P. 1
17_Propiedades macizo rocoso

17_Propiedades macizo rocoso

|Views: 1.800|Likes:
Publicado porflo696869

More info:

Published by: flo696869 on Aug 24, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2013

pdf

text

original

'I.

""""""",,mmIllIWlUlllnJIIlIIlIlIlIlII"'-==

~

I

Capítulo 17

PROPIEDADES DE LAS ROCAS Y DE LOS MACIZOS
ROCOSOS Y SU INFLUENCIA EN LOS RESULTADOS DE LAS VOLADURAS

1.

INTRODUCCION

2.2. Resistencias

dinámicas de las rocas

Los materiales que constituyen los macizos rocosos I poseen ciertas características físicas que son función de su origen y de los procesos geológicos posteriores que sobre ellos han actuado. El conjunto de estos I fenómenos conduce en un determinado entorno, a una litología particular con unas heterogeneidades debidas a los agregados minerales policristalinos y a las discontinuidades de la matriz rocosa (poros y I fisuras); y a una estructura geológica en un estado tensional característico, con un gran número de discontinuidades estructurales (planos de estratificaI

Las resistencias estáticas a compresión y a tracción se utilizaron en un principio como parámetros indicativos de la aptitud de la roca a la voladura. Así, se definió ellndice de Volabilidad (Hino, 1959) como la relación "RC/RT" de modo que a un mayor valor resultaría más fácil fragmentar el material. El tratamiento racional de los problemas reales obliga a considerar las resistencias dinámicas, ya que éstas aumentan con el índice de carga (Rinehart, 1958;
Persson et al, 1970)

pudiendo llegar a alcanzar valores

ción, fracturas,

diaclasas,

juntas, etc.).

2.

PROPIEDADES DE LAS ROCAS

2.1. Densidad Las densidades y resistencias de las rocas presentan normalmente una buena correlación. En general, las rocas de baja densidad se deforman y rompen con facilidad, requiriendo un factor de energía relativamente bajo mientras que las rocas densas precisan una mayor cantidad de energía para lograr una fragmentación satisfactoria, así como un buen desplazamiento y esponjamiento. En rocas con alta densidad para que el impulso impartido a la roca por la acción de los gases sea el adecuado, deberán tomarse las siguientes medidas:

entre 5 y 13 veces superiores a las estáticas. Cuando la intensidad de la onda de choque supera a la resistencia dinámica a la compresión "RC'" se produce una trituración de la roca circundante a las paredes del barreno por colapso de la estructura intercristalina. Pero esta trituración contribuye muy poco a lo fragmentación y provoca una fuerte disminución de la energía de tensión. Por ello, se recomienda: Seleccionar explosivos que desarrollen en las pa. redes del barreno tensiones inferiores o iguales e «RC'".

-

Provocar una variación de la curva Presión-Tiempc (P-t), por desacoplamiento de la carga dentro de
barreno.

-

Aumentar el diámetro de perforación para elevar así la presión de barreno, PB = kxVD2, donde "VD» es la velocidad de detonación del explosivo. Reducir el esquema encendido. y modificar la secuencia de

Estos puntos tienen su máxima expresión en el di. seño de voladuras perimetrales o de contorno. El consumo específico de explosivo requerido en la~ voladuras en banco puede correlacionarse con la re. sistencia a compresión, tal como se indica en la Ta. bla 17.1 (Kutuzov, 1979).

2.3.

Porosidad

Mejorar la efectividad del retacado con el fin de aumentar el tiempo de actuación de los gases y hacer que éstos escapen por el frente libre y no por el retacado. Utilizar explosivos buja "EB" . con una alta Energía de Bur-

Existen dos tipos de porosidad: la intergranular ( de formación y la de disolución o post-formación. La primera, cuya distribución en el macizo puedE considerarse uniforme, provoca dos efectos:
-

Atenuación
Reducción

de la energía

de la onda de choque.

-

de la resistencia

dinámica

a la com 21 ~

...""""'IIIIIIIIIIIUWIIUliWWIIIUmuluUIIIUllUi'.'.""""..."

,-.~,JiilHliililiiiiiiiiiliiiiliiiiijiiliiiilili"

./

TABLA 17.1.

