Guía para el levantamiento de

Parcelas de
Inventario Forestal
Derechos reservados. No podrá reproducirse
esta obra, total ni parcialmente, por ningún
medio sin permiso escrito de Silvano Ltda.
La mención de marcas y productos de
software en esta publicación sólo se
incluye para informar al lector y no
constituye aval por parte del autor o de
institución alguna.
© 2005, Silvano Ltda.
Derechos Reservados
www.silvanoforestal.com
silvano@silvanoforestal.com

Edición gráfica: Juan Manuel Cardona
Contenido: Stalin Fernández Vásquez y Juan Manuel Cardona

El levantamiento de parcelas de inventario, tanto en bosques
naturales como plantados, es el preludio más común a los
muestreos biométricos, de inventario de existencias, florísticos-
ecológicos, entre otros. Sin embargo, o tal vez a causa de ello,
es una de las áreas en las que se cometen mayores omisiones
debido al folclorismo que da todo por sentado, a un empirismo
poco fundamentado o a un apego excesivo a lo especulativo-
teórico en deplorable detrimento de lo práctico. Todo lo ante-
rior pone en duda la validez de los resultados de muchos de los
trabajos que se ejecutan entre nosotros, lo cual, por supuesto,
puede ser un grave problema dado que epistemológicamente, la
credibilidad de un experimento o investigación depende de que
se demuestre la repetibilidad de los métodos con que fueron
llevados a cabo. En retrospectiva, resulta difícil creer que no
existe entre nosotros ningún trabajo que especifique los
lineamientos a que debería ajustarse el establecimiento de
parcelas, siendo una labor tan frecuente y que muchos
consideran como demasiado básica y hasta pedestre. En efecto,
se trata de un área básica, que precisamente por ello juzgamos
fundamental y que no debería dejarse al acaso.
Para efectuar este tipo de labores, se requiere de un enfoque
práctico y mucho sentido común. Intervienen, en efecto,
numerosas habilidades y conceptos de varias disciplinas
aplicadas y abstractas, que creemos no se han tratado de una
manera unificada y enfocada al asunto, y cuyas técnicas se
encuentran dispersas en la literatura o en la cabeza de algunos
cuantos, que nunca se han decidido a cristalizar su experiencia
poniéndola por escrito.
En SILVANO LTDA., hemos decidido contribuir con nuestra
experiencia a dignificar y perfeccionar el trabajo de campo for-
estal por medio de la estandarización y difusión de métodos
probados de trabajo. Es por eso que con el fin de aliviar un poco
la carencia de documentos técnicos básicos acerca de
procedimientos e instrumentos en el medio forestal hispano y
para minimizar la improvisación e ignorancia reinantes, presenta
a continuación una guía de levantamiento y medición de parcelas,
en la que se abordan desde conceptos teóricos necesarios hasta
consejos basados en la experiencia sobre el trabajo en campo
bajo diversas condiciones reales.
Preámbulo
2
3
Contenido
Capítulo 1.............................................................................7
Fundamentos y observaciones .........................................7
1.1 Instalación ................................................................................. 7
1.1.1 Ubicación de parcelas......................................................................... 7
1.1.2 Forma, orientación y tamaño de las parcelas.................................. 7
1.1.3 Preparación y marcado ...................................................................... 7
1.1.4 Rodales de rebrotes ............................................................................ 8
1.2 Mediciones ................................................................................ 8
1.2.1 Instrumentos ........................................................................................ 8
1.2.2 Variables ............................................................................................... 9
1.2.3 Árboles muestra................................................................................... 9
1.2.4 Cálculo de alturas ................................................................................ 9
Capítulo 2........................................................................... 11
Instalación de parcelas temporales................................. 11
2.1 Preparación de actividades y materiales............................... 11
2.1.1 Documentación preliminar ............................................................... 11
2.1.2 Instrumentos y materiales ................................................................ 12
2.1.3 Ubicación de las parcelas en campo .............................................. 12
2.1.4 Preparación del terreno.................................................................... 15
2.2 Establecimiento y demarcación de la parcela...................... 16
2.2.1 Establecimiento.................................................................................. 16
2.2.2 Medición de la pendiente.................................................................. 18
2.3 Marcado y numeración de los árboles ................................. 19
Capítulo 3...........................................................................21
Instalación de parcelas permanentes o
semipermanentes ..........................................................21
3.1 Preparación de actividades y materiales.............................. 21
3.1.1 Documentación preliminar ............................................................... 21
3.1.2 Instrumentos y materiales ................................................................ 21
3.1.3 Material para marcación y fijado ..................................................... 21
3.1.4 Ubicación de parcelas en campo .................................................... 22
3.2 Establecimiento y demarcación de la parcela...................... 23
3.2.1 Orientación ......................................................................................... 23
3.2.2 Demarcación ...................................................................................... 23
4
3.2.3 Preparación del terreno.................................................................... 26
3.3 Marcado y numeración de árboles........................................ 27
Capítulo 4........................................................................... 29
Cubicación de árboles apeados ...................................... 29
4.1 Cuidados para el apeo de árboles ........................................ 29
4.2 Apeo ........................................................................................ 30
4.2 Instrumentos y materiales ..................................................... 34
4.3 Selección de árboles para cubicar - cubicación .................. 34
Capítulo 5........................................................................... 37
Mediciones y observaciones ........................................... 37
5.1 Estimación de la edad............................................................ 37
5.2 Medición de diámetros........................................................... 38
5.3 Medición de alturas ................................................................ 39
5.3.1. Medición de alturas con hipsómetro Suunto ............................... 40
5.3.2. Medición de alturas con hipsómetro Vertex ................................. 43
5.4 Atributos del árbol individual ................................................. 46
5.4.1 Características generales ................................................................ 46
5.4.2 Posición sociológica ......................................................................... 47
5.5 Observaciones adicionales ................................................... 47
5.5.1 Información acerca del sitio de la muestra.................................... 47
5.5.2 Historial de manejo ............................................................................ 50
5.6 Control de calidad .................................................................. 50
5.7 Manutención ........................................................................... 51
Referencias ........................................................................ 52
7
1.1 Instalación
1.1.1 Ubicación de parcelas
El Director General del proyecto es la persona
responsable de las labores de campo, la
digitalización de la información previa revisión de
los formularios, y la evaluación directa de una
fracción de las parcelas establecidas. Entre sus
responsabilidades se encuentran la coordinación
logística, sorteo de parcelas, programación y
definición de cronogramas de campo, y la
orientación durante los establecimientos físicos
de las parcelas a los grupos encargados de la
medición.
La ubicación de parcelas se realiza a partir del
sorteo aleatorio realizado sobre mapas. Al
momento de los establecimientos en campo es
posible encontrar algunas situaciones
particulares para las cuales se recomienda:
· Evitar que la parcela quede a menos de 30
metros de caminos, claros o bordes del
rodal. Algunos autores sugieren alejarse a
una distancia igual a la altura del rodal pero
se recomienda extenderse un poco más. No
parece haber antecedentes específicos para
eucaliptos. Eventualmente los ensayos de
espaciamiento proporcionarán información
sobre esto.
· Evitar establecer la parcela en lugares con
claros y/o con espaciamientos irregulares.
A menos que una condición atípica como
volcamientos o caídas masivas de árboles
parezcan ser la constante del lote, situación
que deberá ser reportada para su evaluación,
se guardará al máximo la premisa anterior.
· El punto definitivo de cada parcela se debe
establecer estrictamente al azar tratando
que la parcela sobre el terreno coincida con la
mayor precisión posible en relación al punto
previamente definido por sorteo en el mapa.
1.1.2 Forma, orientación y tamaño
de las parcelas
Experiencias técnicas (García et. al. 1995) y
prácticas muestran las parcelas rectangulares de
1000 m² como las más idóneas para la evaluación
y modelación del crecimiento en plantaciones
forestales. Ellas tienen la ventaja de cubrir un
número considerable de árboles y el
establecimiento de estudios de manejo en futuras
investigaciones o como parte de un inventario
continuo.
Las parcelas circulares de 250 m² se consideran
(Lema 2003) como las más idóneas para la
evaluación de existencias maderables en bosques
de plantaciones. Ellas tienen la ventaja de cubrir
la mayor área cubriendo el menor perímetro
posible (con una disminución del esfuerzo de
establecimiento). En situaciones de altas
pendientes se recomienda como instrumento más
confiable el relascopio de Bitterlich. Para los
diámetros observados en la edad de cosecha (7
años) en plantaciones de Eucalyptus grandis no
es eficiente en tiempo el establecimiento de un
censo angular (PPS) y sólo es recomendable en
plantaciones maduras de pino y ciprés (mediante
el empleo del factor 2, 1 y alguno dentro de este
rango).
1.1.3 Preparación y marcado
Deberá evitarse el alterar apreciablemente las
condiciones de crecimiento a través de la remoción
de malezas, etc. Esto es especialmente importante
cuando la parcela debe ser representativa del
rodal, como en el caso de inventario continuo.
Exactamente qué color (es) de pintura usar es un
poco arbitrario. Nuestra experiencia muestra que
en el caso de parcelas semipermanentes, tanto en
plantaciones de Cupressus lusitanica,
Eucalyptus grandis, Eucalyptus spp., Pinus
Capítulo 1
Fundamentos y observaciones
8
spp., es muy adecuada la pintura industrial para
tráfico (asfáltica) de color amarillo. Presenta un
notable rendimiento, gran visibilidad y alta
duración; para qu no se floculen sus componentes
se recomienda disolverla con xilol o tulol, evitando
el empleo del más común thinner. El empleo de
cintas de señalización fluorescentes color naranja,
pintura laca en aerosol Aurora Pink y los tubos
de PVC con láminas marcadas en bajo relieve
permiten completar la demarcación y señalización
del sitio definitivo de la parcela.
1.1.4 Rodales de rebrotes
Se espera que la gran mayoría de las parcelas se
instalen en plantaciones. Aunque no se ha
mencionado especialmente el caso de rodales
regenerados a partir de rebrotes, que bien valdría
la pena evaluarse y difundirse, no se anticipa la
necesidad de introducir diferencias en la
descripción de los procedimientos para ese caso.
Cada brote se considerará como un árbol
individual, ocurriendo la ramificación por debajo
del diámetro. En estos sitios se debe ser cuidadoso
de registrar los posibles árboles remanentes.
Alguna clarificación de las instrucciones por parte
del Director podría ser necesaria, por ejemplo en
relación al uso de la base del árbol para decidir
su inclusión en la parcela, etc. Se consideró que
la complicación y posibles confusiones causadas
al incluir aquí instrucciones específicas no lo
justifican.
1.2 Mediciones
1.2.1 Instrumentos
Se considera adecuada la medición del diámetro
con cinta diamétrica para árboles de 6.5 cm o
mayores, y con calibrador óptico-mecánico
(también llamado pie de rey, o nonio) para árboles
de diámetro inferior. La cinta se prefiere de acero,
aunque algunas delgadas pueden lesionar al
operario luego de múltiples mediciones; aunque
de menor precisión que la cinta métrica (Lema
2003), permite un control efectivo de la variable
que se está midiendo, siendo posible la detección
de errores por malas posturas de la misma. Los
calibradores digitales son de un alto costo y
presentan notables conflictos con su exposición
en ambientes saturados de humedad, por ello se
considera más adecuado el uso de calibradores
óptico-mecánicos, con sistema de dial para
facilitar la lectura de medición.
Para alturas registradas en campo, usualmente
mayores de 20 m, resulta plenamente aconsejable
el uso de los hipsómetros SUUNTO con prisma y
regla auxiliar para la estimación de las alturas,
de uso más preciso y sencillo que los hipsómetros
Blume-Leiss y Haga (Figura 1-2), y similar a los
hipsómetros Brunton, que además funcionan con
el mismo principio de la regla auxiliar o escala
Pertinax. Esta medición requiere que se tomen
todas las precauciones apropiadas para el manejo
del instrumento y que se cuide su calibración y
mantenimiento. En plantaciones jóvenes con
árboles menores de 10 m, el uso de varas
telescópicas graduadas resulta como ideal
durante el proceso de medición. No obstante, los
Figura 1-2. Los hipsómetros Blume-Leiss (arriba) y Haga
(abajo). Tomado de Cardona (2004).
9
altos costos, las dificultades para su importación
y los inconvenientes que pueden generar durante
los desplazamientos en campo son factores que
suelen desaconsejar su uso.
El uso de hipsómetros electrónicos con telémetros
basados en ultrasonido o láser como por ejemplo
el hipsómetro VERTEX III(basado en ultrasonido) o
el VERTEX LASER (Figura 1-3) fabricado por HAGLÖF
en Suecia, son sin lugar a dudas instrumentos que
brindan una mejoría en las mediciones (Pauwels
2001), pero su alto costo, comparado con la
precisión ganada, hace que en nuestro medio sean
aún poco frecuentes. No obstante, terminarán
imponiéndose debido a que los hipsómetros
óptico-mecánicos tradicionales, incluyendo el
Suunto, tienden a ser descontinuados.
1.2.2 Variables
Siguiendo con el principio de limitar los costos,
se especifica un mínimo de variables a medir;
diámetros y alturas totales en una submuestra,
además de registrar los atributos de condición de
los árboles y entorno. Al tener menos mediciones
se puede, además, poner cuidado en mejorar su
calidad. Se ha evitado la tentación de incluir
variables que algún día podrán servir para algo,
excepto aquellas de información general que
permiten referenciar la parcela.
1.2.3 Árboles muestra
Se consideró que en el caso de las parcelas
temporales, medir las alturas en una submuestra
de 12 árboles por lote (y al menos 3 por parcela
), o 25 árboles por parcela en el caso de las
permanentes, es suficiente para definir una
relación adecuada para la altura en función del
diámetro y la altura dominante en función de la
edad, permitiendo además estimar alturas para
los árboles restantes con más certidumbre. En la
práctica y cuando las condiciones son favorables,
se tiene la costumbre de incluir en la medición un
mayor número de alturas, permitiendo la
generación de relaciones alométricas altamente
significativas para las especies de Eucalyptus
grandis y relaciones significativas para las demás
especies. Es posible asumir una forma para elegir
los árboles muestra; la selección aleatoria, así
como la selección sistemática, es preferible a
procedimientos de muestreo más complejos.
1.2.4 Cálculo de alturas
Son múltiples las bondades de la medición con
hipsómetro SUUNTO con prisma y regla auxiliar. La
rapidez y precisión, tanto en la medida de la
distancia base, como en la determinación de la
altura y el control permanente que es posible
mantener al permitir la lectura directa de altura
(inicialmente sin corrección por pendiente), son
entre otros, varios de sus atributos.
Todas las observaciones sobre escala, distancia
y mediciones intermedias de altura se incluyen en
los formularios, en lugar de anotar solamente un
valor final calculado. Esto reduce la ocurrencia
de errores de cálculo y procedimiento.
Adicionalmente, las alturas sin corrección por
pendiente (que en la mayoría de los casos no
excede los 0.1 m porque la lectura inferior no debe
sobrepasar los ±3) permite detectar a tiempo
posibles errores.
Los cálculos de altura son similares para todos
los métodos basados en relaciones
trigonométricas. La altura es igual a la tangente
del ángulo superior menos la del ángulo inferior
(con su signo), multiplicado por la distancia
horizontal, y más la altura del punto de referencia.
Conviene hacer el cálculo con la distancia en
pendiente y luego corregir el resultado (antes de
agregar la altura del punto de referencia)
multiplicando por el coseno de la pendiente. Habrá
que hacer las conversiones necesarias de acuerdo
con las unidades usadas para medir los diversos
ángulos. El método del hipsómetro con distancia
Figura 1-3. El hipsómetro VERTEX LASER, de la casa sueca
Haglöf.
10
medida con cinta métrica da directamente las
alturas parciales (tangente por distancia), de
modo que los cálculos se simplifican. La
corrección por pendiente es distinta al emplear el
telémetro o prisma. Debido a la inclinación de la
mira con respecto a la visual, hay que multiplicar
otra vez por el coseno de la pendiente, es decir,
para corregir se multiplica por el cuadrado del
coseno.
Para la estimación de alturas comerciales se
sugiere acudir a los datos obtenidos con
mediciones de cubicación. Cuando no existen
datos de cubicación, resulta adecuado la selección
de una muestra de árboles para cubicar en
vecindades de la parcela de crecimiento. La
determinación de alturas comerciales con árboles
en pie con instrumentos como el penta-prisma de
Wheeler, requieren de mucho tiempo de labor y en
árboles de grandes dimensiones, puede ser
conflictiva y poco precisa su medición, por ello
no es una práctica recomendable en el transcurso
del presente proyecto.
1.2.5 Revisión
Luego de la medición el director debe comprobar
que la información en los formularios está
completa.
Las mediciones son revisadas y existe un
acompañamiento constante por parte del Director
General, procurando la mejora sistemática de
todos los procesos. La alta motivación de los
grupos de trabajo y la permanente innovación en
las técnicas de medición aseguran una alta
eficiencia en los procesos. Los formularios de
campo merecen especial atención y cuidado, y
excepto casos extremos, no se permite la
trascripción de los mismos, ni eliminar datos
generados por errores de medición, salvo previa
autorización, revisión y detalle de la ocurrencia
por parte del Director General de campo.
Figura 1-4. Terminada la toma de datos en un sitio y
antes de abandonarlo, el jefe de brigada debe revisar el
formulario para verificar la lógica, completez y
consistencia de los datos.
11
2.1 Preparación de actividades
y materiales
Las parcelas pueden ser instaladas por un grupo
de tres personas: un ingeniero forestal
responsable de todas las actividades de
establecimiento y medición, un tecnólogo forestal
o persona con estudios secundarios y
entrenamiento previo en labores forestales
designada como anotador y un guía de campo que
participa activamente como auxiliar en los
procesos físicos de establecimiento y medición.
Las parcelas se distribuyen al azar sobre la
cartografía (Figura 2-1, Anexo 5), ejecutando el
sorteo con ayuda de números aleatorios, y
plantillas en lámina transparente con puntos
aleatorios con cuadros de 1 cm
2
y densidad de un
punto por cada 0.1 cm², equivalente a una parcela
cada décimo de hectárea (1000 m²) en mapas a
escala 1:10.000. Durante la distribución de los
puntos se excluyen de toda consideración las
franjas de plantación a menos de 30 m de
distancia del borde de bosques naturales, caminos
drenajes, vías de acceso y otros accidentes que
marcan el límite de la plantación. Lo anterior
corresponde a observaciones sobre la expansión
del los bosques naturales al interior de las
plantaciones y la consecuente desaparición o
detrimento del borde de la plantación con una
disminución efectiva del área total del lote en
consideración.
2.1.1 Documentación preliminar
MAPA. —Presentan información por subnúcleo que
incluye la división territorial por fincas y lotes en
una presentación a escala 1:10.000. Se presentan
además los principales accidentes del terreno con
curvas de nivel cada 10 m, vías de acceso, y
detalles parciales de infraestructura. Al interior
de cada lote se encuentra información detallada
sobre número de lote, especie, fecha de plantación
y área.
Capítulo 2
Instalación de parcelas temporales
Información
lote
Cuadrantes numerados para sorteo en lote 4
4 PP
12/1981
42.0
1 2
2
3
3
4
Figura 2-1. Representación de diseño simple aleatorio para distribución de parcelas en campo.
12
JUEGO DE FOTOS AÉREAS. —Fotos métricas recientes
escala 1:20.000, si se tienen disponibles.
Adicionalmente, en lo posible fotos a color (no
necesariamente métricas) con una escala no
menor a 1:10.000.
2.1.2 Instrumentos y materiales
INSTRUMENTOS. — Cuerda graduada de 10 m
marcada para generar un radio de 8.92 m para el
establecimiento de parcelas de 250 m²; cinta
métrica (20 m, precisión 0.2 cm); brújula de mapa
SUUNTO MC-1G (precisión ±2°) o Suunto KB-14
(precisión ±0.5°); cinta diamétrica (precisión ±0.1
cm); hipsómetro SUUNTO PM–5/1520 PS con prisma
y regla auxiliar; botiquín.
MATERIALES Y EQUIPOS. — Estacas centro de parcela
y estacas auxiliares (de 1.3 m para marcación de
DAP); tiza cuadrada blanca; cinta de señalización
color naranja (2.5 × 25 cm); pintura laca
fluorescente “Aurora Pink” aerosol × 8 onzas;
marcadores de tinta indeleble; calculadora; tabla
de anotación; formularios de campo; lápiz grafito;
borrador; lapicero; chaleco de campo, vestido
impermeable, machete con cubierta y lima; bolsas
de campo; cubiertas e impermeables.
El formulario en limpio y debidamente diligenciado
se muestran en el Anexo 1.
2.1.3 Ubicación de las parcelas en
campo
PUNTO DE AMARRE Y LEVANTAMIENTO DEL CROQUIS. —
Para cada parcela, el jefe de medición en compañía
de un designado por la empresa identifica el lote
y ubicación tentativa de acuerdo con las pautas
establecidas. Con ayuda de mapa y brújula,
establece un punto de amarre identificable en el
campo y en el mapa; este punto se marca con una
doble franja de pintura “Aurora Pink” de 2.5 cm
de ancho, una de ellas indicando la dirección de
la parcela, y anexo el tipo y número de parcela,
v.g. PTP – 1234.
Una descripción exacta de este punto de referencia
y características adicionales se consignan en un
croquis en la parte posterior del formulario; se
deben marcar las vías de acceso principales , o en
ausencia de ellos, los senderos, si los hay, y el
área donde se ubica la parcela. Se marca y
describe exactamente el punto de referencia en el
croquis. Se indican además la ubicación,
disposición y rumbo exacto de la parcela con
ayuda del mapa y brújula. Para ello se emplean
brújulas de mapa SUUNTO MC-1G (Figura 2-3), que
consisten básicamente en una base de material
sintético con una aguja imantada suspendida por
su centro de equilibrio sobre un eje, siempre
Figura 2-3. Detalles de brújula de campo para mapas.
Figura 2-2. Instrumentos utilizados para los inventarios
forestales: 1) Vara de 1.3 m para establecer el DAP; 2)
Casco de seguridad y cuerda de 8.92 m (para establecer
radios de parcela de 250 m²); 3) Tabla de anotación,
mapa, brújula y PDA; 4) Regla plegable para determinar
distancias con telémetro de prisma; 5) Botiquín de
primeros auxilios; 6) Capa impermeable y carpa plástica;
7) Receptor de GPS; 8) Kit de anotación (libreta de
apuntes, bolígrafo y portaminas) y cintas reflectivas 9)
Calibrador mecánico y sacabocados de corteza; 10)
Hipsómetro Suunto PM-5/1520 PS con prisma telémetro
y relascopio con factor 1; 11) Cinta diamétrica; 12)
Martillo; 13) Cinta métrica 20 m; 14) Machete y lima.
13
indicando el norte magnético; un disco giratorio
y una tapa con un espejo; línea de señalización y
mira, soportados en conjunto por una base que
completa el instrument. Sobre la base se
encuentran grabadas varias escalas que permiten
la medición de distancias y sobre el disco giratorio
una aguja de orientación y líneas de paralaje que
permiten el ajuste de los mapas.
DETERMINACIÓN DEL RUMBO A PARTIR DEL MAPA. — Para
obtener el rumbo generado desde un punto de
referencia a un punto de destino utilizando el
mapa, se procede de la siguiente forma:
1. Gírese el disco de la brújula hasta hacer
coincidir su indicación Norte (N) (que coincide
con 0°) con el puntero índice situado en la parte
inferior de la tapa con espejo e inscrito en la
base de la cubierta del instrumento.
2. Sitúese la base de la brújula en una posición lo
bastante plana para que permita el libre
movimiento de la aguja sobre su eje y gire la
brújula como una unidad hasta que haga
coincidir la aguja imantada con el puntero
índice. En esta situación se sobreponen la aguja
imantada con la aguja de orientación y ambas
a. b.
Figura 2-4. Determinación del rumbo a partir de brújula y mapa. a. Desplazamiento de la brújula desde su
ubicación actual (punto amarre) hacia su destino (parcela); b. Registro del rumbo por movimiento del disco
giratorio.
Figura 2-5. Generación de la línea definida a seguir para un rumbo generado a partir del mapa: a. Indicación de
la brújula luego de registrar un rumbo preestablecido a partir del mapa; b. Posición de la brújula y alineación de
la mira del espejo con el eje de rotación de la aguja imantada y el puntero índice para seguir una línea definida
para un rumbo predeterminado.
b
a
14
apuntan hacia la marcación norte o de 0°
grabada en el disco y el índice puntero; así se
dice tener la brújula en cero o bien, indicando
el pleno norte.
3. Colóquese la brújula en esta situación sobre el
mapa y rótese el mismo hasta hacer coincidir
su referencia norte , usualmente grabada con
una flecha o un sistema que indica los puntos
cardinales, con la indicación norte de la brújula.
Ahora todo el sistema (mapa y brújula) están
dirigidos hacia el norte magnético.
Adicionalmente las líneas de paralaje grabadas
en el disco giratorio coinciden con las líneas de
coordenadas inscritas en el mapa.
4. Sitúese una de las esquinas inferiores de la
brújula en el punto de referencia escogido y
diríjase la tapa hacia el punto de destino. Si es
necesario la tapa de la brújula puede ser
empleada como una extensión de la base para
así prolongar el sistema hasta el punto de
destino (Figura 2-4a).
5. Al realizar esta operación se observa como ya
no coinciden las líneas grabadas en el disco
giratorio con las líneas de coordenadas del
mapa y que además ya no coincide la aguja de
orientación grabada en el fondo del disco
giratorio con la aguja imantada. A
continuación, y manteniendo firme la base del
instrumento, desplácese el disco giratorio hasta
que se logre hacer coincidir nuevamente la aguja
de orientación con la aguja imantada (Figura
2-4b). En este momento se podrá hacer la
correspondiente lectura de rumbo o azimut que
será indicada por el puntero índice. (Figura 2-
7a).
Figura 2-6. Posición del observador y ángulo de apertura para definir una línea a seguir para un rumbo preestablecido.
a. Angulo de apertura del espejo en brújulas de mapa; b. imagen obtenida en el espejo; c. vista de planta: un
ángulo de apertura adecuado (50-70°) permite minimizar el error óptico generado por la inclinación del espejo.
b a
c
Figura 2-7. Determinación de la linea de marcha con
un rumbo conocido. a) Visual para un rumpo establecido;
b) dirección de marcha.
Figura 2-8. Forma correcta de sostener la brújula para
tomar rumbos y acimut.
15
Conocidos el rumbo y la distancia, se procede a
clavar una vara debidamente marcada. Para
proyectar el rumbo a seguir se levanta la tapa de
la brújula en un ángulo de 50-70° (Figuras 2-6a y
2-7), alejando la brújula de los ojos tanto como lo
permita la cuerda del instrumento suspendida por
su cuello; esto ayudará a dar firmeza a la brújula
y dará la correcta distancia desde la brújula a los
ojos del usuario (Figura 2-8). Se giran cuerpo y
brújula como una unidad, hasta lograr hacer
coincidir la aguja grabada en el disco giratorio
(2) encajando sus puntos luminosos (5) con la
aguja imantada (4) (Figura 2-7a). Se dirige una
visual haciendo coincidir la mirilla del espejo (1)
con la línea grabada en los espejos sobre el punto
luminoso, (2) eje de la aguja imantada (2), la
mirilla situada en la base del instrumento (3) que
serán reflejadas en el espejo (3) y el puntero índice
(4) también proyectado en el espejo (4) (Figura
2-7b). La línea proyectada por esta visual indica
el rumbo, y a unos 5 m se coloca una segunda
estaca; con ambas se proyecta la línea a seguir
hasta conseguir la distancia obtenida del mapa
(Figura 2-7b). A distancias prudentes
(dependiendo de las características del terreno)
se hacen las debidas mediciones de distancia
hasta cumplir con lo establecido para llegar a la
parcela. Todas las estacas que dirigen la línea
llevan adheridas una cinta de señalización que
facilita su localización. Las distancias se conciben
en inventarios en proyección horizontal, pero en
el campo varían de situación. Ello precisa una
corrección por pendiente dada por la expresión
cos
corr
D D θ =
donde D
corr
= distancia horizontal correspondiente
a una distancia medida en campo sobre un ángulo
de inclinación (Figura 2-9), como se explica en
las mediciones de pendiente.
JALONAMIENTO DEL CENTRO PUNTO. — El final de cada
línea de amarre determina el centropunto de la
parcela. En caso de situarse el centro sobre las
líneas o hileras de árboles se debe considerar su
desplazamiento hacia un sitio intermedio que no
coincida con el esquema de plantación; ello permite
la visual de la totalidad de los árboles desde el
centro de la parcela. El amarre pretende asegurar
que la localización en campo conserva la situación
de aleatoriedad establecida por el sorteo de
parcelas y su marcación en los mapas. Salvo por
motivos de extremo rigor que deberán ser
debidamente justificados (v.g. ausencia de
plantación, altos riesgos para operarios y otros),
no deberá cambiarse su posición. Para el
establecimiento del centro de la parcela se utilizan
estacas marcadas de color Aurora Pink y
anudada (también puede hendirse con el machete
la punta de la estaca y asegurar un extremo de la
cinta en la ranura resultante) una cinta reflectiva
con dos códigos separados por una línea. El
primer código identifica la finca y lote, el segundo
indica el tipo y número de parcela, v.g., para la
parcela temporal de precosecha 453 situada en
el lote P25 de la finca 31ALASK, sería 31ALASK
P25 – PTP453 (Figura 2-10).
2.1.4 Preparación del terreno
Antes de marcar los árboles de la parcela se
realizan las siguientes operaciones:
θ1
θ
2
θ
3
D
1
D
2
D
3
Dcorr1
Dcorr2
Dcorr3
Figura 2-10. Marcación del lugar de medición del DAP
y árboles pintados.
Figura 2-9. Ilustración de la medición de pendientes en
terreno y el significado de la corrección por pendiente.
16
– Eliminar ramas secas hasta 2 metros de altura.
Por ningún motivo se deben cortar ramas
verdes.
– Retirar de los fustes el material vegetal de otras
especies (musgos, trepadoras, lianas y otras)
en el sitio de medición y 50 cm sobre y bajo la
altura de 1.3 m. La operación debe hacerse
manualmente y con cuidado, sin herramientas
cortantes, para no dañar el árbol ni
desprender corteza viva.
2.2 Establecimiento y
demarcación de la parcela
2.2.1 Establecimiento
El tamaño más práctico para medir en
plantaciones coetáneas son las parcelas de 250
m² de área. Desde el centro punto se determina
la orientación norte y para una primera línea de
árboles se procede a la delimitación del radio
de la parcela correspondiente a 8.92 m. Todos
los árboles al interior de este radio son
considerados para su medición iniciando su
numeración y marcación preliminar con tiza
iniciando sobre la primera línea en dirección
norte y continuando en el sentido de las manecillas
del reloj hasta completar la circunferencia
completa.
Para la delimitación
del radio de la parcela
es posible la
implementación de
uno de los siguientes
procedimientos:
DELIMITACIÓN CON
RELASCOPIO DE
B I T T E R L I C H
(RECOMENDADO). — El
relascopio de
Bitterlich (Figura 14)
puede ser empleado
para la estimación de
distancias corregidas
automáticamente por
la inclinación del
terreno. Con la
elección de uno de los
factores y con las
consideraciones del
principio de
Bitterlich, es posible
Superficie de parcela circular
1/100 ha 1/40 ha 1/20 ha 1/10 ha
Pendiente promedia
en una dirección en
grados 100 m
2
250 m
2
500 m
2
1000 m
2

