Ciudadanía global

:
La promesa multicultural de la globalización desde la ciudadanía.
Omar Eduardo Camacho Madrigal

U

na de las características que ha adoptado el mundo en cuanto a sus particularidades como Estado-nación ha sido la democracia como la vía

posible hacia la emancipación política. Como se mencionó en el capítulo anterior, la globalización y la inercia económica (en especial la norteamericana) han tratado a la democracia como un bien cultural que debe permear todas las culturas del mundo. Frente a las nuevas amenazas de izquierda en Latinoamérica, el gobierno estadounidense ha continuado su discurso de libertad como la misión última de la humanidad y por supuesto que la democracia ha sido la base de su argumentación. Con anterioridad se planteó que México probablemente entró tarde a la democracia ya que el poder había migrado hacia las trasnacionales, sin embargo, el Estado no lo ha perdido del todo y tiene aún mucha ingerencia sobre el futuro de su país. Lo interesante ahora es comprender las nuevas dinámicas que se estructuran a la par de la globalización y dentro de las posibilidades del Estado ante las nuevas geografías del poder (Sassen: 2002). La democracia viene de la palabra demos que es pueblo y kratos que es poder en griego. Así como su etimología, su concepción parte desde la cultura antigua griega, quienes desarrollaron un sistema político en el cual los ciudadanos griegos elegían el futuro de su pueblo. Desde esta perspectiva, hoy en día la democracia lleva un sistema más o menos similar. Obviamente miles de años han transformado su concepto, sin embargo, la simple definición que acabamos de enunciar es suficiente para abordar el tema, ya que la ciudadanía es necesaria para acceder a la democracia. Entonces es importante entender lo que es la ciudadanía y desde el marco de la globalización, entender lo que es la ciudadanía global. Por supuesto que el primer paso es definir lo que es el Estado-nación y lo que esto comprende, para después migrar el concepto a lo global. Será

1

que un Estado-nación alberga. su soberanía nos sumerge en el tema de ciudadanía y finalmente nos lleva a preguntarnos acerca de la ciudadanía global. El neoliberalismo nos llevó a la democracia (ya tratado en el capítulo anterior). neoliberalismo más democracia nos llevaría a preguntarnos sobre la soberanía del Estado-nación. en primera instancia. la identidad nacional se refiere a la manera en la que una nación se comprende a sí misma desde su espacio territorial. Según Baumann. la identidad de la nacionalidad parte de la aceptación de distintas etnias y religiones que comparten un territorio y por ende comparten historia. Esta identidad es sostenida por excelencia desde el Estado y precisamente por eso nos referimos al gobierno no solamente como Estado.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA necesario hablar también de la multiculturalidad para abordar las identidades múltiples que un Estado abraza. En primer lugar. el enigma multicultural plantea tres identidades primordiales y exclusivas entre ellas: la nacional. símbolos y cultura. ya que nación implica la identidad nacional. lengua. sino como Estado-nación. de lengua y de cultura que le permiten a una persona reconocer que pertenece a cierto grupo social e identificarse con él” (Warnier: 2002). El papel del Estado-nación en el tema de la globalización El Estado-nación y el enigma multicultural. es decir. la étnica y la religiosa (2001). y posteriormente nos ofrece un panorama de las nuevas identidades que la migración global ha provocado. la pregunta central de este capítulo: ¿es posible la ciudadanía global desde la perspectiva del Estado-nación México? Todo este tema estaría englobado necesariamente desde el enigma multicultural. El enigma multicultural como vía de acceso a la ciudadanía global es un camino interesante ya que nos permite de entrada comprender las identidades. 2 . 1. La identidad comprendida como “el conjunto de los repertorios de acción.

