no pudiendo soportar más la incertidumbre. La
palabra griega se usa literalmente por vasos impermeables para el agua. Cuando no podíamos
contenernos más en nuestro deseo de veros.quedarnos solos en Atenas—lit., “ser dejados solos en
Atenas”. Véase mi INTRODUCCION. Esto da a entender que Pablo envió a Timoteo desde Atenas,
hasta donde éste le había seguido. Sin embargo, el “nosotros” (entendido en el verbo “acordamos”)
favorece la opinión de Alford, de que la decisión de enviar a Timoteo fué formada durante una consulta
apresurada de Pablo, Silas y Timoteo, antes de la salida de Pablo de Berea, y que entonces él con ellos
resolvió ser “dejado solo en Atenas”, cuando hubiera de llegar allá; no acompañándole Silas y Timoteo,
sino quedando en Berea. De esta manera el “yo” en el v. 5 expresa que el acto de enviar a Timoteo,
cuando llegó en Atenas, fué el de Pablo, mientras que la decisión de que Pablo fuera dejado solo en
Atenas fué la de los hermanos como también de él mismo, en Berea, por lo cual usa en v. 1 “nosotros”.
El que no se mencione a Silas en Atenas, da a entender que éste no siguió a Pablo hasta allá, como se
había pensado primero; mas Timoteo sí. En esta forma la historia, Hechos 17:14, está en armonía con la
Epístola. La palabra “ser dejado” (griego) da a entender que Timoteo había estado con él en Atenas.
Fué un acto de abnegación por amor de ellos el que Pablo se privara de la presencia de Timoteo en
Atenas, la cual le habría sido muy alentadora en medio de los sofistas filosóficos; pero por amor a los
tesalonicenses, él estaba bien contento de ser “dejado solo” en la gran ciudad. 2. ministro de Dios y
colaborador nuestro
—Algunos de los manuscritos más antiguos leen “colaborador de Dios”; otros,
“ministro de Dios”. Aquella lección es probablemente genuina, como los copiadores tal vez la
cambiaron para evitar una frase tan atrevida, la cual, sin embargo, es sancionada por 1 Corintios 3:9; 2
Corintios 6:1. La versión nuestra no está bien apoyada por los manuscritos antiguos y evidentemente
fué formada de otras dos lecciones. Aquí llama Pablo a Timoteo “nuestro hermano”; mas en 1
Corintios 4:17, “mihijo”. Habla con tanto aprecio de un joven tan nuevo en el ministerio para
impresionar a los tesalonicenses con un alto respeto por el delegado a ellos enviado y para alentar a
Timoteo, quien parece haber sido de un carácter tímido (1 Timoteo 4:12; 5:23). “Los ministros del
evangelio hacen la obra de Dios con él, para él y bajo él”. [Edmunds] a confirmaros—lit., “a haceros
firmes”; no se trata de un rito de “confirmación”. En 2 Tesalonicenses 3:3, se dice que Dios
“confirma”; él es quien confirma o establece; los ministros son los “instrumentos” de él. en vuestra
fe
Griego, “acerca de vuestra fe”; es decir, para el desarrollo de vuestra fe. La palabra “exhortar”
incluye también la idea de “consolar”. A los tesalonicenses, en sus pruebas, les hacían falta las dos
cosas (v. 3; véase Hechos 14:22). 3.nadie se conmueva—“Nadie sea sacudido” o “perturbado”. Se usa
la palabragriega que literalmente habla de la coleada de los perros al festejar a las personas. Por esto
explica Tittmann, “Que nadie, en medio de sus calamidades, sea atraído por la esperanza halagadora
de una vida más placentera, a abandonar su deber”. Así Elsner y Bengel, “engatusado a abandonar su
fe.” En las aflicciones, los parientes y contrarios hacen liga con el corazón que anhela la comodidad,
para resistir lo cual necesita una fe firme. vosotros sabéis—como siempre os decíamos con franqueza
(v. 4; Hechos 14:22). Solamente una religión divina habría presentado una perspectiva tan difícil de
soportar a los que la aceptaran, y al mismo tiempo tener éxito en ganar adeptos. nosotros—los
cristianos. puestos para esto—por el consejo de Dios (cap. 5:9).4. habíamos de pasar
tribulaciones
Griego, “estábamos por (estábamos seguros de) sufrir” según somos “puestos para
esto” por Dios (v. 3). como—“Así (exactamente) como ha sucedido como también sabéis”; vosotros

sabéis ambas cosas: que sucedió y que nosotros lo predijimos (véase Juan 13:19). La correspondencia
del acontecimiento con la predicción confirma poderosamente la fe: “Estar prevenidos, es estar
aparejados”. [Edmunds]. La repetición tan frecuente de “vosotros sabéis”, es propuesta como
argumento de que estando prevenidos de las aflicciones que vendrían, ellos deberían estar menos
perturbados por ellas.5. Por lo cual—Porque yo sé que vuestra “tribulación” realmente ha empezado
(v. 4). no esperando más—el griego, “yo también (como también Timoteo, quien, con delicadeza da a
entender Pablo, estaba igualmente ansioso respecto de ellos, véase “nosotros”, v. 1) no aguantando
más” (soportando la ansiedad). he enviado—Fué Pablo quien lo envió; por lo tanto, el “yo” aquí;
Pablo, Silas y Timoteo mismo se habían puesto de acuerdo ya acerca de la misión, antes que Pablo
fuera a Atenas; por esto el “nosotros” (entendido en “acordamos”), v. 1 (Nota). reconocer—para
indagar el estado de vuestra fe, si soportó la prueba (Colosenses 4:8). no sea que … tentado …
nuestro trabajo haya sido en vano
—En el griego original, se usa el modo indicativo en la primera
cláusula, y el subjuntivo en la segunda.Tradúzcase, pues: “A reconocer … si el tentador osha tentado
(el indicativo da a entender que él suponía que así fué el caso) y que (en tal caso) nuestro trabajo no
resulteen vano” (Gálatas 4:11). Nuestro trabajo en la predicación en ese caso sería en vano, en lo que
toca a vosotros, mas no respecto denosotros en cuanto hayamos trabajado sinceramente (Isaías 49:4; 1
Corintios 3:8). 6. volviendo de vosotros a nosotros Timoteo—Falta en nuestra versión castellana
“ahora”; “volviendo ahora”, acabando de volver. “Pero habiendo venido ahora no más Timoteo”.