0.0 5.642 8.921 12.616 17.841
2.5 5.647 8.929 12.628 17.858
5.0 5.663 8.955 12.664 17.909
7.5 5.691 8.998 12.725 17.995
10.0 5.729 9.058 12.810 18.116
12.5 5.779 9.137 12.922 18.274
15.0 5.841 9.235 13.061 18.471
17.5 5.916 9.354 13.228 18.707
20.0 6.004 9.493 13.425 18.986
22.5 6.107 9.656 13.655 19.311
25.0 6.225 9.843 13.920 19.686
27.5 6.361 10.057 14.223 20.114
30.0 6.515 10.301 14.567 20.601
32.5 6.690 10.577 14.958 21.154
35.0 6.887 10.890 15.401 21.780
37.5 7.111 11.244 15.902 22.488
40.0 7.365 11.645 16.469 23.290
42.5 7.652 12.099 17.111 24.199
45.0 7.979 12.616 17.841 25.231

Tabla 2-1. Radio de parcelas circulares de superficie conocida y correcciones por pendiente promedia.
Figura 2-11. Relascopio de
Bitterlich.
17
elaborar una mira cuyo ancho se ajusta para la
determinación de una distancia en particular, en
este caso el radio de la parcela circular. El
procedimiento de medición consiste en ubicar el
relascopio en el centro de la parcela y lanzar una
visual hacia la mira situada en el eje del árbol al
que se piensa determinar su distancia. Si la banda
elegida para la medición queda completamente
incluida en el ancho de la mira, se considera que
el árbol se localiza a una distancia inferior a 8.92
m para el caso de parcelas de 250 m². Si se genera
una situación donde el ancho de la banda coincide
con el ancho de la mira, el árbol bajo observación
se sitúa exactamente a una distancia de 8.92 m,
resulta prudente la medición directa con cinta
métrica y corrección por pendiente. Finalmente,
si se tiene una visual en la cual el ancho de la
banda excede el ancho de la mira se considera el
árbol más allá del radio de parcela establecido y
no se incluye en la medición. Para parcelas de 250
m², usando el factor 2 del relascopio se elaboran
miras de 25.23 cm (recomendado) y con el factor
1 se emplea una mira auxiliar de 17.84 cm.
ESTABLECIMIENTO CON VERTEX — El procedimiento
de medición consiste en ubicar el transponder
activado con su monópode y el accesorio para la
transmisión en 360° (Figura 2-13) en el centro de
la parcela (cuidando de que quede a 1.3 m sobre
el suelo), desplazándose luego con el hipsómetro
para situar éste en el eje del árbol al que se piensa
determinar su distancia, mientras se presiona el
botón Y . Esto mide la distancia desde el
transponder hasta el hipsómetro, la cual aparece
entonces en pantalla y permite determinar si el
árbol está o no dentro de los 8.92 m. Si se
mantiene presionado el botón la distancia se mide
continuamente. Debe tenerse en cuenta que esta
distancia NO está corregida por pendiente y para
corregirla deben tenerse las mismas
consideraciones que si se estuviese estableciendo
la parcela con cinta métrica.
ESTABLECIMIENTO CON CINTA MÉTRICA (OPCIÓN
ALTERNATIVA). — Es la forma tradicional de
delimitación de parcelas circulares. En ella, se
tiende una cinta desde el centro de la parcela hacia
su parte norte más distal y barriendo en el sentido
de las manecillas del reloj, se procede a marcar
los árboles incluidos en esta consideración de
distancia (Figura 2-12). Las mediciones se
realizan prolongando la cinta hasta el eje del árbol
y se consideran solo aquellos cuyo eje se encuentra
en el límite o al interior de la distancia establecida
(Figura 2-14).
La longitud del radio de la parcela (8.92 m para
parcelas de 250 m
2
) se concibe como distancia
horizontal. Cuando se trabaja con cintas métricas
y parcelas circulares y se desea una superficie S,
Figura 2-12. Forma de tender la cuerda o la cinta métrica para el establecimiento de parcelas circulares.
Figura 2-14. De izquierda a derecha: el árbol no entra
en la parcela, árbol entra justo y árbol entra sin duda.
Figura 2-13. El adaptador para que el Transponder
transmita en un círculo de 360°.
18
se puede corregir el radio en el terreno de la
siguiente manera (ver Tabla 1):
cos
;
corr
S R
R R
π θ
= =
S = superficie de la parcela (250 m
2
en nuestro
caso);
R = radio para una parcela de superficie
R
corr
= radio corregido a medir en el terreno
considerado el grado de inclinación de la parcela,
y
θ = ángulo de inclinación del terreno en grados;
Si la pendiente m se mide en porcentaje,
θ = tan
-1
(m/100)
Por ejemplo, si la pendiente es de 32°, en la parcela
entrarán árboles que estén a 8.92/cos 32 =10.51
m (medidos a una misma altura sobre el suelo en
ambos extremos de la cinta) del centropunto, en
el sentido de la pendiente (Figura 2-15).
Opcionalmente, si se conoce la pendiente en
grados y se desea conocer el porcentaje
correspondiente, se recurre entonces a la
expresión .
m = 100×tan θ
Si las pendientes varían en diferentes direcciones
se puede utilizar la fórmula para aplicarla en por
lo menos cuatro direcciones.
2.2.2 Medición de la pendiente
Para medir la pendiente se suele utilizar el
clinómetro incluido en la brújula de mapa Suunto
MC – 1G (precisión ±2°) y preferiblemente con el
clinómetro SUUNTO (precisión ±1°). También se
puede usar la escala de porcentaje o grados del
hipsómetro; si éste tiene sólo escalas de altura,
se obtiene la pendiente en porcentaje multiplicando
la lectura por 100 dividido por la distancia
correspondiente a la escala (usar la escala que
más facilite este cálculo). Otra solución es el
empleo de la escala 1/20 de la parte izquierda del
instrumento transformando la lectura realizada
a grados usando la tabla de conversión que se
encuentra en la parte posterior del instrumento.
En todos los casos, un ayudante se desplaza en
la dirección de la pendiente, y desde la parte más
a
b
Figura 2-16. Medición de la pendiente tomando el
bastón de 1.3 m (arriba) o la marca del DAP de un árbol
(abajo) como referencia, utilizando el clinómetro incluido
en la brújula. Se tira la visual hacia otra marca de DAP.
Figura 2-15 Medición de distancias a una misma altura
sobre el suelo para correcciones por pendiente.
19
en sentido de las manecillas del reloj (Figura 2-
17).
Posterior a la marcación provisional y la medición
del diámetro, se pinta una banda horizontal de
unos 2 cm de ancho alrededor del diámetro con
laca de color rosado fluorescente (Figura 2-18
abajo). La línea rodea 1/3 del perímetro total y es
centrada a la altura del punto de medición.
Finalmente, se realiza la marcación definitiva del
número del árbol sobre la línea; en los casos de
varios dígitos y de ser posible, se prefiere la
disposición horizontal de los mismos.
La banda de marcación del DAP y el número deben
estar dirigidos hacia el centro de la parcela, así
es posible un control constante desde este punto.
Se debe verificar por lo menos dos veces el conteo
de los árboles para asegurarse que no se ha
omitido ninguno.
superior o inferior del terreno se visa con el
instrumento situado a 1.3 m sobre el suelo a un
referente de igual altura soportado por el
ayudante en un sitio opuesto. También se pueden
tomar como referentes de altura las marcas
diamétricas de los árboles situados en la parte
superior e inferior (Figura 2-16), cuando se trata
de medición de pendiente dentro de las parcelas,
cuidando siempre de mantener la plena vertical
en sentido de la pendiente. Se deben hacer tres
lecturas, descartando las dos extremas y tomando
el valor central (mediana). Nótese que si las dos
primeras lecturas coinciden la tercera no es
necesaria. Para medición de pendientes con el
VERTEX véase la sección 5.3.2.
2.3 Marcado y numeración de
los árboles
Se consideran todos los árboles dentro de la
parcela, vivos en pie y caídos, muertos en pie y
rebrotes de 5.0 cm o más de diámetro al momento
de la marcación. Árboles en el límite, se
consideran dentro de la parcela cuando su eje en
el punto de medición del diámetro se encuentre en
el justo punto o al interior de la parcela (Figura
13). En casos de extrema duda puede tomarse una
decisión sorteada al azar para tomarlo o dejarlo.
Se marca el árbol más inmediato al centro punto
de la parcela en la dirección norte con ayuda de
un jalón y tiza (Figura 2-18 arriba) a una altura
de 1,3 m sobre el nivel más próximo de contacto
entre el fuste y el suelo. Esta marca es la altura
de medición del DAP. Sobre la primera línea de
plantación se numeran y marcan todos los árboles
al interior del radio realizando este mismo
procedimiento para todos los árboles y avanzando
6
1
2
3
4
5
7
8
9
1,3 m
Diámetro
normal
N
a. b.
Figura 2-17. Establecimiento y marcación de árboles.
a. Orientación de la numeración en parcelas circulares;
b. Numeración y marcación básica de línea diamétrica
en árboles individuales.
Figura 2-18. Marcación del lugar de medición del DAP
y árboles pintados.
20
21
y pinceles (número 6, redondos o planos),
dispensador y mezclador de pintura, embudo
plástico, laca rosado fluorescente en aerosol,
martillo, marcadores de tinta indeleble,
sacabocados de golpe (6 y 12 mm), sierra de mano,
perforadora, bisturí industrial, calculadora
científica (con capacidad de calcular funciones
trigonométricas), brújula SUUNTO KB-14 (precisión
±0.5°) o en su defecto SUUNTO MC-1G (precisión
±2°); tabla de anotación, formularios de campo,
lápiz grafito, borrador, lapicero, chaleco de
campo, vestido impermeable, machete con
cubierta y lima, bolsas de campo, cubiertas
impermeables.
El formulario en limpio y debidamente diligenciado
se muestra en el Anexo 2.
3.1.3 Material para marcación y
fijado
– Pintura para demarcación amarilla (v.g. pintura
asfáltica) y pintura rosado fluorescente en
aerosol.
– Placas de aluminio en bajorrelieve y cuerda de
cáñamo para fijación.
– Estacas de madera de 1.5 m de largo por 2” de
grosor.
– Monópode de 1.3 m o jalón de 1.5 m de largo
con referente para marcación diamétrica y soporte
para instrumentos.
Para la marcación de los cuatro vértices de la
parcela se utilizan tubos de PVC, o en su defecto
estacas rectas a las cuales se les ha de colocar un
pedazo de cinta reflectiva a guisa de banderín. El
tubo del punto de inicio lleva consigo una lámina
marcada en bajorrelieve con la descripción
codificada del lote y de la parcela como se ilustra
en la Figura 3-1.
PSC-001: indica el tipo de parcela (Parcela
Semipermanente de Crecimiento) y su número
correspondiente (001);
3.1 Preparación de actividades
y materiales
Las parcelas semipermanentes pueden ser
instaladas por un grupo de tres personas:
– Un ingeniero forestal responsable de todas
las actividades de establecimiento y
medición.
– Un tecnólogo/técnico forestal o persona
con estudios secundarios y entrenamiento
previo en labores forestales, designada
como anotador
– Un guía de campo, que participa
activamente como auxiliar en los procesos
físicos de establecimiento y medición o la
persona encargada de la finca a muestrear,
usualmente con amplio conocimiento del
historial de los rodales.
3.1.1 Documentación preliminar
1. Mapa. Preferiblemente en escalas no menores
de escala 1:20.000; idealmente, de 1:10 000 o
mayores..
2. Juego de fotos aéreas. Fotos métricas
recientes escala 1:20.000, si se tienen
disponibles. En lo posible, además, fotos color
(no necesariamente métricas) con una escala
no menor a 1:10.000.
3.1.2 Instrumentos y materiales
MATERIALES Y EQUIPOS. — Estacas de marcación,
tubos PVC de fijación, cuerda y placa para
marcado del árbol individual, dispensador de
placas (ver anexo) estaca auxiliar (de 1.3 m de
longitud, para marcación de DAP), tiza cuadrada
blanca, cinta de señalización naranja (2.5 × 25.0
cm.), pintura para demarcación amarilla, brochas
Capítulo 3
Instalación de parcelas permanentes o
semipermanentes
22
15ANGLA5A: alusivo al código de la finca
(15ANGLA) y el número del lote (5A).
03/15/03: fecha de establecimiento mes, día, año.
La misma codificación se realiza con pintura
asfáltica en el árbol inmediato y externo al primer
vértice de la parcela; en los restantes vértices, los
tres árboles más cercanos a cada estaca y fuera
de la parcela, son anillados con pintura rosado
fluorescente en su referencia diamétrica,
indicando el número del vértice en uno de ellos.
El primer vértice se localiza en el sitio más
cercano al punto de amarre e ingreso a la parcela
y los restantes se numerarán en sentido de las
manecillas del reloj.
3.1.4 Ubicación de parcelas en
campo
PUNTO DE AMARRE Y LEVANTAMIENTO DEL CROQUIS. —
Para cada parcela, el jefe de medición, en
compañía del encargado de la finca, identifica el
rodal y ubicación tentativa de acuerdo con las
pautas establecidas. Se identifican las vías de
acceso principales y alternativas. Se determinan
varios puntos de referencia, que son objetos o
elementos claramente identificables, tanto en el
mapa como en el terreno (v.g. intersecciones de
caminos, curvas notorias de la vía, etc.). Con
ayuda de mapa y brújula, el jefe de medición
establece un punto de amarre fácilmente
identificable; este punto se marca con una doble
franja de pintura rosado fluorescente de 2.5 cm
de ancho una de ellas indicando la dirección de la
parcela y anexo el tipo y número de parcela, v.g.
PSC001-15ANGLA5A. El punto de amarre,
además, es georreferenciado con sistema de
posicionamiento global GPS.
Una descripción exacta de este punto de referencia
y características adicionales son consignadas en
un croquis en el formulario; se deben marcar las
vías de acceso principales y el área donde se ubica
la parcela. También se señalan los rumbos y
distancias desde el punto de referencia hacia el
Tubo PVC
Tipo de parcela
Cuerda de fijación
Número de parcela
Número de lote
Código finca
Mes Día Año
03/15/03
3
2
.
6
2

m
32.62 m
N
60° 1 2
3 4
90°
90° 90°
90°
32.62 m
90 árboles
(270 m)
Patio de extracción
Vía de extracción
finca 15TESAL
Vía de extracción
hacia finca 15ANGLA
5EGR-S
06/99
16.5
7PP
08/90
15.3
4PK
03/95
12.8
150°
150°
3
2
.
6
2

m
330° 240°
N
Figura 3-1. Marcación del vértice de inicio en la parcela.
Figura 3-2. Croquis de ubicación y orientación de la
parcela.
23
punto de ubicación inicial de la parcela (PUI)
(Figura 3-2).
POSICIONAMIENTO DEL PRIMER VÉRTICE. — Conocidos
el rumbo y distancia desde el punto de referencia
se procede a localizar el punto de ubicación inicial
de la parcela (PUI). Las coordenadas exactas de
la parcela se obtienen de los puntos establecidos
en los mapas luego del sorteo aleatorio, y
almacenadas en el Sistema de Posicionamiento
Global (GPS), que permite el control y verificación
del punto determinado con el rumbo y la distancia
desde el punto de referencia.
Luego de definir en el terreno el punto de ubicación
inicial, que debe coincidir con las coordenadas
incorporadas en el GPS, los accidentes y altura
manifiestos en el mapa, se prevén, en orden de
prioridad, los siguientes criterios para la ubicación
definitiva:
1. Lugares lo más homogéneos posible,
buscando que sean característicos del tipo de
bosque en estudio. Son deseables aquellos
sitios con pendientes verticales y horizontales
homogéneas, sin cambios abruptos en la
superficie. Diferencias notables en la
vegetación natural pueden ser indicativos de
sitios con niveles freáticos variables y deben
ser excluidos de los establecimientos.
2. Buena densidad en número de árboles y
ocupación del lugar, seleccionados con
criterios de observación de campo. En este
sentido se deben excluir áreas con claros o
aperturas por volcamiento de árboles, daños
por tormentas o movimientos de masa.
3. No debe ser área de regeneración natural.
Se excluye de toda consideración los lotes
procedentes de rebrote y áreas con presencia
superior al 15%.
4. Los árboles no deben tener antecedentes
de plagas o enfermedades, y serán
excluidos sitios con coberturas de lianas en
el dosel que superen el 30% de dominio.
5. Los límites de la parcela deben estar a un
mínimo de 50 m del borde del rodal.
En aquellos casos donde se presenta alguna de
estas eventualidades, previa confirmación con el
director del proyecto, se procede a referenciar un
nuevo punto de ubicación inicial, de lo contrario
se continúa con la preparación del terreno y el
establecimiento de parcela.
3.2 Establecimiento y
demarcación de la parcela
Las parcelas son cuadradas de 1000 m² (lado
mínimo de 31.63 m). Con el fin de evitar errores
de área en los árboles de borde, el primer vértice
se ubica en el centro de dos líneas y dos hileras
de plantación. Luego se determina la orientación
y se establecen los límites. Se marcan con anillos
completos los tres árboles más cercanos a cada
vértice y externos a la parcela con pintura rosado
fluorescente, a una altura de 1.3 m con la
identificación de la parcela en el primero de ellos
y el número del correspondiente vértice en los
restantes, todos dirigidos hacia el primero.
3.2.1 Orientación
Las parcelas deben guardar una orientación en
sentido de la pendiente vertical que usualmente
coincide con las líneas de plantación. Si no hay
hileras claramente visibles, el sentido de la parcela
debe coincidir con la pendiente vertical del terreno.
El primer vértice se selecciona por observación
sobre puntos intermedios entre hileras, a fin de
no castigar o exceder el área propia de cada árbol
en los bordes de la parcela.
3.2.2 Demarcación
Las longitudes de los lados de la parcela son 31.63
m. que se puede extender hasta los 32.0 m. para
asegurar el área efectiva de los árboles limite y
parcelas de mínimo 1000 m
2
. Las distancias se
conciben en inventarios en proyección horizontal,
pero en el campo varían de situación. Ello precisa
una corrección por pendiente dada por la expresión
cos
corr
D D θ =
donde
corr
D = distancia horizontal (31.63m.),
D
distancia a medir con cinta sobre el terreno y
θ
ángulo de inclinación. Si la pendiente m se mide
en porcentaje
( )
1
tan 100 m θ

