P. 1
CUADRO SINOPTICO 2

CUADRO SINOPTICO 2

|Views: 1.967|Likes:
Publicado porChejo Salazar

More info:

Published by: Chejo Salazar on Sep 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/20/2014

pdf

text

original

El estilo de un Terapeuta puede variar en gran medida si ejerce su labor en un ámbito público o privado, si contrata sus servicios de manera

directa con un paciente o lo recibe canalizando por una organización. La posición que el terapeuta cree ocupar dentro de

La Socioprofesional del Terapeuta

su campo profesional sientetiza la forma con que operan estos factores. En segundo lugar, las actitudes y los modos culturales de intervencion habituales usados por el terapeuta en sus intercambios personales constituyen una impronta activa que incide en toda su actividad profesional. Variables básicas como el sexo, las características físicas, intelectuales y emocionales, el nivel de conocomiento general y otras dimensiones, que hacen al modo de ser de la persona del terapeuta contribuyen a la formación de su estilo peculiar. Sin embargo, las situaciones vitales por las que atravesó el terapeuta influyen de modo decisivo en la manera con que afronta su trabajo y representan un crisol que facilita o dificulta su capacidad para resolver los problemas específicos con que se enfrenta en su actividad.

La Situación vital del Terapeuta:

Suele suponerse que la falta de experiencia constituye un factor negativo en la administración de la psicoterapia. Un elevado nivel de experiencia en general o en relación con un tipo de problema en particular puede incidir, asismismo, negativamente sobre el terapeua, favoreciendo en él la propensión a generalizar situaciones, a sobreimponer casos precedentes acerca de la situacion actual o a disminuir su motivación.

Rigidez comparada con Flexibilidad:
El establecimiento de límites rígidos suele ser un índice de inseguridad y puede expresar la necesidad de un fuerte control por parte del

Función Instruccional:
Se refiere al modo en que el terapeuta transmite las normas y prescipciones que rigen durantes el tratamiento. Está integrada por el conjunto de acciones que lleva a cabo el terapeuta con el propósito de instalar el dispositivo terapéutico y sirve para determinar los alcances y los límites de la relación terapéutica. Las dimensiones mas representativas de esta función son las siguientes: rigidéz en comparación de flexibilidad y asimetría acentuada comparada con asimetría moderada.

terapeuta respecto de los acontecimientos que pueden ocurrir durante el tratamiento.

Asimetría acentuada en comparación con Asimetría moderada:
En el interior de una relación terapéutica, debe existir una asimetría básica, una diferente en el poder de decisión entre terapeuta y paciente que permita tener ambos claramente identificados sus roles.

Optimismo comparado con cristicismo:
Una tendencia optimista por lo común favorece aspectos relacionados con

Función Evaluativa:
Se trata de la función que opera de modo más permamente desde el comienzo del tratamiento y durante todo su curso. Consiste en el conjunto de estimaciones que lleva a cabo el terapeuta para ponderar a su propia perfomance como a la del paciente. Para la evolución terapéutica, por lo regular, el terapeuta recurre a otros expertos con el fin de realizar los ajustes necesarios.

la contención empática y con la posibilidad de infundir esperanza al paciente en situaciones difíciles. La tendencia a acentuar una actitud crítica tiene consecuencias complementarias.

Centrada en los medios comparada con centrada en los efectos:
Existen modalidades evaluativas que depisitan mayor interés en el examen de los medios terapéuticos empleados, suponiendo que ello garantizará el éxito ulterior del tratamiento.

Actividad comparada con Receptividad:
El terapeuta podrá orientar su atención de manera activa, efectuando

Función Atencional:
Está constituida por todas las operaciones que el terapeuta realiza con el fin de acceder a la información aportada por el paciente en su búsqueda de ayuda. Tradicionalmente fue denominada "función de escucha", Sin embargo, a medida que se fueron agregando otros modos de comuniciación en el proceso terapéutico, esta función incluyó operaciones más diversificadas. Sus dimensiones principales son las siguientes; actividad comparada con receptividad y concentración comparada con apertura.

movimientos que busquen provocar en el paciente su disposición a proveer nuevas informaciones y orientar las informaciones presentadas en una dirección específica.

Concentración Comparada con Apertura:
Cuando el terapeuta se posiciona frente al paciente de manera concentrada facilita el registro de algunas informaciones bien definidas. Por el contario, con el estilo abierto hallamos a aquellos terapeutas que puden preferir modelos más eclécticos de trabajar, y que trabajan tipos de problemas y están habituados a operar en múltiples niveles de intervención.

Directividad comparada con persuación: Función operativa: Los modos de Comunicación:
Se trata de las acciones que el terapeuta desarrolla con la finalidad de cumplir con el plan de tareas establecido. En la medida en que el terapeuta esté correctamente capacitado, se espera que aplique en forma rigurosa la técnica apropiada para cada caso. Las dimensiones más destacads en este caso son las siguientes: directividad comparada con persuasión y lógica comparada con retórica. La directividad operativa se verá facilitada cuando la terapia tenga instructivos definidos sobre las tareas a cumplir por el paciente y existan objetivos muy detallados a lograr con el tratamiento. En el extremo opuesto los modos persuasivos para ejecutar sus intervenciones, donde predomina el interés por conseguir una mayor participación del paciente en el proceso terapéutico.