CLASIFICACION DE LAS ROCAS SEGUN SU FACILIDAD
CON EXPLOSIVOS EN MINAS A CIELO ABIERTO

A LA FRAGMENTACION

CONSUMO ESPECIFICO EXPLOSIVO DE LIMITESDE CLASES (kg/m3) 0,12-0,18 0,18-0,27 0,27 -0,38 0,38-0,52 0,52-0,68 0,68-0,88 0,88-1,10 1,10-1,37 1,37-1,68 1,68-2,03 VALORMEDIO (kg/m3) 0,150 0,225 0,320 0,450 0,600 0,780 0,990 1,235 1,525 1,855

DISTANCIA MEDIA
ENTRE FRACTURAS

NATURALES EN EL MACIZO(m) < 0,10 0,10-0,25 0,20-0,50 0,45-0,75 0,70-1,00 0,95-1,25 1,20-1,50 1,45-1,70 1,65-1,90 > 1,85

RESISTENCIA LA DE ROCAA COMPRESIONSIMPLE (MPa) 10-30 20-45 30-65 50-90 70-120 110-160 145-205 195-250 235-300 > 285

DENSIDAD

DE LA ROCA (t/m3) 1,40-1,80 1,75-2,35 2,25-2,55 2,50-2,80 2,75-2,90 2,85-3,00 2,95-3,20 3,15-3,40 3,35-3,60 > 3,55

presión y, consecuentemente, incremento trituración y porcentaje de finos.

de la

También en las rocas de origen volcánico es frecuente encontrar un gran número de oquedades formadas durante su consolidación. Las cavidades intersectadas por los barrenos no sólo dificultan la perforación con la pérdida de varillaje y atranques, sino incluso la eficiencia de la voladura, especialmente cuando se utilizan explosivos a granel y bombeables. Fig. 17.1. Si los barrenos no intersectan a las cavidades, el rendimiento de la voladura también disminuye por: La prematura terminación de las grietas al ser interrumpidas en su propagación huecos existentes. radiales por los

El trabajo de fragmentación de rocas muy porosas se realiza, casi en su totalidad, por la energía de burbuja, por lo que deberán observarse las siguientes recomendaciones:

-

Utilizar explosivos con una relación vada, como por ejemplo el ANFO.

«EB/ET» ele-

Incrementar la «EB» a costa de la «ET», mediante el desacoplamiento de las cargas y los sistemas de iniciación. Retener los gases de voladuras a alta presión con un dimensionamiento adecuado de la longitud y tipo de retacado. Con varios frentes libres, mantener dimensiones iguales de la piedra en cada barreno.

-

-

La rápida caída de la presión de los gases al intercomunicarse el barreno con las cavidades. Y por ello, el frenado de la apertura de grietas radiales al escapar los gases hacia los espacios vacíos.

-

La porosidad de post-formación es la causada por los huecos y cavidades que resultan de la disolución del material rocoso por las aguas subterráneas (karstificación). Los espacios vacíos son mucho mayores y su distribución es menos uniforme que la de la porosidad intergranular.

2.4. Fricción interna
Como las rocas no constituyen un medio elástico, parte de la energía de la onda de tensión que se propaga a través de él se convierte en calor por diversos mecanismos. Estos mecanismos son conocidos por «fricción interna» o «capacidad de amortización específica-SOC», que miden la disponibilidad de las rocas para atenuar la onda de tensión generada por la detonación del explosivo. La «SOC» varía considerablemente con el tipo de roca: desde valores de 0,02-0,06 para los granitos (Windes, 1950; Blair, 1956) hasta los de 0,07-0,33 para areniscas. La SOC aumenta con la porosidad, la permeabilidad, las juntas y el contenido en agua de la roca. También aumenta considerablemente con los niveles meteorizados en función de su espesor y alteración. La intensidad de la fracturación debida a la onda de tensión aumenta conforme disminuye la SOCo Así por

RETACAOO INTERMEDIO

'COQUERA

Figura 17.1. Ejecución correcta de la carga de un explosivo a granel en un terreno con coqueras. 218

__nmnnmnmn--

-

¡ili'

. .
ejemplo, los explosivos tipo hidrogeles son más efectivos en formaciones duras y cristalinas que en los ma.teriales blandos y descompuestos (Cook, 1961; Lang 1966). Por el contrario, en éstos últimos, el ANFO es más adecuado a pesar de su menor energía de tensión.
~

-

dispara unos milisegundos antes que la voladura. Lavar frecuentemente las paredes y pisos de la excavación para eliminar el polvo depositado. Disparar las voladuras después de proceder a la evacuación completa del personal de las minas.

