Está en la página 1de 25

Magnetismo Práctico

J. Iglesias Janeiro

Parte V de "Enciclopedia Utilidad"por J. Iglesias Janeiro. Autor de


"Autosuperación Integral" "La arcana de los números", etc. Quinta Edición,
corregida y aumentada. Editores Publicaciones Utilidad. Casilla Central 531,
Buenos aires, Argentina. Año 1943.

NOTA PRELIMINAR: La presente transcripción pertenece a la Parte V de


"Enciclopedia Utilidad" - volumen enciclopédico de unas mil páginas - que
data del año 1943. El lector es libre de interpretar sus contenidos,
citados más bien para examinar el paradigma que en esos años se usaba como
explicación de los fenómenos paranormales, que por su calidad o validez,
pues sabido es que el magnetismo animal , o mesmerismo, está actualmente
desechado por no tener bases científicas. De este modo, no nos hacemos
responsables del uso de la información entregada en este documento
Henzo Lafuente

INDICE

Nota Preliminar
Introducción
Magnetismo Práctico
Manera de adquirir mirada magnética
Cómo lograr una sugestión eficaz
Auxiliares que facilitan la sugestión
El empleo de la sortija fascinadora
Cómo construir una sortija «fascinadora»
Cómo emplear la Bola Hipnótica
Cómo construir una Varita Mágica
Cómo obtener una «Varita Mágica» profesional
Cómo transmitir el magnetismo
Magnetización por contacto
Magnetización sin contacto
Magnetizar agua
Magnetizar cartas
Magnetizar objetos
Magnetizar árboles
Para provocar los fenómenos avanzados del hipnotismo
Investigaciones psíquicas
Uso de la mesa parlante «Ouija»
Para obtener respuestas de la Mano Espírita
La Mano Espírita en los fenómenos de Telequinesia
Telequinesia a distancia
Conocimiento psicométrico
Aplicación práctica de la psicometria
Forma en que se manifiestan los fenómenos psicométricos
Los fenómenos de la radiestesia
Cómo desarrollan sus facultades los rabdomantes
Medios que facilitan los fenómenos del Espejo Mágico
Cómo conocer el sentido de las imágenes que se ven en el Espejo Mágico
Aplicación de los números al conocimiento trascendente
Aplicación de los números a los juegos de azar
El Poder Decisivo de usted, lector
Apéndice : "Parte III - Logro de la mejora económica"

CONTENIDO

PARTE V: Magnetismo Práctico, Introducción

Los repetidos fenómenos de telequinesia, telepatía, hipnotismo,


magnetismo, radiestesia, escritura automática, visualización
cristalomántica, adivinación y sus similares, demuestran concluyentemente
que en el hombre existen fuerzas muy superiores a las que se manifiestan
por medio de las facultades normales. Esas fuerzas dan la posibilidad de
que cada persona pueda disponer de lo que llamaremos UN PODER DECISIVO,
que permite conseguir lo que las disposiciones físicas no proporcionan.
Para que usted pueda desarrollar a su máximo grado las disposiciones que
facilitan el ejercicio de ese Poder, en esta Parte de la "ENCICLOPEDIA
UTILIDAD" haremos una exposición breve de las diversas ramas de las
Ciencias Ocultas, que permiten la actualización consciente de dichas
fuerzas y su aplicación a diversos propósitos.
En gracia a la brevedad y buena comprensión del tema que nos ocupa,
comenzaremos explicando que ese Poder Decisivo a que nos referimos no es
más que la extensión de ciertas facultades existentes en todos los
humanos, que pueden ser desarrolladas a un grado más o menos intenso, por
el mismo procedimiento que es posible desarrollar cualquier músculo.
Dependiendo de ese Poder del ejercicio de determinada facultad, cuando se
manifiesta por medio del sentido de la vista, aparecen las maravillas del
espejo mágico y la bola de cristal; si es por medio del tacto, surgen las
percepciones psicométricas; en los casos en que se expresa por el
automatismo mental, resultan las combinaciones de los valores numéricos o
las premoniciones telepáticas; y si entra en actividad el flúido nervioso
o la proyección del pensamiento obtendremos la radiestesia, la
fascinación, la sugestión o el hipnotismo. En todos los casos, como quiera
que cada persona tiene más sensible una de sus facultades, y lo que unos
consiguen por medio de la vista, los otros lo logran, por ejemplo, por
medio del oído, es lógico deducir que el ejercicio de ese Poder está
condicionado por las disposiciones naturales que se posean y la adaptación
del sistema que mejor complemente esas disposiciones. Si usted, lector,
escoge entre las diversas ramas de las Ciencias Ocultas la que armonice
con las disposiciones de su facultad física más activa, es indudable que,
más tarde o más temprano, y con mayores o menores esfuerzos podrá
canalizar las fuerzas que viven en usted y hacer de ellas un verdadero
Poder Decisivo.
Escogido el sistema amaestrada la voluntad y desarrollada la aptitud, su
Poder Decisivo solo tendrá las limitaciones que le imponga la confianza
que usted deposite en él, pues en rigor, todo lo que el hombre hace está
precedido por su creencia en la posibilidad de hacerlo, y ni siquiera
intenta aquello que supone que es superior a sus fuerzas - hace todo lo
que cree poder hacer; no hace lo que cree que no puede realizar -. Y si
bien es cierto que no es posible establecer los límites de la capacidad
humana, está perfectamente comprobado que la «creencia» dimana de la
«posibilidad», y si creemos poder hacer una cosa es porque en realidad
disponemos de medios para ello, mientras que durante el tiempo que estemos
convencidos de nuestra incapacidad para realizar otra, con razón o sin
ella, no podremos llevarla a cabo. Como quiera que la «confianza» en la
posibilidad solo puede ser obtenida por medio del «conocimiento», que da
la certidumbre, en último término la efectividad de su Poder Decisivo está
supeditada a las siguientes concordancias:
Forma Positiva:
- El conocimiento de una cosa, que despierta la aptitud para
disfrutarla.
- La aptitud para disfrutarla, que inspira el deseo de poseerla.
- El deseo de poseerla, que mueve la voluntad a conseguirla.
Forma Negativa:
- No puede haber voluntad donde no hay deseo.
- No hay deseo donde no hay aptitud.
- No puede haber aptitud donde no existe el conocimiento.
El conocimiento, por lo tanto, es la base. Sobre él actúa el deseo, se
mueve la voluntad y se establecen las correspondencias físicas y mentales
que permiten la obtención de resultados prácticos. En algunos casos este
conocimiento es instintivo, nacido con la persona y se manifiesta a
impulso de la emoción del instante, tal como ocurre cuando algunos
animales fascinan a su presa, o las premoniciones que nos dan a conocer lo
que está ocurriendo muy lejos de nosotros. En otros, ese conocimiento es
producto de un cultivo consciente, sistemático y perseverante de
determinadas facultades, como les ocurre a los ciegos, y que distinguen
las personas, los colores, etc., por el tacto. Pero ya sea inherente a la
naturaleza de la persona, o se adquiera merced a procedimientos
especiales, del conocimiento que tengamos de una cosa siempre dependerá
nuestra facultad para identificarnos con ella, pues para «creer» es
preciso «conocer». Los diferentes sistemas de magnetismo, sugestión,
radiestesia, quiromancia, psicometría, etc., que comprenden esta Parte de
la obra, cumplen el objetivo de dar a usted un conocimiento bastante
adecuado de las posiblidades que cada uno ofrece para el ejercicio de
determinada facultad, y cualquiera de ellos pone a su disposición un
«cauce» para que fluyan las fuerzas latentes en su ser y formen el Poder
Decisivo que ilumine su camino y le facilite el triunfo de sus
aspiraciones.

