P. 1
El discurso sobre el campesino dominicano y la poética de Juan Bosch en Camino Real

El discurso sobre el campesino dominicano y la poética de Juan Bosch en Camino Real

5.0

|Views: 293|Likes:
MIGUEL ÁNGEL FORNERÍN | Bosch no solamente moderniza el cuento dominicano y le da una poética, implícita en su primer libro Camino real, sino que elabora una nueva visión del campesino dominicano en un entramado realismo social.
MIGUEL ÁNGEL FORNERÍN | Bosch no solamente moderniza el cuento dominicano y le da una poética, implícita en su primer libro Camino real, sino que elabora una nueva visión del campesino dominicano en un entramado realismo social.

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Miguel Angel Fornerin on Aug 27, 2010
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved
Precio de venta:$5.00 Comprar ahora

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
See more
See less

08/06/2013

$5.00

USD

El discurso sobre el campesino dominicano y la poética de Juan Bosch en Camino real (1933

)

MIGUEL ÁNGEL FORNERÍN | Bosch no solamente moderniza el cuento dominicano y le da una poética, implícita en su primer libro Camino real, sino que elabora una nueva visión del campesino dominicano en un entramado realismo social.

En la historia de la República Dominicana ningún otro libro ha tenido más adeptos e influencia en el mundo intelectual que La alimentación y las razas de José Ramón López. Escrito en 1896 y publicado en Santiago de Cuba, con una tirada de dos mil ejemplares, (tuvo una segunda edición en 1899).[1]El libro surge de la intelectualidad positivista de Puerto Plata; en las últimas cuatro décadas del siglo XIX esta ciudad se va a instalar como una ínsula interior, que junto a Montecristi, le harán competencia a Santo Domingo como la ciudad letrada de la República.
[1]

que Puerto Plata fue la ciudad que asumió a la burguesía liberal cubana que se vio afectada por las guerras de independencia de aquél país. Varios de sus hijos fueron prominentes figuras de la Restauración de la República y por consiguiente. Por tales razones no debemos echar en el saco de lo insignificante que el libro de López fuera publicado bajo los auspicios intelectuales del Liceo de esa ciudad. que por su puerto se exportada gran parte de los productos menores que se cultivaban en el Cibao. a Ignacio María González y a Ulises Heureaux. Pasaron por allí Eugenio María de Hostos y Ramón Emeterio Betances. Cabe mencionar entre ellos a Gregorio Luperón. Pero también hay que ver cuál era [2] . presidentes cuando los proyectos liberales se unían a los proyectos autoritarios.Baste decir que en la llamada Novia del Atlántico. vivían cientos de extranjeros dedicados a negocios de exportación y producción de azúcar y ron. El movimiento liberal y modernizador que tuvo asiento en Puerto Plata contó con una intelectualidad antillana que tenía una comunicación especial con el mundo Atlántico y Caribe. principal espada de la Restauración. que vendría a ser su centro de estudios más importante y donde se difundían las ideas liberales de la época.

el movimiento modernizador aliado al capital que pensó que el libro de López podría ser una especie de catecismo para adiestrar a los letrados en una nueva ética del comer y del desarrollo de los cuerpos. Se ha dicho que la publicación de la obra fue financiada por un hombre de dinero de origen cubano. ni un mundo editorial sólido. como forma de “regenerar el cuerpo social”. Ya sabemos que en la prefiguración el libro fue acogido por la clase dominante o emergente en el escenario económico y político de la República de finales de siglo. que no estaban alejadas del positivismo que el Maestro Eugenio María de Hostos y su Escuela Normal. como ocurre todavía en la República Dominicana. Las ediciones eran. No había una estructura para la difusión del libro. cuando los datos que tenemos es que muchas obras sólo se impriman quinientos ejemplares (como ocurrió con el libro Camino Real de Juan Bosch). queda claro que a la intelectualidad liberal aliada al capital emergente le agradaban las ideas que López expresaba en su obra. venía predicando. Pero antes de entrar a sintetizar las ideas de López en su famoso libro. El libro de [3] . ediciones de autor. quiero ver en un periodo largo de tiempo los efectos de su lectura. Las ediciones de dos mil ejemplares en el siglo XIX —si es que en verdad sucedió— sólo podían ser parte de un proyecto masivo. ni lectores suficientes. Por lo tanto.

