Está en la página 1de 27

MÓDULO 3 – “Leyendo y escribiendo en Inicial 5 años y

Primer Grado”

(PRIMERA PARTE DEL DOCUMENTO)

Objetivos de la unidad 2

Mediante el estudio de los contenidos y la realización de las actividades de esta


parte de la unidad, podrán desarrollarse los siguientes desempeños y
capacidades:

Capacidades Desempeños
Diseña procesos
- Identifica los conceptos básicos y
didácticos apropiados
maneja los fundamentos sicológicos y
para desarrollar en sus
pedagógicos referidos al aprendizaje de
alumnos las habilidades
estrategias para comprender textos y la
necesarias para la
evaluación de las mismas.
decodificación de grafías
y palabras, la fluidez y - Identifica diversas técnicas para enseñar y
la comprensión lectora. aprender las estrategias de comprensión
lectora.
- Inserta en su planificación pedagógica
actividades, que de acuerdo con las
características de los estudiantes, potenciarán
su aprendizaje de estrategias de comprensión
lectora, valorando las oportunidades de
interacción con y de los niños.
- Aplica estrategias y actividades para iniciar a
los estudiantes en la comprensión lectora,
desarrollando una secuencia didáctica
1

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
apropiada.
Aplica procedimientos y utiliza instrumentos
apropiados para evaluar la comprensión lectora
en las diferentes etapas del proceso de
aprendizaje.

PRESENTACIÓN DE LA UNIDAD 2

En esta segunda unidad continuaremos tratando la psicogénesis de la lectura,


de los niveles de comprensión y las estrategias para desarrollarla y la forma de
evaluar.

En el desarrollo de esta segunda unidad se trabajarán los siguientes temas:

Módulo 3
Unidad 2: Iniciación a la comprensión lectora
1. La psicogénesis de la lectura
1.1. Fases de desarrollo de conceptualizaciones acerca
de la lectura
1.2. Importancia de las ayudas del docente en el
aprendizaje de la lengua escrita
2. Estrategias para desarrollar la comprensión lectora
2.1. Conocer los propósitos de la lectura
2.2. ¿Cómo narrar cuentos? Algunos consejos
2.3. Formular predicciones o anticipaciones
3. La narración de cuentos
3.1. ¿Qué se espera del narrador?
3.2. ¿Cómo narrar cuentos?
4. Estrategias de acompañamiento
4.1. Estrategias antes de la lectura
4.2. Estrategias durante la lectura
4.3. Estrategias para después de la lectura

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
1. LA PSICOGÉNESIS DE LA LECTURA

La psicogenética es una teoría


que procura explicar el origen
de la inteligencia, cómo se
forman las estructuras
mentales a partir de la
interacción con el medio físico
y social que le demanda una
permanente adaptación.

El niño va dando significado al


mundo que le rodea y va
construyendo su pensamiento, planteando hipótesis, ordenando, excluyendo,
reorganizando y formando categorías en su mente. Desde esta perspectiva, se
concibe al niño como un ser activo, que constantemente establece relaciones y
extrae significados del medio con el que se relaciona.

Teniendo esta teoría como referente, las investigadoras Emilia Ferreiro y Ana
Teberosky se dedicaron a observar el proceso por el cual los niños se apropian
de la lengua escrita (lectura y escritura). Su primer trabajo, realizado a finales
de los años ’70, consistió en estudiar las ideas o conceptualizaciones que el
niño va desarrollando para entender el mundo escrito. El estudio permitió
conocer las creencias comunes que tienen los niños sobre cómo funciona la
palabra escrita, antes de ser formalmente alfabetizados en la escuela.

El estudio de Ferreiro y Teberosky (1979) sobre la psicogénesis del lenguaje


escrito demostró que existe un cierto camino que los niños recorren en el
aprendizaje de la lengua escrita, independientemente de los métodos de
enseñanza. Obviamente, este recorrido tiene un ritmo particular en cada caso
y está condicionado, entre otras cuestiones, por el tipo de interacciones con la
lengua escrita que el niño tenga la oportunidad de vivenciar en su hogar, en su
comunidad y en la escuela.

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
A partir de estas y otras investigaciones, se empezó a otorgar centralidad a los
procesos constructivos que ponen en juego los niños para aprender la lengua
escrita.

Si bien la lectura y la escritura requieren


del desarrollo y el ejercicio de habilidades
diferentes, el niño aprende a leer y
escribir en un proceso integrado y no de
manera aislada. Sin embargo, con criterio
didáctico se presentará el origen del
aprendizaje de la lectura y escritura por
separado. En su interacción con el medio va adquiriendo ciertos conocimientos
relacionados con la forma y el tamaño, que le ayudan a interpretar los distintos
tipos de grafías que observan en la mayor parte de los objetos de la vida
cotidiana: una receta médica, una tarjeta telefónica, los letreros en las calles,
los periódicos expuestos en los puestos de venta, los libros y revistas que
pueda haber en su casa, etc. De esta manera, al ingresar a la escuela, el niño
ya es capaz de darse cuenta de las diferencias que existen entre los gráficos,
las letras y los números, aun cuando todavía no conozca su significado.

