P. 1
Don Quijote de La Mancha - Ensayo

Don Quijote de La Mancha - Ensayo

|Views: 10.271|Likes:
Publicado porsinsforsale

More info:

Published by: sinsforsale on Aug 23, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/29/2013

pdf

text

original

Ensayo Metódico-Analítico de Don Quijote de la Mancha Por El Ilusionista

Introducción Primicias de Una Aventura Realidad e Imaginación Conviviendo Los Refuerzos y las Tiranías Continúa la Odisea Vestigios de Preponderancias Mente y Espíritu Hermanados Instantes Cumbres de la Evolución Lo Profundo Dentro de lo Satírico Engaño Tras Engaño Espectros Sensatos Una Mirada Hacia lo Pretendido Un Eminente Héroe En las Cumbres de la Gloria Una Filosofía Idiosincrática Pág.1 Pág.1 Pág.3 Pág.4 Pág.5 Pág.7 Pág.7 Pág.9 Pág.10 Pág.11 Pág.12 Pág.13 Pág.16 Pág.17 Pág.20

1

Introducción “Obra Cumbre de la Literatura Universal” Empieza la lectura… saboreo desde ya las palabras que están por desviarme de mi actual entorno, uno meramente ‘realista’. Y a un ritmo palpitante, dejo que mis dedos, con su inoculta sensatez, puedan apreciar la inconcebible obra de Miguel de Cervantes, quien dentro de diferentes perspectivas, para unos fue un loco, pero para otros un aclamado genio. Dentro de este viaje fantasmagórico dejo que mi imaginación juegue conmigo, que plasme en mi mente cosas insólitas, pero de cierta manera fascinantes; es lo necesario para confundir a mi ego, escapar de la realidad y entrar en un mundo irreal. Llegar a rincones inconcebibles por la misma realidad en que vivimos. ¿El resultado? Una concepción magistral de las locuras inefables de nuestro caballero “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”. Ahora me sumerjo más en la lectura, y se me invita a lo desconocido, a experimentar sensaciones que sustenten las limitaciones de la realidad y de la ilusión. Venga ahora a presentarse nuestro héroe. Primicias de una Aventura Si bien 50 años ya suena como una edad de veteranos, don Alonso Quijano, nos demuestra que nunca es tarde para llevar a cabo nuestras metas, sueños, manías o como quiera llamársele. Por más loco que las lecturas de caballería dejen a nuestro protagonista, éste nunca pierde la ambición de pelear por lo que el cree es correcto. Es en ese preciso punto donde hallamos una fuente voluptuosa de inspiración. Una inspiración que luego veremos convertida en un símbolo colosal de la bondad y del entusiasmo inquebrantable de nuestro

2

adalid, quien con tanto esmero y pasión lucha por salvar a este mundo de opresiones. A raíz del poco dormir y de las obsesivas lecturas de caballería, don Alonso Quijano (refiérase ahora como “Don Quijote de la Mancha”) entra en un estado metamorfósico. La mentalidad de nuestro hidalgo cambia de una manera fulminante y ahora sólo tiene una cosa en mente: el de ser un caballero andante. Esto ya claramente indica una evasión de la realidad. Al mismo tiempo, vemos como se va moldeando un concepto alentador, que poco a poco va adquiriendo fuerza y grandeza. Es el precepto por el cual Don Quijote batallará y defenderá: justicia. Su primer caso es al rescatar a un mozo que estaba siendo azotado, en donde la visión autónoma y libérrima de nuestro hidalgo se hace ver en su aparente superioridad de la concepción que él maneja acerca de la moral. Y al ver en nuestro caballero la falta de una espiritualidad, la misma es llenada al ser sustentada por la constante inspiración de Don Quijote en la imaginaria Dulcinea del Toboso. He allí un ejemplo claro, sino conciso, de cómo el ser humano busca remediar sus vacíos, acudiendo en muchos casos a tomar refugio en los entornos que su misma imaginación pueda ofrecerle. Ocurrirá lo mismo con los anhelos de este valiente caballero: sin un rumbo evidente, sin una dirección concisa, se verá en una lucha trágica contra la realidad hostil y grosera en defensa de sus convicciones como hidalgo. Es por eso imprescindible la figura de Dulcinea, alguien hacia quien nuestro héroe pueda dedicar sus victorias y una entidad que sirva de sustento a la chispa anticuada de la cual don Quijote se inspira.

