P. 1
Valores Fundamentales

Valores Fundamentales

4.25

|Views: 18.761|Likes:
Publicado poranon-863262

More info:

Published by: anon-863262 on Jun 27, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/27/2014

pdf

text

original

Valores Fundamentales


La Justicia: las relaciones humanas solo pueden ser constructivas, armónicas y perdurables en la medida en que sean justas. Por eso es de gran importancia la implementación de este valor en nuestro entorno laboral, de manera que las decisiones sean tomadas con un criterio de objetividad e imparcialidad; que la distribución de las tareas o asignaciones sean otorgadas con equidad considerando las necesidades, capacidades y desempeño de las personas anteponiendo el bien común al personal. Es muy importante reconocer el crédito que corresponde a los meritos de los demás así como reconocer los errores cometidos, esta es una manera de ser justo ante determinada situación como por ejemplo debo ser justo aunque nada positivo resulte de ello, aunque sea el único ingenuo que lo haga. La justicia no es fácil ni ventajosa, no puedo dejar de ser imparcial o solidario ni siquiera bajo la perspectiva de que, probablemente, no alcanzaré imparcialidad y solidaridad similares si alguna vez llegara a necesitarlas.

La Honestidad: dentro de las diferentes ramas del area de la construcción las relaciones laborales se deben dar en un marco de honestidad, de forma tal que cada uno pueda tener confianza, es muy importante comunicar la verdad en todo momento, aunque en ocasiones se arriesge nuestro propio interes. Independientemente del puesto que ocupemos en una organización debemos dar el ejemplo procurando que nuestras actividades siempre sean honestas y exigir así mismo a los trabajadores, para que sus labores sean hechas con total rectitud y mucho esmero. Ser honesto consigo mismos es aceptar los errores que se hayan cometido y cambiar las actitudes que no nos permitieron actuar bien. Es ser responsables siempre ante los actos que se hayan hecho y obrar siempre bajo los parámetros y normas aceptadas con anterioridad, recordando que el quebrantamiento de una regla traerá consecuencias negativas para nosotros.

El Respeto: Tanto la empresa como el trabajador mismo, deben cuidar que exista respeto mutuo y claro está, honestidad mutua. No deben existir engaños entre ambas partes y las dos deben velar porque la concordia y el buen ambiente siempre reinen dentro y fuera de la organización. Que la empresa sienta que

necesita a su empleado y éste aumente su sentido de pertenencia hacia ella. El respeto es el medio a través del cual el trabajador se arraiga en su puesto y siente que lo que hace es algo significativo. Por el contrario, si observa que sus compañeros no son respetados, se llega al consenso de que la empresa no trata bien a la gente y desaparece ese arraigo.

La Responsabilidad: al desempeñar nuestras funciones es importante tener el valor de la responsabilidad presente así nos desempeñamos dentro de un ambiente de colaboración, de calidad y puntualidad ala presentar un reporte por ejemplo. A tavès de este valor hacemos cumplir la misión de nuestra organización.

La Libertad: este es un valor indispensable para el desarrollo autónomo de la personalidad de un trabajador la cual le da la facilidad de analizar antes de realizar una acción, ya que siente que se respetara su libertad tanto de actuar como de expresión, trabajando en una ambiente donde se consideren sus ideas.

La igualdad: La diversidad en el entorno laboral es hoy la norma del mercado laboral, no una excepción. Desde un punto de vista de empresa, más allá de ser una responsabilidad moral y social, la gestión de la diversidad tiene un claro sentido de negocio. Una sintonía de las diferencias mejora los resultados porque mejora el clima laboral, la productividad y la competitividad de la empresa. Las organizaciones con un capital humano caracterizado por la diversidad atraen una base de clientes más amplia, tienen la habilidad para reconocer nuevos mercado potenciales y pueden proporcionar un servicio más ajustado a las necesidades individuales que demandan los mercados. Es muy importante conocer la diferencia del tipo de trabajador o colaborador ya que a todos se les debe dar el mismo trato, la misma oportunidad y el reconocimiento en el desarrollo de sus funciones.

La solidaridad: el nivel de solidaridad que se de dentro de una organización depende del grado de sensibilidad que tengamos para mostrar una actitud de apoyo a quien nos necesite, como por ejemplo compartir nuestro tiempo y conocimientos, pero en realidad somos solidarios con un compañero en el momento que nos necesita y que la ayuda que le brindemos sea de manera honesta para el beneficio de la organización.

La actitud del dialogo: es indispensable mantener una buena comunicación, esto quiere decir, que podamos transmitir nuestras ideas, sentimientos o valores, entre compañeros o jefes superiores. A menudo se piensa que la comunicación es algo natural y espontáneo, de lo cual no hace falta ocuparse especialmente. Por lo tanto, es habitual que en las empresas no se cuente con elementos operativos concretos para resolver problemas vinculados a la comunicación, ni se observe claramente que la comunicación dentro de la empresa es una herramienta de gestión. Es asombrosa la cantidad de energía que se pierde diariamente en el mundo debido a errores de comunicación. Las relaciones entre los integrantes de una empresa constituyen un proceso comunicacional. A través del mismo se emite y se obtiene información, se transmiten modelos de conducta, se enseñan metodologías de pensamiento. Al mismo tiempo una buena comunicación permite conocer las necesidades de los miembros de la empresa y sus clientes. En definitiva, a través de una comunicación eficaz se puede construir, transmitir y preservar una clara visión compartida, los valores, la misión, y los objetivos de una organización. Una comunicación es exitosa cuando hay claridad del mensaje propio y comprensión correcta del mensaje de los otros. En una empresa coexisten diferentes niveles de comunicación: la comunicación vertical, entre diferentes niveles de jerarquías y, la comunicación horizontal, en el mismo nivel, entre pares. Cuando se desarrolla una adecuada política comunicacional, se propicia la integración de los distintos niveles de la organización a través de construir un código común, y se optimiza la participación del personal a través de una genuina motivación, en todos sus nivel. Una adecuada comunicación favorece un buen entendimiento, lo cual es un factor de motivación y una inagotable fuente de energía.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->