P. 1
Plan de Emergencias

Plan de Emergencias

|Views: 30.371|Likes:
Publicado porjcmartinez9104

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: jcmartinez9104 on Sep 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/31/2015

pdf

text

original

Las EMERGENCIAS pueden ser clasificadas según su origen y gravedad. Por su
origen, a su vez, en aquellas de carácter natural, tecnológico y social., se pueden
generar en la edificación el siguiente tipo de emergencias

Amenazas Naturales: Meteorológicas o climáticas y geológicas.

- Terremoto, Sismo o Temblor.
.
Granizada.
- Inundación.
.

- Tormenta eléctrica.

Amenazas Tecnológicas:

- Incendio.
- Explosión.
- Falla estructural en planta física.
- Fallas en maquinaria y equipo.
- Accidentes de tránsito.
- Concentración de personas.
- Biológicos: Epidemias y plagas.

Amenazas Sociales:

.
- Atentado.
- Secuestro.
- Asalto.
- Hurto.
- Vandalismo.
- Guerrilla.
- Paramilitarismo.
- Autodefensas.
- Desorden civil.

Por su gravedad en un conato ó una Emergencia parcial o total. El conato de
Emergencia afecta un sector pequeño, requiriendo un control sencillo,
generalmente realizado por el personal del área. La emergencia parcial, que

afecta un sector específico, es atendida por la brigada básica ó incipiente o la
unidad correspondiente de la brigada estructural ó especializada. En la
Emergencia general se ve afectada toda o gran parte de la empresa, exigiendo la
actuación de toda la Brigada de Emergencias y en muchos casos, grupos
externos.

Debido a la incidencia que en nuestro medio tiene la amenaza de tipo social, es
conveniente conocer que es proporcionada por delincuencia de alta peligrosidad y
su acción es comúnmente conocida como terrorismo, el cual puede ser tanto un
acto como una amenaza de violencia.

La amenaza de violencia es también terrorismo porque el miedo a la misma con
frecuencia produce más sufrimiento que el acto de violencia en sí.

Las modalidades más frecuentes, entre las amenazas sociales son el asesinato y
el secuestro, los cuales son un factor perturbador al ser humano, ya que toda la
sociedad se siente atacada y afectada cuando toca uno de sus integrantes. En la
mayoría de los casos se orientan hacia políticos, militares, empresarios, artistas,
deportistas, intelectuales y en general, a figuras famosas que pertenecen al grupo
de personas de importancia. Está condición implica la necesidad de protección ya
que se está en la mira de la delincuencia nacional o internacional.

En razón al alto grado de peligrosidad que implica la protección de las personas
amenazadas, se invierten sumas impresionantes de dinero, debido a la eficacia de
los profesionales de la violencia. Entre los costos asociados a la protección se
encuentran:

Protección policiaca y particular o privada.
Empleo de diferentes técnicas idóneas de seguridad, dependiendo de la
personalidad a proteger, el momento, la circunstancia, el tiempo y el lugar.
Siempre se hará una evaluación de las amenazas tanto directas como
producidas por los diferentes servicios de información (o inteligencia). Estas
técnicas deben estar soportadas en dos principios básicos:
El mejor protector es uno mismo.
Es en el sentido común y no en las armas
donde radica la mayor seguridad personal.

En relación con los atentados se han clasificado los siguientes posibles motivos
causantes, siendo ellos por razones económicas, ideológicas, políticas, raciales,
religiosas, personales y sociológicas.

Otra amenaza frecuente es la bomba a la cual todos estamos expuestos y
presenta dos características típicas, la que se refiere a la inminente explosión de
una bomba en el lugar donde nos encontramos y la amenaza que a veces se
queda tan solo en una falsa alarma.

Ante la amenaza de bomba, recuerde:

Avisar con urgencia al organismo especializado policía, escuadrón
antibombas.
De inmediato y de forma rápida y ordenada evacue el lugar, no espere a
comprobar la veracidad de la amenaza.
En el sitio adecuado espere la llegada de los representantes del organismo
especializado para que éste actúe.

En caso de explosión se deben medir los efectos de daño tanto humanos como
materiales. La prevención más importante para este tipo de amenaza esta
encaminada a evitar su colocación y por tanto el atentado mismo.

La delincuencia común que genera atentados, atracos y secuestros aumenta cada
día en todo el mundo. Ante tal panorama la ciudadanía tiene que tomar conciencia
preventiva y autodefenderse, pero no tomando la justicia por su mano, sino
colaborando con las autoridades en esa lucha contra el crimen en todas sus
modalidades, principalmente en lo que atenta contra la vida humana.



9. BRIGADAS DE EMERGENCIAS

A nivel operativo se encuentra la Brigada de Emergencia, cuya conformación
implica el desarrollo de un completo programa de convocatoria, selección,
preparación física y psicológica, capacitación teórico-práctica, dotación, motivación
y evaluación de la efectividad de sus integrantes.