Magnetismo Práctico
Prácticamente existen dos clases de magnetismo: el magnetismo mineral y el
magnetismo animal. El primero se manifiesta en la fuerza de atracción que
ejercen entre sí los metales y los minerales y los fenómenos que provocan
las corrientes eléctricas. El segundo, se exterioriza en la forma en que
algunos animales atraen a su presa y en los fenómenos de hipnotismo
provocados a voluntad por el hombre. Parece ser que ambos tienen su origen
en la energía contenida en la substancia primaria que forma los cuerpos, y
la manera como se comporta la energía de acuerdo con las leyes que rigen
lo que los científicos modernos llamanteoría molecular. Por prestarse a
fácil comprobación los fenómenos del magnetismo mineral nos serviremos de
él para alcanzar el conocimiento que nos interesa sobre el magnetismo
animal

Manera de adquirir mirada magnética

Por las mañanas al levantarnos, y por las noches al acostarnos,


coloquémonos delante de un espejo; fijemos nuestros ojos en el entrecejo
de la imagen que tenemos al frente y contemos mentalmente diez, al mismo
tiempo que hacemos una aspiración larga. Esta aspiración debe durar hasta
la cuenta acordada. Después, siempre con los ojos fijos en el entrecejo,
espiremos contando también diez. Repítase este ejercicio aumentando la
cantidad hasta que contemos cuarenta en una sola aspiración; concentremos
el pensamiento en la idea de adquirir mirada magnética.
La mirada magnética produce una especie de corriente que transmite nuestro
pensamiento a las demás personas. El punto más vulnerable a donde podemos
dirigir nuestra mirada cuando queremos influir en alguna persona es el
entrecejo, si está a nuestro frente, o en la nuca, si está de espaldas.
Concentrémonos en idea de lo que queremos; hágase una aspiración
prolongada; reténgase la aspiración y demos la orden; después espirar con
tranquilidad. Repitamos la operación una y otra vez, procurando que el
interesado no se dé cuenta de lo que hacemos, hasta que seamos obedecidos.
Es de recomendar no darse por vencidos si una o dos veces no conseguimos
lo que queremos. Si se persiste con confianza, una confianza absoluta de
que tenemos el poder de influir en tal persona, es también absolutamente
sguro de que lo lograremos.
Si estamos en un teatro u otro lugar similar, concentraremos nuestra
mirada en la nuca de la persona que está delante de nosotros. Al
concentrarla, aspirando y espirando de la manera que lo hemos hecho en los
ejercicios anteriores, daremos la orden mental de que esa persona debe
volver la cara hacia nosotros. Insistamos en la orden, haciéndola cada vez
más imperativa, hasta que logremos lo que queremos. Poco importa que la
persona se resista una o diez veces. Insistamos. La insistencia nos dará
la victoria.
Esto mismo también lo podemos hacer en los paseos y calles. Escojamos una
persona del sexo opuesto en un principio, pues resulta más fácil la
influencia, y fijemos la mirada en su nuca, al mismo tiempo que damos la
orden mental. Cuidemos de hacer esto cuando ninguna otra persona se
interponga entre nosotros y nuestro sujeto, pues de lo contrario se corta
la corriente y será difícil obtener resultados satisfactorios.
Cómo lograr una sugestión eficaz

La sugestión más fácil es aquella en que ambas personas comulgan en un


común deseo, que es el caso de los enamorados; pero no es indispensable
que haya esa disposición, pues prácticamente se puede sugestionar a un
individuo aun en contra de su voluntad. Lo esencial es lograr que el
sujeto concentre su atención en determinada cosa y que, sea por el medio
que fuere, la sostenga fija en ella, ya porque se despierta en él un
intenso deseo de poseerla (afección de gozo) o porque se ha apoderado de
su ánimo un gran temor (afección de tristeza). Concentrada la atención,
como quiera que el hombre solo puede pensar en una cosa a la vez, su
subconsciente ordenará las correspondencias físicas en relación a la cosa
que contempla mentalmente y obtendremos un individuo incapaz de ver ni
percibir nada que no sea lo que se le ha sugerido. De este estado al de la
hipnosis solo es cuestión de grados.

Auxiliares que facilitan la sugestión

La sugestión puede ser inducida por muy diferentes medios, ya sea por la
vista, el oído, el tacto, el olfato o el gusto. A su vez por medio de la
vista se puede sugestionar con colores, intensidades lumínicas o formas, y
tratándose del gusto se puede apelar a lo dulce o lo amargo, lo caliente o
lo frío, etc. Los medios más empleados son la vista, el oídos y el olfato,
para lo cual los magnetizadores profesionales usan, por regla general,
sortijas o bolas brillantes, emplean determinados sonidos y se sirven de
ciertos perfumes. El perfume pone el actividad fibras nerviosas, que
corresponden al carácter de los sonidos percibidos por el oído o los
colores que ven los ojos, pues sabido es que así como el olor a incienso
inspira religiosidad, el de la pólvora despierta impulsos combativos, y de
la misma manera que hay colores que actúan como sedantes de nuestros
nervios, también los hay que nos irritan, y unos y otros son armónicos con
determinados sonidos, que también tienen la virtud de adormecernos
suavemente o excitarnos a la violencia. Ya se use uno o todos los medios,
la impresión que el sujeto recibe debe corresponder al carácter de la idea
que se desea sugerir. Para que el lector se forme una idea de los
mencionados auxiliares, describiremos algunos a continuación:

El empleo de la sortija fascinadora

Existen muy diversas clases de sortijas para activar la sugestión; pero


con ligeras diferencias todas tienen forma parecida: un anillo, que puede
ser de oro o simplemente metal, con una piedra que refleja la luz
intensamente. Se procura colocar la mano de manera que el brillo de la
sortija atraiga la mirada del sujeto, y tan luego se nota que tiene la
mirada fija en ella se le da la orden mental según el objetivo que se
persigue. Hay autores que suponen que la luz reflejada por la piedra
conlleva los efluvios del magnetizador, y como esos efluvios penetran la
retina y pasan al subconsciente del paciente, se logran efectos más
rápidos con el auxilio de ella. Otros autores, en cambio, afirman que la
sortija no hace nada más que concentrar la atención del paciente, lo cual
es aprovechado por el magnetizador para apoderarse de su ánimo.

Cómo construir una sortija "fascinadora"

La más conveniente para cada persona es aquella que esté hecha del metal
que le corresponde al signo del Zodíaco bajo cuya influencia ha nacido, y
sobre ese metal se engarza la piedra de nacimiento del interesado. Por
ejemplo: una persona nacida el 19 de febrero al 20 de marzo de cualquier
año, vino al mundo bajo la influencia del signo zodiacal de piscis. A este
signo le corresponde la piedra preciosa Crisolita y el metal estaño.
Hágase la sortija con el mencionado metal y engárcese en él una Crisolita
bien tallada y de dimensiones regulares. Si ahora deseamos que esta
sortija produzca un efecto intenso en todas las personas se le agregan las
11 piedras restantes de los signos zodiacales, teniendo en cuenta que
deben ser de tamaño reducido, formando un círculo en torno de la
Crisolita, la cual debe ser más grande que todas las demás reunidas. Esta
sortija tendrá mayores poderes si es construida durante el mes en que el
Sol anda en Piscis, y el interesado la consagra en el día y hora
correspondiente a Júpiter.

Cómo emplear la Bola Hipnótica

Hay bolas hipnóticas de muy variadas formas y tamaños, pudiendo decirse


que su empleo tiene el mismo objetivo que la sortija. Unas constan de
diminutos espejitos, unidos entre sí de forma que reflejan la luz
convergentemente. Otras, en cambio, constan de una bola de cristal, hueca,
en el centro de la cual hay un metal muy brillante. Por último, unas
terceras, que tienen pintados círculos blancos y negros, correspondiendo
los blancos a los reflectores de la luz. Algunas son completamente
redondas mientras que las hay planas, con una pequeña bolita en el centro,
que es la que actúa de reflector del haz luminoso y al mismo tiempo sirve
para atraer la mirada del interesado. En todos los casos, ya se haga uso
de unas o de otras, conviene que el paciente reciba los rayos reflejados
por la bola hipnótica con la mayor intensidad posible, para lo cual es
preciso que el magnetizador se coloque en el lugar adecuado. Parece ser
que el éxito de muchos toreros, bailarinas y artistas depende en buen
grado del efecto deslumbrador con que las lentejuelas y las sedas de sus
vestidos reflejan la luz del sol o de las candilejas del escenario, y
logran concentrar la atención del público sobre cada movimiento del
artista. El mismo principio es apliado al sugestionador y el sugestionado.