Una vez más la intelectualidad servía como reformuladora de [4] . pues esta revista era parte de la propaganda del Partido Dominicano). que causó polémica y produjo refutaciones [2]. con motivo de la Feria de la Paz de Trujillo. Entró rápidamente al canon de la literatura dominicana como el principal ensayo de interpretación de la realidad dominicana. La noción de modernización que respira el texto de López fue retomada por la modernización impuesta por la fuerza del tirano. No sabemos de otra edición del libro de López hasta que en el año 1955. La nota publicada por el editor (Demorizi) retrata muy bien el propósito de la reedición del libro de López. puesto solo disputado por Pedro Henríquez Ureña. La ciudad letrada acogió. se publica para que los lectores (dominicanos y extranjeros. El periodista fue exaltado al lugar de nuestro principal ensayista. se publicara en la Revista Dominicana de Cultura que en la Ciudad del dictador dirigían Emilio Rodríguez Demorizi y Pedro René Contín Aybar. Rastros de sus planteamientos se pueden observar en la obra de Américo Lugo y de Federico García Godoy. en fin el libro y las ideas de López. para que pudieran contrastar la realidad del campesino dominicano luego de 25 años del “progreso” trujillista.López no sólo fue leído por la intelectualidad dominicana sino.

En el canon. después de Pedro Henríquez Ureña. poco conocida y menos estudiada. La paz en la república dominicana. Balaguer sitúa a López en el cuarto lugar. En su historia de la literatura dominicana. capítulo VIII”. Luego se crearán los premios nacionales. su obra de 1915. López fue privilegiado. Balaguer no sólo fue quien acuñara el mote de pesimista a José Ramón López sino que fue uno de sus grandes promotores. en los cuales López no figurará como la figura emblemática de la ensayística. en primer lugar. posiblemente en orden de importancia. pues Balaguer resalta. Subraya que encuentra López en la economía el origen de las guerras civiles [5] . se han realizado en la Universidad Católica Madre y Maestra (El gran pesimismo dominicano [3]. quitándole el espacio a Virginia Elena Ortea.signos y símbolos a favor del poder. Las demás ediciones de su obra. como el fundador del cuento moderno dominicano. Américo Lugo y Federico García Godoy. Pero sí aparecerá como el fundador del cuento dominicano. (bajo el epígrafe “Escritores. autora de Risas y lágrimas a Fabio Fiallo y finalmente a Juan Bosch.[4] Interesante la semblanza (dominada por un resumen del contenido de la obra de López). con prólogo de Joaquín Balaguer y finalmente entra La alimentación y las razas al canon revisitado que establecen Manuel Rueda y Blanco Fernández en la Colección de Clásicos Dominicanos. sino Pedro Henríquez Ureña.

(261) y finalmente desmerece su trabajo como cuentista. pues entiende que sus cuentos están escritos “a veces con poca fidelidad y casi siempre con exceso de artificio literario” (Ibíd. Luego pasa Balaguer a hablar de La alimentación y las razas como si fuera el segundo (“En “La alimentación y las razas” el segundo de sus grandes ensayos”. que considera Balaguer algo pedestre. sino porque “¿Dónde encontrar otro escritor dominicano que haya puesto en movimiento igual número de ideas o que haya vertido en sus obras tan copioso caudal de observaciones originales?”(239). Ya no lo coloca en cuarto lugar. El primer párrafo es propio de un discurso que marca la oralidad tribunicia de Balaguer. Las preguntas asoman para exaltar la importancia de López como promotor de ideas ligadas a lo nacional: “¿Dónde encontrar a un [6] .). en una crítica estilística y dualista.dominicanas y no a “defectos org{nicos de las razas” como había postulado en su primer libro. No hay dudas de que Balaguer se ha propuesto recuperar la ideología detrás del discurso de López y ha dejado de lado la importancia estética para colocarse en el contenido de la obra. En Semblanzas literarias (1948) Balaguer vuelve a retomar la figura del ensayista puertoplateño. Dice que ocupa una “posición personalísima” en las letras dominicanas. Y no es por el estilo.

