Está en la página 1de 2

Sobre la técnica de Recapitulación:

Te sientas en tu lugar y conectas durante unos momentos con la energía de la


Tierra y con el intento de los brujos. Eso ayuda a dar fuerza al intento de
recapitular.

Después llevas la cabeza sin respirar al hombro derecho e inhalas hasta el


izquierdo, sin visualizar nada. Llevas la cabeza sin respirar al centro y allí exhalas.
Esto es la respiración introductoria, que se hace una sola vez en cada sesión de
recapitulación, a modo de "llave" para iniciar la sesión.

Te detienes en el centro y comienzas a traer imágenes de la persona que vas a


recapitular. En la escena que hayas elegido, visualiza todo lo que puedas sin mover
la cabeza, la persona, los objetos, los sonidos, los colores, la temperatura, las
sensaciones físicas, y sobre todo, el "humor" (mood) de la interacción, es decir, la
esencia de lo que allí pasó: si te sentías culpable, enojado, excitado, triste, alegre,
fracasado, incómodo, impaciente, etc. Y del cuadro congelado pasa a "ponerlo en
movimiento", como si ocurriera de nuevo.

Personalmente, muevo la cabeza efectuando las respiraciones cada pocos


segundos, no continuamente. Como si absorbiera y expulsara energía de
fragmentos que duran ciertos momentos de la escena que se desarrolla.

En mi caso personal, me gusta inhalar siempre de derecha a izquierda y exhalar de


izquierda a derecha.

En la inhalación, intenta traer de vuelta cada gota de energía que está atrapada en
esa escena, en forma de emociones, o simplemente percepción, como si fueran
minúsculos hilos finísimos de energía luminosa que se han quedado enganchados
con un anzuelo allí. Esos millones de hilos, como telarañas luminosas, los absorbes
con la parte media de tu cuerpo, visualízalos entrando allí a través de las fibras
luminosas que tienes en el abdomen, que , como raíces, atrapan esos filamentos.

Los hilos van en doble sentido. Cada vez que percibes e interaccionas, tanto emites
hilos de energía hacia el objeto o persona como ellos los emiten hacia ti. (En física
creo que hay algo de esto, en cuanto a el observador afectando las partículas que
se mueven).

Por tanto, en la exhalación, deja que el aliento salga sin forzar, como soltando algo
relajadamente, que son esos hilos de energía ajena que se han quedado
enganchados a ti, como si tuvieran un anzuelo en el extremo. Deja que regresen a
su origen, tienes que aportar el intento de que los dejas marchar, que los alejas
para siempre.

La escena quizá necesite que insistas en el movimiento de cabeza, así que escucha
a tu cuerpo (eso solo lo puedes decidir tu) que te dirá cuando debes parar, cuando
has "vaciado el evento".

Al finalizar esa escena, mueve la cabeza del hombro derecho al izquierdo y otra vez
al derecho sin respirar en un movimiento como "cortando" definitivamente tus
vínculos con ese evento. Es un intento que finaliza para siempre ese pasado que
nos afecta hoy.

Esto, claro, es bastante personal, porque según los brujos, el cuerpo con la práctica
toma las riendas y recapitula "él solo" sin demasiada ayuda consciente de nuestra
parte, y para cada uno puede que sea diferente. Sin embargo estos puntos pueden
ayudar a comenzar.