3

Realidad e Imaginación Conviviendo “Pudiendo más su locura que otra razón alguna, propuso de hacerse armar caballero…” En el éxodo de nuestro caballero hacia sus extáticas aventuras, claramente observamos una retrospectiva entre la realidad y lo ficticio. Este choque entre lo real y no real viene a ser muy tentativo para nuestro protagonista, compruébese esto clara y concisamente en su primera experiencia, cuando él sustenta haber llegado a un castillo y en realidad es una venta la cual está visitando. Y si bien es cierto, DQ es defensor de los ideales de respeto y justicia hacia la gente, él es víctima de las mismas ideas contra las cuales combate. Esto queda claramente establecido cuando los mismos residentes de la venta acuden a burlarse de él. Precisamente empezamos a ver reflejada en esa situación, la parte desvirtuosa de una sociedad hacia las dementes quimeras de un ser humano. Y resulta conmovedor como DQ lucha por tratar de transformar la misma ficción en que él cree una vez hubo, (en los tiempos de los caballeros andantes) en una realidad; intenta establecer las bases experimentales de un héroe, de un justiciero, alguien a quien la humanidad pueda acudir en tiempos de desesperanza y riesgo. Y en medio de las discordias por las que pasa Don Quijote, se ve claramente lo que Cervantes intentara alguna vez enseñar: que las experiencias humanas están compuestas por la imaginación y la realidad, como bien se nota en el episodio de los Molinos de Viento. O es también la exposición de que dentro de cada persona pueden existir y convivir perfectamente realidades e

4

ilusiones, y sacar al exterior la que más convenga dependiendo de las circunstancias. Los Refuerzos y las Tiranías A los acontecimientos se ha unido un individuo no muy perspicaz, materialista, gordo e infame. Hablamos de nada más y nada menos que Sancho Panza, quien viene a ser el escudero de nuestro protagonista. Este personaje viene a contemplar el contrapeso entre este par de aventureros. Porque bien corroborado esta que mientras DQ representa la utopía y la locura, su escudero personifica la realidad y la cordura. A medida continua la novela, se entremezclan en ella las percepciones morales y éticas en contextos aplicados a circunstancias de la vida cotidiana. En el encuentro con los galeotes, DQ recibe un llamado de su parte moral como ser humano, y decide establecer según su punto de vista la manera correcta de hacer las cosas, en este caso, opta por liberar a los prisioneros. Y a su vez vemos como él se identifica con ellos, con la dura realidad que estaban por sobrellevar: “aunque os han castigado por vuestras culpas, las penas que vais a padecer no os dan mucho gusto.” Es en este punto donde se enfatizan las limitantes que generalmente nos impiden hacer algo, pero que siempre demuestran ser barreras imaginarias, porque un ser todo lo puede, excepto contra la muerte. No obstante DQ se halla sometido en un mundo fingido, marcado por discrepancias con los que a su alrededor están. Y muchas veces, sus disimilitudes con otros le cuestan caro: si bien es cierto, él salvo a los prisioneros, aunque estos actuaron contra él al tratar ser inducidos a creer en lo que se decía sobre Dulcinea.

5

Gradualmente, los escenarios van complicándose, de manera que uno como lector y los demás personajes no están seguros de cual es la verdadera realidad. Hacia el final de la primera parte, Sancho se ve influenciado por la demencia de DQ cuando este último confunde los cueros de vino con un gigante. Es claramente la majestuosidad que el protagonista hace reflejar en su fiel escudero al ser de cierta manera su mentor. Poco a poco se va asimilando una amistad de gran aptitud entre los dos mencionados a pesar de todos los inconvenientes y las opresiones que ambos reciben. Y en todo momento, nuestro héroe no parece darse cuenta de que él es quien incita todos lo extraños acontecimientos que lo envuelven, de manera que eso mismo corrobora su delirio. Es hasta casi el final de la primera parte de la obra (regreso a casa) en que don Quijote empieza a darse cuenta de su poco juicio y de sus equivocaciones; alegóricamente se nos da una lección moral cuando vemos como la ama y sobrina maldicen los libros de caballería, producto mismo de su inconformidad hacia los hechos ocurridos. El hecho ilustre de esa situación, es que naturalmente, en muchas circunstancias muchos de nosotros no decidimos el desencadenamiento de las mismas. Así va terminando la primera parte de la obra; el protagonista va consumiendo su ser mediante obsesiones que reflejan su claro disparate. Y nos hace entrever que su trabajo como defensor de la justicia no ha sido ejecutado en su totalidad. Que la trascendencia de su trabajo caballeresco apenas viene cosechando los frutos de algo que promete ir tomando un grado más alto de vehemencia para cuando el lector se vea más entrometido en la lectura. Continúa la Odisea Nuestro patrimonial hidalgo se halla retenido en su casa, con el mero propósito de reposar. Pero su estatismo no habría de durar mucho, concíbase por esto que las cadenas imaginarias puestas en la voluntad de él habrían de

