P. 1
Delicuencia, inseguridad ciudadana y desarrollo humano en Honduras

Delicuencia, inseguridad ciudadana y desarrollo humano en Honduras

|Views: 1.809|Likes:
Publicado porccentroamérica
Mario Posas
Mario Posas

More info:

Categories:Types, Research
Published by: ccentroamérica on Aug 20, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/20/2013

pdf

text

original

Cuadernos de Desarrollo Humano No.

4 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Delincuencia, inseguridad ciudadana y desarrollo humano en Honduras
MARIO POSAS

Publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Honduras

Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

© Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Honduras PNUD Colección Cuadernos de Desarrollo Humano Delincuencia, inseguridad ciudadana y desarrollo humano en Honduras. MARIO POSAS ISBN: 978-99926-768-8-2 Diseño y diagramación: Giovani Fiallos Paz Esta publicación puede ser reproducida total o en partes, en cualquier forma o por cualquier medio, sea electrónico, mecánico, fotocopiado o de otro tipo, siempre y cuando se cite la fuente. Las ideas y opiniones expuestas en esta Colección son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente la visión ni la opinión del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Honduras
Para mayor información acerca de esta publicación, puede visitar el sitio Web del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Honduras (PNUD) www.undp.un.hn.

Impresión: Multigráficos Flores, S. de R.L., Tegucigalpa
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Prólogo
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Honduras, como un valioso aporte orientado a facilitar los procesos de democratización y difusión del conocimiento y la información pertinente para el desarrollo del país, presenta la publicación de la serie de estudios especiales sobre Desarrollo Humano vinculados a temas de interés de la sociedad hondureña y de la comunidad internacional. Esta serie de publicaciones son fruto del trabajo de la Unidad de Prospectiva y Estrategia (UPE) de la oficina del PNUD en Honduras y están focalizados a difundir el pensamiento de académicos, intelectuales, técnicos e investigadores hondureños y extranjeros que desde diferentes perspectivas se enfocan en la construcción del paradigma del desarrollo humano. El desarrollo humano consiste en la ampliación de las libertades humanas, a fin de que cada persona pueda contar con un conjunto de capacidades y oportunidades que contribuyan a garantizarle un nivel de vida digno; es decir, la ampliación de la gama de cosas que las personas pueden hacer y aquello que pueden ser. El desarrollo humano se refiere, en última instancia, a todas las capacidades que permitan a las personas tener razones para valorar su vida. Las capacidades básicas para que el ser humano pueda desarrollarse son, entre otras, tener una vida larga y saludable, disponer de educación y tener acceso a los recursos necesarios para disfrutar un nivel de vida digno. En este sentido, nuestro propósito con este tipo de herramientas es contribuir al análisis y diseño de estrategias y políticas públicas, globales y sectoriales, que reflejen y respondan a la realidad hondureña y que su posterior implementación e impacto conduzcan a mejores niveles de desarrollo humano para los(as) hondureños(as). Estamos seguros de que la comunidad nacional e internacional encontrarán aquí un espacio para adquirir conocimiento, para la reflexión y el diálogo en torno a los problemas del desarrollo y el fortalecimiento de la democracia en Honduras.

Rebeca Arias Representante Residente del PNUD en Honduras
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Índice
Prólogo ......................................................................................................................................................3 1. Delito y delincuencia ..............................................................................................................................5 2. Delincuencia y victimización ...................................................................................................................5 2.1 Delincuencia ........................................................................................................................................5 2.2 Victimización .....................................................................................................................................16 3. Temor e inseguridad ciudadana ............................................................................................................20 4. Delincuencia, inseguridad ciudadana y desarrollo humano....................................................................24 5. Políticas para reducir la delincuencia, la inseguridad ciudadana............................................................. 25 y fortalecer el desarrollo humano Notas .......................................................................................................................................................25 Mapas Mapa 1: Tasas de homicido por 100,000 habitantes según departamento .................................................. 9 Cuadros Cuadro 1: Delitos contra la propiedad ........................................................................................................6 Cuadro 2: Tasas de homicidios en países de América Latina ........................................................................8 Cuadro 3: Distribución de contextos y móviles de los homicidios según grupos de edad ............................ 14 Cuadro 4: Contexto en que ocurren los homicidios según sexo de la víctima ............................................ 15 Cuadro 5: Tipo de victimización según dominio de estudio y nivel socio económico .................................. 19 Cuadro 6: Tipo de delito de que fue objeto durante los últimos doce meses. Año 2006 ............................ 20 Gráficas Gráfico 1: Muertes por causa externa en número de casos ..........................................................................7 Gráfico 2: Muertes por homicidio según día de ocurrencia (Enero-diciembre 2008)..................................... 9 Gráfico 3: Muertes por homicidio por grupos de edad, según sexo en número de casos............................ 10 Gráfico 4: Muertes por homicidio según tipo de arma en número de casos ............................................... 11 Gráfico 5: Muertes por homicidio según zona de hecho, en porcentaje..................................................... 11 Gráfico 6: Muertes por homicidio según clase de lugar y hecho, en porcentaje ......................................... 13 Gráfico 7: Muertes por homicidio según contexto, en porcentaje .............................................................. 13 Gráfico 8: Muertes por homicidio en mujeres por grupos de edad, según sexo, en número de casos ......... 16 Gráfico 9: Muertes por homicidios en mujeres según ocupación de la víctima, en porcentaje .................... 17 Gráfico 10: Porcentaje de entrevistados que respondienton positivamente a la pregunta: .......................... 17 ¿Ha sido víctima, en los últimos 12 meses, de algún acto violento, dirigido a usted o a su familia? Gráfico 11: Victimización urbano rural .....................................................................................................18 Gráfico 12: Confianza en las personas según victimización .......................................................................18 Gráfico 13: Personas que respondieron a la pregunta de si a raíz de la victimización ................................. 18 ha dejado de participar en actividades asociativas o comunitarias Gráfico 14: ¿Considera usted que vivir en este departamento-municipio es... ............................................ 21 Gráfico 15: Por lo que usted notó en este municipio durante el 2006, ¿Considera que los delitos.. ............ 22 Gráfico 16: De los siguientes lugares dígame, ¿Cómo se siente .................................................................22 Gráfico 17: Por temos a ser víctima de algún delito (robo, asalto, secuestro, etc), durante 2006................ 23 Gráfico 18: Durante 2006, para protegerse de la delincuencia, ¿Realizó algún tipo de medida .................. 24 Gráfico 19: Durante 2006 ¿Por causa de la delincuencia su vida se vio afectada ........................................ 24 Recuadros Recuadro 1: Medidas recomendadas para prevenir y reducir la delincuencia y la violencia ......................... 25 social en América LAtiuna Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS 

. Delito y delincuencia
El delito es la violación de una norma establecida por la ley penal. Los que se dedican a la práctica del delito, se conocen con el nombre de delincuentes. El escalamiento de la delincuencia en América Latina en las últimas décadas y sus repercusiones sobre la vida y la seguridad de los bienes de las personas, ha colocado el tema de la inseguridad ciudadana en un lugar preferente de la agenda pública. Un creciente número de personas en nuestras sociedades abrigan el temor de ser objeto de agresiones a su integridad personal y al sentido de dignidad que es inherente a la persona humana y al concepto de seguridad ciudadana. En este contexto, la inseguridad ciudadana se ha convertido en uno de los temas centrales de debates y de estudios en nuestro tiempo. La inseguridad ciudadana restringe las posibilidades del ejercicio de la condición ciudadana y repercute negativamente en el desarrollo humano, que, como se sabe, aspira a incrementar de las opciones de las personas a escoger el tipo de vida que tienen razones para valorar. “Desarrollo humano y (in)seguridad ciudadana”, se puntualiza, “están estrechamente ligados, pues ambos conceptos ponen en el centro a las personas, a la ciudadanía, la verdadera riqueza de la nación”.1 “Más allá de la irreparable pérdida de miles de vida humanas”, se enfatiza, “la violencia y la inseguridad tienen efectos negativos directos e indirectos en diferentes campos del desarrollo humano: en la salud pública, en el sistema educativo, en el sistema político, en el sistema jurídico, en el capital social, cultural y humano, en la economía, en las desigualdades de género, y en la libertad de las personas”.2 

Este trabajo está dedicado a ofrecer una aproximación al problema de la delincuencia, la inseguridad ciudadana y el desarrollo humano en el país. 