=
;
opcionalmente, si lo que se conoce es la pendiente
24
en grados y lo que se desea es conocer el
porcentaje correspondiente, se recurre entonces
a la expresión
tan *100 m θ =
.
En el Anexo 1 se presenta la distancia a medir con
la cinta dispuesta a lo largo del suelo, de acuerdo
con la pendiente medida en porcentaje o en grados.
Para la medición de la pendiente se sigue el mismo
método utilizado para las parcelas temporales
(Sección 2.2.2).
Para delimitar el área son relativamente comunes
dos procedimientos. El primero incluye el empleo
de un prisma de ángulo recto, el tradicional
tamanois o un sistema configurado por
dispositivos láser; con estos instrumentos se
definen vértices de 90 grados con la mayor
precisión posible; los lados opuestos tienen la
misma longitud. El resultado son parcelas
rectangulares con un área definida, en nuestro
caso 1000 m
2
con límites de confianza dados por
la precisión del instrumento utilizado. Se facilita
la estimación de variables definidas en términos
de área (número de arboles, área basal, volumen),
aplicando estimaciones tradicionales. La segunda
propuesta son los establecimientos topográficos
con brújula y cinta métrica, también se hace
énfasis en la conservación del área efectiva de
ocupación de los árboles de borde (Figuras 3-3 y
3-4) y no el ajuste riguroso del área definida, 1000
m
2
. Esto implica el uso de estimadores de la razón
para valores estimados referidos en términos de
ha (ver Anexo 4 para un ejemplo de cierre).
a
N
c
N
b
N
1
2 3
4
1
2 3
4
1
2 3
4
Figura 3-3. Posicionamiento de las estacas en medio
de las hileras de plantación, respetando el área efectiva
de árbol..
Figura 3-4. Orientación de la parcela y área efectiva de
los árboles: a. y b. cuando hay hileras visibles
(plantación rectangular y a tresbolillo); c. plantación sin
hileras visibles.
25
referencia para el ángulo recto. Se marca el
vértice 4 y se mide el respectivo rumbo.
4. Para comprobar la posición de los vértices
se repite el procedimiento, ahora para el lado
4-1. La distancia entre la ubicación del vértice
obtenida de esta manera y la posición de la
estaca 1 no debe exceder los 30 cm. En caso
contrario se repite la demarcación desde el
punto 1.
Para la delimitación usando la cinta y la brújula
se procede de la siguiente forma:
1. El jefe de medición, persona A, sitúa un jalón
con contera metálica en un punto intermedio
respecto de las líneas e hileras de plantación
y sujeta un extremo de la cinta métrica. La
persona B se desplaza a lo largo del primer
lado de la parcela. A una distancia prudente
ubica una segunda vara (si la cinta no alcanza
para medir de una sola vez el lado de la
parcela) cuidando de conservar la trayectoria
de la línea que divide el área efectiva de los
árboles internos y externos adyacentes de la
parcela; se mide la pendiente (Figura 3-6b-c)
y se determina la longitud a medir (Figura 3-
6a). La persona B, llevando la cinta, ubica el
vértice 2 y lo marca con la estaca
correspondiente; en caso de ser necesario la
línea se puede acortar o expandir un poco
para mantener el área efectiva de los árboles
del borde de la parcela en la siguiente línea.
Finalmente la persona A determina el rumbo
hacia delante en la línea 1-2 (Figura3-6d-e).
2. La persona A se desplaza al vértice 2 (Figura
3-6f) y visando el punto 1 registra el rumbo
hacia atrás en la línea 1-2. Desde el punto 2
la persona B avanza a la derecha de la
4
1
2
N
B
3
A
1
2
B
3
A
4
1
2
N
Re
A
B
1
2
B
3
A
4
Los pasos para la demarcación usando el método
con prisma de ángulo recto, el Tamanois o la
escuadra láser son los siguientes:
1. Un integrante del grupo, persona A, se
posiciona en el vértice 1. sujeta un extremo
de la cinta métrica y, visando con la escuadra
guía a la persona B a lo largo del primer lado
de la parcela. A una distancia prudente se
mide la pendiente y se determina la longitud
a medir como se indicó arriba. La persona B,
llevando la cinta, ubica el vértice 2 y lo marca
con la estaca correspondiente; finalmente la
persona A determina el rumbo hacia delante
en la línea 1-2 (ver Figura 3-5). El rumbo
podrá alterarse ligeramente desplazando la
posición de la estaca unos 30 cm para evitar
que coincida con la posición de un árbol.
2. La persona A se posiciona en el vértice 2
sujetando el extremo de la cinta. Con la
escuadra de ángulo recto, visando el vértice,
1 guía a la persona B a lo largo del lado 2-3,
90 grados hacia la derecha de la dirección 1-
2 (para mejor visibilidad con la escuadra se
puede dejar un jalón entre el vértice anterior,
en este caso en el vértice 1). Se mide la
pendiente y se determina la distancia a medir.
La persona B ubica el vértice 3 usando la cinta
métrica y lo marca. Finalmente, la persona A
toma el rumbo desde el punto 2 hacia el
vértice 3. En condiciones extremas, si la
posición del vértice coincidiese con un árbol ,
este deberá señalizarse con dos estacas, una
estaca 3A a 50 cm pasando el vértice en la
dirección 2-3, y una estaca 3B a 50 cm antes
del vértice en la dirección 3-4.
3. Se repite el procedimiento del punto anterior
para el lado 3-4, usando el vértice 2 como
Figura 3-5. Pasos a seguir en la demarcación de la parcela.
26
dirección 1-2 y a una distancia prudente en
medio de la correspondiente línea o hilera de
plantación, se mide la pendiente y se
determina la distancia a medir (si la cinta no
alcanza para medir de una sola vez el lado de
la parcela). La persona A determina el rumbo
hacia el vértice 3. La diferencia entre el rumbo
atrás y adelante desde el vértice 2 permite
estimar el ángulo interior en este punto, que
no necesariamente debe coincidir con 90°.
3. Se repite el procedimiento del punto anterior
para el lado 3-4. Se marca el vértice 4 y se
mide el respectivo rumbo. Nuevamente, la
diferencia entre los rumbos dirigidos desde
el punto 3 determinan el ángulo interior del
mismo.
4. Finalmente, desde el punto 1 se lanza una
visual hacia el vértice 4 para obtener el rumbo
atrás del vértice 1 y estimar el
correspondiente ángulo interior por la
diferencia con el ángulo hacia adelante
previamente registrado.
Con los rumbos y distancias se realizan los
cálculos tradicionales de topografía para estimar
el área de la poligonal y los errores angular y en
distancia. La página de presentación del
formulario del Anexo 1 funciona como cartera de
campo para los datos necesarios, la estimación
de área y errores y la descripción grafica de la
delimitación. En el anexo 4 se presenta un ejemplo
completo para el cálculo de cierre de una parcela,
con todos los procesos intermedios debidamente
explicados, y notas sobre las tolerancias
angulares y lineales adecuadas.
3.2.3 Preparación del terreno
Antes de marcar los árboles de la parcela se
realizan las siguientes operaciones:
1. Eliminar ramas secas hasta 2 metros de
altura, cuidando de no dañar las partes vivas
del fuste (preferiblemente azotar con el jalón
en vez de utilizar el machete, pues por ningún
motivo se deben cortar ramas verdes).
2. Retirar de los fustes el material vegetal de
otras especies (musgos, trepadoras, lianas y
otras) en el sitio de medición y 50 cm sobre y
bajo la altura de 1,3 m. La operación debe
hacerse manualmente y con cuidado, sin
herramientas cortantes, de tal forma de no
dañar el árbol, ni desprender corteza viva.
Figura 3-6. Pasos a seguir en el levantamiento de la parcela.
a b c
d e f
27
3. La vegetación arbustiva o herbácea baja y
árboles nativos de 10 cm o más de diámetro
presentes en la parcela no deben dañarse ni
removerse, para no alterar el desarrollo del
rodal. En casos extremos, sin embargo, previa
autorización del supervisor, puede despejarse
con cuidado la vegetación arbustiva o
herbácea para facilitar el tránsito y la visión.
3.3 Marcado y numeración de
árboles
Se consideran todos los árboles dentro de la
parcela, vivos en pie y caídos de 1.4 m o más de
altura al momento de la marcación. Árboles
procedentes de rebrote serán marcados y
anotados como tal en el formulario de campo. Se
excluyen de la marcación árboles muertos en pie
o caídos e individuos que puedan surgir de la
regeneración natural.
Se marca el árbol más próximo al primer vértice
de la parcela con ayuda de un jalón y tiza, a una
altura de 1,3 m sobre el nivel más próximo de
contacto entre el fuste y el suelo, con una banda
que cubre 1/3 del perímetro del árbol. Esta marca
es la altura de medición del DAP. Se continúa la
secuencia de numeración en sentido de
bustrófedon avanzando sobre las dos primeras
hileras de plantación en dirección de la pendiente
vertical, alternando los individuos sobre ambas.
Al finalizar el primer par de hileras se pasa a
numerar las dos adyacentes siguientes, repitiendo
las veces que sea necesario el mismo proceso
(Figura 3-7).
Posterior a la marcación provisional con tiza y la
medición del diámetro, se pinta una banda
horizontal de unos 1.5 cm de ancho alrededor del
diámetro del árbol con pintura para demarcación
amarilla, en árboles con diámetro mayor de 6.5
cm, o dos cruces opuestas de 2 mm de espesor de
línea, indicando el punto de medición con
calibrador óptico mecánico. El centro de la línea
debe quedar a la altura del DAP y se considera
como nivel de medición. A continuación, se realiza
la marcación definitiva del número del árbol sobre
la línea diamétrica; cuando el número incluye
varios dígitos, se prefiere la disposición horizontal
de los mismos.
La banda de marcación del DAP y el número deben
estar dirigidos hacia la línea 4-1 de la parcela; es
decir, que la numeración debe ser visible al
avanzar en la secuencia de marcado y medición,
de modo que sea posible realizar un control
constante durante el avance. Se debe verificar por
lo menos dos veces el conteo de los árboles para
asegurarse que no se ha omitido o repetido
1 2
3 4
5 6
7 8
9 10 11 12
13 14
15 16
17 18
19 20 21 22
23 24
25 26
27 28
29 30
2 8
diámetro normal
diámetro normal
1
2 3
4
1.3 m
1.3 m
26
Figura 3-8. Placa de identificación de árbol, y números
pintados con pintura asfáltica en los dos casos (DAP <
6.5 cm y mayor).
Figura 3-7. Orientación de la numeración en la parcela y marcación de los árboles para dos clases diamétricas.
28
ninguno. Posterior a la verificación, los árboles
son etiquetados con una placa de aluminio de 4×4
cm, con registro en bajorrelieve del número
correspondiente, suspendida del árbol por una
cuerda corrediza de fijación (Figura 3-8). Debe
evitarse colocar la placa de identificación al mismo
tiempo que se pinta el número al árbol, puesto
que así se pueden pasar por alto equivocaciones
en la numeración de los árboles (árboles faltantes,
con números repetidos, etc.).
29
Este proceso permite la estimación directa del
volumen de trozas y por extensión de árboles en
pie.
4.1 Cuidados para el apeo de
árboles
Se presentan en forma detallada los cuidados y
precauciones durante el apeo de árboles (Wagner
Spray Tech, 1996).
LEA TODAS LAS INSTRUCCIONES. — No leer las reglas de
seguridad y otras precauciones de puede resultar
en lesiones serias y otros riesgos cuando se usan
herramientas mecánicas de corte.
CONSERVE LIMPIA EL AREA DE TRABAJO. — Las áreas y
pilas de madera amontonadas fomentan
accidentes. No comience a cortar hasta que haya
hecho tres cosas esenciales: (a) limpie bien el área
donde va a trabajar, (b) Acondicione una superficie
segura para el corte, y (c) Cerciorase de tener
una vía para cuando el árbol que va a cortar vaya
cayendo.
TOME EN CONSIDERACIÓN LAS CARACTERISTICAS DEL AREA
DONDE VA A TRABAJAR. — Utilice mucha cautela cuando
vaya a cortar árboles pequeños y/o arbustos ya
que estos pueden atorarse en la cadena de la sierra
y saltar hacia usted o le pueden quitar el equilibrio.
No utilice la sierra a menos que usted haya sido
debidamente entrenado para su uso. Cuando vaya
a cortar ramas que están bajo tensión, tenga
cuidado que estas no salten y lo golpeen cuando
se vayan a cortar.
PERMANEZCA ALERTA. Utilice el sentido común. — No
use las herramientas si esta cansado. Mantenga
todas las partes se su cuerpo alejadas de la
motosierra cuando este encendido el motor. Antes
de encender la sierra verifique que la cadena no
esta tocando nada.
EVITE LAS CONDICIONES PELIGROSAS. — Mantenga el área
de trabajo despejada. No exponga la herramienta
a la lluvia. No utilice la motosierra en áreas donde
haya gases o líquidos inflamables.
MANTENGA A LOS NIÑOS ALEJADOS DEL AREA DE TRABAJO.
— No deje que personas extrañas utilicen las
herramientas o jueguen con ellas. No permita
personas extrañas en el área de trabajo.
USE LA HERRAMIENTA ADECUADA. — No fuerce a una
herramienta o aditamento pequeño para hacer el
trabajo de una herramienta de servicio pesado.
Corte madera solamente; no use la motosierra
para cortar plástico, concreto y materiales de
construcción que no sean madera.
VISTA ROPA APROPIADA PARA TRABAJAR. — No se debe
vestir ninguna prenda ni joyas sueltas que se
puedan atorar en la herramienta. Se recomienda
el uso de guantes de cuero, casco y lentes de
seguridad y zapatos o botas de seguridad y
pierneras. Siempre póngase guantes de cuero al
manejar la motosierra. Use una prenda para
cubrir y retener el cabello largo.
ASEGURE EL TRABAJO CON FIRMEZA. — De ser necesario,
fije el trabajo con soportes. Sostenga las
herramientas con las dos manos. Mantenga
ambos pies en el suelo y no se estire
excesivamente. Asegurese de mantener el
equilibrio en todo momento. Utilice las dos manos
para sujetar la sierra. Asegúrese de tener los
dedos colocados correctamente en las asas de
agarre. Para utilizar la aceitera, utilice el pulgar
de la mano derecha. No utilice la herramienta con
llaves de ajuste o accesorios colgando de ella.
DÉLE A LAS HERRAMIENTAS EL MANTENIMIENTO ADECUADO.
— Mantenga las herramientas afiladas y limpias
para que le den un buen rendimiento. Siga las
instrucciones cuando vaya a instalar o cambiar
accesorios. Inspeccione todas las piezas con
regularidad y, si están dañados, lleve la
Capítulo 4
Cubicación de árboles apeados
30
herramienta a un taller especializado. Mantenga
las asas secas, limpias y libres de grasa.
ASEGURE LAS HERRAMIENTAS CUANDO NO LAS ESTÉ USANDO.
— Cuando vaya a repararlas, y cuando vaya a
cambiarles accesorios. Evite el encendido
accidental de la herramienta. Jamás transporte
una herramienta teniendo el dedo en el interruptor
o sin la cubierta de protección de la parte de corte.
CHEQUEE CUALQUIER PIEZA QUE PAREZCA ESTAR DAÑADA. —
Antes de utilizar las herramientas, la cubierta y
cualquier otra parte que este dañada debe ser
inspeccionada cuidadosamente. Chequee el
alineamiento, la rotura, el montaje y las piezas
que puedan afectar el funcionamiento de las
herramientas. Si encuentra alguna pieza dañada,
lleve la herramienta a un taller especializado a
menos que se tenga total convicción de poder hacer
personalmente las reparaciones. Revise el
interruptor de encendido y asegúrese de que este
en perfectas condiciones. No use la herramienta
si el interruptor no funciona normalmente En caso
de reparaciones, utilice únicamente piezas
idénticas a las originales.
LIMITE EL ACCESO A LAS HERRAMIENTAS DE TRABAJO. —
Utilice seguros, candados, cadenas, etc., para
limitar el acceso a las herramientas de trabajo y
garantizar la seguridad de ellas.
TRANSPORTE DE LA SIERRA. — Transporte la sierra
sujetándola por el asa delantera. Asegúrese de que
la sierra este totalmente detenida, de que tiene
los dedos alejados del gatillo de encendido y que
la barra guía y la cadena estén colocadas hacia
atrás.
ADVERTENCIA. — Pretéjase contra los rebotes
violentos y descontrolados de la sierra. Los
rebotes pueden ocurrir cuando la punta de la barra
guía toca un objeto o cuando ambos lados de la
madera que esta siendo cortada hace presión
sobre la sierra. Contacto entre la punta y
cualquier otro objeto puede ocasionar rebotes
bruscos y violentos hacia arriba y hacia el
operador. Si la cadena se atora por la parte de
arriba de la barra guía, esto puede empujar
bruscamente la barra guía hacia el operador.
Cualquiera de estas reacciones puede causar que
pierda control de la sierra cual puede resultar en
lesiones serias al usuario. Para evitar estos
rebotes, siga estas instrucciones:
1. Sujete la sierra firmemente con las dos
manos. Asegúrese de tener los dedos
colocados de la manera correcta cuando este
encendido el motor.
2. No se estire excesivamente.
3. Mantenga el equilibrio en todo momento.
4. No permita que la nariz de la barra guía entre
en contaron con un tronco, una rama, la tierra
o cualquier otra obstrucción.
5. No haga ningún corte a una altura más allá
de sus hombros.
6. Utilice accesorios tales como barras de
protección, cadenas antirebotes, y frenos de
cadenas para evitar los movimientos
violentos y descontrolados de la sierra.
7. Utilice únicamente accesorios y piezas de
refacción autorizados por el fabricante. El uso
de herramienta con accesorios no
recomendados puede ser peligroso.
4.2 Apeo
Talar (apear) un árbol es cortarlo. Es importante
hacer los cortes correctos y en el orden adecuado
para dirigir la caída del árbol.
ADVERTENCIA. — Aleje a niños, animales y personas
extrañas de la zona cuando tale un árbol. Los
árboles no deben talarse de tal manera que
pongan en peligro a alguna persona, afecte a
alguna línea eléctrica o cause daños materiales.
Si un árbol llegara a afectar una línea de
conducción avise inmediatamente a la compañía
eléctrica.
ADVERTENCIA. — Si dos personas están haciendo
tala y corte de troncos al mismo tiempo, estas
dos operaciones deben estar separadas por una
distancia de por lo menos el doble de la altura del
árbol que se esta talando evitando siempre
ejecutar la primera operación pendiente arriba de
la otra.
31
PREPARANDO LA TALA. — Antes de comenzar a talar
se debe realizar el siguiente procedimiento.
1. Revise el árbol en busca de peligros tales
como ramas secas que pudieran caerse
durante el corte y partes podridas que causen
que sea impredecible la caída del árbol.
2. Determine la dirección en que más
probablemente caerá el árbol (Figura 4-1).
Tome en cuenta cuestiones tales como la
inclinación natural, la posición de ramas
grandes, lianas que lo sujeten a las copas de
los otros árboles y la dirección del viento.
NOTA. — Los árboles que estén derechos (con una
inclinación de no mas de 5°) por lo general se
pueden derribar en cualquier dirección. Evite
cortar hacia otros árboles, troncos y/o barrancos.
Si se está trabajando en una pendiente, no corte
el árbol en el sentido del descenso; córtelo
diagonalmente para evitar que pueda rodar colina
abajo. Ubíquese en el lado de arriba de la colina
para evitar ser golpeado en la caída del árbol.
3. Prepare una ruta de escape en sentido
opuesto a donde el árbol se desplomará, pero
a un ángulo respecto a la línea de caída del
árbol.
4. Despeje el área alrededor del árbol.
5. Quite la tierra, piedras, corteza suelta, clavos,
grapas y alambre del área donde se harán
los cortes al árbol..
CORTE DE DIRECCION. — El corte de dirección
determina la dirección en la que se caerá el árbol.
Cuando se encuentre plenamente seguro de haber
conservado todas las prácticas para preparar el
terreno, realice el siguiente procedimiento: Figura
4-2(a) .
1. Haga la muesca de tala en el lado del árbol
en la dirección que desea que se caiga el árbol.
2. Haga el corte inferior de la muesca de
dirección en sentido horizontal y cercano al
piso. Debe extenderse 1/3 hacia adentro del
árbol.
3. Calcule la profundidad del corte inferior y
comience el corte superior a la misma
distancia sobre el corte inferior . Extienda el
superior hacia abajo en ángulo al punto final
del corte inferior, creando una cuña.
Finalizado este proceso retire con cuidado la
cuña.
CORTE DE CAÍDA. — El corte de caída es el que tala
al árbol. Consiste en un corte horizontal opuesto
y a una mayor altura del corte de dirección. A
continuación del corte de dirección se procede con
las siguientes maniobras: Figura 4-2(b).
1. Comience el corte de caída en el lado opuesto
del árbol donde esta el corte de dirección, y 5
centímetros más arriba del corte inferior.
dirección de
caída
ruta
de escape
ruta
de escape
a. b.
primer
corte
segundo
corte
tercer
corte
Figura 4-1. Verificación de la dirección de las rutas de
escape y la dirección de caída de un árbol.
Figura 4-2. Cortes de: (a) dirección y (b) de caída
cuando se tala un árbol.
32
2. Corte horizontalmente hacia la muesca de
tala, pero no corte completamente a través
del árbol. Deje de cortar a unos 5 centímetros
del corte de dirección. Estos 5 cm de madera
sin cortar actúan como una bisagra para
evitar que el árbol se tuerza y caiga en la
dirección errónea.
3. Este atento para cuando el árbol comience a
caer y quite inmediatamente la motosierra,
suelte el gatillo, y aléjese del árbol siguiendo
su ruta planeada de escape.
4. Si el árbol no cae por si solo o se recarga
sobre la motosierra, introduzca cuñas de
madera, plástico o aluminio en el corte de
caída y doblar el árbol en la dirección
planeada.