6

ser quebrantadas por el gran poder que su voluntad ejerce. Su fiel camarada y escudero, llega a visitarlo y a compartir con él la desquiciada idea de que ambos prosigan en sus episodios. DQ se ve obligado a dar palabras de sostén a su fiel acompañante y le habla sobre compartir males, refiérase esto citando lo que nuestro Manchego decía: “El mal que a mi me tocare, a ti te ha de doler…”. Rotundamente vemos como se va alterando el concepto que manejamos de aprecio y nos hace meditar en los nidos más profundos de nuestro espíritu, lo que en verdad es tener un amigo. Reténgase ahora el fiel lector a los testimonios dados acerca de nuestro bravo Manchego. Llegan los informes acerca de las opiniones manejadas en referencia al ya mencionado caballero: “Loco, pero gracioso; valiente, pero desgraciado; cortes pero impertinente.” Visiblemente vemos plasmados dos puntos de vista, uno ciertamente literario y otra meramente social. Es de cierta manera el reflejo de una situación ambigua; paradojas que nos instan a desarrollar nuestra manera de ver las cosas de una manera mas ideológica. Refirámonos explícitamente a la locura del Caballero de la Triste Figura con lucimiento, si tomamos en cuenta el uso que este personaje le da al concepto de la demencia. Se percibe el lado idealista de cada ser humano y el balance que el mismo debe hacer en sus concepciones idealistas, nunca olvidando la necesidad de la vida material para llevar acabo sus pretensiones. Y no tiene mucha lógica referirse al aspecto cómico de las acciones de nuestros Manchego, porque al fin y al cabo, la risa es un aspecto que se deleita, y no se analiza. Pero entre burlas y risas, las acrobacias del hidalgo estaban predestinadas desde un principio a algo más que divertir; son ensueños constantes que continúan levantando la mirada y espíritu de cada ser humano que las lea.

7

Vestigios de Preponderancias La identificación del leyente con la obra se va haciendo cada más compleja. Empezamos a ver como las utopías van adquiriendo poderío, a tal punto de que el fiel escudero se va dejando transportar por las mismas (Quijotización). El va adquiriendo una personalidad mentecata dentro del marco realista. Al tratar de buscar a Dulcinea por órdenes de su señor, él entra en un estado de estrés mental, un conflicto al tratar de identificar lo real y lo aparente. Esto conduce a Sancho a tomar acciones que bien induzcan a su amo a creer en lo que el dice [al presentar al mismo unas labradoras como Dulcinea y sus doncellas]. Y resulta seductiva la exégesis que podemos elaborar de esa escena, ¿Qué idea nos podemos hacer de la realidad mediante el ejercicio de la libertad? Por mi parte solo diré que la libertad nos da los medios para materializar nuestros deseos de llevar acabo ideas, pensamientos y todo aquello que yazga en la faz de nuestro instinto. La misma situación anterior la vemos reflejada en el protagonista, cuando este pone en cuestionamiento el “encantamiento” que se ha desatado en el derrotado caballero del Bosque, al querer corroborarse que el mismo en realidad es el Bachiller Sansón Carrasco. Mente y Espíritu Hermanados La corrección política y moral ciertamente forma parte de los pensamientos de don Quijote. Su fortaleza mental recae en su política de no temer a nada: “Que estoy con ánimos de vérmelas con el mismo Satanás en persona.” Y resulta muy cierto el hecho de que un individuo sin pánico es un individuo potente. A don Quijote no es el miedo que lo afierra, solamente un sentido aumentado de cosas. Ejemplo vivo de eso es cuando se atreve a