1.1. Fases de desarrollo de conceptualizaciones acerca de la


lectura

Estas fases tienen la siguiente secuencia:

Inicialmente el dibujo y el texto escrito aparecen


indiferenciados para los niños pequeños. Ellos
consideran que dibujo y escritura son lo mismo.
Cuando se les pregunta: “¿dónde hay algo para
leer?”, señalan tanto el dibujo como el texto. Un poco
más adelante, los niños descubren que lo escrito
indica el nombre del o de los objetos representados
en el gráfico (aunque en la realidad no siempre sea
así).

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
En esta fase los niños no prestan atención a la extensión del texto escrito, ni a
los espacios entre palabras ni a las letras
involucradas.

Posteriormente los niños ingresan a lo que algunos


autores1 llaman la etapa de la lectura
prealfabética. En este momento el niño comienza
a considerar algunas características del texto como
su extensión, los espacios entre las palabras y las
letras que le son conocidas. Por ejemplo, utiliza su
conocimiento de alguna letra para realizar sus
predicciones: “no dice oso porque no está la o”.
Aquí los niños descubren que el texto no es
totalmente predecible a partir de la imagen, sino que necesitan buscar indicios
o pistas para confirmar sus predicciones. También hacen hipótesis acerca de
dónde se puede leer y dónde no. Los niños comienzan a plantear que una
palabra necesita tener tres letras como mínimo para que se pueda leer
(hipótesis de cantidad), y a exigir variedad en las letras para que signifiquen
algo; por ejemplo, los niños afirman que no se puede leer cuando lo escrito
son tres letras iguales (hipótesis de variedad).

Existen otras hipótesis que los niños pequeños elaboran respecto al acto de
leer. Inicialmente la lectura no puede ser concebida sin voz: “para leer hay que
hablar o decir”; luego, se la considera independiente de la voz, y por tanto es
posible concebirla como lectura silenciosa.

1
VACA, J. (1997): El niño y la escritura. Xalapa: Textos Universitarios, Universidad de Veracruz.

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
Avanzando en su proceso de apropiación de la
lengua escrita, el niño ingresa en la etapa de
lectura centrada en el principio alfabético
de escritura. En ella el niño va infiriendo y
comprendiendo mejor, las unidades presentes
en el texto, la organización del texto
(párrafos, oraciones y palabras), los
diferentes sonidos que pueden tener algunas
letras, los aspectos representados y los no
representados en el texto como los acentos.

Ejemplo: La letra c suena diferente en

CIELO - /c/ /i/ /e/ /l/ /o/

CACTUS - /k/ /á/ /k/ /t/ /u/ /s/

Adicionalmente el niño va conociendo con más precisión las similitudes y


diferencias entre los diversos tipos de textos, sus contenidos, sus
características particulares, etc.

Finalmente, el niño debe


llegar a la etapa en donde
es capaz de realizar una
lectura en la que coordina
las informaciones
propiamente textuales y
las contextuales.

Además de ser capaz de reconocer el valor sonoro de las letras, los signos
especiales como la puntuación, los espacios blancos entre las palabras, la
ortografía, etc., el nuevo lector debe poder entender la información que le
está ofreciendo el texto que está leyendo y decidir si esa información resulta
importante para él, según sean los propósitos de su lectura.

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
1.2. Importancia de las ayudas del docente en el aprendizaje de
la lengua escrita

Este enfoque del aprendizaje de la lengua escrita es conocido como


constructivista. Se vio enriquecido con los aportes de la teoría socio-cultural
desarrollada en la primera mitad del siglo XX por Vygotsky, quien pone énfasis
en las interacciones entre las personas para que tenga lugar el aprendizaje,
señalando que dichas interacciones dan lugar a las transformaciones en las
capacidades cognitivas, emocionales, comunicativas, etc. del niño. De esta
manera, pasó a darse una mayor valoración al papel que tienen las ayudas de
otras personas, adultos y compañeros, en los procesos de aprendizaje de cada
niño.

Desde esta nueva perspectiva, son muy importantes las ‘ayudas’ que el
docente pueda brindar a sus alumnos en el aprendizaje de la lectura y la
escritura. Estas ayudas o ‘andamiajes’2 que el docente debe ofrecer a sus
alumnos son de dos tipos:

o por un lado, planificar distintas secuencias didácticas seleccionando los


recursos adecuados para que los niños de un curso interactúen entre sí
hablando, leyendo, escribiendo, etc. y,

o por otro, ofreciendo apoyos puntuales a cada niño para ayudarlo a


mejorar su comprensión lectora y/o sus producciones escritas, por
ejemplo, ofreciéndole orientaciones ante sus dificultades, planteándoles
preguntas, dando directrices de acción, estimulando sus logros, etc.