2.5. Conductividad
~

ocurrir cuando los detonadores se colocan dentro de los barrenos en rocas de cierta conductividad, como . por ejemplo los sulfuros complejos, magnetitas, etc., especialmente cuando las rocas son abrasivas y existe agua en el entorno de la pega. Las medidas
~

Las fugas o derivaciones de corriente pueden

3.

PROPIEDADES DE LOS MACIZOS ROCOSOS

3.1. Litología Las voladuras en zonas donde se produce un cambio litológico brusco, por ejemplo estéril y mineral, y consecuentemente una variación de las propiedades resistentes de las rocas obliga a una reconsideración del diseño, pudiendo seguirse dos caminos: a) Esquemas iguales para los dos tipos de roca y variación de las cargas unitarias. b) Esquemas distintos pero con igual carga por barreno. Esta disposición suele adaptarse manteniendo igual la dimensión de la piedra Fig. 17.2, ya que la introducción de un esquema «Sx B" distinto en cada zona entrañaría una mayor complejidad de perforación y un escalonamiento del nuevo frente creado.
RELE

que deben tomarse para evitarestos problemas son:

~

Verificar que los cables d~ los detonadores disponen del aislamiento plástico en buen estado, y Que todas las conexiones del circuito están debidamente aisladas y protegidas. Para ello, se recomienda emplear conectado res rápidos.

-

~

El fallo de alguno de los detonadores puede afectar considerablemente a los resultados obtenidos en las
~

voladuras.

~

2.6. La composición de la roca y las explosiones
secundarias de polvo Las explosiones secundarias de polvo suelen produ-

~

cirse en minas de carbón y también de sulfuros metálicos, en áreas con alto contenido en pirita, y son cada día más frecuentes por la utilización de barrenJs de gran diámetro. Las primeras cargas que se disparan en una voladura crean por un lado, una alta cantidad de finos que son onda aérea y las vibraciones inducidas el polvo depositado en los hastiales y el piso del hueco de la excava-

~

~

lanzados a la atmósfera y por otro, remueven con la

I
~

, suficientemente elevada para la concentración de polvo alcanzada, puede llegar a producir explosiones secundarias de efectos devastadores importantes para las instalaciones de ventilación, puertas de regulación, equipos móviles, etc. La probabilidad de que se produzcan explosiones secundarias de polvo puede minimizarse tomando algunas de las siguientes medidas:
Figura 17.2. Cambio de esquema recomendado. S #- S'.

¡ ción. Si la energía de los gases de las últimas cargas es

B = B'

-

I I -

Suprimir el uso de explosivos aluminizados, ya que las partículas de AI2O a alta temperatura en los 3 productos de detonación son centros potenciales de ignición. Seleccionar un explosivo y una geometria de los barrenos del cuele que produzcan mateJial relativamente grueso. Retacar los barrenos con arena del exterior, tacos de arcilla o ampollas de agua. Crear una nube de polvo de caliza u otro inhibidor por delante del frente haciendo estallar un saco con dicho material mediante un detonador que se

Los yacimientos estratiformes semi horizontales que presentan algún horizonte muy resistente pueden conducir a un tipo de voladuras particular en las que las cargas se alojen en los barrenos perfectamente confinadas a la altura de tales horizontes. También es aconsejable que la localización de los multiplicadores en las columnas de explosivo coincida con los niveles más duros a fin de aprovechar al máximo la energía de tensión desarrollada. Cuando se encuentran en contacto dos materiales de características resistentes muy diferentes, como por ejemplo una caliza competente en contacto con 219

arcillas muy plásticas, y si los barrenos atraviesan estas tormaciones, tendrá lugar una gran pérdida de energia asociada con la caída de presión y escape de los gases al producirse deformaciones rápidas de dichos materiales blandos y, por consiguiente, se obtendrá una mala fragmentación. Fig. 17.3.
ARC'LLA PLASTlCA CAUZA

'-~

-.--/ ~ ~ /

~

~

-..Y./'
~

"" :..-J

.
~

~

-~ ~~>

./'.---

./'

~ .--------..
;:.