Cómo construir una Varita Mágica

Las llamadas "Varitas Mágicas" no son otra cosa que varillas de acero
convenientemente imantadas. Consígase una varilla de buen acero, redonda,
un poco más gruesa en la base que en el extremo opuesto. Debe medir unas
doce pulgadas por lo menos. Imántese por cualquiera de los procedimientos
descritos en páginas anteriores. Al usarla, tómese con el pulgar y el
índice, por la parte gruesa, cuidando que esa parte cruce todos los dedos,
en forma parecida a como sostienen la batuta los directores de música. La
parte delgada debe ser dirigida hacia el sujeto. Antes de usarla para
magnetizar personas es conveniente magnetizar con ella barras metálicas,
lo cual dará mayor aptitud para cualquier otro objetivo a que se quiera
dedicarla.

Cómo obtener una «Varita Mágica» profesional

Las mejores Varitas Mágicas que existen están hechas de una amalgama
especial de cobalto, que tiene la propiedad de imantarse y desimantarse
con solo colocar la Varita en distinta dirección. Así, si el magnetizador
coloca la Varita en dirección Norte-Sur, quedará instantáneamente
imantada, con lo cual será posible, por ejemplo, detener la marcha de un
reloj que tenga maquinaria de acero, o se levantará en alto cualquier
artículo del mismo metal, siempre que no pese mucho. En cambio, si el
magnetizador coloca la Varita en dirección Este-Oeste, se desimantará
instantáneamente y, con ello el reloj comenzará a caminar o se
desprenderán los objetos que sostenga. Similares a éstos, se pueden hacer
muchos otros experimentos con esta Varita, y además sirve para dirigir el
flúido[sic] magnético y hacer que el magnetizado concentre en ella su
atención.

Cómo transmitir el magnetismo

Al igual que ocurre con la imantación de un metal, el magnetismo humano es


transmisible por tres medios que son:
Por contacto directo entre dos personas
Por intermedio de objetos.
A distancia, sirviendo de conductores las fuerzas sutiles que circundan
la tierra.
Estos tres medios sufren diversas variantes según el procedimiento que se
emplea y los centros de emisión magnética de que se hace uso. Indicaremos
a continuación las formas más sencillas.

Magnetización por contacto

Difiere la forma de magnetizar según se trate de una persona o de un


objeto. En ambos casos el proceso se reduce a impregnar de magnetismo el
cuerpo que queremos magnetizar, al mismo tiempo que concentramos nuestro
pensamiento en el objetivo que se desea conseguir. La impregnación se
realiza más intensamente cuando sostenemos, por ejemplo, nuestra mano
sobre el cuerpo que deseamos magnetizar hasta que se establece entre ambos
la misma temperatura. Establecida esta temperatura, llega un instante en
que prácticamente sentimos la sensación de que la mano y el objeto forman
un solo cuerpo, y en realidad, ambos se comunican. Llegado ese instante,
concéntrese la atención en la mano y visualícese que la energía magnética
fluye por ella y penetra el cuerpo sobre el que está colocada. Mientras se
hace esto, deséese con intensidad el objetivo que se quiere conseguir.
Cuanto más tiempo se permanezca en esta posición, mayor será la
impregnación que se logra, pero una media hora es suficiente. Puede
realizarse la operación con una mano solamente, pero será mejor que se
coloquen ambas, la una sobre la otra, ejerciendo con ellas una ligera
presión. Antes de retirar las manos, procúrese cerrar los dedos sobre las
palmas y alejarlas lentamente. Este método es especialmente aplicable a la
magnetización de objetos o con fines curativos. Mayores resultados puede
conseguirse combinando la magnetización por contacto y la indicada a
continuación.

Magnetización sin contacto

Realízase por medio de pases, en forma parecida a como se produce la


imantación de un objeto por medio del imán artificial o la piedra-imán, ya
sea con contacto o sin contacto. Antes de iniciar los pases conviene
sostener las dos manos sobre el objeto durante unos minutos, con los dedos
extendidos, pero sin esfuerzo, y los pulgares cercanos, sin tocarse.
Después de permanecer así unos minutos, durante los cuales se debe pensar
que se establece comunicación entre las manos y el objeto, se comienza a
hacer pases lentamente, abriendo y doblando un poco los dedos como si
tratásemos de acariciar una cabellera. Cuando llegamos al extremo,
cerramos las manos, juntando los dedos sobre la palma y las retiramos a
una distancia regular, para volver a abrirlas sobre el extremo opuesto,
repitiendo la misma operación durante el tiempo que fuere necesario.
Mientras se hacen los pases debe visualizarse y alimentar el deseo
indicado en el procedimiento anterior. Ambos procedimientos, combinados,
primero el contaco y después los pases, dan resultados más intensos que
separadamente.

Magnetizar agua

Tómese el agua, lo más limpia posible (mejor aún si está filtrada) y, en


un lugar limpio, déjese caer a chorro, desde una altura de unas diez
pulgadas, de forma que le dé el sol, recogiéndola en un vaso de cristal.
Repítase esta operación de 10 a 20 veces. Seguidamente, puesta en la jarra
o botella en que se desea presentar al paciente, sosténgase entre ambas
manos, teniendo una de cada lado sin que se toquen, y visualícese que la
energía magnética penetra en el agua y la vitaliza. Separadas las manos,
se le dan pases de arriba a abajo a la vasija., en la forma indicada en
«Magnetismo sin contacto» y se contempla con intensidad, deseando
impregnarla de la energía especial que el enfermo necesita para vitalizar
su organismo. Esta agua cambia totalmente de sabor y produce considerables
beneficios a toda clase de enfermedades.
Magnetizar cartas

Se pueden magnetizar cartas por cualquiera de los medios indicados


anteriormente, pero muy especialmente usando los tres combinados, o sea:
primero el contacto; después los pases, y justamente con ambos la
fascinación. El magnetismo será más eficaz si se escribe la carta con la
tinta del color correspondiente a la fecha de nacimiento de la persona a
quien va dirigida.

Magnetizar objetos

Cualquier objeto puede ser magnetizado y convertirse en el mensajero de la


idea que deseamos sugerir, pero muy especialmente las prendas de uso
personal, los libros, y en general, todo aquello que de una manera u otra
deba estar en contacto con la persona que se desea influir. Cualquiera que
sea el objeto, es conveniente aplicar los tres procedimientos combinados,
contacto, pases y fascinación.

Magnetizar árboles

El magnetismo, debidamente aplicado, estimula el crecimiento de las


plantas, impregnándolas del flúido que se les comunica y haciendo que
ellas, a su vez, lo impartan a las personas que se sitúen a su sombra.
Desde que el Marqués de Puysegur magnetizó a un árbol de su jardín para
por su medio atender en gran escala a los numerosos enfermos que acudían
en busca de tratamiento, numerosos magnetizadores, dedicados especialmente
al magnetismo con fines curativos, se han servido del mismo procedimiento
y no sólo han conseguido el mismo fin, sino que hasta han logrado
comunicar esa propiedad a los frutos de árbol magnetizado. Los empleados
con mejores resultados son el naranjo, el olmo, el tilo, el fresno, y la
encina, debiendo precindirse de la higuera, del nogal y en general, de los
árboles cuyo zumo sea desagradable a nuestros sentidos.