2. ESTRATEGIAS PARA DESARROLLAR LA COMPRENSIÓN LECTORA

Leer es un proceso complejo que va mucho más allá del


acto de decodificar las letras con las que se representa,
gráficamente, el lenguaje humano. Toda lectura, es
lectura comprensiva, o no es lectura. Leer

2
Bruner (1980)
7

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
comprensivamente es la primera meta y el propósito último del aprendizaje de
la lectura.

No existe un camino único para aprender a leer comprensivamente. Los


pequeños lectores necesitan aprender a utilizar estrategias para comprender lo
que leen. Las estrategias de lectura son procedimientos que necesitan ser
aprendidos, es decir, construidos por cada alumno y alumna. Para ello, será
necesario enseñarlas de manera directa, ponerlas en práctica y usarlas de
manera sostenida.

La enseñanza directa de estrategias de comprensión, requiere que el docente


tenga dominio de las mismas. La enseñanza directa consiste en:

• Explicar el propósito de la actividad que se va a realizar;

• Le sigue una fase de modelado y de descripción explícita de “cómo se


hace en la realidad”;

• Finalmente, viene un progresivo control de la propia lectura por parte de


los alumnos.

Si bien las estrategias que facilitan la comprensión de la lectura, se utilizan de


manera conjunta, entrelazada y espontánea en el momento de leer, para
efectos de su análisis y comprensión, pueden clasificarse en tres categorías,
dependiendo del momento en el que predomina su utilización. Así, puede
hablarse de estrategias de antes, durante y después de la lectura.

En lo que sigue compartiremos algunas ideas acerca de cómo trabajar, antes


de realizar la lectura de un texto, las siguientes estrategias: conocer los
propósitos de la lectura, activar los conocimientos previos y formular
predicciones.

2.1. Conocer los propósitos de la lectura

Nuestros alumnos necesitan saber que siempre se lee con un motivo o


propósito determinado: averiguar un dato, entretenernos, recordar lo que
tenemos que hacer, etcétera. Antes de empezar la lectura de un texto,
debemos asegurarnos de que los niños tengan claros cuáles son los objetivos
de la misma.
8

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
Cada vez que vayamos a leer un texto, conversemos con ellos acerca del
propósito de la lectura que vamos a realizar. En caso de ser conveniente les
explicamos, de frente, el motivo de la lectura. Por ejemplo, si se trata de la
lectura de un cuento, podemos indicar que lo vamos a leer porque nos gustó
mucho y queremos que ellos también se entretengan y pasen un rato divertido
con la lectura del mismo.

Si se va a leer una carta, diremos que la vamos a leer para saber qué nos
quiere decir la persona que la envió. Si lo que vamos a leer es la letra de una
canción que cantaremos en la fiesta del día de la madre, diremos que vamos a
leer para aprender la canción que cantaremos a las mamás, etcétera.

Al principio, seremos nosotros quienes señalemos el propósito de la lectura;


poco a poco, y con ayuda de preguntas, iremos transfiriendo la responsabilidad
de decir para qué se va a leer un texto, a los propios alumnos.

2.2. Activar los conocimientos previos

El lector no está en blanco frente al texto, sino que posee ciertos


conocimientos previos (muchos o pocos) acerca de lo que va a encontrar en el
texto. Antes de empezar una lectura, casi sin pensarlo, el lector rescata lo que
‘ya sabe’ sobre el tema.

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
Podemos dar apoyo a nuestros alumnos enseñándoles esta estrategia de
manera explícita.

• Primero explicamos a los niños que necesitamos recordar todo lo que


sabemos sobre el tema acerca del cuál vamos a leer, para que podamos
comprender mejor el texto. Por ejemplo, antes de la lectura de un cuento
como Los tres cerditos, podemos hacer preguntas que permitan a los niños
recordar qué son los cerdos, de qué otra manera les llamamos (chancho,
puerco, marrano, según la región), qué comen, dónde duermen, qué hacen,
etc.

• Mostraremos a nuestros alumnos cómo rescatamos nuestros propios


conocimientos previos sobre el tema. Por ejemplo, podríamos decir que
hace un tiempo leímos el cuento de los tres cerditos y que recordamos que
eran tres hermanos que vivían en una granja y que un día deciden irse...,
pero que no nos acordamos muy bien cómo seguía el cuento.

• Si algún niño o niña conoce el cuento, lo invitamos a que complete la


información que nosotros hemos presentado.

• También les ayudamos a recordar lo que ya saben acerca del tipo de texto
que se va a leer. Por ejemplo, recordaremos qué otros cuentos conocemos

10

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
o hemos leído, cómo empiezan los cuentos (Había una vez...), qué
elementos tienen (personajes, sucesos, desenlace), cómo terminan.