[Alford]. De modo que parece (véase Hechos 18:5) que Pablo está escribiendo desde Corinto. vuestra
fe y caridad
—(cap. 1:3; véase 2 Tesalonicenses 1:3, de donde parece que su fe más tarde aumentaba
todavía más). La fe fué el cimiento firme; la caridad, la argamasa que mantenía unido el edificio de su
vida práctica sobre aquel cimiento. En aquella caridad estaba incluída su “buena memoria” de sus
maestros. deseando vernosGriego, “teniendo deseo anhelante”. como también nosotros—Los
deseos de amigos amantes por la presencia los unos de los otros, son recíprocos. 7. recibimos
consolación de vosotros
Griego, “fuimos consolados sobre vosotros”, respecto de vosotros. en toda
nuestra necesidad
Griego, “encima de toda nuestra necesidad y aflicción”; elconsuelo superaba
todas sus necesidades y pruebas que estaba sufriendo en Corinto, cuando Pablo escribía esta carta
(véase v. 6, con Hechos 18:5–10). 8. ahora—como es el caso, viendo que estáis firmes. vivimos
florecemos. Nos aviva en nuestra aflicción el oír de vuestra firmeza (Salmo 22:26; 3 Juan 3, 4). si
estáis firmes
—Dando a entender que el vivo gozo que sienten “ahora” los misioneros continuará si los
tesalonicenses permanecen firmes. Ellos todavía necesitaban exhortación, v. 10; por esto agrega la
cláusula condicional, “si vosotros” etc. (Filipenses 4:1). 9. ¿qué¿qué agradecimiento suficiente?
dar—verbo compuesto en el original; “dar en respuesta a Dios por su bondad” (Salmo 116:12). por
vosotros
—“acerca de vosotros”. por todo el gozo—por causa de todo el gozo. Fué un “consuelo”, v. 7;
ahora es más, es decir, gozodelante de nuestro Dios—Es un gozo que soportará la mirada de Dios;
un gozo como en la presencia de Dios, no egoísta sino desinteresado, sincero y espiritual (véase cap.
2:20; Juan 15:11).10. de noche y de día—(Nota, cap. 2:9). La noche es el momento propio para las
meditaciones más santas y las oraciones de los creyentes (2 Timoteo 1:3). Orando—unido con
“gozamos” (v. 9): Nos gozamos mientras oramos; o si no, como entiende Alford, ¿Qué agradecimiento
podemos rendir a Dios mientras oramos?
La palabra griega da a entender un pedido suplicante. con
grande insistencia
—lit., “más que abundantemente” (véase Efesios 3:20). lo que falta—Aun los
tesalonicenses tenían cosas en que necesitaban mejoramiento. [Bengel]. (Lucas 17:5). Sus opiniones
doctrinales en cuanto a la proximidad de la venida de Cristo, acerca del estado de los que habían
fallecido, y su práctica en ciertos puntos necesitaban corrección (cap. 4:1–9). El método de Pablo fué el

de empezar alabando lo que merecía alabanza y luego corregir lo que estaba mal; un buen modelo para
todos los que aconsejan a otros.11. Tradúzcase:Que Dios mismo, el Padre nuestro (no habiendo más
que un artículo en el griego, se requiere esta traducción, “El que a la vez es Dios y Nuestro Padre”),
encamine”, etc. El “mismo” está en contraste con “nosotros” (cap. 2:18); nosotros deseábamos ir, mas
no pudimos por el estorbo de Satanás; pero si Dios mismo dirige nuestro camino (así como estamos
orando), nadie puede estorbarle a él (2 Tesalonicenses 2:16, 17). Una prueba notable de la unidad del
Padre y del Hijo
es que en el griego aquí y en 2 Tesalonicenses 2:16, 17, el verbo está en número
singular, dando a entender que el sujeto, el Padre y el Hijo, no son sino uno en esencia, no en una mera
unidad de voluntad. Casi todos los capítulos en ambas Epístolas a los Tesalonicenses terminan, cada
uno con su oración propia (cap. 5:23; 2 Tesalonicenses 1:11; 2:16; 3:5, 16). [Bengel]. Pablo no
considera el feliz éxito de un viaje como tema impropio para la oración (Romanos 1:10; 15:32).
[Edmunds]. Aunque la respuesta fué deferida, unos cinco años más tarde su oración fué cumplida en su
regreso a Macedonia. 12. El “vosotros” en griego se coloca primero por énfasis. “Y” lo que os toca a
“VOSOTROS”, sea que vayamos o no, “haga aumentar a vosotros el Señor y abunde en amor,” etc. El
griego por “multiplique” tiene una fuerza más positiva; la palabra “abundar,” una fuerza más
comparativa, “Os llene(proveyendo “lo que falta”, v. 10) y aun haga abundar.” “El Señor” aquí puede
ser el Espíritu Santo; de modo que se apelará a las Tres Personas de la Trinidad (v. 13), como en 2
Tesalonicenses 3:5. Así el Espíritu Santo se llama “el Señor” (2 Corintios 3:17). El “amor” es el fruto
del Espíritu (Gálatas 5:22), y su oficio es “confirmar en santidad” (v. 13; 1 Pedro 1:2). 13. vuestros
corazones
—que son naturalmente la fuente y el objeto de la santidad. delante de Dios y nuestro
Padre
—más bien, “delante de aquel que es a la vez Dios y nuestro Padre”. No simplemente delante de
los hombres, sino delante de aquel que no será engañado por una mera exhibición de santidad; es decir,
que sea vuestra santidad tal que soportará el escrutinio de él. venidagriego, “presencia”. con todos
sus santos
—inclusive tanto los santos ángeles como los santos electos de los hombres (cap. 4:14;
Daniel 7:10; Zacarías 14:5; Mateo 25:31; 2 Tesalonicenses 1:7). Los santos son “suyos” (Hechos 9:13).
Tenemos que tener “santidad” si hemos de ser contados entre los santos de él. Sobre “irreprensibles”
véase Apocalipsis 14:5. Este versículo (véase v. 12) manifiesta que el “amor” es la fuente de la
verdadera “santidad” (Mateo 5:44–48; Romanos 13:10; Colosenses 3:14). Dios es el que realmente
“confirma” o establece; Timoteo y otros ministros no son sino instrumentos (v. 2) en “confirmar”.

CAPITULO 4
Vers. 1–18.
EXHORTACION A LA CASTIDAD, AMOR FRATERNAL, LABORIOSIDAD
TRANQUILA, ABSTINENCIA DE LA INDEBIDA TRISTEZA POR LOS AMIGOS FALLECIDOS,
PORQUE EN LA VENIDA DE CRISTO TODOS SUS SANTOS SERAN GLORIFICADOS. 1.