esta identidad se ha modificado abismalmente a partir de la mundialización de la cultura. Ésta identidad es interesante ya que en diversos países sigue siendo la misma que la identidad nacional. De esta manera un Estado-nación hace frente a la diversidad religiosa 3 . a finales del siglo XX la industria ha desarrollado exponencialmente su tecnología. lo que ha afectado las culturas locales de manera notoria. la cual se basa en la tradición como punto central de identidad. quienes exigían la autonomía al no sentir la identidad nacional. sin embargo. sin aceptar la alteridad religiosa. Siempre ha existido esta “invasión” de la tecnología a la cultura. la tecnología siempre ha transformado a la cultura. ya que “las fronteras culturales siempre han sido más o menos permeables y que los objetos culturales pueden transmitir creencias culturales y al mismo tiempo permanecer indeterminados” (Menser y Aronowitz: 1998). la última esquina del triángulo multicultural es la religión. Sin embargo. sino sobreponer la identidad étnica. Finalmente. Ésta se construye a partir de la tribu o de la familia. El centro del triángulo es la cultura. Éste se nutre de los orígenes genéticos y de las raíces a las que pertenecen. punto separado en la modernidad del Estado-nación. las transforma y a veces las destruye […] las culturas antiguas se transmiten a través de la tradición. quien transforma y mueve sus tres vértices. el unificar los distintos Méxicos que existen e impulsarlos hacia un mismo camino. Tal es el ejemplo en México de los Zapatistas. ya que “la industria invade las culturas de la tradición. Esta identidad le ha ocasionado serios conflictos al Estado al momento de unificar a la nación. De este significado de pertenencia es de donde se desprende la ciudadanía. La nacionalidad es tan sólo un vértice del triángulo de la multiculturalidad.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA Esta identidad promovida y preservada (aunque en realidad transformada) por el Estado viene a ser una de las tareas primordiales de su gestión. quien en forma comunitaria desarrollan un mecanismo de preservación cultural que pretende (más jamás lo logra) perpetuar “pura” a la etnia. tema que posteriormente se tocará. ya que la etnicidad es otro. es decir. Existen distintos tipos de etnicidad como la mestiza o la indígena. mientras que la cultura industrial está destinada a la innovación” (Warnier: 2002).

en lo absoluto la educación se mantiene laica ni las decisiones gubernamentales. sino encajar conceptos del enigma multicultural a la cotidianidad de nuestro país. La religión parece aún estar muy ligada al Estado. basa en gran manera su identidad nacional en la religiosa. Por ejemplo. la multiculturalidad es vista como una vía moderna de globalización. idea contenida en el repertorio cultural del yo con que está famliarizada la mayor parte de la gente que vive en el mundo occidental moderno” (Barker: 2003) por lo tanto el enigma 4 . fija y universal poseída por una persona. Baumann afirma que “para conseguir un futuro multicultural. la religión sigue siendo un filtro del gobierno. la situación mundial nos recuerda que esta multiculturalidad es contraria por el momento a la política internacional. Con esto no se pretende establecer dicotomías de bondad y maldad en la política mexicana. mientras que el PRD y el Partido Alternativa Social y Demócrata desde la multiculturalidad. debemos contratar al Estado viéndolo sólo como un escenario neutral” (2002) por lo tanto desde la perspectiva de la multiculturalidad. Estados Unidos (país considerado moderno. Desde esta perspectiva. en México la realidad es distinta (y más adelante veremos que la global también). Donde un católico convive con un judío y un indio siux con un francés protestante. la ciudadanía global y la civilización en su máxima expresión. Sin embargo. donde los diputados del PAN peleaban en contra del aborto desde la perspectiva religiosa. Sus presidentes actúan más como predicadores que como políticos en sus discursos que además siempre van acompañados del ya clásico “God bless América and God bless you” (Dios bendiga Norteamérica y que Dios los bendiga). En primer lugar. Éstas siguen siendo diversas y movibles. Éste conflicto se deja ver en las últimas discusiones legislativas.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA y étnica como un proyecto de superetnicidad en el que el Estado-nación abraza la diversidad como forma de gobierno. México está lejos de alcanzarlo. ya que “la teoría cultural ha perturbado la idea de una identidad estable. sin embargo eso no significa que las identidades se han mantenido intactas. es decir. civilizado y global). Tal es el caso que su constitución está formulada desde conceptos Bíblicos y sus billetes se imprimen con la leyenda “In God We Trust” (En Dios confiamos). Sin embargo.