2.3. Formular predicciones o anticipaciones

Antes de comenzar la lectura de un texto, el lector realiza anticipaciones o


predicciones acerca de lo que encontrará en el mismo, considerando elementos
tales como: el portador del texto, la silueta, los títulos, las ilustraciones, el
nombre del autor, etcétera. Apoyaremos a nuestros alumnos a desarrollar esta
estrategia, trabajando de la siguiente manera:

• Primero les anunciaremos que vamos a leer un cuento muy bonito y les
invitamos a ubicarse para escucharlo. También les explicaremos por qué
queremos leerlo en la clase. Podemos decirles también que el libro que
vamos a leer, pertenece a la biblioteca del aula.

• A continuación les mostraremos el


portador. Podemos circular entre los
niños mostrando el libro, y en caso de
ser posible, podemos hacer circular por
el aula los ejemplares del texto que
haya disponibles en la escuela.

• Seguidamente, les indicamos que


vamos a enseñarles una estrategia
para poder comprender mejor el texto. Podemos explicar a los niños que
una estrategia es una “manera” o un “camino” para hacer mejor una
cosa y llegar a nuestro objetivo.

• Explicaremos que la estrategia que utilizaremos será decir, antes de


comenzar con la lectura, lo que pensamos que puede pasar en el
cuento. Para ello, les pediremos que se fijen en las ilustraciones, que
piensen en el título, etcétera. Les indicaremos que es importante
intentar darse cuenta de lo que va a ocurrir en el cuento antes de leerlo,
porque eso nos ayudará a entender mejor lo que nos dice el texto
cuando lo leamos. Les explicaremos que seguiremos tratando de darnos
cuenta de lo que sucederá a medida que vayamos avanzando en la
11

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
lectura.

• A continuación, suponiendo que es una de las primeras veces que


realizamos esta actividad, les demostramos cómo se practica esta
estrategia. Pedimos que pongan atención. Realizamos el ejercicio
haciéndonos preguntas a nosotros mismos, como pensando en voz alta:

Maestra: ¿De que tratará este texto?... ¡Ah!, parece que


habla de uno, dos, tres chanchitos y de otro animal que se
parece al perro, pero que no es perro, ¿qué animal será
éste?¿Qué están haciendo?...Parece que cada uno está
construyendo su casa. ¿Será un concurso para ver quién
construye su casa más rápido? O tal vez no...mmm parece
que vamos a tener que leer el texto para saber lo que
pasa...

• Seguidamente, les propondremos que lo intenten ellos:

Maestra: ¡Ahora sí! ¡Les toca a ustedes decir de qué


creen que se trata este cuento!

• Hacemos preguntas para que los niños puedan hacer predicciones y


formular hipótesis sobre el contenido:

Maestra: ¿Qué les dice el texto? ¿De qué tratará?

Si un niño responde, por ejemplo:

Niño: Se trata de unos chanchitos que el lobo se quiere


comer.

Nosotros podemos responder:

Maestra: ¡Puede ser!... ¿Por qué crees eso?... ¿Qué piensan


ustedes?

Orientamos a los niños para que se fijen en las ilustraciones:

Maestra: A ver... veamos.... Fíjense lo que están haciendo

12

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
los personajes del cuento en esta ilustración.... ¿Por qué
estará cada cerdito construyendo su casa?

• A continuación, procedemos a realizar la lectura del cuento. Si estamos


leyendo en voz alta para los niños, realizamos una primera lectura de la
totalidad del cuento, sin hacer interrupciones. Si los niños disponen de
un ejemplar del texto que estamos trabajando, éste es el momento en el
que les pedimos que realicen la lectura silenciosa del texto.

• Luego hacemos una nueva lectura del cuento. Cuando llegamos a cierta
parte, por ejemplo en la que uno de los protagonistas se encuentra en
un problema y necesita tomar una decisión o realizar alguna acción para
salir del mismo, hacemos una pausa para hacer preguntas. En el caso
del cuento de Los tres cerditos, hay varios momentos en los que
podemos interrumpir la lectura para hacer preguntas, por ejemplo,
cuando el lobo le dice al primer cerdito que abra la puerta de su casita.

Maestra: “... y entonces el lobo le dijo: “Ábreme la puerta


cerdito, que quiero entrar”...

¿Qué piensan ustedes que hará ahora el cerdito?

• En este momento, para que todos los niños hagan la práctica de


predecir, les pedimos que cada uno comparta sus ideas con el
compañero que está a su lado, haciendo un cuchicheo.

• Luego, los invitamos a que compartan sus ideas con toda la clase,
pidiéndoles respetar todas las predicciones, sin burlarse de ninguna ni
haciendo alarde de su predicción, si la hizo correctamente, ya que todos
necesitan aprender a predecir.

• Después de escuchar las predicciones de los niños, seguimos con el


relato.

13

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
Formular predicciones avanzadas

• Cuando estemos empezando la enseñanza de esta


estrategia, es suficiente que preguntemos a los
niños para que den respuestas sobre lo que el
protagonista o los protagonistas harán. Una vez
que sientan confianza en hacer esto, podemos
pasar a preguntarles:

Maestra: ¿Por qué piensan que el o los protagonistas actuarán de


esa manera?