Resta
Griego, “En cuanto a lo que resta”. Generalmente usado hacia el fin de sus Epístolas (Efesios
6:10; Filipenses 4:8).pues—con miras al amor y a la santidad que acabamos de pedir a Dios a favor de
vosotros (cap. 3:12, 13), ahora pasamos a daros exhortación.rogamos—“pedimos” como si fuese un
favor personal. en el Señor—en comunión con el Señor Jesús, como ministros cristianos en trato con el
pueblo cristiano. [Edmunds]. de la manera que fuisteis enseñados—lit., “de la manera que recibisteis
de nosotros el cómo os conviene”, etc. andar y agradar a Dios—es decir, “andar y así agradar a Dios”
por vuestra manera de andar; en contraste con los judíos que “no agradan a Dios” (cap. 2:15). Los
manuscritos más antiguos agregan aquí una cláusula: “aun como también andáis” (véase cap. 4:10;
5:11). Estas palabras que él pudo decir de ellos con verdad, conquistan una atención favorable para los
preceptos que siguen. También la expresión: “vayáis creciendo más y más”, da a entender que ya había
habido antes un reconocimiento en alguna medida de que ellosandaban así. 2.por el Señor Jesús

por la autoridad y dirección de él, no por la de nosotros. El emplea el término fuerte “mandamientos” al
escribir a esta Iglesia fundada hacía poco, sintiendo que era deseable que ellos entendiesen que él
hablaba por autoridad divina. Más tarde, usó raras veces el término al escribir a otras iglesias. cuando
su autoridad ya estaba establecida. 1 Corintios 7:10; 11:17, y 1 Timoteo 1:5 (v. 18, donde el tema da la
razón de la expresión fuerte) son las excepciones. “El Señor” señala su suprema autoridad, exigiendo
obediencia implícita.3. Porque—Dando fuerza a su afirmación de que sus “mandamientos” eran “por
(la autoridad del) Señor Jesús” (v. 2). Ya que ésta es la voluntad de Dios” que sea vuestra voluntad
también. fornicación—No era considerada pecado en lo más mínimo entre los paganos, y por esto
hacía falta combatirla tanto más. 4.sepa—por el dominio moral de sí mismo. tener su vaso—más bien
como el griego, “cómo adquirir (para sí) su propio vaso”, es decir, que cada uno debe tener su propia
esposa
para así evitar la fornicación (v. 3; 1 Corintios 7:2). La posición enfática de “su propio” en el
griego, y el uso de “vaso” por esposa, en 1 Pedro 3:7 y en la fraseología judía común, y la traducción
correcta “adquirir”, todo justifica este modo de traducir. en santificación—(Romanos 6:19; 1 Corintios
6:15, 18). De estamanera, “su propio” está en oposición a deshonrar a su hermano codiciando la esposa
de él (v. 6). honor—(Hebreos 13:4) en contraste con “deshonrar sus propios cuerpos” (Romanos 1:24).
con afecto de concupiscenciaGriego, “pasión”, que da a entender que uno es inconscientemente el
esclavo pasivo de la concupiscencia. que no conocen a Dios—y así no saben cosa mejor. La
ignorancia de la verdadera religión es causa de la impureza (Efesios 4:18, 19). La moral del pueblo se
asemeja a los objetos de su culto (Deuteronomio 7:26; Salmo 115:8; Romanos 1:23, 24). 6.oprima
traspase los límites de la rectitud respecto de su hermano. engañe—“Extenderse sobre el límite”
[Alford]; “aprovecharse de” [Edmunds]. en nada—más bien, “en el asunto”; expresión delicada por el
asunto bajo discusión, v. 4; el v. 7 también confirma esta interpretación; la palabra “hermano” encarece
la enormidad del crimen. Es tu hermano a quien haces mal (véase Proverbios 6:27–33). el Señor—el
Juez que viene (2 Tesalonicenses 1:7, 8). vengador—el Corrector. de todo estoGriego, “acerca de
todas estas cosas”; en todos los casos semejantes de males contra el honor conyugal de un vecino.
protestadoGriego, “constantemente testificado” [Alford]. 7.aGriego, “para el propósito de”. a
más bien, como elgriego “en”; señalando que la “santidad” es el elemento en el cual se efectúa nuestro
llamamiento; en una esfera de santidad. Santo es otro nombre por cristiano. Tenemos aquí dos
preposiciones griegas que en nuestra versión castellana se traducen por “a”. 8. menospreciaGriego,
“tiene en nada” tales compromisos que se le imponen en su vocación, v. 7; en relación con su hermano,
v. 6. El que así hace, “no tiene en nada a hombre (por ejemplo, a su hermano), sino a Dios” (Salmo
51:4). O como el verbo griego (Lucas 10:16; Juan 12:48) se usa pordespreciar o rechazar a los
ministros de Dios, puede ser que aquí quiera decir, “El que menosprecia” o “rechaza” éstos, nuestros
preceptos ministeriales. el cual también nos dió—Así leen algunos de los manuscritos más antiguos,
pero los más de ellos leen, “Quien (sin “también”) da (presente) avosotros” (no, “nosotros”). su
Espíritu santo
Griego, “su propio Espíritu, el Santo”; señalando así enfáticamente la “santidad” (v.
7) como el fin para que el Santo es dado”. “Nos” (caso dativo en nuestra versión castellana) en el
griego da a entender que el Espíritu es dado a, hasta dentro de (metido en vuestro corazón), y entre
vosotros (véase cap. 2:9; Efesios 4:30). Nos dió—en la mayoría de los manuscritos más antiguos
hallamos un participio activo de tiempo presente del verbo dar; de modo que traducimos, “el cual
también nos está dando su Espíritu Santo”, queriendo decir que la santificación no es meramente una
obra efectuada una vez para siempre, sino obra progresiva presente. “Su propio Espíritu” da a entender
que como él os da lo que es esencialmente idéntico consigo mismo, espera que vosotros vendréis a ser
semejantes a él (1 Pedro 1:16; 2 Pedro 1:4).9. caridad fraterna—refiriéndose aquí a actos de bondad

fraternal de aliviar a los hermanos necesitados. Algunos de los manuscritos más antiguos apoyan
nuestra versión que dice, “nohabéis (vosotros)”; otros, y aquéllos los más importantes, leen, “No
tenemos (nosotros)”. Nosotros no tenemos necesidad de escribiros porque vosotros mismos sois
enseñados de Dios; es decir, en el corazón por el Espíritu Santo (Juan 6:45; Hebreos 8:11; 1 Juan 2:20,
27). que os améisGriego, “a fin de que os améis unos a otros”. Las enseñanzas divinas tienen su
concurrencia en el amor. [Bengel]. 10. Y tambiénGriego, “Porque aun lo hacéis”, etc. 11. que
procuréis tener quietud
Griego, “Que hagáis vuestra ambición el tener quietud y atender a vuestros
asuntos propios”. En contraste directo con la ambición del mundo, la cual es la de “hacer conmoción” y
la de “curiosear” (2 Tesalonicenses 3:11, 12). obréis de vuestras manos—Los convertidos
tesalonicenses eran, según parece, principalmente de la clase obrera. Su expectativa de la venida
inmediata de Cristo indujo a algunos entusiastas entre ellos a dejar su trabajo diario, y depender de la
bondad de otros. Véase el fin del v. 12. Estaba bien la expectativa en que los cristianos deberían estar
siempre esperando la venida del Señor; pero ellos se equivocaban en hacer de esta expectativa una
excusa para dejar su trabajo diario. Como después empeoró este mal, fué más fuertemente censurado (2
Tesalonicenses 3:6–12). 12. honestamente—Como es propio de vuestra profesión cristiana; no
trayendo reproche sobre ella ante los ojos del mundo, como si el cristianismo condujera a la flojedad y
a la pobreza (Romanos 13:13; 1 Pedro 2:12). con los extraños—con los que están fuera de la iglesia de
Cristo (Marcos 4:11).no necesitéis de nada—no tener que pedir a otros para satisfacer vuestras
necesidades (véase Efesios 4:28). Lejos de necesitar pedir a otros, debemos trabajar y ganar los medios
de satisfacer las necesidades de otros. Hemos de desear el alivio de todo aprieto peculiar por la
independencia que así se consigue. 13. Como el tema principal de Pablo en su predicación en
Tesalónica había sido el reino venidero (Hechos 17:7), algunas personas lo pervirtieron en motivo de
temor respecto de amigos recién fallecidos, como si éstos hubieran de ser excluídos de la gloria que
compartirían solamente los que quedaran vivos. Este error corrige San Pablo aquí (véase cap. 5:10).