según muchos expertos. lo que le ofrece la “monopolización de la fuerza física” para alcanzarlo. sin embargo. Esta acefalidad vuelve inútil los esfuerzos del Estado.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA multicultural nos ofrece no solo una diversidad de culturas en un mismo territorio. el proceso de globalización. y que. como se ha mencionado. ya que comparten un centro que es la cultura. Lo que demuestra la lucha por la identidad nacional jugando a la par de la identidad étnica. Como se mencionaba con anterioridad. pone mayormente en riesgo el poder del Estado frente al poder que están adquiriendo las trasnacionales. la multiculturalidad pone en riesgo el proyecto del Estado-nación en la medida en que no se puede mantener neutral al representar una identidad religiosa o étnica. el Estado ha visto afectada su lucha por la construcción y el mantenimiento de la identidad nacional. nadie es responsable” (Mattelart: 2002) lo que nos lleva a una carencia de ideología y de identidad. ya que la sociedad post-industrial nos lleva a un comercio multimediado donde el proceso se complejiza. Fuera de la esfera política. la identidad étnica y religiosa sigue tomando parte en la identidad nacional. En lo referente a la identidad nacional. también al Estado se le está disminuyendo desde las nuevas tecnologías. En este caso. ya que la 5 . por tanto. Tal es el caso de la golpiza que la policía de Los Ángeles le propinó a manifestantes inmigrantes el 1 de mayo. sino también una diversidad de identidades en un solo individuo. norteamericanos quienes en forma de entretenimiento matan inmigrantes en la frontera con México. La hegemonía del Estado frente a la sociedad de la información El Estado en cierta medida es una fuerza hegemónica que mantiene el sentido de nación de manera arbitraria. ya que esta nos lleva a la ciudadanía. nos interesaría abordar tan sólo la identidad nacional. Sin embargo. ya que “las infinitas mediaciones convocan tal abanico de actores que el tecnosistema mundial ha alcanzado tal nivel de complejidad que resulta acéfalo. el Estado-nación es el legitimado a establecerla. Frente a la globlalización y a los escenarios post-industriales provocados por la sociedad de la información. como es el caso de los “minuteman”.

Si el Estado ya no tiene cabida en estos nuevos flujos. mientras que la post-industrialización implica descontrol y desterritorialización. Sin embargo. Es aquí donde la soberanía se pone en duda y donde el Estado-nación podría estar en riesgo. no obstante existan siempre fuerzas empeñadas en la búsqueda de tal fin” (2002) lo que nos indica que el problema no es la globalización. sino más bien desde “la posición competitiva que las diversas tareas o trabajos realizados ocupan dentro de la economía global” (Levine: 2002). esta afección no es inherente a la globalización. La sociedad de la información ha llevado a que “espacio y tiempo. etc. ya que cualquier decisión que se tome desde lo internacional. sino la competitividad global. pero sí está llevando a “la estadounización de la política y de la cultura” (Stiglitz: 2006). no se debe de comprender desde la lógica de los bienes y los servicios.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA industrialización implica impuestos. el neoliberalismo desplaza paulatinamente al Estado de las actividades económicas. que se opone al espacio de los lugares” (Arizpe y Alonso: 2002). por momentos parece difusa. cada vez tiene menor ingerencia en la macroeconomía y se convierte tan sólo en facilitador del flujo comercial. control. Los medios de producción ya no son la medida de la economía. El espacio de flujos es una nueva lógica especial. afecta invariablemente lo nacional. 6 . han sido transformadas bajo la tecnología de la información. sino la manera en la que se enfrenta. categorías fundamentales de la vida humana. entonces quién. aranceles. esfera inabarcable por el Estado. lo que para algunos ha sido un problema de soberanía. La soberanía y el comercio global. ya que la línea que divide las decisiones nacionales y las internacionales. Parte de la identidad nacional y de la razón del Estado-nación se concentra en la territorialidad. Las grandes decisiones políticas cada vez están más sujetas al orden mundial. Ya lo afirma Octavio Ianni cuando habla de que “la globalización no es jamás un proceso histórico-social de homogeneización. Como se comentó en el capítulo anterior y se ha reiterado en el presente. Por lo tanto.