8

desafiar a un león. Ni siquiera el apodo de “Caballero de los Leones” describe la gran intrepidez de este héroe. El hombre por naturaleza se ve en la necesidad de inspirarse, de llenar su corazón, mente y espíritu con ideas que lo levanten delirantemente; imágenes que les den la inspiración que necesitan para levantarse, luchar, y ser conducidos a realizar acciones que dejen un legado. Don Quijote nos viene a recordar esto, el es el héroe con el cual una sociedad entera puede cobijarse. Si bien Inglaterra habla de las grandes proezas del Rey Arturo, ¡todo Hispanoamérica unida pasa de boca en boca las disparatadas hazañas de nuestro “Caballero de los Leones”! Porque bien justificado esta que de una u otra manera DQ nos manifiesta las grandezas que el poder de uno puede llegar a hacer; no hace falta más que tener la voluntad y el espíritu para llevarlo a cabo. La voluntad de tomar decisiones propias es algo elemental en la vida de cada ser humano. La elocución con la cual cada quien se expresa, amerita el precepto de asimilar las cosas de acuerdo a nuestro punto de vista, y no al de otros. Si nos contrastamos con el resto de la humanidad, resulta muy cierto que habrá diferencias en la opinión de uno con el otro. Al encontrarse el digno DQ con Basilio, este último le expone su reinante problemática: el de cómo la mujer que ama esta ahora en manos de Quiteria solo por su riqueza. Es entonces menester que el caballero transeúnte diga a Basilio que es hora de que tome una decisión sobre el asunto y claramente deja dicho el derecho que una mujer tiene para poder tomar sus decisiones y el respeto que se le debe dar a las mismas; refiérase con una cita: “La mujer no es mercadería que una vez comprada se devuelve o cambia.” [Respeto a su integridad]

9

Contemplado Basilio de que tiene que hacer alguna movida para rescatar su amor, este acude a la boda de Quiteria con su amada. Logra maniobrar un eminente engaño hacia su audiencia, y consigue lo que pretendía – volver con el amor de su vida. Y en momentos de apoyo, el caballero de la Triste Figura siempre esta para apoyar a los necesitados. Gloria se merece a aquellos que creen en una persona. DQ personifica en muchas ocasiones la benevolencia de la cual nuestra sociedad carece. Instantes Cumbres de la Evolución Hacia la situación próxima a mencionar, nos encontramos con una escena un tanto cómica e irónica, pero que claramente refleja el periodo de transición por el cual pasan los protagonistas. Don Quijote entra en un estado deleitable de locura, sus desigualadas visiones entablan una noción unánime al estado de cambio por el que esta transitando. El se adormece en la situación presentada en la cueva de Montesinos y termina por ratificarse la locura del mismo. Y como si no fuera falta, Sancho nos deleita con su lenguaje característico a base de refranes y frases: “La verdad no admite replica ni disputa.” E indudablemente que gran verdad constituye esa frase de ser empleada en contextos existentes. Al finalizar la disputa entre caballero y escudero, ya que ninguno de estos creía en lo que el otro había visto, resulta mordaz el hecho de que DQ termina por admitir que ambas historias son mentira. Esto es vivo ejemplo de que nuestro hidalgo va cambiando radicalmente [Sanchificación]. Y bien ahora, dejando a un lado las disputas, entramos ahora en el simbolismo impertinente de las guerras. Siendo este un tema de cierta manera asimilado en la obra, resulta menester destacar ese concepto desde un punto de vista tanto real como alegórico. Se desatan conversaciones entre los protagonistas y un joven (el cual va camino a una guerra). Si bien resulta que no

10

llegan a conclusiones concretas dentro de sus conversaciones, el lector puede sacar de ello ideas simbólicas a través de las frases: “Mejor soldado muerto en batalla que vivo y salvo por huida.” Simbólicamente, percibimos un patriotismo oculto en los personajes, si bien no lo reflejan en sus acciones, sus palabras exponen metafísicamente los ideales de su subconsciente, un subconsciente dormido, pero que de pronto despierta. Lo Profundo Dentro de lo Satírico En este episodio, nuestro protagonista se encuentra en una posada. Terencio, siendo un acompañante digno de DQ decide narrarle al mismo una anécdota que yace en los alrededores de la localidad en que están. La historia cuenta que estaba una vez un regidor que había perdido a su burro. E irónicamente, viene otro regidor y da testimonio de haberlo visto; ambos deciden ponerse de acuerdo en localizar al burro, con la técnica de rebuznar para dar con el mismo. Pero esto no vino sino a causar una situación confusa entre los dos, ya que ninguno daba con el paradero del animal. Al concluir, ambos encuentran al cuadrúpedo muerto. Ahora bien, apliquemos la situación anterior a nuestros entornos. En muchas ocasiones nosotros -los seres humanos- pretendemos darle un significado trascendental a una situación que se nos presenta imprevisiblemente, cuando en realidad puede llegar a ser algo muy escueto. Llegamos a tal grado de malinterpretar las cosas y tomarlas con más seriedad de la que requieren, cuando podemos aplicar nuestra lógica y darnos cuenta de que sencillamente lo que presumimos de la situación no es más que palabrerías. Y esto mismo hasta podría pretender ser una situación de arrepentimiento, ya que simplemente fue interpretada de una manera superficial y errónea. Por eso siempre debemos de pensar las cosas a fondo, interpretándolas de la manera correcta, por más emblemáticas o humildes que nos parezcan, para obviar conflictos posteriores.