Tampoco queremos—Algunos manuscritos, no los más antiguos, dicen, “No quiero.” Mis
colaboradores (Silas y Timoteo) y yo mismo deseamos que no ignoréis. los que duermen—Los
manuscritos más antiguos leen: “los que están durmiendo” (presente); son los mismos que “los muertos
en Cristo” (v. 16), para cuyos cuerpos (Daniel 12:2, no sus almas;Eclesiastés 12:7; 2 Corintios 5:8) la
muerte es un sueño tranquilo y santo, del cual los despertará a la gloria la resurrección. Lapalabra
“cementerio” quiere decir lugar de dormir. Tómese nota: La gloria y la esperanza principal de los
cristianos no han de realizarse en la muerte, sino en la venida del Señor; la una no ha de adelantarse a la
otra, sino que todos los creyentes han de ser glorificados juntos en la venida de Cristo (Colosenses 3:4;
Hebreos 11:40). La muerte afecta al mero individuo, mas la venida de Jesús afectará a toda la iglesia;
en la muerte nuestra alma está invisible e individualmente con el Señor; en la venida deCristo la iglesia
entera, con todos sus miembros en cuerpo y en alma, estará visible y colectivamente con él. Como esto
se presenta como un consuelo a los afligidos deudos, el reconocimiento mutuo de los santos en la
venida de Cristo se da por entendido en esto. que no os entristezcáis como los otrosGriego, “los
demás”; todos los que no son cristianos. No se prohibe todo duelo natural por nuestros amigos
fallecidos, porque nuestro Señor Jesús y Pablo sin pecado se entregaron a él (Juan 11:31, 33, 35;
Filipenses 2:27). Pero tristeza como si no hubiese “esperanza ninguna”, la cual en efecto no tenían los
paganos (Efesios 2:12), sí, se prohibe. La “esperanza” de los cristianos mencionada aquí es la de la
resurrección.
Véase Salmo 16:9, 11; 17:15; 73:24; Proverbios 14:32, muestran que los creyentes del
Antiguo Testamento, aunque no tan claramente (Isaías 38:18, 19), sín embargotenian esta esperanza.
En contraste leemos del poeta Catulo, 5:4; “Cuando al fin se ponga el sol de este corto día, tenemos que

dormiruna noche interminable”. Las inscripciones sepulcrales de la Tesalónica pagana expresan esta
perspectiva desesperante acerca de los muertos; así como escribe Esquilo, “De uno ya muerto no hay
resurrección”. Aunque algunos filósofos paganos tuvieron ciertas vislumbres de la existencia del alma
después de la muerte, absolutamente ninguna tuvieron acerca del cuerpo (Hechos 17:18, 20, 32). 14.
Porque si
—Confirmación de su dicho del v. 13 de que el borrar la ignorancia en cuanto a los creyentes
muertos quitaría la tristeza indebida respecto de ellos. Véase v. 13, “esperanza”. De ahí que aparece
que nuestra esperanza se apoya en nuestra fe (“si creemos”). “Tan seguramente como creemos que
Cristo murió y resucitó (la misma doctrina especificada como enseñada en Tesalónica, Hechos 17:3),
así también traerá Dios con él alos que durmieron en Jesús”. Los creyentes son acostados en sueño por
Jesús, y así serán traídos del sueño con Jesús en su séquito cuando venga. Aquí no se habla de las almas
separadas del cuerpo; se hace referencia a los cuerpos que duermen. Los hechos de la experiencia de
Cristo son repetidos en la experiencia del creyente. El murió y luego resucitó: así los creyentes morirán
y luego resucitarán con él. Pero en el caso de él, muerte es la palabra usada, 1 Corintios 15:3, 6; etc.; en
el caso de ellos, sueño;porque la muerte de él ha quitado para ellos el aguijón de la muerte. La misma
mano que los resucitará es la que los acostó en sueño. durmieron en Jesús—lit., “acostados en sueño
por Jesús”, que corresponde con “muertos en Cristo” (v. 16). 15. en palabra del Señor—Es decir, en
virtud
de una revelación directa del Señor a mí. Así en 1 Reyes 20:35. Este es el misterio, una verdad
antes escondida, ahora revelada, que Pablo declara (1 Corintios 15:51, 52). delanteros—“No
tomaremos la delantera a los que durmieron” (J. J. DE LA TORRE). Tan lejos estaban los primeros
cristianos de considerar que sus hermanos fallecidos les tomasen la delantera a ellos entrando en la
gloria al fallecer, que ellos necesitaban ser asegurados de que los que quedaran en vida hasta la venida
del Señor “no se adelantarían” a los que están muertos en la fe. El “nosotros” quiere decir
quienesquiera de nosotros que vivamos y quedemos hasta la venida de Cristo. El Espíritu propuso que
los creyentes de cada edad sucesiva vivieran en la constante expectativa de la venida del Señor, no
sabiendo sino queellos estarían entre los hallados con vida en su venida (Mateo 24:42). Es un triste
alejamiento de esta bienaventurada esperanza el que la mayoría de los hombres esperan la muerte, más
bien que la venida de nuestro Señor. Cada generación sucesiva en su tiempo y lugar representa la
generación que realmente sobrevivirá hasta su venida (Mateo 25:13; Romanos 13:11; 1 Corintios
15:51; Santiago 5:9; 1 Pedro 4:5, 6). El Espíritu más tarde reveló por medio de Pablo lo que no es
inconsecuente con la expectativa aquí enseñada de la venida del Señor en cualquier tiempo, es decir,
que su venida no sería mientras no hubiese “apostasía” (2 Tesalonicenses 2:2, 3); pero como pronto
aparecieron síntomas de ésta, nadie podía sino decir que este acontecimiento precursor podría ya estar
realizado y que así vendría el Señor en su día. Cada revelación sucesiva completa los detalles del
bosquejo general dado al principio. De esta manera Pablo más tarde, mientras principalmente esperaba
la venida del Señor para que le vistiera de su cuerpo celestial, esperaba irse para estar con Cristo (2