El Estilo personal del Terapeuta

Lógica comparada con Retórica:
Algunos terpeutas aplican las técnicas mediante indicaciones que siguen una suseción estrictamente lógica de pasos. Un modo lógico de operar favorece la transferencia de los principios técnicos a diferentes situaciones y su posterior comparación.

Baja tonalidad emocional comparada con alta tonalidad emocional: Función Expresiva:
Se trata de la función sobre la que más se ha insistido. Se ha elaborado, incluso, un cierto prototipo o modelo ideal de función expresiva que describe al psicoterapeuta como alguien "calido", de gesto comprensivo, nunca muy elocuente, capazde trasmitir confianza y seguridad para comunicarse con él. En realidad, los terapeutas suelen variar mucho sí y en su modo de comunicación expresiva. Por otra parte, no debe esperarse que un mismo modo expresivo sirva para hacer funcionar adecuadamente cualquier técnica, ni tampoco que existan modos genéricos de indundir la seguridad y confianza a todos los pacientes por igual. Resulta evidente que, en muchas oportunidades, el modo de expresión emocional que puede contribuir al éxito de un tratamiento puede exigir modalidades de muy baja o muy elevada itensidad de transmisión.

Corporal comparada con Verbal:
Es la dimensión más característica y mas idiosincrásica de la funsión expresiva. La expresión corporal ha sido incluida como un recurso terapéutico de primordial importancia. Entre las más significativas se encuentran: gestos faciales, ademanes miradas, tonos de voz y movimientos corporales.

Compromiso interpersonal: Proximidad en contraste con distancia: Función de compromiso Vincular:
Esta función sintetiza el involucramiento con que se cumplen todas las modalidades de comunicación usadas durante el acto terapéutico. Por lo general, se consideraba, como ocurre en el caso de la expresividad, que la mejor estrategia con que un terapeuta podía cumplir con esta función consistía en situarse, dentro de cualquier de sus dimensiones, en un punto equilibrado. Las dos principales dimensiones que representan esta función son: nivel de compromiso interpersonal y nivel de compromiso intrapersonal. Algunos terapeutas sólo se sienten cómodos para trabajar cuando logran que la relación con el paciente no implique un fuerte involucramiento personal. La contrapartida la encontramos en aquellos terapeutas que trabajan a gusto cuando existe un fuerte grado de involucramiento en la relación de ayuda que mantienen.

Compromiso intrapersonal: Focalización en contraste con extensión:
Consiste en el grado de compromiso que el terapeuta experimenta con su trabajo y su relación con el resto de las áreas vitales. El otro modelo describe al terapeuta que se siente comprometido en forma más global con su tarea, lo que afecta y repercute sobre muchas áreas de su vida personal.

El estilo personal del Terapeuta y modelos de Psicoterapia:
Cada uno de los modelos tradicionales de psicoterapia se basó en una concepción teórica sobre tres aspectos primordiales: La personalidad y sus dominios. La psicopatología y la concepción sobre los procesos de cambio. La propuesta técnica correspondiente prescribe las características del acto terapéutico: el dispositivo, la modalidad de interacción entre pacientes y terapeuta, las intervenciones terapéuticas y los criterios de evaluación disponibles. En la práctica, se asumen variaciones significativas entre los estilos con que puede emprenderse una modalidad terapéutica definida debido al hecho de que la variable del EPT es una condición de gran singularidad y a que el rango de variación con que puden cumplirse los requerimientos de una técnica son mucho mas amplios

Estilo personal del Terapeuta y Técnicas Terapéuticas:
Parece más probable descubrir moddos definidos para los estilos correspondientes a cada récnica en la medida en que la aplicación

La integración del estilo personal y la Técnica Terapéutica:

en que la aplicación correcta de la misma exige un experto que debe tener no sólo capacidad, sino disponibilidad, para implementarla en las condiciones particulares en que se desempeña. La extensión de una psicoterapia es una de las variables técnicas más influentes en el diseño de una tratamiento y en el curso del mismo. Se refiere tanto ala frecuencia como al tiempo de duracion total y de ella dependen numerosos factores como la amplitud de los objetos, al grado de exposición del terapeuta y el grado de intimidad de los sentimientos expresados por el paciente.

Estilo personal del Terapeuta e Integración de la Psicoterapia:
No existe un Ept integrativo, en la medida en que no hay " un modelo integrativo" de psicoterapia. La integracion en este campo señala una tendencia necesaria, a partir de cierto momento de la evolución, para facilitar la trasnferencia intermodelística y la discusión sobre los aportes y resultados de las diversas propuestas terapéuticas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->