). Y el estudio positivista y cientista que inicia en su libro La paz en la República Dominicana. A pesar de la diferencia que tiene con su prosa.escritor que se haya dedicado con más sagacidad al estudio de las realidades nacionales?”(Ibíd). Lo coloca como el primero que se dedica a asociar sus ideas con lo nacional dominicano. “las candideces líricas” y “las efusiones sentimentales” (Ibíd. Balaguer no lee a López. casi inglés. Hasta ahí Balaguer ha sacado la modernidad de López en cuanto escritor. El estilo directo. [7] .). El que deja atr{s la visión bucólica. Balaguer dará a López un espacio entre los escritores de ideas por encima de ningún otro. entiende el autor de El Cristo de la libertad que López cambia sustancialmente la ensayística dominicana al dejar atr{s el estilo ampuloso (“de artificio verbal”) para reemplazarlo por “el an{lisis documentado y la expresión conceptuosa” (Ibíd. Es López quien hace el esfuerzo por “exponer las bases de nuestra formación nacional” y logra explicar “científicamente nuestra historia”. apostilla. en el que se vale de la estadística para basar sus ideas sobre el mundo laboral dominicano. Y el segundo consiste en la aplicación de las ideas “al examen de los fenómenos característicos de la evolución dominicana”.

¿Entonces cómo concebirlo cual si fuera un pesimista? Si ya había dicho que en López desde el comienzo despunta. Balaguer elogia a López para detractar a sus contemporáneos. La exaltación y aprobación de la figura de López lleva a Balaguer a ver en su obra un idealismo emersoniano y quien intenta dar un sentido positivista a la producción literaria. como ciertos profetas que ya desde entonces vaticinaban la caída del país” (241). la sociedad. unidad a la historia. con singular relieve la personalidad del sociólogo<que no fue un escéptico “ni comulgó. Pero no lee profundamente al pensador positivista. Y a quién puso Balaguer [8] . Se nota que.lo resume y lo acepta. la creación de un símbolo. la razón y la modernización. por contraste. que es. a fin de cuentas. Recupera y selecciona sus ideas. la fuerza de sus ideas. Concluye Balaguer señalando el carácter liberal de la ersonalidad de López y su apego a la realidad no a la utopía materialista de los que acompañaban a las cigarras con sus cantos. aquellas que mejor convienen al proyecto trujillista y balaguerista. el nombre de López. Ve en este texto ensayos se funden en el discurso de la recuperación. No busca las ambigüedades de sus posiciones. la ciencia.

al lado de López. a Pedro Henríquez Ureña. lo compensa con el apego a lo nacional. Su agudeza histórica. del escritor de ensayos al periodista. del modernizador al sociólogo. escrita por el más preclaro hombre de letras. Balaguer siempre estaba jugando a la política. no racial. Pero el materialismo y la utopía que veía en algunos de estos hombres. Era el transformador de la literatura de ideas en la Republica Dominicana. Hay que anotar que cuando Balaguer escribe esta segunda nota sobre López. La exaltación de López en Semblanzas literarias no es gratuita. Pedro Henríquez Ureña había dejado el barco del proyecto trujillista (que se encontraba en Argentina donde publicó Balaguer esta obra) y que la figura de Américo Lugo combatía solitariamente las fuerzas del dictador y sus pretensiones de construirse en el nuevo padre de la Patria dominicana a través de una historiografía que lo colocara en la historia reciente. El elogio de López que realiza Balaguer va a pasar de las ideas al estilo. al nacionalismo de López. Ahora Balaguer hace una lectura pormenorizada de La alimentación y las razas y de La paz [9] . Por lo que tenemos en López a uno de los más preclaros pensadores de lo nacional a principio del siglo. López no era pesimista en este escrito de Balaguer. a Américo Lugo y a Federico García Godoy. literaria y social se encuentra en hacer un planeamiento correcto sobre el problema del mestizaje. un liberal y un modernizador positivista. la desaparición del indio y el origen. sino económico de los problemas dominicanos.

