P. 1
Juan Gabriel Perboyre

Juan Gabriel Perboyre

|Views: 34|Likes:
Publicado porJuan Gabriel Mejia

More info:

Published by: Juan Gabriel Mejia on Sep 08, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/27/2012

pdf

text

original

Sections

  • 1.- EN LA ESCUELA DE LOS CAMPOS
  • 2.- LOS GÉRMENES DE UNA LLAMADA
  • 3.- LOS CAMPOS DE MISIÓN
  • 4.- PROFESOR Y SEMBRADOR
  • 5.- UNA ESPIRITUALIDAD DEL DON FÉRTIL
  • 6.- LA SALIDA HACIA LOS CAMPOS DEL MUNDO
  • 7.- LA CHINA: UNA TIERRA QUE HAY QUE LABRAR
  • 8.- LOS SURCOS DE LA RUTA
  • 9.- LOS CAMPOS DE LA PRUEBA
  • 10.- LA MIES SEGADA
  • 11.- LA MUELA DEL MARTIRIO
  • 12.- LA CIZAÑA Y EL BUEN GRANO
  • 13.- EL GRANO QUE SANGRA
  • 14.- LA HORA DE LA COSECHA
  • 15.- UN SIGNO QUE GERMINA
  • 16.- LA COSECHA INACABADA

SAN JUAN GABRIEL PERBOYRE.

UNA SEMILLA DE ETERNIDAD
Jean-Yves Ducourneau, C.M.
CEME, Salamanca, 1997

1.- EN LA ESCUELA DE LOS CAMPOS
Una historia milenaria esmalta el Quercy. Sus valles ondulantes presentan por sí solos el trabajo atrevido de una naturaleza rebelde. Ya desde tiempo muy remoto, los hom bres domaron a su manera este terreno pedregoso y salvaje. Los densos robledos dan la útil sombra cuando el sol de julio despliega sus rayos ardientes. Los numerosos palomares de tejados piramidales prestan buen cobijo a los pájaros contra las violentas lluvias. Las protuberantes praderas nutren con su verdegueante hierba los pequeños rebaños de ovejas, verdaderos tesoros para los labradores. A una veintena de kilómetros de Cahors, está ubicado el viejo pueblo de Montgesty. Su iglesia, anclada noblemente en medio de las viejas casas, es, como en otras partes al comienzo del siglo XIX, el pulmón de la vida de los habitantes y el reflejo de una actividad espiritual intensa. Para llegar a la hacienda de los Perboyre, hay que tomar un largo sendero hasta el lugar llamado "El Puech". La alquería aneja al pueblo se deja rodear de unas tierras ingratas, salpicadas de bellas y feraces parcelas y de un suave color rojizo. El chasquido de la rueda de moler cascando las nueces rivaliza con el balido habitual de los corderos en busca del pasto y los gorjeos estridentes de los gorriones que revolotean. La vivienda es de puro estilo quercinés: una alquería como la que tienen todos los vecinos. Rodeada de robles, de nogales, de pequeñas praderas y de un poco de viñedo para el vino cotidiano, es el lugar privilegiado de una familia unida y cristiana. Juan Gabriel nació en El Puech, en 1802. El día de su nacimiento guardará tal vez para la historia un cariz enigmático. Según el registro municipal, nació el 15 de Nivoso del año 10 de la República, es decir, el 5 de enero de 1802. Ahora bien, Juan Gabriel pretendió siempre haber nacido el 6 de enero, día de la Epifanía. ¿Estaría él equivocado sobre su propia fecha de nacimiento` Siempre queda que fue bautizado al día siguiente de nacer, en la iglesita de Montgesty, como era costumbre hacerlo en aquella época. Juan Gabriel es el mayor de ocho hijos. Tiene como hermanas a Juana, nacida en 1805, que se casará; a Marieta, nacida en 1809, que pedirá ser admitida en el Carmelo, pero morirá en el momento de su entrada; a Antonieta, nacida en 1815, que ingresará en las Hijas de la Caridad y partirá para China en 1847 y a María Ana, nacida en 1817, igualmente, Hija de la Caridad y yue asistirá en 1889, a las fiestas de la beatificación de su hermano. Juan Gabriel tiene también tres hermanos: Luis, nacido en 1807, que será sacerdote de la Congregación de la Misión; Juan Santiago, nacido en 1810, primero,
1

hermano y luego, a su vez, sacerdote de la Misión y, finalmente. Antonio, nacido en 1813, que asegurará la sucesión del padre en la hacienda familiar. En el mundo rural, la vida se rige por el día y las estaciones. Los campos y los rebaños son el tesoro inapreciable de los campesinos del Quercy. Cada cual sabe el valor de las cosas y tiene respeto al trabajo cumplido. La familia Perboyre no es la menos favorecida. Vive como en otras partes del trabajo de la hacienda, y este trabajo trae sus frutos. Así, se consume mucha legumbre del huerto, y se hace harina del maíz. Se tiene algunas aves de corral y un cerdo, sin olvidar los numerosos nogales que proporcionan el aceite de nuez. El pan, compuesto de harina de trigo y de centeno, se amasa y cuece cada quince días. Pedro Perboyre, el padre de Juan Gabriel, es también productor de vino, a la vez, para consumo familiar y para venta en el contorno. Se recupera el agua de lluvia para los animales y para las necesidades diarias de la familia, pero para el agua potable hay que andar hasta la fuente, a un kilómetro de distancia. Hijo como los otros, con la responsabilidad del mayor, Juan Gabriel va con sus hermanos y hermanas a la escuela del pueblo de Montgesty, desde Todos los Santos hasta cerca de Pascua. El padre, que sabe leer, permite así a sus hijos que sigan el mismo camino. En efecto, la escuela no es todavía obligatoria. El párroco, entonces verdadera piedra angular de la vida de los pueblos, se esfuerza bien que mal, en contratar a un maestro a quien utiliza también como canto], y sacristán. Al atardecer, los niños vuelven a casa guiados por el mayor. No olvidan tampoco el catecismo diario que se considera como una materia de clase con todos los derechos. Así, los hijos Perboyre se instruyen y se forman todos en una fe católica, sólida. Hay costumbre de rezar con la madre y con toda la familia. Se dice de Juan Gabriel que es particularmente asiduo a la oración y a las lecciones de catecismo, que no duda en recitar u los niños vecinos. Al decir de los habitantes, su piedad impresiona o sorprende. El párroco, corno maestro de obra, tampoco se equivoca en esto. Cuando los niños hacen su primera comunión hacia la edad de catorce años, o incluso dieciséis -tal es la costumbre galicana de entonces-, el párroco permite a Juan Gabriel comulgar, por primera vez, a los doce años. El niño se agrega en su ímpetu espiritual, desde el día siguiente, a la cofradía del santísimo Sacramento, muy extendida entonces por esta comarca rural. La existencia campesina es escuela de la vida. Con los ojos abiertos sobre la naturaleza, que se domina respetuosamente, se crece en madurez, más aprisa que en otras partes, ya que la vida es austera y, a veces, difícil y penosa. Los años de Juan Gabriel son, a pesar de todo, años de una infancia feliz. De hecho, él guardará hacia ella, durante toda su vida, un afecto sin límites y un respeto infinito a sus padres, como era la costumbre de la época. La na t ur al e za esculpe los caracteres de los hombres. Los burila con sus caprichos y sus alegrías, como el agua salvaje de los torrentes traza los valles. Así, a imagen de esta dama sólida en las fallas ocultas, Juan Gabriel posee un carácter forjado como una roca, consolidado por una voluntad férrea. No obstante, se le dice reservado y, a veces, lo siente como un obstáculo que le impide relacionarse con facilidad. Entonces, saca de su hondura, de sus manantiales, agua para regar su naturaleza huraña. Dirá en carta a su joven hermano Santiago que trabaje sobre si mismo: "Desearía que hicieras algunos esfuerzos para ser menos taciturno, más abierto. Si no trabajas pronto en dominar tu carácter sobre este punto, tendrás más tarde dificultades insuperables para hacerte sociable y de un trato agradable. Por mi parte, sé lo que me cuesta”
2

2.- LOS GÉRMENES DE UNA LLAMADA
Juan Gabriel tiene un tío sacerdote. Toda la familia está orgullosa de él. El hermano mayor de Pedro, Santiago Perboyre, "el tío Santiago", como se le llama, es sacerdote de la Congregación de la Misión. A su tiempo, fue destinado al seminario de Albi, como profesor, pero los desórdenes revolucionarios agitaban los espíritus y dividían al clero. Con otros muchos, Santiago permaneció fiel a Roma y rechazó la Constitución Civil del Clero. Vino a ser así "sacerdote refractario". A los ojos de la familia, no deja de ser, con todo, un héroe de la fe católica. Después de unos años difíciles y delicados, durante los cuales tuvo que esconderse a menudo, volvió la paz religiosa y fue enviado al seminario menor de Montauban, dirigido por los PP. Paúles, para la formación de los futuros sacerdotes. La influencia que Santiago Perboyre ejerce sobre la familia es inmensa. Él recibirá, en el pequeño pensionado de Montauban, a dieciocho de sus sobrinos y primos de los que varios llegarán al sacerdocio. Juan Gabriel no piensa en el sacerdocio para sí mismo. Por lo demás, nadie en la familia sueña en ello, ya que es muy necesario que el mayor tome el relevo del padre en las labores del campo. Es la costumbre y, en el campo, los habitantes tienen la vida difícil. Evidentemente, el niño había participado en la escuela y en el catecismo con éxito. El párroco del pueblo hasta le había confiado la clase en su ausencia. Todos están contentos de él. Pero ha recibido ya, se cree, la educación suficiente para empezar una vida de adulto responsable. Se da como seguro que el padre de familia retendrá con él a Juan Gabriel. Se determina, al contrario, que el segundo hijo, Luis, pueda aprovecharse de la educación ofrecida en el seminario menor de Montauban. Luis siente despertar el deseo de seguir las huellas del tío Santiago, pero el chaval no tiene todavía diez años. Con todo, irá como pensionista. Para un chavalín, acostumbrado al calor del lar familiar, es una dura perspectiva. Pedro y su mujer María son conscientes de ello. Para habituar al hijo a la separación bastará enviar con él a Juan Gabriel, por unas semanas, el tiempo en que Luis se haga a las cuatro paredes imponentes de su nueva vida montalbanesa. En aquel otoño de 1816, los trabajos de los campos no requieren ayuda especial y, por consiguiente, la ausencia del mayor no será demasiado difícil de soportar. Hay acuerdo en que Juan Gabriel siga algunos cursos de francés, de historia y de matemáticas, durante su estancia en Montauban. El 8 de mayo de 1817, por primera vez, escribe a su padre y tiene así ocasión de mostrarle algunos resultados indicativos de su nuevo saber: "Quisiera escribirle, pero como nunca he escrito una carta ni aun leído, no me atrevo a coger la pluma para ello. Lo hago hoy por primera vez. Es muy justo, mi queridísimo padre, que tenga usted las primicias de mi pequeño saber" El padre sabe que la vuelta de su primogénito es para pronto. El trabajo en la propiedad va a exigir su presencia. Se presenta, pues, en Montauban, en el domicilio del tío Santiago, para llevarse al adolescente a casa. Entretanto, el Consejo de profesores del seminario menor ha deliberado y es claro que, para ellos, Juan Gabriel debe quedarse, ya que manifiesta cualidades eminentes para el estudio y la reflexión. Se proyecta incluso para él el acceso a las órdenes. Orgulloso de su primogénito, pero un tanto triste, Pedro Perboyre deja, en efecto, a su hijo en Montauban y se vuelve solo al Puech. Juan Gabriel es inscrito en el curso de latín y, el 16 de junio de 1817, escribe con cierta seguridad a su padre: “He consultado a Dios para saber el estado que debía abrazar para
3

ir con seguridad al cielo. Después de muchas plegarias, he creído que el Señor quería que entrara en el estado eclesiástico”. Pidiendo la aprobación del padre, que sabe lo necesita, no pierde el hilo de los quehaceres de este mundo, a veces, indispensables para vivir bien los quehaceres del cielo: "Si es de su agrado que continúe, necesito hacerme unos hábitos. Tenga la bondad de enviarme el dinero para comprarlos, creo que la bolsa de ¡ni tío izo esta lo bastante provista para hacerme un anticipo. " Los padres de Juan Gabriel, resignados, pero confiando en la Providencia visiblemente actuante, aceptan ver al muchacho caminando hacia la vocación sacerdotal. Juan Gabriel necesitará hacer esfuerzos particulares y constantes para ponerse al nivel de estudio de sus condiscípulos a los que sólo supera en edad.

3.- LOS CAMPOS DE MISIÓN
En el transcurso del otoño de 1817, se predicó una gran misión en Montauban. Era un momento esencial en la evangelización de las ciudades y de los campos. En la misión, se escuchaba la apología de las virtudes cristianas y largas homilías bien hechas sobre un tema particular para cada día. Aquella vez, asistieron los alumnos del seminario menor. Un día, escuchaban un apasionante sermón del abate de Chiezes. Juan Gabriel había sentido en su corazón la llama vibrante de la llamada de Dios: "Seré misionero". Al ir a hacer partícipe de su alegría a su querido tío, se topa con una risa un tanto burlona. Juan Gabriel iba a cumplir dieciséis años y apenas está en clase de 5.°. Para el tío, la urgencia no está en eso, sino en la recuperación escolar. La llamada parece ya sólidamente anclada en el corazón del adolescente, en estado de búsqueda. Quedará aguardando el momento oportuno para que esa llamada resplandezca en el gran día de la misión. Los esfuerzos que hace Juan Gabriel son considerables. A los dieciséis años cumplidos, está ya en clase de 2.° y ha superado en parte su retraso. Confía sus preocupaciones espirituales a san Francisco Javier, patrón de las Misiones. Poco a poco se hace en él la luz: ¡no sólo será misionero sino que, además, irá a China! Insistiendo una vez más ante su tío, Juan Gabriel impetuoso, se hace persuasivo. El tío Santiago hubiera querido ir él mismo a China. Aquel país inmenso representa entonces el ideal misionero, como lo había sido más o menos Madagascar, en tiempos de san Vicente de Paúl, para sus primeros compañeros: dar su vida por la causa de Dios, en tierras lejanas e "infieles" (término que se emplea fácilmente para definir las tierras sin conocimiento del Evangelio). Santiago percibe ahora, en la mirada clara y segura de su sobrino, una señal manifiesta de la acción de Dios. Informa de ello a sus superiores y es así, con la mayor naturalidad del mundo, como el joven es admitido oficialmente, el 15 de diciembre de 1818, en el Seminario Interno (Noviciado) de la Congregación de la Misión (PP. Paúles). Debido a los desórdenes recientes de la Revolución francesa y de sus heridas aún abiertas, los miembros de la Congregación siguen dispersos. La Sociedad Misionera de san Vicente de Paúl ha conocido una seria persecución y se levanta poco a poco de sus ruinas y de los ultrajes sufridos. Así, se autoriza al joven Perboyre para que haga su noviciado allí, en Montauban, bajo la responsabilidad del tío Santiago. Juan Gabriel proseguirá igualmente sus estudios aún no acabados. Se le confía además el cuidado de dar clase a algunos niños. A fuerza de voluntad y con la ayuda de Dios, Juan Gabriel se pone seriamente a la tarea, sin dificultad. El compañero que tiene de noviciado ve ya en él "el ideal de la per fección de un novicio—. Sostenido por la fuerza tranquila y eficaz de un san Vicente, bien anclado como él, en sus almadreñas campesinas, Juan Gabriel fija su vida en la de Cristo y, lejos de
4

los arabescos del romanticismo, se forja una sólida espiritualidad doctrinal, apoyada en maestros tales como san Buenaventura, san Bernardo y santa Teresa. En esta escuela de la vida, aprende a amar a Dios por él mismo y a avanzar por amor para vivir plenamente de su misericordia salvadora: "Si pensáramos en el amor que Dios nos tiene y en la pena que le causa el pecado, creo que esta consideración sería más que suficiente pura inspirarnos un gran horror de éste". En la flor de los diecinueve años, Juan Gabriel seguro de su formación clásica, animada de un espíritu recto y de su gran conocimiento de la sagrada Escritura, es llamado a la emisión de los votos, en el seno de la Congregación de la Misión, el día 28 de diciembre de 1820. Le hace falta ahora profundizar en la formación teológica. Los superiores convocan, pues, a Juan Gabriel para esta nueva etapa. Antes de aquel largo viaje hacia la capital, el tío Santiago permite a su sobrino hacer escala durante dos cortos días, en el seminario mayor de Cahors, para ver a sus padres y darles un abrazo caluroso. Luego, llega la hora de tomar sitio en la diligencia que, en casi cuatro días, lo traslada a París. Las calles adoquinadas de la gran ciudad parecen enlazarse unas a otras. Los gritos de los vendedores de fruta y hortalizas, en los puestos irisados de colores vivos y cambiantes, pujan por encima del ruido escandaloso que producen las ruedas gigantes de la diligencia recorriendo los bulevares resbaladizos. El pequeño provinciano de Montáesty abre unos ojos de pasmo ante aquella capital que, hasta entonces, sólo era un nombre aprendido y recitado en la escuela. El largo viaje termina ante las puertas del Hotel de Lorges, en la calle de Sevres, convertido desde 1817 en Casa-Madre de los PP. Paúles. La casa, aunque imponente, rivaliza en indigencia, según declaraciones del futuro P General, Sr. Étienne, con el establo de Belén. Los miembros de la Congregación, que la habitan en aquella época, son venerables ancianos gastados por los caminos, a veces penosos, de la misión, pero verdaderas piedras de refundación de la "Pequeña Compañía", como gustaba llamarla san Vicente. La enseñanza que se imparte en el seminario está basada mayormente sobre la reflexión tomista. Juan Gabriel aprende mucho del "Doctor Angélico". Ciencia y piedad se completan y deben respaldarse una a otra, ya que la una sin la otra viene a ser caduca y estéril o una simple ilusión. Santo Tomás muestra ser un buen maestro para conocer mejor a Dios, amarlo mejor y servirlo mejor, de suerte que el propio san Vicente lo había tomado como ejemplo. La humildad y la oración son también profesadas y vividas. Ellas son el medio sencillo y eficaz para procurar un mejor conocimiento de Dios y de su voluntad y, en consecuencia, avanzar en santidad. El 3 de abril de 1824, Juan Gabriel recibe el subdiaconado. Esta nueva etapa le abre las puertas al rezo del breviario que él considera ya, junto a la misa, como "dos medios poderosos de salvar las almas". Se interroga también sobre su propia santificación mediante una pregunta que suena a realismo: "¿Cómo es que rezando todos los días el breviario no somos más santos?" Juan Gabriel acaba ahora su ciclo de teología. Ha crecido espiritualmente y ha adquirido una madurez real. No obstante, a sus ventidós años, es demasiado joven para ser llamado al presbiterado. Hay que encontrarle un apeadero para los dos años de espera. Esto se hace en el colegio de Montdidier, en la Somme. Para un discípulo de san Vicente de Paúl el departamento de la Somme representa muchísimo. Es como un manantial misionero inagotable. Fue, en efecto, en Folleville,
5

donde hay tantas escuelas como maestros!" Y tratando de volver a centrar el pensamiento de su hermano menor y de promover en él lo bien fundado de la filosofía tomista. Dewailly era el director y el P. que en todas las filosofías del mundo".° con sólo 8 alumnos. es escogido por sus mismos alumnos como director de la pequeña congregación que acaban de crear al estilo de la de los mayores: la Congregación de los Santos Ángeles. superior del colegio de Montdidier. A la llegada de Juan Gabriel. no obstante. Era el primer colegio paúl abierto después de la Revolución. los días comienzan a las cuatro v no acaban nunca hasta las nueve o diez de la noche. El joven y fogoso profesor pasa sus jornadas trabajando por despertar las conciencias a la divina Providencia. a presos indigentes y a algunas personas vecinas en necesidad. El P. Vivier. rayano en lo taciturno. a poder encargarse de una clase numerosa? Desde los primeros meses. reconocido de nuevo por la Universidad. Juan Gabriel afronta gustoso la filosofía cartesiana que hace la alegría del espíritu francés. Se le oye decir.pueblecito de esta llanura picarda. La impresión que ha causado Juan Gabriel a su llegada no ha sido efectivamente de las mejores. No obstante. Paúles. 6 . Pedro Vivier el superior. no está ausente del mundo de su tiempo ni de su investigación intelectual. Una gran alegría inunda el corazón del joven subdiácono. Bañado. el número de alumnos era de unos doscientos. en 1617. por las diversas corrientes de pensamiento. ya influyentes en su época. Organiza entonces. Mons. El diácono es el servidor de los pobres. confía al nuevo diácono el curso de filosofía. mediante buenas obras. donde el célebre gascón predicó su primer sermón de la Misión. A la vuelta del curso escolar de 1825.° sabe hacerse respetar y apreciar. Se confía al joven una clase de 6. pero que él juzga demasiado orgullosa para ser siempre verdadera. sus opiniones. para completar estas ayudas. sobre todo. la ordenación diaconal en la iglesia de San Sulpicio. ¿Cómo -se preguntan. el P. de manos del arzobispo de París. pues. la más reflexiva. el novel profesor de la clase de 6. para su gusto. en el mes de mayo de 1825. al respecto: "Vengo de hacer lo que hacía nuestro santo Fundador" (Vicente de Paúl). cuya inauguración tuvo lugar el 1 de febrero de 1825. de carácter reservado. que es bajo de estatura. de santo Tomás de Aquino que permite mejores circunvoluciones del pensamiento. v. cosa que tiene unas penosas consecuencias sobre su correspondencia personal que acusa desgraciadamente retraso. unas colectas y moviliza a los alumnos para que den algo de su persona y de su tiempo a aquellos necesitados. en el centro mismo de la historia. Juan Gabriel sabe que el colegio asiste. De ahí que escriba a su joven hermano Luis: "¡No es pequeña tarea ser profesor de filosofía en un tiempo donde cada uno tiene su sistema. de Quelen. al ser llamado a París para recibir allí el diaconado.va él. Aquel 28 de dicho mes. De ahí que escriba a su padre: "Para nosotros. cercana a la casa de los PP. El diácono discípulo de san Vicente lo es por antonomasia. Prefiere. Paúles. Montdidier poseía un colegio regido desde 1818 por los PP. sin más hipótesis. y pone a Dios. sana metafísica. y es muy comprensible. le indicará además: "Encontrarás en el Tratado de la Existencia de Dios de Fenelón y en el de El Conocimiento de Dios y de sí mismo de Bossuet más metafísica. nuestras ocupaciones nos fueran bastante a menudo a prolongarlas hasta medianoche". Juan Gabriel recibe. Desde el retiro de entrada.

