Está en la página 1de 4

Los Cristianos Verdaderos y las Redes Sociales

Hace unos días estuvo con nosotros el hermano Superintendente de Circuito visitando nuestra congregación, y en la
reunión de Ancianos y Siervos Ministeriales nos enfatizó lo preocupado que está el Esclavo Fiel por la proliferación de
los problemas judiciales, con raíz en las Redes Sociales de Internet. Nos sugirió revisar información que se ha
publicado. La he llevado a un archivo que ahora comparto y que creo vale la pena recordar para decidir si seguir
formando parte de dichas redes o no.
Otra cosa que nos mencionó, es lo delicado de ser un "buen o mal ejemplo a las conciencias más débiles y
vulnerables", detalle no menos importantes. NO queremos ser piedra de tropiezo para otros. ¿Cómo? Bueno, quizás un
hermano maduro pueda manejarse con la Red Social, su presión, etc., pero otro hermano o joven con menos
experiencia, puede estar en un gran peligro, e indirectamente nosotros seríamos su razón por la cual estar en esa Red,
es decir, la clásica justificación: “y cómo el hermano Fulano, él es anciano o Siervo Ministerial, y esta en …” Bueno, en
concreto algo para meditar…

La información es la que sigue:

*** g 10/08 pág. 7 Menores en Internet. Lo que deben saber los padres ***
REDES SOCIALES
¿Qué son? Portales que permiten la creación de páginas web en las que se pueden colgar fotos, grabaciones y diarios
personales.
¿Cuál es su atractivo? Invitan a los jóvenes a expresar su forma de ser y a entablar nuevas “amistades”.
Lo que debe saber. “Una red social es como una fiesta virtual —dice una joven de nombre Joanna—. A veces aparece
gente muy rara.” La información que se da en las redes sociales puede ser utilizada por jóvenes o adultos sin
escrúpulos; de ahí que Parry Aftab, especialista en seguridad en la Red, compare estos sitios a “hipermercados para
los depredadores sexuales”.
Además, los amigos virtuales tienden a ser falsos. Hay jóvenes que acumulan centenares de contactos de gente
que jamás han conocido en persona, simplemente por ganar popularidad ante los que visitan su página. En su libro
Generation MySpace, Candice Kelsey afirma que todo se reduce a “determinar el valor social de la persona por la
cantidad de visitantes que atrae. Esta manera de valorar a los demás convierte a nuestros jóvenes en entes
deshumanizados y los somete a una desmedida presión para que se proyecten de cualquier manera con tal de atraer a
más amigos”. Por eso, la obra What in the World Are Your Kids Doing Online? plantea esta pertinente pregunta:
“¿Cómo va a enseñarles a sus hijos a ser altruistas y compasivos si en el mundo virtual se les permite conocer a
alguien y luego eliminarlo de un plumazo?”.
Estos son solo algunos de los servicios en línea que tanto fascinan a la juventud actual. Ahora bien, ¿qué puede
hacer usted para proteger a sus hijos de los peligros de la Red?

*** g 4/08 pág. 30 Observando el mundo ***


Una red social de Internet ha borrado de su sitio los perfiles de 29.000 delincuentes sexuales convictos que
utilizaban sus servicios. “La epidemia de perfiles de delincuentes sexuales en [el sitio] requiere acción
inmediata”, señaló Richard Blumenthal, fiscal general de Connecticut (AGENCIA DE NOTICIAS REUTERS,
ESTADOS UNIDOS).

*** g 4/08 pág. 30 Observando el mundo ***


Internet “reduce las inhibiciones”
En un comunicado de prensa, un sitio de Internet alemán diseñado para facilitar la infidelidad matrimonial presumía
de contar con 310.000 usuarios y de que diariamente se inscribían otros 1.000. La agencia se enorgullecía de facilitar
relaciones extramatrimoniales con “un anonimato del 100%”. Uno de sus directivos aseguró: “El anonimato de Internet
reduce las inhibiciones [y] ayuda a entablar relaciones francas y abiertas”. Otro directivo expresó su confianza en que
Internet popularice aún más la infidelidad.

*** g 3/08 pág. 30 De nuestros lectores ***


Ayudemos a la juventud a enfrentarse al mundo actual (Marzo de 2007) Tengo 18 años, y pude identificarme
muy bien con lo que el artículo dijo sobre el uso de los teléfonos celulares e Internet. Hice amistades con desconocidos
a través de los sitios de redes sociales y no tardé en caer en la trampa de las malas compañías. Mi espiritualidad
empezó a flaquear casi de inmediato. Hasta llegué a encontrarme con varios de tales individuos. Desgraciadamente,
caí en la inmoralidad. Le pido a Jehová que este artículo ayude a los jóvenes a evitar el dolor y la angustia en que vivo
yo. Las noches en vela y las imágenes recurrentes me hacen difícil la vida cada día, pero estoy decidida a oponerme
con fuerza a Satanás.

*** g 3/07 Ayudemos a la juventud a enfrentarse al mundo actual ***


Ayudemos a la juventud a enfrentarse al mundo actual

LA SOCIEDAD, con sus modas y formas de vida, siempre ha estado en constante evolución. Y en la actualidad, con
los adelantos tecnológicos, mucho más. Lo que ayer estaba en boga, hoy es pieza de museo, y lo que ahora goza de
popularidad, mañana quedará obsoleto. Estos cambios vertiginosos ejercen una enorme influencia sobre la juventud.
La revolución social
En los últimos años, la tecnología ha desencadenado una revolución que ha tenido claras repercusiones en los
jóvenes. Así, los adolescentes de numerosos países ven el teléfono celular (o móvil) y la computadora (u ordenador)
como instrumentos indispensables para comunicarse. Y han encontrado todo un campo de posibilidades en las redes
sociales de Internet. “En la vida real quizás no tengas muchos amigos, pero en Internet consigues cientos de golpe y
porrazo”, indica una australiana de 19 años.
Es innegable que Internet y la telefonía móvil ofrecen múltiples beneficios. Sin embargo, a muchas personas, estos
medios les han creado auténtica adicción. Así, a buen número de estudiantes “les parece inconcebible no usar el
telefonito durante los minutos de descanso entre la clase de las diez y la de las once. A mi entender, casi les enferma
no recibir estímulos; es como si dijeran: ‘No soporto el silencio’”, señala Donald Roberts, profesor universitario.
Hay jóvenes que admiten a las claras que están enviciados, como Stephanie, de 16 años: “Estoy enganchada al
celular y a la mensajería instantánea; es que así no pierdo el contacto con los amigos. Apenas llego a casa, me
conecto, y a veces sigo en línea [...] hasta las tres de la mañana”. Todos los meses tiene un recibo de teléfono de entre
100 y 500 dólares. “A mis padres ya les debo más de 2.000 dólares por pasarme de los minutos contratados. Lo que
ocurre es que estoy tan acostumbrada al celular que ya no puedo vivir sin él”, añade.
Pero los problemas no son únicamente de dinero. Al realizar un estudio sobre la vida de familia, la antropóloga
Elinor Ochs descubrió que, al regresar al hogar, el progenitor que trabaja fuera suele encontrarse con el siguiente
panorama: el cónyuge y los hijos se hallan tan ensimismados con sus dispositivos electrónicos que en 2 de cada 3
ocasiones ni siquiera lo saludan, sino que continúan dale que dale con sus aparatitos. “También vimos cuánto cuesta
penetrar en el universo de los hijos”, dice Ochs, quien agrega que durante el estudio algunos padres ni siquiera
insisten, sino que prefieren retirarse y dejar a su prole absorta en sus cosas.
¿Son inofensivas las redes sociales?
Hay un considerable número de padres y educadores preocupados por el tiempo que invierten los jóvenes en las
redes sociales de Internet, es decir, sitios que permiten crear páginas electrónicas y enriquecerlas con fotos, videos y
diarios personales.
Uno de los mayores atractivos de estos sitios virtuales es que facilitan al usuario la comunicación con los amigos.
Además, le dan la opción de “hacerse oír” y expresar su identidad. Se comprende que tales oportunidades seduzcan al
adolescente, ya que está descubriéndose a sí mismo y anhela revelar sus sentimientos y tocar el corazón de otras
personas.
Pero también hay inconvenientes, como la existencia de individuos que se fabrican una personalidad digital a su
medida, proyectando una imagen de cómo desearían ser y no de cómo realmente son. “Un muchacho de mi clase se
presenta como si tuviera 21 años y viviera en Las Vegas”, explica un quinceañero cuya escuela se encuentra a más de
1.000 kilómetros [1.000 millas] de esa localidad estadounidense.
Engaños como estos no son nada raros, como reconoce una australiana de 18 años: “En Internet haces lo que te da
la gana. Por poner un caso, pasar por alguien que no se parece en nada a ti, porque nadie te conoce de verdad. Te
sientes segura. Puedes inventarte historias para resultar más interesante. O colocar fotos donde vistes o actúas como
nunca lo harías en la vida real. Hasta escribes cosas que jamás dirías en persona. Tienes la impresión de que nunca te
van a atrapar, porque estás escondida y los demás ignoran quién eres”.
Como cualquier otra forma de comunicación, las redes sociales pueden usarse con buenas o malas intenciones. Por
eso, si usted tiene hijos, pregúntese: “¿Sé lo que están haciendo en Internet? ¿Me aseguro de que emplean bien el
tiempo?” (Efesios 5:15, 16). No hay que olvidar que el mal uso de la Red expone al joven a graves peligros. Veamos
algunos.