aquí el espíritu feudal lo ha [10] . destruido por Trujillo para establecerse él como el único caudillo de la nación. consuetudinarios que sufre el pueblo dominicano el falso concepto del principio de respeto a la autoridad que predomina entre nosotros. Lo que no recupera Balaguer del discurso de López es su convencimiento de que detrás del caudillismo se encuentra el autoritarismo. El discurso contra las revoluciones era un discurso recuperable por la dictadura. Trujillo había trabajado en la arena política y militar en su esfuerzo por terminar con la manigua. Lo que en todos los países civilizados es principio de respeto a la ley representada por el funcionario.en la República Dominicana. Esto se puede leer en el capítulo VII de La paz en la República dominicana donde López señala: Exacerba los males permanentes. Este último es destacado por la tesis de López sobre el origen y el daño que hacen al país las revoluciones. El último caudillo regional fue Desiderio Arias.

mis bienes. que no me maltraten. Yo quiero que mis días se deslicen tranquilos al sol de mi trabajo. que no me exaccionen. no podía ser aceptado por un pensador como Balaguer de otra manera que no fuera ambigua. Dice el pueblo. Pero hay algo más. un ente que ve hambriento. el programa del liberalismo positivista del siglo XIX. [5] Pero es en el primer capítulo donde López le da voz al pueblo.convertido en respeto al individuo funcionario. a la sombra de mi hogar. a los explotadores. [11] . en una construcción alegórica: —Está bien. sin nutrición “para el cuerpo ni para el espíritu”. que enarbolo la nobleza europea. que reconozcan que no soy un ciervo de la gleba sino un ciudadano igual a ellos. En él estaba la lucha del campo contra la ciudad y el deseo del campo de integrarse a la polis. Un progresista a carta cabal. al amparo de mi derecho. no sobre la base divina de dominación. bajo el derecho natural. En este mismo libro se declara un iluminado del porvenir. yo quiero el orden. Yo quiero la paz. mi honor y el de mi familia. que respeten mi vida. López no podría ser un pesimista. a los tiranos inconscientes por la tradición y a los tiranos concientes por soberbia y por codicia.[6] Este programa de la modernidad social y política. sucio. que no abucen de mí. casi siempre distanciado — y a menudo divorciado— por la ley. Pero diles a los usurpadores.

pero siempre adelante hasta bañarse en luz o perecer. el pueblo dominicano marcha en busca de luz cenital. Por malos senderos. es verdad. [12] . ensangrentado y ripioso. Las teorías de López aceptadas y debatidas van a cambiar y en cierto sentido. una visión del campesino que no distaba en mucho de las ideologías que sobre este sector aparecían en la época.[7] Juan Bosch: poética y política En su libro La alimentación y las razas. Lo que resulta interesante es ver el discurso de López y su aceptación y difusión como parte del momento de modernización que vivió el país en las últimas décadas del siglo XIX y principio del siglo XX.Dice en el capítulo VI del libro al cual hacemos referencia: Y como ya es materialmente imposible regresar a las tinieblas. cobrar una transformación en el nuevo escenario fabril que se vivió con la danza de los millones y el desarrollo de enclave que se instaló en el país hasta la depresión que se inició en Estados Unidos en 1929. desgarrándose las carnes. José Ramón López plantea desde una sociología positivista y espenceriana.

Uno de esos es el que opera en el campo de la poesía con el Postumismo y el otro tiene que ver con la narrativa. La paz en la República Dominicana.Creo que en este contexto debemos leer la segunda obra de López. que por la segunda. La generación del veinte y el treinta retoman una recuperación del campesino como símbolo de la dominicanidad que va a producir cambios estéticos fundamentales. en la que las ideas son más recuperables. Al llegar la década de 1930. y una de las razones para que en la historia del país se conozca y se situé a López más por la primera. de alguna manera se manifiesta en los discursos y una tensión entre el campo y la ciudad. [13] . el país había vivido un agitado período revolucionario que.

centro de un proceso redentorista. [14] . el campesino ha pasado de ver concebido como el que obstaculiza la modernidad. En ese proceso de desarrollo. La tendencia estética está marcada por el realismo-social. en su proyecto de revelar el estado de pobreza de las clases subalternas. La narrativa dominicana dejó de ser realista-costumbrista para integrarse al discurso del campesino. Un proceso parecido ocurre en Puerto Rico en las primeras tres décadas del siglo XX. en la medida en que puede dejar el campo y dedicarse a trabajar en los ingenios cañeros. fuera del discurso de López. La paz en la república Dominicana. lo hace a favor de la modernización que vive el país. Cuando el discurso de López adquiere este valor. sobre todo en la su segundo libro. Y asumirán una visión del hombre rural como subalterno. a ser un elemento importante. de La alimentación y las razas y de aquellos que lo asumían como visión predominante: el campesino como otredad. con la esperanza que se pudiera dar un estado de conciencia a favor de un cambio social. como un otro a quien había que liberar de la pobreza.En el contexto de la representación simbólica los narradores cambiarán su visión del hombre del campo.