• Después de que cada niño explique las razones en que basó su


predicción, podemos mostrar la estrategia que utilizó. Esto ayudará a
todos los niños a tomar conciencia de las diferentes estrategias que se
puede utilizar para hacer una predicción.

Estrategias que se pueden utilizar para hacer predicciones:

a) Observar el tipo de personalidad que el protagonista ha demostrado hasta


este punto en el cuento (tímido, atrevido, chistoso) y pensar cómo
actuaría una persona (en este caso, un personaje), con ese tipo de
personalidad.

b) Considerar la situación en la que el protagonista se encuentra y las


posibilidades de acción que tiene.

c) Pensar en lo que uno haría si estuviera en el lugar del personaje.

• Podemos escribir éstas y otras estrategias de predicción que utilizan


los alumnos, en un papelógrafo, anotándolas en frases breves, tales
como: “PERSONALIDAD”, “SITUACIÓN Y POSIBILIDADES DE
ACCIÓN”, “LO QUE YO HARÍA EN ESE CASO”.

14

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
• De esta manera, en otras oportunidades podemos guiar a los niños para
que tomen en cuenta estos aspectos para hacer su predicción. Así,
aprenderán que las predicciones no sólo se basan en la imaginación,
sino también en un análisis de algunas señales que ofrece el contenido
del texto y la experiencia previa.

• Utilizaremos esta estrategia cada vez que leamos un texto para los
alumnos y les ayudaremos a recordar cómo deben usarla cuando
realicen sus propias lecturas.

15

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
(SEGUNDA PARTE DEL DOCUMENTO)

3. LA NARRACIÓN DE CUENTOS

El arte de narrar historias o cuentos


viene desde la antigüedad. Las
narraciones orales transmiten las
historias, las vivencias de los pueblos,
sus creencias. En nuestros antiguos
pueblos las narraciones orales servían
para transmitir los mitos y leyendas, a
través de los cuales se educaba a la
gente.

La narración oral es un acto de comunicación en donde interviene no


solamente la voz del narrador sino sus gestos, el movimiento de su cuerpo,
todos juntos transmitiendo un mensaje. Cada vez que nos colocamos delante
de alguien o de un grupo y contamos algo estamos narrando una historia.

Cuando se trata de narrar cuentos a los niños es necesario saber qué les
interesa según su edad, para que el narrarles una historia los motive, los
anime a leer.

Pero, ¿cuál es el valor educativo de leerles cuentos a los niños?:

o Enriquecemos su fantasía.

o Ayudan a la maduración de la personalidad.

o Desarrollamos la comunicación oral, base para la comunicación escrita.

o Creamos un vínculo afectivo entre los niños y el narrador, una relación


de confianza.

o El niño tiene la posibilidad de “jugar” con el lenguaje: comprende una


secuencia, enriquece su vocabulario.

o Nos sirve para explicar situaciones o fenómenos complejos, así como


reforzar virtudes y cualidades.
16

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
3.1. ¿Qué se espera del narrador?

1. El narrador debe saber modular la voz, saber darle un ritmo adecuado.


Es importante pronunciar muy bien las palabras y utilizar diferentes
tipos de voces para diferenciar a los personajes. Es importante, mientras
más pequeños sean los niños, el incluir sonidos onomatopéyicos en la
narración.

2. El narrador debe saber utilizar los silencios, para capturar más la


atención de los oyentes.

3. Es necesario que el narrador guste del cuento, lo disfrute y se lo


aprenda, lo haga suyo, con todos sus personajes e historias.

4. Es importante que el narrador le de vida al cuento a través de sus


gestos, sus movimientos. Mientras más pequeños sean los niños, más
gestos y movimientos utilizamos. Nos podemos ayudar de alguna
“utilería” para la narración, pero nuestro principal instrumento es
nuestro cuerpo.

5. El narrador debe ubicarse de manera que todos los presentes lo vean.

6. No olvidar dirigirse a todo los presentes. Al narrar un cuento no se fija la


vista en un punto fijo, sino que se trata de establecer una relación entre
el narrador y los oyentes, así que es necesario mirarlos a todos.

7. Siempre se debe mantener los inicios y finales mágicos: “Érase una


vez”, “Zapatito zapatito roto, cuénteme usted otro”.

3.2. ¿Cómo narrar cuentos? Algunos consejos

La narración es algo muy personal y dependerá del narrador. He aquí algunos


consejos:

o Para poder narrar adecuadamente debemos conocer el cuento muy bien,


aunque no es necesario narrarlo al pie de la letra. Es recomendable
practicar la narración algunas veces antes de hacerla. Puede utilizarse
un espejo para poder ver los gestos que uno hace y cómo quedaría la
presentación al final.