. Delincuencia y victimización 
.. Delincuencia
El tema de las estadísticas de los delitos es un problema complejo, no solamente en los países en vías de desarrollo, sino que también, en los países altamente industrializados. Es universalmente aceptada, la existencia de subregistros en los datos sobre los delitos cometidos. Esto se debe básicamente a que no todas las personas que han sido víctimas de acciones que las leyes penales consideran delictivas y punibles, hacen las denuncias correspondientes a la autoridad competente. Este es el origen de la denominada “cifra negra” o oculta de la delincuencia. Sin embargo, hay que indicar que el homicidio es el tipo de delito que presenta los niveles más bajos de subregistro, porque los asesinos no siempre están interesados en ocultar a sus víctimas y, si lo hacen, por regla general, salen eventualmente a la luz. Por ello, se le utiliza como un indicador fiable para estimar los niveles de delincuencia y de violencia social en un país determinado. En el caso de Honduras, al subregistro por este tipo de argumentos, hay que agregar dos elementos adicionales: 1) la deficiencia histórica del registro de delitos, y 2) la existencia de diferentes fuentes de registro con resultados divergentes. Las deficiencias de los registros estadísticos sobre delitos son tan notorias que impiden verificar la tendencia histórica de los mismos.3 En los últimos años, varias entidades públicas han venido llevando registro de
DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Cuadro 1
Delitos Robo a personas

Delitos contra la propiedad 
99 158 24 397 233 1550 32 20 24 999 837 33 708 287 1409 52 56 379 000 2747 74 697 577 2019 62 165 447 518 47 420 32 161   9 00 2824 374 86 420 607 2800 64 140 571 606 46 204 36 148 6 9  00 2008 665 81 613 730 2153 32 125 350 368 59 348 31 191 00 1495 352 66 563 730 1639 21 184 199 363 42 329 15 119 4  00 1437 317 56 501 563 1197 9 131 140 236 28 80 32 92 39  00 1351 329 61 640 747 1044 17 146 160 183 22 32 38 79 111 90 00 990 370 28 472 586 959 16 91 127 126 28 21 37 58 280 9  00 285 20 38 329 249 1290 14 46 33 133 17

Hurto a personas Robo a gasolineras Robo a mano armada empresas y negocios Robo a residencias Vehículos robados Robo a bancos Hurto de ganado Tentativa de robo Robo a vehículoss repartidores Robo a autobuses Juegos ilícitos Extorsión y chantaje Estafa Otros Totales

Fuente: 1998 a 2001 Dirección General de la Policía PReventiva, Memorias Anuales y 2002 a 2007 datos procesados por la Dirección de Policía Preventiva.

los delitos, sobre todo, en lo que a delitos contra la vida e integridad de las personas se refiere. Sin embargo, ha faltado un esfuerzo de consolidar las cifras compiladas. Esta ausencia de estadísticas delictivas consolidadas sobre delitos contra la vida y la integridad de las personas, ha sido resuelta merced a la creación del Observatorio de la violencia, que es una iniciativa combinada del PNUD, el Ministerio Público, la Dirección General de Investigaciones Criminales (DGIC), la Dirección de Medicina Forense y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Sin embargo, y como ha quedado indicado, los datos producidos por el Observatorio de la Violencia, se refieren básicamente a delitos contra la vida y la
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

integridad física y psicológica de las personas, excluyendo los delitos contra la propiedad, que son también fuente importante para la inseguridad ciudadana reinante. Los delitos contra la propiedad incluyen robos y hurtos a personas, robos a gasolineras, robos a empresas y negocios, robos a residencias, robos de vehículos, robos de bancos, robos en autobuses, extorsión y chantaje, estafas y otros. Una aproximación a los delitos contra la propiedad durante las postrimerías de la década del noventa y hasta fecha muy reciente, se puede obtener a partir de los datos que sobre esta materia, ha compilado la Policía Preventiva. Como puede verse, los robos a las personas aumen
DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

taron en forma sostenida desde 1998 a 2001. A partir de 2002, han mostrado una tendencia consistente hacia la baja. Lo propio ha ocurrido en el robo a gasolineras, a bancos, a carros repartidores, de vehículos y el robo en autobuses. El robo a mano armada a empresas y negocios y el robo a residencias muestran un patrón diferente. El robo a mano armada alcanzó su punto más alto en el año de 1999 y desde entonces su comportamiento ha sido fluctuante. En el año 2006 y 2007 se advierte una clara tendencia hacia la baja. En cambio, en el robo a residencias, se advierte una tendencia alcista casi consistente hasta el año 2005 en que alcanzó su punto más alto. Los delitos contra la propiedad tienen un alto potencial para generar inseguridad ciudadana y para que se instale en el imaginario colectivo, la idea de que van quedando pocos espacios vitales seguros. En el extremo, se instala la idea de que, ni aún en la propia casa, está uno seguro. Este es el entorno propicio en el que las personas incrementan las medidas de seguridad en sus hogares y aumenta la desconfianza hacia el otro, que es visto como un potencial delincuente y agresor. Una sensación semejante, genera el secuestro, sobre todo, si como ocurre en los últimos años, el secuestro está alcanzando a personas de las clases medias urbanas. El secuestro es tipificado como un delito contra la libertad y la seguridad. El mayor nivel de secuestros en los últimos años se produjo entre los años de 1999 y 2001: 33 en 1999, 47 en el 2000 y 45 en 2001.4 En 2002, se reportaron 25 secuestros y 26 en 2007.5 El nivel más bajo de secuestros se produjo en el año 2005, en que, según los registros oficiales, solamente 5 personas fueron secuestradas.6 Después de este breve preámbulo sobre los delitos contra la propiedad y una breve referencia a los delitos contra la libertad, veamos que nos dicen los
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Gráfico 1

Muertes por causa externa en número de casos (comparativo enero-diciembre 2007-2008)

5,000 4,000 3,000 2,000 1,000 0
3,574

4,473

+.%

+.9% 974 1,207 +.% +.% 252 316 629 800 359 +.% 439

Homicidio

Tránsito

Suicidio

IndetermiNo nada intencional
2008 N=7,235

2007 N= 5,788

Fuente: Observatorio de la Violencia / Policía Preventiva.

datos del Observatorio de la Violencia sobre los delitos contra la vida y la integridad de las personas. Los datos que vamos a examinar corresponden a los años de 2007 y 2008. Como puede verse en el gráfico 1, el homicidio exceden con creces cualquier otra forma de delito contra la vida y la integridad de las personas. En el año 2007, el número de homicidios fue de 3,574 y el 2008, de 4473 homicidios, lo que significó un incremento de 25.2%.Los accidentes de transito pasaron de 974 en 2007 a 1207 en 2008, con un incremento de 23.9%. Los suicidios pasaron de 252 en 2007 a 316 en 2008, con un incremento de 25.4%. La tasa de homicidios de 2008 fue de 57.9 por cada 100.000 habitantes,7 excediendo en 8 puntos la tasa de 2007 que fue de 49.9 por 100.000 habitantes8 y en 11.7 la de 2006 que fue de 46.2.9 Las tasas de homicidios de Honduras se encuentran entre las más altas de América Latina.
9
DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Cuadro 2

Tasas de homicidio en países de América Latina
Tasa por 00,000 47.7 46.2 38.0 30.0 15.0 13.7 11.6 10.0 9.2

tendríamos que constatar un incremento de la tasa de homicidios en Honduras en diez veces. El mapa No. 1 nos muestra gráficamente la incidencia de homicidios por departamento. Como puede verse, los departamentos con mayor porcentaje de homicidios son Atlántida (108.4 por cada 100.000 habitantes) Cortés (92.1 por cada 100.000 habitantes), Copán (71-0 por cada 100.000 habitantes) Colón (67.9 por cada 100.000 habitantes) y Yoro (66.3 por cada 100.000 habitantes). Atlántida y Cortés son los departamentos de mayor desarrollo capitalista y nivel de urbanización del litoral norte del país. En ellos se encuentran dos de los principales centros urbanos del país que son La Ceiba y San Pedro Sula, respectivamente. El escalamiento de los homicidios en estos departamentos y en los de Copán, Colón y Yoro se debe a que estos departamentos se han vuelto parte de la ruta de trasiego de drogas que ingresan al país procedentes de los países sudamericanos, especialmente de Colombia, y que salen en dirección a Guatemala, México y los Estados Unidos. Según datos del Internacional Narcotics Control Strategy Report (INCSR), 2009, el Estado hondureño incautó en el año 2008, 6.5 toneladas métricas de cocaína, 2 kilogramos de crack, 19.6 kilogramos de heroína, alrededor de 3 toneladas métricas de marihuana procesada y 3.5 millones de píldoras de seudoefebrina. 721 personas fueron arrestados por tráficos de drogas. Incautaron adicionalmente 4,324,446 millones de dólares en efectivo y 6.7 millones de dólares en activos.11 En este contexto, no es extraño que, como veremos más adelante, el ajuste de cuentas mediante la modalidad del vicariato se haya convertido en la motivación fundamental para el asesinato de personas. 
0
DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Países El Salvador Honduras Colombia Guatemala Belice Nicaragua Panamá Perú Costa Rica

Año 2005 2005 2006 2005 2005 2006 2005 2005 2006

Fuente Policía Nacional Civil Observatorio de la violencia / DGIC Policía Nacional RESSCAD XXII RESSCAD XXII Policía Nacional Contraloría General Policía Nacional Informe SIGAT Salvador 2007

Fuente: Observatorio de la Violencia

Iniciemos un primer acercamiento a los homicidios en el país. Coloquemos a Honduras en el contexto de algunos países de América Latina que tienen altas y bajas tasas de homicidios. Como puede verse en el cuadro 2, la tasa de homicidios del año 2005 en Honduras, fue de 46.2 por cada 100.000 habitantes. Esta tasa solo fue superada por El Salvador donde la tasa de homicidios fue de 47.7 por cada 100.000 habitantes. Con estas tasas de homicidios, Honduras y El Salvador, se han colocado por encima de Colombia, uno de los países que ha ocupado tradicionalmente primeros lugares en homicidios en América Latina. Por otra parte, el contraste de tasas de homicidios de Honduras de 2005 y la Costa Rica de 2006, es impresionante. La de Honduras, supera en cinco veces la de Costa Rica. Si, por otro lado, comparamos la tasa de homicidios en Honduras de finales de la década del ochenta e inicios de la década del 90 (4.6 por cada 100.000 habitantes),10 con la tasa de homicidios de 2005 (46.2 por cada 100.000 habitantes),
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Mapa 1

Tasas de homicidio por 00,000 habitantes según departamento (Enero diciembre año 00)

patrones de la criminalidad en el país. El gráfico 3 nos permite un acercamiento al homicidio desde una perspectiva etaria y de género.