implícita en su primer libro Camino real. podrá darse cuenta que. Juan y Floro. [15] . publicaría el autor en Venezuela. antimoderna del campesino dominicano. Bosch no solamente moderniza el cuento dominicano y le da una poética. En el que se encuentran el narrador. sino que elabora una nueva visión del campesino dominicano en un entramado realismo social. veintisiete años después. algunos de ellos cercanos a las nuevas ideas socialistas y con el ejemplo de la revolución mexicana y la soviética. emprenden una literatura que tendrá una valoración distinta y en cierto sentido. En el caso específico de Juan Bosch. Pero Floro enseñará a Juan lo que es el campesino un ser de valores y de honor. Por lo que es un cuento que pasa de la poética a la política. El lector del libro publicado en la Vega. Los símbolos son importantes. Pero el que aquí queda inscrito es el camino real. Es la política de un sujeto letrado en el mundo campesino. La condición de jornaleros sale a primera vista. de todos los cuentos de la colección. Ambos están buscando trabajo. el cambio será radical.Así que los intelectuales. “camino real” es el m{s extenso y tal vez el que menos llene los requerimientos del arte de escribir cuento que. hay en el Cibao muchos caminos que llevan a variados lugares. Y esto se puede observar en el cuento que lleva el título del libro publicado en 1933.

la solidaridad y la unidad muestran un conjunto de valores que van apareciendo a lo largo de la narración. La presencia de Juan cambiará el orden de las cosas. La solidaridad se da en que Floro no quiere acostarse en su hamaca porque Juan no tiene una. el escritor. sucio y con sombrero de cana en las manos. libros que traten sobre la sociedad y la política. Cabe decir que Juan es un letrado. Esta misma estrategia discursiva caracterizará a la novela La mañosa de 1936. vestido de pantalones negros. puede dedicarse a la lectura de libros. Ambos hombres han decidido hacer el camino juntos. [16] . trabaja de sol a sol y duerme hacinado junto a otros. Mientras que don Justo. en cierto sentido. se atreve a pedirle al patrón que le preste unos libros. que no sean novelas. Los campesinos no saben leer. de todo el pueblo dominicano. Trabaja mucho y gana poco. El primero sucio harapiento.Y estos aspectos serán constantes en la visión de Bosch sobre el campesino y. periódicos y revistas. y que como personaje intradiegético. Llegan Floro y Juan a la finca de don Justo. camisa blanca y sombrero también negro. No le alcanza el salario par un matrimonio furtivo. La cooperación. Un día. Las descripciones del campesino y la del hacendado contrastan. aparece como una representación autobiográfica de Juan.

La toma de conciencia de Juan. Aparece en un [17] .En las narraciones está la voz de Juan. además. de forma muy detallada el trabajo en la hacienda. las contradicciones potencian la acción en el cuento. El cuento “Camino real” de Bosch es una afirmación del proyecto campesino. al leer logra su propia humanización y la pertenencia a una comunidad que podía trascender al momento actual. de la lectura. A un letrado que busca llevar a cabo el proyecto de la modernidad a través de la concienciación. Nos muestran a un héroe redentorista. La obra demuestra. Éste. su dedicación a la lectura y luego a enseñar a leer a los campesinos. Efectivamente. En la hacienda no podía entrar otro saber que no fuera el del poder y del dominio de don Justo. su lucha por llevar el saber a los campesinos y el enfrentamiento con el amo. de la moral de trabajo del campesino y de la importancia del campo. La dedicación de los hombres a un espacio de cultivo de frutos menores y el ordeño de ganado. voz autoritaria que propicia el estado de sumisión y de enajenación social en que viven los campesinos. Es interesante como el poder de don Justo parece cambiar a través de la luz en la habitación el día que le prestó los libros a Juan.