Existen diversos tipos de combinaciones de corte
de caída y de dirección (Figura 4-3).
ADVERTENCIA. — Por ningún motivo deje un árbol
parcialmente cortado o en pie reclinado sobre
otros árboles.
DESRAMAR UN ARBOL. — El desrame es el proceso
de cortar las ramas de una árbol talado. Los
árboles talados deben desramarse antes de
realizar las mediciones de cubicación, densidad o
cortarse en troncos.
ADVERTENCIA. — Tenga mucho cuidado al cortar
ramas sometidas a tensión. Las ramas bajo
tensión pueden resortear inesperadamente cuando
son cortadas.
Use las siguientes estrategias para desramar el
árbol (Figura 4-4).
1. Quite cada rama con un corte continuo.
2. Comience el corte en el lado de la rama donde
la tensión abre el corte en lugar de causar
cuña de
dirección
corte
de apeo
a. b. c.
comience
a cortar
tensión
Figura 4-3. Tres tipos de corte. Note que en cada caso el corte de caída se encuentra ligeramente (5-7 cm) por
encima del punto del corte de dirección. El último tipo retarda el contacto de las partes del corte de dirección
durante la caída.
Figura 4-4. Procedimiento para desramar un árbol; forma de corte para ramas bajo tensión.
33
a
a. b.
c.
primer corte
segundo corte
tercer corte
cuarto corte
que la rama pinche la motosierra. Por ejemplo,
corte las ramas colgantes desde arriba para
que el corte se abra a medida que la rama
cae hacia el piso.
3. No quite ramas grandes de debajo del tronco
que lo mantienen suspendido del piso. Es más
fácil trocear así el árbol que estando en el
piso.
4. Despeje las ramas cortadas del área de
trabajo.
TROCEO DEL TRONCO. — El troceo es el proceso de
cortar el tronco en piezas. Cuando sea posible,
levante el tronco del piso para hacerlo leños.
ADVERTENCIA. — Si el tronco se va a trocear en
una pendiente, inserte estacas de madera en el
piso en el lado descendente para evitar que se
ruede. Colóquese siempre del lado cuesta arriba
del tronco. Mientras corta, nunca sostenga el
tronco con su mano, pie o pierna, y nunca permita
que otra persona le sostenga el tronco.
Use las siguientes estrategias para trozar el
tronco:
1. Para cortar un tronco con su largo completo
sobre el piso, corte de arriba abajo. Evite que
la cadena toque el piso puesto que se
maltratara. Figura 4-5(a).
2. Para hacer un corte en la sección de tronco
más allá de un soporte, haga un corte a 1/3
hacia adentro del lado inferior del tronco.
Luego comience el segundo corte
directamente encima del primero y extiéndalo
todo el camino hasta encontrarse con el
primer corte. Figura 4-5(b).
3. Para hacer un corte entre puntos soportados
en un tronco, haga un corte a 1/3 hacia
adentro a lo largo de la parte superior del
tronco. Luego comience el segundo corte
directamente debajo del primero y extiéndalo
completamente hacia arriba a encontrarse con
el primer corte. Figura 4-5(c).
CORTANDO/PODANDO EL ARBOL. — Podar es el proceso
de cortar las ramas de un árbol vivo.
ADVERTENCIA. — No opere la motosierra mientras
se encuentra sobre alguna superficie inestable o
en cualquier posición extraña. Use la motosierra
solo para podar ramas a la altura de los hombros
o más bajas (Figura 4-6).
1. Haga el primer corte a 15 cm del tronco desde
el lado inferior del tronco. Corte 1/3 a través
de la rama. Esto evitara daño al árbol si la
rama se parte durante el segundo corte.
2. Haga el segundo corte a 5 cm saliendo del
tronco desde la parte superior de la rama.
Corte todo el camino a través de la rama.
3. Haga el tercer corte tan cerca del tronco como
sea posible del lado inferior del muñón de la
rama. Corte 1/3 de la distancia de la rama.
4. Haga el cuarto corte directamente encima del
tercer corte desde la parte superior de la
rama. Corte totalmente a través del muñón
de la rama.
Figura 4-5. Tipos de corte para leños de un árbol. (a) árbol tendido completamente en el suelo; (b) árboles en
un soporte; (b) corte entre puntos soportados en un tronco.
Figura 4-6. Procedimiento para la poda de ramas.
34
4.2 Instrumentos y materiales
INSTRUMENTOS. — Brújula de mapa SUUNTO MC-
1G (precisión ±2°), Sistema de posicionamiento
global (GPS), clinómetro SUUNTO (precisión ±1°)
o Hipsómetro SUUNTO PM—5/1520PS con
prisma y regla auxiliar (precisión aprox. ±0.5 m),
Cinta métrica (20 m, precisión ±0.2 cm), Cinta
diamétrica (Precisión ±0.1 cm), Calibrador óptico
mecánico (precisión ±0.05 cm), Vara telescópica
con escala métrica (precisión ±0.1 m), Botiquín.
MATERIALES Y EQUIPOS. — Estacas de marcación, Vara
auxiliar (marcación del diámetro), Tiza cuadrada
blanca, Cinta de señalización naranja (2.5 × 25.0
cm.); Laca fluorescente en aerosol “Aurora Pink”,
Martillo de acero, Sacabocados (especiales para
medición de corteza, o de los utilizados para
talabartería, Figura 4-7), Marcadores de tinta
indeleble, Calculadora, Tabla de anotación,
Formularios de campo, Lápiz grafito, Borrador,
Lapicero, Chaleco de campo, Vestido impermeable,
Machete con cubierta y lima; Bolsas de campo,
Cubiertas impermeables, Cuerdas. Los
formularios en limpio y debidamente diligenciado
se muestran en el Anexo 1.
4.3 Selección de árboles para
cubicar - cubicación
Al finalizar las labores de la parcela se procede a
la selección de 5 árboles distribuidos en las
categorías dominante (2 árboles), codominante
(2 árboles) y suprimido (1 árbol).
Se excluirán árboles muertos, quebrados,
bifurcados, con cola de zorro u otras
anormalidades, árboles con irregularidades en su
conicidad debido a enfermedades o con
deficiencias nutricionales evidentes. Para los
árboles seleccionados se realizan las siguientes
mediciones:
Figura 4-7. Instrumentos especiales para cubicación
de árboles: martillo, calibrador mecánico “pie de rey” y
sacabocados ( de izquierda a derecha en la parte inferior
de la figura, sacabocados especial para medición de
espesor de corteza y sacabocados de talabartería)
Tomado de Cardona (2004).
b
a
Figura 4-8. Medición del espesor de corteza con el sacabocados y el pie de rey.
35
1. Se revisa el número del árbol y se confirma
la medición de diámetro.
2. Se mide el diámetro en la base del árbol
cuando este aún se mantiene en pie. Esta
operación se realiza con cinta diamétrica en
árboles con diámetro mayor o igual a 6.5 cm.;
para individuos de menor dimensión se
emplea el calibrador óptico mecánico o pie
de rey.
3. También en la base, se realizan dos
perforaciones con sacabocados en sitios
opuestos elegido el primero al azar y el
segundo opuesto (Figura 4-8a) y se mide el
espesor de corteza con el medidor de
profundidad del calibrador óptico mecánico
(pie de rey) en el agujero generado en el árbol
por el sacabocados (Figura 4-8b). Ambos
datos son anotados así como su valor
promedio.
4. Se determina y registran los datos de altura.
5. Se tala y desrama el árbol.
6. Se mide su longitud total (Figura 4-9). El cero
de la cinta métrica se ubica en el punto de
referencia diamétrica y se prolonga hasta el
ápice de la rama dominante; a lectura
obtenida se suma 1.3 m (o pueden colocarse
directamente los 1.3 m de la cinta en el punto
de referencia del diámetro). En árboles que
se curvan durante la tala se debe colocar la
cinta de forma tal que siga la curvatura
adoptada por el árbol y de ser necesario se
medirá la longitud por tramos.
7. Se divide la longitud en 10 secciones(Figura
4-10a) (recuérdese que la base sería entonces
la sección cero y el ápice la sección 10)
marcándolas con tiza. Se procede a la
medición de cada sección iniciando por la más
próxima a la base y continuando hacia la
parte más distal del árbol.
8. En cada punto se mide el diámetro (Figura
4-10b) y se determina el espesor de corteza
mediante la extracción de dos secciones con
sacabocados y el registro de la profundidad
de cada perforación con el calibrador óptico
mecánico (Figura 4-10c). Se debe tener
Figura 4-10. División de la longitud del fuste del árbol
apeado en diez secciones y medición del diámetro y
dos espesores en cada una de ellas.
Figura 4-9. Medición de la longitud total del árbol
apeado.
a
b
c
36
cuidado de no extraer secciones de madera
durante la perforación. Los valores obtenidos
y su promedio son registrados.
En caso de puntos con engrosamientos o nudos
considerables (superiores a 2.5 cm) se desplaza
la medición siguiendo procedimientos análogos a
los casos especiales para la medición del diámetro
normal (v.g. tomando una medición
inmediatamente encima y otra inmediatamente
debajo de la anomalía). Este desplazamiento no
debe afectar el punto de medición de la siguiente
sección. Se repite la misma operación en cada una
de las siguientes secciones hasta completar los
10 puntos de muestreo.
37
5.1 Estimación de la edad
Es el periodo de tiempo transcurrido entre la fecha
de plantación y la de medición. Se expresa en años,
con una precisión de tres decimales; esto, aunque
a primera vista puede parecer exagerado, es
necesario cuando se están efectuando mediciones
anuales y así registrar periodos hasta de un día;
una precisión inferior implicaría redondear el
periodo a nivel de mes, lo cual puede llevar a un
error hasta de 8% sólo en el cálculo del periodo,
error que se multiplicaría en todo el cálculo de
crecimiento corriente. En plantaciones donde no
se conoce el día de plantación, se sugiere tomar
como referente el punto medio del mes de
plantación (día 15). No parece recomendable el
establecimiento de parcelas de crecimiento en
lotes donde se desconoce, además del día, el mes
de plantación si se considera el alto error durante
el cálculo de crecimiento corriente.
Capítulo 5
Mediciones y observaciones
Figura 5-1. Ejemplos de medición del diámetro (CPP: centro punto de la parcela). 1. definición de árbol límite; 2.
terreno inclinado; 3. árbol inclinado en terreno plano; 4. bifurcación sobre los 1.3 m; 5 bifurcación bajo los 1.3
m; 6. bifurcaciones en árboles inclinados; 7. árboles con raíces en zancos (aplicable a raíces tablares y árboles
con grandes deformaciones o múltiples ramificaciones de considerable espesor deformando el punto de medición);
8. árboles vivos caídos; 9. bifurcación a 1.3 m. (Adaptado de Sano 1994).
38
5.2 Medición de diámetros
Para la medición del diámetro se tomará como
sitio de referencia los 1.3 m de altura sobre el nivel
más próximo de contacto del fuste con el suelo.
Se hacía referencia a él con la sigla DAP, pero la
IUFRO (1973) recomienda nombrarlo como d.
Existen diversos criterios para su medición
(Figura 32).
En árboles con diámetro mayor o igual a 6.5 cm,
la medición se realiza con cinta diamétrica
(precisión de ±1.0 mm), que a diferencia de la
cinta métrica se encuentra calibrada para la
lectura directa del DAP. Se basa en la conversión
de un perímetro supuesto circular a un diámetro
equivalente. La cinta presupone comportamientos
circulares en los lugares de medición, por lo cual
es su perímetro (Lema 2003).
En árboles con diámetro menor de 6.5 cm, para
parcelas permanentes, la medición se ejecuta con
calibrador óptico mecánico con precisión ±0.01
cm, siguiendo las mismas normas generales de
medición para diámetros mayores y sólo
modificando la técnica de marcación final,
configurándose para tal efecto dos cruces en los
lados opuestos de la referencia diamétrica,
indicando el punto de colocación de los brazos
del calibrador. En árboles con formas elípticas o
notablemente irregulares se recomienda tomar la
media aritmética de dos de ellos medidos sobre
sus respectivos ejes (eje mayor y eje menor) y la
marcación de ambos puntos. Se especifican
algunos casos particulares en mediciones de
campo.
ÁRBOLES INCLINADOS. — El DAP para los árboles que
tengan el fuste inclinado se marca
perpendicularmente al eje del árbol, con 1.3 m
como la distancia más corta sobre el suelo
paralela al fuste (Figura 5-2).
BIFURCACIONES. — Cuando la bifurcación ocurra por
debajo de la altura del DAP, las ramas se
consideran como dos árboles separados y se
marcan individualmente; por encima de ella se
debe considerar como un solo árbol; y en caso de
bifurcación exactamente en la línea diamétrica,
se deberán tomar decisiones acordes al espesor
de las ramas formadas así: si las ramas tienen
igual o similar diámetro se consideran como dos
árboles y se realiza la medición individual en la
parte más cercana posible a la bifurcación,
haciendo la debida observación de la altura
definitiva de medición diamétrica; en aquellos
casos con diferencias considerables en las ramas
que surgen de la bifurcación, se debe determinar
la rama dominante y considerar el árbol como un
individuo realizando la medición en la parte
superior más cercana al punto real de medición
diamétrica.
RAÍCES TABLARES. — Se considera la medición a 1.3
m sobre el punto final de influencia de las raíces
tablares sobre el fuste.
ENGROSAMIENTOS, DEFORMACIONES Y OTRAS ANORMALIDADES.
— Si se presenta una anormalidad en el fuste a la
altura del DAP (ensanchamiento, tumor, daño
físico), se marca a la altura inmediatamente
superior e inferior (donde el fuste retoma su forma
normal) y se promedian las mediciones
resultantes en estos dos puntos. En deformaciones
extremas o puntos de múltiples ramificaciones en
el punto de medición, se debe acudir a
consideraciones sobre la elección del individuo o
individuos que forman el árbol, descartando las
mediciones en los puntos inferiores a la
Figura 5-2. Forma correcta de medir el DAP en árboles
con el fuste inclinado o deforme.
39
h
1
h
2
h
3
plano de inclinación
del árbol
P
i
P
1 P
2
P
3
90°
altura comercial
altura de copa
altura de tocón
altura base
de copa
altura total
bifurcación o múltiple ramificación que sólo
expresan el área basal real de un punto de
crecimiento anormal y se deben hacer
consideraciones como las presentadas en
situaciones de raíces en zancos o tablares. En
todos los casos, las determinaciones deben ser
tomadas en función de expresar lo mejor posible
el área basal del individuo o individuos de la parte
realmente aprovechable.
5.3 Medición de alturas
La altura es el otro parámetro directo que con el
diámetro posibilita modelaciones silviculturales
importantes. No obstante la sencillez de sus
definiciones, es difícil de obtener en el campo con
buena precisión, por lo cual se deberá recurrir a
estimadores de ella. En rodales homogéneos se
puede notar su alta variabilidad, volviéndose un
elemento con el que se debe ser cauteloso para su
medición. De acuerdo con la parte considerada
en un árbol se adoptan las siguientes definiciones
de altura (Figura 5-3) (Tomado de Lema 2003).
ALTURA TOTAL. — Mide la proyección perpendicular
desde la base hasta el ápice. Coincide con la
longitud total en árboles completamente
verticales.
ALTURA DEL TOCÓN. — Proyección desde la base hasta
el punto de apeo.
ALTURA COMERCIAL. — Se tienen varias acepciones
pero generalmente depende de un criterio,
establecido como la longitud entre el tocón y un
diámetro superior mínimo aprovechable de
referencia para algún uso en particular. Se define
también como la longitud desde la base a la altura
de la primera rama (o tocón primera rama), etc.
ALTURA BASE DE COPA. — Altura desde la base hasta
la primera rama viva y portadora de follaje
considerable en relación con la totalidad de la
copa del árbol.
ALTURA DE COPA. — Proyección entre la base de copa
(el inicio de las primeras ramas) y la cima.
La altura dasométrica realmente debe coincidir
con la longitud del fuste, sobre todo para efectos
de cubicación, y debido a la tradición se seguirá
empleando el termino altura. Ello limita aun más
la precisión de las estimaciones ya que no es
inusual tener un árbol en un plano de inclinación,
en el cual se puede encontrar quien está haciendo
la determinación, lo que produce sub o
sobreestimaciones de acuerdo con la posición
respecto a la inclinación. (Figura 5-4).
Desde P
1
evidentemente se subestima la altura
(h
1
); desde P
2
se sobreestima (h
2
). En un plano
perpendicular de P
3
se obtiene el promedio de
ambas. Como medida cautelativa en lo posible se
evita la medición de alturas en árboles con planos
de inclinación demasiado pronunciados.
Figura 5-4. Errores en la medición de alturas por
inclinaciones de los árboles.
Figura 5-3. Diversas notaciones de altura.
40
NÚMERO DE ALTURAS Y SELECCIÓN DE LA SUBMUESTRA.
— En el caso de parcelas temporales, Las alturas
se medirán en una submuestra de la parcela
seleccionada de manera aleatoria buscando cubrir
todos los sectores de aquella y el rango de
variación de alturas. De forma alternativa pueden
ser elegidos sistemáticamente considerando el
número de alturas a estimar y la secuencia de
numeración de los árboles. Se excluirán árboles
muertos, quebrados, bifurcados, con cola de zorro
u otras anormalidades, excepto en aquellos casos
donde alguna de estas consideraciones supere el
30% de presencia en la parcela, informando al
detalle la situación ocurrida. Para cada lote
muestreado se deben asegurar un mínimo de 12
árboles en la submuestra, con una distribución
de árboles por parcela acorde con el número de
parcelas por lote. En ningún caso, por muchas
que sean las parcelas en un mismo lote, han de
dejarse de medir por lo menos cuatro alturas en
la misma, con el fin de garantizar una estimación
más robusta de alturas a los árboles a los cuales
no se les pudo medir dicha variable en campo, y
así hacer más confiables las estimaciones de
volumen. Para las parcelas semipermanentes, la
altura será medida en una submuestra de la
parcela de 25 árboles, 15 de ellos seleccionados
sistemática-mente entre los dominantes y los 10
restantes elegidos por sorteo aleatorio buscando
cubrir todo el rango de variación de alturas. Se
excluirán árboles muertos, quebrados, bifurcados,
con cola de zorro u otras anormalidades.
5.3.1. Medición de alturas con
hipsómetro Suunto
El hipsómetro SUUNTO (Figura 5-6) es una caja
metálica en la cual se ensambla una escala sobre
un pequeño cilindro sostenido por su eje central,
inmerso en un liquido lubricante para evitarle
vibraciones innecesarias. Ambos ojos deben
mantenerse abiertos, pues la línea de referencia
del aparato se prolonga por visión óptica para su
localización por fuera de él. Presenta dos escalas
métricas calibradas con distancias de 15 y 20 m
para la lectura directa de la altura; las lecturas
pueden ser duplicadas cuando se mide a distancias
de 30 y 40 m. y escala de 1/15 o 1/20
respectivamente, o reducidas a la mitad cuando
se mide a distancia de 10 m. y se emplea la escala
1/20. La precisión suele variar entre ±0.5 – 1.25
m. de acuerdo con la distancia y escala empleadas
y las lecturas superior e inferior obtenidas. Para
la medición se emplean los modelos SUUNTO PM-5/
1520 P y PM-5/1520 PS que permiten la medición
Figura 5-6. Hipsómetro Suunto y regla escala plegable.
Figura 5-5. Forma correcta de sostener el hipsómetro al hacer las mediciones y de poner la escala plegable al
lado del árbol. El hipsómetro debe mantenerse lo más vertical posible, sin inclinarlo hacia adelante o atrás al
hacer la medición de distancia.
41
de distancias con ayuda de un prisma y regla
auxiliar, con la obtención de lecturas directas
cuando se emplean las escalas con sus respectivas
distancias. Para su uso se sigue el siguiente
procedimiento:
ESTABLECIMIENTO DE LA DISTANCIA BÁSICA. — Para la
medición de distancia, el observador elige una
posición tentativa cercana a la altura total del árbol
y procede a la medición con ayuda del prisma y
regla auxiliar, que se sitúa suspendida en la plena
vertical, adyacente al eje del árbol (o sea justo al
lado de éste, no al frente, Figura 5-5) y a una
altura tal que la mitad superior de la regla se
encuentre sobre la línea de marcación diamétrica
(1,3 m); en esta condición la regla auxiliar puede
ser observada a través del prisma instalado sobre
el instrumento. Si la distancia es correcta (v.g. 20
m), las respectivas marcas de la regla (0 y 20)
deberán coincidir (traslaparse) en el centro de la
regla (Figuras 5-7, 5-8). Para facilitar el juicio de
la medición, el instrumento puede ser rotado unos
pocos grados ante los ojos. En este momento se
tiene la distancia apropiada con una precisión de
aproximadamente ±1%. Bajo la línea diamétrica
y en dirección del sitio de medición final, se
inscribe una marca con pintura asfáltica en forma
de X que permita recuperar el punto de medición
en futuros registros.
MEDIDA DE LA ALTURA. — Luego de establecer la
distancia apropiada, el observador lanza una
primera visual hacia la línea de referencia del
diámetro (Figura 5-5) ; ambos ojos deben
mantenerse abiertos , pues la línea de referencia
del aparato se prolonga por ilusión óptica para
su localización por fuera de él. La medición
implica dos lecturas, aquella dirigida hacia el
punto de referencia del diámetro (lectura inferior)
y otra hacia la cima del árbol (lectura superior o
lectura de copa). Ambas lecturas deben ser
consignadas en el formulario de campo, indicando
para la lectura inferior el respectivo signo de
medición y las alturas totales corregidas por
pendiente, calculadas posteriormente, para cada
M
u
y