a quien acaban de decir que vaya preparándose serenamente para recibir. un alto concepto de la belleza moral de un alma y de la grandeza de un carácter". si hay que dar crédito a ciertos pequeños rumores que han llegado a mis oídos. la ordenación presbiteral. desde el mes de agosto.. sería destinado a un sitio próximo al Quercy". más tarde.PROFESOR Y SEMBRADOR Saint-Flour es un pueblecito de unos 5. que partirá para China en 1829. pero recién nominado para la sede de Montauban. en un seminario mayor. lo que es un sacerdote a los ojos de la fe. que se le requiere de varios lugares. Es igualmente previsible un próximo destino. en breve. En esta ocasión. ¡Hace . Se conmemora el aniversario de la ordenación sacerdotal de san Vicente de Paúl. de la calle del Bac. y de Pedro Juan Martín. a su vez. por un ejemplo tomado de lo vivo. obispo de Nueva Orleans. domingo 24 de septiembre. 4. En Montdidier. en París. en cuyo interior se guardaban todavía los restos del santo Fundador.falta que la misericordia de Dios sea más. quisieran retenerlo. Fiel a su vocación de paúl. que Juan Gabriel "había dado u las jóvenes generaciones. en 1835. sin embargo. se decide que Juan Gabriel. el destino para el seminario mayor de Saint. grande para elegir unos ministros tan indignos! ¡Usted sabe que poco había merecido yo este insigne favor". Grappin. Confinado en una 7 . Ahora. Se podrá leer en sus archivos.En la historia del colegio de Montdidier. escribe a su padre: "Se ha determinado. esta misma ordenación presbiteral en la capilla de la CasaMadre de las Hijas de la Caridad. Paúles fueron expulsados de él en 1791 y vuelven en 1820..esperanza de ir a Montauban. tres jóvenes van a recibir. Juan Gabriel es acompañado de Juan Bautista Torrette. sea destinado a la enseñanza. se recordará durante largo tiempo. A unos pasos de la catedral. su superior es el P. sus superiores han sido tajantes: "Parece que voy a ser cambiado. sólo el joven Luis asiste a la imposición de manos. un sacerdote de 35 años de edad. después de su ordenación. Próximo al sacerdocio. recibe de manos del Superior General. Unos días más tarde. e incluso. que. pues. el nuevo sacerdote celebra en acción de gracias su primera misa. Finalmente. pero al presente sé que no seré enviado allá”. mi tío ha hecho las más vivas instancias para tenerme. En París. 140. Juan Gabriel sabe. Recibe a Juan Gabriel poco después de su ordenación porque hay que preparar el comienzo de curso en octubre. en la Alta Auvernia.. de manos de Mons. se yergue el seminario mayor confiado a la Congregación de la Misión desde 1674.Flour. este movimiento filantrópico.000 habitantes. repetirá casi literalmente las palabras de Vicente: "Si hubiera comprendido. antes de recibir el sacerdocio. La familia Perboyre habita demasiado lejos para poder desplazarse. sucederá a Juan Gabriel como subdirector del Seminario Interno en París. en el altar donde reposa el cuerpo de san Vicente. El fin del año escolar va a traer un descanso bien merecido al joven diácono. mi queridísimo padre. En las altas instancias. El 23 de septiembre de 1826 es un gran día.. Los PP. Al día siguiente. Luis Guillermo Dubourg. ¡y no está ya lejos el día en que el Señor debe imponer sobre mi cabeza el yugo del sacerdocio! ¡Será el día más grande de mi vida!. tiene la oportunidad de volver al colegio de Montdidier para celebrar también allí la Eucaristía. no hubiese podido jamás consentir que se me impusieran las manos”. fiesta de nuestra señora de la Merced. especialmente por parte de su tío Santiago que siente ya la fatiga de los años y al que bien quisiera él dar una respuesta positiva: "Había tenido -escribe a su padre.

visto de los ángeles. cuando éste defiende las libertades de los cristianos. no lo interpela. Esta vida trepidante del joven profesor exige descanso. proclamado a los gentiles. Cuando el Papa Gregorio XVI haga saber más tarde. Al cabo de doce días pasados en Montauban y tres en Cahors.de la magnífica introducción que nos hizo al Tratado de la Encarnación. asiste a una entrega de premios de fin de curso en el seminario menor y. la de la enseñanza. que las ideas de Lamennais están condenadas. Situado en Saint-Flour. que parece surgir de esta aprobación. creído en el inundo. fallecida el año anterior. pero tampoco le perjudica en nada. Juan Gabriel y su compañero de ruta llegan a Montauban. que llegan acompañándolo desde Montauban. Espero que no me sea negado”. Es. Paúles acaba de llamar a París al P. pero: "No hay grandes visos de que nuestro vino sea colorado. -cuidan tanto de mi”. según declaraciones. hele de nuevo en El Puech con sus hermanos Santiago y Antonio. Con fecha de diciembre de 1827 escribe al Rector de la Academia de Clermont: "El Superior General do los PP. especialmente. reconozcámosle toda la autoridad que ella se atribuye en todas las cuestiones. Se le puede oír decir a sus alumnos: "Guardémonos mucho. durante su estancia. Io encuentran bueno. No creamos nunca que ella se excede en sus poderes al tomar decisiones. trata de vender en el lugar el vino de la propiedad. grande es el misterio de la piedad: Él ha sido manifestado en la carne. A instancias del Sr. a la residencia del tío Santiago. Con esta ocasión. posible durante el verano de 1827. y va a postrarse ante la tumba de su hermana Marieta. se ve rodeado de atenciones: "No podrías imaginarte qué rápidamente me he repuesto -escribe a su hermano Luis. especialmente en lo que concierne a los textos de san Pablo. Uno de sus seminaristas se complacerá en recordarlo: "Me acuerdo siempre -son sus palabras. sin duda alguna. levantado a la gloria». se hace más apremiante para Juan Gabriel el deseo de ver a su familia: "He escrito ya a París pidiendo permiso para ir a veros. Tras una estancia en Carcasona y en Montolieu como huésped de los cohermanos. deja huella en sus alumnos por su conocimiento bíblico. a la sazón en París. mi tío. Se muestra contrariado por las ideas galicanas que considera nefastas para la Iglesia. en la Casa-Madre-. 8 . sin decir palabra: "Roguemos a Dios que nos preserve de replicar jamás a las palabras del Soberano Pontífice.16). cualesquiera que sean”.habitación exigua. me siento muy cansado". (l Tm 3. No obstante. Vuelve a ver a todos sus conocidos. simpatiza con las ideas de Lamennais. Hace ya casi siete años que Juan Gabriel no pone los pies en la hacienda familiar. pero el transporte ofrece demasiadas dificultades”. El programa de este primer año tiene como tema los Tratados de Gracia y de la Encarnación. justificado en el Espíritu. a su calidad de enseñante. de atacar jamás a la Santa Sede. A pesar de su juventud. Juan Gabriel se plegará a ello. Señores. en 1832. por aquí. las Damas Ursulinas a las que voy a decir la misa todos los día. se ve distinguido con la responsabilidad de la enseñanza de la teología dogmática.. al fin. La enseñanza que imparte quiere ser de una fidelidad ejemplar a la autoridad eclesiástica. Conservando las preocupaciones de la hacienda familiar y de sus asuntos corrientes. La paradoja. terminado el año escolar. Este tiempo bendito de las vacaciones se acaba. por el solo desarrollo del texto siguiente de la primera Carta a Timoteo: «Y. Trippier. y Juan Gabriel retorna a Saint-Flour.. El año escolar le resulta pesado: "Aunque no esté enfermo. Él es a quien Jesús dijo: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” -. Ha obtenido permiso para volver al Puech.

Y contemplando su propio camino con una mirada melancólica: "Temo mucho. de ecónomo etc. que queda en Montgesty. quien le escribe con algunas faltas de ortografía y para con el que se muestra siempre indulgente. pero es tan importante para él escribir bien que no debe despreciar los avisos de un tal aristarco. El poder de un misionero está en la. Apoyado por unos. cuando pueden serle útiles". humilde pedagogo de provincia. todos los días. que tiene la suerte de formarse en literatura.obispo de Saint-Flour. Obligado. Al comienzo del año escolar.. ¡ay!. la ley estipulaba que la Iglesia sólo tenía autorización para abrir un único seminario menor por departamento. en calidad de director. en el colegio de Montdidier y en el seminario mayor de Saint-Flour". y prosigue: “Trata. las sobrecargas de trabajo. "Estoy consumido de trabajo.. Esta cifra irá en aumento los años siguientes para acercarse pronto a los ciento cuarenta. de llenarte bien de su espíritu”. mofado por otros. en octubre de 1827. a ser siempre de todos y de todo. Siento que no es muy halagador para un escritor de la capital recibir lecciones de mí. Se interesa mucho por la de su joven hermano Antonio. a fin de revestirte únicamente de Jesucristo.. el P. no le pasa la mínima falta. de matemáticas y de teología en el seminario menor de Montauban. Con pluma cansada escribe a su hermano Luis que se queja de falta de noticias: "Obligado a dar cuatro o cinco clases o repeticiones por día. Juan Gabriel se alegra de la elección misionera de su hermano menor: "Sólo podría aprobar y admirar tu bella resolución de ir a evangelizar a los chinos. a pesar de que le faltaba el reconocimiento. trabaja únicamente para agradar a Dios.. la constante oposición del Colegio Real que espera ver el final del Pensionado. Indirectamente su joven hermano Luis pone de nuevo bálsamo en su corazón. de otro modo. sobre todo. Los superiores de París habían confiado al joven Luis el cuidado de ocuparse de algunos jóvenes paúles chinos. el mismo Superior me ha puesto al frente del pensionado que el P. Se le dan como colaboradores dos sacerdotes diocesanos. se cuenta con treinta y seis pensionistas que prosiguen sus estudios en el Colegio Real de Saint-Flour y se alojan en el Pensionado.. de filosofía. que el nuevo director se complacerá en llamar seminario menor. y no duda en reprenderlo de una manera que ofendería a muchos. perderías tu tiempo y todos tus esfuerzos". fuerza de Dios”. Tengo cinco años de ejercicio en la enseñanza. he notado algunas faltas de ortografía que voy a señalarte. de destruir enteramente en ti todos los restos del hombre viejo. piensa dimitir. lo cual es insuficiente de cara a la amplitud de la tarea y a las dificultades que no dejan de surgir: la precariedad de los recursos. le asegura. Trippier dirigía. Juan Gabriel Perboyre es nombrado superior del Pensionado eclesiástico de SaintFlour. En cuanto a su hermano Luis. sin dejar de recordar lo esencial a sus ojos: " En todas las cosas. Le escribe: "Al volver a leer tu carta. Me encuentro extremadamente fatigado de espíritu y de cuerpo». y por todas partes a la vez. No sé dónde acabará un malestar general que siento hace tiempo y que es progresivo". pero se mantiene firme para salvaguardar su autoridad. las bajezas más abominables". Con su trato siente la llamada a seguirlos en su lejano país. A los veinticinco años. ¿cómo podría Yo irme de tiempo en tiempo a recrearme contigo en París?" Ansioso de una buena educación para todos deplora la obligación que tienen sus jóvenes de seguir los cursos en el colegio de la ciudad —donde ven. habiendo sido profesor de las clases inferiores. mi querido hermano. En efecto. el temor de los padres ante la juventud del nuevo director. de penetrarte bien. Agotado. haber ahogado por mi infidelidad los gérmenes de una 9 . etc.. y ya existía uno en el cantón de Mauriac. Juan Gabriel no sabe ya qué hacer.

Luis se embarca por fin.vocación semejante u la tuya. el Z de mayo de 1831. prosigue de una plumada animosa: "En Dios solo. y me de la fuerza para corresponder a ella. después de pronunciar estas últimas palabras: "Dejo un hermano sacerdote que vendrá un día a reemplazarme". La llamada ha sido escuchada. Aunque no esté muy lejos de tomar tu misma ruta. hasta el momento de saber que su joven hermano. Pídele que me haga conocer su voluntad. Su carta. que va a sacrificar su vida por la salvación de las almas. se encuentra seguro: "Que el Señor continúe favoreciendo con su divina protección a ti y a todos los hijos de san Vicente. Juan Gabriel se lamenta de su separación próxima. que Jesucristo rescató con su sangre".. 10 . Murió en el mar. no estoy bastante dispuesto ni bastante decidido por mi mismo para embarcar este año”. Le falta ahora germinar para que arraigue y produzca un brote evangélico en el corazón de Juan Gabriel. Juan Gabriel está en "trances de muerte". nuestra esperanza. Desea de una manera cada vez más apasionada. y que me dé la fuerza para seguirla". a fin de que le obtengan "inmensos éxitos en el establecimiento del reino de Dios. Un viento glacial llegó del sur y la fiebre se apoderó de Luis. a fin de que llegue a ser un buen cristiano. La noticia no llegará a Francia hasta comienzos de 1832. “pero la fe trae consuelo”. por largo tiempo. Lleva consigo una última carta de su hermano. han tomado sitio a bordo del barco los jóvenes cohermanos chinos y cinco sacerdotes de la Sociedad de las Misiones Extranjeras de París. Él es nuestro todo. emprender el mismo camino misionero: "Anhelo ardientemente -le escribe en agosto de 1830-. Se teme que los restos de san Vicente sean arrojados al Sena. se encargará de ello. Y. y en la flor de la juventud ha sido juzgado maduro para el cielo.. Luis sigue en París. valiéndose del tiempo como de una herramienta. así como la de los "ángeles tutelares de las regiones infieles". Juan Gabriel escribe entonces a su padre tras el anuncio del fallecimiento. Ajustémonos a Dios solo en su servicio". París conoce la Revolución de julio. ¡que Él lo sea eternamente!" Con Luis. nuestro único recurso. Invoca sobre él la bendición de Jesús y de "la Reina de los ángeles ". En marzo de 1831. siempre abierto a Dios. un buen sacerdote y un buen misionero. La Providencia de Dios es muy dulce. Recibe unas letras de su hermano. dispuesto a partir para China."' Aquí de nuevo. Juan Gabriel alaba el coraje de su hermano. El miedo se apodera de mucha gente de Iglesia. La Providencia. que comienza a expresar abiertamente. para toda la familia! Una corta vida ha tenido para él todo el premio de una larga carrera. sin duda. como si quisiera reconfortarlo. para mí. en El Havre. Luis no había de ver las costas de la misteriosa y fascinante China. es una llamada a renovar la confianza en Dios. el barco tuvo que hacer escala en Saint-Denis de la isla Bourbon (hoy La Reunión) bajo un calor inusitado para los occidentales. el cual es consciente de las consecuencias de aquella partida sin retorno: "Puedo enviar un nuevo adiós a ese hermano que va a alejarse de nosotros. tener ocasión de verte antes de tu partida para China. muy admirable para con sus servidores. mezclando tristeza y esperanza. el 3 de diciembre de 1830. que puede fallar en tales momentos: "¡Qué dolorosa noticia para ustedes. Se cambió de buque para poner rumbo hacia la isla de Java. e infinitamente más misericordiosa de lo que nosotros podernos concebir. Obtenme de su misericordiosa bondad el perdón de mis miserias y el espíritu de nuestro santo estado. Ruega u Dios que me perdone los pecados. mira hacia atrás y parece decepcionado de sí mismo: "Temo no haber sido fiel a la vocación que el Señor me ha dado. Durante el verano de 1830. La partida para China se hace esperar. que me haga conocer su voluntad.

. cualesquiera que sean los peligros y persecuciones. tan difícilmente aceptada. no menos considerable. cuando juzga que debe ser firme e 11 . aprenderé a morir?" La muerte de Luis.UNA ESPIRITUALIDAD DEL DON FÉRTIL "Mi nuevo empleo es más favorable que el antiguo a mi salud que ahora va bastante bien". pues. Durante el verano de 1832. P. a Juan Gabriel se le confía el cargo de subdirector del Seminario Interno de la Congregación. Por los pasillos de san Lázaro. vestido muy sencillamente. que aprecia mucho al fogoso director de su Pensionado. su justo sitio. aunque en vano. lo encuentra en el despacho del Ecónomo General de los PP. tengo ya más de treinta años. A los treinta años. con algunas clases de sagrada Escritura. se encuentra con una carta de sus superiores de París. sin hablar del clima difícil de soportar y. Paúles. Al volver a Saint-Flour. en Montauban. 5. que han pasado como un sueño. sacerdotes de todas las edades. todavía poco numerosos por entonces. Juan Bautista Étienne. pasa una temporada en El Puech. candidato a la admisión. Su primera misión es. pero teniendo en cuenta también sus cualidades intelectuales y pedagógicas. el peso del cargo va a recaer sobre las espaldas de su adjunto. Un sacerdote. ¡Que no se me encuentre digno de ir a llenar el puesto que él deja vacante! ¡Ay. en París. En efecto. y lo toma por un hermano coadjutor. tiene que desplegar todo su carisma y su energía para afirmarse. Es la última vez que ve a sus padres y a sus amigos de Montgesty. El obispo de SaintFlour. Santiago le objeta que su salud da rápidamente signos de fatiga. pues. coge la pluma para escribir a su tío Santiago: "No dudo de que Luis goce ya de la gloria celeste. no dice palabra y tiene un aire modesto y retraído. y aún no he aprendido a vivir ¿Cuándo. Juan Gabriel ha permanecido casi seis años en Saint-Flour. Es un puesto de primer plano el que le han confiado. Va a ver a su tío. Son momentos más tristes que loa precedentes. pero también. trece años mayor que él. y ha marcado para siempre la historia y la tierra de esta diócesis de la Alta Auvernia. al fin. En efecto. lo ha conocido pronto y llega a apreciarlo viendo en él un santo. el mismo día. como una luz que proporciona una certeza a Juan Gabriel: irá a China. por consiguiente. pero su decisión. deseosos de agregarse a la Compañía. reclama otra pedagogía. del riesgo. se encuentran algunos jóvenes llegados de los seminarios mayores diocesanos. formar las nuevas generaciones de misioneros. finalmente. para retenerlo en su diócesis. Entre los candidatos al ingreso en la Congregación de la Misión. sin embargo. emplea todos los medios de persuasión posibles. pero que es difícil de doblegar.. le manifiesta su deseo ahora ya maduro. se dice de Juan Gabriel que respeta a todos. ¡Cuál no es su sorpresa al saber que está en presencia de su futuro subdirector! Este sacerdote.Tal vez. Se trata ahora de un alumnado muy diferente del que habitaba el Pensionado eclesiástico anterior y que. Bajo su aspecto frágil. de la muerte por persecución: "Es todo lo que yo deseo -habría replicado entonces-. Juan Gabriel. bien rodado ya por la experiencia de Saint-Flour. está tomada.. como el director titular es un sacerdote de edad y achacoso. se esconde en realidad una voluntad resisten te a toda prueba y un carácter de acero. Juan Gabriel se alegra de su nombramiento como subdirector del Seminario Interno. viene a ser. puesto que Dios ha querido morir por nosotros. no debernos tener miedo a morir por Él”. Dado su estado de salud. Allí está -se estima-.

19). cuando nos ponemos en oración. Puede ser incisivo en sus réplicas y en otras respuestas. -prosigue-. dejando brotar el manantial divino y la legitimidad del carisma de la Compañía fundada por san Vicente. más trabajará en purificarse". No tema ni la enfermedad ni la muerte. el lugar donde se trabaja "en la propia perfección". 12 . Juan Gabriel impulsa el necesario espíritu de oración por el ejercicio de la meditación. da esta respuesta a un seminarista que le confiesa sin rodeos tener algunas dificultades para apreciarlo: "Tiene usted mucha razón -le dice-. sin duda alguna. Y tomando de nuevo el Evangelio: "¿De qué le serviría al hombre ganar el universo.. tan vivo es de temperamento. Aprende finalmente a jugar con la antipatía que experimentan algunos hacia él. ¡no comprendo cómo se me soporta! ¡Si se me conociera. por encima de todo y siempre". Un día. en reñida lucha. sea por la vida. no conozco otro más excelente Y barato que nuestro propio corazón y el de Jesús”.para ser.. Las numerosas pláticas y conferencias de formación que él da van en este sentido. Antonio. Tengo confianza de que Jesucristo será glorificado en mi cuerpo. Preocupado siempre por la educación de sus hermanos. Y concluye así su carta: "Cuanto más pura sea su alma. No podemos llegar a la salvación sino por la conformidad con Jesucristo". Siguiendo al fundador. Solo Él da la verdadera luz. No obstante. Con este fin.. verdadero teólogo de la Encarnación y en la recta línea de sus predecesores. "a ejemplo de nuestro Señor". sabiendo dominar rápidamente su vivacidad. y cuanto mas experimente este deseo. sino el Modelo. El joven subdirector inculca este espíritu a los novicios: "No olvidemos.inquebrantable en sus decisiones. el Ideal. el realismo de la búsqueda del cielo: "No olvides que el negocio de la salvación es el negocio del que debemos ocupamos ante todo.. sea por la muerte cono siempre. no hasta con conocerlo. diga solamente: «Yo sé que esto se trocará en mi salvación. Juan Gabriel se da cuenta de la responsabilidad que le incumbe. Según esto.. Por mi parte. lo socorre sin fallar. a fin de "predicar el Evangelio a los pobres y ayudar a los eclesiásticos". Pura mí. tiene por único fin fomentar las relaciones y transformar una cierta oposición en estima recíproca. porque Él no sólo es la Luz. siente con dolor profundo la contrariedad y el reproche. porque Jesucristo es mi vida. si perdiese su alma?" En este mismo sentido escribirá a otros miembros de su familia. según lo que aguardo y la esperanza de que no seré confundido.. Introvertido. como si tal apoyo le concerniera también hasta el más alto grado: "¡Ánimo!. y la muerte me es una ganancia»" (Flp 1. Juan Gabriel debe ser una fuente de ejemplaridad para sus novicios.. Una sola cosa hay importante: conocer y amar a Jesucristo. y cuyas Reglas estipulan que debe: "revestirse del espíritu de Jesucristo.. único camino de vida: "Cristo es el gran Maestro de la ciencia. aunque fustigadora. San Vicente había dicho que un hombre de oración es capaz de todo. Dejarse invadir por el espíritu de Cristo sin otra preocupación que unirse a El sencillamente: "Muchas personas se ven en dificultad para encontrar libros de meditación que les convengan. más deseara salir de este mundo y reunirse con su Dios. hay que imitarlo. Cuando uno de los suyos experimenta dificultad en avanzar por la vía vicenciana o tiene algunos problemas de salud. por controlar su carácter. y hace todo lo posible. Todo es hecho con convicción y profundidad. tan particular y esencial a la Compañía. Juan Gabriel se esfuerza por centrar su enseñanza en Cristo. no duda una vez más en recordar al más pequeño. se tendrá de mí una opinión más triste todavía!" Esta clase de respuesta.. Por su función. que es el corazón el que debe hacerla más bien que el espíritu"...

he aquí la vestimenta del P. Hay que ir más allá de los mares para llevar a Cristo a los "infieles". las misiones populares en Francia y la llamada de la misión "ad Gentes". que no cesa de invocar a los santos para emprender su mismo camino. que hay que evangelizar. de tiempo en tiempo. mucho que mi salud se fortalezca y que pueda ir a China. trasladará los restos de Juan Gabriel a Ningpo. con destino en Macao (paso obligado de los misioneros). El hijo mayor de los Perboyre tiene la impresión de fracasar en su vida. Es evidente que este tercer camino es el más atractivo para la mayoría de los jóvenes candidatos.. año en que Juan Gabriel era él mismo novicio. futuro obispo igualmente. además. José Mouly. es decir. Clet! Pidan a Dios que termine Yo como él".Juan Gabriel ha sido subdirector del Seminario Interno de la Congregación de la Misión desde el otoño de 1832 hasta la primavera de 1835. cansado 13 . Participar en un tal misterio fecundante es el deseo secreto de Juan Gabriel. participando en el anuncio de su Palabra. que la vocación vicenciana de entonces sólo deja presagiar tres caminos posibles: la formación en los seminarios. Quien nada intenta. mostrando los recuerdos que se acababan de recibir. Se trata de vivir a fondo el don de sí hecho a Dios. que pasará más de treinta años en Extremo Oriente. Juan Bautista Towette. dos cohermanos: un paisano suyo de Fiseac. San Vicente atrae muchas bendiciones sobre su familia. En marzo del año siguiente. la idea de un desconocido fascinante que hay que descubrir. que.. y un antiguo alumno del colegio de Montdidier. por haberlo experimentado en su propia carne. Juan Gabriel aprovecha la ocasión para escribir a su compañero de ordenación. Los novicios habían percibido el aire de este deseo cuando su subdirector les hablaba de un paúl mártir de China. en 1860. Desarrolla sin complejo.. Él sabe muy bien. exclamaba: "¡He aquí la vestimenta de un mártir. Ellas se extienden hasta China ya que. Luego. a fin de predicar allí a Jesucristo y morir por El". futuro obispo. con un deseo creciente de estos novicios por las misiones extranjeras. Le trasmite estas palabras de pesar: “Presumía de poder ir a reunirme con usted más tarde. Juan Gabriel trata de pedir para sí mismo el envío a China. durante este breve período. Está hecho para la formación de los jóvenes y su estado de salud no le permite esperar una ida a tierra de misión. si tuviésemos un día la misma suerte!" Se le podía oír precisar más: "Pidan. En septiembre de 1833. Se le oía decir: "¡Qué bello final el del P. fallecido en 1820. Clet! ¡Qué dicha para nosotros. se embarcan para las misiones de China. Y. El misionero que parte con este espíritu revela al hombre la sabiduría misteriosa de Dios que se visibiliza. pues.. dibuja. Francisco Javier Danicourt. pero los superiores han decidido otra cosa. en las mentes en formación. Aquella tierra se presenta como el prototipo de las tierras que hay que evangelizar. tanto la aventura -en el sentido etimológico del término. Se ha podido notar. sin que se la pueda detener.. sobre todo. presentado como una verdadera figura emblemática: el P. Juan Enrique Baldus quien se embarca a su vez. y lo que es más todavía. es el P. lo que acontece al andar-. Comprometerse para la misión de Cristo es dar su vida como Él. mi indignidad parecen prohibirme para siempre ese bello destino. Sus costas lejanas atraen a los hombres de Dios. una teología del martirio como don perfecto. ve usted llegar dignos misioneros". Francisco Regis Clet. pero la poca solidez de mi salud y. terminaba por decir. No soporta ya ver a sus cohermanos partir sin él. en los seminaristas. si no parte para China. un aumento sensible de candidatos al sacerdocio dentro de la Compañía y. La China hace palpitar el corazón del misionero. y ganar el cielo. nada tiene. Secundaré lo mejor que pueda las vocaciones que se manifiesten para China.