En la parte final de la obra. “recuerdo la parte Norte del Cibao. que había sido tantas veces negado por las [18] . Nada que no salga del corazón mismo de esta tierra podrá dominarla. luego del fracaso de la modernización azucarera.momento en que la utopía de la modernización había llegado a su punto más bajo con la depresión económica. es tan dadivoso y tan fragante como la tierra. por el monte. Posiblemente los socialistas no veían otro subalterno que redimir al campesino. Y el corazón del hombre. He visto allá junto a los raíles largos y paralelos. El monte cibaeño se ha señoreado de la civilización. los restos de alguna potente máquina inglesa ahogada por la yerba.”*8+ La máquina es símbolo de la modernización traída al país por el autoritarismo de Lilís. Y valorar el trabajo. aquí. hundida en el bosque. por donde gime la tierra bajo la locomotora. Dice el narrador. muestra un retorno al campo. el discurso que la cruza se hace más simbólico. perdida por la fuerza de la tierra.

un aprendizaje para liberar a las conciencias y para transformar la sociedad. que decían que el campesino era un haragán. Dice: “Yo era. Con la invocación: “¡señor! ¿Cómo es posible que los hombres vivan como cerdos o cabritos. esa noche. estaba dado por el saber de don Justo. conciencia del estado del campo. Con lo cual establecía no sólo el proyecto campesino. Para Juan “La tierra era de todos. dicho por don Justo. Había que dejarse comer por ella algún día”.. Estaban ahora en la forma de una nueva mirada. muestra el desprecio por otro poder y como se le escapa el suyo. en la creencia de que todas las cosas vienen de un ser milagroso. El apelativo de sabio. sino una idea agrarista donde lo colectivo debía primar sobre lo particular. que produjo una soledad de la conciencia. 143). dueño del paisaje<”(Ibid. de que sus vidas están dispuestas así y no tienen derecho a rebelarse. las hojas abiertas a todos los vientos.clases poderosas. un saber para el dominio del otro y el saber de Juan. El choque final. de ensimismamiento. lo lleva a decir y a reiterar una política. una sabiduría adquirida con la mirada que da a ese mundo de miseria. de un discurso del otro muy distinto. ignorantes de por qué ven. por qué oyen. en forma peyorativa. Su conciencia. lo cambia. como un árbol del camino. a [19] . Su conciencia solitaria. Juan es un letrado que se convierte en un hombre apreciado por todos.

en un momento de mucho dramatismo: “Su mirada era dura y altiva. No hay en este libro ningún otro cuento donde el autor se aparte tanto del narrar.. También aparecen estas frases poéticas que parecen sacadas del romancero: “El monte parecía tragarse el camino real” (122). que a pesar de su inconciencia respeta al letrado y que posee en su vida. Nadie hubiera podido resistir aquellos ojos negros. 122. En la historia todos los elementos adquieren nivel humano. No dejan de estar aquí los símbolos. el autor pasa del texto al contexto. valor. “su machete durmió desnudo y en el filo se hacía menudita la alta luna”. Aquí el mundo redentor del letrado.. El cuento “Camino real” es un artefacto que pasa de la poética a la política. que ve desde [20] . dignidad. audaces y luminosos. caminaban ambos hombres “como quien tira palabras sobre el camino”. sentido de solidaridad. las caracterizaciones excelentes (como cuando describe a Floro. Su cara se había hecho filosa y el perfil cortaba” (Ibíd. el dolor por la situación del otro hace que el narrador se convierta en el mismo.. de la poética a la política. De esta manera. 139). Busca romper con la distancia entre el letrado y el hombre rústico.pretender una vida mejor”(Ibíd. 148).

el héroe letrado queda ahí sabiéndose ser un espíritu rebelde e incomprendido. busca cambiar y ser desde su misma perspectiva. al terminar la historia. Al fin.afuera. Es tan rico y tan grande este Cibao y son tantos los caminos que lo cruzan!” (Ibid. Otro lado del río sube por la ladera pedregosa. En su narrativa el campesino no dejó de tener ese valor. Los caminos de la vida y los de Juan Bosch se encontraban abiertos. Por eso.. como si siempre fuera contra la idea de un haragán mal nutrido que las ideologías epocales repetían y que la intelectualidad encontró en el primer libro de José Ramón López. 152). señala el Juan escritor: “El camino real está a nuestra vera. Sabedor de que los caminos de la educación y la conciencian van unidos y están indefinidos. No menos encontramos en los cuentistas que lo siguen: José Rijo. esperándonos. Por eso Juan se piensa como uno de ellos e intenta transformar su mundo. Floro y yo no sabemos adónde vamos. Floro le acompaña. y cierran juntos la circularidad de la historia. ambos hombres se encuentran solos en el camino. Ramón [21] .