l
e
j
o
s
D
i
s
t
a
n
c
i
a

c
o
r
r
e
c
t
a
M
u
y

c
e
r
c
a
Figura 5-7. Vista de la regla auxiliar durante el establecimiento de la distancia con telémetro, como se ve a
través del prisma. Izquierda: Posicionamiento de la regla; centro, distancia incorrecta; derecha, distancia correcta.
Figura 5-8. Vista de la regla auxiliar durante el
establecimiento de la distancia con telémetro.
42
individuo medido. En terrenos inclinados se
presentan dos situaciones para considerar: 1)
ambas lecturas se hacen por encima de la visual
horizontal del observador (el árbol se encuentra
a mayor altura que el observador) en cuyo caso
ambas lecturas se deben restar y 2) la lectura
inferior se realiza por debajo de la visual horizontal
del observador (el árbol se encuentra pendiente
abajo con relación al observador), en cuyo caso
se considera la suma de las lecturas para la
estimación de la altura; cuando la visual se
encuentra al mismo nivel de la referencia
diamétrica, la lectura inferior coincide con cero y
sólo basta a la lectura superior agregar los
correspondientes 1.3 m. (Figura 5-9).
Adicionalmente, se debe considerar una corrección
de distancia por pendiente (Figura 5-10) o acudir
al nomograma para correcciones por pendiente
que acompaña al instrumento. En todos los casos,
se procurará al máximo conservar la proporción
escala-distancia y altura real del árbol, y no
generar lecturas inferiores fuera del rango (–3,
3), además de conservar las demás normas de
medición de altura. De la Figura 5-10, por
semejanza de triángulos se observa que
1.3 m
Li
Ls
β
α
20 m
1.3 m
Li
Ls
β
α
20 m
1.3 m
Ls
α
20 m
a
b
c
Li
Ls
D
Dv α
E
Hm
1.3 m
Figura 5-9. Consideraciones básicas para la medición
de la altura con hipsómetro: a. Lectura inferior bajo la
visual horizontal; b. Ambas lecturas sobre la visual
horizontal; c. Lectura inferior al mismo nivel horizontal
sobre el diámetro normal.
Figura 5-10. Deducción de la altura total corregida por
pendiente en hipsómetros de distancia fija.
43
pero
1
cos y tan
i
v
L
D D
E
α α

| `
· ·

. ,
por
ello,
( ) 1.3
v
m s i
D
H L L
E
· − +
y con lo anterior
( )
1
1.3 cos tan
i
m s i
L D
H L L
E E