17

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
o Si se olvida un detalle se puede improvisar algo para no cortar la
narración. Nunca retroceda o se desdiga, sino los niños perderán
interés.

o El momento de narración es un momento de conexión entre el narrador


y los oyentes, así que ubíquese en un lugar calmado, donde los oyentes
se sientan cómodos, sin distracciones, donde le presten toda su
atención. Puede invitar a los niños a sentarse en el suelo, en un semi
círculo. Algunos autores recomiendan tener ciertos “ritos” para que los
niños sepan que llegó el momento del cuento, por ejemplo: hacer sonar
unos cascabeles, colocarse un sombrero extravagante, sacar un títere,
etc.

o Podemos apoyarnos con objetos en nuestra narración: podemos dibujar


algunas cosas o escenas de nuestro cuento, podemos escenificar los
cuentos con ayuda de otros, podemos ir colocando figuras en un
franelógrafo, podemos ir sacando diversos objetos que se mencionan en
el cuento, podemos intercalar canciones en el cuento.

o No exagere los movimientos y gestos. Si bien son importantes, lo son


también la historia que se narra. Los gestos y sonidos que hagamos
deben acompañar nuestra narración, pero no deben ser demasiado
teatrales porque sino los niños empezarán a burlarse y no le prestarán
atención a la historia.

o Hay que observar los gestos de la audiencia pues nos indicará si


estamos captando su atención o se están distrayendo. Si esto sucediera,
tendríamos que hacer algún sonido o movimiento sorpresivo para volver
la atención otra vez hacia nosotros.

4. ESTRATEGIAS DE ACOMPAÑAMIENTO

Leamos lo siguiente:

“Un profesor de escuela secundaria que durante veinte años había trabajado el
Lazarillo de Tormes, comentó que nunca lograba que los jóvenes de su clase se
entusiasmaran con la lectura de este texto, aunque él sentía verdadera atracción

18

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
por la obra. Durante un curso escolar reciente, decidió leerla en voz alta en
fragmentos sucesivos -en lugar de indicar a los alumnos que la leyeran, como
hacía todos los años-. El resultado fue absolutamente sorprendente: hubo varios
alumnos que comenzaron a esperarlo en la puerta del aula para preguntarle si
proseguiría la lectura y, en más de una ocasión, también hubo quienes le pidieron
permiso para avanzar la lectura fuera del horario de clase. ¿Por qué sucedió esto?
Porque a través de la lectura en voz alta, el profesor logró comunicar la emoción
que en él suscitaba el texto; es obvio que lo escrito era idéntico a lo que habían
encontrado los grupos de jóvenes de los veinte años precedentes, pero este grupo
había hallado a un sujeto -su profesor- fuertemente ligado a la obra, y esto
cambió drásticamente la manera cómo ellos establecieron ese vínculo.”

“Una de las tareas docentes fundamentales, y que no finaliza cuando los niños ya
saben leer por sí solos, consiste en leerles, leerles en voz alta; y esto vale para
cualquier nivel o ciclo educativo. Cuando el maestro lee en voz alta -y siempre lee
textos que despiertan en él auténtico interés, placer, emoción o entusiasmo-, los
sujetos (niños, adolescentes, jóvenes o adultos) están leyendo a través de su voz,
mediatizada por el texto que tiene en las manos. Es una de las situaciones más
significativas de la enseñanza de la lectura.”

Tomado de: Nemirovsky, M. (1999): Sobre la enseñanza del lenguaje


escrito... y temas aledaños, México, Paidós. p.64-65

Las investigaciones de los


últimos años han comprobado
que el aprendizaje de la lectura
se inicia mucho antes de que los
pequeños comiencen a conocer
de manera sistemática el código
alfabético. Una de las principales
actividades a través de la cual
se inicia el contacto del niño o la
niña con la lengua escrita es la lectura en voz alta que realiza para él o ella
una persona mayor.

19

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
Lo ideal sería que algún miembro de la familia pudiera leer diariamente en voz
alta para el niño o la niña, ya que se ha comprobado que los niños que crecen
en hogares que tienen esta costumbre, suelen ser los alumnos que aprenden a
leer con más facilidad, se convierten después en buenos lectores y adquieren
el hábito de la lectura para el resto de sus vidas.

Sin embargo, sabemos que en nuestro medio son muy pocas las familias que
pueden hacerlo. Por lo general, los padres y madres trabajan todo el día fuera
de la casa o en ella, y es muy poco el tiempo libre de que disponen para jugar
con los hijos o para leerles. Tampoco es muy común que en los hogares de
nuestros alumnos haya libros para niños o que, por lo menos, les resulten
atractivos. Muchas veces pasa que los padres o encargados de nuestros
alumnos tienen muy poca práctica de lectura o, incluso, que sean analfabetos
funcionales o absolutos.

Sabiendo que esto es así, nos corresponde a nosotros, los maestros de niños y
niñas que empiezan su escolaridad, acercarlos a la lectura a través de esta
práctica.

Lo primero que nos preguntaremos, es qué tipo de textos hay que leerles.