Tenía esta vocación antes de ser misionero. ¿Qué quiere de él. De madrugada. Ciertos seminaristas quieren tomar inmediatamente el mismo camino. Perboyre se robusteciera con el largo viaje y el cambio de aire. es frágil e incierta. afirma el médico. es muy poca cosa. El asunto no queda en secreto. y el medio que él ha escogido es la China. Semejante misión comporta riesgos demasiado importantes: el viaje es largo y peligroso. pero sabes que soy pobre y que he hecho voto de pobreza.favorecerme con una gracia muy preciosa y de la que yo era muy indigno. el clima. "Hay que trabajar por encima de todo en hacerse santos". Está en su alma la memoria viva de su hermano Luis. Se dice que fue presa de remordimientos y que. en este día de gracia." Habíamos resuelto no dejarlo partir. Después de todo. siguiendo el parecer del médico. Ha meditado infinidad de veces sobre el sentido de una vida entregada a Dios en tierras lejanas. El parecer del Consejo es. fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo y de la Purificación de María. el médico de casa cambia de parecer. Juan Gabriel es un buen subdirector de novicios. sin embargo. Hay necesidad de él. 6. Le Go. ni a la vocación misionera seguramente cierta de su subdirector de novicios y. y. de todos modos. sino que la aceptes como un recuerdo de una persona que te tiene muchisimo cariño". La decepción es grande cuando la negativa de ir a la misión de China se hace oír de boca de su director de conciencia: seis meses de insistencia encarnizada para una negativa claramente expresada. difícil de soportar. sin duda. Cuando El se dignó darme la vocación para el estado 14 . y sobre sus consecuencias. Su director de conciencia. excepto el del Ecónomo General. A un primo que está de paso. negativo. Todo su ser se interroga en aquella noche oscura de fe. todo exulta y canta. no queriendo poner obstáculo a la Providencia. te pido que no consideres el valor de la cosa en sí misma. Acordémonos de la muerte de su hermano Luis. cansado de aquel tesón fuera de lo normal. Su combate no tiene.. bien pudiera ser que la salud del P. Entré en san Lázaro sólamente para esto".. a menudo ineluctables. Juan Gabriel le da una Medalla Milagrosa de la calle del Bac. con sorpresa de todos. cede al fin: Juan Gabriel puede ahora dirigirse al Superior General. Estamos a 2 de febrero de 1835. su salud. da sin más su consentimiento.. Están asombrados de semejante decisión. Se habla de ello en los largos y fríos pasillos de la casa. Con el corazón ardiente de una alegría nueva. más que un fin: ganar el cielo. a quien Juan Gabriel atribuyó siempre esta gracia. Étienne. Pero he aquí que sus fervientes súplicas ante Dios nos han cambiado a todos y sin saber cómo". Domingo Salhorgne. sin embargo. no había pegado ojo en toda la noche. Juan Gabriel es libre para salir hacia China. el Señor'? Hay en su corazón ese deseo profundo de seguir las huellas misioneras de sus cohermanos que ya partieron. por eso. el P. diciéndole sencillamente: "Te ruego que aceptes esta Medalla. Y he ahí que un día. no puede menos de constatar espiritualmente los hechos: "¿Ven ustedes lo que es la oración. el P.de esperar a las puertas del muelle: "Van va catorce años que pido ir a China. que surge como efecto de la última negativa de verlo partir tan lejos. La Casa-Madre se anima de pronto. Otros reclaman ya un recuerdo de su responsable. el futuro misionero de China anuncia sin tardar la noticia a su tío: "Dios acaba de .LA SALIDA HACIA LOS CAMPOS DEL MUNDO La oración es la única fuerza que le queda a Juan Gabriel. desaparecido antes de tocar las costas chinas. El Superior General. por tal causa. P.. Para él.

había conducido al P. el mismo barco que. No se domeña el océano como se domeña la naturaleza. se puso de rodillas para pedirles perdón de sus malos ejemplos y de las penas que les hubiera podido ocasionar. Tenga usted a bien. luego. y está presto a afrontar los mares con unos misioneros a bordo. pero en él se puede ver. la huella de Dios: "Las altas montañas. Tiene. a partir con dos de nuestros jóvenes cohermanos y varios sacerdotes de las Misiones Extranjeras". a Batavia (hoy Yakarta). Uno de ellos. El arrogante navío. con todo. apenas pudo decirles unas palabras. no tardan en transformar el navío en ambulancia. partir. presa de la emoción. Los preparativos de la partida se aceleran. Fue el día de la Purificación cuando se me concedió el permiso de ir a la misión de China. espantosas y admirables. deben embarcar en el Edmond. Peschaud. pero. pide ayuda al tío: “Acabo de escribir. y a su hermana Antonieta. se elevaban casi a pico. más acostumbrados a pisar el suelo pedregoso que las olas turgentes. el año anterior. más que los furores del mar es magnífico Yavhé en las alturas»" (Sal 93/92. encerrándonos en profundos abismos. qué dichoso se siente 15 . 7. hoy han sido escuchados mis deseos. De hecho. cuando el viento tiene a bien levantarse. Los últimos adioses se dan en el patio de entrada de la CasaMadre. a cada instante. Es imposible volver una vez más a Puech. Espero que ellos sabrán hacer este sacrificio como buenos cristianos. y no podíamos dejar de gritar: «Más que los bramidos de Ias aguas tumultuosas. debo mucho a la santisima Virgen". Juan Gabriel aguarda a subir al barco en El Havre. Desde entonces. fue la esperanza de poder predicar a los infieles la Buena Noticia de la salvación.. Preocupado por la pena previsible de sus padres. el P.eclesiástico. Juan Santiago. Todos "llenos de alegría y de coraje". consolarlos y ayudarlos con sus buenos consejos". cuando se le presente la ocasión. mi querido tío. Pues bien. contará más tarde: "Juan Gabriel quiso dar su adiós a los seminaristas. pero todos cayeron también de rodillas y le pidieron su bendición". Juan Gabriel pone esta travesía bajo la protección de Luis: "Mi alma se elevó al momento a él con confianza. los misioneros tienen todo su tiempo para celebrar la misa el domingo. Se pide para Juan Gabriel y sus cohermanos la bendición de Dios y de sus ángeles. y se lo deja. diácono. delante y detrás de nosotros. el principal motivo que me determinó a responder a su voz. y mis ojos se inundaron de lágrimas". Hija de la Caridad. escribe todavía: “Voy. 4). Cuando la gran extensión azul detiene sus caprichos y descansa por fin.LA CHINA: UNA TIERRA QUE HAY QUE LABRAR En compañía de cinco sacerdotes de las Misiones Extranjeras y de dos de sus cohermanos. en París. jamás había perdido completamente de vista esta perspectiva. en este asunto. sacerdote. al fin. La salida se hace el sábado 21 de marzo. a pesar de todo. y la idea de las misiones de China ha hecho palpitar siempre mi corazón. a la sazón hermano coadjutor en la Congregación. armado con diez cañones y cincuenta fusiles para responder a los eventuales ataques de los corsarios. la oportunidad de volver a ver con gran alegría a su joven hermano. José Gabet. Juan Enrique Baldus.a mis padres. como escribe a su tío. lo que me hace creer que. Y prosiguiendo con seguridad. en tres meses. pues. Juan Gabriel está dispuesto para los adioses a sus cohermanos y a sus novicios. a la vez. o incluso para alabar al cielo: "¡Oh. eran. y José Perry. que. leva anclas. y el pequeño quercinés en exclamar: "No era del todo inútil acordarse de que sufrir es la mitad del misionero". formadas por olas espumantes.

todos en perfecta salud". P. Jamás he visto tan bien la diferencia del «servus” pagano (esclavo) y del «domesticus” cristiano (doméstico). una carta que indica bien su dolor: "La conducta de los europeos ha dado una falsa idea del cristianismo. El misionero paúl queda impresionado por ello. Y por fin: "No habiendo cesado Dios de protegernos en todo el curso de nuestra navegación. una factoría comercial. le responderá que él no es lo bastante rico para vivir como gran señor. que conocieron con sorpresa que todavía esto y vivo". al encontrarse de tiempo en tiempo con la compañía de nuestro Señor"! Aprovechan este tiempo bendito para hacer descubrir a la tripulación los misterios de la fe. Danicourt” y a los "buenos chinos. pero todo va bien para él: "A mi salida de Francia. a sus ojos. ambos holandeses. y es así como ponen pie en tierra.. Se trata de una estricta posesión portuguesa. puesta bajo la autoridad del virrey de Goa. unos tres meses después de nuestra salida de Francia". además. Y. Perboyre. escribe Juan Gabriel a su Superior General. Aparte de una tempestad impetuosa.. Hable a un malayo de hacerse cristiano. El P. "Lo más pronto -escribe Juan Gabriel a su hermano Juan Santiago—. junio. Salhorgne. Una hora y media más tarde. no ha habido hecho notable durante esta travesía. se las habría encontrado vivas en el fondo de China". Juan Gabriel aprecia la vida de esta comunidad. Torrette. Con tal que ellos sigan siendo siervos de la gleba. Celebran con ellos la fiesta de los santos apóstoles Pedro y Pablo. Ahora. importa poco al gobierno holandés que se hagan católicos". El segundo navío.. de la Procura de los PP. exclama: "Aquí estoy. Danicourt.uno en este vasto desierto del océano. los misioneros paúles abrazan a su "digno superior. con sus equipajes. Su gobernador no duda en expulsar a los misioneros católicos de nacionalidad extranjera. En el momento de una escala en Malasia.. "Se confesaron casi todos”. tal es la consigna por la que debía darle mi primera señal de vida en Macao. pues. el imponente navío fondea en la rada de Macao. llegaremos a Macao para Natividad". Durante la noche. llegamos a buen puerto. y aguardan pacientemente la reanudación del viaje. Hacen suyo lo de "buen corazón quebranta mala ventura". Más cómodo que el anterior. miserables y harapientos. Los misioneros hacen una visita al Prefecto Apostólico y al párroco de la ciudad. una frágil embarcación se arrima al Roya¡-George. escribiendo al Superior General. con olas rugientes y amenazantes. Tal fue el caso en la fiesta de san Vicente (entonces. y a su excelente colaborador. Se sorprenden de la presencia del P. el 26 de . en Batavia. Hay. P. numerosas escalas. Hacerse todo a todos no parece ser la divisa cristiana de los colonos europeos. ejemplar: "Si las santas prácticas del antiguo san Lázaro hubieran podido perderse en Francia. P. Finalmente. tras el paso del cabo de Buena Esperanza. el RoyalGeorge. Juan Gabriel y sus compañeros se interesan por los autóctonos musulmanes. franquearon todos el umbral de la residencia. se dispone a partir el 5 de julio. Pero no entra en Macao quien quiere. Paúles de Macao. y no puede dejar de escribir al Superior General. 16 . A la llegada. invita a los misioneros a situarse en ella. el 29 de agosto. mi salud inspiraba inquietudes a unas personas demasiado caritativas. el 19 de julio). que ocultarse para acceder a la costa. hay que cambiar de embarcación porque el Edmond se dirige hacia Java. a menudo. ha de hacer. y bendito sea el Señor que me ha conducido y traído Él mismo aquí". Se aprovechan de ella para hacer algunas excursiones y celebrar la eucaristía en tierra. Es la primera etapa. Los marinos están por ello un tanto conmovidos. en cambio.

aunque tengan que sufrir algunas fatigas. el junco. Y más adelante: "Ustedes saben bien que nuestra dicha no consiste en tener toda suerte de consuelos en este mundo. Todo es bueno para servir de medio de comunicación: las piernas. Nankín y Pekín. y allí. a veces. es ir a la muerte. de teología y de latín a los seminaristas chinos. Los portugueses mantienen su presencia en Macao. que estos últimos tienen más facilidad para aprender el latín que él para iniciarse en su idioma: "Creo que va a costarme mucho tiempo aprender esta lengua". y "por la gracia de Dios. verdadero hijo del cielo y padre de sus súbditos. recibe estas palabras reconfortantes: "No crean. desde 1669. En noviembre de 1835.. y educan al mismo tiempo a los jóvenes de Macao a los que enseñan entre otras cosas. Leite. hasta víctimas de infanticidio y de abandono para dejar el sitio al muchacho. con pleno éxito". que no es por ello menos difícil de aprender". La comida servida en las posadas hace retroceder a más de un 17 . el francés y el inglés". desde el emperador. Dispone de tiempo libre suficiente para conocer su historia pasada y la presente. la carreta. Aquí. Visitador (Provincial) para todos los paúles de China. Comprende que la administración está extraordinariamente jerarquizada. es donde se aprende el chino.. sino con una gran dificultad. Allí. escribe a su hermana Antonieta. P. el nuevo misionero tiene tiempo de interesarse por ese gran país de China. pues. el carro o también. Durante tres meses. por miedo a verlo morir allí y traer así la ruina a la familia. Torrette. comprueba Juan Gabriel. Pero desecha al punto su temor: “Dicen que el P. la miseria aprieta a los seres más frágiles con sus garras de acero. incluso no existen. Torrette que le deje a Juan Gabriel para dar lecciones de francés en sus clases. Pueden ser recogidas entonces en orfanatos. Juan Gabriel comprende que desplazarse en China es una verdadera aventura. “Preparan y forman misioneros chinos para las tres diócesis de Cantón. En Macao. o mejor. Su familia del Puech. Mis precedentes me dan algunos rasgos de semejanza con él. Él indica además. se apresura a pedir al P. "Nos ha hecho falta volvernos niños y ponernos al a. b. en la que Juan Gabriel no deja de pensar. Él misionero podrá sin problema continuar su difícil aprendizaje del chino bajo los buenos auspicios del P Gonzalves. el superior de aquella comunidad de cinco cohermanos. Se han establecido en su lugar algunas estructuras de ayuda y servicios de acogida para los más pobres y los vagabundos. en París. Han establecido allí la Iglesia. se dan además. Ojalá pueda yo asemejarme hasta el fin a este venerable cohermano. sino en hacer la voluntad de Dios.La Procura. Clet no lo habló. Sólo las viudas o también las mujeres jóvenes que se ocupan de sus padres ancianos gozan de un respeto que se estima merecido. quinientos millones de hombres y mujeres pueblan este inmenso país. autor de numerosas publicaciones. El hombre tiene muchos privilegios pero la condición femenina no es muy regocijante. cuya larga vida apostólica ha sido coronada con la gloriosa palma del martirio". c. se deposita el correo. están muy contentos de haber sacrificado todo para traer la luz de la fe a los infieles". cursos de filosofía. y se inicia uno en la vida local. no hay ni a ni b ni ninguna otra letra del alfabeto en la lengua china. en servirlo v en hacer que lo sirvan tanto como nos sea posible". sirve de enlace entre Francia y China. Aunque es muy difícil censar esta población. de la que se encarga el P. reclutado mediante un difícil examen. pero no se recoge en casa a un mendigo. hasta el menor funcionario de base. Hija de la Caridad. viven como en otras partes y. tal vez. han erigido asimismo un seminario: el colegio de san José. de un diccionario latino-chino. Mis cohermanos llegados a este país. que ir a China. cuyo obispo reside en Goa. el palanquín. entre ellas. el mulo. Las niñas son. Allí. Las carreteras están mal conservadas. como en otras partes.

de hecho.ahí está el pan cotidiano del misionero. si no los vuelve a enviar a Macao o los destierra a una provincia lejana. cuando se va a predicar a un Dios crucificado? ¡Que Él me haga gustar las dulzuras de su cáliz de amargura! ¡Que Él me haga digno de mis predecesores con los que me voy a reunir". y tu hermano te debería su felicidad" -pide a su hermana en la misma carta-. el envío de un sacerdote a fin de asegurar el servicio religioso en el Honan. Ahora. conflicto causado por la confiscación y la destrucción de grandes cantidades de esta droga. ¿quién puede estarlo? Con todo. hacía tiempo. 8. Del interior de la región del Houpé. Juan Gabriel se siente dispuesto.aventurero. Pero es claro para todos que. Así lo ha juzgado el P. muchas cruces. la persecución crecerá y se extenderá como un reguero de pólvora y de sangre a buen número de europeos presentes en suelo chino. son hombres a los que amo más que temo. Y ¿qué se puede desear mejor. Nuestros misioneros van prosperando de día en día". sabe por haberlo aprendido y enseñado. Le hace además esta confidencia: “No sé que me está reservado en la carrera que se abre ante mí -sin duda. tengo a todos los chinos a mis talones y que ellos sólo piensan en matarme. que son también 18 . Después de atravesar esta provincia y la del Kiang-si. En cuanto a la religión católica. donde tendré el placer de ver a los cohermanos que tenemos allí. en 1826. llegaré. casi abandonado desde el martirio de Francisco Regis Clet. A quien más teme de hecho es a sí mismo. Cuando estalle la guerra del opio (1839-1842) entre la marina inglesa y las defensas costeras chinas. La misión es peligrosa por prohibida y fuera de la ley. Estamos a 19 de diciembre de 1835. El emperador Tao Koung (18201850) tiene el poder de arrestar a los misioneros y de condenarlos a muerte. Se afirma en su forma de ser y conoce la mentalidad indígena: "No vayas a figurarte que. en unos tres o cuatro meses. Ambos tienen la misma edad. Te aseguro que ni temo siquiera al emperador. Juan Gabriel puede comprobar que: "nuestros buenos cohermanos se mueren de fatiga. al Houpé.. una persecución es siempre posible. le harías un gran servicio. -escribe una vez más a su hermana-. en 1820. a cada instante. de París. ni a los mandarines. Cuatro meses han pasado desde la llegada de Juan Gabriel a Macao. Rameaux conoce bien a Juan Gabriel. a recorrer las rutas de la misión. "Si tú pudieras obtener su conversión. su superior. “goza. según él. en el interior de China. Se ordenaron sacerdotes el mismo año. y. El joven sacerdote no está. viviendo sólo de un poco de arroz y de algunas hierbas". por parte del comisario imperial Lin Zexu. y Juan Gabriel da esta noticia a su Superior General. Posee ya las bases esenciales de la lengua china. Torrette. Va a dejar Macao por el Houpé. se alimentan muy mal. ni a sus soldados”. Está dispuesto.LOS SURCOS DE LA RUTA El P. lugar de m destino". que es. el paso casi obligado de un don total del Evangelio a las tierras "infieles". sin embargo. Este conocimiento mutuo debía simplificar muchas cosas in situ. un día u otro. Rameaux responsable de la misión urgía. dada la prohibición de entrada en suelo chino para todo europeo no empleado en la Corte. por el momento. todavía dispuesto al martirio. “Esta misma noche me embarco para el Fokien en un junco conducido por cristianos. Dios mediante. el P. de una gran paz. hasta para los catequistas autóctonos.

Toman.. que se desliza entre una flotilla de múltiples sampanes.. ante la posible aparición de cualquier elemento extraño que pueda amenazar o inquietar la seguridad de los sacerdotes. sentado o acostado.. Por tanto. A final de febrero de 1836. o en barca. para proteger a los misioneros.. Viajaré a pie. Allí. en referencia a su inculturación forzada: "Si pudieras verme ahora. hacían descender al mar la llama de sus supersticiones. con las precauciones tomadas en caso de peligro. los marineros también los imitaban. Antes de la salida... un junco de madrugada. mientras los barcos paganos. luego. Continúa su carta con una brizna de humor. en caso de un ataque de piratas. Bordeando la costa para garantizar la seguridad. te ofrecería un espectáculo interesante con mi disfraz chino. en casa de nuestro cohermano. el P. para compartir sus trabajos. mi cabeza rapada. para hacer dos o trescientas leguas por el continente.. balbuciendo mi nueva lengua. donde trabajan. uno ya no se sorprende de oír que cinco millones de chinos habitan las aguas del mar. Sus rutas son comunes hasta el Houpé. y los momentos de oración. siempre al acecho de nuevas presas. que. Y prosigue: "Veis a poca distancia de vosotros.perseguidos. no lo haré de un tirón y por diligencia. se cierra con fuerza la puerta... En el junco. a fin de pasar desapercibidos y de protegerse. el P. porque el monzón es contrario y los navíos chinos van muy lentamente.. y dormir hasta en el entablado. acompañado de un sacerdote de las Misiones Extranjeras. A la menor alerta. Juan Gabriel toma la pluma y escribe a Juan Bautista Torrette. Después de esto. Y concluye volviendo a centrar todo: "Es por ahí como hay que comenzar a hacerse todo a todos: ¡que podarnos así ganarlos para Jesucristo. el Sutchuen. Así. se han escondido ya bajo las mantas. que debe llegar a su destino. difícilmente desemboca en un reconocimiento oficial. El misionero queda subyugado ante el espectáculo diario de aquella vida indígena que bulle por doquier: "El mar está cubierto en ciertos sitios de innumerables barcas de pescadores. a uno o a dos hombres que creeríais que bailan sobre las aguas. "Al puente (del junco). Al pasar cerca. las descripciones de los puertos: "simplemente un abrigo al pie de una montaña".. Precisaré para esto.. La comodidad no es la preocupación primera del navegante y de su tripulación. no hay más que un alojamiento donde se hacinan con la única posibilidad de mantenerse allí en cuclillas. por la noche. pero lejos de tierra.. que nos rodeaban. Delamarre. y Juan Gabriel precisa: "No nos faltan ni ejemplos ni motivos para animarnos y sostenernos”. allí nacen. de cuchara y de tenedor. El largo viaje puede comenzar. Rameaux y Baldus en el Hnupé. Laribe". Juan Gabriel se apresura a redactar unas letras para su hermano Juan Santiago: "Me voy a Juntar con los PP. Haré una parada en el Fokien. unos contra otros. está toda la familia. tal vez mas de dos meses. en un puerto para pasar allí la noche con toda tranquilidad. llegan al Fo-kien. pues. Vivir clandestinamente en un país hostil. Con el ejemplo de los jefes del barco. Reposan en aquella barca. las pequeñas y frágiles embarcaciones se agrupan al anochecer. otra en el Kiang-si. Dicen que no represento mal a un chino". su Provincial. íbamos a la entrada de la noche a rezar nuestro rosario. mi larga coleta y mis bigotes.. comiendo con los palillos que sirven de cuchillo. previsores. cuya tripulación es cristiana. apostándose delante. allí viven y allí mueren".” Parte el 21 de diciembre. sino más bien en una persecución. Los pescadores no salen de allí ni siquiera al final del día. el nuestro hacía subir hacia el Señor del cielo el incienso puro de la verdadera fe". en la residencia del Vicario Apostólico. una larga carta sobre su periplo. descubrís que tienen bajo los pies una especie de balsa compuesta de cuatro 0 cinco ramas de 19 .