] | `
· − +
]
. , ]
al leer con telémetro la distancia inclinada será la
distancia de la escala, pero ya no es la verdadera,
ello implica que (Figura 5-11).
cos ; cos
v
v m
m
D
D D
D
α α · ·
Luego, la altura final corregida por pendiente y
por la distancia medida aparente causada por el
telémetro está dada por
( )
2
1.3
1
cos tan
i
m s i
L D
H L L
E E
] | `

· − +
]
. , ]
donde:
m
H · altura medida en metros.
s
L · Lectura superior en m (a la copa).
i
L · Lectura inferior en m (al diámetro normal
d
.
D ·
Distancia inclinada medida en el terreno en
m.
m
D · Distancia medida con telémetro en m.
V
D · Distancia horizontal en m.
E ·
Escala de medición del instrumento en m.
5.3.2. Medición de alturas con
hipsómetro VERTEX
MANEJO BÁSICO DEL VERTEX. El hipsómetro
VERTEX funciona mediante ultrasonido. Se utiliza
junto con un sensor llamado transponder
(receptor-transmisor, Figura 5-12), equipado con
un micrófono que emite ondas de sonido en
frecuencias inaudibles para el oído humano. El
hipsómetro cuenta con un sensor análogo, además
de un emisor de infrarrojos.
El hipsómetro en sí (Figura 5-13) es una caja de
metal de 8 cm de largo, 3 de ancho, 5 de altura y
un peso de 160 g.
A diferencia de otros hipsómetros, no necesita que
quien mide se tenga que situar a distancias fijas
desde el árbol, ni de ver la señal de medida del
DAP, necesariamente. Los ultrasonidos se
propagan a través de la vegetación, con lo que es
menos necesario despejar ésta para ver el
α
1.3 m
D
V
D
M
Figura 5-12. El transponder del VERTEX III.
Figura 5-11. Corrección adicional para la altura total
44
transponder. La medida es precisa (error medio
de 5 cm), no hay que efectuar cálculos y pueden
promediarse varias.
El VERTEX puede medir ángulos con una
precisión de 0.1 grados, distancias al centímetro
y alturas con una precisión esperada de ± 0.1 m.
El aparato presenta en su cara superior tres
botones (Figura 5-14)
DME = Equipo de medición de distancia.
IR = Infra Rojo.
Para encender el hipsómetro se presiona el botón
rojo (Q ). Si no se utiliza ningún botón, el
instrumento se apaga automáticamente tras 15
segundos. En el momento en que se desee
apagarlo, se presionan al tiempo.
Antes de comenzar a medir debe encenderse
(activarse) el transponder. Para ello se juntan el
hipsómetro y el transponder hasta que queden a
unos cuantos centímetros de distancia, y se
presiona (sostenido, Figura 5-15) hasta que
este último emita dos bips, indicando que ha sido
activada la modalidad de emisión, que
permanecerá activa hasta que se efectúe el
procedimiento de desactivación del sensor.
Durante esta modalidad, el sensor emite señales
continuamente. Para apagar el sensor se sigue un
método análogo al de encendido (se acercan los
aparatos y se presiona sostenido), solo que
se deben oír cuatro bips para tener la seguridad
de que ha quedado apagado.
MEDICIÓN DE ALTURA DEL ÁRBOL
1. Actívese el transponder.
2. Colóquese el transponder al lado del árbol (no
al frente), de modo que el micrófono quede
paralelo a la línea de medición del DAP (Figura
5-16).
3. Aléjese del árbol una distancia
aproximadamente similar a la altura, según
pueda estimarse a ojo y enciéndase el
hipsómetro.
Visor con mira
en cruz luminosa
Botones de
manejo
Sensor de
Temperatura
Botón de encendido
Receptor de
ultrasonido
Pantalla
de visualización
de los datos
Figura 5-13. Partes del hipsómetro VERTEX.
Figura 5-14. Botones de activación del VERTEX.
Figura 5-15. Activación (o desactivación) del
transponder.
45
4. Mire el transponder a través del objetivo del
hipsómetro y presione Q hasta que la cruz
roja (ª) que se ve en el visor desaparezca.
Aparecen en la pantalla la distancia directa
de los ojos al sensor, la distancia horizontal y
el ángulo en grados. Se recomienda anotar
estos tres datos junto con la altura que
proporciona el hipsómetro en el siguiente paso.
5. Mire la cima del árbol a través del objetivo
del hipsómetro y presione Q hasta que la cruz
roja (ª) que se ve en el visor desaparezca. Ya
aparece una medida de altura en la pantalla.
Se repite este paso para tomar más medidas
de altura sucesivas; el instrumento admite
seis, pero se recomienda tomar tres y
promediarlas.
6. Apáguese el hipsómetro y trasládese para
medir el siguiente árbol.
RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA AL MEDIR CON EL
VERTEX III
1. Ciertos sonidos, como las corrientes de agua,
el ruido fuerte del viento en el follaje de los
árboles, motosierras en la proximidad, o el
caminar sobre la hojarasca muy seca, así
como el ruido de la lluvia sobre ésta, pueden
interferir con la recepción de ultrasonidos,
como se advierte al ver como dichos sonidos
pueden ocasionar bips en el transponder sin
que intervenga el hipsómetro.
2. También debido a posibles interferencias con
el ultrasonido, se desaconseja trabajar en una
misma parcela con más de un VERTEX.
3. Puede ser difícil ver la cruz roja cuando el sol
está muy fuerte o muy en el cenit.
4. Antes de comenzar a tomar medidas debe
dejarse que el hipsómetro se ajuste a la
temperatura ambiente reinante; si ambas
difieren mucho se generan imprecisiones de 2
cm por grado de diferencia entre el
termómetro del aparato y el ambiente. Debe
verificarse que se ha estabilizado la
temperatura antes de comenzar a medir.
5. Para que las mediciones sean precisas, debe
evitarse medir con el VERTEX ladeado,
procurando tenerlo siempre nivelado, como si
estuviese sobre una mesa (Figura 5-18).
6. El usuario del hipsómetro debe verificar la
longitud del pivot offset (compensación por
pivote), que separa la cara anterior del
aparato, por un lado, y la intersección de las
líneas de las visuales al DAP y a la cima del
árbol, por otro lado. Este punto se encuentra
tras la nuca del operador (Figura 5-17), y su
valor habitual es de 30 a 40 cm, variando,
por supuesto, según la biometría de la persona,
Figura 5-16. Posicionamiento del transponder y
medición de la altura con el VERTEX.
Figura 5-18. Corrección adicional para la altura total
Figura 5-17. Ilustración del principio del pivot offset.
46
pero puede ser ajustado en el hipsómetro para
personalizar y por consiguiente, afinar las
medidas.
MEDIDA DE LA PENDIENTE
1. Actívese el transponder y entréguese a un
ayudante.
2. El ayudante se desplaza en la dirección de la
pendiente, y desde la parte más superior o
inferior del terreno se coloca el VERTEX a
1.3 m sobre el suelo visando al transponder,
ue el ayudante ha situado en un referente de
igual altura en un lugar opuesto. También se
pueden tomar como referentes de altura las
marcas diamétricas de los árboles situados
en la parte superior e inferior, cuando se
trata de medición de pendiente dentro de las
parcelas (ver sección 2.2), cuidando siempre
de mantener la plena vertical en sentido de la
pendiente.
3. Enciéndase el hipsómetro y navéguese con
los botones hasta llegar al menú
ANGLE.
4. Presiónese Q.
5. Utilícese la vara de 1.3 m para apoyar el
aparato (Figura 5-19) y desde allí vísese al
transponder.
6. Aparece la mira luminosa.
7. Presiónese n hasta que desaparezca la cruz
luminosa.
PRINCIPIO DE MEDICIÓN DE ALTURA CON EL VERTEX.
El VERTEX III funciona con el mismo principio
trigonométrico (Figura 5-20) que los clinómetros
analógicos como los Suuntoo los Brunton (Figura
5-21).
5.4 Atributos del árbol indi-
vidual
5.4.1 Características generales
Se usarán los siguientes códigos:
N Normal
A Ápice dañado
B Bifurcado (sobre el DAP, ramas
epicórmicas)
C Árbol caído y vivo
X Árbol cortado/extraído
Figura 5-19. Medición de la pendiente con el VERTEX.
Figura 5-20. Principio de medición de la altura con
clinómetros.
Figura 5-21. Clinómetros Brunton y Suunto.
α
2
α
1
A
P
Altura de árbol H = h + h + A
1 2 p
dHoriz = dist × cos α
1
d
is
t
transponder
h = dHoriz × tan
2
α
2
h = dHoriz × tan
1
α
1
(generalmente 1.3 m)
47
D Doble flecha o ápices múltiples (múltiples
troncos sobre el DAP)
E Enfermo (daños por patógenos, gomosis y
otros)
F Defoliado o con ramas muertas (sólo si en
más de 25% del follaje)
H Hormigas (presencia considerable,
rastros de caminos y hormigueros)
I Inclinado
L con lianas de más de 1 cm de grosor, o que
tapan buena parte de la copa
M Muerto en pie (mortalidad natural, por
competencia)
P Remanente, árbol no aprovechado en
cosecha anterior
Q Quebrado (excepto A)
R Rebrote, regenerado después de la
plantación
S Muerte descendente (ápice y ramas
superiores marchitándose)
T Torcido
V Volcado por el viento
Z Cola de zorro
Puede ingresarse más de un código a la vez.
Anormalidades o circunstancias que no
correspondan a ninguno de los códigos deberán
anotarse en la columna de Observaciones del
formulario (Anexo 2).
5.4.2 Posición sociológica
Se consideran los siguientes criterios (Figura 5-
22):
ÁRBOL DOMINANTE D. — Incluye los árboles
emergentes, aquellos que sobresalen notoriamente
del estrato superior por encima de las copas de
los demás árboles (incluidos los remanentes) y
aquellos que pertenecen al estrato superior de la
copa, estando plenamente desarrollada, lo mismo
que el árbol en conjunto, siendo prioritaria la
evaluación del diámetro (estrictos dominantes).
ÁRBOL CODOMINANTE C. — Convergen en esta clase
los propiamente codominantes y los llamados
presionados. Los primeros pertenecen al estrato
superior de la copa, aunque en conjunto y por
consideraciones de diámetro menos desarrollados
que los dominantes, con copa menor también. Los
últimos ya no pertenecen al estrato superior, y la
punta de la copa, aunque sólo recibe sol
directamente cuando sus rayos la hieren desde el
cenit, conserva alguna continuidad con los árboles
que conforman el estrato principal y aún es posible
alguna respuesta favorable de crecimiento ante
una liberación (entresaca).
ÁRBOL SUPRIMIDO S. — En el que la punta de la copa
no conserva continuidad alguna con los árboles
que conforman el estrato principal, estando
cubierto ya por ramas laterales que le rodean y
sin posibilidad alguna de respuesta ante una
liberación (entresaca).
5.5 Observaciones adicionales
Algunas características que resultan relevantes
en la evaluación de sitios de crecimiento se
presentan como propuesta para la unificación de
criterios.
Figura 5-22. Posi ci ón soci ol ógi ca: Árbol es
dominantes: emergentes (1) y árboles plenamente
desarrollados en el estrato superior (2); árboles
codominantes: codominantes propiamente dichos (3) y
presionados (4); árboles suprimidos (5). (Tomado de
Sano 1994).
48
5.5.1 Información acerca del sitio
de la muestra
Aparte de la información que debe ser consignada
en el encabezado del respectivo formulario (zona,
departamento, municipio, código de finca, lote,
especie, procedencia, etc.) se consideran algunas
otras características de interés para la planeación
de futuros estudios y como complemento para la
toma de decisiones
TOPOGRAFÍA DEL TERRENO CIRCUNDANTE — Evaluado
bajo la siguiente nomenclatura
1. Plano o casi plano. Pendientes no mayores
de 2%.
2. Ondulado. Pendientes máximas entre 2% y
8%.
3. Fuertemente ondulado. Pendientes
máximas entre 8% y 16%.
4. Colinado. Pendiente máxima entre 16% y
30%; variación de elevación moderada.
5. Fuertemente socavado. Pendientes
máximas superiores a 30%; variación de
elevación moderada.
6. Montañoso. Grandes variaciones de
elevación.
MICROTOPOGRAFÍA. — 1. Natural o 2. Artificial; v.g.:
1. Gilgai, 2. Terrazas, 3. Albardones, etc.)
PENDIENTE — A partir de la medición de la pendiente
de la parcela es posible generar una clasificación
así (Tabla 5):
CLASES DE DRENAJE. — Estas son la combinación
de escorrentía, drenaje interno y permeabilidad.
1. Muy escasamente drenado. El agua se retira
del suelo tan lentamente que la capa freática
está en la superficie o encima de ésta la mayor
parte del tiempo. Generalmente el lugar es
llano o deprimido y está frecuentemente
encharcado.
2. Escasamente drenado. El suelo permanece
mojado gran parte del tiempo. La capa
freática está en la superficie o próxima a ésta
durante una parte considerable del año.
3. Imperfectamente drenado. El agua se retira
del suelo con lentitud suficiente para
mantenerlo mojado durante periodos
apreciables, pero no todo el tiempo. A menudo
hay moteados de gley en la parte inferior del
horizonte A o inmediatamente debajo de este.
4. Moderadamente bien drenado. La
eliminación del agua es algo lenta y los
perfiles están mojados durante periodos
cortos, pero apreciables. A menudo hay
moteados de gley en el horizonte B.
5. Bien drenado. El agua se elimina fácil, pero
no rápidamente. Puede haber moteados de
gley en la parte inferior del horizonte C o a
profundidad de varios pies.
6. Algo excesivamente drenado. El agua se
elimina del suelo rápidamente. El solum está
normalmente libre de moteados de gley.
7. Excesivamente drenado. El agua se elimina
del suelo muy rápidamente. Puede ser
escarpado, muy poroso o ambas cosas. El
perfil está libre de moteados de gley.
CLASES DE PEDREGOSIDAD SUPERFICIAL. — Se evalúa
bajo los siguientes criterios
1. Las piedras cubren menos del 0.01% del
área. No hay piedras, o son demasiado pocas
para interferir con la labranza.
2. Las piedras ocupan de 0.01 a 0.1% de la
superficie. Las piedras interfieren con la
labranza, pero pueden practicarse cultivos
limpios.
3. Muy pedregoso, de 0.1 a 3.0% de la superficie
cubierta. Bastantes piedras para no permitir
los cultivos limpios, si bien es posible producir
pastos mejorados.
4. Extremadamente pedregoso – o tierra
pedregosa – 3 a 15% de la superficie cubierta.
Suficientes piedras para impedir el uso de
maquinaria, excepto maquinas livianas y
herramientas manuales.
5. Tierras pedregosas o muy pedregosas – 15
a 90% de la superficie cubierta. Suficientes
49
piedras para hacer imposible el uso de todo
tipo de maquinaria.
6. Tierra esencialmente pavimentada con
piedras que ocupan más de 90% de la
superficie.
CLASES DE AFLORAMIENTOS ROCOSOS. — Evaluado bajo
los siguientes criterios:
1. Menos de 2% del área. No hay exposiciones
de lechos rocoso o son demasiado pocos para
interferir con la labranza.
2. Rocoso – exposiciones de rocas separadas
aproximadamente de 35 a 100 metros, que
cubren de 2 a 10% de la superficie. La
exposición de lechos rocosos interfiere con
la labranza pero pueden practicarse cultivos
limpios.
3. Muy rocoso – los afloramientos están
separados de 10 a 35 metros entre sí y cubren
de 10 a 25% de la superficie. Suficiente
exposición de lechos rocosos para hacer
impracticables los cultivos entre líneas pero
se pueden producir pastos mejorados.
4. Extremadamente rocoso – o terreno rocoso
– o bien suelo muy delgado; rocas separadas
entre si de 3.5 a 10 metros y cubren del 25 al
30% de la superficie. Suficientes
afloramientos rocosos para hacer
impracticable el uso de maquinaria agrícola
pesada; se pueden utilizar solamente
maquinarias livianas y herramientas
manuales.
5. Las exposiciones de terreno rocoso están
espaciadas 3.5 metros o menos y cubren
de 50 a 90% de la superficie. Superficies
afloramientos o suelo tan delgado para volver
impracticable el uso de maquinaria.
6. Afloramientos rocosos. Los lechos rocosos
están expuestos en más del 90%.
PRESENCIA DE EROSION. — 1. Si la hay; 0. Ausencia
de erosión.
ÍNDICE TOPOGRÁFICO. — Esta medida fue empleada
con éxito por Tschinkel (1972) en plantaciones
de Cupressus lusitanica Mill., para tratar de
relacionar la calidad de los sitios forestales en
función de una combinación de factores
ambientales, que se cree, limitan el crecimiento.
El método permite evaluar sitios que aún se
encuentran sin plantar, para evitar aquellos de baja
productividad.
Tschinkel (1972) encontró como variables
prometedoras para la evaluación del sitio la
pendiente mínima de la parcela P y el código
topográfico CT basado en una clasificación a ojo
de la topografía, según su convexidad o
concavidad. Cualquier parcela o área situada
sobre una pendiente puede tener un perfil
Perfil convexo
P
e
r
f
il
c
ó
n
c
a
v
o
P
erfil recto
Perfil plano
c
o
n
t
o
r
n
o

r
e
c
t
o
contorno có
n
c
a
v
o contorno conve
xo
2000
Curvatura topográfica Pendiente mínima en
grados P Perfil Contorno Código topográfico
0 Convexo Convexo 10
10 Cóncavo Convexo 20
20 Recto Convexo 30
30 Recto Cóncavo 40
40 Cóncavo Cóncavo 60
50