Ocotepeque .9

Colón Atlántida .9 Cortés 0. 9. Santa Yoro Bárbara . . Copán Olancho .0 . Comayagua . 0. Francisco Intibucá Morazán Lempira . . El Paraíso La Paz . .
Valle .

Gracias a Dios .

Tasa Nacional = .9 por 00,000 Tasas por 00,000 habitantes

Choluteca .

> 57.9 37.0 - 57.9 8.8 - 37.0 < 8.8

Fuente: Policía Preventiva / Observatorio de la Violencia

Como muestra el gráfico 3, el mayor número de homicidio en el año 2008 se registraron en el grupo de edad de 20 a 24 años. Son también significativas las tasas de homicidio en las edades de 25 a 29 años, 30 a 34 años y de 35 a 39 años. Llama también la atención, la cantidad de homicidios que involucran a jóvenes de 15 a 19 años. En todo caso, los homicidios ocurren básicamente entre personas que se encuentran en la
Muertes por homicidio según día de ocurrencia (Enero-diciembre 2008)

El gráfico 2 nos permite acercarnos a la cotidianeidad de los homicidios en el país. Como puede verse, los homicidios tienden a ser mayores en los días domingo y sábado, esto es, cuando ya ha concluido la semana laboral y la gente se dedica a actividades recreativas. Llama la atención el hecho de que el primer día de semana laboral, esto es, el lunes, sea también un día de alta criminalidad. Según datos de 2008, reproducidos en el gráfico 3, el 20.7% de los homicidios se produjo el domingo, el 17.3% en sábado y el 15.1% el lunes. Como puede verse, de martes a jueves el porcentaje de homicidios se mantiene más o menos uniforme, y comienza a escalar a partir del viernes. Se puede sugerir, a título de hipótesis, que existe una estrecha asociación entre homicidios y consumo de drogas y alcohol. Pero esto es algo que debería demostrarse, mediante investigaciones más detalladas sobre los
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Gráfico 2

1200 1000 800 600 400 200 0

Casos N=, 927

675 504 503 530 562

772 

.% 

.% 

.% 

.% 

.% 

.% 

0.%

Lunes

Fuente: Observatorio de la Violencia / Policía Preventiva.

-

Martes Miércoles Jueves

-

-

-

Viernes Sábado Domingo

-

-

- 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Gráfico 3

Muertes por homicidio por grupos de edad, según sexo en número de casos (Enero-diciembre 2008)

1000 800 600 400 200 0

Casos N=, 819 802 590 397 0.%

439 314 233 149 120 10 6 88 9 102 2

6

11

7

6

6

34

39

58

39

43

35

23

16

14

56

00-04

Fuente: Observatorio de la Violencia / Policía Preventiva. (El indeterminado es en relación al grupo de edad).

plenitud de sus facultades, lo que implica una gran perdida para el país en términos de su capacidad productiva y reproductiva. Como es usual, el homicidio de hombres excede con creces el homicidio de mujeres. Esto se debe a las parámetros de comportamiento que los patrones de masculinidad reinantes demandan a los hombres: los hombres beben más bebidas embriagantes que las mujeres, van a la calle por la noche más que las mujeres, regresan a casa más tarde que las mujeres y tienen que responder por su masculinidad poniendo en riesgo su vida con más frecuencia y más violencia que la que las mujeres deben emplear para defender su feminidad. El gráfico 4 nos permite ver el tipo de arma que se emplea para cometer homicidios. Como puede verse, el tipo de arma más utilizado para cometer homicidios son las armas de fuego, seguidos por las armas blancas. La utilización de las
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

-

05-09

-

10-14

-

15-19

-

20-24

-

25-29

Mujeres = 313 (7%)

-

30-34

-

35-39

Hombres = 4,160 (93%) 

-

40-44

armas de juego excede con creces el uso del arma blanca, que ocupa el segundo lugar en frecuencia de uso. En el año de 2006, las armas de fuego fueron responsables del 78.2% de los homicidios ocurridos en ese año, mientras que las armas blancas fueron responsables del 17.6% de los mismos.12 Para el año 2007, las armas de fuego fueron responsables del 75.2% de los homicidios, mientras que las armas blancas fueron responsables del 15.7%.13 Para el año 2008, como puede verse en el gráfico 5, las armas de fuego fueron responsables de 78% de los homicidios y las armas blancas, del 16%. Los datos antes citados muestran una relación porcentual consistente entre las armas de fuego y las armas blancas como principales instrumentos de homicidios. Esto no debe ser visto como algo casual y extraño. Las armas de fuego y los cuchillos, las espadas y otros instrumentos punzo-cortantes, han sido a lo largo de la historia, las armas por excelencia para quitar la vida a terceras personas.

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

-

45-49

-

50-54

-

55-59

-

60-64

-

85 y más Indeterminado

-

-

No existen datos fiables y sistemáticos que nos permitan indagar sobre el entorno, los victimarios, los móviles y las circunstancias de los homicidios. Sin embargo, una aproximación al conocimiento de estos aspectos de la criminalidad puede obtenerse a través de una escrupulosa revisión y contrastación de la prensa periódica del país. Este es el camino que ha escogido el Observatorio de la violencia que nos presenta los resultados de un escrupuloso monitoreo de los homicidios reportados por los principales los principales diarios del país durante todo el año 2008. El gráfico 5 nos permite ver el fenómeno de los homicidios desde el punto de vista del dominio o de la zona en que ocurren. Como puede verse, el porcentaje de homicidios es mayor en el área urbana (84%) que en el área rural (16%). Este hallazgo permite reflexionar sobre la asociación que existe entre pobreza y criminalidad. Como es de sobra conocido, los mayores niveles de pobreza de la población hondureña se encuentran en el área rural. Si hubiera una asociación directa entre pobreza y criminalidad, el mayor porcentaje de homicidios debería ocurrir en el campo que es donde se concentran, como hemos dicho, los mayores niveles de pobreza en el país. Según los estudiosos, la asociación verdaderamente explicativa es la que existe entre pobreza, desigualdad social y criminalidad. Esta relación es mucho más contundente en el área urbana que en el área rural. Por ello, una de las explicaciones más aceptadas para explicar la criminalidad urbana es la teoría de la anomia en la forma que fue elaborada por el sociólogo norteamericano Robert K. Merton. Según el planteamiento de Merton, la conducta criminal es el resultado de la incongruencia entre los valores materialistas que la sociedad predica y los medios lícitos y aceptados
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Gráfico 4

Muertes por homicidio según tipo de arma en número de casos (Enero-diciembre 2008)

4,000 3,000 2,000 1,000 0

3,514

N=, 

% 677 % 137 75 44 11 7 9

Arma blanca

Arma de fuego / Arma blanca

Otras

Fuente: Observatorio de la Violencia / Policía Preventiva.

Gráfico 5

Muertes por homicidio según zona del hecho, en porcentaje (Enero-diciembre 2008)
Rural 296

Estrangulación, asfixia

Quemaduras

Arma de fuego

Arma contundente

N=,00 

% 

%

Urbana 1705

Fuente: Monitoreo de Prensa Escrita (El Heraldo, La Prensa, Tiempor y La Tribuna).

para el logro de los mismos. Los delincuentes son aquellos que hacen uso de medios ilícitos para el logro de los valores socialmente aceptados que en 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Sin dato