El lado oscuro del ciberespacio


Amparándose en el anonimato, muchos depredadores se lanzan a Internet en busca de tiernas presas. Sin darse
cuenta, los jóvenes pudieran caer en sus garras al divulgar información personal o citarse con quienes solo han
conocido en línea. Hay quienes afirman que, en comparación con la Red, “el hogar o el recreo escolar plantean para el
menor más riesgos de sufrir maltrato y otros abusos. Sin embargo, la mayoría de los padres consideran especialmente
peligrosa la posibilidad de que los agentes corruptores entren en casa por el monitor y acaben con la inocencia de sus
hijos” (Parenting 911 [Línea de emergencia para padres]).
Y con la tecnología de las comunicaciones se perpetran otros abusos. Cabe mencionar que algunos jóvenes
cometen ciberacoso, es decir, usan Internet para hacer burla, marginar, hostigar o amenazar. A veces hasta crean
páginas con el exclusivo propósito de humillar a alguien. Además, pudieran calumniar a sus víctimas chateando,
enviando mensajes electrónicos y así por el estilo. Según la directora de un grupo de orientación sobre el uso seguro
de la Red, el 80% de los niños de entre 10 y 14 años han sufrido ciberacoso, sea directa o indirectamente.
Claro, la idea de hacerle la vida imposible a una persona no es ninguna novedad. Pero ahora los rumores, los
chismes y las calumnias se difunden con una extensión y una velocidad inauditas, y suelen adoptar un carácter
muchísimo más perverso. Por ejemplo, hay quien intenta abochornar a sus víctimas valiéndose del teléfono con
cámara. Para ello, les hace videograbaciones o fotografías de muy mal gusto, tal vez mientras están cambiándose en
los vestuarios o duchándose en la escuela, y luego coloca las imágenes en Internet y las envía a destinatarios ansiosos
de verlas.
Crece la inquietud pública
En vista de tales problemas, el Departamento de Asuntos Jurídicos y Seguridad Pública de Nueva Jersey (EE.UU.)
envió a los padres y tutores una carta con la siguiente exhortación: “Ayúdennos a atajar una situación que despierta
cada día más intranquilidad: nuestros menores están usando mal Internet dentro y fuera de las escuelas”. La carta
manifestó especial inquietud por la colocación en línea de datos y fotos de carácter personal. Los sitios digitales que
divulgan tal información suelen atraer a canallas de todas las edades. “Ustedes los padres deben tener presente que
hay razones fundadas para preocuparse y que pueden contribuir significativamente a la seguridad de sus hijos
informándose bien e interesándose por cómo están usando ellos la Red”, agregó la carta.
Lo cierto es que algunos progenitores casi no tienen ni idea de lo que hacen sus hijos cuando están conectados.
Una madre, que controla de cerca las actividades en línea de su hija de 16 años, comenta: “Más de uno se quedaría
espantado y avergonzado si viera las cosas que discuten y la información que cuelgan en la Red sus propios hijos”.
De acuerdo con un experto en seguridad cibernética, hay jóvenes que adjuntan fotos muy picantes.
Efectos nocivos
¿A qué se deberá la alarma social? ¿Tan solo a la aprensión de adultos paranoicos que olvidaron lo que es ser