Entre los integrantes de la brigada se recomienda no se encuentren los mismos
del comité paritario de salud ocupacional, con el objeto de evitar distorsiones en
ambas organizaciones. La brigada de emergencia sí bien apoya las actividades de
prevención de desastres y accidentes en la empresa, no reemplaza la
organización propia requerida para el desarrollo del programa de salud
ocupacional.

Se constituye la brigada, en consecuencia, en un recurso expedito para la
prevención, actuación y mitigación de emergencias. Esta recomendación no
excluye de la participación y responsabilidad del jefe de salud ocupacional de la
empresa, en el seguimiento al plan y a la brigada de emergencia.

La Brigada de Emergencia es de dos clases: Básica ó incipiente y Estructural ó
especializada. Ambas cuentan en su conformación con unidades contra incendio,
evacuación y de primeros auxilios. En la básica cada brigadista se inicia con
formación integral siendo polifuncional ante las necesidades de la empresa.

Posteriormente se especializa a través del perfeccionamiento en la unidad
seleccionada.

Cada una de estas Unidades tiene responsabilidades y funciones que cumplir
antes, durante y después de la ocurrencia de la emergencia, accidente o desastre.
Cada brigadista durante la ejecución de sus funciones como trabajador de la
empresa, estará alerta de las amenazas y los factores de riesgo que puedan
alterar la normalidad en el trabajo. De detectar algún evento, informará
inmediatamente a los demás integrantes de la misma.

La determinación de la clase de Brigada de Emergencia depende especialmente
de los siguientes aspectos:

Complejidad en centros y turnos de trabajo.
Tipo de amenazas y factores de riesgo existentes.
Estimativo de daños y pérdidas, según eventos críticos.
Peligrosidad de sustancias y procesos de producción.
Nivel de protección existente.
Diagnóstico de vulnerabilidad estructural, técnica y social.
Proximidad de cuerpos de socorro
Requerimientos normativos y de las aseguradoras.

Dependiendo del tamaño de las empresas, en términos de responsabilidad y
especialidad de los funcionarios, es posible que la inspección de los factores de
riesgo amenazadores de siniestro, la preparación para la prevención y el control
de los mismos y la verificación del buen estado y funcionamiento de los equipos
de emergencia, sea competencia directa del departamento de salud ocupacional,
sus prevencionistas e integrantes de la brigada de emergencias.

La conformación y el funcionamiento de la brigada de emergencia depende de
muchos factores asociados con la complejidad de la empresa, como el tamaño de
la misma y los procesos industriales que realiza.

El número de integrantes varía especialmente de acuerdo al tamaño y tipo de
organización de la empresa u organización, centros y turnos de trabajo y de las
propias condiciones de trabajo riesgosas y amenazas externas. Es funcional
contar con unidades por especialidad de cinco (5) brigadistas para un mínimo de
treinta (30) brigadistas por cada mil (1.000) trabajadores que tenga la empresa.
Es decir, para el caso de la unidad de Evacuación, estas pueden estar
conformadas por dos (2) unidades de cinco (5) brigadistas por cada mil (1000)
trabajadores. Igual número se aplica a las unidades de primeros auxilios y de
Contra incendios

En empresas de tamaño pequeño (menos de 50 trabajadores) y medianas (50 a
99) por ningún motivo se contará con un número de brigadistas activos inferior al

15% del total de trabajadores del centro de trabajo, ni menor al 10% del total de la
carga ocupacional (trabajadores y población flotante o visitante) presente en el
mismo (no es una constante).

En las empresas debe instruirse, adicionalmente, diferentes trabajadores en
relación a los peligros amenazadores, los daños potenciales, el uso del equipo de
emergencia y demás controles y protecciones existentes.

El perfil de los colaboradores seleccionados para integrar la brigada,
corresponderá al de personas dinámicas, serenas y fuertes. Absolutamente
indispensable es su disposición e interés en trabajar en este tipo de actividad. Por
tanto, no es recomendable obligar sobre la participación a la misma, ya que puede
traer consigo la desmotivación y baja efectividad en sus acciones.

Cada integrante de la brigada deberá gozar de aptitud física y mental y contar con
experiencia y habilidad en el manejo de personal, lo mismo que iniciativa y un
fuerte sentido de la responsabilidad y del mando, para que en determinado
momento puedan reemplazar al jefe de emergencia o a quien la dirige en su
ausencia.

Es absolutamente necesario que la empresa, dentro de la política relativa al
manejo y desarrollo del talento humano, aplique preferencialmente planes
estratégicos y programas en materia de motivación, educación continuada e
incentivos a los integrantes de la brigada de emergencias. Lo anterior facilitará al
brigadista la adquisición de un alto sentido de pertenencia con la empresa; el
compromiso frente a la misión y funciones de la brigada; la actitud y disponibilidad
para el servicio y; la actualización permanente en los conocimientos y desarrollo
de las destrezas específicas requeridas.