-

-

-

-

-

-

-

-

las sociedades modernas se expresan en el consumo de bienes materiales que son símbolos de status y prestigio social. “Se quiere así mismo destacar, desde el punto de vista subjetivo”, anotan dos autores en una explicación de típica factura mertoniana, “el desfase dramático que entre las aspiraciones a una mejor vida y las oportunidades reales de lograrlo viven amplios grupos de la población. Este abismo, entre expectativas de mejor vida y posibilidades objetivas de lograrla por los caminos prescritos, es justamente uno de los elementos que obliga a la ilegalidad y abona el terreno para la violencia social entre amplios grupos de la población. (…) Al no poder adquirir los bienes de consumo, pertinazmente publicitados, por el trabajo y el ahorro, se opta por caminos proscritos, entre los cuales el tráfico de drogas se presenta como una alternativa privilegiada que se generaliza cada vez más y es un elemento que intensifica de modo importante los intercambios violentos. Este proceso de inflación de las expectativas se corresponde con una de las cualidades inéditas y particulares de la sociedad actual: la instauración de imágenes globales y el establecimiento del consumo como modo fundamental de participación social. El llamado compulsivo al consumo se vive como una presión difícil de evitar, pues además de la gratificación prometida en el consumir mismo (objetos, signos, estilos de vida), constituye a la vez la prueba y la demostración de estar inserto en la corriente dominante de la sociedad de hoy, provee instantáneamente una manera de ser por el tener. De este modo, el agobio de una vida en penuria, se agrega la tensión de no poder responder a este llamado de consumo, al cual los jóvenes son los más vulnerables y los menos resignados a quedar rezagados”.14 Visto desde una perspectiva epidemiológica, se han
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

destacado varios factores de riesgo que inciden en la delincuencia y la violencia social en general. Unos son factores de naturaleza individual, otros están asociados al hogar y otros son de naturaleza social y comunitaria. Entre los factores individuales destacan el género, la edad, las características biológicas o fisiológicas, el nivel educacional, el nivel socioeconómico, la situación laboral, el uso de drogas o alcohol y el haber presenciado o haber sido objeto de abuso físico en la niñez. Entre los factores asociados al hogar se encuentran el tamaño de la familia y el grado de hacinamiento de la vivienda, la historia de violencia familiar, la dinámica y las normas (sobre todo, si son más autoritarias que igualitarias o democráticas) y el ingreso per capita del hogar. Entre los factores sociales o comunitarios destacan la desigualdad de ingresos, la violencia en los medios de comunicación, la disponibilidad de armas, los efectos de las postguerras y los débiles controles institucionales (la ineficacia de los sistemas policiales y judiciales que favorecen la impunidad y la corrupción), la normas culturales, los niveles de pobreza de la vecindad y el historial de violencia en los mismos.15 Una combinación específica de estos factores de riesgo, es vital para comprender y explicar el crecimiento de la delincuencia y la violencia social en los últimos años en el país. El gráfico 6 nos permite conocer los lugares donde ocurren los homicidios. Como puede verse, el 64.9% de los homicidios tiene como escenario el espacio o vía pública, un 11.9% en las casas de habitación, un 7.0% en fincas, un 4.6% en bares o similares, un 4.2% en el lugar de trabajo, un 2.9% en las cárceles o centros de menores y un 2.2% en el transporte urbano. La primacía del espacio o vía pública para el homicidio, está fuera de toda cuestión. Esto ha llevado a mucha gente 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Gráfico 6

Muertes por homicidio según clase de lugar del hecho, en porcentajes (Enero-diciembre 2008)

Gráfico 7

Muertes por homicidio según contexto, en porcentaje (Enero-diciembre 2008)

Espacio o vía pública Casa Finca o campo Bar o similares Lugar de trabajo Cárcel o centro de menores Transporte urbano Río, laguna o mar Otro lugar Desconocido, sin dato
11.9% 7.0% 4.6% 4.2% 2.9% 2.2% 1.2% 0.8% 0.1%

64.9%

Modalidad asalto Violencia interpersonal o venganza Delincuencia común, robo Relaciones con maras Violencia intrafamiliar Enfrentamiento organismo seguridad Robo de arma Abuso sexual
4.0% 2.7% 2.6% 2.3% 0.2% 16.1%

42.3%

14.0%

Muerte de menor no esclarecida 0.2% Delincuencia común 0.1%

Fuente: Monitoreo de Prensa Escrita (El Heraldo, La Prensa, Tiempo y La Tribuna).

a ver las calles y los espacios públicos como altamente peligrosos, sobre todo, durante la noche y a abandonarlos, auto-restringiendo sus posibilidades de hacer cosas con otros en los mismos, que es uno de los quehaceres básicos que permiten el sentido de pertenencia y la construcción de ciudadanía. Hay que llamar la atención, por otra parte, sobre el porcentaje de homicidios que ocurren en el propio hogar de los asesinados. Esto pone en cuestión la idea tradicional de que los hogares de las personas son los sitios en que mejor se encuentra resguardada la integridad de la vida de las mismas. Esto explica la fortificación y el amurrallamiento de los
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

0%

10% 20%

-

-

30%

-

40% 50% 60%

-

-

-

70%

-

80%

N=,00

Desconocidos por establecer
15.2%

Fuente: Monitoreo de Prensa Escrita (El Heraldo, La Prensa, Tiempo y La Tribuna).

viviendas, lo que se ha convertido en un lugar común en las grandes ciudades del país, así como el temor que inspira cualquier transeúnte que se detiene cerca de los lugares que habitamos. El gráfico 7 nos permite aproximarnos a los móviles que inducen a los homicidas a cometer delitos. Como muestra el gráfico 7, los homicidios relacionados con el tráfico de drogas identificados como 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

0%

10%

-

20%

-

30%

-

40%

-

50%

N=,00

-

Cuadro 3

Distribución de contextos y móviles de los homicidios según grupos de edad
00- 4 3 1 0 0 3 0 0 0 0 2 0  0-09 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0  0- 2 2 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0  -9 39 14 18 11 13 1 1 1 0 2 1 0 0 0- 38 23 26 20 16 3 4 7 1 1 0 1 0 -9 54 25 24 11 5 3 1 2 1 1 0 0  -9 20 18 7 15 2 3 1 2 0 1 0 1 0 0- 17 15 8 0 1 1 0 0 0 0 0 0  -9 19 7 7 10 1 5 2 0 0 0 0 0  0 y más 24 16 10 9 1 3 10 2 0 0 0 0 

Contexto o móvil Delincuencia organizada / ajuste de cuentas Violencia interpersonal / venganza Desconocidos o por establecer Delincuencia común / robo Relaciones con maras Violencia intrafamiliar Robo de arma Enfrentamiento organismo de seguridad Delincuencia común Otro tipo de violencia Muerte de menor no esclarecida Abuso sexual Total

Fuente: Monitoreo de Prensa Escrita (El Heraldo, La Prensa, Tiempo y La Tribuna).

ajuste de cuentas o sicariato (42.3%), dominan el panorama de los asesinatos. Este tipo de asesinatos por encargo, reciben, por su violencia y espectacularidad, gran atención por parte de la prensa periódica debido al impacto que tienen sobre el imaginario colectivo por la asociación que se establece entre ellos y el cine norteamericano de gansters que goza de gran audiencia. Como ha quedado indicado, la primacía de este tipo de motivación para el homicidio de personas se encuentra estrechamente relacionado con el trasiego de drogas y estupefacientes por el país. El 16.1% de los homicidios fueron tipificados como de violencia interpersonal y venganza, el 14.0% fueron asociados a la delincuencia común y el robo, el 4.0% con maras o pandillas juveniles, el 2.7% con la violencia interfamiliar, el 2.6% con enfrentamientos con la autoridad y 2.3% con el robo de armas. En el caso del 15.2% de los homicidios no se pudo
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

establecer el móvil que indujo a los asesinos a cometer el delito que se les imputa. Llama la atención que los delitos relacionadas con las maras, a la que usualmente se le adjudican parte importante de la criminalidad, se encuentren a considerable distancia de los homicidios por ajuste de cuentas. Si asumimos, como ha sido sugerido, que una de las actividades de los mareros, es ser contratados como sicarios para el ajuste de cuentas, la presencia de las maras en actividades criminales sería mucho mayor que el 4.0% registrado en el gráfico 7. El cuadro 3 muestra los móviles de los homicidios según grupo de edad. Este cuadro corresponde al año de 2006. No se ha construido uno semejante en los boletines de 2007 y 2008, lo que es una pena. Un cuadro como este permite, por ejemplo, ver la notable participación de los jóvenes en el sicariato o ajuste de cuentas. 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Cuadro 4

Contexto en que ocurren los homicidios según sexo de la víctima en número de casos y porcentajes (Enero - diciembre 2008)
Mujeres Hombres % 46.6 9.8 10.4 1.6 0.0 0.0 15.5 2.1 1.0 0.0 13.0 00 No. de casos 757 304 262 78 52 47 25 1 2 1 279 0 % 41.9 16.8 14.5 4.3 2.9 2.6 1.4 0.1 0.1 0.1 15.4 00

Contexto Delincuencia organizada / ajuste de cuentas Violencia interpersonal / venganza Delincuencia común / robo Relaciones con maras Enfrentamiento organismo de seguridad Robo de arma Violencia intrafamiliar Abuso sexual Muerte de menor no esclarecida Otro tipo de violencia Desconocidos o por establecer Total
Fuente: Monitoreo de Prensa Escrita (El Heraldo, La Prensa, Tiempo y La Tribuna).