Para provocar los fenómenos avanzados del hipnotismo

Hasta aquí hemos hablado de lo que podemos llamar "Magnetismo Práctico",


ya que nos permite obtener determinados resultados que se salen de lo
ordinario. Lo que sigue pertenece al "Magnetismo Fenomenal", que requiere
de la técnica profesional de una persona cultivada y de amplios
conocimientos en su arte. Como es posible que algunos lectores de esta
obra quieran penetrar en esta segunda fase del Magnetismo, a continuación
describimos el procedimiento que siguió con éxito y recomienda como mejor
el célebre profesor Lafontaine, uno de los maestros más destacados del
pasado siglo.
«Antes de comenzar la operación es necesario rogar a las personas que se
encuentren presentes que se sienten y guarden silencio porque es esencial
que durante la operación el magnetizado y el magnetizador no estén
distraídos y que se observe con atención todas las sensaciones que
pudieran producirse sobre la faz del magnetizado. El magnetizador al
comenzar se concentrará en sí mismo, reunirá toda su voluntad sobre una
sola idea: la del sujeto. El paciente y el magnetizador se sentarán frente
a frente; las rodillas del paciente entre las del magnetizador, pero sin
tocarlas; el magnetizador se hallará sobre un asiento más elevado con el
fin de poder alcanzar fácilmente y sin cansancio la extremidad de la
cabeza del paciente; después tocará la extremidad de los pulgares del
paciente con la extremidad de los suyos sin apretarlos; este contacto de
los pulgares pondra en relación directa el cerebro del magnetizador con el
del paciente, los nervios de éste, formando una prolongación con los del
magnetizador, servirán de conducto al flúido y harán más rápida y completa
la invasiión del sistema nervioso del paciente. El magnetizador fijará los
ojos sobre los del paciente, quien por su parte hará todo lo posible para
mirarle; continuará así durante quince o veinte minutos. Es probable que
durante este tiempo la niña de los ojos del sujeto se contraiga o dilate
desmesuradamente, y que sus párpados se bajen para no levantarse más a
pesar de todos sus esfuerzos. Después de la oclusión de los ojos el
magnetizador continuará teniendo los pulgares hasta el momento en que el
ojo no gire más bajo los párpados y cese la deglución; entonces podrá
separar los pulgares, y alejando lentamente las manos cerradas, las
elevariá a cada lado del paciente hasta la altura de la cabeza, luego
colocará las manos por encima del cerebro y las dejará de diez a quince
segundos, bajándolas enseguida lentamente hacia las orejas y a lo largo
del brazo hasta los dedos. Hará entonces ocho o diez pases semejantes,
cada uno deberá durar cerca de un minuto. Después de haber impuesto las
manos, las descenderá por delante de la cara, el pecho y todo el busto,
parándolas de vez en cuando y presentando la punta de los dedos a la
altura del epigastrio. Continuará así durante media o una hora. Las
imposiciones y los pases serán hechos a algunas pulgadas sin que haya
contacto. Cada vez que el magnetizador levante las manos, las cerrará. Lo
hariá lentamente, de lado y no de frente, con el fin de no producir un
vaivén en la circulación, lo que podria provocar una congestión al
cerebro. El magnetizador hará también algunos pases, imponiendo las manos
detrás del cerebro, descendiéndolas por detrás de las orejas y las
espaldas para volver sobre los brazos. Desde el comienzo hasta el fin de
la operación no se ocupara de otra cosa que de lo que quiera reproducir a
fin de que por la concentración de su voluntad provoque la emisión del
flúido y lo transmita al sujeto. El magnetizador reconocerá el sueño
magnético en una impasividad cadavérica del rostro y la falta de
deglución. Después de haber operado así durante cierto tiempo, si el
sujeto parece sumido en el sueño, el magnetizador podrá dirigirle algunas
preguntas. Si el sujeto está en estado de adormecimiento o de sueño
natural, se despertará. Será necesario entonces cesar la operación y
despejarle con fuerza, pues podría suceder que, aunque el paciente no
hubiese sido dormido, hubiese sido invadido, sin embargo, por el flúido lo
bastante para no poder abrir los ojos. Pero si el sujeto está sumido en el
sueño magnético, del cual ningún ruido, ninguna sensación pudieran hacerle
despertar, quedará mudo. Si el magnetizador no está muy fatigado,
continuará magnetizándole para obtener el sonambulismo; de lo contrario lo
despertará. Pero si el sujeto ha pasado por el sueño magnético y ha
llegado al sonambulismo, oirá al operador cuando éste le hable y podrá
contestarle. El magnetizador, entonces, podrá continuar las preguntas
durante algunos momentos, pues la primera vez no se debe fatigar a los
sujetos con experiencias; luego le despertará.

Investigaciones psíquicas

Por Psiquis se entiende lo que hay en nosotros de fundamental y forma los


principios inteligentes que nos animan. Una investigación psíquica es, por
lo tanto, una tentativa de llegar a ese fundamento y obtener el saber que
encierra sobre determinado tema. Los principios que lo componen se mueven
a través del cerebro subconsciente, y toda investigación debe dirigirse a
esa parte. Los procedimientos ideados para conseguirlo cumplen el objetivo
de anular momentáneamente la acción del cerebro conciente y permitier que
se manifieste lo más libremente posible la de la subconsciencia. Entre
esos procedimientos está el de la Mesa Parlante.
La Mesa Parlante es un dispositivo que permite la manifestación automática
de las nociones subconscientes en virtud de movimientos mecánicos que le
imprime el operador. Hay mesas de muy variadas formas, unas que son
movidas por las yemas de los dedos de ambas manos, y otras que sólo
requieren la acción de un dedo. En páginas sucesivas describimos tres de
las más empleadas, la Caripe, la Ouija y la Mano Espírita.

Uso de la mesa parlante «Ouija»

Con este nombre se ha ofrecido un dispositivo para investigaciones


psíquicas, que consta de una tabla cuadrada, en la que están escritas las
letras del alfabeto y los números del 0 al 9. Sobre esta tabla se coloca
otra más pequeña, en forma de corazón, cuyo extremo inferior sirve de
indicador de las letras o números. Al servirse de ella, se procede de la
siguiente forma:
Se sientan en dos sillas, frente a frente, un hombre y una mujer,
colocando sobre las rodillas la tabla grande. Después ponene en el
centro de la tabla en forma de corazón, y sobre ésta colocan las puntas
de los dedos. Sin hacer presión en la tableta y procurando retirar la
vista de las letras, permanecerán en esta posición durante unos cinco
minutos. Al poco tiempo la tableta comenzará a moverse lentamente e irá
apuntando con la aguja las letras que deben componer las palabras que
contesten la pregunta que se haya hecho.
Si la pregunta solamente requiere un Sí o un No, la tableta pequeña dará
su respuesta apuntando a las palabras «Yes» o «No» que están escritas en
los dos extremos superiores. Si la mesa no quiere contestar la pregunta
que se le hizo, la tableta apuntará a la palabra que dice «Good Bye».
Para que una sola persona obtenga respuestas de la Ouija será preciso
que las preguntas que se hacen solamente requieran las respuestas «Sí» o
«No». En este caso, la persona se sentará, teniendo la Ouija sobre las
rodillas, en forma plana y colocará las puntas de los dedos de la mano
derecha sobre el corazón de la tableta pequeña, dejando reposar sobre la
mano derecha los dedos y palma de la la mano izquierda. Conviene que
esté solo y que concentre su pensamiento en aquello que desea saber.
También conviene que haya poca luz y que el consultante esté sentado en
dirección al Este. Los codos deben estar sin apoyo, procurando que los
dedos que reposan sobre la tableta en forma de corazón sea el único
sostén de la mano.
Tanto que sea una sola persona la que consulta, como si son dos, es
preciso que observen completa seriedad en las preguntas que hacen y que
haya completo silencio en la habitación. Los mejores resultados se
obtienen si las dos personas que consultan se vendan los ojos con un
pañuelo de forma que no puedan ver los movimientos de la tableta, y en
este caso una tercera persona debe ir apuntando las letras que marca la
aguja. Esas letras irán formando las palabras y concluirán por componer
la sentencia que indique lo que se quiere saber.
Algunas veces la Ouija no quiere dar respuestas, y en ese caso será
inútil insistir. Si después que los consultantes estén esperando unos
diez minutos, no hubiese movimiento alguno, conviene dejarlo para otra
vez, pues indica o que no se ha hecho la pregunta en debida forma o que
la respuesta no puede ser obtenida en ese instante.
Muchas veces ocurre que la Ouija da respuestas en un idioma desconocido
para el consultante. En este caso será preciso traducir la respuesta, la
cual será en armonía con lo que se ha preguntado.
Como es natural, para obtener buenos resultados de la Ouija se hace
preciso una práctica considerable, pues la Tabla Parlante no obedece el
impulso de cualquier persona que por primera vez hace preguntas. Es
conveniente que antes de aplicar la Ouija a la resolución de problemas,
el interesado practique varias veces la forma de colocar los dedos, pues
las respuestas que se obtienen son producidas por el flúido nervioso que
pasa a través de los dedos hasta la tableta pequeña. La práctica en este
ejercicio desarrollará las disposiciones mentales y físicas necesarias
para obtener el máximo de resultados, algunos de los cuales son
maravillosamente sorprendentes.

Para obtener respuestas de la Mano Espírita

Prácticamente la «Mano Espírita» no es más que una modificación de la


«Mesa Parlante», pues si bien puede ser empleada para obtener respuestas
por medios de sonidos (raps), su aplicación más general se circunscribe a
ir señalando las letras, quehan de integrar la respuesta a nuestra
pregunta. Consta de una mano de cauchu [sic], de tamaño normal, con el
dedo índice a modo de indicador. Esa mano se coloca sobre la tabla que
tiene grabado el alfabeto, y la tabla se sitúa sobre las rodillas de los
consultantes, que pueden ser dos personas de diferento sexo o solamente
una. Si son dos personas, colocadas frente a frente y cuidando de que la
tabla esté completamente plana, comenzarán, cada una por su lado, a dar
golpecitos muy suaves con las yemas de los dedos de la mano derecha,
sosteniendo la izquierda sin tocar a la tabla. Los golpecitos, por muy
leves que sean, impulsarán a la «Mano Espírita» de un lugar para otro
hasta que su dedo índice toque una de las letras. Se apunta la letra y se
repite la operación de los golpecitos hasta que la mano vaya señalando las
letras suficientes a la respuesta deseada. Lógicamente se deduce que las
respuestas obtenidas son una consecuencia de la actividad del
subconsciente de los operadores, el cual gradúa la intensidad de los
golpecitos para que la mano señale las letras necesarias. Si es uno el
operador debe seguir el mismo procedimiento, pero en este caso usará ambas
manos, una en sentido opuesta a la otra.

La Mano Espírita en los fenómenos de telequinesia

Otra de las aplicaciones de la «Mano Espírita» consiste en obtener de ella


la deseada respuesta por medio de sonidos que llamamos raps. En esta
prueba pueden tomar parte gran número de personas. Colocada la «Mano
Espírita» sobre una mesa de tres pies, se sientan los operadores
alrededor, y ponen sus manos sobre la mesa, dejándolas caer con
naturalidad y sin ejercer presión. Hecha la consulta, se debe guardar la
más completa compostura y seriedad en espera de la respuesta, la cual
habrá sido previamente acordada indicando el número de raps que deben
oírse, según sea afirmativa o negativa. Cuanto menos luz haya en la
habitación mejor se falicita la respuesta, no porque, como muchos dicen,
la carencia de luz facilite el fraude, sino porque se facilita la
concentración mental y la influencia de la energía magnética, que es la
que, en último término, ocasiona los golpes convenidos.
Parece ser que una vez puesto en actividad el subconsciente, la energía
emitida lo mismo opera a la vista que a distancia. El anterior fenómeno
puede repetirse sin necesidad de que los operadores tengan las manos en
contacto con la mesa. Es suficiente que se sitúen alrededor de ella, sin
tocarla para nada, estando en pie o sentados, con las manos extendidas a
la altura del pecho y guardando la compostura indicada anteriormente. Los
resultados serán prácticamente los mismos.

Telequinesia a distancia

Los fenómenos de telequinesia sin contacto dieron lugar a que los


experimentadores extendiesen la proyección de su flúido a distancia y le
diesen muchas otras aplicaciones que las descritas. Entre ellas está la
aplicación de la energía curativa, llevada a cabo en gran escala por Carl
Huter bajo el nombre de Helioda, sin limitación de personas ni distancia.
Según las explicaciones que da este sabio, la energía primaria se
subdivide en muchas modalidades, cada una de las cuales cumple un cometido
en la evolución del Universo. La salud o la enfermedad, el odio o el amor,
etc., no son más que estados mentales, sintonizados con determinada clase
de energía, que pueden modificarse al establecer contacto con una
diferente. Esas energías, por ser de distinta vibración coexisten en todos
los lugares al mismo tiempo, siendo posible sintonizarse con ellas y, por
su medio, establecer contacto con seres y cosas que están a millares de
kilómetros de distancia. Obtenida esa sintonización es lógico deducir que
nos será tan fácil transmitir nuestros propios efluvios, como detectar los
que los demás seres y objetos irradian, ya se encuentraen cerca o lejos de
nosotros. Si se trata de cosas cercanas, nuestra sintonización con
determinada energía producirá los fenómenos que quedan descritos y otros
similares. Si se relaciona con seres o cosas lejanas, en vez de
telequinesia, obtendremos lo que actualmente se denomina radiestesia, cuya
práctica requiere un entrenamiento parecido al que vamos a describir de
psicometría.

Cómo obtener el conocimiento psicométrico

Basada en el principio de que cada objeto lleva consigo una imagen de las
características del objeto lleva consigo una imagen de las características
del medio de donde procede, la psicometría permite conocer, por ejemplo,
el estado emocional de una persona que se encuentre lejos con sólo tocar
una prenda de su uso habitual. En el entendido de que las emociones de hoy
son una consecuencia de la vida que hemos atravesado ayer, y sirven de
escalón a las condiciones que hemos de atravesar mañana; la prenda
analizada no sólo nos dará una idea del estado actual de la persona
durante el tiempo que la usó, sino que también nos informará de su pasado
y porvenir inmediatos. Este conocimiento, desarrollado en grado mayor o
menor en cada persona, ya que, sin explicarnos la causa, hay cosas que nos
hacen sentir bien o mal sin que para ello haya una razón, puede
desarrollarse concientemente por medio de un estudio metódico de nuestras
sensaciones. Este estudio, naturalmente, requiere de práctica, la misma
práctica que permite a cualquier profesional realizar determinadas labores
sin poner atención a lo que hace y que sólo consigue por medio del
ejercicio repetido de la misma cosa.

Aplicación práctica de la Psicometría

Prácticamente los fenómenos psicométricos se manifiestan a través del


sentido del tacto. Este sentido está más o menos desarrollado en cada
persona según la frecuencia y propósitos a que es dedicado. Un individuo
acostumbrado a manejar monedas de plata distingue por el tacto las buenas
de las falsas, mientras que un comerciante en tejidos aplica esa misma
facultad al conocimiento de las telas. Asimismo, unas personas la tienen
más desarrollada que otras, pues mientras la generalidad de la gente sólo
aplica al tacto para conocer las superficies por su temperatura o
aspereza, hay ciegos que por ese medio distinguen los colores, y el gran
Beethoven se auxiliaba del tacto para percibir los sonidos musicales
cuando se quedó sordo. En términos generales puede decirse que esta
facultad, al igual que todas las demás, se agudiza según nuestras
necesidades y la frecuencia con que nos servimos de ella. Hay
psicometristas que la aplican al conocimiento del pasado y porvenir de las
personas mientras que otros la emplean para diagnosticar las enfermedades
y aplicar la medicina correspondiente.

Forma en que se manifiestan los fenómenos psicométricos

Por regla general, los fenómenos psicométricos se manifiestan en forma de


simbolismos. El psicometrista toma en sus manos, por ejemplo, una sortija
usada por la persona en cuestión, la toca suavemente en todas direcciones,
y después se la pone en el entrecejo y concentra su atención en ella. La
sensación que se recibe es la que determina el diagnóstico. Tratándose de
la salud, si el psicometrista siente a modo de punzadas en las
articulaciones se enteinde que el paciente está afectado de reumatismo; si
siente el ánimo confuso y punzadas en el cerebro es indicio de que el
paciente tiene alteradas sus facultades mentales, y así sucesivamente
todas las enfermedades. Para seleccionar la medicina adecuada a la
enfermedad que se padece será suficiente que el psicometrista toque el
frasco que contiene la medicina y vea si la impresión que le proporciona
hace desaparecer la que le causa la prenda del enfermo. Si en vez de
estados físicos, se trata de conocer estados mentales, la sensación de
temor por parte del psicometrista indicará disposiciones agresivas por
parte del analizado; el descontento supone ansia intensa por algo que no
se puede conseguir; la depresión de ánimo, representa amarguras; si la
impresión es intensa, supone vigor en lo que se percibe; si es débil,
indica lo reverso, y así sucesivamente con todas las sensaciones y
visiones que el objeto analizado inspira en el cuerpo y la mente del
operador. Como para la interpretación fiel de esas sensaciones y visiones
se requiere un estudio detallado de las causas que las motivan,
recomendamos al lector la adquisición de obras especializadas en la
materia y damos por concluído el tema de la psicometría.

Los fenómenos de la radiestesia

Como se explicó anteriormente, la radiestesia no es más que una modalidad


de la telequinesia y se aplica a los mismos propósitos, con la diferencia
que así como la una es más adecuada para determinar respuestas acertadas
sobre temas previamente acordados, la otras se emplea co npreferencia para
adquirir indicaciones que nos guían al conocimiento de algo que se
desconoce. Por ejemplo: por medio de la telequinesia podemos preguntar:
«¿Existe un tesoro escondido en la casa?». Si la respuesta es afirmativa,
podemos servirnos de la radiestesia para averiguar el lugar donde se
encuentra. Los zahoríes, que descubren manantiales de agua, vetas de
mineral, metales enterrados,e tc., sirviéndose de la horqueta de avellano
no hacen más que poner en actividad esta facultad para sus maravillosas
predicciones, pues aunque es cierto que la horqueta se mueve en los
lugares en que se halla el manantial, la mina o el tesoro, no es menos
verdad que sus movimientos son determinados por el automatismo mental del
operador, de la misma manera que los «raps» de la «Mano Espírita» son
consecuencia del flúido magnético (puesto también en actividad por el
automatismo mental) de las personas que están en torno de la mesa.

Cómo desarrollan sus facultades los rabdomantes

Al igual que para adquirir los conocimientos que facilitan la percepción


psicométrica se hace preciso estudiar detenidamente el sentido de las
sensaciones recibidas por medio del tacto, para servirse con éxito de la
radiestesia los rabdomantes modernos se ejercitan muy rigurosamente en el
manejo de algún dispositivo por medio del cual se manifiesta su
automatismo mental. Generalmente este dispositivo es un péndulo, que
contiene diversas materias o simplemente una aguja imantada. En el
supuesto del descubrimiento del tesoro a que antes nos referimos, el
radbomante lleva ese péndulo suspendido de la mano y camina por los
lugares que desea explorar. De acuerdo con la idea previa que tenga de la
forma en que el péndulo deba comportarse para señalar el lugar, al
aproximarse al tesoro u objeto que busca, el dispositivo se moverá en la
forma acordada. Parece ser que, prácticamente, los movimientos no son
determinados por la reacción que las ondas del metal escondido puedan
causar en el péndulo, sino que tales ondas ocasionan la reacción en el
subconsciente del operador y, merced al automatismo mental de que hemos
hablado anteriormente, el subconciente arregla las correspondencias
físicas para que tal movimiento tenga efecto. Y el movimiento tiene lugar
lo mismo que se trate de localizar el tesoro sobre el propio terreno, que
si hace la prueba sobre un mapa del lugar en que se supone que el tesoro
está oculto. Naturalmente que, tanto para obtener estas indicaciones sobre
el mapa como sobre el propio terreno, es preciso que la mente del
rabdomante se haya ejercitado con constancia en el logro de objetivos
similares y que el operador haya desarrollado la facultad de expresar su
automatismo mental por medio del péndulo u otro dispositivo que use,
disposición que sólo puede adquirirse después de constantes y repetidas
pruebas.

Medios que facilitan los fenómenos del Espejo Mágico

La psicometría se expresa por medio del tacto; la cristalomancia se


expresa por medio de la vista. El psicómetra percibe la sensación que
produce el hecho existente; el cristalomanta percibe la imagen de ese
hecho en el Espejo Mágico. Ambos se sirven de la misma fuerza, pero cada
uno a través de diferente facultad.
Existen diferentes clases de Espejos Mágicos. Unos se componen de un
cristal pulimentado, de forma cóncava, pintado de negro por uno de sus
lados, y otros constan de una bola de cristal de cuarzo, propiamente
pulimentada y transparente. es indudable que la pureza del cristal
facilita la pureza de la imagen que se manifiesta en él, lo cual hace
recomendable adquirir uno de los que se venden para tal propósito, pero
como en rigor esa imagen se forma en nuestro propio cerebro y el cristal
lo único que hace es reflejarla, muchos ocultistas que tienen cultivada
esa facultad se sirven con éxito de cualquier objeto brillante que refleje
la luz, tal como una gota de tinta china, una gota de agua sobre un fondo
negro, el cristal de un reloj colocado sobre fondo negro, una copa de fino
cristal pintada de negro en su interior y llena de agua, y algunos, sin
recurrir a ningún auxiliar ajeno a sí mismos, entornan sus propios ojos
contra el sol de forma de recoger algunos de sus rayos y ven, en la
descomposición de la luz obtenida de esa forma, las imágenes que para los
demás aparecen en los objetos brillantes. Probablemente uno de los mejores
Espejos Mágicos de que cada uno puede servirse es su propia piedra de
nacimiento, debidamente tallada y pintada de negro y expuesta
convenientemente a los rayos de una luz tenue.
Lo esencial para poder mirar en el Espejo Mágico es una completa
abstracción de cuanto nos rodea. Quiere decir que cuanto mayor sea nuestra
concentración mental en el objetivo que perseguimos, mejores resultados
pueden lograrse. Esto hace necesario el empleo de una luz muy tenue y
hacer los experimentos en lugares aislados, a los que no lleguen ruidos
exteriores ni haya nada que pueda distraer nuestra atención. En el
supuesto de que empleemos la luz artificial, en una habitación cerrada, el
objeto que sirva de Espejo Mágico debe estar entre la luz y el observador.
En esta posición, se colocarán las manos a modo de pantalla a fin de
evitar que los reflejos lumínicos lleguen directamente a los ojos, y
concentrará su atención en el fondo del Espejo, pero sin hacer ninguna
clase de esfuerzos que distraigan cualquiera de sus facultades. La
posición debe ser lo más cómoda posible, y la mirada, fija, pero sin
esfuerzo, pestañeando cada vez que sienta necesidad de ello. Si se hace la
prueba a la luz solar, conviene realizarla en un lugar convenientemente
solitario y al atardecer, situándose en la forma que resulte más
conveniente para percibir los reflejos y observando la misma compostura
que si se tratase de la luz artificial

Cómo conocer el sentido de las imágenes que se ven en el Espejo Mágico

Las imágenes que se ven en el Espejo Mágico son de dos clases: directas y
simbólicas. Las directas son aquellas que nos indican con claridad la
imagen de la cosa preguntada, por ejemplo, la figura de la persona que
puede hacernos felices. Las simbólicas, por el contrario, nos dan a
conocer el sentido de lo que ha sido, es o será, no por medio de un
retrato de la cosa en sí, sino por figuras que interpreten su significado,
como por ejemplo, un barco navegando por un mar tranquilo significará
viajes e intercambios comerciales favorables, mientras que si el barco se
mueve en un mar proceloso, los viajes o los intercambios serán
perjudiciales, y así sucesivamente. Los colores de que están formadas las
imágenes también tienen un significado importante, correspondiendo los
colores brillantes y puros a lo favorable, y los opacos y mezclados a una
combinación de factores opuestos.
Aplicación de los números al conocimiento trascendente

Antes de que el hombre aprendiese a hablar tuvo que saber contar, y antes
de que distinguiese las cosas por un nombre las tuvo que distinguir por un
número. Los números son, por lo tanto, el idioma primitivo, y el medio más
íntimamente vinculado al subconsciente. Probablemente también sea el que
mejor facilita el automatismo mental, y el que con más propiedad puede
revelarnos los conocimientos trascendentes que busquemos. A continuación
describimos el procedimiento empleado por los sacerdotes del antiguo
Egipto para servirse de los números en tal sentido:
a)Se obtiene el valor numérico de las letras que forman el nombre de la
persona consultante, para lo cual es preciso seguir el procedimiento
indicado en la Parte III. A este valor le llamaremos Número Patológico.
b)Se obtiene el Número Astral de esa persona, que está representado por
los que integran su fecha de nacimiento: día, mes y año.
c)A los valores obtenidos se agrega el Número Clave, que es el 42.
d)A los tres valores anteriores, se suma el Número Síntesis, que es el 13
e)Reducida la suma de esos valores a un número singular, tendremos el
sentido cabalístico de la persona en el día de su nacimiento, según la
siguiente escala.

1.Espíritu creador, limitado e ilimitado. Supone voluntad, singularidad,


concentracion, iniciativa. Promete dominio de los obstáculos y felices
inicativas. Anuncia amigos fieles que ayudan y amigos celosos que
obstaculizan.
2.Espíritu par e impar, idealidad y materialidad. Supone dualidad y
duplicidad, actividad y pasividad. Promete atracciones y repulsiones,
pérdidas y ganancias. Anuncia inspiraciones favorables, y oposiciones
extrañas para realizarlas.
3.Espíritu unificado y múltiple, conocimiento de lo oculto y de lo
manifestado. Supone ideación, generación y manifestación. Promete
abundancia de bienes materiales. Anuncia obstáculos a vencer, y
satisfacciones a medida que se vencen.
4.Espíritu concentrado y realista. Supone afirmación y negación, discusión
y solución. Promete logros materiales y cimentación para más amplias
adquisiciones. Anuncia resultados favorables por los esfuerzos
invertidos, y condiciones penosas para lograrlos.
5.Espíritu universalista y vivificador. Supone ley y libertad en el
proceder. Promete nuevas experiencias y adquisición de enseñanzas
provechosas. Anuncia amores y amoríos, amigos fieles y amigos infieles.
6.Espíritu de la concordia, estabilidad y adaptación. Supone conocimiento
de que lo que es bueno y es malo. Promete privilegios y deberes. Anuncia
nuevas asociaciones y ardientes deseos que se satisfacen.
7.Espíritu recto y curvo. Supone la ascendencia de lo espiritual sobre lo
material. Promete intelección acertada y logro de lo deseado. Anuncia
injusticias y reparaciones, satisfacciones y contrariedades.
8.Espíritu de la razón pura, de comparación y moderación. Supone poder y
derecho, atracción y repulsión. Promete retribuciones y restituciones.
Anuncia gratitudes e ingratitudes, confianza y desconfianza.
9.Espíritu de agrado y desagrado. Supone prudencia y caridad, la comunión
del pensador con su pensamiento y la cosa pensada. Promete ciencia y
cautela. Anuncia amistades propicias y amistades infaustas.
La precedente escala da tres clases de indicaciones, que son:
a- La naturaleza de la persona, y el sentir de que está animada en
determinado instante.
b- Lo que a esa persona se le promete en el momento indicado.
c- Lo que a partir de ese instante se le anuncia para el futuro próximo.
Veamos la manera de proceder para inferir esos conocimientos, para lo cual
vamos a suponer que se desea estudiar la naturaleza de una persona nacida
el primer día del siglo actual, cuyo nombre y apellidos dan un total de 5:
Número Patológico (nombre y apellidos) .......... 5

Número Astral (día, mes y año de nacimiento) .... 1

Día .......................................... 1

Mes (enero)................................ 1900

Año .......................................... 1

Número Clave ................................... 42

Número Síntesis ................................ 13

____

Suma ........... 1962

Reducida ahora esa suma a un número singular 1 + 9 + 6 + 2 es igual a 18,


que reducida, a su vez, a un número singular hace 1 + 8 igual a 9.
Consultado el número correspondiente de la escala tendremos el sentido
oculto de la naturaleza de ese nativo, o sea que es un espíritu de agrado
y desagrado, que tendrá prudencia y caridad y contará con disposiciones
para identificarse con su pensamiento y las cosas en que piense. Sus
experiencias en la vida le darán ciencia y cautela, y contará con
amistades que le serán propicias y otras que le serán infaustas. Si en vez
del estudio de las disposiciones de un nativo, deseamos hacer el de las
condiciones que atravesamos en determinado instante, a los valores
mencionados se agrega el de la fecha en cuestión, por ejemplo así:
Fecha a considerar: 4 de enero de 1942

4 1 16 Total 21 = 3
Número Patológico del interesado ................ 5

Número Astral (suma del nacimiento) ............. 3

Número Indicativo (fecha del evento) ............ 3

Número Clave ................................... 42

Número Síntesis ................................ 13

__

Total ........... 66

Reducida esa cantidad a su valor singular, 6 + 6 igual a 12, que al ser


reducido suma 1 + 2 igual a 3. Buscado este número en la escala
encontramos que proporciona abundancia de bienes materiales, y anuncia
obstáculos a vencer, etc. Lo relacionado con lo que el número Promete
tiene efecto en la fecha a que se refiere ese número. o que Anuncia tendrá
efecto a partir de esa fecha. El procedimiento se presta, pues, para
inferir conocimientos muy variados, tanto del pasado, como del presente o
porvenir, incluso para averiguar los números que pueden ser propicios a
determinada persona, para lo cual se procede de la siguiente forma:

Aplicación de los números a los juegos de azar


Un juego de azar es una competencia entre las personas que toman parte en
los mismos, y se gana o se pierde según que las condiciones que impulsan
el ánimo de los competidores en el instante en que se realiza - o va a
realizarse - muevan el automatismo mental de esos competidores a
comportarse en forma de que se produzca lo uno o lo otro. Una de las
condiciones requeridas para obtener resultados favorables en determinado
juego o fecha será, por lo tanto, la representada por las influencias que
prevalecen en nuestra vida. Averiguadas éstas por el procedimiento
descrito anteriormente tendremos un principio de conocimiento que nos
indique las nuestras, para lo cual se procede en la siguiente forma:
1.Si la competencia es entre personas, se averiga la fecha de nacimiento
del oponente y su nombre y apellidos y se hace el cómputo de ambos
individuos. Esto dará una idea de las influencias que prevalecen en la
vida de ambos, representadas por un número favorable, que es el de la
suma de las nuestras, y por otro que nos es opuesto, representado por el
de las concordancias del oponente. Jugamos al nuestro y evitamos el del
contrario.
2.Si la competencia es entre animales, caballos, por ejemplo, se hace la
suma de los animales que compiten y jugamos al que represente nuestro
número.
3.Si la competencia es de números (la lotería), se hace la suma de
nuestras concordancias en la fecha en que se va a jugar y se juega al
número que las represente. Supongamos, por ejemplo, que la fecha de
nacimiento y el nombre y apellidos de usted están representados por los
valores a que hicimos referencia anteriormente. Planteado y desarrollado
el cómputo en la forma que se indicó antes, ahora reuniríamos esos
factores y haríamos la suma, así:
Número Patológico ............................... 5

