P. 1
Sintaxis del Latín Clásico - José Miguel Baños Baños (Coordinador)

Sintaxis del Latín Clásico - José Miguel Baños Baños (Coordinador)

5.0

|Views: 20.360|Likes:

More info:

Published by: Natalia López Gagliardo on Aug 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/17/2014

pdf

text

original

Una forma verbal latina se considera prototípicamente “pasiva” cuando
reúne las siguientes características (Joffre 1995, Baños 1997b): (i) además de

SINTAXIS CLASICA-8.indd 384

11/03/2009 13:32:36

385

XIII. Persona, número y voz

presentar una morfología específca (desinencias en *-r, en infectum), (ii) ha
de oponerse a una forma activa (amo / amor) y (iii) esta oposición morfológi-
ca ha de conllevar, en el caso de los verbos transitivos, una modifcación de la
relación semántica (diátesis) entre el Sujeto y el verbo. La voz pasiva supone,

pues, con los verbos transitivos, un cambio de perspectiva: es el Paciente,

asociado en activa al Objeto Directo, el que ocupa la posición sintáctica de
Sujeto. Quedan, en principio, fuera de esta defnición de voz pasiva los deno-
minados verbos “deponentes” (§ 6), ya que no presentan alternancia morfo-
lógica (loquor / *loquo) y, por tanto, variación diatética.
Desde un punto de vista formal (Flobert 1975: 36-37), se pueden distinguir
tres tipos básicos de estructuras pasivas: (i) la pasiva ternaria, personal, con
complemento agente explícito mediante ab + Ablativo (21a) o con Ablativo
inanimado sin preposición (21b); (ii) la pasiva binaria, personal, sin comple-
mento agente expreso (22) y (iii) la pasiva impersonal o unitaria (23):

(21a) [Antiochus] a Romanis uictus est (“Antíoco fue derrotado por los romanos”,

Flor. epit. 16,3,4)

(21b) uitiis uictus est ( “fue vencido por sus vicios”, Sen. epist. 51,6)
(22) uictus est tamen (“con todo, fue derrotado”, Sen. epist. 71,11)
(23) pugnatur una omnibus in partibus (“se lucha a la vez en todas partes”, Caes. Gall.

7,67,2)

Dejando a un lado la pasiva impersonal (§ 5.6), en el cuadro (24) se ofrecen
datos (tomados de Joffre 1995: 86-88, para Plauto y Livio, y de Baños (2005a),
para César y 10 discursos de Cicerón) relativos a la frecuencia de empleo en
estos autores de la pasiva personal (ternaria y binaria). Dichos datos son ilus-
trativos para entender algunas de las características básicas de la pasiva en latín

que se comentarán a continuación:

Cuadro (24): frecuencia de empleo de la pasiva personal en latín arcaico y clásico

Pasiva ternaria

Pasiva binaria

Ab + abl. animado

Abl. inanimado

PLAUTO Aul.

3 (3,9%)

1 (1,3%)

72 (94,7%)

CÉSAR

94 (10,9%)

65 (7,5%)

705 (81,6%)

CICERÓN (discursos)

22 ( 5,5%)

25 (6,3%)

352 (88,2%)

LIVIO (lib. 2)

30 (5,8%)

36 (7,0%)

449 (87,2%)

Total ejemplos

149 (8 %)

127 (6,9%%)

1578 (85,1%)

Desde un punto de vista semántico, se pueden distinguir dos tipos de pasi-
vas personales (Flobert 1975: 37; Joffre 1994: 432):

SINTAXIS CLASICA-8.indd 385

11/03/2009 13:32:36

386

Sintaxis del latín clásico

(i) la pasiva extrínseca, cuando la acción emana de un agente o de una
causa externas, aparezcan expresos (21) o no (22);
(ii) la pasiva intrínseca (siempre binaria), cuando la acción no sale de la
esfera del Sujeto sino que es éste en gran medida el origen o agente del proceso
que le afecta, como en (25)-(26):

(25a) ac densos fertur moriturus in hostis (“y, dispuesto a morir, se lanza contra el
grueso de los enemigos”, Verg. Aen. 2,511)
(25b) cingor fulgentibus armis (“me ciño con refulgentes armas”, Verg. Aen. 2,749)
(26) scinditur incertum studia in contraria uulgus (“el pueblo, desconcertado, se di-
vide en bandos contrarios”, Verg. Aen. 2,39)

Por supuesto, un mismo verbo puede presentar una pasiva extrínseca o in-

trínseca, según se interprete en el contexto que el Agente es externo al proceso
o correferencial con el Sujeto: moueri, por ejemplo, expresa habitualmente
una pasiva intrínseca (“moverse”), pero también puede denotar una pasiva
extrínseca (“ser movido”, cf. Cic. rep. 1,12).
La pasiva intrínseca coincide, por lo demás, con lo que las gramáticas
(Bassols 1947: 103-108; Ernout-Thomas 1953: 201-202) denominan empleos
“medio-pasivos”, es decir, formas verbales en —r con valor medio y, por lo
general, con sentido refexivo directo. Estos empleos aparecen limitados, so-
bre todo (Flobert 1975: 382-390), a verbos que expresan cuidados personales
(lauari, “lavarse”, indui “vestirse”, ali “alimentarse”, etc.), cambio de estado
(gigni “originarse”, mutari “cambiarse”, uideri “mostrarse, parecer”, etc.),
traslación y desplazamiento (moueri, “moverse”, uerti “volverse”, surgi “le-
vantarse”, etc.) o percepciones y sentimientos (excruciari “atormentarse”, de-
lectari “
complacerse”, falli “engañarse”, etc.). La pasiva intrínseca representa,
pues, una situación intermedia entre la pasiva extrínseca (con complemento
agente expreso o no) y los verbos deponentes, y está, como veremos (§ 7), en
el origen de la voz refexiva del latín tardío y de las lenguas romances.
También desde un punto de vista semántico, resulta relevante la distin-
ción (Pinkster 1985b: 110) entre pasivas agentivas y no-agentivas. Con las
primeras, el complemento agente aparece explícito (21) o se puede deducir o
recuperar del contexto, como en (22) y (23). No ocurre así en las pasivas no-
agentivas, como las de (27), donde, desde el momento en que se expresa un
estado, no cabe la expresión del Agente ni es posible un correlato activo:

(27a) Gallia est omnis diuisa in partes tres (“toda la Galia está dividida en tres
partes”, Caes. Gall. 1,1,1)
(27b) si quidem quid agatur in caelo quaerimus (“si es que preguntamos real-
mente qué sucede en el cielo”, Cic. rep. 1,19)

SINTAXIS CLASICA-8.indd 386

11/03/2009 13:32:36

387

XIII. Persona, número y voz

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->