llegan a un pueblo cristiano donde los correos foquineses los confían a la dirección de otros. Asimismo. los cristianos andan con la cabeza erguida. los dos hombres deben reanudar la ruta.. La vigilancia de los aduaneros no faltó. donde todo es cristiano. Se habla de la Congregación de la Misión y de los amigos comunes. Carpena. incluso considerables. El P. que no se imaginaban poder degustar en aquella tierra china. donde los paganos son minoría. por tanto. ellos aportan todo".. nos deslizábamos muy de prisa hacia adelante para no ser revisados por unos hombres. Juan Gabriel se complace en comprobar que. De ahí que. En las ciudades no se detienen. dominico y Vicario Apostólico. así como los dos seminarios". Para evitar los peligros que se temían en la ruta recorrida por los misioneros antes de nosotros. "Aquel día. que van a servir "de correo y de portadores de equipaje " para la región llamada el Kiang-si. El buen obispo los obsequia incluso con un pequeño resto de vino de Burdeos.bambú. "Antes de entrar en el Kiang-si. la llegada pintoresca al Fo-Kien: “Hacia las 6 de la tarde. durante los cuales los misioneros han jugado al escondite con las autoridades locales. bien conocidas de los mandarines. sin temer nada. Ambos misioneros son bien recibidos por Mons.. con grande y grata sorpresa nuestra. y muchas. mientras los correos presentaban nuestro equipaje a los aduaneros. echamos el ancla por última vez. pero nuestros europeos están obligados a seguir cubiertos para disimular su apariencia un tanto diferente a la de la población local y su clara cabellera. al lugar donde el P. hacia la residencia del Vicario Apostólico del Fo-Kiert. de la causa del P. 20 . Hay siete u ocho grandes iglesias abiertas a todos. nos dispensaron de la inspección”. es concebible que haya localidades. Por esto. a quienes su empleo vuelve muy suspicaces. en medio de una noche obscura. Las rocas de piedra reflejan los primeros rayos calurosos de primavera sobre los caminos sinuosos. Después de esperar algún tiempo la subida de la marea para remontar el río. Tras una visita al seminario y de un descanso bien merecido en un barrio cristiano. teníamos que pasar una aduana establecida para examinar las mercancías que se transportan de una provincia u otra. más hábiles que los otros". por fin. pero. y su experiencia. acompañados de su correo y tapados todavía con nuestra manta. Laribe tiene la misma edad que Juan Gabriel y. Laribe tenía la misión". tranquilizados por las respuestas dadas al «¿Quién vive?». en tales distritos. se los mira con curiosidad y burla. nos dirigirnos en una barquita. tras un periplo de quince días. de las comarcas vecinas y. "Nos hacían atravesar las ciudades a paso de carrera ". acompañados de cuatro cristianos del país. precisa Juan Gabriel. Clet en vistas a que sea declarado venerable. He aquí. En un país donde todos tienen los ojos rasgados. en aquel lugar. Y. Ella nos hizo llegar justamente. la tez aceitunada y los cabellos negros y lisos. por fin. sin embargo. A los más suspicaces de los indígenas los guías responden que son mercaderes de té. Todo nuestro contrabando estaba en nuestras personas. Es la época en que se descubre la cabeza para andar a gusto. habíamos seguido otra diferente. porque teníamos que pasar delante de una aduana. que no pueden hablar en su lengua. Parten al amanecer del 15 de marzo. Hemos de confesar que hay hombres que hacen depender de muy poca cosa esta pobre vida en la que. tuvimos que admirar un nuevo rasgo de la Providencia sobre nosotros.. El sol castiga ya la tierra. la cruz de Cristo está sólidamente plantada: “La floreciente Iglesia del Fo-Kien se compone de cuarenta mil cristianos.

el 8 de abril. nuestra peregrinación con dos correos del Kiang-si.. Cuando Juan Gabriel decide proseguir su larga ruta. Es preciso todavía recorrer los cuatrocientos kilómetros que los separan del norte del Houpé. “Han-keou es una de las ciudades más comerciantes y mayores de la China. es decir. Rameaux. Baldus. de inmediato. Delamarre se separa de Juan Gabriel. El trabajo no falta. avanzan sin demasiado descanso. El Yang-tse-kiang. Me contaba (…) cómo el mandarín. Rameaux. Los paganos que nos conducían debieron.si. transporta a lo lejos sobre una tierra inculta una nueva semilla para fecundarla. Un cristiano de Sutchuen había llegado para ejercer su comercio en esta ciudad.). Laribe. es como un mar". Aunque en esta provincia. 11 para ir de Kien-Claarzg-fou al Houpé. Llegó a China al mismo tiempo que el P.como él. a buscar un cargo de mandarín". Y subraya con cierto asombro: "Uno de ellos ha salido muy recientemente para Pekín. extiende sus aguas gigantescas ante los ojos atónitos de los europeos. Se nos considera mercaderes fakineses. Poco a poco se ganó la confianza. como en las otras. que hace la alegría de los cristianos y la felicidad de los sacerdotes que trabajan con él". es originario de la diócesis de Cahors. el majestuoso "río azul". pensando nada menos que en llegar a ser su apóstol. Francisco Regis CIet. el P. "cuando las grandes lluvias. el 27 de abril de 1836. constata que "en el Kiarag. pues. y atracan en el muelle de Han-Keou (Hankow). y se tiene una gran esperanza de verlas extender. en 1832. Ambos son acompañados por un correo del P. El buen tiempo permite avanzar fácilmente al grupo. como fino observador de la situación. Sobre las fértiles riberas hay casi dos millones de habitantes y. y cuanta esperanza tenía de hacer aún numerosas conquistas para la fe”. la francesa. llegan por fin. a unos sesenta kilómetros. parándose aquí o allí. "este excelente cohermano. Laribe lo acompaña hasta la ciudad de Kien-Tchang-fou. que es paisano suyo. el afecto y la estima de los paganos. Juan Gabriel puede iniciarse sin aguardar a la misión en la escuela del P. Tiene enfrente a Otrtchang-fóu. Luego. 21 . los cristianos pertenecen en general. Después de ocho días de navegación por aquellas aguas amenazadoras. que entienden poco la lengua de esta provincia. En Han-Keou el P. fue destinado a la misión de Kiang-si. A golpe de navegación y de marcha. en una comunidad cristiana toda dichosa y satisfecha de recibir la bendición de un sacerdote. se perfilan disposiciones favorables al cristianismo. Juan Gabriel. encontrar muy natural que hablásemos continuamente nuestra propia lengua. en plena noche y bajo un chaparrón. Así. En cuanto al misionero paúl que había contemplado en su tiempo las reliquias del P. entre ellos a algunos ricos negociantes. tan sólo doscientos cristianos. Debe su origen a ese azar de la Providencia que. Luego. la vía del río es la más segura y la más cómoda. Delamane que se les había adelantado tres días. se desborda. a algunos particulares con una fortuna considerable". que ellos tomaban por la del Fo-kien". el P. capital del Houpe". Vuelve a encontrarse allí al P. Todos los años se bautiza un buen número de adultos. Después de un alto de una jornada en Han-Keou. particularmente en este periodo fuerte de la Semana Santa. “Es la que tomamos al reanudar. acompañado esta vez por un catequista que su cohermano. y. cuenta a su tío en una larga carta: "Cierto día estaba yo en Clra-Yurzg en medio de una joven y ferviente cristiandad. se cuenta.. a la clase pobre. Juan Gabriel vuelve a empuñar su bordón de peregrino. a este propósito. sin embargo. sin la habilidad de los hombres. no puede dejar de recordar que está en los lugares mismos donde aquel mártir dio su vida por Jesucristo. se ve rodeado de numerosos hijos espirituales. y se informa del camino de su destino. entre ellos. ha enviado allí para el bautismo de niños. lo honraba con su amistad y con sus visitas (. y ahora.

rezar el rosario y hacer el viacrucis. muy cumplidores. Rameaux. insolente de poderío. Rameaux y un cohermano chino me recibieron con los brazos abiertos”. constreñía a los más débiles a un violento sufrimiento inmerecido. se muestran allí temibles. y en la ladera opuesta. me acordé de que llevaba sobre mí una crucecita en la que le estaba aplicada la indulgencia del viacrucis. de verse rodeado por cuatrocientas o quinientas personas que han venido a oír la misa y la Palabra de Dios. y. La soledad habría podido invadir el corazón del misionero. Si usted irle permite hablar así. acompañado ahora. el canto de la oración. Espiritualmente podía llegar a ser un tesoro inestimable. en las sinuosidades de la montaña". deja el río el 26 de junio. encontré. dichosos de volverse a encontrarse. pero "como usted no ha descubierto casas. trepado con los dientes. a pie. ¿No es a ellos a quienes se debe buen número de mártires y de apóstatas. Juan Gabriel recobra fuerzas contemplando aquella naturaleza embelesante: “Usted no percibe en todo su entorno sino altas montañas que lo encierran en un estrecho recinto donde la naturaleza vive completamente sola. que guardan sus pobres rebaños en los alrededores. hubiera. Asimismo. no oye usted otra cosa que el chirrido de los insectos o el canto de los pájaros". ¿De dónde salen. se queda gratamente sorprendido hacia las nueve de la noche. dos días después. que evangelizan los dos en el distrito. y. Después de un nuevo periplo de ocho días por agua. era el momento de tratar de ganarla. tan solo en torno de su cuerpo cuelgan unos andrajos menos propios para cubrirlo que para hacer resaltar la más extrema miseria a la que puede ser reducido un hombre. Todos volverán a verse en la residencia de la comunidad. La solicitud de los cristianos. que Juan Gabriel ha aprovechado para revisar su chino y catequizar a sus compañeros de ruta. La pobreza era el pesado bagaje común de esta humanidad vestida de harapos. al que se levanta y empuja hacia adelante". continúa: “Mi pobre guía se limitaba a prestarme el servicio que se presta a tan pobre jamelgo. aunque se había ofrecido sin éxito a Juan Gabriel un caballo para aliviarlo. Hay que beber en el manantial del coraje para atravesarla y. Baldus. me ponía de nuevo a trepar a veces con las manos. Ambos pasan furtivamente por la ciudad de Kou-tchen.. por la mañana. para una última etapa de montaña. a su tío Santiago. en caso de necesidad. parece confortar al misionero extenuado. mientras que Juan Gabriel puede tomar un descanso en casa de un buen viejo médico chino. de sólo el dueño de la barca. con todo. pues? De pequeñas cabañas ocultas bajo los árboles. donde el P. el pequeño grupo tiene la dulce alegría de ver al P. así como la ruina de alunas iglesias? La montaña esta ante ellos. 22 . “Son tan pobres como no había visto jamás. Quedan juntos algún tiempo. oculta en un bosquecillo de bambúes.El 7 de mayo. pero del otro lado de su medalla dorada por la locura envilecedora de los hombres. nuestra residencia. aún más asombrado el domingo. doblé la cima de la terrible montaña. los dos aguerridos misioneros han de proseguir su trabajo. la misma dicha de abrazar al P. Luego. Me sentaba en todas las piedras que encontraba: luego. escribe: “Al verla elevarse ante nosotros. tras largos y agotadores kilómetros recorridos a pie. susceptible de preparar los corazones a la infinita misericordia del Señor. que prosigue: "Por fin. Y constatando la molestia de aquel momento. Muchos no están vestidos. Otros no van a misa porque no tienen ni siquiera un semejante vestido. porque los mandarines. Juan Gabriel está molido.. prosiguiendo el camino que la Providencia me había marcado". En años anteriores. al escuchar de diversos lados.

. otros antes de él. tal vez. El P. La comunidad se compone de una veintena de personas: los misioneros. Los que no mueren viven casi de nada. Escribe al P. y escribía una vez más: "si he venido de tan lejos. en alusión al silencio circundante. será la mejor medicina". por fin. La respuesta del interesado no se hace esperar. con los calores. contenerse de alabar las cualidades de su cohermano: "La cristiandad del Houpé había sido desolada por la persecución y probada por calamidades de todo género. a la residencia de Nayang-fou donde. no habiendo hecho el francés honor a la sopa de pasta ofrecida en la cena. Una noche llegan.. por otra parte.LOS CAMPOS DE LA PRUEBA El P. algunos años antes. cuya compañía me era tan grata como útil. desgraciadamente destruida por orden de un mandarín. que temía perder su título si no lo hacía. una especie de agotamiento que le quita el apetito. Esta casa. Un poco más lejos. que pasan por palacios en el lugar. que Juan Gabriel se complace en llamar "la Cartuja". han lavado ya con sangre de mártires. tiene la desagradable sorpresa de haber molestado al posadero que lo trata lisamente de avaro. misionero y catequistas pasan montañas y valles. se ven todavía las ruinas de una escuela y las de una iglesia dedicada a María. a mediodía. Él ha aprendido y observado mucho.. lugar de comercio.perecieron muchos de miseria. El P. Juan Gabriel. a lomo de mulo. para presentarme en el Ho-nan. llegamos a Luo-HoKeou. para no caer en manos de los antiguos apóstatas. Rameaux. que. están construidas de tierra. "Mi estancia en medio de cohermanos. y atraviesan llanuras agradables. Hacia medianoche del día cuarto la expedición llega. que su salud no era un obstáculo mayor.. es indudablemente para correr todavía en esta arena. Hay algunos cristianos pero sólo podemos verlos en las barcas. no fue de muy larga duración.. Con el cansancio. después de Han-Kenu. a su vez. 9. que son nuestros mortales enemigos". aunque experimentará a menudo ciertas molestias. los catequistas y cinco jóvenes estudiantes que aprenden el latín. Envíele algunas botellas de vino de Burdeos o de Frontignan. El 12 de julio. Torrette: "Usted no puede cambiar los superiores sino en casos de urgencia.. Dios quiera que corra en ella. Recomiéndele moderación en el trabajo. Juan Gabriel no puede. El P.. de manera que obtenga la corona inmarcesible". muy comprensibles. El superior de la misión proyecta nombrar en su lugar a Juan Gabriel responsable de la comunidad. cubiertas con paja. Lo mejor que tienen es maíz y alforfón”. Han pasado seis largos meses desde la salida de Francia de Juan Gabriel. Ramenux 23 . ha logrado probarse a sí mismo. Rameaux destina al nuevo misionero al Ho-nan para ir a reforzar el equipo que allí trabaja. a una posada. "Al día siguiente.. Baldus termina su larga correría misionera y viene. Poco a poco. ni más techo que las ramas de bambú que sostienen el tejado". a descansar a la residencia de Tcha-Yuen-Keou. y no tienen otro pavimento que el suelo batido. es el sitio de vida y de renovación que aprecian todos. “La iglesia y la residencia. Me separé de ellos hacia la mitad de julio. por fin. Bajo un calor insoportable. Recorriendo a grandes pasos los difíciles caminos de China. fue capturado Francisco Regis Clet. su alma se iba burilando en el crisol misterioso de la fe y en el testimonio que ha de dar en aquella vasta China. se pone de nuevo en camino.. uno de los más importantes del Houpé. donde debía continuar mis estudios al lado de dos cohermanos chinos que se encontraban en aquella provincia". sufre alguna vez.

siente prisa por recoger sus frutos o habla ya de otra cosecha: "Yo que acabo de poner la mano en el arado. En este momento preciso de su existencia comprendió haber llevado al sitio que Dios le ha fijado en su Providencia. El crisol del sufrimiento físico va a recordarle súbitamente su fragilidad. hace casi una veintena de años". afirma además que "si tuviéramos que sufrir el martirio. Dispersados por toda la superficie del imperio. Los misioneros se dan en cuerpo y alma al Evangelio. Sin olvidar la necesaria participación del hombre en la construcción del Reino de Dios.por ella". bien a pesar de eso. son entre la muchedumbre de los paganos como unos pececillos en el mar. casi palabra por palabra. voy a poner manos a la obra. Es la que pedía con insistencia. iban llorando.. recuerda con razón que "la conversión de la China depende también de las oraciones que los cristianos de Europa pueden hacer. No habían pasado meses desde su llegada. vería una gran gracia que Dios nos otorgaría. Y. Es. sin embargo. que exige un prolongado aliento. heme aquí lanzado también en una nueva carrera. llego a reparar las antiguas brechas. Hay algunas razones para creer que es la que Dios me destinaba a recorrer. Los brazos de la misión de Dios se abren a él. plantada en tierras infieles y regada con la sangre de los mártires!?" Esa cruz va a comenzar secretamente a llevarla. lleno de confianza.falta ganarse el cielo con el sudor de su frente".. razón ninguna para cambiar de superior. y a cicatrizar las heridas todavía sangrantes.. añade: "Es verdad que usted y mis otros directores me disuadían del proyecto. y la experiencia ha demostrado que había menos fundamento de lo que se suponía". saliendo de su guarida como lobo en busca de presa: “Tenemos fatigas y algunas penas que soportar. "El Padre de familia ha enviado a su viña un número bastante bueno de obreros. De 24 . y escribe estas palabras al Asistente General de la Congregación. ni siquiera que alcance esta cifra. Apenas quiere emplearse en la tarea de la misión. Realista ante la adversidad siempre posible.. a su maestro Vicente de Paúl. pues. Pero la principal razón que ponían por delante era la de mi falta de salud. rebuscar unas espigas para ponerlas al lado de las grandes gavillas de mis cohermanos. es víctima de una epidemia de fiebre maligna que lo clava funestamente en la residencia.apareció en medio de ella como un ángel consolador Por su celo extraordinario. puede ahora aplicarse a su tarea misionera. y a emplear todos mis pobres medios en procurar su gloria y la salvación de las almas. pero sienten que se acerca el cansancio. en París: "En cuanto a mí. por fin. en la era del Padre de familia. en una novena que hice a san Francisco Javier. La misión no aguarda. es una cosa más deseable que temible". tiempo de sembrar la Palabra: "Ahora. escribe a su padre: "Y luego. oído cien mil confesiones y bautizado treinta y un adultos". Quisiera. pero sabiendo. Y acordándose de las reacciones negativas de unos y de otros. pero estoy muy espantado por lo escrito: «El hombre sólo recogerá lo que ha ya sembrado». ¿Se acuerda entonces de aquella frase que había escrito en la época de sus estudios en Montauban: ¡Qué bella es esa cruz. Todo está presto para fortalecer el corazón de Juan Gabriel. Para el autor de este testimonio no hay. Desde aquel momento. ¿Cuándo sucederá que una poca levadura penetre esa enorme masa? Es el secreto de Aquél que tiene los tiempos en su poder". Juan Gabriel. que él estima de primera urgencia. citando una vez más. pero las hay por doquier”. a fin de tener una pequeña parte en su recompensa”. ¿qué puedo deciros si no es que estoy desde ahora asociado a aquéllos de los que está escrito: «Al ir. esparciendo su semilla» No sé si es por presentimiento de una mala cosecha. rescatadas al precio de su sangre”. y habrá recorrido al menos trescientas leguas misionando. hace buena . El número de los cristianos de China no me perece que se eleve por encima de doscientos veinte mil.

al sur del Houpé. luego continúan más al 25 . Se vio obligado a ir andando. después de largos meses. que mis piernas vinieron a ser como dos cañas secas". Él conoce. Rnnwamti. P. ha predicado en chino. Trabajan allí hasta mayo. Torrette que.de casi 600 personas. el 30 de diciembre-. por primera vez. la salud de Juan Gabriel no inspira ya temor en diciembre. lo envié a administrara un enfermo a tres leguas (6 kms. solapado: "Estábamos todos a la obra -escribe Juan Gabriel al Superior General de la Congregación. Tras cinco semanas de ausencia. "Un día. y puede acometer su trabajo de misionero. pero ya el enemigo acecha. tienen la alegría de tomar un poco de descanso y de conmemorar el Año Nuevo chino. el P. El primero explica y hace recitar el catecismo a los niños.septiembre a diciembre de 1836. Pe ya mencionado. a consecuencia de una corrección del P. En cuanto al P. su joven cohermano chino. y. Wang. saldremos de nuevo para ir a visitar otra cristiandad. "Hay en China cerca de cuarenta sacerdotes europeos y alrededor de ochenta sacerdotes chinos". Wang. que ha tenido también un fuerte acceso de fiebre. cuenta Juan Gabriel. Toda la provincia del Ho-nan está bajo la responsabilidad de estos misioneros. pero el grano sembrado muy escaso y disperso. En marzo de 1837. luego. sin embargo. Pe y yo. a quien nos dimos prisa en comunicar la misma noticia. cuando llegó ayer un correo a anunciarnos el comienzo de una persecución en nuestra región de las montañas de Kou-tchen. más lejos. escribe Juan Gabriel a un amigo sacerdote de París. no aparece por la residencia. en las montañas. a su manera. siente la urgencia de aquella santa necesidad: las ovejas están cruelmente faltas de pastores. los aledaños de la residencia de Tsinkiakang con sus 80 cristianos. Escribe al P. y precisa: "como no debía ir demasiado rápido en el ejercicio del ministerio en mi nueva lengua. las condiciones de la misión son extremadamente fatigosas para todos. Song. no tendrá muy grandes consecuencias. el P. que. el P. algunas localidades de aproximadamente 250 fieles y. Con la ayuda de Dios. El P. algunos dulces momentos de calma durante los cuales puede cómodamente volver a emprender el estudio de la lengua local bajo la égida del P. luego. permanece en la residencia para reponerse y administrar allí los sacramentos. El pueblo cristiano es un "pequeño resto. en primer lugar. aguanta interminables tormentos que abaten su cuerpo extenuado: "Estaba tan derretido en sudores. El campo es vasto.). dos distritos de unas 300 almas. Tiene bajo su responsabilidad a tres cohermanos chinos. Están. Ante tal infortunio. En razón del hambre desgarradora que ha diezmado una parte no despreciable de la población. en los alrededores. Ciertamente. a pesar de que cuatro misioneros y doce catequistas hayan sido denunciados ante el mandarín". El tiempo y los caminos eran tan malos que ni carros ni monturas podían llegar allá. Rameaux. y de una persecución que ha llevado consigo una multiplicación de apóstatas. con ocasión de la fiesta de santo Tomás. El segundo cohermano. esperamos. Song y el P. debe de haber hablado de este asunto. los cohermanos le administran incluso los últimos sacramentos. lo que renovó su mal o dolor de piernas del que había sido aliviado con la ayuda de unos médicos chinos". visita a los enfermos en unas situaciones poco cómodas. salen de nuevo para evangelizar las cristiandades de Nantchang. se retiró lejos. Tuvo que atravesar cuatro o cinco arroyos donde le llegaba el agua hasta la cintura. la misión decaía. pero cada uno. Hay que levantarla de nuevo. Nada debe detener a los peregrinos de Dios: "Mañana. confiadas en un primer momento a los paúles portugueses que padecían una falta cruel de obreros. sólo confesé una docena de personas a quienes comprendí bien“. Juan Pe.

. públicamente. matrimonios. Mons. La revisión dura ocho. Juan Gabriel se detiene un largo momento en el contenido de la misión. En cuanto a los campos de la misión. Escribiendo a su director actual. son demasiado extensos.norte: "Visitamos primeramente el distrito de Loavhien que no lo había sido hacía cinco o seis años". Aquí está. los novicios pueden leer: "Llegados a cada misión. hay con qué hacer una santa fortuna ". La apostasía de numerosos cristianos y el destierro de los que han permanecido fieles a la cruz de Jesús se juntan a los sufrimientos. Las iglesias han sido destruidas o saqueadas. vamos a dar otras en las diócesis de Albi. del Puy. relata con unos detalles minuciosos. el cuadro de nuestra posición y de las distancias respectivas de los distritos que hemos recorrido". poco más o menos. Aquel año. que llevaba sólo cuatro días en casa.. Bien que mal. Otros misioneros se han ido más lejos. nuestro punto de partida en la diócesis de Cahors. Damos allí primeramente algunas misiones. es el quehacer de los últimos días". debe partir de inmediato para llevar los auxilios de la religión a sus fieles. recordando la urgencia del Reino de Dios: "El misionero no puede permitirse una larga estancia en cada cristiandad. hubiese sido doblemente bienvenido en medio de una tan grande miseria". aquel mismo obispo que lo había recibido a su llegada.. Juan Gabriel menciona a continuación. Rameaux. Juan Gabriel y sus cohermanos son informados de que una persecución ejerce su rigor en el Fo-kien. ya que se debe a todas aquéllas de las que está encargado. Juan Gabriel se acuerda entonces de su paso por la subdirección del noviciado. necesita ayuda: "Si usted hubiera podido darnos a uno de aquellos cohermanos llegados el año pasado. La prueba de la escasez de obreros se experimenta más duramente aquí que en otras partes. Torrette que su superior va mucho mejor que antes: "El vino que le ha mandado le ha hecho bien y el café le ha causado placer". La violencia de la persecución no ha podido reprimir el impulso misionero. sin que los viejos se ruborizasen de dar ejemplo en esto a los más jóvenes... a pesar del miedo efectivo. se contenta con decir que “si uno esta ávido de privaciones y de mortificaciones. se intenta resistir. formando un tribunal de examen.. según el número y la necesidad de los cristianos".. puede todavía sensibilizar a los jóvenes reclutas en la evangelización de China. Fatigado y desbordado. diez. Al contrario: "el pobre P. de Orleans. Los grandes e insoportables calores de julio han echado su capa de plomo sobre la región. de penetrar más adelante en los campos de la prueba. nos hacíamos recitar por todos. Después de esto y el bautismo de los niños. ha tenido que huir y esconderse con algunos sacerdotes en una caverna. Carpena. Luego. de Autun. Todos están afligidos por ello. nos ponemos a oír confesiones. lo que es la vida local y la manera de abordarla: "Supongamos el lugar de nuestra residencia y. todos los días. Bautismo de adultos. Luego. Así. A continuación. en seguida.. buenos y malos. a fin de estar más en situación de cumplir nuestro deber para con todos. Después de algunas bonitas descripciones dignas de las más bellas postales sobre aquella naturaleza salvaje regada de ríos impetuosos. a las montañas. Tales visitas les exigen en total cuatro largos meses. admisión en alguna cofradía. con una puntada de humor muy campesina: "saque la consecuencia práctica para otra vez". de Versailles y de Amiens. Baldus" no va bien del todo. confirmaciones. como en los seminarios. No queriendo ennegrecer el cuadro en lo concerniente a las paradas necesarias para reparar fuerzas durante un tal recorrido. En una larga y apasionante carta. Juan Gabriel notifica al P. pero contenido. un cierto número reciba la sagrada comunión. luego "nos volvimos hacia los que están al norte del río Amarillo". Las fiebres causan estragos y el P. quince días. nuestro primer cuidado era preparar una lista exacta de todos los cristianos grandes y pequeños. el catecismo. De ahí que. 26 .