Figura 5-23. Descripción de un área en cuanto a su
curvatura topográfica (tomado de Tschinkel 1972).
Tabla 5-1. Descripción de una área en cuanto a su curvatura topográfica (tomado de Tschinkel 1972).
50
topográfico (visual sobre la pendiente vertical del
terreno) convexo (1), recto (2) , cóncavo (3) o
plano (4); pero también el contorno de la misma
parcela visto desde arriba, como en un mapa
topográfico puede ser descrito por cotas de nivel
de forma recta, convexa o cóncava. Así, la
curvatura topográfica de cualquier área puede
describirse por cuatro clases de curvatura en
perfil y tres clases de curvatura en contorno, dando
un total de nueve posibles combinaciones más la
clase que incluye áreas planas (Figura 5-22).
Puesto que algunas de estas combinaciones son
raras en la naturaleza, se señalan las cinco
combinaciones más usuales (Tabla 5-1).
La posible correlación del índice propuesto por
Tschinkel y el crecimiento en Eucalyptus grandis
amerita su evaluación como herramienta para la
elección de sitios forestales apropiados para su
establecimiento y la incidencia del relieve sobre
los distintos tipos de clon.
GRADO DE ESPESURA DEL SOTOBOSQUE NATIVO. —
Pretende generar una idea intuitiva del nivel de
competencia y convivencia de las especies nativas
en las plantaciones.
1. Plantación limpia. El sotobosque
prácticamente carece de vegetación nativa;
los desplazamientos se hacen fácilmente sin
necesidad alguna de limpiar el terreno y la
visibilidad se extiende prácticamente sin
limitación.
2. Malezas bajas. El sotobosque presenta
alguna diversidad de especies de porte bajo,
en general rastreras, herbáceas de pequeño
porte y plantas postradas; desplazarse
plantea un poco de dificultad y la visibilidad
no alcanza a ser perturbada
3. Rastrojo bajo. Una mayor diversidad de
especies cubren el sotobosque que comienzan
a colonizar sitios más altos; son comunes los
arbustos de familias pioneras de rápido
crecimiento; los desplazamientos libres
implican la remoción del material vegetal y
la visibilidad se limita a un entorno de 20-30
m.
4. Rastrojo alto. Arbustos y árboles pequeños
dominan el piso del bosque. Especies leñosas
de mayor diámetro se presentan dispersas y
comienzan a alcanzar el piso medio del dosel.
Los desplazamientos no son posibles sin la
remoción del material vegetal y la visión se
limita a 10-20 m.
5. Bosque secundario. Las plantas leñosas se
hacen más abundantes y algunos individuos
incluso llegan a competir con los árboles del
dosel y estrato medio de la plantación. Los
desplazamientos no son posibles sin la
remoción del material vegetal y la visión se
limita a menos de 10 m.
5.5.2 Historial de manejo
Por observaciones directas y la información de
personas vinculadas a las labores de las
plantaciones, se tomaran los principales
antecedentes de manejo, influencia humana activa
(aprovechamientos furtivos, si los hay),
fertilización (tipo y composición), prácticas de
manejo de plagas (si las hay), podas, entresacas
e identificación de árboles con características
deseables: “árboles plus”.
5.6 Control de calidad
Durante la ejecución de todos los procesos se
observa un constante de control de calidad. En
primer lugar, una profunda conciencia sobre el
valor de las mediciones individuales y la visión
global de los rodales estudiados ha de acompañar
en todo momento a los jefes de grupo de medición,
primeros críticos y supervisores de su labor.
Constantemente, los instrumentos son revisados
y, de ser el caso, calibrados o cambiados por otro
de buen funcionamiento, y las mediciones
revisadas constantemente durante su ejecución;
en particular, se confrontan los estimados de
altura para árboles individuales por comparación
con sus vecinos y observaciones directas afinadas
por la experiencia. De otro tanto, el director del
proyecto acompaña los grupos de medición
orientando y evaluando cada proceso, generando
alternativas para mejorar las mediciones. Durante
la digitalización de los formularios de campo se
lleva un estricto control sobre la presentación y
confiabilidad de toda la información consignada;
los resúmenes y gráficos de dispersión permiten
una primera evaluación que permite detectar
observaciones atípicas y la búsqueda de
soluciones rápidas y adecuadas. Estos múltiples
51
2. Estacas. Se debe tener especial cuidado en
la preservación y manutención de la
numeración de las estacas, de manera que se
indiquen claramente el vértice de la parcela a
que pertenecen. En caso necesario, se deben
repintar los árboles que señalan los vértices.
3. Marcado de árboles. Se debe repasar la
numeración y la marca que señala la altura
de medición del diámetro normal. Si existe
desprendimiento de corteza, debe removerse
con excesivo cuidado y remarcar. La
remarcación se debe realizar en una forma
muy cuidadosa, preocupándose de mantener
exactamente la altura de medición. Los
árboles con altura inferior a 1.4 m en
mediciones previas, deben ser evaluados para
diagnosticar su ingreso en el grupo de árboles
a medir.
4. Las pérdidas de estacas y de
identificaciones de árboles pueden
corregirse con ayuda del GPS, altímetro y
reconstruyendo la secuencia de numeración
de árboles vecinos.
controles aseguran una alta confiabilidad de las
mediciones y el cumplimiento satisfactorio de los
objetivos del muestreo.
5.7 Manutención
Debido a los pocos precedentes específicos sobre
la necesidad de manutención, es recomendable
hacer una verificación periódica del estado de la
parcela, para determinar si amerita la
programación de procedimientos intermedios
antes de la segunda y posteriores mediciones. De
no ser necesario, se debe realizar la manutención
durante cada remedición.
Las actividades que se deben considerar son:
1. Puntos de referencia: Se remarcan o
reestablecen dependiendo del estado en que
se encuentren. Si un punto ha desaparecido
o se prevé que pueda desaparecer o
deteriorarse en el corto plazo, se debe
reemplazar por otro que cumpla con los
requisitos necesarios. Junto con esto se
deben realizar las modificaciones necesarias
en la documentación para la ubicación de la
parcela.
52
REFERENCIAS
CARDONA, J.M. 2004. Glosario Multilingüe de Terminología Forestal (español, inglés, japonés,
francés y portugués). Silvano Ltda. 350 p.
GARCÍA, O., S. SALAS y C. ZUNINO. 1995. Normas para la Instalación y Medición de Parcelas
Permanentes en Plantaciones de Eucalipto. Instituto Forestal, Chile. 52 p.
LEMA, A. 2003. Dasometría: Algunas aproximaciones estadísticas a la medición forestal. Silvano
Ltda, 395 p.
LEMA, A. 2002. Elementos teórico-prácticos sobre inventarios forestales (estadística y
planeación). En prensa.
ORTEGA, A. 2002 .Estrategia de desarrollo de herramientas de predicción en el plazo inmediato.
Documento Interno Cartón de Colombia S.A. 10 p.
PAUWELS, D. 2001. Le Vertex, une nouvelle génération de dendromètres multi-usages. Note
technique forestière de Gembloux No. 1.
SANO, H. 1994. Suisu zenkoku shinrinshigendaichô: 1993-1995 no genchi chôsa manyuaru.
[Inventario de recursos forestales nacionales suizos: Manual de campo de inventarios de
1993-1995] Traducción al japonés del original en alemán: STIERLIN, H. U.B. BRÄNDLI, A.
HEROLD Y J. ZINGGELER. Schweizerisches Landesforstinventar: Anleitung für die
Feldaufnahmen der Erhebung 1993-1995. Swiss Federal Institute for Forest, Snow and
Landscape Research WSL 215 p.
TSCHINKEL, H. 1972. La clasificación de sitio y el crecimiento de Cupressus lusitanica en
Antioquia, Colombia. Revista Facultad Nacional de Agronomía 27(1):3-30.
URIBE, A. 2000. Términos de referencia para Inventarios Forestales de Precosecha y Manejo
Smurfit Cartón de Colombia. Documento Interno Cartón de Colombia S.A. 8 p.

















Anexo 1
Medición de Parcelas Temporales
COD_FINCA __ __ __ __ __ __ __ LOTE ______ ESPECIE ________ ________ PARCELA Nº _________
PLANTACIÓN ___ /___ /___ MEDICIÓN ___/___/___ EDAD ____ AÑOS
RESPONSABLE MEDICIÓN ____________________________ AUXILIARES
__________________ __________________
_______________________________________________________ __________________ __________________
DEPARTAMENTO _______
MUNICIPIO
CARTOGRAFÍA ___ /___ /___ _______
_____ ________ _______
PROCEDENCIA ______________ ESTRATO ________ ÁREA ________ m² _______
Instrumentos de medición

Precisión

Parcela

 ____ cm

DAP

 ____ cm

H

 ____ m

Árbol

DAP
(cm)

dist (m)

esc (1/x)

Lectura
Inferior

Lectura
copa

h (m)

Obs.

PS

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

Árbol

DAP
(cm)

dist (m)

esc (1/x)

Lectura
Inferior

Lectura
copa

h (m)

Obs.

PS

31

32

33

34

35

36

37

38

39

40

41

42

43

44

45

46

47

48

49

50

51

52

53

54

55

56

57

58

59

60

Observaciones: N Normal, I Inclinado, T Torcido, B Bifurcado, R Rebrote, Ra Ramificado, Q Quebrado, C Caído y vivo, E
Enfermo, D Muerte descendente, F Defoliado, H Hormigas, L Lianas, M Muerto en pie, V Caído muerto Z Cola de zorro
n ___ N ___ #H ___ Hora inicial ___ : ___ Hora Final ___ : ___ Tiempo ________
Zona
 A
 B
 C

Sotobosque

Perfil

Contorno

Limpio

Plano

Plano

 Malezas bajas

Recto

Recto

 Rastrojo medio

 Cóncavo

 Cóncavo

 Rastrojo alto

 Convexo

 Convexo

 Bosque secundario

Medición de Parcelas Semipermanentes
COD_FINCA __ __ __ __ __ __ __ LOTE ______ ESPECIE ________ ________ PARCELA Nº _________
PLANTACIÓN ___ /___ /___ MEDICIÓN ___/___/___/ EDAD ____ AÑOS
RESPONSABLE MEDICIÓN ____________________________ AUXILIARES
__________________ __________________
_______________________________________________________ __________________ __________________
DEPARTAMENTO __________
MUNICIPIO _____________
CARTOGRAFÍA ___ /___ /___ _______
_______
PROCEDENCIA ______________ ESTRATO ________ ÁREA ________ m²
ZONA A C B
_______
OTRAS MEDICIONES Y RESULTADOS
Azimut Longitud del lado
Punto
Atrás Adelante AngInt Dist1 Pend1 Dist2 Pend2 Dist3 Pend3 Dist4 Pend4 Dist.total
1
2
3
4

INSTRUMENTOS DE MEDICIÓN/PRECISIÓN
Instrumento

Marca/Modelo

Precis.

Instrumento

Marca/Modelo

Precis.

Brújula

 ____ °

DAP

 ____

m

Pendiente

 ____ °

H

 ____

m

Cinta

métr.

 ____ cm

N

asnm

_______ m

P = ___° ___ %

Perfil

Contorno

E

n

_______

 Plano

 Recto

 Plano

 Recto

GPS

Datum

#H

_______

Nárb/ha

_______

 Concvo

 Cvexo

 Ccvo

 Cvexo

Error angular ____ ° Error en distancia 1/_________ Área _________ m² H fin levantamiento __ : __
CROQUIS DE UBICACIÓN Y ORIENTACIÓN DE LA PARCELA
OBSERVACIONES ___________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________

___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
Hora inicial ___ : ___ Hora Final ___ : ___ Tiempo
________

Árbol

DAP
(cm)

dist (m)

esc (1/x)

Lectura
Inferior

Lectura
copa

h (m)

Obs.

PS

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

31

32

33

34

35

36

37

38

39

40

Árbol

DAP
(cm)

dist (m)

esc (1/x)

Lectura
Inferior

Lectura
copa

h (m)

Obs.

PS

41

42

43

44

45

46

47

48

49

50

51

52

53

54

55

56

57

58

59

60

61

62

63

64

65

66

67

68

69

70

71

72

73

74

75

76

77

78

79

80

Observaciones: N Normal, I Inclinado, T Torcido, B Bifurcado, R Rebrote, Ra Ramificado, Q Quebrado, C Caído, E
Enfermo, D Muerte descendente, F Defoliado, H Hormigas, L Lianas, Z Cola de zorro
OBSERVACIONES ___________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________

___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
COD_FINCA __ __ __ __ __ __ __ LOTE ______ ESPECIE ________ ________ PARCELA Nº _________
Medición de Parcelas Semipermanentes
Observaciones: N Normal, I Inclinado, T Torcido, B Bifurcado, R Rebrote, Ra Ramificado, Q Quebrado, C Caído, E
Enfermo, D Muerte descendente, F Defoliado, H Hormigas, L Lianas, Z Cola de zorro
OBSERVACIONES ___________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________

___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
COD_FINCA __ __ __ __ __ __ __ LOTE ______ ESPECIE ________ ________ PARCELA Nº _________
Medición de Parcelas Semipermanentes
Árbol

DAP
(cm)

dist (m)

esc (1/x)

Lectura
Inferior

Lectura
copa

h (m)

Obs.

PS

81

82

83

84

85

86

87

88

89

90

91

92

93

94

95

96

97

98

99

100

101

102

103

104

105

106

107

108

109

110

111

112

113

114

115

116

117

118

119

120

Árbol

DAP
(cm)

dist (m)

esc (1/x)

Lectura
Inferior

Lectura
copa

h (m)

Obs.

PS

121

122

123

124

125

126

127

128

129

130

131

132

133

134

135

136

137

138

139

140

141

142

143

144

145

146

147

148

149

150

151

152

153

154

155

156

157

158

159

160

シルバノ有限会社 © SILVANO LTDA. 2005


ZONA _______ NÚCLEO _________ CÓD FINCA __________ LOTE ______ Sp _______ PARCELA N° ______
CARTOGRAFÍA ____/____/____ PLANTACIÓN ____/____/____ MEDICIÓN _____/_____/_____ ÁREA ________ m²
RESPONSABLE ______________________ Aux. _______________________________________________________
INSTRUMENTOS DE MEDICIÓN
parcela ± __________ cm h ± __________ m
d ± __________ cm espesor corteza ± __________ cm
n = _______ N = _______ árb/ha Pendiente = _____° _____ % ± __________ °

Árbol Nº: _________ d (cm): _____ H (m): ______ L (m): _____ Árbol Nº: _________ d (cm): _____ H (m): ______ L (m): ____

Long
1
d
2
d
d 1
e
2
e
e
Obs.

Long
1
d
2
d
d 1
e
2
e
e
Obs.
Base

Base

1

1

2

2

3

3

4

4

5

5

6

6

7

7

8

8

9

9

10

10

Árbol Nº: _________ d (cm): _____ H (m): ______ L (m): _____ Árbol Nº: _________ d (cm): _____ H (m): ______ L (m): ____

Long
1
d
2
d
d 1
e
2
e
e
Obs.

Long
1
d
2
d
d 1
e
2
e
e
Obs.
Base

Base

1

1

2

2

3

3

4

4

5

5

6

6

7

7

8

8

9

9

10

10

Árbol Nº: _________ d (cm): _____ H (m): ______ L (m): _____ Árbol Nº: _________ d (cm): _____ H (m): ______ L (m): ____

Long
1
d
2
d
d 1
e
2
e
e
Obs.

Long
1
d
2
d
d 1
e
2
e
e
Obs.
Base

Base

1

1

2

2

3

3

4

4

5

5

6

6

7

7

8

8

9

9

10

10

OBS. N NORMAL, A ÁPICE DAÑADO, B BIFURCADO, C CAIDO Y VIVO, D DOS FLECHAS O ÁPICES MÚLTIPLES, E ENFERMO, F DEFOLIADO, H HORMIGAS, M
MUERTO EN PIE, P REMANENTE, Q QUEBRADO (EXCEPTO A), R REBROTE, T TORCIDO, V VOLCADO VIENTO, X CORTADO/EXTRAÍDO, Z COLA DE ZORRO.

Hora inicial ____ : ____ Final ____ : ____ Tiempo _______ min.
Medición de Parcela de Cubicación

















Anexo 3
35

Lados de la parcela, con corrección por pendiente.
Pendiente Distancia Pendiente Distancia Pendiente Distancia
% grds 1000m
2
% grds 1000m
2
% grds 1000m
2

0,0 0,0 31,62 47,5 25,4 35,01 73,5 36,3 39,25
6,0 3,4 31,68 48,0 25,6 35,08 74,0 36,5 39,34
8,0 4,6 31,72 48,5 25,9 35,15 74,5 36,7 39,43
10,0 5,7 31,78 49,0 26,1 35,22 75,0 36,9 39,53
12,0 6,8 31,85 49,5 26,3 35,28 75,5 37,1 39,62
14,0 8,0 31,93 50,0 26,6 35,36 76,0 37,2 39,72
16,0 9,1 32,02 50,5 26,8 35,43 76,5 37,4 39,81
17,0 9,6 32,08 51,0 27,0 35,50 77,0 37,6 39,91
18,0 10,2 32,13 51,5 27,2 35,57 77,5 37,8 40,01
19,0 10,8 32,19 52,0 27,5 35,64 78,0 38,0 40,10
20,0 11,3 32,25 52,5 27,7 35,72 78,5 38,1 40,20
21,0 11,9 32,31 53,0 27,9 35,79 79,0 38,3 40,30
22,0 12,4 32,38 53,5 28,1 35,86 79,5 38,5 40,40
23,0 13,0 32,45 54,0 28,4 35,94 80,0 38,7 40,50
24,0 13,5 32,52 54,5 28,6 36,01 80,5 38,8 40,60
25,0 14,0 32,60 55,0 28,8 36,09 81,0 39,0 40,70
26,0 14,6 32,67 55,5 29,0 36,17 81,5 39,2 40,79
27,0 15,1 32,76 56,0 29,2 36,24 82,0 39,4 40,89
28,0 15,6 32,84 56,5 29,5 36,32 82,5 39,5 41,00
29,0 16,2 32,93 57,0 29,7 36,40 83,0 39,7 41,10
30,0 16,7 33,02 57,5 29,9 36,48 83,5 39,9 41,20
31,0 17,2 33,11 58,0 30,1 36,56 84,0 40,0 41,30
32,0 17,7 33,20 58,5 30,3 36,64 84,5 40,2 41,40
33,0 18,3 33,30 59,0 30,5 36,72 85,0 40,4 41,50
33,5 18,5 33,35 59,5 30,8 36,80 85,5 40,5 41,61
34,0 18,8 33,40 60,0 31,0 36,88 86,0 40,7 41,71
34,5 19,0 33,45 60,5 31,2 36,96 86,5 40,9 41,81
35,0 19,3 33,50 61,0 31,4 37,04 87,0 41,0 41,92
35,5 19,5 33,56 61,5 31,6 37,12 87,5 41,2 42,02
36,0 19,8 33,61 62,0 31,8 37,21 88,0 41,3 42,12
36,5 20,1 33,66 62,5 32,0 37,29 88,5 41,5 42,23
37,0 20,3 33,72 63,0 32,2 37,38 89,0 41,7 42,33
37,5 20,6 33,77 63,5 32,4 37,46 89,5 41,8 42,44
38,0 20,8 33,83 64,0 32,6 37,54 90,0 42,0 42,54
38,5 21,1 33,89 64,5 32,8 37,63 90,5 42,1 42,65
39,0 21,3 33,94 65,0 33,0 37,72 91,0 42,3 42,76
39,5 21,6 34,00 65,5 33,2 37,80 91,5 42,5 42,86
40,0 21,8 34,06 66,0 33,4 37,89 92,0 42,6 42,97
40,5 22,0 34,12 66,5 33,6 37,98 92,5 42,8 43,08
41,0 22,3 34,18 67,0 33,8 38,06 93,0 42,9 43,18
41,5 22,5 34,24 67,5 34,0 38,15 93,5 43,1 43,29
42,0 22,8 34,30 68,0 34,2 38,24 94,0 43,2 43,40
42,5 23,0 34,36 68,5 34,4 38,33 94,5 43,4 43,51
43,0 23,3 34,42 69,0 34,6 38,42 95,0 43,5 43,62
43,5 23,5 34,49 69,5 34,8 38,51 95,5 43,7 43,73
44,0 23,7 34,55 70,0 35,0 38,60 96,0 43,8 43,84
44,5 24,0 34,61 70,5 35,2 38,69 96,5 44,0 43,95
45,0 24,2 34,68 71,0 35,4 38,78 97,0 44,1 44,06
45,5 24,5 34,74 71,5 35,6 38,87 97,5 44,3 44,17
46,0 24,7 34,81 72,0 35,8 38,97 98,0 44,4 44,28
46,5 24,9 34,87 72,5 35,9 39,06 98,5 44,6 44,39
47,0 25,2 34,94 73,0 36,1 39,15 99,0 44,7 44,50

















