Está en la página 1de 3

Provincia de Buenos Aires - Dirección General de Cultura y Educación

JORNADA DEL LUNES 03 DE SEPTIEMBRE DEL 2007


“Módulo adicional”

Tema: La Cara De Culo Docente.


o Los docentes con cara de culo y aquellos que, sin tenerla aún, están
adquiriéndola.
o Cómo evaluar dicha cara en los diferentes niveles
o Cómo erradicarla para siempre de la comunidad educativa.

¿Qué es la cara de culo docente?


La cara de culo docente (de aquí en delante C.D.C.D o C.D.2 ) es una fisonomía
característica que van adquiriendo quienes se desempeñan en la docencia argentina.
No se logra de un día para otro. Su formación es gradual, pero su establecimiento es
casi definitivo. Se reconoce por una especie de espasmo facial que va desde una
expresión de asombro a otra de asco según circunstancias externas. Puede también
describirse como una imperturbable expresión de “miseria digna” que se imprime en
lo facial en el transcurso del tiempo invertido en hacer cola ante los cajeros
automáticos, revolver ollas en comedores escolares, juntar dinero para sacar
fotocopias, y otros menesteres pedagógico-didácticos.

Se adjunta identikit del docente argentino medio

La mirada ayuda a conformar la expresión C.D.C.D. ya que se torna levemente


impávida con destellos de ira contenida. Es parte del síndrome el rictus de la boca, con
las comisuras hacia abajo en forma de herradura, característica que se torna casi
permanente a partir de octubre, acentuándose en noviembre, y sin embargo
atenuándose progresivamente a partir de aproximadamente el 20 de diciembre para
reaparecer a fines de febrero.
¿Hay docentes con C.D.C. D.?
Esta pregunta deberá ser respondida con la mente y con el corazón. La mente indica
que un docente con genuina vocación jamás debería tener C.D.C.D. Pero el corazón
(que no miente ni especula) dice que... sí.
¿Siempre existió la C.D.C.D. ?
Según investigaciones realizadas por FLACSO, la C.D.C.D. comenzó a existir a
mediados del siglo XX. Su aparición está relacionada con reiteradas violaciones al
Estatuto del Docente y con acontecimientos políticos-sociales-económicos de las
últimas décadas. Agravóse después de la aparición de los patacones, y continuaría
agravándose día a día.
¿Todos los docentes adquieren la C.D.C.?
No necesariamente, así como no todos los poseedores de cara de culo son docentes
-por ejemplo, Santo Biassatti es portador de C.D.C. sin llegar a C.D.C.D.

¿Qué hace que un docente adquiera (o no) la C.D.C.D. ?

1
El asunto es complejo pero las encuestas realizadas muestran que, entre los docentes
inmunes al síndrome de C.D.C. adquirida:
5% están casadas con millonarios que les consienten la extravagancia de
trabajar por vocación docente
20% son muy, muy jóvenes y entusiastas
25% están de licencia
y 50 % viven en lo que la sabiduría popular ha dado en llamar “una nube
de pedos”.
¿La C.D.C.D. se contagia?
Probablemente sí. Cada vez se registran más casos.
Las C.D.C.D. ¿son todas iguales?
No, no lo son. En realidad se intensifican según lo que llamaríamos niveles y ciclos de
caraculismo.
En el Nivel Inicial de enseñanza, la C.D.C.D. es minoritaria en virtud, tal vez, del
ámbito más relajado e ilusorio en que se mueven los docentes (guardapolvos de
colores, libritos de cuentos, acuarelas, canciones de conejitos y ositos, etc.)
En la E.G.B. el ritmo se torna vertiginoso, el alumno crece, crece, y crece, y la
C.D.C.D. se hace cada vez más notoria.
Por su parte, en el Polimodal, el alumno ha crecido tanto físicamente que parece
mentira que por dentro siga estando en el nivel Inicial. El ritmo pasa a la cumbia
villera, mezclada con sexo, droga y Tetrabrik.
A esta altura la C.D.C.D. se acentúa tanto que es insostenible y en algunos pacientes
pasa a mayores (llámese depresiones, infartos, apoplejías, etc.). Entre los docentes
cercanos a la tercera edad la C.D.C.D. es parte de su fisonomía normal, a la que se
agregan ciertos gruñidos y ruidos que producen al corregir y que provienen de la
C.D.C.D. crónica agravada por los años.
¿Hay solución para la C.D.C.D. ?
Debe de haberla, pero aún no ha sido descubierta.
El F.M.I. sugiere que los portadores de C.D.C.D. sean rociados con gas mostaza y
luego incinerados, pero no se sabe con quiénes reemplazarlos, ya que en la Argentina
la robótica es aún muy costosa. Los docentes portadores son muchísimos, como así
también los niños y jóvenes quedarían sin escolaridad. Los padres opinan que es
preferible un C.D.C.D. que nada. Al fin y al cabo, mientras los chicos estén
“contenidos”, la C.D.C.D. no tiene tanta importancia.
Se ha considerado la cirugía plástica reparadora, pero se llegó a la conclusión de que
IOMA no la cubre y además quedaría la mirada... esa mirada.
El experto Prof. Axel Lexei de Suecia sugirió que tal vez la C.D.C.D. cediera ante
programas de educación coherentes, en los que el docente pudiera desempeñarse con
plenitud, en edificios escolares modernos y con una remuneración digna.
En medio de un ataque de risa, las autoridades educativas argentinas lo miraron con
pena e hicieron comentarios descalificatorios acerca del país de procedencia del Prof.
Lexel, a quien consideraron un ingenuo escandinavo.
Evaluación de C.D.C.D.
Se llama evaluación al proceso de comparación y medición que se efectúa en forma
continua valorando los resultados obtenidos.
Por lo tanto podemos evaluar si la C.D.C.D. progresa, se estanca, se fortalece,
disminuye o muere.
Un gráfico elaborado al evaluar C.D.C.D. muestra:

2
Responda individualmente y con sinceridad el siguiente cuestionario:
¿Portan sus colegas C.D.C.D. ?
........................................................................................................................
Si es usted directivo: ¿hay numerosas C.D.C.D. en su establecimiento?
........................................................................................................................
¿Tiene usted C.D.C.D. ? (mírese al espejo)
........................................................................................................................
De responder afirmativamente: ¿Le gustaría conservarla o eliminarla? ¿Por qué?
........................................................................................................................
¿Se le ocurre alguna forma de eliminar la C.D.C.D. ? (Desarrolle por escrito y eleve a
sus superiores)
....................................................................................................................
....................................................................................................................

Análisis grupal a realizar en la Institución, por ciclos y áreas:


Discutir lo leído y aportar soluciones al respecto.
Resolver la problemática:
En una institución educacional la C.D.C.D. ha crecido de tal forma que todos los
docentes tienen casi la misma cara. ¿Cómo podría hacerse para, a pesar de la
C.D.C.D. , poder volver a individualizarlos?
Responsables de la redacción de este módulo:
Licenciado Juan Avivetti
Licenciado José Augusto Curro
Licenciada Cecilia Burocrat
Licenciada Ana María Zoquete
Bibliografía:
”Las caras de culo en la Europa Central” - Prof. Joseph Krucktwyschöff
”Una cara y mil culos” - Prof. Vladimir Popofonafof.
”Educación como el culo” - Prof. Argentino Deacamismo

Observaciones: (Reservado para los Directivos de la Unidad Académica)


Nota: Luego de la jornada, la C.D.C.D. se incrementó
notablemente.

Intereses relacionados