11

Engaño tras Engaño Dentro de la vida cotidiana, más de alguna vez nos vemos envueltos en la pregunta de cómo ganarnos la vida; dentro de la diversidad de acciones que pasan por nuestra mente, desde actividades ilegales hasta las condiciones más humanas y humildes que alguien pueda imaginarse, solo una llevara a cabo su propósito. Y todo por el hecho fundamental por el cual continuamos viviendo día tras día: el perdurar en esta vida ardua. Y es así como surgen los farsantes y como somos victima de los mismos; de gente incrédula que busca aprovecharse de los puntos más frágiles de nuestra dignidad humana. Y así como cayeron muchos, así cae DQ en esas hipocresías, esas distracciones que no vienen a contribuir con el desarrollo intelectual de alguien, libre de condiciones. Nuestro protagonista, cuya situación apócrifa no permite desenvolverse en la realidad que volátilmente no asevera, se ve embobado por un tirítero que logra “adivinar” aspectos de la vida del mismo. Una situación que emblemáticamente refleja situaciones reales, el poderío pretendiente de las falsedades de muchos y como constantemente nos vemos en la necesidad de usar nuestra jurisdicción intelectual para parar las mismas. Es la avaricia humana por aspirar a más, el no conformismo dentro de nosotros, la búsqueda hacia limitantes de una manera más extrema y por ultimo las consecuencias que no vaticinamos de las mismas. “Que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.” Esa acotación profunda de nuestro Manchego es la que nos hace querer saber más y adentrarnos en rumbos desconocidos, en experiencias sublimes, y en conceptos que nuestra realidad no nos permite probar. Siempre hay que tener en mente, que detrás de cada loco hay algo de juicio; que detrás de cada noche hay una luz; y que detrás de cada obstáculo una esperanza.

12

“¿Qué persuasión fuera bastante para persuadirme que hay monos que adivinan como le he visto ahora con mis propios ojos?” Es esta una retórica locución de nuestro Manchego, que en la esencia de su paráfrasis nos hace cuestionar constantemente nuestro ambiente y hacernos la interrogante sobre si debemos o no atenernos a la realidad; sobre si debemos creer o no todo lo que vemos; sobre como distinguir lo ficticio de lo real, porque no necesariamente todo aquello que no sea tangible es irreal, porque los sueños reales; en fin es una serie infinita de sucesos que vienen a hacernos pensar en sobre como nosotros transformamos los hechos, y como los mismos nos transforman a nosotros. Un dado ejemplo es el de una persona en mejores condiciones mercantiles. Puede ocurrir de la nada, que lo pierda todo. Es una forma de comparación materialista con la que Sancho siempre tiene que estar afrontando. Un personaje cuyas futuras perspectivas de éxitos y riquezas lo hacen volver a la realidad en que vive, y no de aquella que tiende a formarse siendo por excelencia un ser materialista, reflejado sustancialmente en las actitudes de su ego. Espectros Sensatos Nuestra mente puede jugar con nosotros al hacer posible que miremos cosas qué no están realmente ahí. La mente es capaz de hacer que miremos manifestaciones tan reales que pueden hasta causar temor. Nosotros mismos hacemos que esto ocurra, ya que miramos lo que queremos mirar y obviar lo que queremos obviar. Este concepto se aplica en la realidad, pero a nuestro héroe le ocurre ya que además de haber perdido el juicio, su imaginación es tan alta que hace que las cosas ocurran y se reflejen en su realidad tal y como el quiere que suceda.

13

Don Quijote se encuentra nuevamente en una aventura con su acompañante y escudero Sancho Panza. Ellos miran un barco y deciden aventurar en el para ‘salvar’ a un escudero. Dejan a sus dos bestias amarradas y vemos al escudero llorar al ver este acontecimiento. A veces es menester dejar las cosas materiales a un lado para sacrificar otras, pero siempre tomando en cuenta lo que se va a sacrificar, dependiendo del valor que se tenga en relación con lo que se va a perder. No siempre hay que depender de las cosas materiales, hay que recordar que el mayor riesgo en no arriesgarse. Y continuando esta odisea, el Manchego logra ver una fortaleza con molinos y con prisioneros dentro del mismo. Una tragedia ocurre, el barco se estrella contra los molinos pero afortunadamente fueron salvados por los molineros. Los pescadores piden pago de su barco destruido. Figurativamente, esto se emplea en contextos presentes, ya que estamos sujetos y relacionados con personas de todo tipo en nuestras vidas. Y si bien es cierto, nosotros vivimos en un mundo donde se trabaja para conseguir lo deseado y esto se refleja en comparación con los pescadores, pero como ya antes mencionado, vivimos con toda clase de personas. Existe gente que pide su recompensa por hacer algo que no fue hecho con gran énfasis o pueden hasta echarles la culpa a desconocidos si algún daño fue ocasionado. Esto último se asimila con la obra literaria. Cervantes ofrece una espiritualidad de expresión, una vida, de palabras y acción, sobre los tipos miserables y los más humildes rincones. Una Mirada Hacia lo Pretendido Al momento de llegar de a la fortaleza, Don Quijote es recibido de manera relativamente hipócrita, ya que los duques del castillo anteriormente han leído acerca de él y deciden seguirle su humor. Por primera vez nuestro protagonista fue tratado como un verdadero caballero. “A quien buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija.” Esta es otra de las acotaciones alucinantes de Sancho Panza.