No. de casos 90 19 20 3 0 0 30 4 2 0 25 9

Es relativamente alta, la participación de los jóvenes de 15 a 19 (39 casos), de 20 a 24 (38 casos) y de 25 a 29 años (54 casos) en este tipo de actividades. Es igualmente notable la participación de los jóvenes de 15-19 (14 casos), 20 a 24 (23 casos), 25 a 29 (25 casos) y 35 a 39 (18 casos) en acciones de venganza y de violencia interpersonal. He aquí un gran desafío para la educación formal e informal y para el entorno familiar, eclesial y comunitario para promover la resolución pacífica y negociada de los conflictos. El cuadro 4 nos permite ver los móviles de los homicidios atendiendo a consideraciones de género. Como puede verse, los hombres dominan en términos absolutos casi todas las categorías establecidas de homicidio, con la excepción de la violencia intrafamiliar y el abuso sexual. Sin embargo, en términos relativos, hay algunas cuestiones que deben enfatiCuadernos de Desarrollo Humano No.4

zarse. Es destacable el porcentaje (46.6%) de mujeres asesinadas por razones de ajuste de cuentas en el ámbito del crimen organizado y por violencia intrafamiliar (15.5%). Comparados con los porcentajes de 2007, se advierte un escalamiento de este tipo de homicidios. Hay un incremento de 10 puntos porcentuales entre las mujeres asesinadas por ajuste de cuentas en 2007 y 2008 y de 4.6 puntos porcentuales en el caso del asesinato de mujeres por violencia intrafamiliar.16 El asesinato de mujeres se ha convertido en un tema de debate y denuncia por parte de organizaciones de mujeres y organizaciones defensoras de los derechos humanos. El Observatorio de la violencia ha dedicado recientemente un informe especial a la muerte de mujeres por violencia intencional.17 El gráfico 8 nos ofrece información sobre las mujeres asesinadas por grupo de edad. 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Gráfico 8

Muertes por homicidio en mujeres por grupos de edad, según sexo, en número de casos (Enero-diciembre 2008)

50 40 30 20 10 0

Casos N=9 39 29 26 21 23 %

12 6 5 6 2 8 5 1

8 2

00-04

Fuente: Monitoreo de Prensa Escrita (El Heraldo, La Prensa, Tiempo y La Tribuna)

Como puede verse, el grupo de edad más afectado es el de 20 y 24 años (39 casos). Es también significativo, el número de asesinatos de mujeres de 15 a 19 años (29 casos), de 25 a 29 años (26 casos), de 30 a 34 (21 casos) y de 35 y 39 años (23 casos). En conjunto, el mayor número de casos de mujeres asesinadas se concentran en el tramo de edad de 15 a 39 años, las que representan el 72% de las mujeres asesinadas. Se trata de mujeres en la plenitud de sus vidas productivas y reproductivas. El gráfico 9 nos permite identificar las mujeres asesinadas según ocupación. Es destacable el alto porcentaje de mujeres asesinadas que tenían como ocupación los oficios domésticos (30%). Le siguen en importancia mujeres que eran trabajadoras asalariadas (8.3%), comerciantes (7.3%) y estudiantes (5.2%). Para dotar de significado a estos datos, sería necesario relacionarlos al menos con los móviles del asesinato. Sin embargo, este tipo de información no está disponible en el
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

-

05-09

-

10-14

-

15-19

-

20-24

-

25-29

-

30-34

-

35-39 

-

40-44

boletín del Observatorio de la violencia que nos sirve de referencia. 

.. Victimización
La victimización es la probabilidad de ser victima de un delito. Revela el nivel de riesgo que experimenta una persona de ser víctima de un delincuente.18 La victimización se mide a través de encuestas representativas que son aplicadas a la población en general. Hay encuestas internacionales de victimización y encuestas por países. La Encuesta Internacional de Victimización (ICVS) comenzó a aplicarse en los Estados Unidos en el año de 1965.19 No existen en el país encuestas de victimización que midan periódicamente este fenómeno social. Sin embargo, una primera aproximación al proceso de victimización puede construirse a partir de la Encuesta de Percepción Nacional sobre Desarrollo Humano 2005.

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

-

45-49

-

50-54

-

55-59

-

60-64

-

85 y más Indeterminado

-

-

Gráfico 9

Muertes por homicidio en mujeres según ocupación de la víctima, en porcentaje (Enero-diciembre 2008)

Gráfico 10

Porcentaje de entrevistados que respondieron positivamente a la pregunta: ¿Ha sido víctima, en los últimos  meses, de algún acto violento, dirigido a usted o a su familia?

Ama de casa Empleada Estudiante Comerciante Empleo informal Profesional, técnico Vendedora Maestra Sindicalista Prostitución, vida noctura Desempleada Otros No aplica Desconocida
2.6% 5.2% 7.3% 8.3%

30.0%

30 25 20
Porcentajes

2.1% 2.1% 1% 1% 1% 1% 3.0% 4.1% 31.1%

15 10 5 0

Robo

Testigo de robo

Familiar asesinado

Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano Honduras 2006, PNUD, Honduras.

N=9

0%

10%

20%

30%

40%

El gráfico 11 nos ofrece información relevante sobre victimización según dominio. Visto en términos globales, el gráfico 11, muestra que la victimización es más un problema urbano que rural. Los porcentajes de los centros urbanos, y sobre todo los de Tegucigalpa y San Pedro Sula, exceden con creces los de las poblaciones rurales. En el ámbito urbano, los mayores niveles de victimización se registran en Tegucigalpa y San Pedro Sula, los principales centros urbanos del país. La victimización en estas dos ciudades exceden los niveles de victimización en el resto del sector urbano. Como muestra el gráfico 11, el robo es el principal forma de victimización registrada tanto en el ámbito urbano como rural, seguidos por el haber sido testigo de un robo y el haber sido golpeado por un desconocido. 
9
DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Fuente: Monitoreo de Prensa Escrita (El Heraldo, La Prensa, Tiempo y La Tribuna).

El gráfico 10 nos ofrece información sobre el porcentaje de personas que respondieron haber sido victima de un acto delictivo, ya sea personalmente, como testigos de la victimización de otros o de algún miembro de su familia. Los delitos seleccionados fueron el robo, haber sido testigo de robo o tener un pariente asesinado. Como puede verse en el gráfico 13 el 27.7% de los consultados había sido victima, el 15.8% había sido testigo de robo y alrededor del 11% tenía un familiar que había sido asesinado.
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

-

-

-

-

-

Gráfico 11

Victimización urbano rural (En porcentajes)
Gráfico 13

50 45 40 35
Porcentajes

Personas que respondieron a la pregunta de si a raíz de la victimización ha dejado de participar en actividades asociativas o comunitarias

El cuadro 5 nos ofrece una visión de la victimización por dominio y nivel socieconómico.

30 25 20 15 10 5 0
Distrito Central San Pedro Sula Resto urbano
Robo Testigo de robo

Rural

Golpeado por desconocido

Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano Honduras 2006, PNUD, Honduras.

Gráfico 12

Confianza en las personas según victimización (En porcentajes)

70 60 50
Porcentajes

40 30 20 10 0
Es confiable
No víctima 1 vez

Mejor hay que cuidarse de ellos
2 veces 3 veces 4 veces

Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano Honduras 2006, PNUD, Honduras.

Como puede verse, a nivel de Te60 gucigalpa y San 50 Pedro Sula, el nivel socioeconó40 mico alto y me30 dio alto ha sido 20 objeto de más robos (53.7%) 10 que el nivel medio 0 (47.1%) y el nivel Sí bajo o muy bajo No víctima 1 vez 2 veces (32.9%). El nivel 3 veces 4 veces socioeconómico Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano Hondumedio es el que ras 2006, PNUD, Honduras. reporta el mayor porcentaje de agresión por parte de un desconocido (15.5%), de agresión con arma blanca (7.9%), de amenazas a muerte (11.3%) y de tener el mayor porcentaje de parientes cercanos asesinados (15.5%). El nivel socioeconómico medio es, en consecuencia, el nivel más vulnerable a la victimización. Por su parte, el sector socioeconómico bajo es, por regla general, mucho más vulnerable al proceso de victimización que el nivel socieconómico alto y medio y alto. En suma, los niveles socioeconómicos medios y bajo y muy bajo son los más vulnerables a ser objeto de victimización, ya que no disponen de los medios de protección privada (automóvil propio u otros medios de protección privada) que dispone el nivel socieconómico alto y medio alto.
70
Porcentajes

Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

0

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Cuadro 5

Tipo de victimización según dominio de estudio y nivel socio económico
Golpeado Herido Pariente por por arma Amenazado cercano desconocido blanca de muerte asesinado 11.4 15.5 13.6 7.8 5.7 8.8 6.3 7.9 4.7 3.9 2.2 3.7 10.2 11.3 10.1 3.2 7.3 8.6 12.2 15.5 14.8 10.9 10.0 12.2

confianza interpersonal. La victimización también tiene un efecto negativo en la capacidad de las personas de participar en actividades asociativas y comunitarias que forman parte importante del ejercicio de la ciudadanía, como puede verse en el gráfico 13. Como puede verse en el gráfico 13, entre mayor es el grado de victimización de que ha sido objeto una persona, mayor es su disposición de dejar de participar en actividades asociativas y comunitarias. El gráfico muestra que este fenómeno mucho mayor en aquellas personas que han sido victima de delitos en cuatro veces.

Dominio de estudio y nivel socio económico DC/SPS NSE Alto-medio alto NSE Medio NSE Bajo y muy bajo Resto Urbano NSE Alto-medio alto NSE Medio NSE Bajo y muy bajo Rural NSE Alto-medio alto NSE Medio NSE Bajo y muy bajo Promedio

Robo 53.7 47.1 32.9 34.0 28.8 25.5

30.0 16.4 .