Si bien es posible leer para los niños cualquier tipo de texto, siempre y cuando
éste capture su interés, es conveniente centrar inicialmente esta actividad en
la lectura de cuentos. Según varios autores, el cuento reúne las condiciones
necesarias para atrapar a un pequeño lector: los cuentos suelen tener un
lenguaje familiar, presentan personajes, acciones, conflictos y emociones que
permiten al niño involucrarse en el relato, a tal punto que llegan a hacer
comentarios sobre lo que se narra y a opinar sobre comportamientos de
alguno o varios personajes. Además, la narración es un género muy popular:
en todas las culturas existe la práctica de compartir historias y relatos entre los
miembros de la comunidad, sea para entretenerse o para transmitir saberes y
creencias.

Cuando leemos en voz alta para nuestros alumnos, se producen múltiples


aprendizajes:

a) Los niños y niñas tienen contacto con lo escrito y:


20

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
• entran en contacto con la lengua escrita tal como se da en la realidad y
se familiarizan con la escritura;

• tienen nuestro comportamiento como modelo lector, ellos observan y


escuchan cómo leemos;

• acceden a textos relativamente más largos a los que por sí solos no


podrían acceder;

• conocen formas nuevas de expresión y amplían su vocabulario.

b) Los niños y niñas empiezan a actuar como lectores:


• hacen anticipaciones al significado del texto;

• vivencian diversas modalidades de lectura: leer un texto completo,


releer alguna parte, interrumpir la lectura y retomarla en otro momento;

• comparten con otros: significados, impresiones, opiniones, hechos,


sucesos y datos;

• advierten la belleza de ciertas expresiones y el uso diverso del lenguaje;

• demuestran con sus comentarios y respuestas que han comprendido el


significado del texto;

• reflexionan sobre el lenguaje a partir de preguntas que planteamos y


van accediendo al código escrito ¿Dónde dice…? ¿Cómo te diste cuenta?
¿Por qué crees que dice…?;

• se estimula su capacidad de imaginación y creatividad.

c) Tienen contacto con las características del texto y de los portadores:

• los niños se dan cuenta, por ejemplo, que el portador del cuento es un
libro y se ponen en contacto con sus elementos: carátula, páginas,
ilustraciones, títulos escritos en forma especial...;

• captan la secuencia de una narración;

• advierten, por ejemplo, que un cuento presenta: hechos, personajes,


espacio, tiempo, problema y resolución.

21

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
4.1. Estrategias antes de la lectura

• Primero elegiremos un cuento,


fábula, leyenda, o tal vez una
noticia que nos parezca
interesante para los niños y
niñas. Seleccionaremos el texto
que vamos a leer, teniendo en
cuenta la edad, los intereses y
gustos de nuestros alumnos.
También tendremos presente el
contenido valorativo del texto y la complejidad del vocabulario. No
debemos olvidarnos de considerar el tiempo que dispondremos para
realizar la actividad.

• Primero leeremos el texto para nosotros mismos en forma silenciosa.

• A continuación lo leeremos en voz alta, teniendo en cuenta la


puntuación y haciendo las pausas necesarias.

• Ensayaremos la entonación que daremos a la lectura, teniendo en


cuenta los signos de interrogación, signos de exclamación y el clima
emocional del texto.

• Probaremos los cambios de expresión y los gestos que realizaremos con


el rostro. Podemos ensayar frente a un espejo.

• Pensaremos cuál será la ubicación más adecuada, tanto para que


nosotros estemos cómodos para leer, como para que los niños estén
cómodos y dispuestos a escuchar. Esta ubicación puede ser dentro o
fuera del aula.

• Pensaremos de qué manera podremos mostrar a los niños las


ilustraciones o imágenes del texto, dependiendo de si disponemos de
libros gigantes, de textos para cada niño y niña, o si tendremos que
preparar algunas láminas.

22

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
• Pensaremos y escribiremos las posibles preguntas que realizaremos a
los niños antes, durante y después de la lectura.

• Para antes de la lectura prepararemos preguntas para que los niños


puedan hacer predicciones sobre cuál puede ser el contenido del texto
que vamos a leer (ver el contenido de la semana anterior).

• Las preguntas que prepararemos para realizar durante la lectura deben


estar dirigidas a ayudar a los niños a realizar anticipaciones con respecto
a lo que sigue en el texto. Se trata de que invitemos a los niños a decir
qué piensan que pasará después. De esta manera, los ayudamos a
mantener su interés y a involucrarse en el texto.

• También pensaremos en preguntas que permitan clarificar las dudas que


puedan tener los niños en relación al texto leído.

• Para después de la lectura prepararemos preguntas de comprensión de


los niveles literal, inferencial y valorativo. Recordemos los niveles de
lectura trabajados en el módulo 2:

Preguntas y actividades del nivel literal

Tipos de preguntas que Actividades a realizar con los alumnos:


hacemos a los alumnos

¿Qué…? ƒ Contar con sus palabras lo que el


texto relata.
¿Quién…?
ƒ Decir cuáles son los personajes.
¿Dónde…?
ƒ Describir las características físicas de
¿Cuándo…?
los personajes.
¿Con quién…?