joven? Las estadísticas dan a entender que no. En algunos lugares, casi un tercio de los chicos y chicas de 15 a 17
años dice haber hecho el amor, y más de la mitad de los de 13 a 19 asegura haber tenido sexo oral.
¿Ha propiciado la tecnología esta perturbadora situación? Sin duda. “La telefonía móvil y la Red ofrecen a los
adolescentes un nivel de intimidad nunca visto, lo que les facilita enormemente los encuentros sexuales sin
compromiso”, afirma la revista The New York Times Magazine. En efecto, basta con pulsar unas cuantas teclas para
arreglar una cita clandestina. Y en otro estudio, 4 de cada 5 chicas admiten bajar la guardia cuando se conectan.
Pero a veces, los internautas que buscan tener encuentros pasajeros o relaciones más duraderas se topan con algo
con lo que no contaban. Según Jennifer Welch, del Departamento de Policía de la ciudad de Novato (California), en su
jurisdicción ha aumentado el número de víctimas de agresión sexual, quienes en muchos casos habían establecido por
Internet el primer contacto con la persona que acabaría cometiendo la agresión y habían aceptado verse cara a cara
con ella.
Cuidado con “la sabiduría del mundo”
Los consultorios sentimentales de periódicos y revistas suelen adoptar una postura muy permisiva ante las
actividades sexuales en la adolescencia. Es cierto que algunos tal vez aprueben la abstinencia y la pureza moral, pero,
en todo caso, su preocupación principal es el “sexo seguro”, y no la castidad del joven. Al parecer razonan: “Como
no podemos evitar que lo hagan, al menos vamos a enseñarles a hacerlo de forma responsable”.
En un artículo de una respetada página digital para jóvenes, la cuestión de tener o no relaciones íntimas se reduce
a tres factores: 1) el riesgo de embarazo, 2) la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual y 3) la
importancia de que ambas partes decidan si están listas para la experiencia. “En última instancia, la decisión es tuya”,
concluye el ciberconsejero. Y solo menciona de pasada el asunto de hablar antes con el padre o la madre. Ni siquiera
toca el tema de si tales relaciones son morales o inmorales.
Si el lector tiene hijos, sin duda quiere para ellos algo mejor que las necedades de la cambiante “sabiduría del
mundo” (1 Corintios 1:20). ¿Cómo puede ayudarlos a navegar por la adolescencia sin chocar contra los escollos que
hemos visto en este artículo? La respuesta probablemente no sea tan sencilla como desconectarles la computadora o
quitarles el teléfono, ya que las soluciones simplistas rara vez llegan al corazón de nadie (Proverbios 4:23). Es preciso
no perder de vista que ellos tal vez recurran a esos aparatos porque quieren satisfacer ciertas necesidades que usted
puede cubrir mucho mejor. ¿A qué necesidades nos referimos?
[Nota]
En vez de condenar tajantemente Internet, los padres hacen bien en examinar los sitios virtuales que frecuentan sus
hijos. Así podrán ayudarles a tener “sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo
incorrecto” (Hebreos 5:14). Aprender a tomar estas decisiones les será muy útil al ir haciéndose adultos.