7.7 5.1 .0

5.1 2.8 .

13.4 5.8 .

15.3 8.1 0.

Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano Honduras 2006, PNUD, Honduras.

En el resto del sector urbano, el nivel socioeconómico bajo y muy bajo es el sector más vulnerable a ser golpeado por un desconocido (8.8%), a ser amenazado de muerte (8.6%) y a tener un pariente cercano que haya sido victima de la violencia criminal (12.2%) En cambio, el nivel socioeconómico alto y medio alto es el más vulnerable al robo (34.0%) y a ser herido por arma blanca (3.9%). En este caso, el nivel socioeconómico medio aparece como el menos vulnerable de los tres niveles considerados. En el caso del sector rural, es el sector socioeconómico medio es el más vulnerable a la victimización en todas las variables considerados. Este sector es, al igual que el del nivel medio del Distrito Central y de San Pedro Sula, el más afectado por la violencia criminal hacia sus parientes (15.3%). El haber sido objeto de victimización, como muestra el gráfico 12, incide negativamente en el nivel de
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Una aproximación un poco más reciente al fenómeno de la victimización es la que nos permite la Encuesta sobre cultura política de la democracia en Honduras 2006.20 A la pregunta de si ha sido usted víctima de algún acto de delincuencia en los últimos doce meses, el 19.2% contestó que sí y el 80.8% contestó que no.21 Esto significa que uno de cada cinco adultos fue objeto de un acto de delincuencia en el año 2006. (P. 95). Comparados con otros países de América Latina en los que ha aplicado una encuesta semejante, Honduras forma parte del grupo de países con altos niveles de victimización que son de arriba hacia abajo Perú (26.2%), Chile (23.1%), México (20.2%), Ecuador (20.0%) y Honduras (19.2%).22 Al tipificarse el tipo de acto delincuencial de que había sido objeto, el resultado fue el siguiente (ver cuadro 6). 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Cuadro 6

Tipo de delito de que fue objeto durante los últimos doce meses. Año 00
Frecuencia 153 99 29 11 8 2 2 0  Porcentaje 50.3 32.6 9.5 3.6 2.6 0.7 0.7 00

Tipo de delito sufrido Robo sin agresión o amenaza física Robo con agresión o amenaza física Daño a la propiedad Robo a la casa Agresión física sin robo Secuestro Violación o asalto sexual Total Total de la muestra

cuenta(n) lo que aconteció y quienes empiezan a sentirse en forma vicaria víctimas reales o potenciales, y es así que el miedo se generaliza de una manera importante, limitando la libertad de las personas por las restricciones que los individuos se imponen a si mismos”.24 El miedo a ser victima de un delito, nos introduce de lleno al complejo tema de la sensación de inseguridad y del concepto de seguridad ciudadana. El concepto de seguridad ciudadana ha sido objeto de intensos debates. En un sentido restringido, la seguridad ciudadana se refiere básicamente a una situación en que la persona tiene un grado razonable de certeza de que puede circular por la vía pública sin el temor de ser asaltado y de ser objeto de una agresión física y de poder disfrutar de la privacidad de su hogar. Este es el sentido en que está siendo utilizado el concepto en este ensayo. Sin embargo, en un sentido amplio, la seguridad ciudadana va mucho más allá. Alude a un amplio abanico de cuestiones que tienen que ver con la calidad de vida y la dignidad de las personas en términos de libertad, acceso al mercado y a oportunidades sociales. En este sentido, la pobreza, el desempleo, el hambre, el deterioro ambiental, la represión política, la violencia, la criminalidad y la drogadicción pueden concebirse como amenazas a la seguridad ciudadana.25 La (in)seguridad ciudadana es una construcción social. Hay varios factores que influyen en la construcción social de la sensación de inseguridad por parte de los ciudadanos y ciudadanas. Un primer factor es el riesgo objetivo de sufrir un delito. Cada grupo social tiene una vulnerabilidad distinta según su estructura de edad, género, clase social, área de residencia (urbano o rural), o de per
DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Fuente: José Miguel Cruz, et. Al., Cultura política de la democracia en Honduras: 2006, p. 97.

Como puede verse en el cuadro 6, el robo fue el principal tipo de acto delincuencial de que fueron objeto las personas victimizadas. El 82.9% fue objeto de robo. De este porcentaje, como puede verse, solamente el 32.6% fueron objeto de robo con agresión o amenaza física. Del total de personas victimizadas, solamente el 33.6% denunció el delito ante las autoridades correspondientes.23 

. Temor e inseguridad ciudadana
Una de las principales consecuencias del alza de las cifras de delincuencia y de victimización, es el incremento de la sensación de miedo de ser victima de algún acto delictivo. Sin embargo, el temor de ser victima de un delito sobrepasa, por regla general, la probabilidad real y objetiva de ser objeto del mismo. Esto se debe básicamente a la forma como se difunden los hechos de victimización. Como es conocido, los “que han sufrido robos o asaltos tienen vecinos y amigos a quienes les
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

tenencia a un grupo étnico. Tener un perfil sociodemográfico como el del delincuente, se ha argumentado, aumenta el riesgo de ser víctima de un delito. Sin embargo, esta situación de riesgo depende también de otras variables tales como la precipitabilidad (ponerse en situaciones de riesgo, provocar), la oportunidad (crear situaciones de riesgo/beneficio), el atractivo (ser un buen objetivo, tener riquezas), o indefensión (posibilidades políticas, económicas o culturales para protegerse). Cuestiones como el estilo de vida (salir de noche, ambientes frecuentados), el tiempo pasado en la calle, hábitos de seguridad: pasivos (tener alarmas) y activos (como salir con la luz solar) y el carácter y la personalidad, son también variables importantes para explicar la desigualdad frente al delito y al miedo. Un segundo factor a tener en cuenta es la percepción sobre el propio riesgo personal, el cual no tiene necesariamente que coincidir con el riesgo objetivo de ser víctima de un delito. Un tercer factor son las condiciones ambientales. Este factor se encuentra asociado a signos de deterioro físico de un barrio (suciedad, roturas, deterioro) y sociales (borrachos, vagabundos y pandillas). Un cuarto factor está relacionado con la información que se dispone sobre el delito y las víctimas. La victimización de personas próximas o conocidas, suele tener contribuir a generar o incrementar el miedo objetivo. Los medios de comunicación también ayudan a generar un miedo difuso a la delincuencia. Se ha argumentado que las consecuencias son mayores cuando más sensacionalistas y violentas son las noticias sobre los delitos. Un quinto factor a tener en cuenta es el nivel de confianza que se tiene en la policía y en el sistema penal. Es obvio que la falta de confianza en la policía y la existencia de un sistema judicial que fomenta la impunidad alimenta la sensación de inseguridad ciudadana.26
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Gráfico 14

¿Considera usted que vivir en este departamento-municipio es....

70 60 50
Porcentajes
55.5% 58.7%

40 30 20 10 0
0.8% 2.4%

40.6%

42.1%

Ns/Nr

Inseguro
Departamento Municipio

Seguro

Fuente: Borge y Asociados, Encuesta Nacional de Opinión Pública, Seguridad Ciudadana Honduras, CONADEH. Agosto 2007.

Una encuesta de opinión pública sobre seguridad ciudadana realizada recientemente bajo la responsabilidad del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), nos permite aproximarnos al fenómeno de la inseguridad ciudadana.27 Como puede verse, el 40.6% de los consultados declaro sentirse inseguro a nivel departamental y el 58.7% seguro. A nivel municipal, el 55.5% declaró sentirse inseguro y el 42.1% declaró sentirse seguro. Estos datos revelan que las personas perciben un mayor nivel de inseguridad a nivel municipal que departamental. El gráfico 15 nos muestra la percepción de los encuestados sobre si los delitos aumentaron, disminuyeron o se mantienen estables. El 51.6% de los encuestados tuvo la sensación que 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Gráfico 15

Por lo que usted notó en este municipio durante el 00, ¿Considera que los delitos......

aumentaron, el 16.0% que disminuyeron y el 30.1% que siguen igual. Obviamente, que el temor a ser victima de un delito se incrementa si se considera que los delitos han aumentado que si se piensa que siguen igual o que están disminuyendo. El gráfico 16 indaga sobre los lugares en los cuales la gente se siente más seguro. Como puede verse, el 79.6% dijo que en su casa, el 51.7% en el trabajo, el 26.9% en la escuela, el 24.4% en los centros comerciales, el 23.3% en el transporte público, el 20.4% en el automóvil, el 20.3% en la calle y el 19.0% en el mercado. Como puede verse, el lugar donde la gente se siente más seguro es su propia casa (79.6%) y los lugares donde la gente se siente menos seguro es en su propio automóvil (20.4%), la calle (20.3%) y el mercado (19%), donde a su juicio corren los mayores riesgos de ser objeto de un delito. Obviamente, el sentido de inseguridad generado por la delincuencia ha llevado a la gente a cambiar sus patrones habituales de comportamiento, restringiendo su propia movilidad y su estilo de vida habitual.