En primer lugar. Es importante mencionar que la dependencia de los mercados financieros internacionales no es precisamente un fenómeno de la globalización del todo. el Estado se ha establecido como el velador de la identidad. genera una pérdida de control (Kymlicka:2003). Como se mencionaba. sino desde su propia nacionalidad. Al debilitarse la soberanía de un Estadonación. sino desde el nacional. no argumentan desde el demos europeo.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA Desde el punto de vista multicultural. Sin embargo. la soberanía es necesaria para construir la identidad nacional. por ejemplo. El argumento de la perdida de soberanía del Estado parecería ser el triste futuro de nuestro país. aunado a las políticas neoliberales de descentralización de las decisiones. Borja y Castells aseguran que el contexto territorial de lo local es todavía muy importante en las estrategias de gestión de lo global. ni la ciudadanía nacional ni la soberanía están en riesgo al entrar a la globalización. la ciudadanía se pone en riesgo al encontrar huecos identitarios en la construcción del proyecto nación. En los escenarios internacionales. las decisiones no se toman desde el imaginario global. es decir. México no discute en los foros latinoamericanos como latinoamericano. lo que no significa precisamente la pérdida de soberanía. En este marco. ya que las facilidades o dificultades que un Estado le ofrezca a la inversión extranjera determinan en gran medida la generación de competitividad. ya que en realidad la soberanía no se ha puesto en riesgo. (2000). Tal es el caso de la Secretaría de Gobernación quien vigila los medios de comunicación para que hagan el uso correcto de los símbolos patrios. las políticas macroeconómicas están fuera de control en México. sino directamente en repercusión de su Estado (Kymlicka: 2003). sino la pérdida de control sobre algunos aspectos de la esfera política. De la misma manera. no es del todo correcto. sino como mexicano. porque sigue muy arraigado el sentido de ser mexicano y todo lo que culturalmente esto implica y además 7 . Es en parte una consecuencia del endeudamiento internacional que existe. ya que al tener grandes deudas con el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional. los Estados europeos al entrar en discusiones en cuanto a la Unión Europea. Alemania no discute la reglamentación de la UE para mejorar las condición de dicha unión.

Es el sentirse mexicano. 8 . la ciudadanía nacional y la identidad que esto comprende. Es parte de la identidad nacional envuelta en el enigma multicultural. generado en medio del derecho”(2001). Implica la aceptación de mi territorio y de la identificación a partir de él. el siguiente paso es abordar la ciudadanía para comprender si en realidad en México hay ciudadanos globales. Lejos de reflexiones filosóficas que no le corresponden a este trabajo. Habermas afirma que “lo que une a los miembros de una sociedad que viene en principio definida por el pluralismo social. Por lo tanto. 2. de ahí que el neoliberalismo no sea liberalismo. La Ciudadanía nacional y global en un contexto multicultural. está lejos de desaparecer. Estado-nación y soberanía. Entonces. Quien genera este “medio republicano artificial” invariablemente este el Estado y su aparato burocrático. el Estado-nación le provee de elementos identificadores al sujeto para construir su propia mismidad. sino una nueva manera de mercado libre. Una vez aclarados los puntos de multiculturalidad.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA porque la inversión extranjera no puede entrar arbitrariamente a nuestro país. Esta necesidad de pertenencia es inherente a la necesidad de construir un yo complejo. para entrar. La ciudadanía implica el sentido de pertenencia a una nación. sino requiere del aparato burocrático del Estado-nación. cultural […] no puede consistir en otra cosa que en principios abstractos y en procedimientos abstractos de un medio republicano artificial. la nacionalidad vivida desde la ciudadanía comprende distintas concepciones. ya que la ciudadanía implica no sólo la titularidad de derechos. es decir. Construcción de la ciudadanía. sino también la participación y el compromiso en el destino social (Bojórquez: 2002).

Las tres definiciones y cualquier otra relacionada con la ciudadanía resulta inseparable del concepto de Estado-nación. La ciudadanía liberal tiene un sentido más individualista en el que el sujeto asume sus derechos. republicano y democrático. también entran en juego las ONGs y las organizaciones como la ONU. la liberal y la comunitarista. nos sirven para comprender los alcances de ciudadanía. Es libre de participar o no en la vida política de su país. La ciudadanía comunitaria sobrepone los derechos comunitarios sobre los individuales. Estas tres definiciones de ciudadanía carecen de volumen e invitan a un “deber ser” del ciudadano. la ciudadanía viene directamente de la pertenencia a un Estado liberal. Entonces. es decir. Tres conceptos “globalizados” en el sentido de una visión universal como meta política. La ciudadanía republicana implica el participar activamente en la democracia representativa. de ahí la insistencia en reforzar su definición.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA La ciudadanía es construida desde tres distinciones: la republicana. quienes luchan por esos “derechos universales”. Hasta el momento parecería que la ciudadanía global es posible y sobre todo en México. Ciudadano global La ciudadanía global comprende los mismos conceptos llevados a la esfera mundial. El alcanzarlos y el sentirse parte de ellos implicaría una ciudadanía global. sin embargo. La ciudadanía global habla indudablemente no sólo de la sociedad de la información y de los escenarios post-industriales. en buscar solucionar problemas de desigualdad social y participar activamente en la política. Lucha por la igualdad social. Reconoce su libertad y respeta la diversidad que la nacionalidad implica. país afiliado políticamente a la democracia cosmopolita que 9 . la libertad. Es decir. ya que desde mi punto de vista son un poco limitadas. entre otros. el enunciarlos no significa el aceptarlos como definición completa de la ciudadanía. promueve relaciones de amistad y de amor y participa en actividades de voluntariado. el sentirse parte de las bondades del derecho internacional. como la igualdad.

el uso que se le da al Internet. sino en el mundo. ya que el comercio global de las industrias culturales han permitido que sus bienes lleguen de manera directa a un gran número de población (Arizpe y Alonso: 2001). no homogeinizia. es decir. es decir. sin embargo.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA acepta los valores universales de los derechos humanos. Entonces. ¿somos ciudadanos globales sólo cuando estamos en Internet o siempre? Parecería una pregunta tonta. Claro que esto implica que cada sociedad y cada sujeto negocie el contenido simbólico con su propia ciudadanía y desde sus distintas identidades (Thompson: 1998). parece que en el fondo dicha identidad es inexistente no sólo en México. La ubicuidad de la información por medio de las redes globales de comunicación ha permitido que los insumos culturales que portan nos lleguen de manera inmediata. En ese sentido la tarea de muchos mexicanos por ser ciudadanos globales es fácil. implica el habitar el ciberespacio. El Internet es el medio por excelencia que ejemplifica la ubicuidad de la información y por supuesto que sus características de sociedad de la información como la exuberancia. no basta con ser usuario de Internet. 1 INEGI. ya que han sido alguna vez usuarios de Internet y aproximadamente 12 millones lo son semanalmente. velocidad. Al parecer sólo algunos pocos mexicanos podrían considerarse (hasta el momento) como ciudadanos globales. si el acceso al Internet nos permite ser “globalizados” y ser ciudadanos globales. existe un elemento que pone en duda la ciudadanía global. entre otras (Trejo: 2006) lo convierte en el medio que representa esta era de servicios llamada por Mattelart los escenarios post-industriales. alrededor de 19 millones1 de mexicanos son ciudadanos globales. 10 . El tener la ciudadanía global implica también el tener acceso a los bienes culturales globales. dato cualitativo que el INEGI no ha tomado en cuenta. interactividad. Entonces. irradiación. sin embargo. desde comer una hamburguesa en McDonalds hasta ver MTV. la ciudadanía como cantera de identidad. la omnipresencia. Se podría decir que aquellos quienes tienen acceso a dichos derechos se podrían anexar a la ciudadanía global.

Como se abordó anteriormente. ya que esta requiere. el Estado-nación juega un papel trascendental en la acepción a la ciudadanía. Entonces la identidad global será posible.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA No hay ciudadanos globales. no existe un centro en las nuevas dinámicas de la globalización. la post-industrialización es acéfala. Un punto primordial de la ciudadanía es el espacio territorial y como hemos revisado. En ese sentido. Esta ciudadanía necesitaría de una territorialidad (aunque fuera virtual). al menos en este momento. por lo tanto no cuenta con un Gobierno Global que controle sus actividades. ya que siguen existiendo naciones e identidades nacionales. El Globo como territorio es imposible. La pertenencia requiere de un centro. el Estado-nación siempre velará por su país antes que por la globalidad. desde la definición de Warrier citada con anterioridad. lo que nos dice que la identidad global es inexistente. Antes y después de ese momento – muy próximo – todo será distinto. De ahí precisamente el sentido de abordar la soberanía de cada Estado. sólo sería posible esta identidad desde el ciberespacio (Camacho: 2007). De manera similar como lo menciona García Canclini. de 11 . La democracia como forma de gobierno impide que la ciudadanía nacional migre hacia la global e incluso como una nueva identidad. Como ya citaba Mattelart. El mundo carece de espacialidad (por contradictorio que parezca). estamos hablando de una ciudadanía global imaginada. entonces la ciudadanía global sería posible. El enigma multicultural que Baumann trabaja. de pertenencia. Si existiera un gobierno global que le hubiera quitado el poder al Estado. nos indica que la identidad nacional tiene su base en la territorialidad. Un mundo que ya anuncia Piscitelli de manera controversial: Un día cercano cruzaremos una compuerta evolutiva que dividirá la historia en dos. Sin embargo. donde el ciberciudadano realmente habite un espacio líquido que le agregue nuevos conceptos de su mismidad. La ciudadanía global es una ilusión que ha provocado el devenir deslumbrante del siglo XXI.

(2002) Entonces ya podrá anexarse una nueva identidad al complejo juego el enigma multicultural y la ciudadanía global será posible. sin embargo. más bien como parte de este proceso global que nos arrastra cada vez más a la información y a la desterritorialización. mientras que Stiglitz invita a un regreso económico al Estado. 3. y agregando una nueva civilidad e identidad al enigma multicultural. es decir. la discusión de 12 . nos ha llevado a relativizar el uso del término y confundimos la herramienta con el fin mismo. Tal vez como un anhelo de la globalización es correcto el aspirar a una ciudadanía global. Es interesante el bajar de la globalización imaginada a la cotidianidad en nuestro país. sino también de una identidad global. no están precisamente peleadas. aunque estos no eran conscientes (¿habremos de ser nosotros?) de pertenecer a un nuevo reino. ya no hablaríamos solo de nacionalidad. encuentro una nueva tesis que es la ciudadanía global como una promesa aún imposible. Ambas propuestas nos hablan de perspectivas y prospectivas de la globalización. No como una visión de dominación del mundo. etnicidad y religión. Por una parte Piscitelli nos anuncia la cercanía de un cambio irreversible en el mundo. sin embargo. En ese sentido. sin embargo. Conclusión.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA un modo quizá nunca visto en la historia evolutiva. En lo personal creo que nos estamos acercando a dicha identidad. El globalizar las reflexiones académicas del campo. Considero interesante el proceso de buscar una ciudadanía global en un contexto local ya que de inicio mi hipótesis era que sí era posible esta identidad. todavía falta tiempo para que el Estado-nación se convierta en un Estado-mundo. hemos encontrado términos incorrectos para abordar el fenómeno. En nuestra afán por “globalizarnos”. salvo cuando aparecieron los primero seres vivientes. después de un análisis un poco más profundo.

13 .CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA este fenómeno se debe centrar más bien en cómo enfrentarlo más que en seguir sofisticando su teorización.

MATTELART. Televisión. perspectiva latinoamericana. en Cultura. comercio y globalización”. “Los avatares de las políticas públicas” y “La sociedad global de la información: un envite político” en Historia de la sociedad de la información. KYMLICKA. México. 2007.inegi. BAUMANN. Manuel. Taurus Editorial. globalización e identidades culturales. 2001. BARKER. BORJA. MENSER. CISAN/UNAM. Local y Global. BOJÓRQUEZ. Octavio. Hill. “Cultura.mx. 2000. IANNI. Editorial FLACSO. la ciencia y la tecnología”. Ciudadanía. multiculturalismo y ciudadanía. la gestión de las ciudades en la era de la información. 2002.gob. Daniel (Comp. Archivo obtenido de la búsqueda en Google de la palabra ciudadanía. Lourdes y ALONSO. INEGI. 2002. GAMBRILL. Elaine. España. Paidos. “La globalización y la segmentación del mercado laboral estadunidense”. un replanteamiento de as identidades nacionales. Berd. étnicas y religiosas. nacionalismo. 2002. Geografía e Informática. Omar. 2003. “Sobre los estudios culturales. España. Argentina. 2002. México. Siglo Veintiuno editores. MATO. Ensayo para la clase de Globalización y Comunicación. Hacia la construcción simbólica del ciberespacio. Chris. 2001. Mónica (Comp. en www. Paidos. Más allá del Estado nacional. CAMACHO. en La globalización y sus manifestaciones en América del norte. LEVINE. Michael y ARONOWITZ. Editorial Trotta. “Escenarios postindustrailes”. México.CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA Bibliografía ARZIPE. Paidos. política y sociedad. España. Armand. México. HABERMAS. “La educación para la ciudadanía” y “La ciudadanía en la era de la globalización”. Guiomar.). 2002. 2003. Paidos. “El ciudadano del mundo”. la interrelación entre 14 . Nelia. Stanley. Jordy y CASTELLS. España. El enigma multicultural. UIA León. en Tecnociencia y cibercultura. Jürgen. UAM.). en La política vernácula. Instituto Nacional de Estadística. en La sociedad global.

TREJO. 2002. JAMESON. 1998. España. Stanley. en Estudios culturales. Barbara y MENSER.). Taurus. 2002.lai. Paidos. WARNIER. Jean-Pierre. México. MARTINSONS.. en http://www.en Ciberculturas 2. Programa Interdisciplinario de Investigación en Educación (PIIE). Argentina. John B. reflexiones sobre el multiculturalismo. en La mundialización de la cultura. Joseph E.fu-berlin. España. Argentina. CISAN/UNAM.itesm.0 en la era de las máquinas inteligentes. “El Estado y la nueva geografía del poder”. en Los media y la modernidad. Paidos. una teoría de los medios de comunicación. 2005. Raúl. Paidos.de/es/ 15 .CIUDADANÍA GLOBAL: LA PROMESA MULTICULTURAL DE LA GLOBALIZACIÓN DESDE LA CIUDADANÍA cultura. “La globalización de la comunicación”. España. PISCITELLI. “Multiculturalismo o la lógica cultural del capitalismo multinacional”. Slavoj. 1998. en La globalización y sus manifestaciones en América del Norte.piie. Mónica (Comp. Alejandro. 2006. SASSEN. Federic y ZIZEK.htm http://www. ZIZEK. México. Viviendo en el Aleph: la sociedad de la información sus laberintos. Paidos. Cómo hacer que funcione la globalización. Ed. Michael (Comp.htm. STIGLITZ. Saskia.). ARONOWITZ. THOMPSON. 2002. GAMBRILL. tecnología y ciencia. Internet TCHIMINO.mx/va/FEV/ago04/foro_ciudadania/definiciones. “Un nuevo paradigma está en ciernes: el de ciudadanía y ciudadano global”. Gedisa. España. Marcela. 2006.).. Foro de Discusión sobre ciudadanía en http://www. Gedisa.cl/entrevistas/marcela_tchimino. “Mente y cuerpo en la era de las máquinas inteligentes”.Slavoj (Comp. “El arte zen contra Titanic”.