Anexo 4
1
Ejemplo de cierre de parcela
Se levantó una parcela semipermanente rectangular con una brújula
Suunto de mapa MC-1G (precisión 2°) y cinta métrica de 20 m. En el
proceso se tomaron los datos de la Tabla 1.
Cálculo y compensación del error angular
Se calculan los ángulos internos con el siguiente procedimiento:
α
i
= β

– β

En donde
α = ángulo interno del vértice i
β

= acimut adelante
β

= acimut atrás
Recuérdese que si el ángulo da mayor de 360°, debe restársele este
número para que tenga sentido. Tenemos entonces, según el ejemplo
(Tabla 2):
Recuérdese que en una poligonal de cuatro lados la suma de los ángulos
internos debe ser 360°. La diferencia constituye el error angular de la
poligonal, que en este caso asciende a -2°. La fórmula de la tolerancia
angular es:
n a T =
En donde
a = apreciación del instrumento
n = número de vértices
° = ° = = 4 4 2 n a T
Como el error es menor que la tolerancia angular, no hay que repetir el
levantamiento (por ahora, faltan chequeos adicionales) y se puede
repartir el error en los cuatro vértices, es decir (-2°/4=-0.5°).
Procedemos ahora al cálculo de los acimutes corregidos, según la ley de
propagación de los mismos:
Atrás Adelante DifAz Dist1 Pend1 Dist2 Pend2 Dist3 Pend3 DistCorr1 DistCorr2 DistCorr3 DistTotal
1 112 10 182 17.85 24 6.94 26 11.07 37 16.31 6.24 8.84 31.39
2 192 110 180 14.85 11 19.45 16 0 0 14.58 18.70 - 33.27
3 290 194 -180 11.2 9 17.3 26 8.47 28 11.06 15.55 7.48 34.09
4 14 292 -180 18.14 0 12.85 0 0 0 18.14 12.85 - 30.99
Pto
Acimut Longitud de los lados
Dist 1 × coseno Pend1
17.85 cos (24)
192-10
1
2
3
4
1’
3
3
.2
7
m
1
.
9
6

m
3
1
.
3
9

m
3
4
.
0
9

m
3
0
.9
9
m
Ángulos
Internos
Medido Corregido
1 102 101.5
2 82 81.5
3 96 95.5
4 82 81.5
Σ 362 360

Errang= -2

2
Debe escogerse un acimut base, que haya quedado sin error. Para ello,
se toman las diferencias de los acimutes medidos (Tabla 1, columna
DifAz). Se asume que los acimutes sin error son aquellos que adelante –
atrás sean 180° (no se toma en cuenta el signo). Como hay varios, se
escoge uno, y por facilidad será este el azimut 2-3. Los otros acimutes se
corrigen con éste.
β
i
= β
i

-1
+ ∠ vértice ± 180°
En donde
β
i
= acimut del lado
β
i

-1
= acimut anterior
Con los siguientes criterios:
Si (β
i-1
+ “ vértice) < 180º Ò! se suma 180º
Si (β
i-1
+ “ vértice) e•180º Ò! se resta 180º
Si (β
i-1
+ “ vértice) e•540º Ò! se resta 540º ya que ningún acimut
puede ser mayor de 360º
Cálculo de las proyecciones y coordenadas
Para poder calcular áreas y errores de cierre lineal, es necesario calcular
coordenadas para cada uno de los vértices. Esto se efectúa mediante
conversión de coordenadas polares (ángulos y distancia) a pares de
coordenadas cartesianas (x , y), o en este caso (Norte, Este). Ilustraremos
este principio con el cálculo de las coordenadas del vértice 2. Se asumen
como (0,0) las coordenadas del vértice 1.
Proyección en N = 31.39 seno 10° = 30.91 m
Proyección en E = 31.39 coseno 10° = 5.45 m
Procediendo de la misma forma para cada punto, las coordenadas de
cada uno de éstos serán la suma de las coordenadas de todos los
anteriores. Es decir, las coordenadas del punto 3 son:
Proyección en N = 33.27 seno 110° = 31.27 m
Proyección en E = 33.27 coseno 110° = -11.38 m
Angint Azcorr
Pto AzAdel Med Corr Atrás Adelante
1 102 101.5
10 188.5 8.5
2 82.0 81.5
110 290.0 110.0
3 96.0 95.5
194 11.5 191.5
4 82.0 81.5
292 287.0 107.0
1'
188.5 8.5

2
1
10 grados
3
1
.
3
9

m
3
0
.
9
1

m
5.45 m
(5.45, 30.91)
31.27 m
1
1
.
3
8

m
(36.72,19.53)
(0, 0)
3
Coordenadas = (31.27 + 5.45, 30.91 – 11.38) = (36.72, 19.53)
Para el cálculo de las coordenadas siguientes basta ir sumando las
proyecciones de cada lado (aquí el signo sí importa); como puede verse,
las coordenadas de 1’ corresponden a la suma de todas las proyecciones.
El error lineal ∆ε está dado entonces por una fórmula de distancia
triangular pitagoriana entre el punto 1 de coordenadas (0,0) y el punto 1’
(-0.26,-1.94).
( ) [ ] ( ) [ ] m 96 . 1 94 . 1 0 26 . 0 0
2 2
= − − + − − = ∆ε
Esto es, entre el vértice 1’ y el vértice 1 hay 1.96 m.
En algunos casos, la tolerancia lineal se relaciona con la precisión
obtenida en el levantamiento definido por la siguiente ecuación.
L
P
Σ

=
ε
en donde:
P = precisión de la poligonal
£L = suma de los lados de la poligonal en m
El error relativo n, generalmente expresado en términos 1:n, viene dado
por el inverso de P:
P
n
1
=
Generalmente se designa a n como la Tolerancia lineal.
Con el ejemplo, resultan los siguientes valores:
27 . 66
02 . 0
1
; 0151 . 0
74 . 129
96 . 1
= = = = n P
Pto AzAdel Dist ∆N ∆E CoordN CoordE
1 0.00 0.00
10 31.39
2 5.45 30.91 5.45 30.91
110 33.27
3 31.27 -11.38 36.72 19.53
194 34.09
4 -8.25 -33.08 28.47 -13.55
292 30.99
1' -28.73 11.61 -0.26 -1.94

Σ 129.74 -0.26 -1.94
4
La precisión del levantamiento es entonces 1:66; es decir, se abre (no
cierra) la poligonal 1 m por cada 66 m de perímetro.
Habría que verificar si esta distancia o error cae dentro de la tolerancia
lineal admitida para este levantamiento. Al final de este anexo se discutirá
este asunto. Por ahora, por el ejercicio, se asume que sí quedó dentro de
la tolerancia admitida, y procedemos a la corrección de las proyecciones
con miras a reducir a cero el error de cierre.
i
i
i
L
L
N
CpN








Σ

− =
ε
i
i
i
L
L
E
CpE








Σ

− =
ε
CpN
i
= corrección parcial sobre la proyección norte-sur del lado i
CpE
i
= corrección parcial sobre la proyección este-oeste del lado i
L
i
= longitud del lado i
Por ejemplo, veamos la corrección de las proyecciones del lado 1 – 2:
( ) 06 . 0 39 . 31
74 . 129
26 . 0
2 1
= 




 −
− =

CpN
( ) 47 . 0 39 . 31
74 . 129
94 . 1
2 1
= 




 −
− =

CpE
Como chequeo, la suma de las correcciones de la columna 6 debe ser
igual a -Σ∆N y la suma de las correcciones de la columna 7 debe ser
igual a -Σ∆E.
Estas correcciones se suman a las proyecciones y con ellas se calculan
de nuevo las coordenadas.
Proyecciones CorreccAProyecc ProyCorr Coord_Corr
Pto AzAdel Dist ∆N ∆E CpN CpE C_N C_E CoordN CoordE
1 0.00 0.00
10 31.39 0.06 0.47
2 5.45 30.91 5.51 31.38 5.51 31.38
110 33.27 0.07 0.50
3 31.27 -11.38 31.33 -10.88 36.85 20.50
194 34.09 0.07 0.51
4 -8.25 -33.08 -8.18 -32.57 28.67 -12.07
292 30.99 0.06 0.46
1' -28.73 11.61 -28.67 12.07 0.00 0.00

Σ 129.74 -0.26 -1.94 0.26 1.94 0.00 0.00

5
Finalmente, se calcula el área de la parcela, mediante la fórmula
( )
2
1 1 ∑ + −

=
i i
N N Ei
A
O sea, la mitad de la sumatoria de las coordenadas Este de cada punto
por la diferencia de la norte anterior y la posterior de cada punto.
Las tablas adjuntas en esta página muestran la forma de presentar los
datos de campo y el procedimiento completo de cálculo de cierre.
¿Cuál es la tolerancia lineal o error de cierre
aceptable?
Se considera que para distancias pequeñas, el error introducido por la
medición con cinta métrica es también pequeño. Por ejemplo, resulta
ridículo corregir por tensión y temperatura la cinta para ajustar por
centésimas de milímetro esta medición cuando los vértices de la parcela
han de quedar rematados por tubos de PVC de 3 cm de diámetro.
Sin embargo, se recomienda no efectuar levantamientos de parcela con
cintas de 30 m. La catenaria que se forma al extender en su totalidad
una cinta de esta longitud introduce algo más de error que si se mide la
longitud en cintadas de no más de 20 m (las cadenas que se utilizaban
originalmente para topografía en vez de cintas métricas tenían 66 pies, o
sea algo más de 20 m, y no más, debido al error de catenaria resultante
en longitudes mayores, independientemente del material de la cinta).
Dicho lo anterior, se hará evidente que los mayores errores en el cierre
de parcela se cometen debido a errores en la medición de los ángulos
acimutales, y gran parte del error se debe a la limitación en la precisión
del instrumento para hacerlo, es decir, la brújula. Generalmente se
utilizan tres tipos de brújula para ello:
• Brújulas Suunto, Silva, etc., de mapa, con una precisión de 2°.
• Brújulas acimutales Suunto tipo KB-14, Brunton SightMaster®,
y similares de medio grado de precisión (con la práctica puede
aproximarse a ¼ de grado, leyendo entre graduaciones).
• Brújulas Brunton, Sokkia o similares de hasta 5’ de precisión.
Con éstas últimas se obtiene la precisión mayor que es posible esperar
sin acudir a instrumentos mucho más voluminosos y costosos como
P
t
o
A
z
A
d
e
l
D
i
s
t
Δ
N
Δ
E
M
e
d
C
o
r
r
A
t
r
á
s
A
d
e
l
C
o
o
r
d
N
C
o
o
r
d
E
E
(
N
a
-
N
d
)
C
p
N
C
p
E
C
_
N
C
_
E
C
o
o
r
d
N
C
o
o
r
d
E
E
(
N
a
-
N
d
)
1
1
0
2
1
0
1
.
5
0
0
0
0
0
0
1
0
3
1
.
3
9
1
8
8
.
5
8
.
5
0
.
0
6
0
.
4
7
2
5
.
4
5
3
0
.
9
1
8
2
8
1
.
5
5
.
4
5
3
0
.
9
1
-
1
0
6
.
4
2
8
8
5
3
6
5
.
5
1
3
1
.
3
8
5
.
5
1
3
1
.
3
8
-
1
1
5
6
.
2
1
9
7
2
1
1
0
3
3
.
2
7
2
9
0
1
1
0
0
.
0
7
0
.
5
3
3
1
.
2
7
-
1
1
.
3
8
9
6
9
5
.
5
3
6
.
7
2
1
9
.
5
3
1
6
3
2
.
3
4
7
6
5
3
1
.
3
3
-
1
0
.
8
8
3
6
.
8
5
2
0
.
5
-
4
7
4
.
5
9
8
7
8
2
1
9
4
3
4
.
0
9
1
1
.
5
1
9
1
.
5
0
.
0
7
0
.
5
1
4
-
8
.
2
5
-
3
3
.
0
8
8
2
8
1
.
5
2
8
.
4
7
-
1
3
.
5
5
6
1
1
.
1
9
7
6
3
2
8
-
8
.
1
8
-
3
2
.
5
7
2
8
.
6
7
-
1
2
.
0
7
-
4
4
4
.
8
4
9
3
6
1
2
9
2
3
0
.
9
9
2
8
7
1
0
7
0
.
0
6
0
.
4
6
1
'
-
2
8
.
7
3
1
1
.
6
1
-
0
.
2
6
-
1
.
9
4
3
.
5
6
9
3
9
2
1
7
4
-
2
8
.
6
7
1
2
.
0
7
0
0
0
Σ
1
2
9
.
7
4
-
0
.
2
6
-
1
.
9
4
3
6
2
3
6
0
0
.
2
6
1
.
9
4
0
0
P
r
o
y
C
o
r
r
P
r
o
y
e
c
c
i
o
n
e
s
A
n
g
i
n
t
A
z
c
o
r
r
C
o
r
r
A
P
r
o
y
e
c
c
Área = 1070.3
ErrLin = 1.96
P = 0.02
n = 1/P 66.27
Ta (°) = 4.00
DArea PropErrArea
Áreacorr= 1037.8 32.5 3%

6
estaciones totales de topografía (Topcon, etc.). Sin embargo, como las
estaciones, una brújula de 5’ de precisión requiere de un trípode para
poder garantizar una nivelación adecuada del instrumento, sin la cual
no se puede aprovechar la precisión que ofrece. Los costos, entre ellos
los de la seguridad para evitar el robo de un instrumento tan valioso
como una estación total hacen prohibitivo el uso de este tipo de
instrumentos para el cierre de parcelas en campo en la mayoría de
situaciones y lugares en que éstas se establecen. En el caso de las
brújulas Brunton, siguen siendo instrumentos costosos, delicados y
difíciles de conseguir, y el transporte manual de su trípode a lugares
alejados de las vías, lo que implica llevarlo a cuestas a través de una
topografía accidentada es un esfuerzo cuyo mérito conviene ponderar
antes de emprenderlo; Para la mayoría de los casos (parcelas de menos
de media hectárea) una precisión de medio grado es suficiente.
A guisa de ejemplo, se presentan los cálculos de una parcela cuadrada
de 1000 m² (1/10 ha), en terreno completamente llano, y en la cual no se
han cometido más errores que los angulares.
La relevancia de estos errores queda manifiesta al ver cuántos árboles
se miden de más con las diferentes precisiones. Incluso con un error de
cierre lineal de 2.21 m (menor que el espaciamiento usual, que es de 3 m
entre árboles, para 1111 árboles/ha), se miden sólo 4 árboles de más, lo
cual es menos del 5% de error respecto a los 111 árboles de la parcela
“perfecta”. Por eso se aconseja a lo largo de este documento el respetar
la llamada “área efectiva”del árbol; es decir, en el caso de una plantación
bien trazada, debe procurarse que las líneas transcurran por el medio
de los surcos. En la figura se observa lo que implica la orientación de la
parcela respecto de los surcos y su respectivo cierre. En el caso de las
parcelas perfectamente cerradas (rojo y verde), independientemente de
su orientación, los mismos individuos han de caer dentro de la parcela si
los surcos de plantación están bien alineados. Incluso en casos donde
los surcos no puedan detectarse fácilmente (verde), han de caer los
mismos individuos que en una parcela de área igual orientada como debe
ser. En el caso de errores de cierre menores, con tal de que éstos no
sobrepasen el ancho del surco, irrespetando el área efectiva de los dos
árboles, y con tal que sea posible conocer el área, y esta no se aleje más
del 5% del área considerada como estándar (±50 m² en el ejemplo).
Error angular Error de cierre lineal Precisión (1/N) Área Error en área (%)
0 0 Infinito 999.8 -0.02%
0.5 0.28 458 1004.2 0.42%
1 0.55 229 1008.5 0.85%
2 1.10 115 1017.3 1.73%
4 2.21 57 1034.7 3.47%

Error angular Error de cierre lineal Área Árboles en la parcela
0 0 999.8 111
0.5 0.28 1004.2 112
1 0.55 1008.5 112
2 1.1 1017.3 113
4 2.21 1034.7 115

7
En un caso donde se trabaje con una brújula que ofrezca una precisión
de medio grado, será entonces razonable tolerar un error angular de 1°
(según la fórmula para corrección angular), lo que implica al menos 28
cm en el error de cierre, y una precisión de 1:400 (en el pasado se sugerían
precisiones de 1:500 en levantamientos agrícolas de poca precisión).
Para terminar, debe anotarse que en general debe evitarse levantar
parcelas en terrenos donde varíe mucho la pendiente: son preferibles
los terrenos uniformes (totalmente en plano o totalmente en pendiente).
Esto porque cada corrección por pendiente introduce errores en la
distancia corregida, en parte por la precisión con que se mide la
pendiente, así como en los errores de redondeo. Además, los cambios de
pendiente dentro de una misma unidad de muestreo introducen factores
de variación que pueden hacer más difícil discernir los efectos de otros
factores en los resultados.

















Anexo 5
26
25
24
23
22
21
20
19
18
17
16
15
14
13
12
11
10
9
8
7
6
5
4
3
2
1
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 12 13 14 15 16 17 18

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful