Está en la página 1de 2

APRENDIZ DE SABIO

Toma nota, levanta acta de todo lo bueno y positivo que te vaya sucediendo y guárdalo en la ”despensa” de la mente para cuando lleguen los malos tiempos. Define lo que es verdaderamente importante para ti y no permitas que lo banal te preocupe. No caigas en el grave error de tratarte mal a ti mismo, ni pierdas el control porque las cosas no sucedan a tu gusto o los demás no las consideren como merecen. Atrévete a hacer siempre, y en primer lugar, aquello que temes pero es bueno para ti. Ahorrarás energía, estrés, desgaste y sentimientos de culpa. Aprende cada día a ser tú mismo y evita la rutina y el aburrimiento. No te compares con los demás ni compitas con nadie. Haz limpieza total de las cosas inútiles, de pensamientos y sentimientos negativos, de odios y rencores. No permitas que nadie organice tu vida y te conduzca a situaciones que tú no has elegido. Lleva la naturaleza a tu vida y déjate inundar de su fuerza y de su belleza. Ejercita tu cuerpo de forma constante y aliméntate de forma racional. Date un homenaje de vez en cuando, quiérete y no consientas que nadie te haga daño.