CAUZA DURA

RETACADe ------CAUZA

<8"'~

../'

ESCAPE DE GASESA ALTA PRESK>N

B

EXPLOS'V,,-------

ARC'LLA::: ~:.......

..

.......... Foto 17.1. Bloques con geometría columnar

Figura 17.3. Casos típicos de cambios litológicos con contacto entre rocas competentes y materiales plásticos (Hagan).

en formaciones basálticas.

Para aumentar el rendimiento estos casos se recomienda:

de las voladuras

en

-

Retacar con material adecuado aquellas zonas del barreno que estén en contacto con material plástico o próximo a ellas. Emplear cargas de explosivo totalmente acopladas a la roca competente con una gran velocidad de detonación y una relación de .ET/EB.. alta. Situar los multiplicadores en el punto medio de la roca dura para incrementar la resultante de la onda de tensión que actúa a ambos lados.
Evitar el escape prematuro de los gases a la at-

-

-

-

mósfera asegurando que tanto la longitud de retacado (al menos .20 D,,) Y la dimensión de la piedra son correctas en la parte superior de los barrenos.

3.2. Fracturas preexistentes
Todas ías rocas en la naturaleza presentan algún tí po de discontinuidad, microfisuras y macrotisuras, que influyen de manera decisiva en las propiedades físicas

y mecánicas de las rocas y, consecuentemente, en los resultados de las voladuras. Las superficies de discontinuidad pueden ser de distintos tipos: planos de estratiticación, planos de laminación y foliación primaria, planos de esquistosidad y pizarra sidad, fracturas y juntas. Las discontinuidades pueden ser cerradas, abiertas o rellenas, y por ello con diferentes grados de transmisión de la energia del explosivo. Tabla 17.2. Los labios de estas discontinuidades son superficies planas sobre las cuales se reflejan las ondas de choque atenuando y dispersando la energia desarrollada. La fragmentación está influenciada por el espaciamiento entre barrenos .S", la separación entre juntas .J," y el tamaño máximo de bíoque admisible .M". En la Tabla 17.3 se indican varias de las combinaciones posibles y su repercución sobre el porcentaje de bolos previsibles. Otro aspecto del diseño de las voladuras eSlo que se entiende por control geoestructural del macizo rocoso, que se refiere a la orientación relativa del frente y dirección de salida de la pega con respecto a la dirección y buzamiento de los estratos. En la Tabla 17.4 se indican los resultados previsibles para los diferentes casos que pueden presentarse, atendiendo a la incli-

220

t t
~
~
3. MEDIA (40-80%) 2. LIGERA (20-40%)
ABSORCION LA ENERGIA LA ONDA DE DE DE TENSIONEN LAS FRACTURAS

TABLA17.2.

ABERTURA LAS FRACTURAS DE (mm)

NATURALEZA LAS FRACTURAS DE

1.

PEQUEÑA « 20%)

(A) O (B) 0-4,0

(A) Fuertemente cementada. (B) Cementad a con un material de impedancia acústica similar a la de la matriz

(A) <0,5 (B) < 4,0

(A) Fracturas rellenas con aire o agua (B) Cementada con un material de impedancia acústica 1,5-2 veces menor que la de la matriz Fracturas abiertas con aire o agua rellenas

0,5-1,0

4.

GRANDE (>80%)

(A) 0,1-1,0 (B) 1,0

-

(A) Fracturas rellenas con material suelto y poroso (B) Fracturas abiertas rellenas de material suelto poroso, aire yagua

- TABLA 17.3.

COMBINACIONES POSIBLES DE ESPACIAMIENTO ENTRE BARRENOS (S), FRACTU(JJ Y TAMAÑO MAXIMO DE BLOQUE ADMISIBLE (M)

tRAS

CASO J,:S J,:M S:M

FRAGMENTACION SENSIBLE AL CONSUMO ESPECIFICO % DE BOLOS

~

~

.

1 2 3 4 5 6

Js > Js > J, > Js < Js < Js <

S S S S S S

Js> Js> Js< Js> Js< Js<

M M M M M M

S>M S<M S<M S>M S<M S>M

SI SI SI NO NO NO

Media Bajo Bajo Alto Bajo Bajo

Foto 17.2. Macizo de caliza intensamente diaclasado.

.