14

Cuando una persona hace bien cierto trabajo y de verdad le puso esmero a lo verdaderamente deseado, uno puede disfrutar del fruto del empeño y resultado obtenido. La sombra del árbol solamente va a ser disfrutada por aquel individuo que verdaderamente se propuso hacer lo que de evidentemente quería lograr. No siendo el mas lento ni el mas rápido, pero si el mas perspicaz. Y fué cuando Sancho llega a tomar un rol más protagónico del que el escritor en un principio le había encomendado. Como los duques ya sabían acerca de la locura que don Quijote padecía, no dudaron en burlarse de él. A nuestro Manchego le fue dicho que era costumbre en ese lugar lavar barbas. Emblemáticamente muchas personas hoy en día trabajan de forma muy mecánica. ¿A que me refiero con lo mencionado? Que lo que se dice se va a hacer sin repercusiones. Una persona tiene que pensarlo dos y más veces, ponerse en la situación de otros, ya que si van contra el criterio de las personas, no se va a hacer el trabajo con el gusto que se debería hacer. Pero no fue solamente esa vez que los duques trataron de aprovecharse de la perdida de juicio que nuestro protagonista tiene. Le fue dicho al dúo de invitados información acerca de la ‘Condesa de Trifaldi’- en el cual las doncellas están bajo un encantamiento que tienen barba y solamente DQ y Sancho las pueden librar del hechizo. Los vendan y los montan en un caballo de madera que imaginariamente volaba para luchar contra el gigante que tenia bajo su mando el encantamiento. Finalmente lo derrotan y las doncellas vuelven a ser tal y como eran antes. En nuestra vida diaria, ¿Cuántas veces no hemos oído “la justicia es ciega?” Así es, la justicia es ciega, sorda, muda, atada de manos e inclusive discrecional. Debería ser igual para todos. Sin distinguir raza, sexo, ni religión. ¿Pero será este el caso de nuestro héroe? Si nos ponemos a pensar con razonamiento lógico y reflejando lo que dice la obra con la realidad, en la vida

15

hay demasiada injusticia. No es justo lo que le hicieron a don Quijote pero no hay nada que hacer para ello. Simple y sencillamente tenemos que vivir la dura realidad. Después de todo lo acontecido, nuestro camarada escudero es llamado por el duque. Lo que va a suceder a continuación es lo que el escudero más anhelaba. El duque le dió la atribución sobre la gobernación de la Isla de Barataria. Este fué el gran anhelo que siempre estuvo esperando y que en definitiva fue logrado. Antes de despedir a SP, don Quijote le dio sabios consejos. Le dijo que tenia que temerle a Dios, poner ojo en quien era el, ser humilde, no despreciar a las visitas, descubrir la verdad, y apartar asuntos personales en juicio (se refiere a su propia alma). Todos nosotros tenemos sueños que algún día queremos que se hagan realidad. Tratamos y buscamos la manera de encontrarlos y hasta que finalmente alcanzamos nuestra meta. Ya somos felices con lo deseado y obtuvimos lo que de verdad deseábamos. Ahora la pregunta que todos debemos formularnos es: ¿Y ahora que? Siempre hay que pensar las consecuencias de lo que puede ocurrir después. Y esto fue exactamente lo mismo que le sucedió a Sancho. Sancho se sentía orgulloso de estar gobernando su propia isla, pero lo que no sabía es que le volverán a jugar más bromas pesadas. Le dijeron que enemigos habían entrado en la isla. Este se desmaya de la desesperación y se ve entablado. Cuando despierta, la victoria tomó lugar y el gobernador no se puedo explicar como ocurrió la misma. “Me subí sobre las torres de la ambición y de la soberbia”. Estas son palabras de arrepentimiento de Sancho Panza. Por andar teniendo una actitud tan materialista y no pensar bien en las consecuencias, el resultado se refleja