Aumentaron Disminuyeron Sigue igual Ns/Nr
0%
2.3% 16.0% 30.1%

51.6%

Fuente: Borge y Asociados, Encuesta Nacional de Opinión Pública, Seguridad Ciudadana Honduras, CONADEH. Agosto 2007.

Gráfico 16

De los siguientes lugares dígame, ¿Cómo se siente .... (Seguro, en porcentajes)

-

10% 20%

-

-

30%

-

40% 50% 60%

-

-

-

70%

-

80%

-

100 90 80 70
Porcentajes
79.6

60 50 40 30 20 10 0

51.7

26.9

24.4

23.3

22.2

20.4

20.3

19

El gráfico 17 nos permite una primera aproximación a estos cambios en el modo de vida de las personas. El 65.8% dijo que había dejado de salir de noche por temor a ser víctima de un delito, el 58.8% dejo de utilizar joyas, el 52.4% dejó de llevar dinero en efectivo, el 44.7% dejó de utilizar el transporte público, el 43.3% dejó de visitar a parientes o amigos, el 33.4% dejo de llevar tarjeta de crédito y de débito y el 33.3% dejó de tomar taxi. 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

El transporte público

Su automóvil particular

Fuente: Borge y Asociados, Encuesta Nacional de Opinión Pública, Seguridad Ciudadana Honduras, CONADEH. Agosto 2007.

Los centros comerciales

Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

El mercado

Las carreteras

La casa

Trabajo

La escuela

La calle

Gráfico 17

Por temor a ser víctima de algún delito (robo, asalto, secuestro, etc), durante 00, ¿Dejó de....

100 90 80 70
Porcentajes
65.8

60 50 40 30 20 10 0

58.8 52.4 44.7 43.3 33.4 33.3

Como puede verse, el 27.8% dijo que mucho, el 29.7% dijo que poco y el 40.8% dijo que nada. Es difícil emitir juicios aclaratorios sobre estas valoraciones, ya que la percepción de inseguridad ciudadana está relacionada con una amplia gama de factores que incluyen el área de residencia, la condición económica de las personas, el tipo de trabajo que realizan, etc. Es significativo el porcentaje de personas (40.8%) que argumentan que la delincuencia no ha afectado su vida. Esto puede deberse a que, cualquiera que sea la situación de inseguridad que experimentan, por su condición económica, por el área de residencia en que habitan o por el tipo de actividad en que se ganan la vida, las personas tienen pocas opciones de cambiar su modo de vida y asumen los riesgos de ser objeto de una conducta delictiva como algo normal. A título de ejemplo, a pesar de los riesgos percibidos por las personas en relación a la delincuencia, sitios como los mercados populares continúan llenos de personas que venden y compran cotidianamente. En la contrapartida, los espaciosos centros comerciales (malls) continúan siendo visitados por multitudes de personas de ingresos medios y altos que los perciben como lugares relativamente seguros. A fortalecer el sentimiento de inseguridad ciudadana también contribuye la falta de confianza de los ciudadanos a los cuerpos policiales del Estado. Según la encuesta patrocinada por el CONADEH, el 25.9% de los encuestados expresó que tenía mucha confianza en la Policía Nacional Preventiva, el 44.0% dijo que poco y el 11.8% dijo que nada. 18.3% no respondieron en ninguno de los sentidos arriba enunciados.28 El bajo nivel de confianza del sistema judicial ante la ciudadanía es una constante que ha venido siendo acreditado por el Latinobarómetro desde el año de 1996.29 Esta desconfianza está es
DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Llevar tarjeta de crédito y débito

Fuente: Borge y Asociados, Encuesta Nacional de Opinión Pública, Seguridad Ciudadana Honduras, CONADEH. Agosto 2007.

El gráfico 18 aporta información adicional sobre los cambios que la gente a introducido en su vida para reducir su sensación de inseguridad. Como puede verse, el 41.4% colocó cerraduras en su casa, el 39.6% adquirió un perro guardián, el 39.0% colocó rejas o bardas, el 18.7% adoptó medidas conjuntas con sus vecinos, el 15.8% aumento la seguridad en su automóvil, el 13.8% contrató vigilancia privada en la calle o la colonia, el 12.6% contrató un seguro para su casa o negocio y el 12.2% puso alarmas. El gráfico 19 ofrece una valoración general de las personas sobre el impacto de la delincuencia en su vida.

Llevar dinero en efectivo

Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Usar transporte público

Tomar taxi

Salir de noche

Visitar parientes o amigos

Usar joyas

Gráfico 18

Durante 00, para protegerse de la delincuencia, ¿Realizó algún tipo de medida como...

100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

80.8 60 39.6 60.5

82.6

85.8

87.1

87.2

58.3 41.4

39 18.7

15.8 0.5 1.7

13.8 0.3

12.6 0.3

12.2 0.7

0.3

0.4

0.5

Fuente: Borge y Asociados, Encuesta Nacional de Opinión Pública, Seguridad Ciudadana Honduras, CONADEH. Agosto 2007.

Gráfico 19

Fuente: Borge y Asociados, Encuesta Nacional de Opinión Pública, Seguridad Ciudadana Honduras, CONADEH. Agosto 2007.

trechamente relacionada con la percepción de ineficiencia del sistema judicial que, entre otras cosas, favorece la impunidad de los delitos que están en la base del temor y la inseguridad ciudadana.
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

Colocar cerraduras
Si No

Durante 00 ¿Por causa de la delincuencia su vida se vio afectada......

Tener perro guardían
Ns/Nr

Colocar rejas, bardas

Medidas conjuntas con sus vecinos

Aumentar la seguridad para el auto 

. Delincuencia, inseguridad ciudadana y desarrollo humano
La delincuencia y la inseguridad ciudadana resultante son fuente de preocupación desde una perspectiva de desarrollo humano.

Vigilancia privada en la calle o colonia

Contratar seguros para casa o negocio

Poner alarmas

-

Mucho Poco Nada Ns/Nr
0%
1.7%

27.8% 29.7% 40.8%

10%

20%

30%

40%

50%

La delincuencia y la inseguridad ciudadana ocupan un lugar de centralidad en el desarrollo.30 Se ha argumentado que la delincuencia y la inseguridad ciudadana alejan la inversión extranjera y el turismo, constituyéndose en factores que inhiben el desarrollo económico. Representan, por otra parte, una fuente de desviación de recursos públicos y para su control. Estos recursos podrían ser utilizados más provechosamente para la inversión y el crecimiento de la economía.31 La delincuencia, el miedo y la inseguridad ciudadana 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

-

-

-

-

-

-

erosionan las capacidades y potencialidades para el desarrollo humano. Debilitan los lazos comunitarios porque inducen a las personas a encerrarse en su privacidad, a evitar el contacto con ciertos lugares, a restringir sus actividades en el espacio público y a aumentar el sentimiento de intolerancia hacia “los otros”. También contribuyen a devaluar económicamente ciertas áreas residenciales, a deteriorar el entorno y a favorecer la emigración del barrio.32 Conspiran también contra la formación del capital humano sobre todo de las personas de los barrios populares que se ven inducidos a abandonar sus estudios por temor a caminar durante la noche por áreas consideradas como peligrosas. Esto es más grave en ciudades como la del país donde el transporte urbano público deja de funcionar a tempranas horas de la noche por temor a los delincuentes, como es el caso de la ciudad de Tegucigalpa. La delincuencia ha sido visualizada también como un problema de salud pública por el impacto negativo que tiene sobre las potencialidades de la fuerza de trabajo. “Los altos niveles de delincuencia generan costos directos en términos de pérdidas de vidas humanas, gastos de atención médica, destrucción de bienes y diversas perdidas no-pecunarias de bienestar sufridas por los habitantes”.33 La delincuencia contribuye también a deslegitimar las instituciones del Estado porque debilita la confianza de los ciudadanos en la capacidad del gobierno y de la policía para controlar el problema y contribuye a favorecer la adopción de políticas represivas que ponen en tela de juicio los derechos humanos de los involucrados. En el ámbito de las interacciones sociales, la inseguridad ciudadana erosiona el capital social de las comunidades al debilitar los vínculos de confianza interpersonal y la disposición de las personas a participar en actividades organizativas y cooperativas que fortalecen la capacidad de acción colectiva de los ciudadanos y ciudadanas.
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

. Políticas para reducir la delincuencia, la inseguridad ciudadana y fortalecer el desarrollo humano
Hay un amplio catálogo de políticas orientadas a reducir la delincuencia, la inseguridad ciudadana y fortalecer el desarrollo humano. Las opciones disponibles se agrupan en torno a dos ejes básicos: i) prevención, y, ii) control, tratamiento o represión. Las políticas de prevención pueden ser clasificadas en primarias y secundarias. Las primeras intentan cambiar las actitudes, normas y comportamientos sociales de la población en general. Las segundas, van orientadas a grupos de riesgo particularmente alto como pueden ser los hombres jóvenes que han presenciado o experimentado situaciones
Medidas recomendadas para prevenir y reducir la delincuencia y la violencia social en América Latina

