P. 1
La libertad de prensa en el mundo - Informe 2009 (Reporteros sin fronteras)

La libertad de prensa en el mundo - Informe 2009 (Reporteros sin fronteras)

|Views: 87|Likes:
Publicado pornuriaabad

More info:

Published by: nuriaabad on Aug 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/29/2013

pdf

text

original

128 entre 175 en la última clasificación mundial

Superficie: 112.090 km2

Población: 7.700.000

Idioma: español

Jefe del Estado: Manuel Zelaya (desde enero del 2006)

La alta inseguridad, que afecta al conjunto de la población, está en el origen de los
delitos cometidos recientemente con varios periodistas. La presidencia de la
República mantiene pésimas relaciones con gran parte de los medios de
comunicación.

HONDURAS BAROMETRO DE LA LIBERTAD DE PRENSA 2009

3 periodistas muertos
0 colaboradores muertos
0 periodistas encarcelados
0 colaboradores encarcelados
0 ciberdisidentes encarcelados

De los cuatro periodistas asesinados desde 2007, dos pertenecían a la emisora privada
nacional Radio Cadena Voces (RCV), conocida por sus posiciones a menudo muy
críticas con el presidente Manuel Zelaya. Censurado por sus frecuentes viajes al
extranjero y sus intentos de controlar la prensa, el jefe de Estado mantiene pésimas
relaciones con la mayoría de los medios de comunicación, y especialmente con RCV.
«Si fuera Hugo Chávez, ya habría cerrado esa radio», llegó a declarar, en clara alusión a
lo que ocurrió con Radio Caracas Televisión en Venezuela. No obstante, nada permite
atribuir a la presidencia la sucesión de dramas que han afectado a la emisora. Tras el
asesinato, todavía impune, del periodista satírico Carlos Salgado en octubre de 2007, y
el exilio de su director Dagoberto Rodríguez un mes después, RCV ha perdido a su
corresponsal regional Rafael Munguía, ejecutado por unos desconocidos al principio del
año 2009. El asesinato se produjo en un contexto de inseguridad aterrador, en el que las
tretas de las «maras» (pandillas de jóvenes también presentes en Guatemala y El
Salvador) compiten con un número elevado de ejecuciones extrajudiciales. En cierto
modo, del ámbito judicial nos llega la única nota de optimismo. A finales de 2007 varias
jurisdicciones pusieron fin al gran aumento de procedimientos abiertos a periodistas
por «difamación» y «calumnia», delitos que todavía acarrean penas de cárcel de entre 3
y 10 años, sin posibilidad de remisión de condena. En la misma época se presentó en el
Congreso una propuesta de despenalización de dichos delitos. A día de hoy, Honduras
sólo ha suprimido de su código penal el delito de «desacato». Mientras que en otros
países de la zona el proceso está en marcha, aún no se ha dotado de una legislación
relativa al acceso a la información pública.

Reporteros Sin Fronteras – Informe 2009 52

El país ya era conocido por su alto índice de inseguridad, que afecta tanto a los
periodistas como al resto de los ciudadanos. Tres profesionales de los medios de
comunicación fueron asesinados en el primer semestre de 2009 y se ignora el móvil de
esos crímenes, lo mismo que la identidad de sus autores.

El golpe de Estado del 28 de junio de 2009 que derrocó al presidente electo Manuel
Zelaya, en el cargo desde 2006, y cogió desprevenida a la comunidad internacional,
asfixió completamente una libertad de prensa que ya era frágil anteriormente. Una vez
desalojado, y expulsado, el jefe del Estado del palacio presidencial, los medios de
comunicación sospechosos de serle afines se vieron enseguida ocupados por el ejército,
y algunos suspendidos. Fue el caso de Radio Progreso, una emisora asociativa
provincial dirigida por la Compañía de Jesús, reducida al silencio a las pocas horas del
golpe de Estado, aunque después volvió a emitir. Y también de la emisora regional
Radio Uno de San Pedro Sula, que sufrió un auténtico asalto militar. La severa
represión, que se saldó con 28 muertos y unas 4.000 víctimas de detenciones arbitrarias,
torturas y malos tratos, apuntó en muchas ocasiones a los profesionales de los medios de
comunicación. Además de expulsar a los periodistas extranjeros, el sólo hecho de
mencionar el «golpe de Estado» les supuso el cierre a los dos principales medios de
comunicación nacionales cercanos a la resistencia al golpe –Radio Globo y la cadena
Canal 36– durante el estado de sitio que entró en vigor tras el regreso clandestino de
Manuel Zelaya, el 21 de septiembre. La embrionaria prensa digital sufrió frecuentes
interrupciones y bloqueos. A menudo las pequeñas radios comunitarias tuvieron que
adecuar su día a día al ritmo de las amenazas e intimidaciones. Finalmente, el periódico
Diario Tiempo, única cabecera de la prensa escrita nacional que siguió con su línea
editorial de oposición al golpe de Estado, sufrió sabotajes y maniobras de chantaje
económico. Pero, aparte de los medios de comunicación mencionados, la mayoria de la
prensa hondureña, en manos de políticos influyentes, constituyó la base de un golpe de
Estado disfrazado de «sucesión presidencial». Los diarios La Tribuna, El Heraldo y La
Prensa, la emisora HRN y el grupo Televicentro dieron a conocer, e incluso
alimentaron, el discurso del gobierno de facto sin temor a exponer a sus periodistas
sobre el terreno a las represalias de una población furiosa. La extremada polarización
nacida del golpe de Estado se repitió lógicamente a lo largo de la campaña de las
elecciones generales del 29 de noviembre, gracias a las cules los golpistas esperaban
salir de la crisis. Marcadas por nuevos ataques a los medios de comunicación de la
oposición, las votaciones llevaron al poder a Porfirio Lobo, un defensor del golpe de
Estado.

Reporteros Sin Fronteras – Informe 2009

53

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->