16

bien en nuestro personaje. Llegar a una cumbre de ambición y de individualismo siempre va a llegar a ser problema en tiempos futuros. Finalmente, se marchó el quien una vez fue gobernador, dejando a todos los que lo trataron admirados, así de sus razones como de su determinación insensata. Se dió cuenta que no realizo ni iba a realizar un buen papel como gobernador. Hay cosas para las que no estamos hechos… Un Eminente Héroe Sancho regresa con don Quijote. De vuelta en su camino se enfrentan con el Caballero de la Blanca Luna. Hacen un trato, quien gane la pelea, va a decidir que hacer con el otro. Al finalizar la pelea, el Caballero de la Blanca Luna decidió que hacer con su oponente y le ordenó que tenia que regresar un año a su casa. “Las cosas humanas no son eternas”. Fue una exclamación que hizo el Caballero de los Leones, yendo siempre en declinación de sus principios hasta llegar a su último fin, especialmente las vidas de los hombres, y como la de don Quijote no tuviese privilegio del cielo para detener el curso de la suya, llegó su fin y acabamiento cuando él menos lo pensaba. Él ya se miraba vencido por la melancolía o por el mismo destino. Una gran calentura lo tuvo seis días en cama. Fue en este momento que Don Quijote aceptaba su locura y vuelve a su juicio, volvía a ser Alonso Quijano. Este personaje que empezó como un locodemente pero terminó como un héroe ha sido una fuente de inspiración para todos sus amigos, empezando por su fiel escudero SP que lo acompañó en sus chifladuras. Observemos en nuestros entornos como una persona puede llegar a relacionarse con otra que tenga o no tenga afines parecidos o iguales ya que todos tenemos la capacidad de persuadir, así como lo hicieron los protagonistas

17

recíprocamente. Podemos llegar a tener los mismos rasgos de personalidad de nuestro querido acompañante por medio de la influencia. Esto no solo se aplica en la realidad, sino que también se aplica en la obra, cuando Sancho toma los rasgo del Quijote (Quijotizacion) y don Quijote los de Sancho (Sanchificación). Entrevemos como uno siendo un tanto opuesto del otro se hace necesario para su propia subsistencia. En las Cumbres de la Gloria Y el fin llega… la muerte inesperada y melancólica del más grande representante heroico de una literatura influyente en todos los aspectos de la vida humana. El Bachiller Sansón Carrasco es el símbolo por excelencia del comienzo del fin de Don Quijote. Ha establecido las bases de su enaltecimiento, así como la de su caída. Un desplome que si bien es trágico, es necesario para traernos de vuelta a los entornos que cada día enfrentamos y que sin duda alguna, tenemos que enfrentar. Porque por unos instantes resulta abrumador escaparse de la vida cruel y efímera que nos es otorgada. Oscilamos entre nuestras emociones como una defensa de los soñadores, bandera de desertores cuando faltan las palabras. Miguel de Cervantes fue muy pretendiente al escribir esta pieza majestuosa de la literatura universal. Su visión sintética y confusa nos ha alentado a que nuestra imaginación siga jugando con los preceptos de lo que aquello que creemos es real. Ha creado un hormiguero pintoresco y rico en siluetas y escorzos de figuras y realidades. Cervantes ofrece una espiritualidad de expresión, una vida, de palabras y acción, sobre los tipos miserables y los más humildes rincones sobre la faz de la tierra.

18

Y así muere Don Quijote, con gloria entre cuantos han leído de sus hazañas y han seguido de cerca sus ideales justicieros por un mundo mejor. Acaba su vida, pero nace su inmortalidad. Nuestro justiciero siempre fue fiel a sus compromisos equitativos, nunca se dió por vencido. Demostró que un hombre libre pudo combatir contra los más grandes obstáculos presentados ante él. Y que antes que su batalla terminara, logró dejar en el mundo un legado inmortal. Nuestro héroe, que viva por los siglos de los siglos. Alguien merecedor de todos los honores dignos de un caballero. Pero más que un alguien, fue un humano, uno que estuvo dispuesto a sacrificar su integridad, que estuvo dispuesto a entretenernos con sus estupideces y darnos un mensaje enriquecedor de la moral que debe siempre perdurar en el alma de todos; todo con el fin de emancipar a la humanidad entera de las imposibilidades de lograr algo, de darnos a entender que los sueños pueden ser transformados a algo tangible. Somos todos autores de nuestra vida. Escribimos con lápiz y se nos hace difícil borrar nuestros errores, nuestras penas, discordias, vergüenzas… Y lo importante es aprender de todo lo acontecido. De darnos cuenta, que con cada episodio cerrado de nuestras vidas, estamos a las puertas de nuevas aventuras y enseñanzas; a las puertas de un futuro que desde ya podemos ir moldeando a nuestra manera. El caballero derrotado yace en los rincones más inconcebibles de nuestra imaginación. Su alma y espíritu perecen con las almas más frívolas de nuestra existencia. Emociones oscilan entre los lectores, concebimos la trascendencia del frenesí del una vez llamado “Caballero de los Leones.” Don Quijote nunca solicitó nada al mundo, ni fama, ni riqueza, ni monumentos, ni poemas… ni siquiera en horas de desaliento pedía ayuda. Él