Hay una casa aquí... Hoy están en manos de los paganos. más bien. y. al presente. siguiendo sus planes más o menos secretos. pues. Luego. el P.. "asimismo se encontrarían tal vez. que ya ha dado su parecer hace algún tiempo. en enero de 1838. Torrette. agotado por el largo viaje. de un estilo no inocente. concluye en una segunda carta: "En cuanto a Ios dos candidatos destinados a los dos puestos. las ambicionen. El P.. el P. Se trata de dividir en dos una vasta región.sin nombrarla. los cristianos tenían iglesias en muchas ciudades. donde la sagrada mesa sea tan frecuentada como 27 . aquel sitio cercado de imponentes montañas. dice: "Aquí. el señor Caviole. adonde él había llegado al borde de la asfixia. Mons. Perbaore es el hombre. Él no tiene razón para renunciar a su cargo.. me hago viejo (¡treinta y seis años!). dirigida a su primo. sobre todo. La posición de estos dos queridos y venerables cohermanos está ya hecha. además. tenemos la dicha de ser los misioneros una pobre gente de los campos". dispersos en pequeños lugares". de tal manera esparcidos que no hay nada entre ellos que semeje un pueblecito. y quiere deshacerse del mismo en favor de la Congregación de la Misión. pues. de los que tuvo conocimiento el año anterior. no teman (las dificultades) sino. Ante esta seguridad cierta. Durante el otoño y el invierno de 1837. de sus seminaristas que tengan la vocación de venir a juntársenos. Él también ha escrito de nuevo a su Visitador: "Ahora. Su nuevo distrito "abarca una extensión de dos o tres leguas de largo y de un poco menos de ancho. sino formar obreros para los campos del mundo. Rameaux ha levantado de sus ruinas la misión del Houpé. habiendo reflexionado casi al detalle.. Carpena.. y Bernardo Laribe lo será el 13 de mayo de 1845. ¿ha hecho. se encuentran casi todos en el campo. Esta carta. El superior. se permite responder: "El P. escribe al P. A1 final de este período de visitas. sucesor de Juan Gabriel en el Seminario Interno. otra allí”. Voy a llamarlo al Houpé para que vaya aprendiendo". la elección? De hecho. Torrette sobre los proyectos de reorganización eclesial. Juan Gabriel tiene su idea particular sobre esto. Francisco Rameaux será consagrado obispo el 1 de marzo de 1840. presintiendo que algo se está tramando a sus espaldas. Nada es sencillo entonces. una persecución que ha hecho huir a los cristianos de las ciudades: "Desde la época del emperador Kanhi. Rameaux. El obispo del Kokien. solo les falta la mitra". pocas parroquias en Francia. Rameaux. ¡Le cedo de muy buena gana el superiorato y hasta la mitra!. en este campo.. párroco de Catus (pueblo cercano a Montgesty) da cuenta. “El P. tiene bajo su dependencia el Kiangsi. Y tomando una vez más las palabras de san Vicente de Paúl. alrededor de dos mil. Rameaux llama a Juan Gabriel a Houpé. desea otra cosa. sobre la nueva organización. a los ojos de los cohermanos. En cuanto a los misioneros del Ho-nan. son los cristianos del sur y del noroeste de esta región los que reciben con los brazos abiertos la visita de sus pastores.. que en esto no se puede hacer propiamente ninguna elección. es lo normal que continúe siendo su padre. No obstante. La somete. en el Ho-nan. Le he pedido ya que acepte mi dimisión y se la pido con más insistencia”. así como sobre la del P. le confía el sector de Tcha-Yuen-Keou. como en Francia. sin embargo. y los cristianos. y yo tengo mucha para no recibirlo". la Providencia los tiene de tal manera preparados y tan claramente designados.. Parece entablarse un diálogo de sordos cuando Juan Gabriel. a su Visitador: "La mitra pende sobre la cabeza del P. no podía terminar de otra manera que con una llamada: "Que aquéllos. Los cristianos que lo componen. Laribe". del fervor de los fieles. y en medio de los que se encuentran muy pocos paganos. La carta. en junio de 1836. son en número. ¡Que no pueda usted enviarnos un buen número de Franciscos Javier para esta China que tantos necesita!" No le queda ya a Pedro Juan Martín. prosiguen sin obstáculo su labor.

el misionero sólo puede confiar al Dios de amor. Juan Gabriel invita a su párroco a olvidarla para descubrir por las palabras. diciéndome que ella deseaba ardientemente confesarse y que. En el curso del año.aquí”.. y sus ojos descubrirán las piedras preciosas destinadas a componer esta iglesia de inefable belleza. Juan Gabriel se siente a su vez miserable. A pesar del trabajo cumplido y de la confianza que tienen en él los superiores. al Padre de misericordia. un millar de piadosos fieles llenando y rodeando. Es. Rameaux. por otra parte. Sabiendo que. desde la fiesta de la Natividad de María de 1838. Pide asimismo que se le proporcionen algunos ejemplares del diccionario latino-chino del P.. no obstante. entregado al remordimiento de sobrevivir a aquellos desafortunados.. me suplicaban que no le negara un consuelo que tanto 28 . en su tiempo. Juan Gabriel puede. Yo continuaba mi ruta en silencio.. hasta despreciable. de este modo. Mis grandes e innumerables miserias espirituales no dejan lugar para la duda de que no sea de aquéllos de quienes se dice: «Que son abominables y reprobados para toda clase de bien». yo le rogaría que la viera allí donde ella está. de "mi efecto de la Medalla Milagrosa "que le place contar al Asistente General de la Congregación. Ellos se acuerdan. incapaz. lanza la idea de hacer traducir para ellos. indispuesto y sufriendo de los ojos. El P. Escribe a su hermano de París estas pocas líneas: “La debilidad de mi temperamento y mis enfermedades de las que tú conoces una parte me hacen físicamente incapaz de grandes trabajos. Juan Gabriel recuerda con agrado esta imagen fuerte: "Me sucedió llevar el santo Viático a cabañas donde me encontraba al enfermo yaciendo en tierra. incluso bajo la lluvia y la nieve.. que tocan con el dedo la hondura del mensaje evangélico dirigido a los más pobres. encerrado entre cuatro paredes de tierra y cubierto por un tejado de paja. lo que es una iglesia en China: "El suelo desnudo. como fue de semejante acción. en forma de dosel. detrás de la cual hay una colgadura que se extiende por encima. y las "Elevaciones sobre los Misterios". hay una soberbia iglesia románica que fue. amén de otras obras de Bossuet que había dejado a su llegada en Macao. Perboyre se sostiene y trepa por las montañas como una cabra". con una mesa que sirve de altar. Juan Aladel: "Mientras misionaba en una cristiandad de Ho-nan. no dejan de ser un buen consuelo. un antiguo priorato. aunque van "a su tren". Evidentemente. que hace "por sí solo la labor de tres buenos misioneros". subraya al respecto. y cuya desnudez sólo estaba cubierta por un poco de paja medio podrida. este misionero es acompañado en sus correrías por sus colegas chinos que. no viéndome morir de la misma manera que ellos". este humilde recinto. aquel rosario de desdichados. que llevan a menudo sobre sí los estigmas de Cristo sufriente. que debe de ser igualmente admirable y eternamente dichosa en el seno mismo de Dios”. Interesado por su formación espiritual. la vida de san Vicente de Paúl. que “con su débil salud el P. Rameaux. En la angustia personal. es decir. Si a alguno le repugnara reconocer en tal lugar una iglesia. Gonzalves. Hacer que esta Iglesia viva es una gran alegría para los misioneros. para realizar las numerosas visitas aún por comenzar. P. de quien el misionero quercinés dice al que quiera entenderlo. en Catus. hacer diecisiete visitas misioneras en las cristiandades circunvecinas. sin olvidar un poco de rapé y otros pequeños objetos para eventuales regalos. cohermano portugués.. Los medios de combatir tal miseria inhumana son demasiado irrisorios de cara a la amplitud de la llaga. partiendo del latín. este mismo hombre frágil quien reemplaza al P. hasta la de Pentecostés de 1839. Desea recibir con la misma ocasión artículos para la liturgia y algunas "Medallas Milagrosas”. No. los cristianos del lugar me presentaron a una mujer joven atacada de enajenación mental. yo no soy más un hombre de maravillas en China que en Francia".

desde hace veinte años que estoy a su cargo.... hemos sido consolados y edificados no solamente de ver a ocho adultos recibir el bautismo con fervor. sin duda. Juan Bautista Torrette. bien tan precioso en tierra de misión. más aspirantes al estado eclesiástico que los niños.. tanto el alivio del cuerpo como la salud del alma”. que ofrecen poca esperanza. quema el ídolo al que había quemado tantas veces incienso con su familia". Juan Gabriel. pero comenzó desde aquel momento a sentir su virtud. y un buen número de catecúmenos prepararse a recibir pronto la misma gracia. De París. que reúne su pequeño rebaño disperso. Torrette le ha enviado un braguero que. Sólo los cohermanos chinos. Baldus ha debido hacer un alto en pleno trabajo y retirarse a la residencia.anhelaba. El P. Ella no comprendía entonces el alcance del santo remedio que recibía. sin duda. Juan Gabriel olvida casi sus "enfermedades" como las fiebres frecuentes o también una hernia que le hace sufrir sin tregua. juntándose a aquel hombre en su miseria enfermiza. por el momento. no obstante. Al despedirla.. Ella dispondrá de otra manera cuando el tiempo de la gran misericordia llegue para esta pobre China". Por ejemplo -escribe. recibe otro que se adapta mejor. En cuanto a Juan Gabriel. la cual durará. “en China. entre otros.. de haber encontrado. tiene además la inmensa alegría de verlo caminar hacia el bautismo "todo gozoso y doblemente feliz. cuatro o cinco días después estaba cambiada. y el comprobante está ahí. Siempre preocupado por la cosecha en el huerto del Señor. Al dar noticias a su Visitador.. Alabando la bondad del Dios Amor. haciéndose espontáneamente todo a todos. El P. le ofrece la oportunidad de unirse a un pagano tocado del mismo mal. La salud. en 29 . y le aseguro que ahí está una de mis mayores penas. sino también de ver volver al redil muchas ovejas perdidas hacia mucho tiempo.. el P. en septiembre de 1838. que las vocaciones se multipliquen más. tanto cuanto Dios me soporte en este mundo". Curar una hernia viene a ser un viacrucis sin fin. Ias hernias no son raras ". El equipo en que trabaja Juan Gabriel ha conocido muchas pruebas en este sentido. es una de las preocupaciones mayores de lo misioneros. a veces.. Esta enfermedad. en los designios de la Providencia. No era vano. después de treinta años de apostatar. Juan Gabriel debe rendirse a la evidencia: se habían esforzado en vano por sembrar la Palabra. a la vez. regar los campos. porque tenía mucho de que reponerse. sin embargo. cruel en sus cifras. Se confesó de nuevo y recibió la sagrada comunión con los sentimientos más vivos de alegría y de fervor”.. Ninguna medicina china llega a ello y. él sabe dar gracias a Aquél que puede todo por "las riquezas de su misericordia. es decir. le di una Medalla de la Inmaculada Concepción. la puse bajo la protección especial de la santisima Virgen. El P. desgraciadamente.este año. Perboyre le ofrece un viejo braguero que lo alivia un poco y le permite volver a andar y hasta correr. Juan Gabriel hace notar además: "Nuestra escuela no tiene. Rameaux ha sufrido la pérdida sensible de la vista.. el misionero se apresura a pedir a París el envío gratuito de otros bragueros. De golpe. con sangre de los cristianos. hechos al difícil clima y a las no menos chocantes maneras de vivir y de alimentarse.. no ocultaba las molestias y preocupaciones debidas a su frágil salud: “Comprendo cada más la inutilidad de todos los gustos que he ocasionado a la Congregación. un viejo al borde de la tumba que. hacerse todo a todos. poseían una salud a toda prueba. En cambio. orgulloso de aquellos azares misteriosos de la Providencia. no era apropiado. No entra. para una gente que había sacrificado toda su vida por el Reino de Dios. Para aliviarlo.. P. por los frutos que pueden recogerse a manos llenas.

A lo sumo. tal personal sería el número necesario de obreros en nuestra situación presente". Su superior inmediato.. y se intentaba por todos los medios hacerlo cesar. La tropa. Todo esto sucedía sin contar con el virrey Tcheo. los cristianos huyen por doquier. estimando que está todavía muy fatigado. cuando un cristiano. el odio de los chinos contra los occidentales. de pleno sobre las costas de China. sin duda. El contrabando del opio batía. Apoyados por su jerarquía. Aquel mediodía. Rizzolati. Juan Gabriel se retrasa echando el cerrojo a la puerta de la iglesia. que había tenido miedo antaño de las amonestaciones de su superior. La calma es desgraciadamente de corta duración. Víctimas del terror. Hasta entonces. La fiesta está en su culmen. cada uno se regocija participando fraternalmente en los numerosos ágapes que ofrecen las aportaciones de todos. las autoridades imperiales lanzaron una persecución contra los cristianos. 10. Juan Gabriel aspira a más descanso. Los soldados pueden estar allí de un instante a otro. si fuéramos cinco europeos con cinco chinos para el Houpé y el Ho-nan. a sus ojos demasiado descuidados. en la residencia del Houpé con el P Baldus y el paúl chino. en las inmediaciones de la casa. y se iría a hacer la cosecha de Dios. No obstante. que desencadena al presente la persecución en la parte norte de su provincia: el Houpé. las misiones se reanudarán según el estado de salud de cada uno. Otros cristianos angustiados llegan. abiertamente contra los cristianos. por orden del virrey. se pararían a tornar un refrigerio según su costumbre". En consecuencia. no puede correr. Hay que huir de prisa. tiene por cometido arrestar a los misioneros. Perboyre podrá hacer algunas visitas acá o acullá. Sale por la puerta trasera y se va a esconder en el bosque. Wang. y 30 . ciertos mandarines se declararon entonces. La inquietud desaparece entonces y la comida continúa serenamente. las cosas iban mal para los europeos. a avisar a los misioneros. conducida por mandarines. a su vez. enviado como provicario para visitar las cristiandades del Ho-nan. No obstante. la casa ofrece un remanso de paz reconfortante. se ofrece para sustituirlo. los ingleses habían atizado.500 fieles afluyen de todos los rincones de la misión hacia la iglesia. quienes. además. Cansado de gastar el cuerpo y el espíritu en la misión. pues. pedir refuerzos: "Me parece que. el P. se acerca corriendo hacia ellos y advierte a la comunidad reunida de la aproximación de una banda armada que no parece tener buenas intenciones. y escapan a toda velocidad a través del bosque de bambúes. El P. franciscano. Gabriel acepta y se queda. preside la celebración en medio de los cantos de acción de gracias y de una demostración ferviente de fe. residente en Ou-Tchang-Fou. el P. Los PP. En aquel período de turbulencias. todo sofocado. mientras recupera las fuerzas físicas y espirituales. y la comunidad estalla en múltiples estrellas esparcidas. Juan Gabriel está comiendo con Juan Enrique Baldus y el padre italiano. Más de 1.LA MIES SEGADA Se aproximan las grandes fiestas de la Natividad de María. Terminada la misa. uno de los catequistas presentes en la fiesta se apresura a tranquilizar a los sacerdotes: “Los mandarines debían de dirigirse a otra parte. Rameaux. Llega el 15 de septiembre. Como padece de las piernas. Mediante el tráfico. en efecto. en medio de todos. debe salir de nuevo para el Ho-nan de donde tiene la responsabilidad en cuanto Vicario General. este otoño de 1839. Después. El P.este contexto. introducían en el suelo sagrado una "secta extranjera". Rizzolati y Baldus ponen los pies en polvorosa.

Su alegría salvaje se hace oír como un eco. el P. los soldados lo cargan de cadenas en el cuello. a su vez. Juan Gabriel es encerrado en una habitación por la noche. y algunos mueren bajo los golpes. Un catequista intenta interponerse. El grupo armado ha logrado capturar al misionero.organizaron una caza del hombre. a quien cuentan los dolorosos acontecimientos de la jornada pasada. aquellos evadidos vuelven a encontrar al P. Al nacer el alba del día siguiente. se llevan los objetos sagrados como prueba. En su huida. Se le arresta. Es entonces cuando arrestan a un catequista llamado Kouan-Lao-San. Llegada la noche. fatigado por la huida. no hay ya nadie en la residencia. El misionero lo disuade: "Es demasiado peligroso". Mediante la amenaza. Hace etapa en una posada llevada por un pagano. y se pone a guiar a los soldados hacia el lugar donde se oculta Juan Gabriel que no puede huir. Bien que mal. Aprovechando el sueño de los carceleros. lo atan y lo insultan. en traje de paisano. pero ello no impide a la banda armada degollar el ganado y darse un festín con las provisiones de la comunidad. Los fugitivos están a dos kilómetros de la residencia saqueada. Se saquea. escondidos o todavía en oración. se cruza con un cristiano que quería enterarse de la situación. en las manos y en los pies. donde se encontraban ya otros cristianos cautivos. Los mandarines y los soldados han rodeado la casa y las alturas vecinas. cuatro cristianos logran escaparse. El furor se apodera del grupo. se roba. Ly-Tsou-Hoa. Juan Gabriel se abre camino a través de las ramas altas de los cortantes bambúes. Durante el saqueo de la residencia. Los soldados echan fuera también a algunos cristianos diseminados aquí y allí. se produce accidentalmente un incendio. Rizzolati. derriban con vehemencia la puerta de la iglesia. Se rehace allí un momento. Los hombres de los mandarines le echan mano. desgarrando el cielo y traspasando las cumbres para llegar a los oídos de los cristianos escondidos en los alrededores. y que no han tenido tiempo de huir. que había logrado esquivar a sus perseguidores. En la mañana del 17 de septiembre. los esbirros. luego. La jornada pasa sosegadamente en aquel refugio afortunado. Aterrado. obtuvieron de los jóvenes cristianos los nombres de los lugares donde residían los misioneros. intervienen y lo disuaden por la fuerza. pero sus pies y sus manos permanecen sólidamente atados. Al límite de sus fuerzas. y. no antes de haber intentado sin éxito librar de las cadenas a su misionero. Después de dejar casi desnudo a su prisionero francés. El misionero ora. Contrariados los soldados. padre de otro catequista. bordeado de un impenetrable bambudal. a la vivienda de un primo. se derrumba bajo las amenazas. Los supervivientes son llevados como prisioneros. Lo empujan atropellándolo para hacerlo correr durante cuatro largos kilómetros. preparaban una expedición militar pura arrestarlos. Perboyre decide llegar a la casa de uno de sus catequistas. pero los enviados del mandarín. que ofrece más seguridad. El espeso bosque. que reside a unos pasos de allí. Baldus había escapado también de la 31 . Todo transcurre muy rápido. ambos se van juntos a unos centenares de metros más lejos. Juan Gabriel se recorta entonces un poco la barba para parecer menos europeo. es injuriado y golpeado hasta que indica el escondite de los misioneros. el señor Hang. de este modo. servirá por el momento de escondite. Cuando la escolta armada llega a las puertas de la misión. Se los maltrata. El P. La tropa se para al fin. porque el bosque se detiene justo al borde de un acantilado abrupto e infranqueable. con un anciano. hay que encontrar un refugio más seguro.

un taburete de madera para sentarse. Las órdenes no tardan en llegar. con quien se podía contar. hay que definir el delito de inculpación. y le notifica entonces el delito de que se le acusa: ha entrado ilegalmente en China para propagar una religión no reconocida. Los interrogatorios se asemejan. se le otorga. lo cuelgan por los brazos. Le está igualmente prohibido cortarse el pelo y afeitarse la barba. no obstante. Se le impone entonces el régimen común de los detenidos. sin embargo. A petición propia. el mandarín da orden de conducir a los prisioneros a la subprefectura de KouTcheng-Hsien. completamente debilitados por las torturas y las dos noches de insomnio ya vividas. con destino a Ou-TchangFou. comprobando que sus pies y sus manos estaban horriblemente hinchados por las cadenas demasiado apretadas. Sienten. Para aliviarlo un poco. solicita del mandarín autorización para alquilar un palanquín donde transportar al desgraciado. Reconoce su denominación china: Toung-Wen-Siao. Además. al que se le atan los pies. está en aquel momento en aquella misma posada. a fin de limitar los desplazamientos y los gestos. pena de muerte para todo 32 . Ahora bien. y. por la mañana. Prisionero.soldadesca. Sucio. los famosos "satélites". Se le ponen de nuevo sus cadenas para hacerle saber oficialmente su arresto. Rizzolati. Se lo fuerza a arrodillarse. que se dispone también a subir con sus compañeros a una barca. pagano. a la vez. ironía de la suerte. que se hacía llamar Ly. que no ha permitido a Juan Gabriel recuperar algunas fuerzas. Al día siguiente. del P. Un largo y penoso viaje de más de doce horas. Pide ver al desgraciado prisionero. y el mandarín hace incluso que le quiten sus pesadas cadenas. y él responde con coraje cuando no hay riesgos de denuncia para sus amigos cristianos. aguarda a Juan Gabriel y a sus compañeros de miseria. en efecto. y ante unos sufrimientos indecibles. Se lo viste con una larga camisa roja y se le encadena de pies y manos. Los mandarines envían al virrey de Ou-Tchang-Fou un acta oficial. debía pasar toda la noche. el tribunal militar lo hace conducir a la prisión donde permanece más de un mes. militar uno y civil el otro. a marchas forzadas. Dos esbirros son encargados de esta misión. de poner pie en aquel territorio imperial. el cortejo de detenidos y encadenados llega la tarde del 19 de septiembre a la subprefectura. Antes de huir solo. El mandarín le recuerda la prohibición para todo europeo. hacen una parada en una posada y se jactan de haber echado mano a un extranjero que había tomado el nombre de Toung-Wen-Siao. el desafortunado misionero es arrastrado ante la autoridad local. Un extranjero ha sido arrestado. atado. haber dejado largarse a su compañero. Sin embargo. El mandarín de Kou-tcheng estaba en el pueblo de Kouanintang donde se hallaba la posada. con la ropa hecha jirones. El virrey recuerda a sus mandarines la ley del país: pena de muerte para todo europeo sorprendido dentro del Imperio. Se le manda renegar de su fe y él rehúsa. tirado por su coleta. Declarado culpable. Ante el estado lamentable del misionero. que se ha calificado allí de secta. recupera su ropa. Se trata. sacerdote de Jesucristo y enviado a China para propagar esta religión. se declara europeo. notificando la captura de prisioneros. Así. desconfiando por razón de las cuatro evasiones anteriores. Juan Gabriel es preguntado sobre su identidad. en un poste de la hospedería. ese Ly. un notable del pueblo. de los soldados y de los enviados de los mandarines. Los soldados vuelven a llevar a Juan Gabriel a la posada. una gruesa cadena le rodea el cuello. el paúl había confiado el provicario italiano a un catequista conocido. Se hace rápidamente. Tras una etapa de noche. de manera que sus pies no puedan descansar en el suelo. Juan Gabriel va a comparecer ante dos tribunales. En ruta.