Como Pedro Mir. en Juan Bosch es un discurso fundador de una práctica política [22] . Hilma Contreras y en poetas compañeros como Héctor Inchaustegui Cabral. Bosch mantuvo por muchos años la importancia de este sector en la conformación de la modernidad y nunca se dejó atrapar por los discursos modernizantes. fuera Lilís o fuera Trujillo. Ningún otro está más cruzado por las ideologías. Esa contradicción espacial y económica de la cultura dominicana. puros y simples. El cuento “Camino real”. entre el campesino y los pueblistas. en la poética narrativa de Bosch. Influido por el positivismo hostociano plantea una lucha entre el campo y la ciudad. Bosch narró y concibió a un campesino de fuertes valores y al campo como un espacio recuperable para la formación de la nación dominicana. Juan Bosch logra reelaborar unas ideas sobre la situación de clase en la sociedad dominicana.Marrero Aristy. siempre vio nuestros deseos y manifestaciones en el mundo de la modernización como realizaciones individuales en las que se empinaba el autoritarismo. En él el personaje se confunde con el autor y se refuerzan las ideas de la ciudad y el campo. En José Ramón López ese discurso es modernizador y pudo ser recuperado por la clase dominante. En medio de ese autoritarismo que imposibilitaba el proyecto liberal de Juan Pablo Duarte. testimonia la existencia de una política. La república Dominicana: análisis de su pasado y su presente (1940). desde un principio. en fin. En el prólogo al libro de Juan Isidro Jimenes-Grullón.

(1948). 255. posiblemente. El 31 de agosto Andrés Julio Montolío refuta afirmaciones de Castillo sobre la obra de López. En cambio. está allí. [1] Balaguer. cuarta edición. [2] La primera crítica es de Rafael Justino Castillo en la revista Ciencias y letras. la realidad era un texto que había que leer como un paradigma de la acción y sus textos literarios son a esa acción como una especie de espejo en el que se veía el autor de La Mañosa en su afán político. [3] López. Santiago: Universidad Católica Madre y Maestra. Nada ha permanecido tanto en nuestro mundo cambiante. antes de su edición y reconocimiento por el Liceo de esa ciudad. Una vez más. Santo Domingo. Joaquín. La obra fue publicada en forma seriada en el periódico El Porvenir de Puerto Plata. el dinosaurio que a nuestro despertar. Historia de la literatura dominicana (1954). 15 de junio de 1897. Semblanzas literarias. [23] . Joaquín Balaguer usó. décima edición. 1998. 1997. José Ramón. los intelectuales aparecen en el escenario de la ciudad letrada dándole en bandejas de plata los elementos simbólicos y las fresas discursivas al autoritarismo. las ideas de López para construir su entelequia política de dominación. en el primer número de la Revista Dominicana de Cultura. Como dice en la nota a la edición del libro que escribe Emilio Rodríguez Demorizi. 1974. Editora Corripio. El gran pesimismo dominicano. [4] Balaguer. Editora Corripio. Ciudad Trujillo. que es a fin de cuentas. noviembre de 1955.que demuestra una vez más que para Bosch. Santo Domingo.

volumen X. José Ramón.[5] López. *8+ Bosch. Biblioteca de los Clásicos dominicanos. 1991. 1983. 2. p{g. Santo Domingo: Alfa y Omega.153. pág. págs. 133y 134. 1933). Santo Domingo: (edición facsimilar con motivo del cincuenta aniversario de la publicación en la Editora del Progreso de la Vega. pág.. Juan: “Camino real”. 152 en Camino real.Ensayos y artículos. Santo Domingo Fundación Corripio. [6] Ibíd. [24] . 152. [7] Ibid. La paz en la República Dominicana.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->