. nación

de las discontinuidades las direcciones citadas. Especial cuidado debe

y al ángulo relativo de cuando las dis-

. continuidades

prestarse

son subverticales y la dirección de sa~!'"/'<' / /

lida es normal a la de éstas, pues es frecuente la sobreexcavación por detrás de la última fila de barrenos y

la perforación inclinada para mande la piedra en la primera línea de la pega. Fig. 17.4 Y Foto 17.3. ~ Cuando la estratificación o los sistemas de juntas se presentan con un ángulo menor de 30°, se recomienda

. se hace dimensión necesaria tener la

,
.

Figura 17.4.

Voladuras con sobreexcavación. 221

J

"--

"
TABLA 17.4
DISEÑO DE VOLADURAS ATENDIENDO
DIRECCION

AL CONTROL

GEOESTRUCTURAL

DE LOS ESTRATOS

---1------------

FRENTE LIBRE PLANO DE VOLADURA

DIRECCION

DE SALIDA

DE LA VOLADURA

INCLlNACION DE LOS ESTRATOS

ANGULO ENTRE LA DIRECCION DE LOS ESTRATOS
Y LA SALIDA DE LA VOLADURA

a = 0° -----

Dirección

de salida

indiferente

a = 90°

~=oo= 180°=360°

Buena fragmentación. Frente irregular Fragmentación variable. Frente en dientes de sierra Dirección más favorable

~=45°=135°=225°= =315° ~=90o=270°

a = 45°

~=00=1800=360° rJ=45°=135° ~=90° ~=225°=315° ~=270°

Buena Desfavorable Poco favorable Aceptable Muy favorable

0° < a < 45°

~=OO= 180°=360° rJ=45°= 1350 ~=90°

Buena Desfavorable Poco favorable Aceptable Muy favorable

(Similar al caso anterior, la dureza es determinante)

~=225°=315° ~=270°

45° < a < 90°

rJ=90° ~=270°

-

Poco favorable Favorable

(Dependiendo del valor de a y de la competencia de la roca, los resultados estarán más próximos a (J. = 45° Ó (J. = 90°)

222

.
.
~ Para evitar estos problemas, que influyen muchas veces en la transmisión de importantes vibraciones al terreno, las cargas de explosivo deben ser colocadas preferentemente junto a zonas con ángulos obtusos, y el espaciamiento entre barrenos siendo paralelo a las direcciones de los planos de fractura. Además de estos procedimientos, se recomienda una programación de las secuencias de disparo de las cargas, con el fin de crear la máxima superficie libre después de cada detonación, circunstancia que depende de la geometría de fracturación del macizo. Cuando es posible cambiar el diámetro de los barrenos, se aconseja utilizar los diámetros más pequeños en el interior de zonas más fracturadas, para controlar mejor la fragmentación y los impactos ambientales resultantes. Otras alternativas para implementar el control geoestructural consisten en dotar a las voladuras de líneas de barrenos de precorte, los cuales reducen la probabilidad de sobrefracturación del macizo remanente, aunque pueden ocasionar vibraciones excesivas.

~

t

~

Foto 17.3. Frente de voladura coincidente con un plano de estratificación.
~

que los barrenos sean normales a dichos planos con el fin de aumentar el rendimiento de las voladuras. Si se conoce la disposición en planta de la comparti-

~

~

mentación de los macizos, deberá también ser considerada para la colocación de las cargas de explosivo con los espaciamientos apropiados, en vez de mantener una distancia uniforme entre éstas. En efecto, situaciones como la esquematizada en la Fig. 17.5, en la que las fracturas se disponen en familias que forman ángulos suplementarios, dan origen a liberaciones desiguales de
la energía de los explosivos, llegando la roca a fragmentarse excesivamente en las zonas con ángulos agudos, y produciendo bloques grandes en las zonas con ángulos obtusos.
AREA

a

,

f

DE SOBREFRACTURACIDN

b

N

o

s

E

c
ARE A DE SOBREFRACTURACIDN

I

Fig. 17.5. Influencia de los sistemas de fracturas no ortogonales de un macizo rocoso en los resultados de la fragmentación (Proyección horizontal).

Figura 17.6.

Direcciones

relativas

de los estratos con res-

pecto al eje de los túneles.