El presidente le reprocha haber hecho un largo viaje para venir a China. Previsores. donde debe ser juzgado de nuevo por una autoridad superior. recrimina acerba y duramente a los europeos que se introducen en China para enriquecerse a costa del Imperio. con una cierta mofa. estando trabados entre sí por una larga barra de hierro. contesta entonces el sacerdote. y posean la felicidad en el cielo". van a ser sometidos a tortura a la espera de su sentencia. en tono burlón. Entonces. Casi treinta kilómetros separan el lugar donde se halla encarcelado del pueblo donde va a ser juzgado. Viendo que no tenía ya nada que esperar del prisionero. Con aire de ironía. Un proceso largo y doloroso se instruye para triturar al hombre de Dios bajo la muela de la injusticia y del sufrimiento. 11. A su llegada. a fin de que podamos merecer la felicidad en el cielo". reprende con rudeza al misionero: "¿Qué puede ganar adorando a su Dios?" La respuesta es inmediata: “ La salvación de mi alma. replica:c “¡Insensato! ¿Ha visto alguna vez el paraíso?" Y. Juan Gabriel ha sido mantenido prisionero durante casi un mes. como vosotros. condenados.. sufriente y miserable. se le envía. Dos días de marcha son necesarios para llegar allá. Juan Gabriel comparecía ante el tribunal del departamento. o llevar una vida pobre. a fin de que ellos conozcan al verdadero Dios. ¡he ahí el paraíso! Ser. cayendo sobre las espaldas o el pecho. Al oír esta réplica. y destierro para todo adepto cristiano. Al día siguiente. el juez irritado redarguye que numerosos chinos. al contrario. Luego. Y. Poniendo en práctica aquella 33 . el cielo adonde espero subir después de mi muerte". Así es como se ordena el traspaso de Juan Gabriel hasta la prefectura de SiangYang-Fou. permite estos su sufrimientos en este mundo. y no insiste. por su culpa. No se sorprende del rechazo categórico del sacerdote. cuando habría debido quedarse en Europa para predicar su religión: "Nuestra religión debe ser enseñada a todas las naciones v propagada incluso entre los chinos. a su calabozo.predicador europeo o chino de esa "secta impía". el mandarín. en una de esas siniestras celdas. los castigos con que me amenaza". ellos no pueden avanzar sino a cortos pasos. con un sufrimiento intolerable. incluso si se trata de un pueblo entero. atado de pies y manos. Éste está presidido por el mandarín gobernador que dirige una vez más al misionero las preguntas a las que ha respondido antes. afirma sin temblar: "Yo sólo me preocupo de mi alma y no de mi cuerpo: no terno en absoluto. En tales condiciones.LA MUELA DEL MARTIRIO La primera comparecencia tiene lugar delante del tribunal de la ciudad. añade: "¿Por qué ese Dios no vino en vuestro socorro cuando se os arrestó?" "Dios. el tiempo para que compareciera cuatro veces delante de diversos tribunales. Agresivo. Los prisioneros permanecen atados y con cadenas al cuello. que se llama cristianismo. El misionero se encuentra en una prisión que se asemeja a una infecta cloaca en la que se amontonan hombres encadenados y desfigurados. se dirige a todos los prisioneros cristianos inmóviles: "Yo voy a enseñaros lo que es el paraíso y lo que es el infierno: ser colmado en esta vida de riquezas y de honores. el Tchefou. el mandarín de aquel segundo tribunal llama inmediatamente al misionero a pisotear un crucifijo puesto en tierra. sentado como un príncipe. los detenidos son separados y repartidos por diversos lugares de encarcelación. ante las intimidaciones de tortura. ¡he ahí el infierno!” . los carceleros traban durante la noche los pies de los malhechores a un cepo de madera para evitar toda evasión. Luego.

bajo la violencia de los golpes. Juan Gabriel responde escuetamente: "Ignoro dónde están”. sufriendo como vosotros". para hacerle abjurar la religión cristiana. afirmando que. el juez inicuo ordena azotarlo con una gruesa correa. y sus mejillas están espantosamente tumefactas. La sala de la audiencia es espaciosa. Tal suplicio. antes de regresar penosamente a la prisión de Siang-Yang-Fou. con voz a la vez sarcástica y violenta. y le ordena que se arrodille ante todos sobre unas cadenas puestas en tierra. Le tiran entonces al sacerdote del cabello y lo atan a una de las numerosas columnas de la sala. El mandarín prosigue su interrogatorio. concluye orgullosamente repitiendo lo que el mandarín precedente ya había expresado: "¿El paraíso? Yo os lo voy a decir: es estar sentado en un trono como yo. el mandarín le oye afirmar: "¡Puede estar bien seguro de que jamás renunciaré a mi fe!" Entonces. a sus discursos y supercherías?" Y persiste todavía interrogando a sus prisioneros que no pueden responder: "¿Hay un paraíso para él? ¿No es un infierno para vosotros? ¿De rodillas. ¿Daríais crédito. declara Juan Gabriel. El juez comienza por preguntar al prisionero si sabe de otros sacerdotes europeos: "Yo he venido solo a la región”. La sangre le brota de la boca. Rameaux). a la vista de todos los prisioneros que no pueden ocultar su dolor y sus lágrimas. ¿El infierno? Es estar por tierra. durante más de cuatro horas. Fue la más dolorosa y cruel de todas. lo devuelven a la prisión. los sacerdotes se hacen acompañar por hombres.. El sacerdote. El pobre hombre permanece así.teoría materialista. le ordena que no mienta porque sabe que tres europeos están presentes en el sector: Mou-Tao-Yen (el P. claro está. el Leangtao. convierte al prisionero en un juguete desarticulado en manos de los soldados que sacuden la cabeza del desgraciado. exasperado por no conseguir nada. Gan (Juan Enrique Baldus) y. como una iglesia de tres naves. recibe cuarenta latigazos asestados con odio. fraternales. en interminables tormentos. El mandarín. impedido por sus cadenas de hierro. en manera alguna. se dirige a los otros detenidos cristianos. que llamaban Hangtsé. Insistiendo más. hace descubrir las piernas del misionero. Juan Gabriel es citado ante el Tribunal Supremo de Finanzas. lo hacen arrodillarse sobre cadenas. de lo que se defiende Juan Gabriel: "Yo no me propongo otro fin que rendir a Dios con los cristianos el culto que le es debido". en adelante. ejerciendo presión sobre su coleta.. bajo una lluvia de sarcasmos e insultos. Sin la más mínima piedad ante aquel espectáculo. pero los discursos que allí se oyen no son. en sus correrías. Una última confrontación entre el mandarín y el misionero tiene lugar en Siang-YangFou. amurallados en un silencio de miedo: "El infierno y el paraíso que os han predicado no existen". el terrible mandarín. 34 . perfectamente informado. O aún: "Ved su figura. encadenados y maltratados como estáis?" Extremando la lógica de su pensamiento. y duró una larga media jornada. luego. lo que se apresura a desmentir enérgicamente el prisionero. Como pruebas. Pero el mandarín. Dicho esto. hace colgar al sacerdote por los dos pulgares y su trenza de cabellos a una especie de viga colocada por encima de su cabeza. El juez pretende que aquellos ornamentos sirven para hacerse adorar por el pueblo cristiano. Dos semanas más tarde. comprobando de nuevo que no obtendría nada de aquel misionero colmado de una evidente fuerza interior. Toung-Wen-Siao. son presentados entonces los objetos de culto y las vestiduras litúrgicas. insinuando que las vírgenes religiosas cristianas viven de forma inmoral con los sacerdotes. él mismo. que sigue encadenado a la columna.

Llegada la noche. en las tres ciudades adyacentes: Hankow. dispersos los sacerdotes. sin embargo. y a denunciar a sus cohermanos. aunque se deja de buen grado una cierta libertad a las mujeres. tras el arresto de que fueron víctimas Juan Gabriel y su pequeño rebaño.LA CIZAÑA Y EL BUEN GRANO La persecución ha estallado en la provincia de Kou-Tcheng bajo orden del virrey. Las familias se encuentran. si no es la compasión de sus hermanos cristianos quienes saben ahora. y se deja a Juan Gabriel en la incapacidad de hablar o de alimentarse. Algunos han abjurado bajo los golpes. El P. Es así como. sin tocar la del alma. empujados por el ejemplo patético que tienen ante sus ojos. si el gong de la urgencia sonara a toque de caza. los mandarines se mostraban muy circunspectos con los arrestos. cambiar de provincia.El mandarín deja la sala de la audiencia con sus soldados. EL virrey ordena pesquisas. algo más tarde. Todos lo saben. el virrey da orden expresa de dirigir a los cristianos ya arrestados a Ou-Tchang-Fou. con simples multas o algunas palizas. porque algunos tenían amigos o parientes cristianos. En cuanto a loa misioneros. pero muchos. pendiente de la viga hasta la caída de la noche. rechazan tal impostura. después de hacer torturar a la treintena de prisioneros cristianos. los desdichados prisioneros cristianos fueron encaminados a la capital de la provincia: la ciudad de Ou-Tchang-Fou. La pesada muela del martirio había comenzado su trabajo de rotura del cuerpo. se desterró de Ou-Tchang-Fou. El desafortunado grupo 35 .. arrancar todo el grano sembrado y hacerlo sangrar a muerte. una vez juzgados. Así es como. que. Hanyangiou y. pues. es llevado de nuevo. divididas en la adversidad. han podido escapar de las garras de los mandarines. claro está. son merecedores de la pena de muerte. muy a menudo. dejando todos sus bienes en el lugar. Los mandarines están encargados de proceder al arresto de los cristianos. Le quedaba a las autoridades locales purificar el suelo imperial de aquella "secta impía". Se contentaban. deben ser castigados con el destierro. vivir clandestinamente. a su celda. porque su cargo puede serles quitado o no renovado. El largo calvario de Siang-Yang-Fou duró poco más de un mes. Ahora. pues. Pero los cristianos se respaldan y se advierten mutuamente de cara a ese viento de muerte que sopla sobre el territorio. 12. a arrasar el campo del Evangelio y a dejar crecer la cizaña. Los dignatarios se deciden a obedecer las órdenes: el virrey está muy determinado a arrancar las espigas de la mies cristiana. esconderse. todo manchado de sangre ya seca. Rizzolati. que podían pasar más fácilmente desapercibidos. para ser allí encarcelados y juzgados por la instancia superior. Esta vez. otros tenían aún algún temor secreto a detener a todo un pueblo. que no tienen en absoluto derecho a entrar en el territorio. Cuando. disfrazado de mercader. no hay ninguna vacilación posible. De ordinario. se refugiaron en barcos-viviendas pertenecientes a cristianos y dispuestos para la huida. que lo que su sacerdote acaba de soportar está directamente ligado a su negativa a renegar de su fe. Los cristianos tuvieron que huir. OuTchang-Fou. Juan Gabriel se ponga a escribir. durante tres semanas. Éstos son devueltos en seguida a sus celdas. apuntando a los sacerdotes y a los catequistas. Al final del mes de noviembre. o incluso. en su alma y en su conciencia. Los paúles chinos. sin que sea objeto de ningún cuidado. la persecución se extendió a todo el Houpé. dirá: "Lo que he sufrido en Siang-Yang-Fou era directamente por la religión". en la prisión.

Juan Gabriel es aislado en otra barca.figura apacible y sonriente. De todos modos. Todos los cautivos conservan sus cadenas. Al dejarlos encadenados en torno al misionero. y nadie puede rebullirse sin infligir un sufrimiento a su vecino y despertar a la chusma. traza sobre el arrepentido el signo de la cruz. Aquel hombre. Una noche. condenado inicuamente por haber anunciado la Buena Noticia del Amor del Padre. También ellos. Un clamor de 36 . la basura cubre el suelo de toda la prisión. ante su rostro siempre sereno y dulce. Cristianos clandestinos se encuentran próximos al paso de la tropa. depositario de la misericordia de Cristo. Las barras que los traban entre sí les impiden considerablemente sus movimientos que se vuelven lentos e inseguros. Su rostro parece no expresar ya nada. periplo en cuyo transcurso los guardianes privan a veces a sus prisioneros de alimento. Otros tres siguen su ejemplo y piden. reservado a los grandes criminales. será sometido de nuevo a la tortura. hacen una descripción deplorable de la escena. a su vez. los soldados conducen a Juan Gabriel hasta la prisión del Tribunal Supremo de los Crímenes. Múltiples insectos y escorpiones pululan en abundancia por el suelo y las paredes grises y húmedas. El penoso viaje dura nueve días. Los soldados los reagrupan primeramente en una posada. obligándolos a permanecer de pie. más tarde. se conmueven. De ahí. permanecen sólidamente encadenados unos con otros. hacen que Juan Gabriel sirva de ejemplo para sembrar el pánico entre los misioneros europeos. Los carceleros. al mismo tiempo. Él está ahora en comunión con los sufrimientos de Cristo. los mandarines expresan abiertamente su deseo de deshonrar la religión cristiana y. Los olores provocados por su podredumbre impiden una respiración normal y sana. el más horrible de todos. los ojos bajos. tenidos por insensibles. éste aprovecha la ocasión para exhortarlos a mantenerse firmes en su fe.toma entonces sitio dentro de unas barcas sobre el río Hankian para remontar hasta la metrópoli. sin poder evitar las diversas infecciones que atacan sus pies debilitados. Juan Gabriel. vestidos con el sayo rojo de los culpables. sin embargo. que han sido enviados por el P. deciden liberar sus pies de las infernales trabas. la . en medio de los satélites. para colmo de desdichas. Unos. Están sucios y miserables con su cabellera hirsuta y su barba salvaje. pero ya no renegará de su fe. Los prisioneros. permanecerán firmes en su fe y serán desterrados a otra provincia. caminan penosamente bajo el peso de sus cadenas. El misionero. apenas tienen la posibilidad de mantenerse limpios porque. en la barca. Inútil gritar su cólera en aquel lugar sin nombre: todo lo que le queda a Juan Gabriel es la oración y la meditación. Rizzolati. de pie. Mediante esta injusta medida. Se llamaba Fam-Tsé-Sin. torturado en su carne. hace sobre ellos un gesto de bendición y los invita a ser fuertes en su debilidad. El misionero francés tendrá su sitio al lado del basurero. El triste cortejo llega a Ou-Tchang-Fou al comienzo de diciembre. Los prisioneros. reintegrado así a la comunión eclesial. la reconciliación. así amontonados. que Juan Gabriel deba comprobar que uno de los dedos de su pie se pudre y la piel de sus piernas se seca. encargado de registrar la identidad de los prisioneros. tan profundo es el dolor. parecía como perdido en una profunda meditación”. Uno de los presentes se arrodilla de pronto y pide perdón por haber apostatado bajo los efectos de la tortura. Tras una rápida comparecencia ante un mandarín de segundo orden. prenda de reconciliación y del amor de Dios recobrado. Los malhechores duermen en la misma humedad penetrante del suelo. que desgarran la piel de los pies y de las manos. Uno de los compañeros de cautividad dirá más tarde del misionero: "Yo lo vi de lejos.

El presidente comienza por hacer precisar a Juan Gabriel su razón de estar en China. los fuerza a cejar y. De un número superior a sesenta. Yo no tuve la suerte de hallarme expuesto a la misma suerte en aquel momento. un madero. Cada vez que cede. El primero de aquellos tribunales es el Tribunal Supremo de Justicia. Aquel servicio que yo quise rendirle. está acompañado de otros prisioneros cristianos. a los paúles chinos. que proviene de los otros detenidos y un ruego del interesado de no ser favorecido. Yang. que acaba de saber su elevación al episcopado a su paso por Hankow. Pregunta al prisionero si no tiene pesar de lo que ahora le sucede. todavía en la clandestinidad. que administraba. Era el P. comprobando que sus sufrimientos son debidos a la predicación de aquel prisionero extranjero. "Nuestros libros santos. Dios no me juzgó digno de él". asegura Juan Gabriel.golpeadlo. la mayoría ha renegado de la fe. En esta ocasión. si no estuviese imbuido de esa falsa doctrina. pero por compasión para con sus pobres piernas. tan solo diez han confesado constantemente su fe en Jesucristo". bajo la dirección del P. El misionero ha venido allí para: "hacer. en cierto modo. El arresto de Juan Gabriel es en aquel entonces conocido de todos. mal de su agrado. con los brazos en alto. y la tristeza de no volver a ver a Juan Gabriel. en marzo de 1840. ¿lo ha visto?". nos ofrecen la verdad tanto como nuestros ojos". ironiza él entonces. todo esto. comparece por segunda vez. a reponer las ataduras. Persuadido de su victoria. sin duda. Aparece en ellos. bien sea por el frío o por el cansancio. y. El criado de la misión. y que ha puesto en cadenas al P Perboyre. con su sayo rojo de condenado y las cadenas en pies y manos. La segunda cuestión del mandarín quiere ser muy clara. dirá más tarde: "Los cristianos y y yo no nos atrevíamos a pegar 37 . le valdrá."'. paúl chino.. "¡Injuriadlo . el martirio. los primeros detalles de la persecución que devasta el Houpé. Con una cierta desolación en el corazón. Juan Bautista Étienne. Éste responde que tal pensamiento no es el suyo y que lo que le acaece a su cuerpo es para él “un gran honor". la punta de lanza de un magnífico movimiento de apoyo a los prisioneros. El mandarín parece apiadarse de su suerte. "Pero a ese Dios a quien adora. ha emitido un juicio un tanto severo respecto a ellos: "Entre los cristianos. estas palabras llenas de dolor: "Habrá recibido. Tien Sin Ly Siang. El P. Me encontraba entonces en nuestras misiones del Honan. Deja en la región. pero nada en sus respuestas pudo dar pie para semejante hipótesis.conocer a Dios y no para amasar fortuna o buscar honores entre los hombres". va a emprender su nueva misión en el Kiangsi y en el Tchekiang.y. por haberlo oído de boca de los testigos ocultos aquí y allí. El P. queda conmovido por la crueldad del destino. Escribirá al P. El tal "Socorro a los Prisioneros" trata bien que mal de visitar a los detenidos cristianos. Todo pesar expresado por el misionero hubiera sido interpretado por el mandarín como una negación de su fe. había tomado la resolución de hacer yo mismo aquella campaña. El mandarín hace traer al momento un misal y se burla de la palabra del sacerdote: "Su palabra no quiere decir nada v sería digno de piedad. Perboyre quien debía ir allá. los soldados se arrojan sobre él y lo muelen a golpes. Rizzolati que viene a ser. que vendrá a ver más tarde a Juan Gabriel en su prisión. Menos de una semana más tarde. el presidente del tribunal condena a Juan Gabriel a arrodillarse y a sostener durante largas horas. a ejemplo de la Iglesia primitiva. Juan Gabriel es convocado cuatro veces ante los tribunales. les ordena.recriminaciones. que ya lo practicaba. y no hubiese engañado por ella a los chinos". lo que había vivido el pobre misionero y sus desdichados compañeros de galera. Durante su internamiento en Ou-Tchang-Fou. Tal favor me hubiera. sin duda.. Se sabía. indudablemente caído en suerte. de sostenerlos para que su fe no vacile. Rameaux. que llaman el Ganzafou.

se llama al misionero a comparecer una vez más. El mandarín muestra a continuación el santo óleo: "¿No es éste el remedio?" Juan Gabriel levanta de nuevo la cabeza y exclama sin más detalles: "No es un remedio". El mandarín lanza entonces al suelo quince fichas. Yo simulé el gesto de hacerlo. No obstante. Se acuerda de la traición de Judas y de la misericordia de Jesús para con él.. una orden del virrey había llegado al mandarín. a pesar de las pesadas cadena. Cuando sean puestos en libertad. impidiéndoles así apostatar. Los soldados levantan al desdichado.. toma la cruz. renegar de ella públicamente. de rodillas. quince correazos. Se trata ahora. el cabeza de la familia cristiana que le dio asilo la noche de su huida alocada. le dará un indicio sobre la presencia de otros misioneros y catequistas. y. lo hace llevar de nuevo a su repugnante celda. “como tú quieras». Juan Gabriel vuelve a ver también a sus amigos que han guardado la fe. y comienzan entonces a hacerlo andar hacia el crucifijo. En una súbita recuperación de vigor. El juez. El presidente del tribunal va a dedicarse sutilmente a esta tarea. algunos reconocerán su falta. y que debía. dando muestra de plegarme a la orden del mandarín.a nuestro misionero. Esto. y que morirá en prisión. presidente de aquel tribunal. agotado por los malos tratos y el cansancio. El rigor de aquel alto personaje es demasiado conocido para que los mandarines no lo respeten. en consecuencia.. Tien-Sin-Ly-Siang. Comienza por interrogar a Juan Gabriel sobre las localidades que él ha visitado. Trabajo perdido. responde el sacerdote. me dijo. al suelo. En aquel comienzo del mes de enero de 1840. De rodillas junto a él. durante un mes. encolerizado. y recibe sobre sus nalgas desnudas veinte golpes de bambú que lo hacen gritar de dolor. juez me ordenó arrancarle los cabellos. ordenando así a sus esbirros infligir al desdichado. algunos prisioneros se sienten constreñidos a golpear al sacerdote que. frente a la adversidad bárbara de ciertos mandarines y de los soldados orgullosos de su dominio. con la idea de conservarlo como reliquia. Perboyre asume todo el alcance de su sufrimiento por la fe. mientras tanto. Juan Gabriel se libera de sus carceleros. que había propagado allí una religión extranjera. Bajo el miedo y la amenaza. El mandarín. El virrey lograría así arrojar el descrédito y la vergüenza sobre el cristianismo. Algún tiempo antes. . pedí al venerable siervo de Dios en voz baja permiso para tomar uno de ellos. que lo traban. "Ninguno". Al mismo tiempo. posé la mano sobre la cabeza del misionero y tomé uno de sus cabellos que escondí al punto en mi manga. Le parece comulgar como nunca con el misterio del don perfecto de la vida por amor al Padre. El interrogador vuelve a tomar la palabra a fin de saber si los misioneros administran un remedio a los cristianos. la lleva a su rostro en lágrimas y a sus labios tumefactos y lo abraza con amor. ante un tribunal. Ninguno de nosotros pegó al misionero”. Se trataba de hacer confesar al sacerdote francés que había entrado ilegalmente en el territorio del Imperio Celeste. porque querían acusarlo de faltas de mala conducta que se oponían a su doctrina. el mandarín. luego la del anciano Ly-Tse-Ling. El. Vuelve a ver en su alma las defecciones de sus hermanos cristianos: la de su propio sirviente. y medita concretamente en la Pasión de Cristo. me ordenó tirarlo. 38 . Entonces.. encuentra todavía la fuerza interior para rogar por ellos. que recibe en castigo diez correazos. se arrodilla ante el Cristo en el suelo. El P. lo intima a andar por encima. del Tribunal Supremo de los Crímenes. el prisionero no dice palabra. considerando al sacerdote al límite de sus fuerzas. y pedirán públicamente perdón. un crucifijo. En cuanto a Juan Gabriel. un soldado arroja con desprecio. impotente para sacar ya nada de él por el momento. el sacerdote es arrojado al suelo. Por aquella "mala" respuesta. Tien Sin Ly Siang acabará por renegar de su fe. piensa.