Cor. 5:1–10; Filipenses 1:6, 23; 3:20, 21; 4:5). Edmunds bien dice que el “nosotros” es una
identificación afectuosa de nosotros mismos con nuestros compañeros de todas las edades, como
miembros del mismo cuerpo, bajo la misma Cabeza, Cristo Jesús. Así Oseas 12:5, “En Beth-el …
[Dios] habló con nosotros”, es decir, con Israel. “Allí en él nos alegramos”, es decir, Israel en el mar
Rojo (Salmo 66:6). Aunque ni Oseas ni David estaban vivos en el tiempo referido, sin embargo cada
uno se identifica con los que estaban presentes. 16. el mismo—en toda la majestad de su presencia en
persona, no por diputado. descenderá—así como ascendió (Hechos 1:11). conGriego, “en”, dando a
entender circunstancia concomitante que atenderá su aparición. aclamaciónGriego, “grito de señal”,
“grito de guerra”. Se representa a Jesús como Rey victorioso, dandola palabra de mando a las huestes

del cielo en su séquito para el último ataque, en su triunfo final sobre el pecado, la muerte y Satanás
(Apocalipsis 19:11–21). voz de arcángel—distinta del “grito de señal”. Se refiere tal vez a Miguel
(Judas v. 9; Apocalipsis 12:7), a quien está encomendada especialmente la protección del pueblo de
Dios (Daniel 10:13). trompeta de Dios—el son de trompeta que suele acompañar la manifestación de
Dios en la gloria (Exodo 19:16; Salmo 47:5); aquí el último de los tres actos que acompañan la
aparición del Señor. Así como se usaba la trompeta para reunir al pueblo de Dios para sus solemnes
convocaciones (Números 10:2, 10; 31:6), así aquí para convocar a los elegidos de Dios, en preparación
para su glorificación con Cristo (Salmo50:1–5; Mateo 24:31; 1 Corintios 15:52). resucitarán
primero
—antes que sean “arrebatados” los vivientes. “Primero” aquí no tiene referencia a la primera
resurrección, como contrastada con la de “los demás de los muertos”. Aquella referencia viene en otros
lugares (Mateo 13:41, 42, 50; Juan 5:29; 1 Corintios 15:23, 24; Apocalipsis 20:5, 6); “primero” aquí
sólo está en oposición a “luego”, v. 17. PRIMERO, “losmuertos en Cristo” resucitarán; LUEGO los
vivientesserán arrebatados. Aquí se habla sólo del pueblo del Señor. 17. los que vivimos … seremos
arrebatados
—después de haber sido “transformados, en un momento” (1 Corintios 15:51, 52). De
nuevo dice “nosotros”, recomendando así la expresión a los cristianos de todas las edades, legando
cada generación a lasiguiente la obligación de esperar la venida del Señor. [Edmunds]. juntamente
con ellos
—todos juntos: los muertos levantados y los vivientes cambiados, formando un cuerpo unido.
en las nubesGriego, “en nubes”. Se les confiere el mismo honor como a su Señor. Así como él fué
llevado arriba en una nube en su ascensión (Hechos 1:9), así a su regreso con nubes (Apocalipsis 1:7),
ellos serán arrebatados en las nubes. Las nubes son la carroza triunfal de él y de ellos (Salmo 104:4;
Daniel 7:13). Ellicott explica el griego, “vestidos de nubes ascendentes”. en el aire—más bien, “hasta
dentro
del aire”; arrebatados al aire justamente sobre la tierra, donde el encuentro(véase Mateo 25:1,
6) tendrá lugar entre ellos que ascienden, y su Señor que desciende hacia la tierra. No que el aire haya
de ser el lugar de su morada permanente con él. así estaremos siempre con el Señor—no más
separación, no más salida (Apocalipsis 3:12). Habiendo establecido el punto de discusión, de que los
muertos en Cristo estarán bajo condiciones de igual ventaja con los que se hallen vivos a la venida de
Cristo, él deja sin definir aquí otros acontecimientos predichos en otros lugares (por no ser necesarios
para su discusión), el reinado de Cristo en la tierra con sus santos (1 Corintios 6:2, 3), el juicio final y la
glorificación de sus santos en los cielos nuevos y tierra nueva. 18. consolaos los unos a los otros—en
vuestra tristeza por los fallecidos (v. 13).

CAPITULO 5
Vers. 1–28.
LO REPENTINO DE LA VENIDA DE CRISTO, MOTIVO PARA VIGILANCIA;
VARIOS PRECEPTOS; ORACION POR QUE SEAN ELLOS HALLADOS IRREPRENSIBLES, EN
CUERPO, ALMA Y ESPIRITU, EN LA VENIDA DE CRISTO; CONCLUSION. 1. tiempos—el
término general e indefinido por períodos cronológicos. momentos—“ocasiones”; los tiempos
oportunos (Daniel 7:12; Hechos 1:7). Tiempo indica cantidad; momento,calidad. Los momentos son
partes de los tiempos. no tenéis necesidad—los que velan no necesitan que se les diga cuándo vendrá
la hora, porque siempre están listos. [Bengel].2. así como ladrón de noche—Los apóstoles en esta
imagen siguen la parábola de su Señor, expresando cómo la venida de Cristo tomará de sorpresa a la
humanidad (Mateo 24:43; 2 Pedro 3:10). “La noche es siempre cuando hay una tranquila indiferencia”
[Bengel]. “A la media noche” (tal vezfigurativa: para algunas partes de la tierra será noche literal),
Mateo 25:6. El ladrón no sólo no da ningún aviso de su venida, sino que toma toda precaución para
evitar que lo sepa la familia. Así nuestro Señor (Apocalipsis 16:15). Señales precederánla venida para
confirmar la paciente esperanza del creyente vigilante; pero la venida finalmente será repentina (Mateo

21:32–36; Lucas 21:25–32, 35). vendrá—tiempo presente en el griego, “viene”; expresando su
certidumbre repentinay terrible. 3.dirán—“ellos” (entendido), los del mundo Versículos 5, 6; cap.
4:13, “los otros”, todos los demás del mundo con excepción de los cristianos. Paz—(Jueces 18:7, 9, 27,
28; Jeremías 6:14; Ezequiel 13:10).entoncesen aquel mismo momento, cuando menos lo esperen.