223

En los trabajos de excavación de túneles las características estructurales condicionan en gran medida la ge6metría del perfil de los mismos, casi rectangular si las rocas son masivas y con arco de coronación si las rocas son más inestables. Cuando las discontinuidades son normales al eje de los túneles, las voladuras suelen realizarse con buenos resultados, Fig. 17.6.a. Si la estratificación o las discontinuidades son paralelas al eje de los túneles, Fig. 17.6.b, con frecuencia los avances no son demasiado buenos y los frentes son desiguales. Cuando la estratificación presenta una dirección oblicua con respecto al eje de los túneles existirá un lado sobre el que resultará más fácil volar, en el caso de la Fig. 17.6.c en el lado izquierdo.

tectónicas y/o gravitacionales (no hidrostáticas), el esquema de fracturas generado alrededor de los barrenos puede estar influenciado por la concentración no uniforme de tensiones alrededor del mismo. En las rocas masivas homogéneas, las grietas que empiezan a propagarse radial mente desde los barrenos tienden a seguir la dirección de ¡as tensiones principales. Así por ejemplo, en el avance de galerías en macizos rocosos con una alta concentración de tensiones residuales, como en el caso de la Fig. 17.8, la secuencia de disparo en los barrenos del cuele deberá adecuarse a las mismas. Si en los planos de precorte de las excavaciones proyectadas actúan tensiones normales al mismo, los resultados obtenidos no serán satisfactorios, a menos

,-

'-

Por otro lado, las rocas muy laminadas con alta esquistosidad y fisuración responden bien a los cueles en V, y en túneles de gran diámetro se consiguen grandes avances, de hasta 6 m, con ese tipo de cueles. Cuando se utilizan los cueles en V en pozos de sección rectangular, los mejores resultados se obtienen cuando las discontinuidades son paralela.s a las aristas de los diedros de los planos que conforman las cuñas del cuele. Fig. 17.7.

~
;~
~..
j

seCUENCIA DE INIOIACION

-:

O
'""==
~
lo)

4.

~=
\ 4

\

83

-

=-=...'; --~~
-,-,j

.

Las tendencias son, por tanto, utilizar esquemas de voladuras versátiles, que se adapten a las discontinuidades de los macizos, exigiéndose así un conocimiento previo de éstas.

TENSlo"~~~C~~~~Clg~LES

:;:r-

lb)

Figura 17.8. Secuencia de iniciación en un cuele con barreno central de diámetro y tensiones residuales horizontales (a) Secuencia incorrecta (b) Secuencia correcta.

DISCONTINUIDADES PRINCIPALES

PERIMETRO DEL POZO

~j .
;-e
j

--

un- - - -. -1- _._~-r-

.

.

.

..,
I

,

que el espaciamiento entre barrenos se reduzca considerablemente o se realice previamente una excavación piloto próxima que sirva para la relajación del macizo liberando dichas tensiones y se sustituya el precorte por una voladura de recorte. 3.4. Presencia de agua
Las rocas porosas y los macizos intensamente fracturados cuando se encuentran saturados de agua presentan habitualmente ciertos problemas: Obligan a seleccionar el agua. internos, y inclinada. explosivos no alterables por

;..

...:

¡

,
I

~ '1

;-.
;-.
,

~
.

r1"1'1
.
-,

1 ..¡
~

.

...;
.

-

Producen la pérdida de barrenos por hundimientos
Dificultan la perforación

~ u__u' --

!_u ---~

Figura 17.7.

Pozo rectangular

con cuele en V (Hagan,

1983).

Por otro lado, el agua afecta a las rocas y a los macizos rocosos en los siguientes aspectos: -

Aumenta la velocidad de propagación de las ondas
elásticas en terrenos porosos y agrietados.

3.3.

Tensiones

de campo

de campo residuales,

Reduce la resistencia de las rocas a compresión ya
tracción (Obert y Duvall, 1967) al ser menor la fricción entre partículas.

Cuando actúan las tensiones

224

-

Reduce la atenuación de las ondas de choque y, por ello, se intensifican los efectos de rotura por la "ET» (Ash, 1968).
Las juntas llenas de agua permiten

BIBLlOGRAFIA
-

el paso de las

ondas de choque sin que se produzca un descostramiento interno. Pero cuando el macizo entra en tensión, ese agua se moviliza ejerciendo una acción de cuña que puede llegar a producir una gran sobreexcavación.