La disponibilidad de un presupuesto y el equipo necesario para la dotación de la
brigada de emergencia, es un factor importante y primordial que determina la
organización y óptimo funcionamiento de la misma.

El cálculo del presupuesto, se hará de acuerdo al número de personas que
integran la brigada, por turno y por unidades, teniendo en cuenta que cada unidad
deberá contar con una dotación específica de acuerdo a las actividades que
realiza, las cuales dependen también de los procesos industriales y las
condiciones de trabajo; lo cual implica, que antes de tomar una decisión en
relación con la adquisición y suministro de los elementos de dotación, se debe
realizar una inspección detallada a las instalaciones y especificidades de la
empresa, para determinar los peligros amenazadores y determinar la
vulnerabilidad, la cual es la base fundamental para el diseño y aplicación del plan
de emergencia.

La selección del equipo de emergencia debe permitir su oportuno uso, los cuales
han de estar al alcance inmediato y correctamente identificados e inventariados.

Todo el personal de la brigada debe tener conocimiento tanto del plan de
emergencia, como del equipo de detección y extinción de incendios, rescate,
comunicación y sistemas de alarma, transporte de personas y salvamento de
bienes, además de su correspondiente aplicación, limitación y mantenimiento.

Con el fin de coordinar las actividades que deben realizarse en el momento de una
emergencia, es necesario que se establezca un sistema de comunicaciones entre
el puesto de mando y las unidades en el terreno, planta u oficinas. El puesto de
mando se conoce como unificado (PMU) de ser conformado para coordinar las
acciones de la empresa afectada como de los cuerpos de socorro y entidades de
apoyo en la atención y control de la emergencia.

Los puestos de mando son un medio que permite la dirección de las actividades
de las Unidades y también, para combatir los rumores e informaciones falsas, los
cuales son agentes responsables de la pérdida del control y de la generación del
pánico. La comunicación con otras entidades debe ser asertiva y se obtendrá por
teléfono, celular, radioteléfono, sistemas de sonido o por mensajeros,
dependiendo de las posibilidades de cada empresa y sus recursos financieros. En
el PMU habrá un representante de cada entidad cooperante con el objeto de
facilitar las acciones de mitigación y control realizadas de maneras individual y
conjunta.

La efectividad de una organización de emergencias depende fundamentalmente
de las siguientes acciones:

Informar a las directivas y los trabajadores sobre la legislación que reglamenta
la conformación del comité y jefe de emergencias, los grupos de apoyo y la
brigada de emergencias.

Orientar a las directivas y trabajadores de la empresa acerca de la
importancia y los beneficios que conlleva el establecimiento del plan y la
brigada de emergencia en la empresa.

Realizar un diagnóstico de vulnerabilidad, valorando los sucesos
desastrosos con el objeto de prepararse en la forma adecuada de evitarlos y
controlarlos.

Fomentar la prevención de desastres y la actitud positiva de anticiparse a
las posibles consecuencias, prepararse de manera suficiente y actuar
acertadamente antes, durante y después de la emergencia.

Diseñar y aplicar un plan de emergencias, evaluando periódicamente sus
resultados.

Informar y familiarizar a las personas en lo concerniente al plan de
emergencia empresarial y de aquellos de evacuación y de contingencia
específicos por amenaza.

Conformar, capacitar y dotar a la brigada de emergencias y coordinar la ayuda
necesaria con los cuerpos de socorro y salvamento.

Realizar la empresa un programa completo de capacitación teórico
práctico a los integrantes de la brigada, conforme a sus condiciones de
aptitud y destrezas en habilidad y conocimiento.

Preparar física y psicológicamente al brigadista para realizar
entrenamientos y simulacros. El brigadista deberá poder identificar las
manifestaciones de pánico en emergencias, ya que la piedra angular de su
éxito está en el autocontrol y la capacidad de manejo dicha situación.

Recordemos que la secuencia recomendada para la estructuración del plan de
emergencia y la organización y funcionamiento de la brigada de emergencia
empresarial está dada por el análisis de vulnerabilidad; el diseño y divulgación del
plan de emergencia; la convocatoria, evaluación y selección de aspirantes;
conformación, capacitación y entrenamiento de la brigada; selección y distribución
de equipos de emergencia y de la dotación personal; evaluación periódica de la
brigada y del plan de emergencia empresarial y; establecimiento del plan de ayuda
mutua

Se recomienda seguir el siguiente organigrama de conformación de brigadas
dependiendo del análisis de vulnerabilidad realizado, teniendo en cuenta que la
vulnerabilidad de la institución es baja


















You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->