se pone a insinuar sobre el crucifijo gestos obscenos que hacen entonces gritar de nuevo y aún más fuerte al sacerdote torturado. se organiza una nueva comparecencia ante el Tribunal Supremo de los Crímenes. porque el juez sigue persuadido del subterfugio. luego asperja su cabeza para conjurar la mala suerte. manda degollar un perro para hacer beber la sangre al acusado. A los dos días. Juan Gabriel no tiene ya fuerza para enderezar su cabeza ni abrir sus ojos. Juan Gabriel. Se le pregunta si reconoce. El catequista Fong. piensa él. medio muerto en el suelo frío de la sala de de audiencia. el mandarín marca con su sello. el flagelado responde con una negativa que le vale otros diez golpes de fusta.Volviendo de su sorpresa. Y amenazándole de nuevo: “¡Le haré sufrir otros tormentos si no lo confiesa!" El prisionero guarda silencio. Reuniendo. Pero la espantosa injuria infligida por el mandarín crucifijo. El mandarín lo acusa entonces de mala conducta con los cristianos. al fin. ¿confiesa usted ahora?" Con firmeza. su fracaso es manifiesto. furioso. exclama triunfante el mandarín. deja actuar sin decir palabra. que llegó a verlo poco después. prosigue: "Usted miente. pretexto para aterrorizarlo y reavivar sus heridas todavía muy dolorosas. Juan Gabriel se ve en la obligación de explicarle las razones de usar aquel braguero. recibe esta confidencia: "los sufrimientos que soporto en mi cuerpo son poca cosa.. Los soldados le abren los párpados para forzarlo a mirar al presidente: "Entonces. Los europeos sacan los ojos a los moribundos". El mandarín furioso hace flagelar de nuevo sus nalgas ensangrentadas con otros quince golpes de bambú. Aquí está. se esfuerzan en hacerle pisotear el crucifijo. las débiles fuerzas que le quedan. dice: “Usted es un criminal y un desvergonzado. ¿Tendría aquel hombre algún sortilegio para resistir a todas aquellas torturas sin confesar? Tal es la impresión que tiene ahora la gente del tribunal frente a una tan gran resistencia. una vez más. Nada puede quebrantar al hombre interior que habita ahora en el prisionero. juzgada insolente. Perboyre no quiere ni enterarse de tales acusaciones y permanece amurallado en su silencio. los crímenes que le son imputados. los sicarios del mandarín lo agarran de nuevo. y se descubre el braguero que lo protege de la hernia: "¡He aquí el instrumento de su arte mágica! ". luego. les saca los ojos”. responde Juan Gabriel. las nalgas del prisionero yacente. "No tengo nada que añadir a lo que he dicho". Está persuadido de ganar aquel combate contra aquello que cree ser la cizaña. y. a hierro rusiente. Juan Gabriel se pone a gritar con voz segura: “¡Yo no quiero! No soy yo. El P... En esto. Se efectúa un reconocimiento del prisionero. El mandarín no se da por vencido. tirándole de los cabellos. agotado. Ante la protesta de Juan Gabriel. Aquella respuesta. sin más dilación.. cuando su ceguera le quita la vista del buen grano. vale al acusado diez golpes de roten. bajo una lluvia de invectivas. desnudar de nuevo al nivel de las piernas y ordena que le asesten treinta golpes de fusta de bambú sobre los muslos. entonces. Pero también aquí. y ordena para castigarlo por aquella negativa. el daño que hará quebrar al prisionero. de manera que se pueda balancear su cabeza de derecha a izquierda. que sea atado por los pulgares a una columna. he ahí lo que causa mi dolor . Tomando de nuevo en sus manos el santo óleo. según los ritos chinos. son ustedes quienes pisotean la cruz!" El presidente mira la escena con cierto cinismo. 39 . De manera inexorable. reanuda su interminable interrogatorio. lo hace arrastrar a la prisión. Trata entonces al sacerdote de mago y. Uno de los verdugos. pero en vano.y lo que me es intolerable”. El mandarín lo hace. con los brazos en alto. Llamado junto a los moribundos.

quien. Sólo es ya una piltrafa humana. empleaban sólo hombres para el servicio doméstico. "La virgen Ana Kuo ¿es vuestra criada?". luego. 40 . tomaban la ropa blanca de sus sacerdotes para lavarla-. el paúl que llega con dos compañeros cristianos. aquellas que. fieles a su voto de castidad. Ningún signo de vida emana ya del supliciado. el P. que había proclamado su adhesión a Cristo. El mandarín del tribunal decide aplicarlo en Juan Gabriel para probar así. debe hacerse pasar por un mercader que conoce al detenido. Pregunta al condenado: “¿De quién son y para qué sirven?" El sacerdote sólo puede responder: "Son los míos y me sirven en las fiestas para los sacrificios en honor del Dios verdadero". El mandarín deja la sala del tribunal. Unos días más tarde. de enderezarse y de abrir los ojos. Perboyre se encomendó en voz alta a nuestras oraciones". pide ver a un sacerdote. Mediante una pequeña propina dada a los carceleros. hace mostrar los ornamentos requisados en el saqueo de la residencia de la misión. "Está usted bien ahora?. Yang precisará más tarde que: "Al separarnos de él. Rizzolati le envía rápidamente al joven P.El mandarín tenía por misión arrojar el oprobio sobre los misioneros. lo que trae como consecuencia una nueva paliza con un grueso bambú. si estaban al servicio de los misioneros. porque los misioneros. Se les había preguntado muchas veces. Una vieja mujer cristiana logra reconocer al misionero de rostro desfigurado por los numerosos golpes y chorreando sangre. corre a contar aquella visión insoportable al P. Fue. y es preciso transportar al sacerdote en una cesta de roten para llevarlo de nuevo a la prisión. Una vez más. Yang. Juan Gabriel se enfrenta de nuevo a aquel juez inicuo que le había infligido tantos sufrimientos. cubierta de sangre. Existe otro test para comprobar los actos de conducta inmoral de un individuo. Ante la negativa constante a reconocer una falta que no ha cometido. se apresura a tomar medidas para socorrer al infortunado. Juan Gabriel. al que Juan Gabriel no conoce. todo conmovido. Una de aquellas mujeres era Ana Kao. Se le ponen sobre la cabeza unas hierbas. provocando horribles sufrimientos. además. Rizzolati. En un impulso de compasión. incluso había tenido que sufrir un test de virginidad al uso del país. el P. los soldados lo golpean con una gruesa rama de bambú que desgarra la piel de la espalda. Esta vez. incluso quedó lleno de admiración por ella. considerando muy próxima su última hora. llega sin problema hasta él para recibir su confesión. los someten a una pamema de examen médico para llegar a la conclusión de que ha conservado su inocencia. permanecían vírgenes por la fe. El pobre hombre ha perdido toda capacidad de expresarse. los mandarines mantenían prisioneras en sus calabozos a vírgenes cristianas. imposible tacharla de conducta inmoral. demasiado desconfiados. El desdichado es suspendido de una columna. de vez en cuando. a dos dedos de la muerte. Los soldados. reconociéndolos culpables de propasarse con las mujeres cristianas y. el mandarín está muy decidido a obtener confesiones de conducta inmoral. en particular. El catequista Andrés Fong sorprende a los guardianes ocupados en limpiar su ropa en jirones. y el mandarín que la interrogó. Con esta mira. ironiza todavía el mandarín ante aquel espectáculo bárbaro. en un momento de lucidez. delante de todos. Se comprobó que -aparte de las de más edad que. el prisionero guarda silencio. quienes. prudentes. Para acercarse a la prisión. pues. El P. ante médicos competentes. El refinamiento de la crueldad consiste en levantar el cuerpo y dejarlo caer violentamente al suelo. La conversación es rápida. Informado de esta santa demanda. "Eso es una farsa. el prisionero es entonces atado por los cabellos a una cuerda de la que se tira con la ayuda de una polea. ordenan a los tres visitantes que dejen la prisión. que no ha guardado su castidad. A pesar de aquel fracaso. no había criadas a su servicio.

Hay quienes piensan además que él fue el inventor sádico de un medio nuevo de tortura: una silla erizada de púas. En cuanto a los dos cristianos que recibieron la absolución en el tribunal. Con un infinito respeto. Estupefactos.Y. siguen fijos en una actitud expectante. destinada a los culpables. cierra el proceso. Juan Gabriel sólo puede desmentir tal proposición. Creen reconocer en el hombre del Dios de Jesucristo una nueva encarnación divina de Buda. proseguirá: "El. Algunos lanzan gritos: “¡Es el dios Fouo. muy decidido a llevarlo a término. y ejerce el poder del soberano Juez". Muy conmovidos. Reconociendo su fracaso. sienten llegar su última hora. Los dos hombres. decide convocar a aquel sacerdote y acabar con él. y. morirían de agotamiento. tal hecho se verificará en Juan Gabriel. subrayando que sabiduría de Dios y locura de los hombres son siempre el lote extraño de los cristianos. Se le atribuye. 13. en particular. Enemigo declarado de los europeos y.replica el mandarín. en dos meses.tomar el poder. que aspira nada menos que a destronar al emperador. Cuando la imagen de aquella singular escena llegue a oídos del P. es un medio para hacerse adorar por los cristianos". Hoy. y siempre celoso de su autoridad.. escribirá: "¡Qué hermoso ver aquel sacerdote. y dejan actuar al misionero. virrey. opuestos en todo. hay una secta de penitentes austeros. el mandarín ordena al sacerdote que se revista de sus ornamentos. de los que importan su religión. testigo de Cristo en las torturas y administrador de los sacramentos divinos! . Queriendo burlarse de él. que no soportó siendo estudiante haber sido superado por los resultados de un concursante que profesaba tal religión. ahora. en su prisión. Dicen en la región. libera las almas de las cadenas espirituales. A pesar de las llamadas a la tolerancia del emperador Tao Kouanji. 41 . dos cristianos que han resistido anteriormente a los suplicios y que. y que juzga efectivamente radical. en suelo imperial. rebeldes a las confesiones. por desgracia. él se impone el deber cíe detener su avance. en el momento de la obtención del doctorado. unos días después. sólo puede confiarlo a la autoridad superior. El único medio que encuentra a su disposición. porque. El virrey toma entonces el asunto en sus manos. El mandarín.EL GRANO QUE SANGRA TCHOW-THIEN-TSIO no quiere a los cristianos. comprobando que no puede obtener nada de su prisionero. Juan Gabriel accede y ejecuta la orden recibida. guarda su rabia en el corazón hacia aquella gente adicta a tales creencias extranjeras y que pueden un día -piensa. he aquí al dios Fouo vivo”. Furioso por los míseros resultados de sus mandarines de cara a Juan Gabriel. de rodillas sobre cadenas y juzgado por un hombre. Comprobando la finura de los bordados dorados. de una vez por todas. es la persecución masiva de los responsables: los sacerdotes extranjeros. llamada "Nenúfar Blanco". se pone la pesada casulla dorada y su rostro sucio deja de súbito transparentar una bella majestad radiante que impresiona a los miembros del tribunal. el horrible hecho de infligir personalmente trato cruel a los que hacía arrestar. va aún más lejos: "Es así como quiere apoderarse de China". se precipitan de rodillas ante el sacerdote a fin de pedirle la absolución. se hará el instrumento de muerte que derramará la sangre del grano de Dios en medio de la cizaña floreciente. Rizzolati. El mandarín y los guardias no comprenden nada. pero sabe que el mandarín tiene derecho a equivocarse. se verán una quincena de veces. a veces.

con tales crueldades. con todo y con eso. si lo adora. le pregunta si los colores utilizados no han sido compuestos con los ojos sacados a los chinos. que. y la cubre de besos enteramente regados con lágrimas. Luego. Perboyre a su prisión. En otras comparecencias. Haciendo acopio de su coraje. El hombre de Dios rechaza repetidas veces aquella sórdida teoría. el misionero es forzado a arrodillarse. la de sentar al condenado en un taburete sobrealzado. vuelve a la vida y reabre sus ojos. El enemigo de los cristianos. recobrando sus energías. Se empuja entonces al pobre hombre que cae de rodillas sobre unas cadenas y trozos de teja. mi Creador y mi Salvador”. el virrey hace volver al P. el cínico presidente de aquel tribunal inicuo hace grabar con un punzón de hierro sobre la frente de su prisionero estos caracteres: "KiuoFei" (lo que significa: "secta abominable"). Juan Gabriel ha sido la víctima inocente de atrocidades sin nombre. Encontrando insuficiente el suplicio. No esperando ya nada de su violencia. Los labios no musitan sonido alguno. después de haber atado piedras a sus pies. Se ha visto igualmente al virrey descender de su trono e ir en persona a infligir otros tormentos al desdichado prisionero. no quiero ni querré jamás rebajarme a tal acto". El prisionero no se tiene en pie. encerrado en un silencio mortal. como la de levantar su cuerpo a lo alto y dejarlo caer de nuevo con todo su peso. Se teme por lo que le queda de vida. "Después de todo. para azotarla él mismo. salta nuevamente de su silla presidencial y se arroja con furia sobre su pobre víctima. jamás ha renegado de su fe. responde: "¿Cómo voy a injuriar a mi Dios. Nada ha sido ahorrado a Juan Gabriel quien. no es más que escayola”. el misionero está entre la vida y la muerte. por sus siniestros experimentos. El misionero. A su vez. Yo le haré padecer durante largo tiempo los dolores más agudos. Pareciéndole que los golpes no son suficientemente violentos. Los ojos no se abren. Cada día será torturado con nuevos suplicios y esa muerte que desea. declara: "Mátame”. Se postra entonces ante la cruz. de manera que el peso provoque dolores espantosos en las articulaciones. Los soldados no han escatimado los golpes de fusta o de bambú. Los guardianes. No ha echado sobre su espalda la responsabilidad de uno solo de aquellos crímenes infames de los que. o también. se obtienen las confesiones más disparatadas. Y sin aguardar más. herido por semejante ignominia. tratan de aliviarlo y de prodigarle algunos cuidados. le promete un final de vida a la altura de lo que él cree ser su esperanza: “Es vano su deseo de morir prontamente. subraya. se le acusaba. hace de nuevo moler a palos al desdichado. En represalia. sin razón. convertido en una especie de muñeco desarticulado. en medio de una acerba diatriba. es sólo una enorme llaga abierta que deja manar sangre. para hacer más presión sobre sus piernas heridas. no la encontrará hasta haber agotado los tormentos más atroces”. Dirigiéndose luego al sacerdote. Sabe desgraciadamente. 42 . sin defensa. conmovidos de verlo en tal estado. Durante tres días. Todo está claro. presenta a Juan Gabriel un ídolo y le promete la libertad. Los soldados incluso incitan al virrey para que haga poner sobre sus pantorrillas una viga de madera y a saltar encima. el virrey quiere forzar al sacerdote a pisotear un crucifijo. Tchow-Thien-Tsio mira con curiosidad un cuadro que representa a María. también inhumanas. como lo había hecho ya. Rehusando declararse vencido por aquel hombre miserable. El virrey queda estupefacto ante la impasibilidad del misionero europeo. se ata salvajemente a Juan Gabriel a una viga para molerlo a golpes de bambú.Al comparecer ante el virrey.

Tchow-Thien-Tsio no tenía poder para ejecutar aquella decisión judicial. entre ellos. la sentencia final. Su dicha. u condición que ofrezcan garantías". Quiero. que no reprimen sus villanías. son convocados para escuchar la enfática sentencia: "Tú. Sólo el emperador Tao-Kouang podía ratificarla y hacerla ejecutable. enriqueciéndose a costa de los chinos. la virgen Ana Kao. Todo queda clarificado. un día. por consiguiente. tras él. El virrey. serán enviados a la esclavitud. y recuperando la inspiración que se le conoce. en voz alta. habiéndolo edulcorado para no atraerse las iras del emperador. No es como los otros prisioneros de derecho común. están exentos de castigos.Es la hora de que el virrey anuncie a los condenados el veredicto del Tribunal Supremo. denunciado al emperador a causa de su tiranía y su ignominiosa crueldad por algunos mandarines. no obstante. aflojan un poco su vigilancia y permiten las visitas. firmada por mano de Tao-Kouang: "El europeo TnunK-Wc n-Siuo. Los carceleros perciben en aquel condenado un tanto particular un ser diferente. De este modo. los consejeros del emperador del País Celeste extienden la requisitoria. Comprobando entonces la fraternal solidaridad cristiana que brilla en pleno día. se llena de compasión hacia sus compañeros de infortunio que son entonces presas de admiración. veréis libres. como jefe de cofradías religiosas. El virrey pronuncia entonces. está muy contento de haber obtenido lo que deseaba desde el comienzo de aquel asunto. A veces. marcado con la señal de infamia. sabiendo que está condenado a una muerte próxima. tendréis el castigo que merecéis". sobre esta hoja. Y. sin la menor dilación. Juan Gabriel Perboyre y algunos prisioneros cristianos. que recibe el correo del emperador el 11 de septiembre siguiente. vuelve 43 . Según la ley. el sacerdote exclama: “¡Antes morir que negar mi fe!". haber seducido y engañado a un gran número de hombres. se ciñe solamente a subrayar la culpabilidad evidente del europeo. Ha arrastrado en su locura a numerosos culpables de los que algunos afortunadamente han apostatado y para los cuales. tras imperial deliberación. Y vosotros que no habéis cesado de resistir a las órdenes de vuestros superiores y no habéis querido en modo alguno renunciar a vuestra fe. que han renunciado a su error. como en casos parecidos. comenzando por el sacerdote. trazando con vuestra mano. habiendo sido fieles a su fe de bautizados. los otros condenados hacen la misma confesión. Será. se pide gracia. A la vista de aquella relación. aquella cruz que bien podría ser la Cruz de Cristo. Uno tras otro. se acercan al registro y diseñan la cruz demandada. a los que no juzgaban tan peligrosos. la doctrina del «Maestro del cielo». La sanción caerá unos meses más tarde: será destituido y enviado al exilio. Los treinta y cuatro restantes. llega el expediente a la autoridad imperial. Juan Gabriel sigue pudriéndose en su sórdida prisión. Wen-Siao. Los guardianes. Durante aquel tiempo. Sin dudar. debe sufrir la estrangulación por haberse introducido en China y haber predicado en ella. al punto. vais a ser enviados al destierro. y los otros deben ser desterrados y entregados a la esclavitud. El virrey. el que se llama Toung-Wen-Siao es condenado a la estrangulación. una cruz”. El 15 de julio de 1840. el virrey presenta a cada uno el documento que estipula el terrible veredicto: "Firmad vuestra propia condena. en efecto. y hace conducir de nuevo los condenados a la prisión. La sentencia será ejecutada inmediatamente. si no. vueltos más humanos respecto a los cristianos. con todo. será de corta duración. y serán puestos en libertad. Los otros diez culpables y. tratar todavía de salvaros: renegad de vuestra fe y. pero el régimen se hace ahora más humano. debes ser estrangulado. que ha entrado clandestinamente en China para propagar una falsa religión. el 27 de agosto siguiente.

A partir de entonces. En Ou-Tchang-Fou. sin que le sea necesario un disfraz. con las rodillas desnudas sobre cadenas y colgado del instrumento de suplicio «hantse». la persecución habría estallado rápidamente en todo el Imperio). públicamente". Su preparación para el último viaje puede continuar. Rizzolati que lo envía de nuevo a la prisión. será objeto de toda su atención. como san Vicente. Yang vuelve junto al P. donde fui bien tratado por el Tcheu-Hien (subprefecto) todo el tiempo de mi estancia. Esta carta. El carcelero se niega diciendo que uno de sus amigos ha pasado ya y ha dado dinero que aún no ha sido gastado. en el alba de su muerte. ropa. Rizzolati. En efecto. y. visto su estado de salud y el parecer del médico. Así. Su corazón de misionero se dirige todavía. para que él mismo relate sus sufrimientos. Diles que no teman esta persecución. y esto. Juan Gabriel. con el auxilio de la divina gracia. por no querer pisotear la cruz. muy desagradable y repugnante para un débil estóma go europeo. Andrés Yang. Pero estoy contento de morir por Cristo". es la última de Juan Gabriel: “Las circunstancias del tiempo y del lugar no le permiten escribir con largos detalles. le proporciona. por la cruz que lleva en sí. Usted puede informarse más ampliamente por otras vías.a visitarlo el P. y. he padecido más de veinte interrogatorios. he recibido ciento diez golpes de pant-tse. con provisiones de pan. Juan Gabriel oye esta expresión: "¡No tema. estando sus fuerzas muy recuperadas. los dos tercios han apostatado. El grano sangrante que los verdugos someterán a muerte será de hecho. el germen del Evangelio incubado en la sangre de los apóstoles. Ellos tampoco me verán porque ciertamente seré condenado a muerte. En Siang-Yung-Fou. el P. el misionero rechaza toda distinción. instrumentos de escritura. Dándose enteramente a Él. a partir del 20 de agosto de 1840. Más adelante. he sufrido diversas torturas porque no quería decir lo que los mandarines deseaban saber (si yo hubiese hablado. escrita en latín. durante uno de los cuales permanecí toda una media jornada. En Ou-Tchang-Fou. en casi todos. sufrí cuatro interrogatorios. sino una siembra discreta de la Palabra de Jesús sobre aquella tierra en gestación del Espíritu Santo. En el momento de la salida de su joven visitante. llevando con qué mejorar la comida ordinaria. por medio del P. Entre los casi veinte cristianos. a quien él aprecia muy particularmente. Cuando llegué a Kou-7cheng. va hacia su muerte con un corazón anegado en Dios. mantas y dinero. Luego. el catequista Fong va todos los días a la prisión. saluda en mi nombre a todos los cristianos de Tchavuenkou. sufrí allí dos interrogatorios. Yang y Andrés Fong. lo que sufrí en Siung-Yung-Fcna. trata de hacer penitencia y reclama el régimen común. nosotros cuidaremos de él!" Sorprendido de aquella cálida actitud. Juan Gabriel no puede por el momento alimentarse de otra cosa que de agua. Los soldados lo dejan pasar y se apartan para que los dos hombres puedan hablar y rezar juntos. Yo ya no los veré. arroz y unas hierbas saladas. se apresta para hacer de ella. con el deseo de tener un testimonio de sus tormentos. a partir de aquel momento. cuando el catequista Ou-Kiang-Te va a verlo. usted conocerá otros detalles. Sin embargo. vino. hacia los parroquianos que ha conocido y amado. el P. No obstante. fue directamente a causa de la religión. Por esta fecha. le dice que dé firmeza a sus hermanos con estas palabras inspiradas en san Pablo: “Cuando regreses. no un fracaso estúpido o una victoria del mal. desde el momento en que se reponga de sus heridas. Juan Gabriel. el carcelero se apresura a dar garantía al joven visitante diciéndole que. no cesaba de pedirle. entregando su vida por la Vida. Una vez curado de sus heridas. Que tengan confianza en Dios. 44 .

como Jesús. Ha llegado la hora de la cosecha. luego. está presente un cristiano. sujetando sus brazos al corto palo transversal del patíbulo ya levantado. por razón del color de su suelo. Intrigada por los muchos gritos de los guardianes. según la reglamentación vigente. como signo de su culpabilidad. El lugar del suplicio está fuera de la ciudad de OuTchang-Fou. Uno de ellos se convertirá por ello. la afloja de nuevo. de pie detrás de la cruz. como sucede normalmente en parecidos suplicios. la ejecución debe ser inmediata. y al P.14. mediante un corto bambú. el verdugo afloja la presión permitiendo así al torturado recobrar su aliento. Para asegurarse de su muerte. el recuerdo del martirio de Juan Gabriel Perboyre. el verdugo. pasa alrededor del cuello del condenado una cuerda que lo sujeta contra el madero. El de Juan Gabriel reza simplemente: "Kiao Fea" (secta abominable). cuatro mandarines siguen la escena en nombre del virrey. una multitud de curiosos comienza a juntarse al tropel y a correr con él. Se trata de la signatura sellada con lacre. suavemente. Por segunda vez. Numerosos soldados y esbirros de los tribunales rodean a los prisioneros que mantienen la cabeza baja. Juan Gabriel. de rodillas. al año siguiente. que aprueba la condena a muerte por estrangulación de Tuung-Wen-Siao. Cerca de mediodía. El inquietante destacamento llega ahora al sitio previsto. Algunos testigos oculares referirían. El grano que ha sufrido va a ser triturado. la orden de cortar. Unos paganos se acercan a su vez. El cortejo de muerte se dirige. Tchow-Thien-Tsio despacha sin tardanza un mensajero a la prisión para sacar a los condenados. aprieta poco a poco la garganta del condenado. lo hizo en el Huerto de los Olivos. su bienamado Maestro. 45 . destinado a la estrangulación. al cristianismo.. Perdido en medio de aquella multitud ruidosa de paganos. Uno de ellos contó: "Cuando. Por tres veces. que significa "la montaña roja". Algunos vieron brillar una cruz en el cielo. y mantienen bien fijo un largo palo de bambú portador de un letrero con el motivo de la sentencia de muerte. Los torturadores quitan el sayo rojo al sacerdote y sólo le dejan unos calzones. Los ojos no aparecen desorbitados. se abisma en una oración profunda. aprieta con vigor la cuerda y la mantiene tensa hasta que la muerte acaba su obra. Cada condenado va vestido con el sayo rojo. a paso de carrera. hacia el lugar del suplicio final. un esbirro asestó al ajusticiado un violento puntapié en el vientre. contemplando en silencio el rostro del mártir que refleja paz y serenidad. Un poco aparte de aquel tumulto. más tarde. Hacen salir de los siniestros calabozos a cinco detenidos a los que se debe cortar la cabeza. Luego. aprieta la cuerda casi hasta la sofocación. Todos tienen las manos atadas a la espalda. Se accede a él franqueando una de sus puertas. pues. Le atan las manos a la espalda. Las piernas del desdichado son dobladas hacia atrás y atadas juntas. Entonces. A tenor del mensaje. es una víctima ofrecida a la vista de la muchedumbre de curiosos. Juan Gabriel está como de rodillas sobre su cruz. Ellos notan también aquella serenidad. sin más dilación. Juan Gabriel Perboyre. Colgado apenas a unos centímetros del suelo. Parece respirar todavía. la cabeza de los cinco desdichados condenados que acompañan al misionero. y algunos quedan desconcertados. la que llaman Tcha Hou Men. a la hora de su Pasión.LA HORA DE LA COSECHA Aquella mañana del viernes 11 de septiembre de 1840. El "Gólgota" de Juan Gabriel lleva el nombre de Tcha-Hou. La tercera vez. Juan Gabriel inclina la cabeza y entrega el espíritu. Los cuatro mandarines dan. Durante aquel tiempo. un correo del emperador llega al palacio del virrey.

y algunos exclamaron: «Ahí esta el signo de los cristianos. Pero luego. Rizzolati les administró el bautismo. así como las vestiduras que los soldados acceden a entregar. Cuando Monseñor supo el hecho que acabo de referir. anunciando una bella jornada. para tratar de recuperar el cuerpo de aquél a quien llaman ya abiertamente "mártir de la fe". y en el mismo punto del cielo por un gran número de testigos. Francisco Maresca. ponen en marcha una eficaz transacción. Antes de dejar los lugares del suplicio. Los soldados regresan llevando consigo las vestiduras del mártir y dejando toda la noche su cuerpo expuesto a la curiosidad de los transeúntes. renuncio a los ídolos. Rápidamente. habitando en diversas cristiandades muy distantes unas de otras. que fue vista en la misma época. un féretro lleno de tierra por el del mártir. apareció en los cielos. se vio brillar aquella misma cruz sobre el cementerio donde reposaba Juan Gabriel. hizo una encuesta en regla. el oficio de difuntos. la pequeña comitiva deposita al llorado misionero en la tumba cavada al lado de las de tres jesuitas y muy cerca de Francisco Regis Clet que lo había 46 . Visten el cuerpo de Juan Gabriel con un gran lienzo de algodón y luego con una larga túnica y un bonete negro. Hecho esto. ayudado por cuatro jóvenes cristianos. mediante una suma de dinero. Maresca. apareció en los cielos. cristianos y paganos. Finalmente. quiero servir al Maestro del cielo". que aquellos testigos habitaban en distritos muy alejados unos de otros y que no habían podido tener ninguna comunicación entre sí. Los dos hombres. Todo se realiza sin dificultad y los cristianos recuperan el cuerpo de su sacerdote. religioso misionero de la Sagrada Familia de Nápoles. se celebra a intención de aquél al que consideran como un santo. ayudados por algunos cristianos. a fin de impedir una conmoción popular de excesiva amplitud. uno de los mandarines dio orden de cubrir el cuerpo de Toung-Wen-Siao con un velo. y las cuerdas que habían servido para el suplicio. que viaja hacia el Chensi para recibir allí la consagración episcopal.y en ausencia del P. Rizzolati. luminosa y perfecta en su forma. Aquella noche. una cruz grande.fue martirizado. de la misma forma y del mismo tamaño. Ellos abrazaron efectivamente el cristianismo y el P. que acaba de saber la terrible noticia. colocan al mártir en un féretro mayor. Algún tiempo más tarde. con la esperanza de la luz eterna. Fue percibida por un gran número de fieles. Luego. no lo dio de primeras gran fe. Avanzan lentamente hasta la ubicación de las tumbas cristianas. Unas siluetas se mueven muy de mañanita. la cabeza reposando sobre un cojín y lo recubren con otra cubierta. llevan el féretro al cementerio sito en la Montaña Roja. Iuminosa y perfectamente trazada. asombrado del gran número y de la importancia de los testimonios. extienden un velo fino sobre el rostro del muerto. Apunta ya la aurora del domingo. envía a su criado acompañado por el catequista Andrés Fong. por la que comprueba que una cruz grande. como lo exige la costumbre. Puestos en contacto con los soldados de guardia que deben retirar el cuerpo muy de mañana y enterrarlo con los de los otros condenados en una fosa común y. Andrés Fong. Finalizada aquella procesión con gestos lentos y llenos de respeto. se dedican al aseo fúnebre. el P. y todos declararon que ellos lo habían mirado siempre "como un gran santo”. camino del cementerio. Perboyre. logran cambiar. tendido sobre una cubierta. Monseñor interrogó además a los cristianos que habían conocido al P. Muchos paganos fueron también testigos de aquel prodigio. Las mujeres pasan la noche y la jornada confeccionando bellas vestiduras para el difunto con las telas de seda compradas por el P.

precedido en el martirio. el cual lo llevará todavía más lejos a través de nuestra historia. las expresiones rezuman amargura: "Son las propias palabras del P.. Rameaux y Perboyre. un camino de conversión. los cristianos organizan un banquete funerario. exclama: “¡Plegue ti Dios.. entre ellos.UN SIGNO QUE GERMINA Quince días después de la ejecución de Juan Gabriel. y los cristianos saben 47 . Triora. En cuanto al cansancio que pesaba sobre Juan Gabriel. Sé que la razón de su exterior físico no entraba en esto”. Otro camino comienza. demasiado lejos!. Otros comparan a Juan Gabriel con sus dioses. el cuerpo con los ritos ordinarios en uso para todo bautizado: una aspersión con agua bendita y una sencilla plegaria. no se desplazó ningún sacerdote. Juan Enrique Baldus. europeos: un italiano. los cristianos han mostrado repugnancia a tenerlo. humanamente hablando porque era un merengue y por su sola necedad. respetando la costumbre local y para evitar toda sospecha. En su dolor. prosigue: "¡Ay. Muchos paganos quedan conmovidos por el coraje extraordinario manifestado por Juan Gabriel frente a los múltiples sufrimientos soportados y a su muerte. No era cuestión de tener piernas sino de ser más avisado”. que vivió a fondo el ideal evangélico. Rizzolati comprueba con pena que el P. En varios sitios. el P. no obstante. Algunos comienzan junto a los cristianos. aquella provincia china del Houkouang ha sido bañada con la sangre de tres mártires de la fe. El camino terrestre del pequeño misionero quercinés acaba en tierra china. tocados en su carne. Perboyre no es el primer mártir. En menos de treinta años. Tras su martirio. Enterraron. Rameaux que decía que cuando uno no sabía moverse mejor. sobre quien en Macao ponía usted tanta confianza y esperanza. a la familia guardiana del cementerio. Si él . y cuya suerte envidiaba en ciertos momentos. ¿cree que solo tendría elogios que escribiros de parte de los cristianos y cohermanos? Para sólo hablar del último. Esta carta severa es diferente de todo lo que se puede oír ya sobre el mártir. pues. por los méritos de estas santas víctimas. voy a ir tal vez. Perboyre. no he conocido a ninguno cuyas formas fueran menos de su gusto". pero de todos los europeos que yo he visto en China. que refresca una tierra demasiado seca. no había que venir u China.fue apresado. un signo válido todavía hoy y para cada uno de nosotros. un signo de la presencia actuante de Dios. No pudiendo ya frenar su pensamiento.. usado muchas tretas. los hombres descubren en aquel hombre ordinario. veinte años antes... Francisco Regis Clet y Juan Gabriel. Juan Bautista Torrette: "Si usted me preguntara lo que dicen de los PP. Por prudencia. a fin de tener a otro europeo también. y según todos los demás europeos y chinos. 15. otorgar la paz a esta región perturbada por esta violenta persecución y quebrantar el odio de los enemigos de la religión cristiana!" La comunidad cristiana no tarda en venerar la memoria de su último mártir. continúa con ágil pluma: “Todo el mundo está de acuerdo en decirlo. Una ola de testimonios se expande como el mar.. Luego. invitando a algunos paganos. su cohermano. relee la historia y da algunos elementos de reflexión interesantes a su superior. el P. Según el que escribe. Consciente de ir a contra corriente de la opinión general de aquel entonces. si la persecución ha sido tan violenta. fue a causa del arresto de P. y los dos paúles franceses.. no sé lo que disgustaba en el a los chinos. Mons. hecho grandes instancias. franciscano. que se hallaba presente. Baldus.

Algunos recuerdan también la belleza y la serenidad que invadieron su cuerpo en el momento de su trágica muerte. se encontraba muy mal. ten piedad de mí". el 11 de septiembre de 1840. En aquella región vulnerada. Dispuesto para el gran viaje. Se evoca también la que se vio encima del cementerio. Vio dos escalas. este pastor se acordará de la acogida que le había dispensado Juan Gabriel. una blanca y la otra roja. hasta los paganos se conmovieron por ello. se acuerdan también de la fuerza espiritual que había invadido a aquel hombre. a pesar de la tenaz oposición del demonio allí presente. y que le había hecho guardar la fe para soportar los numerosos sufrimientos padecidos. hora de la muerte de Cristo. su retraimiento comprobado. Ramaeaux. El poder de Dios se dejaba tocar con la punta de los dedos. Otros evocan todavía lo que parece ser el primer milagro del mártir. cuando se le notaban las rápidas curaciones de las heridas ensangrentadas. concluye: "No obstante. Todos sus bienes quedan confiscados en castigo de los suplicios espantosos que hacía padecer a sus prisioneros. Rizzolati parece desbordado por los acontecimientos. fue primeramente la destitución del cruel y sanguinario virrey por el emperador Tao-Kouang. transformado. Con firmeza. estoy bien persuadido de que no es culpable ante Dios. Pero es. particularmente. todo aquello había dejado lugar a un vigor increíble. Su timidez natural. como se recibía a un obispo. como una acción de la Providencia en respuesta al martirio. Luego. ten piedad de mí! ¡Oh Jesús. la enfermedad lo golpeó de nuevo. no hubiera tenido complicación… Semejantes acontecimientos. a pesar de las condicione. durante el período de la tortura. El signo de la presencia divina se revela en el mundo y. conociendo la bella alma del P. se durmió en la muerte. Más tarde. La veneración crece a una velocidad que nadie controla. Aquel rico personaje de nombre Lieou-Kiou-Lin. Mons. Muy pronto. pero cuando en esto entra su culpa. a mediodía. los cristianos comienzan de nuevo a esperar y a prosperar bajo la dirección de su nuevo obispo. no tienen nada de molesto para los cristianos. con ocasión de su visita a la residencia. Los cristianos meditan en la pasión de su sacerdote mártir. tuvo una visión durante su enfermedad. 48 . en caso parecido. El enfermo se acordó entonces de las invocaciones de los cristianos que había escuchado: "¡Oh Dios. en China. se vuelve a hablar de aquella cruz percibida en el cielo en el momento en que el mártir entregó su espíritu a Dios. que había ejercido sin saberlo el ministerio de Simón de Cirene. su Señor y Maestro del cielo. Sobre la última. hay siempre algo que causan dolor". Sin tardanza. se hizo catecúmeno y recibió el bautismo. higiénicas de la prisión. La mano de Dios no tarda en hacer crecer el grano de la semilla. La primera señal percibida por los cristianos. los fieles llaman al sacerdote difunto "el gran mártir". Parecía transfigurado. Lo había recibido con la mayor deferencia. Rizzolati. pide que se modere un poco aquel impulso popular y no se anticipe a una posible decisión de la Santa Sede.repetirlo: «El P. y ha muerto en el patíbulo plantado en tierra pagana como una semilla. estaba Juan Gabriel invitándolo a trepar por la blanca. cuando es sola la Providencia la que los determina. su reserva bien conocida. Mons. Perboyre. desde el anuncio del martirio heroico del misionero francés. desapareció la visión y vino una mejoría. burlando las leyes del Imperio. No era ya el mismo misionero. con todo. Se cuenta que el pagano que lo había transportado en el palanquín. y yo bien quisiera cambiarme con él". Moderándose un poco y reconociendo en Juan Gabriel una fe profunda. Evidentemente. algún tiempo más tarde. Asistido en su agonía por la comunidad cristiana. Juan Gabriel quien ha sufrido hasta el fin.

Él ofreció el más bello. Confesó su fe con su sangre.Demasiado tarde. 35). Rizzolati y el P. En Francia. corresponde bien al personaje. En las altas instancias. Al afrontar la prueba del martirio. que aquel final tan deseado. 8. evoca recuerdos de la infancia y de la juventud de Juan Gabriel. que se gloriaban de aquella Palabra del Salvador: “El que pierda su vida por mi causa. Se dice aquí y allí. pero al mismo tiempo. Su madre.. Y Dios no quitó nada de su carácter. Los límites de la provincia del Houkouang son ampliamente franqueados. el odio contra la Iglesia o el deseo de forzar a cometer acciones que entrañaban pecado. nos han expresado de manera bien viva cuánto deseaba el martirio. El Papa Gregorio XVI. una cobardía”. Mons. no comprometerse. con un sentimiento de orgullo mezclado de tristeza. ¿Por qué había de dudar en hacer a Dios el sacrificio de mi hijo? La santísima Virgen ¿no sacrificó generosamente el suyo por nuestra salvación? Por otra parte. al P. no creería amar verdaderamente a un hijo. que estará acabado en 1845. Etienne encomienda entonces a quien le ha conocido bien. por parte del opresor. Su renombre atraviesa los océanos. con miras a una eventual introducción de su causa. se recibe la noticia del martirio de Juan Gabriel con emoción.. hay actividad. no se sorprenden en demasía de aquel trágico final. la salvará" (Mc. Laborderie quien anuncia la terrible noticia de la muerte del hijo mayor. Laribe aportan en ella una valiosa contribución. La tumba del mártir se convierte rápidamente en un lugar de peregrinación. al que se consideraba tan débil y de frágil naturaleza. En el Puech. enterado de la muerte del misionero. Se comienza a contar la vida del "gran mártir" por doquier. si me afligiera. desde que está en China. Conociendo los riesgos a los que se exponen los misioneros de China. sabiendo que él ya ha colmado sus deseos". el más difícil de los testimonios: siguiendo a Cristo. El trabajo. Se recuerda los lugares de su paso. pero quedan asombrados de la fuerza con que aquel sacerdote supo resistir las numerosas torturas. Juan Bautista Etienne. bien para no exponer su propia debilidad: pero cuando se encuentra enfrentado a la lucha. se atiene a todos los datos. es el vicario M.. no bastaba a Juan Gabriel con sufrir o incluso morir por la le. Rameaux. Exponerse es temerario. era necesario que se manifestara. el odio contra Dios y su Cristo. dio su vida. no podemos sustraernos a ella. la devoción otorgada a los otros mártires. A continuación. le permitió tan sólo realizarse mostrando una cierta 49 . El P. con coraje admirable y sin poder contener algunas lágrimas. el cuidado de llevar a buen término tal investigación. le quedaba aceptar la muerte por amor a Cristo: "Mátame!. había gritado al virrey que quería verlo postrarse ante un ídolo. de donde Dios le permitió sacar su fuerza. Juan Gabriel entraba en aquel cortejo de hombres y de mujeres que lavaron su sangre con la sangre del Cordero. y abiertamente expresado. exclama: "Qué haría yo lamentándome? Sus cartas. Él. Toda la familia se une a sus palabras y. de los que el principal es éste: ¿Es Juan Gabriel un mártir de la fe? La definición del mártir es clara: "El cristiano no debe exponerse por sí mismo a la persecución.. General de la Congregación de la Misión. como Cristo lo hizo por sus hermanos. Mas para recibir la palma del martirio. comunica al P. que hay que emprender sin dilación la recogida de informaciones sobre este mártir. superando en visitas. bien para ahorrar un crimen a Ios infieles. supo demostrar que fue justamente de su debilidad. como los testigos de la Iglesia primitiva. Perboyre fue realmente la fe en la persona de Cristo. Se afirmará que la causa de la muerte del P.

el Santo Padre promulgaba el decreto de beatificación y el 10 de noviembre del mismo año. a fin de que los futuros sacerdotes se acuerden de los que los han precedido en la fe. se posee la estela de su tumba. Dios no pide que miremos a Juan Gabriel como una persona extraordinaria. En numerosos países donde la familia vicenciana realiza su trabajo. Sus vestiduras. la documentación estuvo al fin completa y preparada para el estudio. y de Mons. Hoy.plenitud humana. sus penas. Delaplace. Se dedican 50 . se organiza en Roma un proceso apostólico restringido. Todo se ha convertido en un patrimonio sagrado recordando al mártir y su paso entre loa hombres. El 23 de mayo de 1858. debidos a las agitaciones acaecidas en la Ciudad Eterna. asaz frecuentemente abultado. 16. en el interior de la Capilla Sixtina. Hija de la Caridad. cuando lleguen a París.LA COSECHA INACABADA La piedad de los fieles es algo notable. El 30 de mayo siguiente. P. Rizzolati. y será precisamente el 6 de enero de 1860. El "gran mártir" llegó a ser en aquel momento el beato Juan Gabriel. La fiesta regocijaba todos los corazones. por aquellos años. una última reunión precisaba entonces que la Iglesia podía proceder con toda seguridad a la beatificación tan esperada de Juan Gabriel Perboyre. Está confiada al seminario mayor regional de Wuhan. Étienne. sucesor de Mons. los instrumentos de su suplicio. Mons. de los dones y de las cualidades. para la celebración. Después de algunos imprevistos. hace santo a un hombre con sus plegarias y otros exvotos. sino que lo veamos con lo que él fue durante toda su vida. P. al pie de sendas pequeñas imágenes. y el P. con sus alegrías. P. en 1879. que fue un tiempo su compañero. sería digno por sus virtudes del honor de los altares". El Papa León XIII lo confirmaba solemnemente el 12 de junio de 1888. El proceso de beatificación fue realizado simultáneamente en Francia y en China. sus cartas han pasado de la condición de simple objeto a la de "reliquias". a veces. Paúles y expuestos así a la veneración popular. Francisco Regis Clet. en China. una numerosa asistencia se encontraba en Roma. Spelta. hace igualmente lo necesario para que sobre la tumba del mártir sea colocada una estela. Hoy. sin almidonar sus defectos en el catálogo. siguen allí. Perbovre. Entre 1886 y 1888. son exhumados en presencia de Mons. sus miedos y sus sueños. Estaban presentes el hermano menor de Juan Gabriel. la Congregación encargada de la causa de beatificación dio un juicio positivo. paúl. para ser allí expuestos en la capilla de la Casa-Madre de los PP. se organizan cantidad de celebraciones de acción de gracias. y dan testimonio todavía para la gente que llega a recogerse ante ellas de esos signos que germinan en el mundo. así como su hermana María Ana. El 12 de marzo de 1889. Para completarlo. todavía. Ella es la que. Sus tumbas. y que permiten a Dios sembrar su Palabra para su mayor gloria. Rizzolati se había expresado poco después de la muerte del misionero paúl en estos términos: “El venerable siervo de Dios. Una importante delegación de la diócesis de Cahors había realizado igualmente el largo desplazamiento.. cincuenta años después del día comúnmente dado como el del nacimiento del mártir. los restos de Juan Gabriel y de su predecesor en el martirio. Santiago Perboyre. como una reliquia. En 1862. Laribe. Juan Gabriel ha conocido el mismo camino. por orden del General. se decide en China la institución de un nuevo proceso apostólico. abstracción hecha de su martirio.

Con la ayuda de Dios. guardó por mucho tiempo. El año 1994. él nos empuja a recorrer los campos del mundo. y que realizó en China su gran deseo de dar su vida por Cristo. ha estudiado dos curaciones consideradas como milagrosas y.a poner de relieve las grandes virtudes de aquel misionero muy apreciado durante su ministerio en Francia. Aubert. los mayores siguen aferrados a su beato mártir.. Uno de los seminaristas del beato mártir no pudo juntarse a aquella multitud jubilosa. Fallecido el 7 de julio de 1887. los fieles pueden encontrar en la iglesia de santa Ana. los cardenales y los obispos confirman aquella conclusión. realizado por Dios. La Congregación para la Causa de los Santos. siguiendo a Cristo. Juan Gabriel no es una estatua de iglesia. ayudaba a misa a Juan Gabriel. De ahí que. lo vi levantarse del suelo y arrebatado en éxtasis. en particular. perfecta y duradera de sor Gabriela Isoré”. o en el resto de la tierra. cuando en el momento de la consagración. representado como mártir. Él nos hace una señal. El 4 de abril. Pedro María Aubert. A su vez. encargada del proceso. totalmente comprometido en el servicio de sus hermanos. refiere: "Un día. En una iglesia rural. 19). el beato. a su manera. haced discípulos de todas las naciones" (Mi 28. es signo del Amor de Dios que colma la vida de un hombre. El 21 de febrero de 1995. 51 . con una vidriera a gloria de Juan Gabriel. Este año de 1996 ve acabar largos sumarios en vistas a la canonización. en China como en Europa. curada a los 38 años de una "neuritis polirradicular degenerativá”. Nuestro nuevo santo nos invita y hasta nos empuja a proseguir la misión de la cosecha. El campo es inmenso y los braceros no responden a la llamada. que parece sufrir el desafecto de los más jóvenes. su santidad nos hace dinámicos. El 2 de junio de 1996. los teólogos se reúnen a su vez. numerosas imágenes de Juan Gabriel están expuestas a la veneración de los fieles. Hoy. En las iglesias del Lot. semilla de Eternidad. en el caso de curación repentina. temiendo que yo revelara aquello de lo que había sido testigo. un precioso recuerdo. Cada año. una gran celebración tiene lugar en la iglesita de Montgesty que resuena con la gloria de "su" Juan Gabriel. cuya fiesta se celebra cada año el 11 de septiembre. sacerdote profeso de la Congregación de la misión de san Vicente de Paúl. se convierte en san Juan Gabriel Perboyre. una capilla lateral dedicada a loa beatos Perboyre y Clet. para escuchar la llamada del Señor: "Id. sacerdote de la Misión. mientras él viviera. Él fue un ser vivo. por intercesión del beato Juan Gabriel Porboyre. estando en el seminario de san Lázaro. El recuerdo de lo que fue su vida puede así leerse en el rostro sereno del beato.. una conclusión médica precisa sin réplica el carácter milagroso de tal curación. Perboyre me hizo prometer un secreto inviolable acerca de este hecho. en Roma. un cristiano. su entusiasmo nos provoca. corresponde llegar a ser. Acabado el santo sacrificio. A cada uno de nosotros. la de sor Gabriela Isoré. un misionero de la familia de san Vicente de Paúl. día aniversario de su martirio. y ratifican aquella decisión. Su ejemplo nos estimula. Guardé silencio hasta después de su martirio". durante su sesión ordinaria. en su corazón. con su sayo rojo de condenado. En medio de muchos otros. el siervo de Dios quedó alarmado en su humildad. en la plaza de san Pedro de Roma. el P. de vuelta a la sacristía. Juan Pablo ll declara: "Resulta cierto que ha habido milagro. hoy. construida por el P.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->