¿Cómo…?

¿Qué hizo…?

23

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
Preguntas y actividades del nivel inferencial

Tipos de preguntas que Actividades a realizar con los alumnos:


hacemos a los alumnos

¿Por qué creen que…? ƒ Identificar la idea central del texto.

¿Con qué objetivo creen ƒ Reconocer los detalles relevantes que


que…? apoyan la idea central del texto.

¿Para qué el personaje ƒ Establecer relaciones de semejanza y


haría….? diferencia.

ƒ Realizar evaluaciones sencillas del


texto.

ƒ Imaginar y comentar acerca de qué


otras cosas podrían hacer los
personajes teniendo en cuenta sus
características e intenciones.

Preguntas y actividades del nivel valorativo

Tipos de preguntas que Actividades a realizar con los alumnos:


hacemos a los alumnos

¿Qué opinas de…? ƒ Elaborar juicios críticos sobre lo que


hacen los personajes y las cosas que
Según tu opinión, ¿por
suceden en el relato.
qué crees que…?
ƒ Decir si están o no de acuerdo con las
¿Qué parte del texto te
ideas que el autor quiere comunicar
impresiona más? ¿Por
en el texto.
qué?

• También será necesario que prepararemos las actividades


complementarias a la lectura del texto que propondremos a nuestros
alumnos. Dependiendo de los aprendizajes que hayan realizado los
alumnos hasta el momento, estas pueden ser:

o Dibujar, pintar y escribir lo que más les gustó de la lectura.


24

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
o Modelar en arcilla o plastilina un pasaje de la lectura.

o Dramatizar la historia con disfraces, para lo cual pueden escribir o


dictar los diálogos de los personajes.

o Hacer títeres o máscaras para representar la historia.

o Cambiar el final de la historia.

o Crear una historia contraria.

o Crear una historia colectiva mezclando personajes o partes de


otras historias conocidas.

o Formar un cuento acordeón o cuento plegable.

o Seleccionar algunas palabras del cuento leído e introducir una


palabra que no se relacione con las elegidas. Con todas ellas,
crear una nueva historia.

• Seleccionaremos algunas palabras importantes en el texto (el nombre de


un personaje, una palabras mágicas, el nombre de un lugar, etc.), que
utilizaremos para trabajar la enseñanza del código alfabético (este
trabajo se presenta de manera detallada en unidades 3 y 4).

4.2. Estrategias durante la lectura

• Primero anunciaremos a los niños que


llegó el momento de disfrutar de la
lectura. Algunos colegas hacen uso de
diversos recursos para anunciar el
momento de leer. Por ejemplo, utilizan
“El sombrero o el gorro narrador” o “un
títere” que invita a los niños a ubicarse
para escuchar el cuento. Podemos hacer
algo así o inventar algún otro recurso
que nos parezca interesante y adecuado
para nuestros alumnos.

25

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
• Explicaremos a los niños cuáles son los motivos que nos llevan a
compartir el texto: puede ser porque algunos niños lo hayan pedido,
porque leímos la historia y nos gustó y pensamos que el texto era
interesante y que también les iba a gustar a ellos...

• Les diremos dónde y cómo encontramos el texto.

• Les mostraremos el portador y describiremos sus características. Si es


un libro, mostraremos la tapa, leeremos el título, el nombre del autor; si
es un diario, señalaremos la sección en la que el texto aparece; si es
una invitación diremos cómo llegó, quién la envía, a quién está dirigida.

• Plantearemos las preguntas que preparamos para antes de la lectura, es


decir, las preguntas que ayudan a realizar predicciones e hipótesis sobre
el contenido del texto.

• Leeremos el texto seleccionado haciendo pausas, con entonación


adecuada y expresión en el rostro, según lo ejercitamos antes.

• Nos detendremos en el momento que consideremos conveniente para


realizar las preguntas que prepara para hacer durante la lectura.

4.3. Estrategias después de la lectura

• Al terminar la lectura,
promovemos el
diálogo con los niños
y realizamos las
preguntas que
habíamos preparado
para después de la
lectura. Siguiendo
una lógica de lo
general a lo
particular, de lo
concreto a lo abstracto y de lo afectivo a lo cognitivo, podemos
preguntar:

26

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora
- ¿Cómo se sienten? ¿Qué les pareció el texto?

- ¿Qué les recordó?

- ¿Para qué creen que les he leído este cuento?

- ¿Se acuerdan quién escribió este cuento?

- ¿Para quién lo habrá escrito el autor?

- ¿De qué trata? ¿Sobre qué nos cuenta?

¿Cómo empieza? ¿Cómo termina?

• Finalmente propondremos las actividades que desarrollarán los niños a


partir de la lectura, las cuales planificamos de acuerdo a su nivel de
avance.

27

Módulo 3 – Unidad 2: Iniciación de la


comprensión lectora

También podría gustarte