Recuadro 1

• Mejorar las estadísticas delictivas para obtener un mejor entendimiento de la naturaleza y extensión de la delincuencia y la violencia en la región. • Reducir la pobreza urbana. • Focalizar programas sobre grupos vulnerables, especialmente jóvenes en riesgo social y las mujeres. • Construir (o reconstruir) el capital social. • Fortalecer la capacidad de los gobiernos locales para combatir la delincuencia y la violencia a través del involucramiento de la comunidad y en asociación con la sociedad civil y el sector privado. • Reformar el sistema de justicia y profesionalizar las fuerzas del orden público.
Fuente: Robert Ayres, Crime and Violence as Development Issues in Latin America and the Caribbean, The World Bank, Washington, 1998, p. 23) 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

de violencia en su infancia, jóvenes desempleados y de hogares monoparentales. Las políticas de control, tratamiento o represión más convencionales, se relacionan con el sistema policial, judicial y penal. En el largo plazo, las políticas preventivas son más efectivas que las políticas de control, tratamiento o represión. Sin embargo, la prevención y el control, tratamiento o represión, no pueden ser vistas como opciones antagónicas, sino que forman, y deben formar parte, de un continuo de políticas para combatir la inseguridad ciudadana.34 Los ejes de prevención y control, tratamiento o represión, no representan las únicas formas de clasificar las opciones de política contra la inseguridad ciudadana. Desde una perspectiva de desarrollo humano, es también vital el eje que separa las respuestas a la inseguridad ciudadana desde dos ópticas: i) las que aceptan la participación pasiva de los ciudadanos, y, ii) las que promueven la participación activa de los mismos.35 Las alternativas que buscan empoderar a la ciudadanía para participar activamente en la selección del catálogo de opciones para la prevención y el control, tratamiento o represión de la inseguridad ciudadana, deberían tener preeminencia desde la perspectiva del desarrollo humano. En este contexto, políticas orientadas a combatir la exclusión social como pueden ser la incorporación de jóvenes de los barrios marginales a actividades de educación, formación profesional y capacitación para el empleo, a estimular la participación de los ciudadanos y ciudadanas en el diseño, seguimiento y evaluación de políticas de Estado para combatir la inseguridad ciudadana o de autoorganización a nivel barrial, comunitario, regional o nacional, deberían ser objeto de especial consideración. En suma, una estrategia coherente para combatir la inseguridad ciudadana desde una perspectiva
Cuadernos de Desarrollo Humano No.4

de desarrollo humano, debe tener en cuenta los siguientes aspectos: 1) colocar la seguridad ciudadana en el centro de la agenda de desarrollo de los Estados; 2) aceptar que no existen recetas mágicas ni milagrosas, y, 3) las políticas reactivas, dispersas, fragmentadas y meramente punitivas, no solucionan el problema y, por el contrario, en algunos casos, lo agravan.36 Se requiere, por tanto, un enfoque integrado y una política de amplias concertaciones sociales que permita enfrentar las causas del incremento de la delincuencia y la violencia social y perfeccionar los instrumentos institucionales para reducir la inseguridad ciudadana.37

Notas
1 Rebeca Grynspan y Kathleen Carvero, “Una Apuesta por la seguridad ciudadana y el desarrollo humano”, en Revista Seguridad, ciudadanía y democracia. Revista Latinoamericana de Seguridad Ciudadana, p. 2 2 Idem 3 Es parte del sentido común, que la delincuencia y la violencia social han venido escalando desde inicios de la década del noventa. Sin embargo, los datos disponibles no permiten establecer paralelos esclarecedores. A título de ejemplo, los datos disponibles sobre homicidios en la década del 80 se refieren a detenciones por asesinato y homicidios realizados por la Fuerza de Seguridad Pública, los que seguramente subestiman el número real de los homicidios ocurridos durante el año. Véase Luis Salas y José Maria Rico, La justicia penal en Honduras, s.f., cuadro No. 3. Si comparamos las 277 detenciones por causa de homicidio (esta cifra incluye la de asesinatos que son homicidios cometidos con ocasión de robo y asalto) realizadas en 1984 con los 2816 homicidios registrados en 1994, llegaríamos a la conclusión, probablemente un poco exagerada, que los homicidios en esos 10 años se multiplicaron por diez veces. (Los datos de 1984 proceden de Salas y Rico, op. cit., cuadro No. 3 y los de 1994 de PAHO, Salud en Honduras. Mortalidad y morbilidad, s.f., p. 6 4 Hilda Caldera, El crimen en Honduras (1994-2003), Dirección General de Educación Policial, Tegucigalpa, 2003, p. 147 5 Datos procedentes de las estadísticas compiladas por la Policía Preventiva 6 Datos oficiales de la Policía Preventiva. 7 IUDPAS-UNAH, Boletín Observatorio de la violencia. Mortalidad y otros, Tegucigalpa, enero-diciembre, 2008, p. 4 8 IUDPAS-UNAH, Boletín Observatorio de la violencia. Mortalidad 

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

y otros, Tegucigalpa, enero-diciembre, 2007, p. 3 9 IUDPAS-UNAH, Boletín Observatorio de la violencia. Mortalidad y otros, Tegucigalpa, enero-diciembre, 2006, p.2 10 Fernando Carrión, “De la violencia urbana a la convivencia ciudadana” en Fernando Carrión (editor), Seguridad ciudadana, ¿espejismo o realidad? FLACSO (Ecuador)//OPS/OMS, Quito, 2002, p. 18 11 “Country Reports. Honduras through México” in Bureau of International Narcotics and Law Enforcements Affaire, 2009 International Narcotics Control Strategy Report, February 27, 2009, p. 1. Disponible en http://www.state.gov/p/inl/rls/nrcrp/2009/vol1/116522.htm 12 IUDPAS-UNAH, Boletín Observatorio de la violencia. Mortalidad y otros, Tegucigalpa, enero-diciembre, 2007, p. 3 13 Idem 14 Roberto Briceño-León y Verónica Zubillaga, “Dimensiones y construcciones de la violencia en América Latina” en Acta Científica Venezolana, 52, 2001, p. 171 15 Mayra Buvinic, Andrew Morrison y Michael Shifter, “La violencia en América Latina” en Fernando Carrión (editor), Seguridad ciudadana, ¿espejismo o realidad?, FLACSO Ecuador, Quito, 2002, pp. 77-83. Véase también Irma Arraigada, “Seguridad ciudadana y violencia en América Latina” en Fernando Carrión (editor), op. cit, pp. 112-116 16 IUDPAS-UNAH, Boletín Observatorio. Mortalidad y otros, Tegucigalpa, enero-diciembre, 2007, p. 11 17 IUDPAS-UNAH, Informe especial: muerte de mujeres por violencia intencional, Tegucigalpa, enero, 2009 18 Enrique Inácio Thomé, Victimización y cultura de la seguridad ciudadana en Europa, Tesis Doctoral, Universidad de Barcelona, 2004, pp. 42-44 19 Las Encuestas de Victimización y el miedo al delito. Presentación en PowerPoint. 20 José Miguel Cruz, José René Argueta y Mitchell Seligson, Cultura Política de la democracia en Honduras: 2006, LAPOP/FOPRIDEH/ Vanderbilt University, enero 2007

21 Ibidem, p. 94 22 Ibidem, p. 96 23 Ibidem, p. 97 24 Citado por Alejandra Lunecke, “La prevención del delito en América Latina: hacia una evaluación de las experiencias prometedoras” en Universidad Jesuita Alberto Hurtado, Banco Interamericano de Desarrollo y Gobierno de Chile, Políticas de seguridad ciudadana en Europa y América Latina, Santiago de Chile, 2004, p. 92 25 Irma Arraigada, op. cit., p. 111 26 Diego Torrente, op. cit., pp. 148-150 27 Borge y Asociados, Encuesta nacional de opinión pública.. Seguridad ciudadana Honduras, Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), Tegucigalpa, agosto 2007. Presentación en PowerPoint. 28 Borge y Asociados, op. cit. 29 Latinobarómetro 2006, p. 31 30 Sobre los impactos de la criminalidad y la violencia sobre el desarrollo es de gran interés el ensayo de Robert L. Ayres, Crimen and Violence as Development Issues in Latin America and the Caribbean, World Bank, Washington, 1998, del cual hemos tomado algunas ideas. 31 Ernesto Schargrodsky, Dos factores que reducen el crecimiento: el delito y la ausencia de instrumentos de ahorro de los pobres, Coloquio Latinoamericano, Centro de Estudios de la Globalización, Yale University, noviembre 19-20, 2004, p. 2 32 Diego Torrente, Desviación y delito, Alianza Editorial, Madrid, 2001, p. 147 33 Idem 34 Resumen elaborado a partir de Mayra Buvinic, Andrew Morrison y Michael Shifter, , op. cit., p. 83 y ss. 35 PNUD, Venciendo el temor. (In)seguridad ciudadana y desarrollo humano en Costa Rica, San José, 2005, p. 57 36 Grynspan y Cravero, op. cit., p. 2 37 Idem

Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

9

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

Cuadernos de Desarrollo Humano No.4 

0

DELINCUENCA, INSEGURIDAD CIUDADANA Y DESARROLLO HUMANO EN HONDURAS MARIO POSAS

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->