Véase elcaso de Belsasar, Daniel 5:1–5, 6, 9, 26–28; Herodes, Hechos 12:21–23. de repente
imprevista (Lucas 21:34). como los dolores—“Como los dolores de parto” le llegan inesperadamente a
la mujer, cuando está ocupada en otras cosas (Salmo 48:6; Isaías 13:8). no escaparánGriego, “no
escaparán ennada”; doble negativo para expresar lo completo y absoluto de la perdición de los
mundanos. Otro aspecto terrible de su ruina; entonces no habrá ninguna posibilidad de evitarla, por más
que desearen (Amós 9:2, 3; Apocalipsis 6:15, 16). 4.no estáis en tinieblas—no en las tinieblas de
entendimiento (es decir, ignorancia espiritual) o de la naturaleza moral (es decir, en estado de pecado),
Efesios 4:18. para que—con Dios todos los resultados tienen su propósito. aquel díaGriego, “EL
día”; el díadel Señor (Hebreos 10:25, “el día”) en contraste con “tinieblas”.sobrecoja
inesperadamente (Juan 12:35). como ladrón—Dos de los manuscritos más antiguos leen, “como
ladrones” (en acusativo), “como el día sobrecoge a ladrones” (Job 24:17). 5. Los manuscritos más
antiguos, como nuestra versión, leen, “PORQUE todos vosotros sois”, etc. No tenéis por qué temer y
ser tomados por sorpresa, por la venida del día del Señor, “porque todos vosotros sois hijos de luz e
hijos del día”; un idiotismo hebreo que da a entender que así como los hijos se parecen a sus padres, así
vosotros soisen carácter luces (intelectual y moralmente iluminados en un punto de vista espiritual),
Lucas 16:8; Juan 12:36. no somos de la nocheno pertenecemos a la noche ni a las tinieblas. El
cambio de persona de “vosotros” a “nosotros” da a entender esto:Vosotros sois hijos de la luz porque
sois cristianos, ynosotros, los cristianos, no somos de la noche ni de las tinieblas. 6. los demás—todos
los demás del mundo: los no convertidos (cap. 4:13). “Dormir” aquí es la apatía terrenal para las cosas
espirituales (Romanos 13:11; Efesios 5:14); en el v. 7 se refiere al sueño natural; en el v. 10, a la
muerte. velemos—por la venida de Cristo, lit., “seamos despiertos”. La misma palabra griega ocurre en
1 Corintios 15:34; 2 Timoteo 2:26. sobrios—refrenándonos de las indulgencias carnales, mentales o
sensuales (1 Pedro 5:8). 7. Este versículo ha de entenderse en sentido literal. La noche es cuando
duermen los que duermen, y cuando los borrachones se emborrachan. Dormir de día da a entender
grande indolencia; emborracharse de día, grande desvergüenza. Ahora en sentido espiritual: “Nosotras
los cristianos profesamos ser gente del día, no gente de la noche; por lo tanto, nuestro trabajo debería
ser trabajo del día, no de la noche; nuestra conducta tal que soporte el ojo del día, y tal que no necesite
el velo de la noche” [Edmunds] (v. 8). 8. La fe, la esperanza y el amor son las tres gracias preeminentes
(cap. 1:3; 1 Corintios 13:13). No sólo tenemos que estar despiertos y sobrios, sino también armados;
no sólo vigilantes, sino también defendidos. La armadura aquí es sólo defensiva; en Efesios 6:13–17, es
también ofensiva. Aquí, pues, la referencia se hace a los medios cristianos de ser guardados para no ser
sorprendidos por el día del Señor como ladrón en la noche. La cota y el yelmo defienden dos partes
vitales, el corazón y la cabeza respectivamente. “Con tener bien la cabeza y el corazón, el hombre
entero está bien.” [Edmunds]. La cabeza necesita ser guardada del error; el corazón, del pecado. En
lugar de “la cota de justicia” de Efesios 6:14, tenemos aquí “la cota de la fe y del amor”; porque la
justicia que es imputada al hombre para justificación, es “la fe que obra por la caridad” (Romanos 4:3,
22–24; Gálatas 5:6). La fe, como el motivo dentro, y el amor, manifestado en hechos exteriores,
constituyen la perfección de la justicia. En Efesios 6:17 el yelmo es “la salvación”; aquí, “la esperanza
de la salvación”. En un aspecto, la “salvación” es una posesión presente (Juan 3:36; 5:24; 1 Juan 5:13);
en otro, es asunto de la esperanza (Romanos 8:24, 25). Nuestra Cabeza primeramente llevó “la cota de

justicia” y “el yelmo de salvación”, para que nosotros, por unión con él, recibamos ambos. 9.
Porque
—Haciendo constar la base de nuestra “esperanza” (v. 8). no nos ha puesto—(Hechos 13:47),
en su eterno propósito de amor (cap. 3:3; 2 Timoteo 1:9). Contraste con Romanos 9:22; Judas v. 4.
para alcanzarGriego, “para la adquisición de salvación”; como se dice, según Bengel, de alguno
salvado de entre una ruina general, cuando todo lo demás se perdió; así de los elegidos salvado de entre
la multitud de los perdidos (2 Tesalonicenses 2:13, 14). El hecho de ser “puestos” por Dios de su
gracia, “por Jesucristo” (Efesios 1:5), quita toda pretensión de que seamos capaces de “adquirir” la
salvación por medios nuestros. Cristo “adquirió (así es el griego por “ganó”) la iglesia (y su salvación)
por su propia sangre” (Hechos 20:28); se dice que cada miembro es “puesto” por Dios “para la
adquisición de salvación”. En el sentido primario, Dios hace la obra; en el sentido secundario, el
hombre la hace. 10. murió por nosotrosGriego “a favor de nosotros”. o que velemos, o que
durmamos
—sea que en la venida de Cristo nos hallemos despiertos, es decir vivos, o dormidos en
nuestros sepulcros.juntamente—todos nosotros juntos; no tomando los vivos la delantera a los
muertos en la glorificación “con él” en su venida (cap. 4:13). 11. consolaos—Aquí vuelve al mismo
tenor consolador del cap. 4:18. edificaos los unos a los otros—Edificar, o construír sólidamente como
casa, en la fe, esperanza y amor, conversando juntos sobre temas tales como la venida del Señor y la
gloria de los santos (Malaquías 3:16).12. os rogamos—“Exhortamos” es la expresión en el v. 14
(según el original griego); aquí “os rogamos” como si fuese un favor personal (haciendo Pablo la causa
de los presbíteros tesalonicenses, como si fuera la suya propia). reconozcáis—Tened estima y respeto
por ellos. Reconoced su dignidad oficial. y tratadlos de acuerdo (cf 1 Corintios 16:18) con reverencia y
con liberalidad en suplir sus necesidades (1 Timoteo 5:17). Habiendo sido establecida hacía poco la
iglesia de Tesalónica, eran necesariamente novicios los ministros (1 Timoteo 3:6), lo que en parte
habría sido la causa de que el pueblo los tratase con menos respeto. Parece que la práctica de Pablo fué
la de constituír presbíteros en cada iglesia poco después de su establecimiento (Hechos 14:23). los que
trabajan entre vosotros, y os presiden y os amonestan
—No tres clases de ministros, sino una, como
hay un sólo artículo definido común a los tres aspectos de la labor ministerial en el griego. “Trabajan”
expresa su vida laboriosa; “presiden”, su preeminencia como presidentes o superintendentes
(“obispos”, es decir,sobreedores, Filipenses 1:1, “los que os gobiernan”,lit., líderes, conductores,
Hebreos 13:17; “pastores”, Efesios 4:11); “os amonestan”, una de sus funciones especiales; el griego
es, “poner en mente”, dando a entender no autoridad arbitraria, sino benévola, aunque admonición fiel.
