P. 1
Libreto Que Planton Obra Musical

Libreto Que Planton Obra Musical

3.0

|Views: 9.315|Likes:
Publicado porflagelumDei

More info:

Published by: flagelumDei on Sep 07, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/20/2015

pdf

text

original

¡QUE PLANTÓN!

REPARTO POR ORDEN DE APARICIÓN

PADRE (VOZ EN OFF)
PROFETA
EL PINO
LA HIEDRA VENENOSA
EL SAUCE LLORÓN
LA ORQUÍDEA
EL NOPAL
LA ROSA
LA PIÑA
EL AHUEHUETE
LA CEBOLLA
LA PALMERA
EL MANGO PETACÓN
EL HONGO ALUCINOJENO
LA MARIHUANA
EL CACTO
OTRAS ESPECIES (4)

NÚMEROS MUSICALES

PRIMER ACTO

1. “VIDA ES VIDA”. PROFETA Y LA COMPAÑÍA
2. “SIEMPRE JUNTOS, TODOS JUNTOS”. EL AHUEHUETE Y LA COMPAÑÍA

3. “LA GUERRA QUE JAMAS SE DEBE PERDER”. LA HIEDRA VENENOSA Y
LA COMPAÑÍA
4. “LA MISIÓN”. LA COMPAÑÍA
5. “EL SABOR QUE A TODOS VA A ENCANTAR”. LA CEBOLLA
6. “LA MISIÓN” (REPRISE). LA COMPAÑÍA
7. “MUEVE EL PALMITO”. LA PALMERA
8. “LA FRUTA PROHIBIDA”. EL MANGO PETACÓN
9. “NO DEBE SER NO”. EL HONGO, LA MARIHUANA Y LA CEBOLLA
10. “AL OTRO LADO DEL ESPEJO”. EL HONGO, LA MARIHUANA Y LA
COMPAÑÍA

SEGUNDO ACTO

1. “DEL OTRO LADO DEL ESPEJO”. LA COMPAÑÍA
2. “EL DESIERTO”. LA COMPAÑÍA
3. “SI TÚ ESTÁS”. EL SAUCE, EL NOPAL, LA ROSA, LA ORQUIDEA
4. “LA TRAICIÓN”. LA HIEDRA VENENOSA
5. “LOS CARAMELOS A UN NIÑO”. EL CACTO
6. “PEDIR PERDÓN”. LA HIEDRA VENENOSA
7. “OXIGENO”. EL AHUEHUETE Y LA COMPAÑÍA
8. “EL HÉROE DE ESTA FUNCIÓN”. EL PINO Y LA COMPAÑÍA

PRIMER ACTO

PREFACIO.- EL UNIVERSO

El escenario esta oscuro. Se prende una pantalla gigante o un proyector en el
que se ven imágenes de hambre, violencia y desastre ecológico. La madre y el
hijo observan de espaldas al público.

PADRE: ¡Pero que barbaridad! ¡Que barbaridad! Por tercera vez fallé en mi
intento de hacer seres perfectos para cuidar el mundo.

MADRE: Pues claro, te lo dije, pero nunca me quieres hacer caso. Siempre has
otorgado el poder sin hacer antes una prueba, confiando en la buena fe de
todos los seres y las cosas... (Irónica) Con eso de que tú lo inventaste todo.

PADRE: Ya no me regañes.

MADRE: Pero como no te voy a regañar... Cuando le diste el poder a las
piedras no hacían nada, se la pasaban todo el día tiradas en el suelo o rodando
por ahí; cuando se aburrieron empezaron a golpearse unas contra otras, se
levantaban protestando en grandes pilares de lava, y dejaron el planeta lleno
de humo y cenizas... ¡Siglos para recoger el tiradero!

PADRE: Pero es que se veían tan calmaditas.

MADRE: ¡Nada!... Y luego a los microorganismos...Según tú eran tan
pequeñitos, tan indefensos, que no iban a causar ningún problema. Pero
claro... Como les diste libre albedrío se rebelaron y empezaron a reproducirse,
y a crecer y crecer, y cuando ya no hubo espacio en los mares, salieron a
invadir la tierra hasta que ya no cupieron en ella... Y se murieron de hambre los
pobres bichitos.

PADRE: Pero mujer... ¡Por Dios!

MADRE: ¡Sí por ti, por ti!... Y para acabar pronto con todo inventaste a los
humanos. Menos mal que nuestro hijo bajó alguna vez al mundo, si no ya lo
hubieran destruido.

PADRE: Reconozco que me equivoque al confiar en ellos. ¿Tú crees que
debemos mandar de nuevo a nuestro hijo a la tierra para que los hombres se
arrepientan?

MESÍAS: (Interrumpiendo) ¡No! De ninguna manera, ya tuve bastante con la
primera vez, gracias.

PADRE: Lo que buscamos es una solución urgente. Hay que salvar el planeta.

MESÍAS: Pues quítales el poder a los humanos y dáselos de una vez a los

insectos. Después de todo, es lo único que va a quedar cuando el hombre haga
la guerra nuclear.

MADRE: ¡Hay no, que horror! Ya me imagino toda la tierra llena de
cucarachones, de zancudos, moscas, arañas, etc. Francamente yo no sé como
se te ocurrió inventar esas alimañas... ¿En qué estabas pensando?

PADRE: Pero mujer... Esas cosas las inventó Satán.

MADRE: No, no, no, no. Mejor vamos a darle el poder a alguien más tranquilo,
a algún reino cuyos seres sean todo armonía a... Las flores por ejemplo, son
tan bellas.

MESÍAS: Me parece una idea estupenda. Las plantas son tranquilas. Con ellas
uno se siente seguro y en paz.

PADRE: Bueno, si quieren al reino vegetal en el poder se los daré, pero si algo
falla, ¡no me echen a mí la culpa! Sólo que esta vez, para estar más seguro, les
voy a poner unas pequeñas pruebas antes de otorgarles todo el poder.

MADRE: Ven hijo. Mientras tu padre hace de las suyas, te confeccionaré un
traje para la ocasión. (Mutis Madre y Mesías)

PADRE: Este es el poder de la comunicación. (Primeros acordes musicales)
Este es el poder del desplazamiento. (Segundo acorde musical) ¡Quiero el
invernadero más grande de la tierra!

(Se abre el telón y se observa, en penumbras, un invernadero con varias
especies de plantas, inmóviles y silenciosas)

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->