Número Astral ................................... 3

Número Indicativo(fecha en que se juega) año...1942

" " ......................mes..... 1

" " ......................día..... 4

Número Clave ................................... 42

Número Síntesis ................................ 13

__

Total ......... 2010

Esta cantidad es propicia: en primer grado en el númerototal, o sea en el


2010.
Es propicia en segundo grado en el 201.
Es propicia en tercer grado en el 20.
Es propicia en cuarto grado en el 10.
Es propicia en quinto grado en cualquier número que termine en 0.
Hay procedimientos matemáticos sumamente interesantes para averiguar
incógnitas relacionadas con este tema, y el lector que se interese en su
estudio puede hallar en "La Consciencia de los Números" muchos de ellos.
El que hemos descrito en estas páginas tiene la ventaja de su sencillez, y
está respaldado por la práctica de las numerosas generaciones que lo
tomaron de los sabios del antiguo Egipto y lo han hecho llegar a nuestros
días.
El Poder Decisivo de usted, lector

Como fácilmente se deduce por la exposición de anteriores conocimientos,


el Poder Decisivo de cada persona está íntimamente asociado al desarrollo
y ejercicio de determinada facultad. Usted puede emplear la que más
conveniente considere para obtener el suyo, en la seguridad de que el
éxito de sus esfuerzos sólo estará supeditado a las tres concordancias que
anotamos al principio de esta parte de la "Enciclopedia Utilidad" y que
repetimos nuevamente:
*Por el conocimiento que adquiera.
*Por la vehemencia con que lo desee.
*Por la voluntad con que lo persiga.
No siendo posible dar en esta obra una exposición acabada de cada una de
las ciencias que pueden desarrollar sus facultades, hemos procurado
ofrecer un breve resumen de las posibilidades que cada una ofrece para
que, una vez adquirido este conocimiento previo, usted amplíe el campo que
más apropiado sea a sus tendencias naturales y obtenga en libros y cursos
especializados lo que una Enciclopedia no puede ofrecer. A tal objeto,
recomendamos la lectura de las siguientes obras.

"Autosuperación Integral"
"La Consciencia de los Números"
"Magnetismo Curativo"
"Práctica del Hipnotismo"
"Teoría y Procedimiento del sueño magnético"
"El Magnetismo Vital"
"Telepatía y Clarividencia"
"Dogma y Ritual de Alta Magia", de Eliphas Levi
"La Magia Prácticaó
"La Astrología Científica"
"La Doctrina Secreta de la Creación"
"Hipnotismo, Magnetismo y Sugestión"
"Tratamiento de las enfermedades por el hipnotismo"
"Terapéutica parapsíquica"
"Método científico de magnetismo personal"
"La Voluntad Magnética"

Apéndice

Parte III - Logro de la mejora económica

Trabajar con satisfacción - Numerología


Se trabaja con satisfacción cuando las labores que realizamos requieren el
ejercicio de nuestro talento natural. Esto es: el hombre que, por ejemplo,
tiene talento natural para la pintura encuentra satisfacción en pintar, y
así sucesivamente con las demás aptitudes y actividades. No quiere decir
ello, sin embargo, que sea absolutamente necesario que esa persona se
dedique a la pintura para que obtenga una satisfacción de lo que hace. La
satisfacción no es obra del acto en sí mismo, sino del ejercicio de la
facultad que lo hace posible. Como es sabido, toda labor requiere la
asistencia de muy variadas facultades. El individuo que tiene talento
natural para la pintura, pongamos por caso, puede ejercitar ese talento a
través de múltiples labores, tales como el arreglo de un escaparate a base
de la armonía de los colores de las prendas, la buena apareincia de los
trabajos de imprenta por medio de la combinación apropiada de tipos y las
tintas, por punto de partida los colores de sus imágenes, etc. Aunque,
fundamentalmente, el talento de usted está vinculado al ejercicio de
cierta facultad, puede, por lo tanto, expresarlo a través de una serie
casi infinita de formas. Una vez que hemos dado normas para conocer la
Urgencia Interior, indicaremos a continuación el procedimiento a seguir
para determinar el Talento Natural de cualquier persona, a base de las
disposiciones que le confiere la herencia en el nombre y apellidos con que
ha sido agraciada:
Compútese el valor del nombre y ambos apellidos, según el número asignado
a cada letra del alfabeto español en la siguiente Escala
1ª escala { A B C Ch D E F G H

1 2 3 4 5 6 7 8 9

2ª escala { I J K L Ll M N Ñ O

10 11 12 13 14 15 16 17 18

1 2 3 4 5 6 7 8 9

3ª escala { P Q R S T U V X Y

19 20 21 22 23 24 25 26 27

1 2 3 4 5 6 7 8 9

4ª escala { Z

28

Fig.56. Escala del Alfabeto español y número que corresponde a cada letra
por la posición que ocupa
Ejemplo:
SIMON BOLIVAR PALACIOS

41697 2941713 11413194


_________ _____________ _______________
27 27 24
__ __ __

9 9 6

El nombre de Simón Bolivar Palacios produce una suma de 9 + 9 + 6 = 24.


Reducida esa cantidad al valor de los integrales que la componen, tenemos
2 + 4 = 6. Este número representa el Talento Natural del nativo. Ahora se
interpreta por el que le corresponda en la siguiente Tabla.
Tabla del Talento Natural:

Talento Natural 1: Es pensador independiente, original en su manera de


considerar las cosas, interesado en todo lo nuevo y siempre dispuesto a la
iniciativa. Su satisfacción es crear.

Talento Natural 2: Es espíritu analítico, tiene tacto, comprensión,


capacidad para adquirir conocimientos, gran sentido práctico y adaptación
al ambiente. Su satisfacción es armonizar.

Talento Natural 3: Es alma emocional, con facilidad para expresarse y dar


forma artística a las creaciones de su mente. Tiene tacto y originalidad.
Su satisfacción es satisfacer.

Talento Natural 4: Es mente analítica, lógica y esforzada.Tiene pericia y


previsión. Se limita y excede con suma facilidad. Su satisfacción es
concretar y concretarse.

Talento Natural 5: Es naturaleza receptiva, sensitiva, versátil y


observadora. Tiene facilidades para compenetrarse del pensamiento ajeno y
expresar el propio. Su satisfacción es proporcionar y gustar nuevas
experiencias.

Talento Natural 6: Es una conciencia en constante estado de vigilia, que


ama el ornato, la disciplina, la responsabilidad y todo lo relacionado con
el hogar y la comunidad. Su satisfacción es embellecer.

Talento Natural 7: Es un cerebro introspectivo, amante de los métodos


científicos y constante deseo de alcanzar la perfección. Tiene autoridad e
intuición. Se satisface en el ejercicio de la autoridad y de la lealtad.

Talento Natural 8: Es una inteligencia calculadora, que posee agudo


raciocinio y excelente sentido práctico. Planea en grande. Su satisfacción
es organizar.

Talento Natural 9: Es un corazón altruísta, con facilidades de expresión


artística, deseo de conocer y ansias de expresarse. Alcanza el máximo de
eficacia en labores que contribuyan al bienestar de los hombres. Su
satisfacción es comulgar en ideas y sentimientos.

Volver a «Aplicación de losnúmeros a los juegos de azar»


Magnetismo animal o Mesmerismo: Doctrina del magnetismo animal, que en la
segunda mitad del siglo XVIII expuso el médico alemán Mesmer. §
Mesmer: (Federico Francisco Antonio). Médico alemán (1733-1815), que en 1773
alcanzó gran nombradía en París con su teoría y experiencia del magnetismo
animal, que intentó establecer como sistema curativo. El fallo de
destacados hombres de ciencia le fue adverso, y debió regresar a su país.
La obra Recueil des pièces les plus interessant sur le magnétisme animal
es básica como exposición de su doctrina, que pasó a la historia con el
nombre de mesmerismo.Nació en Izuang. Volver

Radiestesia: Facultad de percibirlas radiaciones electromagnéticas. § Arte


de loszahoríes. Volver
Telequinesia: (Del gr. tele, lejos y kinesis, movimiento) Facultad de
mover objetos sin tocarlos, que se atribuyen algunas personas. Volver