en el Señor—Su presidencia sobre vosotros es en cosas divinas; no en asuntos terrenales, sino en cosas
pertenecientes al Señor. 13. en mucha estimaGriego, “más que abundantemente”. por amor de su
obra
—La elevada naturaleza de su obra sola, el progreso de vuestra salvación y del reino de Cristo,
deberia ser motivo suficiente para demandar vuestro amor reverencial. Al mismo tiempo, la palabra
“obra”, “trabajo”, enseña a los ministros que, mientras que se pide la reverencia debida a su cargo, éste
no es una pichincha, sino “trabajo”; véase “labor” (hastacansancio; así el griego), v. 12. Tened paz
los unos con los otros
—Lit., “Tened paz entre vosotros”. No sólo que haya paz entre los ministros y
sus rebaños, sino que no haya rivalidades de partidos entre vosotros, luchando algún partido a favor de
algún ministro favorito, y otro partido a favor de otro (Marcos 9:50; 1 Corintios 1:12; 4:6). 14.
hermanos
—Esta exhortación a que “amonesten” (v. como en v. 12) a los desordenados (personas,
según 2 Tesalonicenses 3:6, 11, que no querian trabajar, mas esperaban ser mantenidas; lit., palabra
usada para referirse a soldados que noquieren permanecer en las filas, véase cap. 4:11; también los
insubordinados a la disciplina de la iglesia, en relación con los que están “sobre” la iglesia, v. 12); a
que “consuelen a los de poco ánimo” (los pusilánimes, quienes están por hundirse “sin esperanza” en

las aflicciones, cap. 4:13, y tentaciones), etc., se refiere a todo el clero y a los laicos igualmente, aunque
es principalmente la obligación del clero (indicado en v. 12). soportéislit., “echad mano firme para
sostener” a los débiles. los flacos—espiritualmente. Pablo practicaba lo que predicaba (1 Corintios
9:22). que seáis sufridos para con todos—No hay creyente que no necesite el ejercicio de paciencia
“para consigo” mismo; no hay ninguno a quien el creyente no deba mostrarla. Muchas personas la
muestran más para con los extraños que con sus propias familias, más para con los grandes que con los
humildes; pero debemos mostrarla “para con todos”. [Bengel]. Véase “la paciencia de nuestro Señor”
(2 Corintios 10:1; 2 Pedro 3:15). 15. (Romanos 12:17; 1 Pedro 3:9). a otro—sea a un creyente, sea a un
pagano, por grande que sea la provocación. seguid lo bueno—como asunto de serio empeño.16, 17.
Para poder “gozarnos siempre” tenemos que “orar sin cesar”. Quien acostumbra dar gracias a Dios por
todas las cosas como que suceden éstas para lo mejor, tendrá gozo continuo. [Teofilacto]. Efesios 6:18;
Filipenses 4:4, 6, “Gozaos en el Señor siempre … con toda instancia y suplicación”; Romanos 14:17,
“gozopor el Espíritu Santo”; Romanos 12:12, “gozaos en la esperanza”; Hechos 5:41, “gozosos de que
fuesen tenidos por dignos de padecer afrenta por el Nombre
”: Santiago 1:2, “tened por sumo gozo
cuando cayereis en diversas tentaciones.
” El griego dice, “Orad sin intermisión”, sin permitir que
intervengan interrupciones entre los tiempos de oración. 18. en todo—aun en lo que parezcaadverso;
porque en realidad nada lo es (véase Romanos 8:28; Efesios 5:20). Véase el ejemplo de Cristo (Mateo
15:36; 26:27; Lucas 10:21; Juan 11:41).ésta—que “nos gocemos siempre, oremos sin cesar, y demos
gracias en todo”, “es la voluntad de Dios en Cristo Jesús (como el Mediador y Revelador de aquella
voluntad, observada por los que estanen Cristo por fe, véase Filipenses 3:14) con vosotros”. La
voluntadde Dios es la ley del creyente. Lachmann correctamente lee comas al fin de cada uno de los
trespreceptos (vv. 16, 17, 18), haciendo que “ésta” se refiera a los tres. 20. No apagueis—Siendo el
Espíritu un fuego santo, “donde está el Espíritu, él arde” [Bengel] (Mateo 3:11; Hechos 2:3; 7:51). No
arrojeis agua fría sobre aquellos que, bajo la inspiración del Espíritu, se levantan para hablar en
lenguas, para revelar misterios, o para orar en la congregación. Las exhibiciones entusiastas de algunos
(tal vez acerca de la proximidad de la venida de Cristo, exagerando el dicho de Pablo, 2 Tesalonicenses
2:2,Por espiritu), llevaron a otros (probablemente los ministros presidentes, quienes no siempre habian
sido tratados con el debido respeto por los novicios entusiastas, v. 12), por temor del entusiasmo, para
impedir las expresiones libres de los verdaderamente inspirados en la congregacion. Por otra parte,
hacía falta una precaución (v. 21), para no aceptar como divinas “todas” las revelaciones fingidas sin
“examinarlas”.20. las profecías—sea que tomen la forma de enseñanza inspirada o de predecir lo
futuro. “Despreciadas” por algunos como inferiores a las “lenguas”, que parecían las más milagrosas;
por esto la profecía o la predicación es declarada por Pablo como un don mayor que el de lenguas,
aunque éste era más llamativo (1 Corintios 14:5). 21, 22. Algunos de los manuscritos más antiguos
empiezan aqui con el “pero”. De veras no debéis “apagar” las manifestaciones del “Espiritu” ni
“menospreciar el acto de profetizar”; “PERO” al mismo tiempo, no aceptéis como genuino “todo” lo
que finge serlo. “Examinad (probad) todas” las tales manifestaciones. Existían en la iglesia los medios
para probarlas en aquellos hermanos que tenian el don de “discernir los espíritus” (1 Corintios 12:10;
14:29; 1 Juan 4:1). Otra prueba segura que tenemos nosotros también es la de probar la profesada
revelación para ver si concuerda con las Escrituras, como hacían los nobles bereanos (Isaías 8:20;
Hechos 17:11; Gálatas 1:8, 9). Este precepto desaprueba la pretensión del sacerdote romano de decretar
alguna ley, sin que los laicos tengan el derecho, en el ejercicio del juicio privado, de examinarla a la luz
de las Escrituras. Dice Locke: “Aquellos que siempre están desechando la razón en asuntos de la
revelación, se asemejan a un hombre que ciega sus ojos a fin de usar untelescopio”. retened lo

bueno—Júntese esta cláusula con la siguiente (v. 22), y no solamente con la anterior. Como resultado
de haber “probado todo” y especialmente todas las profecias, “retened (Lucas 8:15; 1 Corintios 11:2;
Hebreos 2:1) lo bueno, yteneos alejados de toda especie de mal”. [Bengel y Wahl]. No aceptéis aun las
comunicaciones profesadamente inspiradas, si están en contraposición a la verdad a que se os enseñó (2
Tesalonicenses 2:2). La versión inglesa más usada dice: “de toda apariencia de mal.” El contexto, sin
embarge no se refíere a lasapariencias malas en NOSOTROS MISMOS, de las cuales debamos
apartarnos, sino de mantenernos alejados de toda apariencia mala en otros; como por ejemplo en los
que fingen profetizar por inspiración. En muchos casos el cristiano nodebe apartarse de lo que tenga la
semejanza (“apariencia”) de mal, aun cuando es realmente bueno. Jesús sanaba en el día de sábado, y
comía con publicanos y pecadores, actos que tenían la apariencia de mal, mas que no habian de ser
evitados por la apariencia, como eran realmente actos buenos. Yo estoy de acucerdo con Tittmann más
bien que con Bengel, a quien sigue Alford. El contexto favorece este sentido: Por plausible que sea la
formao apariencia exterior de tales pretendidos profetas y sus profecías, teneos alejados de toda forma
tal cuando es mala. 23. el Dios—Más bien como el griego, “El Dios de paz mismo”; quien puede hacer
para vosotros por su propio poder lo que yo no puedo por todas mis amonestaciones, nivosotros por
todos vuestros esfuerzos (Romanos 16:20; Hebreos 13:20), es decir, guardaros de todo mal, y daros
todo lo bueno. os santifique—porque la santidad es la condición necesaria de la “paz” (Filipenses 4:6–
9). en todoGriego, (de modo que vosotros fueseis) “perfectos en todo respecto”. [Tittmann].