ASH, R. l.: "The Design of Blasting Rounds». Ch. 7.3. Surface Mining, Ed. E.P. Pfleider, AIME, 1968. ATCHISON, T. C.: "Fragmentation Principies». Ch. 7.2. Surface Mining, Ed. E. P. Pfleider, AIME, 1968. BELLAND, J. M.: "Structure as a Control in Rock Fragmentation. Carol Lake lron Ore Deposits», CIM Bulletin, March 1966.

BHANDARI, .: "Blasting in Non-HomogeneousRocks». S
Australian Mining, May 1974. BLAIR, B. E.: "Physical Properties of Mine Rock». Part. 111. USBM RI N.o5130,1955; Part IV USBM-RI, N.o5244,1956. GAMA, C. D. y LOPEZ JIMENO, C.: "Técnicas de caracterización de macizos rocosos para proyectos con explosivos». Revista INGEOPRES. Número 8. Febrero-marzo, 1993. GRANT, C. H.: "How to Make Explosives do More Work». Mining Magazine. August, 1970. HAGAN, T. N.: "The Effects of Some Structural Properties of Rock on the Design and Results of Blasting». ICI Australia Operations Pty. Ud. Melbourne, 1979. "The Influence of Rock Properties of Blasts in Underground Construction». Proc. Int. Symp. on Engineering Geology and Underground Construction. Lisboa, Portugal, 1983. HARRIES, G.: "Breakage of Rock by Explosives». Aus. I.M.M., London, 1978. KUTUZOV, B. N., et al.: "Classification des Roches D'Apres leur Explosibilite pour les Decouvertes». Gornyj Zurnal. Moscú, 1979. LOPEZ JIMENO, E.: "Influencia de las Propiedades de las Rocas y Macizos Rocosos en el Diseño y Resultado de las Voladuras». Tecniterrae, 1982. MERRIT, A. H.: "Geological Predictions for Underground Excavations». North American RETC Conference. POLAK, E. J.: "Seismic Attenuation in Engineering Site Investigations»..Proc. 1st.Aust. N. Z. Conf. Geomechanics, Melbourne, 1971. RINEHART, J. S.: "Fractures and Strain Generated in Joints and Layered Rock Masses by Explosions». Proc. Symp Mechanism of Rock Failure by Explosions. Fontainebalu, Octubre 1970. SASSA, K., e ITO, l.: "On the Relation Between the Strength of a Rock and the Pattern of Breakage by Blasting». Proc. 3rd Congress International Society of Rock Mechanics. Denver, 1974. SJOGREN, B.,. et al.: "Seismic Classificattion of Rock Mass Qualities», Geophysical Prospecting. N.o27,1979.

-

3.5.

Temperatura del macizo rocoso

-

Los yacimientos que contienen piritas suelen presentar problemas de altas temperatu ras de la roca por efecto de la oxidación lenta de este mineral, haciendo que los agentes explosivos del tipo ANFO reaccionen exotérmicamente con la pirita excitándose a partir de una temperatura de 120°C
i:

-

10°C.
-

Las últimas investigaciones apuntan a una primera reacción entre el ANFO y el sulfato ferroso hidratado, y más especialmente entre éste último y el nitrato

amónico, iniciándose una reacción

exotérmica

que
-

se automantiene a partir de los 80°C. Este sulfato
ferroso es uno de los productos de descomposición de las pi ritas, además del sulfato férrico y el ácido sulfúrico. Para obviar este inconveniente, que en varias oca-

-

siones ha desembocado en graves accidentes, se han añadido diversas sustancias inhibidoras del ANFO,
tales como urea, oxalato potásico, etc., llegando a la conclusión de que con el aporte al ANFO de un 5% en peso de urea se evita la reacción exotérmica de la mezcla ternaria hasta una temperatura de 180°C (Miron et al, 1979). La sensibilidad de los explosivos tipo hidrogel depende también de la temperatura de la roca con la que esté en contacto, por ello, es necesario prestar gran atención a éste fenómeno. Una recomendación general cuando se presentan estos problemas es la de limitar el número de barrenos por voladura, a fin de disminuir el tiempo que transcurre entre la carga y el disparo.

-

-

WILD, H. W.: "Geology and Blastingin Open Pits». Erzmetal!, 1976.

225

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->