19

sólo nos hacia el llamado a que lucháramos por nuestros idearios. Su deseo era simple, el de ser recordado como un caballero, como un héroe, como una imagen digna y victoriosa. Existe un sinnúmero de interpretaciones sobre la obra, pero ¿En cuál de todas podremos percatar las verdades de la misma? Y es allí donde entra el rol protagónico del leyente. Somos nosotros quien damos vida a los personajes, recae en nosotros la labor de interpretar las realidades y falsedades de la novela. Nos damos cuenta que el papel de don Quijote no fue un heroísmo patético como en un principio se profesaba. Lo vemos ahora como símbolo máximo de la filantropía humana y como sus valerosas peripecias sirven de espejo para reflejar la maldad del mundo. Una historia conmovedora… una historia de risa…La verdad es que son ambos aspectos los que disfrutamos en toda la obra. Pero es la libertad el concepto que llegamos a explorar. Puedes vivir loco y morir cuerdo… simplemente el fin justifica los medios. Como experiencia humana, el leer es un acto de culturización. Es la acción para prepararnos mentalmente y físicamente para las situaciones futuras que nos plantee la vida misma. La lectura nos permite crear criterios originales hacia un determinado tema o hacia determinada problemática. Dentro de esta esplendorosa obra, constantemente se nos incita a elaborar criterios propios sobre lo que leemos y he allí el esplendor por el que es reconocida la misma. Decimos gracias, no solo a Cervantes por presentarnos tan original obra, sino también a aquellos caballeros que sirvieron de inspiración para la misma; a todas aquellas voces que nunca pudieron ser escuchadas que son representadas en la rica variedad de personajes de la novela. Recordemos siempre la necesidad de soñar y de enseñar los valores morales de los cuales tanto ocupa nuestra sociedad.

20

Son las circunstancias heterogéneas por las que paso Don Quijote las que nos permiten ver la magnificencia de la vida: situaciones de tristeza, felicidad, amor, amargura, venganza, injusticia, confusión, etc. Incidentes que de una u otra manera dejan una marca en nuestra manera de pensar. Ocurrencias que nos incitan a seguir peleando por lo que nosotros creemos es correcto, a ser luchadores sin abstención a cualquier obstáculo presentado. Como bien decía el propio Cervantes: ““Más hermoso parece el soldado muerto en la batalla que sano en la huida." Fortaleza y valentía serán por siempre los factores por los que un héroe se hará valer. Son ya más de 400 años de legado los que en nosotros ha dejado plasmado el dramaturgo Saavedra. Una victoria no solo para él como literato, sino para nosotros, los encargados de continuar pasando su herencia. Concluyo esta sección con una frase del creador de un héroe, y una figura destacada en su propio sentido: “Cada cual se fabrica su destino; no tiene aquí fortuna alguna parte. El hombre es el único responsable de sus actos.” – Miguel de Cervantes Una Filosofía Idiosincrática Días después de concluir esta obra maestra, se me acercó un compañero a preguntar como murió Don Alonso Quijano. No me quedó alternativa ninguna mas que meditar puntualmente y fue como si las a palabras tomaron forma propia en mis labios: “No te diré como murió. Mas si te diré como vivió.” Mi compañero quedó un tanto asombrado por la respuesta, es precisamente eso en donde recae la belleza de leer esta obra maestra.

21

De una u otra manera el universo es formado y gobernado por nuestras mentes. Por tanto la creencia de la existencia material es meramente un estado mental y los objetos por si mismos son fabricaciones de nuestra mente. Cervantes supo bien explorar los límites de lo real y lo irreal. Al final no queda más que aplaudirle por los contrastes que deja que nuestra propia mente formule sobre lo existente y lo no existente.

22

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->