entero—sin que falte ninguna de sus partes integrales: “espíritu y alma y cuerpo”. [Tittmann]. Se
refiere al hombre en su integridad normal, como originalmente creado; un ideal que alcanzará el
creyente glorificado. Las tres partes, espíritu, alma y cuerpo, cada una en su lugar debido, constituirán
el hombre “entero”, o íntegro. El “espíritu” enlaza al hombre con las inteligencias superiores del cielo,
y es aquella parte más elevada del hombre la que es capaz de recibir al Espíritu vivificador (1 Corintios
15:47). En los no espirituales, el espíritu está tan hundido bajo el alma inferior animal (la cual el
espíritu debería dominar), que tales personas se tildan “animales” (en la versión inglesa, sensuales,
teniendo sólo el cuerpo de materia organizada, y el alma, la esencia inmaterial animadora), no teniendo
al Espíritu
(véase 1 Corintios 2:14; Notas, 15:44, 46–48; Juan 3:6). El no creyente resucitará con
cuerpo animal(animado por el alma), pero no como el creyente con su cuerpo espiritual (investido de
espíritu) como el cuerpo de Cristo (Romanos 8:11). sin reprensión para—más bien como el griego,
“irreprensiblemente (como para estar en estado irreprensible) en la venida de Cristo”. En hebreo, “paz”
y “entero” (perfecto en todo sentido) son términos relacionados; de modo que la oración de Pablo aquí
nos enseña qué significa el título “el Dios de la paz”. Bengel entiende “en todo” como colectivamente,
todos los tesalonicenses sin excepción, de modo que no falte ninguno. Y “entero”, individualmente,
cada uno de ellos entero, con “espíritu, alma y cuerpo”. La mención de la preservación del cuerpo
acuerda con el tema (cap. 4:16). Trench mejor considera “en todo” como queriendo decir: “Habiendo
alcanzado perfectamente el fin moral”, es decir, ser hombre adulto en Cristo. “Entero”, completo,sin
que falte ninguna gracia que debiera haber en el cristiano.24. Fiel—a las promesas de su pacto (Juan
10:27–29; 1 Corintios 1:9; 10:23; Filipenses 1:6). el que os ha llamado—más bien. “el que os está
llamando”. Dios, el “llamador” de su pueblo. hará que su llamamiento no falte de su fin propuesto. lo
hará
—os conservará y presentará “irreprensibles” en la venida de Cristo (v. 23; Romanos 8:30; 1
Pedro 5:10). No miréis a los enemigos que están delante o detrás, a derecha o a izquierda, sino mirad la
fidelidad de Dios a sus promesas, el celo de Dios por su propio honor, y el amor de Dios para con los
que él llama.25. Algunos de los manuscritos más antiguos leen: “Orad también por nosotros”; haced de
nosotros y de nuestra obra tema de vuestras oraciones, así como nosotros hemos estado orando por

vosotros (v. 23). Otros omiten el “también”. El clero necesita mucho las oraciones de sus rebaños.
Pablo hace el mismo pedido en las Epístolas a los Romanos, a los Efesios, Filipenses, Colosenses,
Filemón y 2 Corintios; no así en las Epístolas a Timoteo y Tito, de cuyas intercesiones siendo ellos sus
hijos espirituales, él ya estaba seguro; tampoco en las Epístolas Primera a los Corintios y a los Gálatas,
como éstas abundan en reprensiones. 26. De aquí aparece que esta Epístola fué entregada primero a los
ancianos, quienes la comunicaban a “los hermanos”. ósculo santo—puro y casto. “Osculo de caridad”
(1 Pedro 5:14). Señal de compañerismo cristiano en aquellos tiempos (véase Lucas 7:45; Hechos
20:37), como es modo común hoy día en muchos países. Entonces se implantó la costumbre en la
iglesia primitiva del beso en la congregación en la celebración de la santa comunión [Justino Mártir,
Apología,1:65; Constituciones Apostólicas, 2:57], besando los hombres a los hombres, y las mujeres a
las mujeres, en el Señor. Así en la Iglesia Siria cada uno estrecha la mano de su vecino, y da el saludo,
“Paz”. 27. Conjúroos—Más solemne que “ruego”, o “pido”. sea leída a todos—es decir, públicamente
en la congregación en momento especial. El tiempo aoristo del griego indica un acto único en tiempo
particular. La seriedad de su conjuro da a entender cuán solemnemente importante él sentía que era este
mensaje divinamente inspirado. También, como ésta es la primera de las Epístolas del Nuevo
Testamento, él hace de ésta la ocasión de un solemne mandato, de que siendo así leída públicamente,
fuese ejemplo de lo que debería hacerse en el caso de otras, así como el Pentateuco y los Profetas eran
leídospúblicamente bajo la dispensación del Antiguo Testamento y todavía son leídos en las sinagogas.
Véase el mismo mandato respecto de la lectura del Apocalipsis, el últimolibro del canon del Nuevo
Testamento (Apocalipsis 1:3). El “todos” incluye a mujeres y niños, y especialmente a los que no
pudiesen leerlo ellos mismos (Deuteronomio 31:12; Josué 8:33–35). Lo que Pablo manda con conjuro,
Roma prohibe bajo maldición. [Bengel]. Aunque estas Epístolas tenían dificultades, todos los laicos
habían de oírlas leer (1 Pedro 4:11; 2 Pedro 3:10; aun los muy jóvenes, 2 Timoteo 1:5; 3:15). “Santos”
es omitido ante “hermanos” en la mayoría de los manuscritos más antiguos. 28. (Nota, 2 Corintios
13:14). Pablo termina la carta como la empezó (cap. 1:1), con “gracia”. Los manuscritos más antiguos
omiten “amén”, lo que era probablemente la respuesta de la iglesia después de la lectura pública de la
Epístola.

La subscripción es un agregado comparativamente moderno. La Epístola no fué escrita, como dice
esta subscripción, desde Atenas, sino desde Corinto; porque fué escrita en el nombre de Silas y
Timoteo (además de Pablo), quienes no se juntaron con el apóstol antes de que llegara a esta ciudad
(Hechos 18:5).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->